Arte y Cultura
inkinc
InkInc School
MXCity
Aprende sobre el universo de los tatuajes a través de los cursos y talleres que impartirá el estudio InkInc.

¿Quieres aprender todo sobre el mundo de los tatuajes? Asiste a estos cursos por parte de InkInc. 

 

Después de 3 años siendo el mejor estudio de tatuajes de la CDMX, INKINC se reinventa y abre las puertas a emprendedores que quieran acercarse al arte del tatuaje.

A través de INKINC School, se brindará educación de calidad, con instructores altamente capacitados. El alumno adquirirá los conocimientos necesarios para emprender una carrera dentro de la industria del tatuaje.

Iniciamos curso de ‘Introducción al tatuaje’ el 21 de Noviembre. Para mayor información o inscripciones, escribe a contacto@inkinc.tv o al 65455137.

cinema
Maneras diferentes de apreciar el séptimo arte en la ciudad
Mariana Gaxiola
Te contamos de cuatro lugares alrededor de la capital donde puedes ver películas desde asientos muy originales…

¿Habías escuchado hablar de Lanchacinema, Lagocinema, Autocinema y Bosquecinema?

 

El cine es quizás una de las artes que más disfrutan los capitalinos. Y es que esto se debe a que por la ciudad se desdoblan recintos cinematográficos de todo tipo. Están las grandes y exclusivas salas de Cinemex y Cinépolis, las que proyectan filmes artísticos como el Cine Tonalá, y las joyas arquitectónicas que promueven cine clásico e internacional como la Cineteca Nacional.

Lo cierto es que no hay excusa para no ir al cine. Y menos con las nuevas maneras que a lo largo de los últimos años han surgido en la CDMX. Nos referimos a esos espacios públicos que han tomado un nuevo semblante.

Algunos son de iniciativa privada, y otros forman parte de un programa desarrollado por la Secretaría de Medio Ambiente de la ciudad, con el fin de utilizar espacios abiertos para acercar el séptimo arte a los habitantes de la urbe de una forma divertida y especial. Anímate a checar su cartelera y aparta la fecha de estos increíbles cinemas:

 

Lanchacinema

Lago Mayor del Bosque de Chapultepeccinema

Las icónicas lanchas de color amarillo y azul del Lago Mayor del Bosque de Chapultepec se convierten en butacas cuando cae la noche. Aquí es ideal ir con toda la familia, pues suelen proyectar cintas animadas. Hay que llegar a las 6:00 p.m. para recoger los boletos, después formarse para embarcar a las 7:00 p.m. La función es gratuita y comienza a las 8:00 p.m.

Fechas: El primer sábado de cada mes.

Consulta aquí la cartelera

 

Lagocinema

Bosque de San Juan de Aragóncinema

El Bosque de San Juan de Aragón se constituye como el segundo pulmón verde más grande de la ciudad. Se trata de un espacio donde se promueve la conservación y educación ambiental. Para las funciones de cine, se colocan tapetes en el suelo para que todos los asistentes puedan ver las películas cómodamente.  

Fechas: El primer sábado de cada mes.

Consulta aquí la cartelera

 

Autocinema

Polanco / Insurgentes Surcinema

Una experiencia al estilo de los años 50 que nunca olvidarás. Aquí ves el filme desde tu coche, creando tu propio ambiente y al mismo tiempo viviendo la magia de la colectividad del público. Las películas varían, tienen desde clásicas y románticas, hasta infantiles y de terror.

Fechas: Todo el mes.

Consulta aquí la cartelera

 

Bosquecinema

Bosque de Tlalpanautocinema

Al sur de la Ciudad de México, en el Bosque de Tlalpan, se lleva a cabo una proyección en la salida del estacionamiento, a un costado de la Casa de Cultura. Disfruta de un buen rato en familia y maravíllate con la naturaleza de este grande parque.

Fechas: El primer sábado de cada mes.

Consulta aquí la cartelera

cine
Estas son las mejores películas del Cine de Oro mexicano para MXCity
Viviana Cohen
Un recorrido en blanco y negro por algunas de las mejores películas que ha tenido el séptimo arte nacional.

El cine es eso que está entre el arte y la vida…

 

Todo empezó en una apacible tarde de 1895. Dos hermanos parisinos que se apellidaban Lumière decidieron mostrar en público su invento: el cinematógrafo. Un aparato que a través de la sucesión de imágenes (24 x segundo) era capaz de engañar a la retina y dar la ilusión de movimiento. 

Sin saber muy bien a qué iban, un grupo de parisinos se metió a una sala oscura. De pronto apareció ante ellos la escena de un tren en movimiento. Nadie podía entender qué pasaba, algunos pensaron que la imagen frente a sus ojos era real y se agacharon porque no querían que el carro les pasara encima. El evento se volvió caótico y entre los gritos de las personas, de pronto los Lumière se miraron con optimismo, sabían que acababan de crear algo grande.

Tan sólo unos meses después del hallazgo, el Presidente Díaz (que estaba profundamente obsesionado con Francia) pidió que trajeran un cinematógrafo al país. Luego organizó una función especial con su familia y amigos en el Castillo de Chapultepec y dejó a todos con la boca abierta. Sin saberlo, el general había traído el cine a México y a América.

cine

Desde aquella primera proyección, la historia cinematográfica en este país ha sido muy prolífica. Nuestro séptimo arte pasó por todas las etapas (incluyendo la muda) pero quizá uno de sus mejores momentos se suscitó entre 1930 y 1962. Durante esas décadas no sólo se generó una industria, sino que nacieron figuras legendarias que con su talento se volvieron inmorales.

Y es que el cine en este país ha sido un maravilloso espejo de nuestra realidad. Una manera de entender y explicar todo lo que fuimos antes y lo que somos ahora en este colorido siglo XXI. En honor a este arte imprescindible, hemos seleccionado algunas de las mejores películas del Cine de Oro mexicano.

¿Nos acompañan en este recorrido blanco y negro por nuestro pasado?

 

Una familia de tantas 

Alejandro Galindo (1948)

Protagonizada por el icónico Fernando Soler, esta cinta se centra en una familia de clase media de la CDMX que vive apegada a las tradiciones conservadoras. La dinámica de este clan se transforma cuando llega a su puerta un vendedor de electrodomésticos con ideas nuevas y moral distraída. 

Se trata de un agudo melodrama, lleno de diálogos memorables, buenas actuaciones y debates acerca de la modernidad. Una familia de tantas fue galardonada con un Ariel en 1950.

 

Nosotros los pobres 

Ismael Rodríguez (1948)

Un melodrama urbano que se centra en Pepe (Pedro Infante); un carpintero que apesar de su pobreza y errores intenta vivir su existencia con cierta dignidad. Esta película relata, de una forma poco realista, los conflictos y las vivencias de una vecindad humilde la Ciudad de México.

Nosotros los pobres cuenta con varias secuelas y desde su estreno ha sido una de las cintas claves para entender cómo era la vida de los mexicanos a inicios de los años cincuenta. 

 

María Candelaria 

Emilio “El Indio” Fernández” (1943)

Una cinta legendaria que tiene muchas historias en su interior: la de una reportera, la de un retrato misterioso, la de una bella indígena que vivía en Xochimilco a principios del siglo XX y la de Lorenzo Rafael, un joven enamorado platónicamente.

Se dice que el Indio Fernández escribió esta película en servilletas. Se dice que una noche el director llegó a la mesa en la que estaba Dolores del Río y le aventó el guión. Se dice que este fue uno de los mejores trabajos del fotógrafo Gabriel Figueroa. Se sabe que se ganó la Palma de Oro en Cannes

 

Ahí está el detalle

Juan Bustillo (1940)

Para muchos, está es simplemente la mejor película de Mario Moreno CantinflasSe centra en Cantinflas, un chalán que es contratado para matar al perro con rabia de una familia burguesa. La confusión inicia cuando un gangster llamado Boby (igual que la mascota) acosa a la señora de la casa. 

Aunque toda la película es una maravilla y está basada en hechos de la vida real, vale la pena poner atención a la escena en la que Cantinflas se somete a un juicio por un crimen que no cometió.

 

La Perla 

Emilio “El Indio”Fernández (1945)

Aunque no se precisa el lugar, un matrimonio de humildes pescadores ha encontrado una perla al fondo del mar. Como era de esperarse, a partir de este incidente  la vida de estos personajes cambia para siempre. 

Basada en el famoso libro de Jhon Steinbeck , fue la primera cinta hispanohablante en ser galardonada con un Globo de Oro. 

 

Dos tipos de cuidado 

Ismael Rodríguez (1953)

Una comedia ranchera protagonizada por las estrellas del momento: Pedro Infante y Jorge Negrete. La película narra la historia de los encuentros y desencuentros de dos amigos que viven en el México rural de los años cincuenta. Para resumir su argumento podríamos decir que: Jorge el bueno  está enamorado de la prima de Pedro el malo y su vez Pedro el Malo desea a la hermana de Jorge el Bueno. 

Aunque para muchos esta cinta es ofensiva por su contenido machista, la escena de coplas que comparten los dos ídolos es quizá uno de los momentos más importantes del cine nacional. 

 

Vámonos con Pancho Villa

Fernando de Fuentes (1935)

Una cinta que sigue de cerca las batallas que luchó la famosa “División del norte” durante la Revolución de 1910. A través de diálogos y fotografías realistas, esta película recorre la desconcertante biografía del rebelde mexicano Pancho Villa, un hombre cruel, pragmático y encantador. 

Esta obra hace una crítica penetrante a la violencia revolucionaria y a la vanidad de los caudillos.

 

Los olvidados  

Luis Buñuel (1950)

Una verdadera obra de arte, que contrastando el realismo puro y el absurdo surrealista, retrata de una manera desgarradora la pobreza en México. Detrás de los edificios ostentosos de los años cincuenta, de los hombres con traje y las mujeres con faldas entalladas, Buñuel nos muestra un mundo en el que no existe la bondad, las casas y el orgullo. Un coro de personajes víctimas de su entorno, que viven sabiendo que se van a morir. 

En 2013 esta magistral  película fue nombrada por la UNESCO como Memoria del Mundo y es considerada por muchos la mejor película mexicana de la historia. 

 

El ángel exterminador 

Luis Buñuel (1962)

Tras asistir de una pretenciosa cena, un grupo de burgueses decide ir a tomar una última copa a la sala de una casa elegantísima. Por algún motivo inexplicable nadie puede abandonar la fiesta. Una barreara invisible me puso entre la salida y los amargados e ingenuos comensales de la noche, forzándolos ha expresar su humanidad más profunda.