Gastronomía
Favoritos de MXCity: Terraza Carlotta, el spot de la mixología fina en Polanco (REPORTAJE)
MXCity
En MXCity nos gusta recomendarte los mejores sitios para comer o beber en la Ciudad de México. En este primer reportaje, te hablamos un poco sobre la alucinante Terraza Carlotta.

En MXCity nos gusta recomendarte los mejores sitios para comer o beber en la Ciudad de México. Lugares dónde es posible contemplar nuestro gran paisaje urbano al sazón de la fascinante pluralidad cultural inmersa en un platillo endémico, o en un buen cóctel de diseño y sabor especial que nos da cuenta que no podríamos degustarlo en otro lugar sino en la capital mexicana. Los spots más prominentes de la gastronomía y mixología capitalina son muchos, por ello -además de las reseñas que ya realizamos-, hemos decidido profundizar con una serie de reportajes en los que nuestros colaboradores relatarán su experiencia personal en cada uno de los que consideramos los favoritos de MXCity.

En este primer reportaje, Jaen Madrid nos cuenta por qué Terraza Carlotta es de las mejores opciones para disfrutar de una estilizada mixología en la zona Polanco, además de algunas sorpresas culinarias que estás obligado a probar si concurres la zona, si vienes de paso a la ciudad o mejor aún, si planeas una cita memorable.

 

Reportaje

Quizás las mejores opciones para comer o cenar en una fecha especial estén en Polanco. La Avenida Campos Elíseos especialmente, contiene muchos buenos restaurantes ya reconocidos local e internacionalmente. Es el caso del restaurante Carlotta, una de las mejores terrazas que puedes hallar en la zona. Liderado por el director de operaciones Mayolo Alvarado y el reconocido chef Gustavo Merino (que ha sido el frente de restaurantes como Pujol), Carlotta ofrece no una experiencia agradable, sino una increíblemente deliciosa y acogedora.

Sin caer en elogios presuntuosos, Carlotta me llamó la atención cuando supe que celebridades como Bono de U2 habían elegido comer ahí durante su estancia en México. Luego me recomendaron su mixología, ya que todos sus cocteles son obras originales de los tenders y hasta de algunos de sus meseros (bastante preparados, y creo que se merecen una mención especial más adelante).

Mi primera impresión en fotografías fue que es un restaurante un tanto elitista aunque ya en el lugar me di cuenta que no era así. Lo primero que llama la atención es su hermosa mezclaría en la planta baja -Los Amantes, especializada también en comida oaxaqueña-, y que presume de ser de las más grandes en la ciudad. Llegas a la arista entre Campos Eliseos y Reforma y encuentras la recepción de Carlotta (por cierto que en fin de semana y a eso de las 6 de la tarde ya no encuentras lugar). Subes a la terraza en elevador y pasas por una estancia muy sofisticada estilo vintage, probablemente la premisa de que el restaurante tiene una estética inolvidable. Al entrar, te recibe un inmenso techo de hojas otoñales que da la impresión de encontrarse en una cueva de preciosa naturaleza muerta. Los ornamentos con arboles secos y luces en sus laterales son también un excelente detalle que, aunado a la música a volumen justo, te permiten disfrutar de una buena charla. El lugar se define así mismo como vintage, uno tal vez más moderno y discreto con detalles minimalistas y luces tenues.

 

¿Qué comer?

Se advierte en el menú del restaurante que éste es un híbrido entre la comida mexicana y la internacional, con especial fijación por la mediterránea. Había venido con anterioridad y sólo tuve la oportunidad de probar una de sus entradas, las tostadas de atún (que llevan una fina capa de aderezo de chipotle, germen de trigo y una pizca de queso de cabra), sin duda altamente recomendables.

El Carlotta es sin duda un sitio más idóneo para beber, es por ello que sus entradas y los platos breves como la pizza son la especialidad de la casa. Tardaron un poco para atendernos pero una vez asignada nuestra mesa tanto el servicio como el tiempo de elaboración de los platos fueron bastante ágiles. Pedimos las tostadas de atún y las acompañamos con una limonada.

En su menú encuentras muchas opciones de mariscos: tacos, tostadas y empanadas, y del menú italiano lo básico: carpaccio, risotto, pastas y pizzas.  Los cortes de carne son de res y de pato. El mesero recomendó además de los platillos con atún, las pizzas.

Yo pedí el Corazón de filete, buena porción de carne que se compensa con una crema de puré de papa muy buena y chiles toreados que le dan el toque mexicano que pronuncia el restaurante en pequeños  pero especiales detalles. La carne cocida a 3/4 me pareció en lo personal bastante ad hoc para los chiles puesto que al momento de combinar el sabor de suave/picoso resultó delicioso.

Mi compañero pidió una orden de tacos de camarón que en realidad no parecieron resaltar tanto por la tortilla de harina.

 

¿Qué beber?

La carta de mixes es enorme, y si es tu primera instancia en Carlotta no es buena idea arriesgarse a pedir lo que sea, ya que la mayoría son fuertes. Pedimos la opinión del mesero, y recomendó el coctel más pedido del momento: el Magia negra, que lleva una base de Hpnotiq, un toque de ginebra, jarabe especialidad de la casa y un “flameado” de lícor de sambuca negra. Lo mezcló al momento en nuestra mesa. Este trago me pareció demasiado fuerte (sobre todo por que habíamos comido demasiado y no estaba en mood), pero quizás funciona perfecto para una noche solo de copas.

El personal debería tener mención honorífica. Son amables y demasiado atentos, cualquier mesero al que auxilies te atenderá rápidamente. Me pasó que intenté prender un cigarro y para antes de tomar mi propio encendedor el mesero ya estaba ahí con uno. Fue gracioso pero sin duda un buen detalle. Los meseros están capacitados para toda pregunta, se saben de memoria los ingredientes de cada coctel y cada platillo, además de que han adquirido una buena habilidad de degustación pues, acertadamente, todo lo que nos recomendaron estaba exquisito.

 

Sobre el ambiente

En su calidad de terraza, la mayor parte de su afluencia es en la noche, o en la tarde noche, o incluso  hay comensales que llegan desde la hora de la comida y se van hasta la madrugada. Me di cuenta que llegan más chicas que chicos en grupo, y en su mayoría piden drinks y una pizza.

Los fines de semana hay Dj’s tanto en la mezclaría como en la terraza así que merece más la pena visitarlo estos días y hacer reservación con anterioridad. El lugar, como dije al principio, me pareció muy deliciosos y acogedor, ideal para pasar la tarde, pues mientras afuera hacía un aire de Dioses, dentro de la terraza la calefacción mantenía el ambiente perfecto.

Nos enteramos de que los dueños de Carlotta, muy interesados en la comida mexicana, están por abrir un nuevo concepto: El Yucateco, que estará ubicado en una casona en la calle Moliere.

 

Terraza Carlotta

Avenida Campos Elíseos  290, Polanco, CDMX.

Tel.  55 5281 0292

Reservaciones online

Web.

¿Cómo llegar?

$: 500 – 1,000

Gordipeña: la deliciosa garnacha que se inventó en Peña de Bernal
MXCity
¿Cuántas  “gordipeñas” vas llevar o serán para comer en La Petrona? Peña de Bernal le dio una voltereta a las clásicas gorditas.

Foto destacada: La Petrona 

La Gordipeña es una de las creaciones culinarias del Pueblo Mágico de Querétaro.

 

. . .

  

Las gorditas deberían tener su propio monumento dentro de la gastronomía mexicana. Y en Peña de Bernal, llevaron a otro nivel este platillo con el fin de que los aventureros y buscadores de las nuevas creaciones culinarias mexas, llegaran a este Pueblo Mágica a buscar la Gordipeña.

La "gordipeña" es una delicia hecha en honor a la Peña de Bernal, Querétaro, es uno de los tantos pueblos mágicos de México en donde es posible encontrar un gran repertorio gastronómico y turisteas por sus calles.

 

 

“La gordipeña” es una gordita de maíz quebrado, con migajitas, acompañada de nopales y salsa que ya conquista los paladares de turistas, en el pueblo mágico de Bernal, en Querétaro. El antojito es elaborado por el restaurante La Petrona, quien en su cuenta de Facebook y Tiktok presumen esta innovación gastronómica.

La “gordipeña” se sirve “ahogada” en salsa al gusto, puede servirse con carne deshebrada, papas doradas, carnitas picadas y queso. Es la revolución de las tradicionales gorditas con diferentes guisos para todos los gustos.

 

 

Asimismo, la "gordipeña" se caracteriza por tener la forma de la Peña de Bernal. Como dijimos arriba, la "gordipeña" es una creación original del restaurante La Petrona, que quiere decir "piedra", en alusión a la Peña de Bernal, uno de los monolitos más grandes del mundo que debes visitar en Querétaro.

Además de la "gordipeña", en el menú de La Petrona encontrarás una variedad de platillos de cocina mexicana, principalmente, las gorditas clásicas rellenas de carne deshebrada, adobada, chicharrón guisado y picadillo.

 

 

Luego de disfrutar una "gordipeña" debes dejar espacio para probar la variedad de platillos ahogados, los tacos de cochinita pibil, doradas de papa, quesadillas y carnitas picadas que La Petrona tiene para ti con precios accesibles.

 

 

Gordipeña de La Petrona

Dónde: Tiburcio Ángeles SN, centro de Bernal, Querétaro.

Cuando: lunes a

Cuánto: $30

Web

Datos que seguro no conocías del mítico Café de Tacuba
Mariana Gaxiola
Sin duda el Café de Tacuba es uno de los restaurantes más afamados y clásicos de la ciudad… Pero, ¿conoces su historia?
cafe de tacuba


Algunos secretos que el Café de Tacuba esconde entre sus muros.

. . .

De todos los restaurantes que se ubican en el Centro Histórico de la ciudad, sin duda, destacan aquellos que se descubren dentro de hermosas casonas que datan de hace siglos. Uno de los más conocidos, concurridos y afamados es el mítico Café de Tacuba.

Este restaurante tiene ya más de 100 años, y es que además de su delicioso y mexicano menú, son sus muros los que embelesan a cualquier comensal que ingresa al lugar. Las mesas, la música y las pinturas transportan a todo visitante al México del siglo XX. Es preciso decir que el Café de Tacuba ha permeado la idiosincrasia capitalina desde hace años, por su gran tradición y preciosa decoración.

Pero hay algunos datos de su historia que muchos citadinos desconocen. Vale la pena echar un vistazo a su pasado para verdaderamente comprender los momentos que le otorgaron tanta identidad. Aquí algunos datos inadvertidos del grandioso Café de Tacuba:

Antecedente

cafe de tacuba

El inmueble que alberga hoy el Café de Tacuba fue construido desde el siglo XVII. Cabe mencionar, que a principios del siglo XX, esta casona fungía como sede de una lechería. Para 1912, Dionisio Mollinero llegó desde Tabasco a la Ciudad de México para fundar un restaurante de auténticas y tradicionales delicias mexicanas. Eligió esta increíble residencia de la calle de Tacuba para hacerlo.

Decoración


cafe de tacuba

El arte que adorna todos los alrededores del Café de Tacuba es admirable. Lo que más resalta son sus vitrales y mosaicos. Pero también conviene voltear a ver las obras pictóricas, pues muchas son de la época novohispana. Uno de los cuadros más famosos se llama La niña en traje rojo, y es de José de la Borda. También llaman la atención unos óleos de Carlos González, que narran con bellas imágenes el descubrimiento del mole y el chocolate.

La boda de Diego Rivera


cafe de tacuba

Antes de casarse con Frida Kahlo en 1929, Diego Rivera contrajo nupcias con la novelista Guadalupe Marín en 1922. La recepción de la boda se llevó a cabo en el Café de Tacuba.

Clientes asiduos


cafe de tacuba

Entre los varios presidentes que solían comer en este gran restaurante, Porfirio Díaz es el más recordado. De igual forma, el compositor Agustín Lara gustaba de visitar el lugar y deleitarse con los riquísimos platillos de la cocina mexicana.

Testigo de asesinato


cafe de tacuba

Un 25 de junio de 1936, un atacante entró al Café de Tacuba y le disparó al entonces gobernador de Veracruz, Manlio Fabio Altamirano Flores. El político se encontraba comiendo con su esposa, y poco sabía que esa iba a ser su última comida?

 

Set para película


cafe de tacuba

En 1978 se filmaron algunas escenas del filme Los hijos de Sánchez, una cinta que se basó en la novela de Oscar Lewis, The Children of Sanchez. Cabe aclarar, que el autor de este libro se inspiró en uno de los primeros empleados del Café de Tacuba para el personaje de Santos Hernández.

Sobre el incendio

cafe de tacuba

En 1999 un incendio quemó una buena parte del salón principal. Afortunadamente, las llamaradas solamente arrasaron con un poco del mobiliario y algunos objetos de decoración. La estructura del salón quedó intacta, gracias a la labor de los bomberos que llegaron al pronto rescate. Como agradecimiento, el restaurante los invitó a desayunar una vez que el Café de Tacuba volvió a abrir sus puertas.

x