Vida Capital
Los otros espacios de la capital: la Ciudad de México desde un drone (FOTOS)
Redacción
Estas fotografías recaban una cualidad simple y a la vez sublime de la capital mexicana: sus inspiradores trazos

Formas, colores, simetría y un puñado de ingredientes estimulantes son parte de la imagen de la Ciudad de México desde los cielos.

Gracias al drone, innumerables escenarios del mundo  han podido mirarse desde otra perspectiva, una que advierte que las formas, a gran escala, dibujan otra realidad a la que posiblemente no estamos acostumbrados, y sin embargo está ahí.

A primera vista, se pueden confundir muchos de estos escenarios y parecer irreconocibles, sin embargo, cada toma es tan cautivadora como sorpresiva debido a su sencillez y elegancia. Mirarlos desde esa otra escala nos han permitido imaginarlos desde los más simples de sus trazos, y mantenerlos en nuestra memoria, quizá, como una especie de retrato minimalista capturado desde el universo.

Otra buena perspectiva de ver lugares desde la mirada de un drone, es imaginarlos como esos otros espacios que aguardan el orden de un caos ya implícito desde una perspectiva bidimensional. Dicho de otra forma: escenarios que despliegan un hermoso orden incluso desde una ciudad tan poblada, variada, exótica y ensimismada como lo es la Ciudad de México. 

Resulta fascinante observar como los fotógrafos Karolis Janulis, Kevin Soto y Dominica Lim han podido capturar a la capital mexicana desde este otro ángulo, y además sacarle jugo a ese otro aspecto simétrico que no se mira desde nuestro cuadro cotidiano, pero que lo hace desde una especie de heterotopia: espacios que cohabitan en nuestra realidad cotidiana, pero que representan esos espacios diferentes, esos otros lugares, esas simulaciones míticas y a su vez reales del espacio en el que vivimos.

Porque una perspectiva aerea, sin duda siempre realzará la belleza –casi utópica– de estas selvas urbanas que día a día concurrimos: 

cdmx-drone-1

cdmx-drone-11

Glorite with the monument of El Angel de la Independencia on the Reforma avenue in Mexico City.

El Angel de la Independencia in Mexico City.

cdmx-drone-9

cdmx-drone-2

cdmx-drone-8

cdmx-drone-5

cdmx-drone-6

cdmx-drine-7

cdmx-drone-4

cdmx-drone-3

 

* Fotografías: Karolis Janulis, Kevin Soto y Dominica Lim / drones-mx.com

*Principal:  Karolis Janulis 

Los paseos por el canal de la Viga
Bernardina de la Garza Arregui
Uno de los lugares preferidos de los capitalinos desde el siglo XVIII, y del que actualmente sólo nos quedan algunas crónicas.
viga

Antes la Viga era el lugar perfecto para pasar los fines de semana…

 

El canal de la Viga fue un importante medio de comunicación lacustre, por el que pasaron desde tiempos prehispánicos gran parte de los productos que abastecieron a los habitantes de la Ciudad de México.

El canal iniciaba en la Garita de la Viga, una de las ocho que tenía la capital edificada desde 1604, y que era parte del sistema de control de entrada y salida de los productos. A esta famosa garita, que fungía como una aduana, llegaban casi todas las mercancías que abastecían a la ciudad.

Además de su función comercial, la Viga se convirtió en un paseo turístico. Su origen se remonta a la época de la Nueva España, cuando el virrey de Gálvez mandó a trazar en 1785 un paseo a la orilla del canal que entonces conducía las aguas desde Xochimilco. El virrey murió y su proyecto no fue del todo concretado hasta que en 1789 el Conde de Revillagigedo, que había sido nombrado Virrey recientemente, lo terminó.Viga

Desde su inauguración y durante mucho tiempo, el Paseo de la Viga se convirtió en el punto de reunión preferido de los citadinos, en su mayoría de clase media, que acudían a este lugar los fines de semana a pasear y divertirse. A este sitio se podía llegar a pie, en carruaje o caballo. La gente iba a pasar el día, hacer picnics y rentar una trajinera para recorrer el cauce del canal hasta la Garita.viga

Las canoas y trajineras estaban adornadas con amapolas, apios, tules y claveles. Los remeros cantaban y bailaban y en las embarcaciones se servían tamales, moles, atoles, enchiladas y demás antojos mexicanos.viga

Había muchos puestos donde se vendía comida, y además de los paseos en las pequeñas embarcaciones; donde se comía y escuchaba música a placer, se podían alquilar caballos y carruajes que recorrían la vía por tierra. Pero los visitantes que no querían cruzar el paseo ni por tierra ni por agua, podían quedarse sentados en las bancas de piedra que estaban al borde del canal resguardadas por la sombra de los hermosos árboles que recorrían todo el Paseo.viga

Frances Erskine, mejor conocida como Madame Calderón de la Barca en su libro “La vida en México durante una residencia de dos años”, relata que hacia 1840 el paseo se estaba muy de moda.

 “Si llegáis a la Viga cerca de las cinco, cuando todavía la tierra conserva el frescor del riego y los soldados han ocupado sus puestos para cuidar el orden; los coches yendo y viniendo en dos largas hileras que se extienden hasta perderse de vista: los bordes de la calzada con un hervidero de gente plebeya que alegremente os pide que le compréis flores, fruta o dulces; innumerables jinetes con trajes pintorescos, montando briosos caballos, y que pasan por el centro de las dos filas de coches; el canal atestado de canoas, con los indios que cantan y bailan con indolencia, mientras sus embarcaciones se deslizan por el agua; todo esto bajo un cielo azul y sin nubes, con un aire puro y transparente.” (Carta XII).viga

El canal estuvo en actividad hasta principios del siglo XX, cuando comenzó su desaparición en parte debido al aumento de la población que implicó una acelerada ocupación de tierras con fines habitacionales e industriales, así como la necesidad de construir más vías terrestres, lo que afectó a la red de canales al cortar su comunicación.

Actualmente el único testimonio de la existencia del hermoso Paseo de la Viga, además de las crónicas de la época, es la calzada que lleva su nombre.

El amor de Frida y Diego alrededor de la ciudad
Mariana Gaxiola
Los lugares que vieron el fuego entre las miradas de Diego Rivera y Frida Kahlo, dos de los más importantes pintores que México le dio al mundo.
diego y frida

Un recorrido por los rincones que atestiguaron una de las mejores historias de amor en México…

fbbbeea1481b61d62ba44dd70b98983e

Tormentosa, intensa, romántica y dolorosa. Así fue la relación de Diego Rivera y Frida Kahlo, quizás la pareja artística más famosa que la Ciudad de México vio nacer. Resultaba complejo entender por qué una mujer de 22 años se había enamorado perdidamente de un hombre de 43. Pero ella decía: “Diego era tan amable, tan tierno, tan sabio, tan dulce”.

El suyo fue un matrimonio complicado, poco común y lleno de problemas. Entre celos, infidelidades y venganza, la pareja terminó por divorciarse en 1939. Pero la separación duraría poco, pues decidieron volver a casarse un año más tarde, bajo el acuerdo tácito de una relación que poco respondía a la monogamia.

Fue esta ciudad la que fungió como el espectador clave de su poderoso amor. En distintos rincones de la capital se plasman varias de sus obras, pero destacan aquellos sitios que más allá de funcionar como escaparates de sus piezas, son en realidad lugares que fungen como auténticos testigos de su épica historia de amor. A continuación, un recorrido para comprender la relación de Frida y Diego en la Ciudad de México:

diego y frida

Primer encuentro: Colegio de San Ildefonso
diego rivera

La primera vez que estos dos cruzaron miradas fue en 1922, dentro de las instalaciones del emblemático Antiguo Colegio de San Ildefonso. Frida tenía solamente 16 años, se encontraba cursando el bachillerato en la Escuela Nacional Preparatoria. En aquel entonces, Rivera se hallaba pintando el mural de La Creación. Aquellas paredes no presenciaron más que un intercambio de palabras. Pero sin duda fue un momento clave para los dos, pues aquí se dieron cuenta de que compartían una pasión especial por el arte.

 

Matrimonio: Casa Azul
diego y frida

Fue hasta 1928 cuando la pareja fue formalmente presentada por Tina Modotti. Poco tiempo después, Frida le mostraría sus cuadros a Diego, quien instantáneamente pensó que tenía talento. Se casaron al siguiente año, y la casa que vio nacer a Frida fungiría ahora como hogar de la feliz pareja. Aquella edificación coyoacanense fue construida por el padre de Frida, Guillermo Kahlo. Destaca por su hermoso patio central, enmarcado por las famosas habitaciones que constituían la casa. Quien hoy la visita puede empaparse del gusto particular de la pareja artística, por los detalles de arte popular y prehispánico que abundan por sus rincones. Destacan también las prendas tan personales de Frida, los caballetes y los platos de barro con los que recibían para la cena a sus intelectuales invitados.

 

Trabajo: Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo
diego y frida

En 1931, por encargo de Diego Rivera, Juan O’Gorman diseñó lo que sería la primera estructura funcionalista de toda América Latina. En la colonia San Ángel Inn, se encuentran estas dos casas, que más bien se definían como casas-estudios. Aquí, la pareja llevó a cabo buena parte de su obra, además de que albergaba colecciones personales de artesanías mexicanas y otras piezas prehispánicas, las favoritas del pintor. Diego y Frida, al regresar a México luego de su estancia en Estados Unidos en 1934, vivieron en esta casa. Cabe mencionar, que en 1941, Frida regresa a la Casa Azul después de la muerte de su padre. Sin embargo, Diego permanece ahí hasta 1957. Lo cierto es que en las Casas Gemelas es donde Frida se consolida como pintora, mientras que Diego ahonda en las pinturas de caballete.

Este es el primer hospital veterinario público de la CDMX
MXCity
¿Tienes mascotas? Es tiempo de que conozcas los servicios del Hospital Veterinario de la Ciudad de México…
mascotas

Por su tecnología, este hospital veterinario es considerado el mejor de Latinoamérica…

 

En la Ciudad de México habitan alrededor de 1 millón de perros y 800 mil gatos, habitantes de la capital que merecen atención y cuidados. Por esta razón, el año pasado el gobierno de nuestra capital inauguró el primer hospital veterinario público en la Ciudad de México.

Se trata de grandes noticias para todos aquellos que tiene una mascota, pues en esta clínica las esterilizaciones, vacunas y consultas generales son completamente gratuitas. Además, este centro de salud ofrece servicios como hospitalización, estudios radiológicos digitales, cirugías especializadas, terapias de rehabilitación y una unidad de cuidados intensivos.mascota

 

El Hospital Veterinario de la Ciudad de México cuenta con cinco quirófanos y doce consultorios, además de una gran cantidad de especialistas en oftalmología, ortopedia y gastroenterología veterinarias.

Creado para dar atención a perros y gatos, este inmueble público está pensado para ofrecer alrededor de 150 consultas diarias, y con esto fomentar el respeto y cuidado de las mascotas que viven en nuestra gran metrópolis, así como erradicar el abandono y maltrato a perros y gatos. Asimismo, la creación de este hospital veterinario busca disminuir las alarmantes cifras de animales abandonados que luchan por su vida en las calles de la capital.mascotas

Finalmente, este muy necesario centro de salud veterinario ofrece información valiosa para quienes lo visitan: recomendaciones de higiene, nutrición y ejercicio para las mascotas de la Ciudad de México que sin duda merecen una vida feliz.mascotas

 

Hospital Veterinario de la Ciudad de México

Dirección: Genaro Estrada s/n, Parque Recreativo Santa Cruz Mayehualco, Iztapalapa. Ciudad de México.

Horarios: Lunes a viernes de 10:00 a 17:00, y sábados de 10:00 a 15:00 horas.

Los habitantes de la CDMX queremos rescatar nuestros ríos: Únete a esta dinámica iniciativa
Redacción
Más de cien organizaciones y ciudadanos preocupados por la ecología urbana te invitan a participar en un picnic masivo que se llevará acabo en uno de los ríos más emblemáticos de la capital.
pinic en tu rio ciudad de mexico rescate de rios

¿Qué pasaría si los ríos de la ciudad fueran rescatados y sus alrededores transformados en hermosos áreas verdes? Que el agua que corre entubada por debajo de la capital mexicana tuviera usos múltiples más allá del riego industrial. O que, en un esfuerzo por contribuir a la conservación de nuestro Valle de México, comenzaremos a hacer parte de nuestras vidas al agua y su cauce natural. Sin duda la Ciudad de México estaría elevando su pensamiento a uno más consciente. Estaría haciendo camino rumbo a una ciudad verdaderamente sustentable.

Con la urgencia de recuperar los ríos y tener un manejo hídrico eficiente en las ciudades mexicanas, hace algunos años a la iniciativa Cuatro Al Cubo  le ocurrió imaginar cómo es que la capital mexicana podría lucir, de contar con los ríos que el día de hoy circulan contaminados y entubados. La idea se extendió a otros sitios de la República y hoy se lleva a cabo “Picnic En El Río“, un proyecto que busca reconstruir los territorios degradados y restaurar los paisajes acuáticos de la capital, que antiguamente circulaban limpios y en buen estado. 

Se trata de un gran equipo donde participan habitantes de la cuenca de México (vecin@s, familias, ciudadan@s), así como organizaciones, académicos y activistas, preocupados por comenzar a transformar nuestro pensamiento desde la visión de la ecología urbana. Esta iniciativa se encarga de organizarse de manera autónoma para llevar a cabo brigadas de limpieza de ríos y barrancas, así como  trabajos de restauración de ecosistemas acuáticos bajo la siguiente premisa:

4 Ejes: agua, movilidad, espacio público y consumo responsable

4 Niveles: Individual, Comunitario, Local y Regional.

4 Acciones: Hábitos, Infraestructura, Presupuestos, Leyes…

4 x 4 x 4 = Cuatro al Cubo

 

Cuatro Al Cubo es una familia muy grande, puesto que participan un centenar de organizaciones que también sustentan proyectos bastante interesantes en cuanto a la reutilización del agua refiere, como es el caso del genial proyecto de Isla Urbana. Otras iniciativas y organizaciones son: Greenpeace, Taller13, Anima Naturalis, Huerto Roma Verde, Ectagono, Efecto Colmena, y muchas más. 

picnic viaducto

Este Domingo 23 abril se planea retomar el Picnic En Tu Río, así que se está invitando a todos los ciudadanos de la capital a participar en un picnic masivo que se llevará a cabo en el Río La Piedad, en Viaducto, a la altura del cruce Insurgentes. La cita es de  11:00 de la mañana a las 2:00 de la tarde. 

Este evento planea ser  replicado en otras delegaciones y en otros estados de la República, tales como el Estado de México, Puebla y Guerrero.

         

 

Puedes encontrar más información en Cuatro al Cubo – Ciudades en Red, o en el hashtag #ConéctatecontuCuenca.

PicNic en tu rio - Invitacion 4alcubo