Arte y Cultura
inkinc
InkInc School
MXCity
Aprende sobre el universo de los tatuajes a través de los cursos y talleres que impartirá el estudio InkInc.

¿Quieres aprender todo sobre el mundo de los tatuajes? Asiste a estos cursos por parte de InkInc. 

 

Después de 3 años siendo el mejor estudio de tatuajes de la CDMX, INKINC se reinventa y abre las puertas a emprendedores que quieran acercarse al arte del tatuaje.

A través de INKINC School, se brindará educación de calidad, con instructores altamente capacitados. El alumno adquirirá los conocimientos necesarios para emprender una carrera dentro de la industria del tatuaje.

Iniciamos curso de ‘Introducción al tatuaje’ el 21 de Noviembre. Para mayor información o inscripciones, escribe a contacto@inkinc.tv o al 65455137.

digitalee
De cómo DigitalLee está llevando las bibliotecas de México a nuestras casas
MXCity
DigitaLee: una plataforma diseñada para impulsar el arte de la literatura y llamar la atención de nuevos lectores.

Si los mexicanos no van a las bibliotecas, las bibliotecas van a donde estén los mexicanos…

 

La lectura es una actividad necesaria para la formación de los niños y adultos. Lamentablemente en nuestro país este hábito no está del todo arraigado, y según datos del INEGI los mexicanos leen 3.8 libros al año, una cifra preocupante si se compara a México con otros países.

¿Pero cómo fomentar la lectura en una época en el que abundan las distracciones tecnológicas? Un momento en el que los jóvenes y los adultos prefieren prender sus dispositivos que abrir un libro. Un instante en la historia en el que las personas están invadidas de imágenes, de información de redes sociales y de noticias irrelevantes.

A propósito de esta problemática, la Dirección General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura puso manos a la obra e implementó una nueva plataforma cuyo objetivo es impulsar el arte de la lectura y promover entre los mexicanos la industria editorial en Iberoamérica.digitalee

La iniciativa se llama DigitalLee, es una aplicación totalmente gratuita que está disponible a nivel nacional. Cuenta con un catálogo extenso de más de 4 mil libros, entre los que se pueden encontrar todos los géneros:  clásicos de la literatura universal, obras para niños, novelas de autores mexicanos reconocidos y demás títulos ilustrativos que nos harán amar la lectura.digitalee

El objetivo de ésta interesante propuesta es la creación de un espacio virtual en dónde las barreras de la distancia, dinero y tiempo no existan. Una biblioteca digital perfecta, que le permita a sus usuarios sacar libros a cualquier hora y desde cualquier lugar donde haya conexión a internet.  

Para ser parte de DigitalLee sólo hay que registrarse en línea, escoger los títulos que se quieran rentar, reservarlos y finalmente descargarlos en el dispositivo de preferencia. Los libros se prestan durante 21 días, y si el usuario así lo quiere puede leer dos simultáneamente.digitales

Por otro lado, cabe destacar que los sistemas operativos en los que la aplicación está disponible son IOS y Android además de que los libros se pueden descargar en cualquier tipo de aparato inteligente.

DigitalLee es una alternativa digital maravillosa, que está al alcance de todos y que se puede acomodar a cualquier modo de vida. Esta herramienta le permite a las personas aprender una infinidad de conocimientos, viajar sin moverse de casa, ser parte de una historia que no es la suya y educar a sus hijos de una mejor manera, en compañía de libros y letras.digitales

 

Si quieres ser parte de esta aventura te recomendamos entres aquí

cineteca
El día que la Cineteca Nacional se incendió
MXCity
El informe oficial dictó que hubo tres víctimas, sin embargo, la cifra exacta no se sabe.

El lugar ardió más de 10 horas y se perdieron cerca de 6 mil películas.

 

En 1974 se fundó, junto a los estudios Churubusco, la Cineteca Nacional. En aquel tiempo contaba con dos salas de proyección, un área que recibía exhibiciones y un almacén que resguardaba la mayor cantidad de rollos del patrimonio fílmico de México. Esto se debía al Plan de Reestructuración de la Industria Cinematográfica que buscaba dignificar el séptimo arte en el país.

No obstante, el 24 de marzo de 1982, mientras se proyectaba la película La tierra de la gran promesa (Andrzej Wajda, 1974), una flama atravesó la pantalla y llenó de humo la sala Fernando de Fuentes. Al momento en que los espectadores salían en estampida, pisoteando a algunos que se quedaban en el suelo, el fuego alcanzó la bóveda en donde se encontraban los filmes y provocó una serie de explosiones que terminaron por consumir el edificio, haciendo que los bomberos combatieran las llamas por más de diez horas.

cineteca

La causa del incendio no se sabe a ciencia cierta. Son varias las hipótesis que hay, desde un cortocircuito en el proyector de video, pasando por el estallido de una estufa de un Wings que se encontraba pegado al recinto, hasta llegar a la que es la que fue tomada como la versión oficial: la explosión del lote de las cintas de nitrato de celulosa (material altamente inflamable) que se encontraban en un cuarto donde no había aire acondicionado que pudiera regular su inestabilidad.

cineteca

Hubo una pérdida total del inmueble y de 6 mil negativos, 2 mil guiones y 9 mil libros. Dentro de lo que se sabe, se extraviaron negativos de Juan Orol, dibujos de Serguéi Eisenstein y Diego Rivera, un programa original de Un perro andaluz de Luis Buñuel y el material fílmico de la Guerra Cristera que pertenecía a Plutarco Elías Calles.

Las pérdidas humanas –según la prensa de aquel tiempo– llegaban hasta 20, sin embargo, el número que se manejó en el reporte oficial fue de tres: Venustiano González, jefe de bomberos; Taide Gómez, trabajadora de la Cineteca y José Mercedes Castillo, uno de los espectadores.

Casi dos años después, se erigieron los nuevos edificios de la nueva Cineteca Nacional en el barrio de Xoco, y aunque esto significó un nuevo lugar para la apreciación de distintas películas, no hay que olvidar aquel pasado en donde hubo una pérdida importante para todo el pueblo mexicano.

cineteca

Autor: Alejandro Nájera.