Arte y Cultura
Acervo de fuentes: Manantiales urbanos que fluyen historia
MXCity
Fontanales prehispánicos, coloniales, porfiristas y modernos que nos empapan de frescura en el clima (tro)picoso de la ciudad. Las fuentes son un notable ejemplo de arquitectura sagrada y representación metafísica sobre nuestro origen.

Las fuentes, ese notable ejemplo de arquitectura sagrada que representa el origen de una civilización a lo largo del tiempo. ¿Y por qué específicamente ellas? La palabra fuente alberga un ciento de significados del que podemos destacar uno de los más primordiales: la fuente como centro de origen o nacimiento de un algo que ulteriormente fluirá para abastecernos de vitalidad; la raíz de un todo, el elemento sustancial del que un fruto -un ente-, se sirve para simplemente ser. Y es desde esta alegoría que parte la creación de dichos manantiales urbanos, fuentes que irradian historia a través de su arquitectura.

En la ciudad de México podemos deleitarnos con algunos de estos pilares que en épocas pasadas sirvieron no sólo como elementos decorativos de nuestras plazas, glorietas y demás espacios públicos, también fungían como instrumento para abastecernos de agua cuando no se contaba con ella en casa y como abrevaderos para caballos, burros, bueyes, entre otros animales. Se trataba de una construcción tan importante para nuestros ancestros como lo eran las tierras; recordemos que incluso Hernán Cortes, durante la conquista, se sirvió de una estrategia similar a la de tierra quemada pero a la inversa, para dejar sin agua a los habitantes de Tenochtitlán destruyendo las fuentes que propiciaban este elemento vital a la comunidad y así lograr su objetivo ambicioso.

A pesar de todo ello, las fuentes siguieron construyéndose (algunas enterradas para que no las encontrasen) y hoy en día somos dueños de un alucinante acervo fontanal, muchas de ellas consideradas emblemas de la capital. La siguiente lista de fuentes intenta reunir algunas de las más representativas; algunas prehispánicas olvidadas y sin embargo admirables, otras, construcciones coloniales o modernas que nos empapan de frescura bajo el clima (tro)picoso de la ciudad de México.

 

Fuente El Paraguas

fuente el paraguas

(imagen metatron-galactron.com)

Situada dentro del Museo Nacional de Antropología, es una de las más hermosas edificaciones que se ha hecho en la explanada de un recinto artístico. Se trata de una inmensa columna de 28.70 metros con gran historia, pues sobre ella se encuentran tallados impresionantes relieves de bronce que simboliza la unión entre dos culturas. En ella podemos figurar, por un lado, las imágenes de: un águila (escudo nacional), los rostros de un indio y un español, el árbol de ceiba, el sol naciente, la espada (símbolo de conquista) y a los guerreros naguales del Águila y el jaguar; por el otro extremo encontramos la insignia de un átomo, la paloma de la paz, el sol poniente y los pies de los mismos naguales. A esta hermosa construcción también se le conoce como la sombrilla o el árbol.

 

Fuente de Salto del Agua

fuente de salto del agua

 (foto: www.worldtravelserver.com)

Una de las más antiguas edificaciones fontanales de la ciudad en cuanto a historia refiere. La anterior fuente de Salto del Agua (la de hoy es una replica), junto a la ahora desaparecida Mariscala, fungieron como principales proveedores de agua para los habitantes de Tenochtitlán. En esta escultura se pueden avistar de abajo hacia arriba, dos niños montados sobre una especie de mamífero acuático que escupe a chorros el agua, al centro un águila aureolada y en su cúspide, dos mujeres que parecen abastecer de agua el gran fontanal, una con ropaje español y la otra indígena.

 

Fuente de la Diana Cazadora

diana-cazadora

Su construcción data a 1938. La Diana cazadora o flechadora de las estrellas del norte es un monumento precioso localizado sobre la avenida Paseo de la Reforma, en el cruce con avenida Sevilla. A sus pies se desborda un gran fontanal de tres aros que luce pigmentos multicolor al atardecer, una construcción Art Deco que hoy en día figura como uno delos principales emblemas de la capital. La musa de esta pieza fue una chica de 16 años que trabajaba para una oficina de Petróleos Mexicanos dirigida por Vicente Mendiola, entonces amigo del escultor de la pieza, Juan Fernando Olaguíbel. La obra representa la imagen viva de la diosa Artemisa.

 

Fuente de Mercurio

fuente de mercurio alameda

Es parte de la remodelación que se le hizo recientemente a la Alameda Central. Localizada al poniente de este parque, la fuente nos revela la imagen del dios mercurio que, mediante centelleantes chorros parabólicos a sus pies, se distingue, de manera casi celestial entre el aqua y el juego de luces. Es una obra del escultor Juan de Bolonia y una réplica de la escultura que se encuentra en el Museo del Bargello en Florencia.

Fuente de las Serpientes

fuente las serpientes

 (fuente: www.turimexico.com)

Las Serpientes es una de las obras más bellas y a la vez extrañas del DF. Una impresionante muestra escultórica de 8 cabezas de serpiente que apuntan al cielo (la más larga mide 8 metros). Ubicada entre avenida Revolución y Mixcoac, fue construida en el año 2000 con piedra de cantera sobre un inmenso jardín que alberga 3 palmeras a su alrededor.

 

Fuente de los Amantes

fuente de los amantes luis barragan

Detrás de una discreta fachada, una casa común de cualquier barrio de la ciudad, se encuentra un tesoro arquitectónico impresionante. La fuente de los Amantes es nada menos que un fragmento de la Casa de Luis Barragán, uno de los personajes más notables de la arquitectura moderna en todo el mundo. El fontanal de esta gran obra fue pensado y construido como abrevadero de caballos; posee una entrada latera  para los jinetes y que éstos tuvieran la posibilidad de colocar al caballo debajo del chorro de agua que corre desde un acueducto trasero, de manera que simula una hermosa cascada minimalista. La casa-taller de Luis barragán es hoy un museo abierto al público.

 

Fuente de los Coyotes

fuente de los coyotes

 (foto: www.miqueridocoyoacan.com)

Diseñada por el escultor Gabriel Ponzanelli, esta obra fontanal es la máxima representación de Coyoacán (lugar de coyotes), debido a sus inmanentes estatuas del animal que años atrás habitaba en gran cantidad la zona. La efigie, cubierta de diferentes chorros en forma de cúpula, se encuentra dentro del Jardín Centenario, hoy emblema del barrio colonial de Coyoacán.

 

Fuente de los Cántaros

fuente d elos cantaros parque mexico

Obra de José María Fernández Urbina, es también un emblema de su barrio, La Condesa, y un ejemplo inspirador de arquitectura Art Deco en la ciudad. En el corazón del parque México, colocada como blasón del famoso Foro Lindbergh, esta escultura nos refleja la imagen de una mujer (Luz Jimenez), una musa que abastece de agua el fontanal con dos cántaros.

 

Fuente del Chapulín

fuente del chapulin chapultepec(foto: www.tripadvisor.com.mx)

La fuente del chapulín es una de las destacadas bellezas del Castillo de Chapultepec, un fontanal redondo que en su interior aguarda un pequeño y sin embargo místico saltamontes que ha sido un monumento muy acentuado no sólo en la zona de Chapultepec, también en la ciudad entera, siento éste una de tantas representaciones naguales de nuestros ancestros.

 

Fuente de Petróleos

fuente de petroleos

 (foto: www.publimetro.com.mx)

Gran manantial urbano y monumento que conmemora  la expropiación petrolera en México en el año de 1938.  Con 18 metros de alto, muchos mexicanos apuntan que se trata de una obra que representa la síntesis del arte mexicano del siglo XX (fechas en las que se dio, por ejemplo el movimiento muralista en la ciudad). La fuente también representa una oda a la industrialización del país.

 

*Otras fuentes simbólicas en la ciudad: 

Fuente Paseo de la Reforma y Campos elíseos

Fuente de Paseo de la Reforma y Bucareli

Fuente del Museo Universitario de Arte Contemporáneo 

Fuente del mercado de Cuauhtémoc

Fuente Acueducto y Chapultepec

Fuente de Insurgentes y avenida Quintana Roo

Fuente de las Américas (al Centro de la Alameda Central)

10 datos que quizá no conocías sobre el imponente Templo Mayor
MXCity
10 datos curiosos sobre la historia, significado y características del Templo Mayo: el máximo recinto de Tenochtitlan.

Foto destacada: INAH

El Templo Mayor fue el último suspiro para las culturas de Mesoamérica, hasta la llegada de los españoles.

 

. . .

 

El Templo Mayor era conocido como Hu?yi Te?calli y estaba dedicado al dios de la guerra Huitzilopochtli, y al dios de la lluvia y la agricultura Tláloc. Como muchos templos en Mesoamérica, el Templo Mayor pasó por siete fases de construcción, la primera en 1325, mientras que su versión final fue destruida y saqueada en su mayor parte en 1521 por los españoles.

La gran capital mexica fue el último gran suspiro para Mesoamérica antes de la llegada de los españoles. Pero a pesar de su historia relativamente corta, es difícil exagerar su impacto en México y la identidad mexicana. Aquí te dejamos algunos datos sorprendentes de este gran destino arqueológico.

 

 

Edificio religioso de Tenochtitlan

 

 

Cuando hablamos del Recinto Sagrado del Templo Mayor nos referimos al edificio principal y al complejo arquitectónico al cual pertenecía, junto con otras 77 estructuras como el Calmécac (escuela para la élite), la Casa de las Águilas y el Templo de Ehécatl.

Es el edificio religioso más importante de Tenochtitlan. Medía 45 metros de altura, casi como el Coliseo romano. En la cima había dos capillas: una para Huitzilopochtli, dios del sol, y otra para Tláloc, dios de la lluvia. Cada una tenía una escalinata. De las 78 estructuras, se han identificado arqueológicamente 36.

 

 

Huey Tzompantli

 

 

En trabajos arqueológicos de 2015 se descubrió una estructura de cráneos humanos que aparecía en las descripciones de conquistadores y frailes españoles. De acuerdo a las declaraciones del arqueólogo Matos Moctezuma, el tzompantli tenía un simbolismo que mostraba el poderío mexica, "Ahí iban a parar los cráneos de decapitados en diferentes ceremonias, incluso había víctimas mexicas".

 

 

Dualidad

 

 

El Templo Mayor está representado por dos grandes conceptos en la cultura mexica: la guerra (Huitzilopochtli) y la producción agrícola (relacionada con Tláloc). El investigador y arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma dijo que los otros edificios del Recinto Sagrado estaban alineados con la dualidad de la estructura principal: el ?eje de  la vida? y el ?eje de la muerte?.

 

 

Pasadizo oculto

 

 

El Proyecto del Templo Mayor constantemente está uniendo las piezas de los hallazgos que se realizan cada año, como fue el hallazgo de un estrecho túnel de 45 cm de ancho parte del muro sur del edificio Cuauhxicalco y conduce a la plataforma circular de este. Lo sorprendente es que en el centro de dicha área se abren dos cámaras laterales que probablemente guarden restos de importantes gobernantes mexicas.

 

 

Recorrido de Cortés

 

 

En las crónicas de la conquista, se relatan los encuentros que tuvieron los españoles y el recibimiento que los gobernantes prehispánicos. Previo a la caída de Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521, Moctezuma Xocoyotzin invitó a Cortés a recorrer el conjunto de edificios que constituía el Templo Mayor. En su recorrido diplomático, Cortés presenció el esplendor máximo de las construcciones, los frescos que decoraban los muros y, además, presenció una justa de juego de pelota.

En los últimos años, los hallazgos realizados en el Templo mayor han develado la riqueza y ahínco con el que los mexicas enterraban a sus gobernantes. Por ejemplo, en un conteo que suma 200 ofrendas se encontraron 12 águilas reales, siete lobos, siete pumas y dos halcones. Además de especies de vestigios provenientes de especies del océano Pacífico, como corales, conchas madreperla, estrellas de mar, peces globo y caracolas.

 

 

Como una cebolla

 

 

Para los mexicas, el Templo Mayor era el centro del universo. Por eso, cada vez que deseaban agrandarlo construían sobre el edificio anterior sin derrumbarlo. De esta manera, se han identificado 7 etapas constructivas; por supuesto, las partes internas son las que están mejor conservadas, explica el arqueólogo Leonardo López en un documental del INAH. Esta es la razón por la que se dice que es "como una cebolla, debido a sus varias capas.   

 

 

Coyolxauhqui

 

 

Este monolito fue hallado en 1978, con el que inició el proyecto de investigación que continúa hasta la actualidad. Mide más de 3 metros de diámetro y pesa casi 8 toneladas. Fue hallado por trabajadores de Luz y Fuerza muy cerca del Zócalo de Ciudad de México, marcando la arqueología en México y sirvió de guía  para hallar el Templo Mayor, centro de la vida religiosa en la antigua Tenochtitlan.

En la piedra, la deidad lunar aparece desmembrada, luego de que su hermano, Huitzilopochtli, la decapitara y arrojara desde un cerro pues, según el mito, ella intentó matar a su madre, la diosa Coatlicue.

 

 

Colosal Tlaltecuhtli

 

 

En 2006 se halló la escultura mexica más grande hasta ahora. Mide 4.17 metros  x 3.62 metros  y pesa 12 toneladas. Representa a la diosa  de la tierra, vista como "devoradora de cadáveres". Simboliza el ciclo de la vida y la muerte y la "renovación mediante el sacrificio", de acuerdo con  la doctora Diana Magaloni Kerpel. Asimismo, en el recinto del Templo Mayor se han localizado más de 400 especies de fauna exótica, entre ellas hay jaguares, lobos, cocodrilos y águilas, además de peces y moluscos.

 

 

Ofrenda 17

 

 

En este lugar hay una colección llamada Ofrenda 17 que contiene objetos que probablemente fueron obtenidos como botín de guerras y cráneos de decapitados en rituales de consagración.  El recinto explica que a través del sacrificio humano se ofrendaba la sangre y la vida misma, considerado lo más preciado, para que de la muerte surgiera la vida. Se empleaban diversos objetos como el cuchillo de pedernal, la piedra de sacrificios y el cuauhxicalli (recipiente para ofrendar corazones).

También existía el autosacrificio, que consistía en perforarse partes del cuerpo con navajas de obsidiana, puntas de maguey o punzones de hueso. Pero solamente los sacerdotes, guerreros, gobernantes y estudiantes del Calmécac tenían acceso permanente al Recinto Sagrado.

 

 

Museo del Templo Mayor

 

 

En 1987 se abrió al público la colección que abarca 10 mil objetos en su mayoría provenientes de la zona arqueológica. De todas las piezas hay 3 que no debes dejar de admirar en el museo de la zona arqueológica del Templo Mayor. La escultura del dios de la muerte, Mictlantecuhtli, la escultura de tamaño natural de un Guerrero Águila, que se conserva con restos de estuco y la escultura que pudo haber servido como recipiente para ofrendas; representa un águila real: Águila Cuauhxicalli. Este museo recibe, en promedio, 650 mil visitantes al año; 80% son nacionales y el resto extranjeros.

 

 

Templo Mayor

Dónde: Seminario 8, Centro Histórico de la Cdad. de México, Centro, Cuauhtémoc, 06060 Ciudad de México, CDMX

Cuando: martes a domingo de 09:00 a 17:00

Cuánto: $80

10 mujeres de la Época de Oro del cine mexicano que reinvindicaron la feminidad
Alan Roque
Las mujeres de la Época de Oro del cine mexicano no sólo enamoraron en la pantalla grande, también forjaron una identidad femenina en el imaginario social de México.
epoca de oro del cine mexicano


Imagen principal: Elle.mx

La Época de Oro del cine mexicano fue uno de los pilares en la identidad del país.

. . .

Es decir, una ola artística que se encargó de promover tanto las costumbres como ideales de esta mexicanidad, cargada de multiculturalismo y una adicción al melodrama. En especial desde finales de los años de los 30 hasta finales de los 50.

De acuerdo con su libro La época de Oro del cine mexicano: la colonización de un imaginario social, Juan Pablo Silva Escobar explica que esta ola artística "contribuyó a la elaboración de un imaginario social que ha inscrito en la conciencia colectiva aquello que se concibe como lo típicamente mexicano".

En el caso de las heroínas, por un lado, debían poseer características típicas como el amor, la religión, buena moral e inclusive la belleza. Por otro, el de las antiheroínas, solían ser rebeldes, testarudas, fuertes y hasta irreverentes. ¿Cuántas veces no vimos a las divas de esta Época de Oro del cine mexicano interpretar papeles con alguna de estas particularidades, y que fungieron los ideales de nuestras abuelas, madres o personas de la actualidad?

Quizá por esta razón, necesitamos recapitular aquellas mujeres de la Época de Oro del cine mexicano que impactaron en el imaginario social de la feminidad mexicana:

María Félix

epoca del cine de oro mexicano maria felix

Es la quintaesencia del cine de oro mexicano. Ella se convirtió en un símbolo y mito del cine, conociéndose internacionalmente como "La Doña" o "María Bonita". Participó en numerosas películas junto con Jorge Negrete, Pedro Infante, entre otros. Estuvo casada con el músico Agustín Lara, quien le compuso "María Bonita".

Dolores del Río

epoca del cine de oro mexicano

Trabajo junto con Marlene Dietrich, Joan Crawford, Katharine Hepburn y Pedro Arméndariz. Fue amiga íntima de Diego Rivera y Frida Kahlo, así como la máxima estrella del cine mexicano y de Hollywood. De hecho, mientras que su rostro fue considerado como uno de los más perfectos, sus interpretaciones la llevó a ser catalogada como una de las mejores actrices en la historia del cine en México.

Katy Jurado

epoca del cine de oro mexicano katy jurado

Aunque nació en la ciudad de México, Katy Jurado comenzó a trabajar como actriz en Hollywood. Eventualmente regresó a su ciudad natal y continuó con su carrera. Fue en México que protagonizó, junto con Pedro Infante, la película de Nosotros los pobres, la cual la llevó a la fama. Recibió una nominación al Óscar como Mejor actriz de reparto por su trabajo en Broken Lance.

Elsa Aguirre

epoca de oro de cine mexicano elsa aguirre

Es una de las principales divas de la Época de oro del cine mexicano, junto con Silvia Pinal y Sara Montiel, que han sobrevivido al paso del tiempo. Su carrera fue una de las más productivas a lado de Pedro Infante y Jorge Negrete.

Evangelina Elizondo

epoca del cine de oro mexicano evangelina elizondo

La carrera actoral de Evangelina Elizondo fue variada. Comenzó estudiando teología en la Universidad la Salle, montó luego 64 exposiciones colectivas y 15 individuales en espacios como Centro Cultural Borges en Buenos Aires y el Salón de la Plástica Mexicana, y dobló la voz en español de Cenicienta de la película de Walt Disney.

Sara Montiel

epoca del cine de oro mexicano sara montiel

Es un ícono de culto. Sus éxitos en cine y música eclipsaron su belleza. Oriunda de España, decidió hacer fortuna en América en 1950. Un año después se naturalizó como mexicana, y se fue a trabajar a Hollywood. Sus trabajos superaron las ventas mundiales de Elvis Presley y Frank Sinatra.

Silvia Pinal

epoca del cine de oro mexicano silvia pinal

Es catalogada como “Primera actriz", teniendo presencia en cine, televisión y teatro. Inició su carrera profesional en 1949 y recibió el Premio Ariel, en 1953, 1957 y 1958. Entre los papeles más importantes de su carrera se encuentra en la película Viridiana de Luis Buñuel.

Marga López

epoca del cine de oro mexicano marga lopez

Argentina nacionalizada mexicana, comenzó su carrera cinematográfica en un papel de mesera en El hijo desobediente. Actuó en Nazarín de Luis Buñuel, y en las telenovelas Aventuras en el tiempo y Bajo la misma piel. Su actuación obtuvo reconocimiento a nivel internacional.

Ninón Sevilla

epoca del cine de oro mexicano ninon seviilla

Su legado actoral y dancístico cuenta alrededor de 20 películas del Cine de oro mexicano, en la ola del Cine de rumberas. Algunos ejemplos son Pecadora, Aventurera y Mulata.

Miroslava

epoca del cine de oro mexicano miroslava

Esta actriz de origen checo ?y naturalizada mexicana? comenzó su carrera de actuación en Latinoamérica como resultado de su peregrinaje causado por la Segunda Guerra Mundial. Su primera película fue Bodas trágicas; y su éxito logró posicionarla junto con Cantinflas en A volar joven.

x