Arte y Cultura
inkinc
InkInc School
MXCity
Aprende sobre el universo de los tatuajes a través de los cursos y talleres que impartirá el estudio InkInc.

¿Quieres aprender todo sobre el mundo de los tatuajes? Asiste a estos cursos por parte de InkInc. 

 

Después de 3 años siendo el mejor estudio de tatuajes de la CDMX, INKINC se reinventa y abre las puertas a emprendedores que quieran acercarse al arte del tatuaje.

A través de INKINC School, se brindará educación de calidad, con instructores altamente capacitados. El alumno adquirirá los conocimientos necesarios para emprender una carrera dentro de la industria del tatuaje.

Iniciamos curso de ‘Introducción al tatuaje’ el 21 de Noviembre. Para mayor información o inscripciones, escribe a contacto@inkinc.tv o al 65455137.

esculturas exóticas cdmx
10 de las efigies más exóticas de la CDMX
Redacción
Las obras de escultores y arquitectos que plasmaron sus sueños, temores y fantasías, creando conceptos sólidos, extraños y extravagantes pero no menos universales, se pueden contemplar en cualquier punto de la CDMX.

Edificaciones, también, que poseen valor histórico, arqueológico y artístico.

Desde su aparición, el hombre ha construido, imaginado y erigido obras para recordar. El monumento mismo –por su vocablo en latín monumentum, o “recuerdo”– es un ejemplo claro y ciertamente de los más hermosos y representativos de cada sociedad. 

Hoy en día, prácticamente cualquier obra escultórica encontrada en la vía pública puede tener el carácter de monumento, o significar actos históricos de importancia para ciertos núcleos. Edificaciones, también, que poseen valor histórico, arqueológico y artístico. Se destacan las arquitectónicas que están enclavadas en un núcleo urbano o aisladas en un medio rural, convirtiéndose en símbolos del lugar; y las estatuas, como obras escultóricas son elementos constantes en muchas culturas y sociedades, evocando principalmente dioses, personajes y conceptos. La Ciudad de México se ha caracterizado precisamente al ser una metrópoli que ubica cientos de estas obras escultóricas, hasta en sus más pequeños detalles.

Por ejemplo: grandes obras esculpidas en piedra, y erigidas hace miles de años, como es el caso de las pirámides, o inclusive de ciertas piedras talladas de forma bellísima, como la que honraba a Coatlicue, diosa de la Luna. Posterior, las iglesias cristianas con motivos barrocos hermosos; la arquitectura afrancesada que invadió la ciudad alguna tiempo ha dejado hermosas c casonas que hoy podrían considerarse monumento a la época, y cómo olvidar todas estas estatuas y columnas levantadas por toda la ciudad con motivos patriotas. Las esculturas y monumentos son testigos inertes del paso de la historia, dotando de identidad el paisaje y el espacio que ocupan. 

Con el correr del tiempo, esta expresión se ha abierto hacia modelos con ideas cada vez más abstractas. En la CDMX se pueden ubicar muchas, pero quizá las más notables son aquellas precisamente exóticas, surreales, y con un notable sincretismo que a todas luces nos invitan a reflexionar sobre ellas. 

Las obras de escultores y arquitectos que plasmaron sus sueños, temores y fantasías creando conceptos sólidos, extraños, exóticos y hasta cierto punto metafóricos, pero no menos universales, se pueden contemplar en cualquier punto de la CDMX, aquí te mostramos algunas de ellas:

 

El Nahual del Mono

Foto: Picssr

Foto: Picssr

Obra de la artista Leonora Carrington de nacionalidad inglesa, nacionalizada mexicana, fallecida en el 2011. Con influencia surrealista maneja perspectivas humanas con elementos fantásticos, extraña y mitológica escultura la podemos admirar en paseo de la reforma; de cuerpo humanoide sentado con un insecto gigante alado postrado en las manos, una  atípica figura de gran belleza.

 

Ocho Conejo o “el chapulín”

Del autor Federico Silva. Esta pieza ejemplifica el trabajo por el que este mexicano se hizo famoso. Y es que Silva se integró al mundo de la escultura utilizando en sus obras principios cinéticos, por lo que la mayoría de sus obras son geométricas y a su vez abstractas. El Ocho Conejo, o como también le llaman: El Chapulín, fuer erigido con piedra volcánica en los años 80’s, como parte del sendero escultórico de la UNAM.

 

Sacrificios humanos, las representaciones de las deidades 

El Instituto Mexicano del Seguro Social acoge fascinantes piezas escultóricas, en piedra y bronce, cautivadores murales multicolor y grandes vitrales, todas ellas únicas en el mundo. En el Centro Medico Nacional Siglo XXI, encontramos tallada en piedra esta bello monumento.

 

Capilla del pocito

capilla del pocito

Ubicado en la falda oriente del popular cerro del Tepeyac, dentro del complejo de la basílica de Guadalupe, fue construido en los años de 1977 a 1791. Diseñado por el arquitecto Francisco Guerrero y Torres. Edificado sobre un pozo de agua, de estilo barroco, cuenta la leyenda que sus aguas eran milagrosas.

 

Cocodrilo

cocodrilo carrington

Ubicada sobre Avenida Paseo de la Reforma, frente a conocido centro comercial, esta pieza surrealista evoca formas obscuras del reptil en forma de barca. Sobre él seis esculturas de reptiles con forma humana observan majestuosamente el bullicio citadinos. La obra es de Leonora Carrington.

 

La Muerte Presente 

Escultura realizada también por el multifacético escultor Federico Silva, en el año de 1988. Se trata de una pieza abstracta, construida a base de concreto armado. La escultura puedes encontrara en el MUAC.

 

Banca Escultura “Ya no hay lugar”

ya no hay lugsar carrington

La podemos encontrar a espaldas de la catedral, en la calle de Guatemala, es una banca con dorsos esculpidos de personajes fantasmales con capuchas, obra también de Carrington.

 

El Animal del Pedregal

Por encargo del arquitecto Luis barragán, el famoso Animal del Pedregal, del escultor Mathias Goeritz,  es una de las primeras obras del autor, y la encuentras en la entrada del fraccionamiento Jardines del Pedregal. Es una figura amorfa de un animal rastrero, el cual no tiene distinción de especie.

 

Museo del Anahuacalli (Casa de la Energía)

Museo Anahuacalli

Monumento artístico situado en el pueblo de San Pablo Tepetlapa en Coyoacán. Es museo poco común, construido con en estilo neo-indigenista. Aparte de contar con salas de exhibición de las culturas azteca y teotihuacana, el hermoso museo de Diego Rivera ofrece su sala aún más enigmática, “la casa de la energía”, construida con piedra volcánica de la misma zona y en forma de teocali.

 

Xochipilli

Foto: wikimexico.com

Ídolo prehispánico esculpido en piedra basáltica de autor desconocido. Fue encontrado en las faldas del volcán Popocatépetl, representa al dios de la música y a la deidad en estado de éxtasis, vestido con un pectoral sobre un brasero con plantas psicotrópicas que eran consideradas sagradas. Se le puede admirar en el Museo Nacional de Antropología e Historia.

 

También en MXCity: 7 monumento extraños y desconocidos en la CDMX

5c62a0be7df03c46e4c858faa8dc5b6e
5 maneras en las que Tenochtitlán demostró ser una ciudad utópica
Ana Paula de la Torre Díaz
Su arquitectura, sustentabilidad, agricultura urbana, limpieza, seguridad, aristas en las que Tenochtitlán recuerda la utopía urbana.

La organización de Tenochtitlán aún hoy sorprende a los especialistas por su inteligente funcionamiento.

 

Una de las cualidades que más nos engrandece como ser humanos es la capacidad de imaginar. Ello nos permite generar ideas, hacer inventos, pero sobre todo, proyectar mundos posibles. Y la máxima histórica de esta cualidad es la generación de utopías: escenarios perfectos donde el ser humano pueda desarrollarse plenamente.

Aunque por definición una utopía es inalcanzable, en la historia existen ejemplos que parecieran aproximársele, y aunque como humanos tendemos a mistificar el pasado, hay casos contundentes donde la comprensión del espacio-naturaleza y urbanización confluyeron para crear ciudades muy bien organizadas, cuyas bondades se asemejan a la utopía urbana.

En México, tenemos como ejemplo de ello a una de las ciudades más admiradas del llamado “Nuevo Mundo”, México-Tenochtitlán.

 

tenochtitlan

 De entrada, y para abonarle más a su aura de mito, la ciudad se erigió, precisamente, como resultado de una leyenda para los mexicas (antiguos habitantes de Aztlán, a quienes Huitzilopochtli guiara y les mandara llamarse así, mexicas).

Esta tribu emigró durante 200 años en busca de la señal prometida, un águila posada en un nopal, devorando una serpiente (símbolo fundamental hasta ahora en la identidad nacional).

Además de su misticismo originario, la ciudad se fue construyendo bajo preceptos urbanísticos que aún hoy soprenden a los especialistas.

Hoy presentamos aspectos que hacen pensar en Tenochtitlán como una ciudad utópica, envidiable por múltiples cualidades inteligentes y respetuosas con el entorno que hoy bien habríamos de retomar:

Sustentabilidad

En la ciudad existían macehuales (gente del pueblo) cuya labor estaba orientada a recabar los desechos para su reutilización como fertlizantes naturales, o bien eran colocados en letrinas públicas o privadas. Por su parte, la basura eran reutilizada, quemándola, y así utilizándola como antorchas nocturnas en las calles. Mientras los canales de circulación de las barcas tenían puentes que los cruzaban para permitir el tránsito del peatón, por la noche eran removidos permitiendo el flujo natural, nuevamente, de las aguas del lago.

En la alimentación, la ciudad podía autoproveerse importantemente de comida, ya que, por medio de su efectivo sistema de chinampas, parcelas flotanes en los alrededores del lago donde cultivaban multiples productos, podían cosechar hasta 7 veces por año en cada una de ellas. Para hacerlas se clavaban en el suelo estacas de ahuejote, un tipo de madera que no se pudre bajo el agua; después hacían una especie de tejido de vegetales entre estas estacas, y luego sobre este “tejido” se apisonaba la tierra para sembrar sobre ella. Se trata de uno de los sistemas de agricultura urbana más efectivo de todos los tiempos. tenochtitlan

Arquitectura

Como gran parte de la ciudad fue construida sobre el agua y algunos islotes, las edificiaciones debían estar muy bien cimentadas. Para ello idearon estacas de 5 a 10 metros que actuaban como cimientos, enterradas en tierra firme, la parte descubierta de la estaca era cubierta con una mezcla de tezontle (roca roja de origen volcánico) y cimentante. Así, bajo el principio de flotación, el tezontle le otorgba una base. Mientras los grandes templos fueron construidos de piedra, las casas lo fueron con madera y marga.

Limpieza

Se trata de uno de los aspectos más fascinantes de esta ciudad. Cada día, hasta mil personas se encargaban de barrer las calles y mantener la ciudad limpia. Respecto a la basura, como dijimos antes, era reutilizada para iluminar la ciudad de noche; los desechos también eran recolectados.

tenochtitlan

 

Estructura social

Por medio de los calpullis, 4 barrios principales, Tenochtitlán consiguió funcionar muy bien. Y este funcionamiento en parte se daba porque la ciudad daba a todos una especie de lugar, es decir, todos tenían acceso a distintos beneficios, aunque pagan impuestos. Como ejemplo, cada calpulli tenía su tierra comunal, así, todos podían cultivar, compartían tanto las cosechas como el trabajo, y ello generaba cohesión entre la sociedad. También, cada calpulli contaba con su escuela pública y un tianguis.

 

Seguridad

Como sabemos, los mexicas eran muy rífgidos en el tema de la corrpución. Desde niños fueron educados con duras penas en caso de incurrir en faltas graves (con el uso del humo de los chiles, o bien, pincharlos con espinas de agave). Las penas, sin embargo, eran tan severas tanto para la gente del pueblo (macehuales) como para los nobles y gobernantes, pues ellos debían poner el ejemplo, sin negociación alguna. Por ejemplo, los nobles merecían la pena de muerte si robaban dinero de los impuestos, y el castigo era el mismo para los jueces que aceptaban sobornos. La gente del pueblo tenía prohibidísimo emborracharse, ya que ello solía causar disturbios. Así, su sistema de justicia, severo (pero en todos los niveles), mantenía una sociedad con reglas que permitía la convencia y la armonía cotidiana.