Gastronomía
BOKU: La yuxtaposición más acertada de la cocina asiática
Mariana Gaxiola
BOKU juega con los colores y las formas. Es un lugar que conoce las tendencias asiáticas, y no tiene miedo de combinarlas con las occidentales.

Durante la dictadura de Mao Tse Tung, los habitantes del país de China tenían permitido tener solamente una taza de ingredientes al mes en su cocina. Imaginen vivir 30 días únicamente con una taza de azúcar o una de aceite. Es prácticamente imposible llevar a cabo platillos complejos.

No es hasta la ruptura de su presidencia, que la cocina asiática comienza a experimentar con nuevos sabores y termina por convertirse en lo que conocemos hoy, una gastronomía elegante, experimental y única.

BOKU es el único restaurante en la ciudad que no se limita a una sola cocina asiática. Conocemos de memoria los restaurantes japoneses y los chinos. Pero este lugar, se ha encargado de fusionar lo japonés, lo chino y lo tailandés para hacer una mezcla muy interesante con lo occidental y ofrecer una carta llena de estilo y originalidad que sorprende a cualquier comensal.

Cuando llegué al lugar, lo primero que me llamó la atención fue la forma circular del restaurante. Sin importar en el lugar que te sientes, tu vista siempre será agradable, pues no existen paredes en BOKU no, sino vidrios que dejan ver el pasto y el lago de Garden Santa Fe. Era la hora de la comida, razón por la cual las luces del establecimiento se encontraban apagadas, y eran los rayos del sol los que se encargaban de iluminar de forma natural todos los rincones del restaurante.

Amablemente, el chef David González preparó los platillos más emblemáticos para nosotros. Y nos platicó que cada mes, BOKU se renueva y añade a un menú especial una serie de platillos. Si éstos logran tener éxito entre los comensales, se quedan y pasan a formar parte de la carta habitual.

Como entradas, nos tocó probar el “Kani Cho” y el “Yaki Tuna”. El primer plato era como una especie de empanada rellena de cangrejo, la cual se enaltecía con la salsa acompañante hecha a base de piña y vinagre. Por otro lado, el segundo platillo eran unas tostadas de atún, que sabían como se veían: coloridas. La salsa de cítricos era lo que le daba el toque especial a cada crujiente bocado.

Para el plato fuerte, probamos cuatro platillos. Primero, el “Taco Apaleado”, que era de pulpo picoso. Después un rollo llamado “Catterpillar” que simulaba el cuerpo de una oruga, y que tenía un sabor maravilloso, cuyo responsable era la salsa de anguila, esa con la que a todos nos gusta bañar nuestro sushi.

 

Entre plato y plato, le daba tragos al agua frutal que ordené o al sake de pepino que nos recomendaron. La primera era una mezcla de fresa y coco, que me daba un sentimiento fresco entre los sabores fuertes del pulpo.

Posteriormente, llegó a la mesa el “Pescado Phoenix”, sin duda el mejor platillo de la velada. Se trataba de unas bolitas de pescado capeado. Primero, al morderlo sentí lo crujiente y lo agridulce del contorno, pero cuando llegue a sus adentros, disfruté de manera inexplicable la perfecta cocción del pescado.

Cabe mencionar, que el chef nos recomendó que entre los platos comiéramos un poco de arroz blanco. Brindaba equilibrio en mi boca, y ayudó a la detección certera de los sabores.

Nos trajeron después un “Filete Wasabi”, carne que estaba un poco pasada de cocción. Venía acompañada de una salsa muy picosa. Te recomendamos pedir el filete en término medio o ¾, para que puedas disfrutar realmente su sabor, porque la verdad, nosotros casi no lo logramos.

Finalmente, nos sirvieron el postre. Una copa de “Camelado”, llevaba un juguito que sabía a Bailey’s, encima helado de lichi y lo que le añadió el factor sorpresivo fue la gelatina. Era de café, y tengo que admitir que es la mejor gelatina que he probado. La textura me hizo ver al café con otros ojos, y en lo único que puedo pensar ahora es que el café, para mí, es un postre.

BOKU juega con los colores y las formas. Es un lugar que conoce las tendencias asiáticas, y no tiene miedo de combinarlas con las occidentales. El restaurante cumple con las expectativas, cuenta con un menú vasto y variado. Satisface a todo tipo de paladares, especialmente a los más exigentes. Si te gusta la comida asiática, este es el espacio indicado para probarla desde la perspectiva occidental.

 

Fotografías por Eduardo Ruiz

 

Dirección: Guillermo González Camarena 1205 Kiosko 2, Álvaro Obregón, Zedec Santa Fe.

Teléfono: 55 6723 9798

Web

Facebook

Cómo llegar

Ahora puedes visitar Eno, el delicioso restaurante del Museo Jumex
MXCity
El restaurante Eno abre sus puertas para ofrecer un menú saludable creado por el chef Enrique Olvera, en el icónico edificio del arquitecto David Chipperfield.

El Restaurante Eno es una lonchería saludable.

 

El reconocido chef mexicano Enrique Olvera, quien se posicionó en el lugar número 13 de los 50 mejores restaurantes del mundo, según The World’s 50 Best Restaurants, con su restaurante Pujol, ahora abre un nuevo local de su cadena de cafeterías eno en el Museo Jumex en Polanco.

Enrique Olvera estudió en el Culinary Institute of America, en Nueva York. En el año 2000 inauguró Pujol en la ciudad de México, un restaurante situado en el lugar 13 entre los 50 mejores restaurantes del mundo y el tercer en Latinoamérica, de acuerdo con la lista de San Pellegrino. En 2012 había sido clasificado en el lugar 36 en el mundo.

La propuesta gastronómica de Enrique Olvera se ha definido la sutileza en la elección de ingredientes y la construcción de sabores, así como en una dinámica de evolución constante y honda exploración en el potencial culinario de México. Olvera es el genio detrás de un enfoque personal con el que indaga y crea a partir del universo de ingredientes que ofrece México, sin dejar de experimentar con técnicas de la cocina contemporánea siempre con audacia e imaginación.

El Museo, así como la Fundación, han otorgado un espacio a la cadena de Olvera en este icónico museo que confía en la propuesta saludable que Eno maneja en su menú, con ingredientes de temporada, sugiriéndose una fusión entre gastronomía y el aspecto artístico del recinto.

Para la gente de Jumex Eno sigue los patrones ya establecidos y pone a disposición del público una lonchería y cafetería que maneja productos locales y sin intermediarios, cumpliendo una función social como empresa, además de otorgar frescura natural, sin conservadores o químicos de crecimiento.

Esto supone un respiro a la oferta común que se halla en las plazas comerciales, y se tiene una versión de comida rápida pero saludable. Asimismo se tiene un área de esparcimiento, donde puedes combinar la lectura con excepcionales platos, sencillos en su concepción, pero con bastantes nutrientes.

La oportunidad de conocer ese nuevo establecimiento y el arte contemporáneo que ofrece la Fundación Jumex, donde ambas marcas son garantía de calidad culinaria y cultural. Eno se erige en el reciento cultural desplantado sobre un terreno de forma triangular que se distingue por una sobre volumetría y envolvente escalonada; esta ubicado en avenida Miguel de Cervantes Saavedra, en las vías que integran el Parque Lineal y Plaza Carso, a un costado del Teatro Cervantes y el Museo Soumaya.

 

El carácter objetual y escultórico de los edificios adyacentes se alinea con la masa proporcionada y envuelta por paneles de concreto y cantera blanca. Esta matriz estructural genera un ritmo constante que imprime un efecto casi monolítico al edificio. El edificio voltea, con distintas fachadas, tanto a la nueva plaza como a la calle, detrás del centro comercial Antara. El ingreso desde una terraza exterior elevada, ya sea por una prolongada rampa o por una escalara que conecta con Plaza Carso, se relaciona con un gran vestíbulo hacia la galería del foyer.

La colección y su fundación es parte del repertorio de museos diseñados e intervenidos por David Chipperfield, desde el River & Rowing Museum en Henley-on-Thames, el Neues Museum en Berlín, el Figge Art Museum en Davenport, el Museum of Modern Literature de Marbach, el Design Museum de Londres, hasta la Turner Contemporary de Kent.

Eno Restaurante del Museo Jumex

¿Dónde? Miguel de Cervantes Saavedra 303, colonia Granada en la CDMX.

¿Cuándo? Lunes a viernes: 7AM – 10PM Sábados: 9AM – 10PM Domingos: 9AM – 5PM

¿Cuánto? $150-$450

+52(55) 4431 5994

Web // Facebook // Twitter // Instagram

Gotan, el sabor del barrio argentino en el corazón de la ciudad
MXCity
Gotan tiene los mejores cortes, empanadas, pastas, ensaladas y recetas únicas creadas a partir de comida casera argentina, además de las mejores historias de sus anfitriones.

Gotan es un lugar con una pasión histórica.

 

Si repites muchas veces la palabra “Gotan” podrás descubrir el tinte de genialidad que caracteriza a este restaurante. Si ya sabes cómo interpretarlo, podrás darte cuenta de la inspiración de este hermoso restaurante bar de comida argentina de barrio, que desde 1998 años ha tenido un solo objetivo: hacer cocina casera siguiendo las recetas de la abuela, y de otras familias de la comunidad argentina.

Gotan (Tango al revés) comenzó como un puesto de lámina ubicado en las inmediaciones de Plaza de la República, siendo un “restaurante itinerante” al que poco a poco se le fueron incorporando cortes, ensalada y pasta. A este atractivo social, se le suma una cocinera argentina, Viviana y Juan Carlos, el chef de Gotan, que no sólo han creado uno de los mejores lugares para gozar de la comida ítalo-argentina, donde es posible sentir una gran afabilidad, degustar la increíble atención y sobre todo, dejarse conquistar por su exquisito sentido del humor e historia.

Viviana salió huyendo de la dictadura argentina a los 14 años, viajando por Europa y luego llegando a México donde terminó de enamorarse de su historia, de Monte Albán José Alfredo, Javier Solís y su esposo Juan, la otra mitad de Gotan; con quien emprendió un negocio de comida argentina en la calle, luego de que Juan perdiera su empleo. Cuando tuvieron oportunidad fueron seis meses a la Patagonia a de los asados del campo del padre de Viviana, las empanadas, el chimichurri y las ensaladas.

 

La remodelación de Plaza de la República provocó que el puesto ambulante evolucionara a restaurante establecido en un local de la colonia Tabacalera donde había empanadas, lasagna o una costilla con ensalada, a precios muy accesibles y con los platillos sencillos de la cocina argentina de casa, donde se alimentaban políticos, periodistas, empresarios, viajeros y los albañiles de las muchas obras de construcción de Reforma.

Las pastas son elaboradas en casa y no podemos dejar de lado la parrilla y los cortes, el bife de chorizo, la entraña y el asado de tira se degustan con una combinación de hierbas convertidas en ceniza, la magia la ejecuta un ahumador que el padre de Viviana usaba en la pradera argentina para cocinar su carne.

 

Desde 2015 Gotan abrió su segunda sucursal en el Centro Histórico, con un menú exquisito de empanadas,  ensaladas, guarniciones, milanesas argentinas, pastas, cortes y postres. Las empanadas son una delicia crujiente, hecha con masa libre de conservadores y con un relleno de carne molida de res con especias argentinas y pasas maceradas, típico de las ciudades argentinas, o la clásica de espinaca con queso.

Gotan está unos pasos de la Alameda, es un lugar precioso, confortable, un lugar para concentrarse en la comida y nada más. Es un sitio para visitar en familia y ser tratado como familia del restaurante. Los meseros son cálidos, el ambiente es genial, puedes disfrutar de la barra abierta para ver lo cómo preparan la carne, y le ponen la sal negra con hierbas y otros ingredientes naturales, exclusiva del Gotan.

 

El especial de septiembre fue ravioles en nogada, un platillo exquisito de principio a fin. La receta es la del chile en nogada dulce, pero el chile verde es sustituido por el raviol en salsa con un relleno de carne molida: un sabor espectacular. A esto le sigue el término medio del costillar a la parrilla, con el sabor más puro de la carne en su jugo.

El postre de la casa es una receta ítalo-argentina, llamado La Nonna, (Abuela en italiano) una tartaleta de mascarpone hecho en casa con mousse de limón, almendras tostadas, caramelo y confit de naranja. Puede acompañarse de un delicioso café, una copa de vino o un flan de gorgonzola con helado de chocolate y almendras.

Gotan es al barrio argentino en el corazón de la CDMX.

Gotan Restaurante Bar

¿Dónde? Revillagigedo 18, Centro

¿Cuándo? Lunes a Jueves – 13 a 23 hrs /  Viernes y Sábado – 13 a 00 hrs   

¿Cuánto? $250-$450

5 restaurantes mexicanos para celebrar el 16 de Septiembre
MXCity
Los restaurantes con sabor y temática 100% mexicana, también ponen el nombre de la gastronomía del país entre los mejores del mundo.

Alta cocina para celebrar el mes patrio.

 

Nuestra cocina representa riqueza, intensidad y color, igual que nuestra cultura. México le ha aportado al mundo el sabor de productos que han cambiado la gastronomía mundial. Tan solo el maíz y todos sus derivados es una fuente inmensa de sabor. Además del frijol, chile, aguacate, vainilla, cacao, jitomate, calabaza, chayote, zapote, mamey, papaya, guayaba, nopal, tabaco (compartiendo el origen con otros países de América) y el guajolote.​

La base de la cocina mexicana actual deriva de la cocina prehispánica, con un uso preponderante del maíz, frijol, chile, jitomate, tomatillo, calabaza, aguacate, cacao, cacahuate, amaranto, vainilla, nopal, agave, cactáceas, hierbas y condimentos (epazote, hoja santa, pápalo, quelites), diversas aves como el guajolote y variedad de mamíferos, peces e insectos. ¿Qué otra cosa podemos pedir?

Es por eso, que para celebrar esta diversidad de sabores, te traemos a los mejores chefs mexicanos del momento, que le aportan pasión a este mes patrio y que todos podemos saborear.

 

El Tajín

Miguel Ángel de Quevedo 687, Cuadrante De San Francisco.

El Tajín fue fundado en 1993 por Alicia Gironella y Giorgio De’ Angeli, talentos en la cocina mexicana. El nombre fue elegido por ser un nombre sumamente representativo de la región de Veracruz y así estar en sincronía con el Centro Cultural Veracruzano. Este restaurante tiene la mejor cocina mexicana con recetas e ingredientes tradicionales lleno de sabores auténticos, reflejando la admiración por las raíces y manteniendo un balance entre sabores antiguos y actuales. Con técnicas bien logradas tenemos un interés latente por satisfacer los gustos de los comensales.

El Tajín

Teléfono: 5659 5759

 

Pujol

Calle Tennyson 133, Polanco.

Enrique Olvera abrió Pujol en la ciudad de México en el 2000. Su cocina siempre está transformándose; abreva ideas de aquí y de allá, reinterpreta y evoluciona, pero tiene las raíces puestas en los ingredientes y las técnicas mexicanas de todos los tiempos. Pujol es el nombre al que recurra cualquier persona que se llame amante de la gastronomía, pero aún más importante, es motivo de orgullo para todo mexicano.

Enrique, junto con Alex Bremont y Pancho Ibáñez, son los responsables de darle vida a la reputación que hace de Pujol una eminencia cuando en la comida mexicana.

Pujol

Teléfono: 5203 6041

 

Nicos

Av. Cuitláhuac 3102, Clavería.

Después de más de cinco décadas ininterrumpidas de ofrecer tradición, calidad y buenos momentos, el restaurante Nicos reitera su compromiso de dar lo mejor de nuestra tierra apoyando a pequeños productores de México. Nicos se ha comprometido a llevar la tradicional gastronomía mexicana al plato de cada una de las personas que lo visita. Este delicioso restaurante fue reconocido en el 2015 en la lista Acqua Panna y San Peregrino Latin America’s World’s 50 Best Restaurants con el lugar número 37, pero eso no cambió la esencia del lugar, ya que Vázquez asegura tener como intención única preservar, sin pretensiones, la comida familiar mexicana.

Nicos

Teléfono: 5396 7090

 

Quintonil

Newton 55, Polanco.

Quintonil abrió con su esposa Alejandra Flores en el 2012, en Polanco. Desde el 2015, ha sido un constante en la lista de Acqua Panna y San Pellegrino World’s 50 Best Restaurants, en la cual ha sido reconocido el sitio 22. De la misma manera, ha sido aclamado junto con los chefs Mauro Colagreco y Virgilio Martínez, por haber comenzado, en el 2014, la iniciativa Orígenes, que tiene como propósito recuperar y preservar productos, técnicas y costumbres gastronómicas de pequeñas comunidades en Latinoamérica.

Quintonil 

Teléfono: 5280 2080.

 

Dulce Patria

Anatole France 100, Polanco.

El carácter festivo de Dulce Patria nos invita a degustar maravillosos cebiches, tostadas, guisados coloridos, gaseosas mexicanas, aguas frescas coronadas con flores, gelatinas decorativas, panes con especias, servidos en una mezcla especial de porcelana y peltre azul, tan azul como el cosmos repleto de estrellas luminosas y deliciosas al paladar.

Los arreglos florales de Dulce Patria incluyen nopales, como un guiño al escudo nacional y a la identidad que con él comparte nuestra gran cocina. Dulce Patria ofrece una experiencia vívida a través de los sabores que todos conocemos y por eso amamos tanto, los cuales nos hacen reflexionar que la patria también es dulce.

Dulce Patria

Teléfono: 3300 3999

Estos son los pozoles más exóticos de la ciudad
Mariana Gaxiola
El pozole: ese delicioso platillo mexicano que puede comerse a cualquier hora del día y en cualquier temporada del año.
pozole

¿Verde, rojo o blanco? ¿De lengua, langosta o erizo? Estos lugares te dejarán anonadado con sus originales pozoles.

 

Pensar en la cocina casera de México es también pensar en pozole. Se trata de un término que nace del náhuatl pozolli, que significa “hervido” o “espumoso”. Y es que este cuasi caldo que se elabora con granos de maíz gusta por sus sabores tradicionales y su riquísima consistencia.

Los ingredientes varían según la región, pero por lo general destacan aquellos platos donde flotan trozos de cerdo y pollo. Lo cierto es que la receta data de la época prehispánica, pero como todo, ésta ha evolucionado gracias a la exploración de técnicas y sabores que los chefs se atreven a intentar en sus cocinas.

Desde luego la receta original es una de las más queridas en las casas mexicanas. Pero también conviene visitar restaurantes diferentes que se dan a la tarea de experimentar con el concepto del pozole, pues aunque se trata de una reinvención, no deja a un lado esa entrañable sazón que todo paladar agradece. Aquí algunos geniales lugares para probar pozoles exóticos en la ciudad:

 

Dulce Patria
dulce patria

Este restaurante, que corre a cargo de la chef Martha Ortiz, se define como alta cocina mexicana. Todos sus platillos son coloridos y extravagantes en presentación. Pero el valor intrínseco de ellos radica en el sabor. Uno de los que vale la pena probar es el pozole. El de aquí es de mariscos, imagina el tradicional pozole rojo con trozos de langosta. Se trata de un deleite gastronómico inolvidable.

Dirección: Anatole France 100, col. Polanco.

Teléfono: 3300 3999.

Página web

 

El Pozole de Moctezuma
pozole

El de aquí es verde, al estilo guerrerense. Le ponen pipián para que tome un sabor distinto y lleno de tradición milenaria. Los precios son muy accesibles, y lo interesante es que está la opción de añadirle ingredientes poco convencionales, como sardina y huevo crudo. Es importante mencionar que no abren todos los días, y se ubica en un departamento.

Dirección: Moctezuma 12, col. Guerrero.

Teléfono: 5526 6918.

Facebook

 

Chapulín
pozole

Este espacio ofrece platos tradicionales de México, específicamente de Oaxaca. El pozole es espectacular. Lo hacen verde, con rábanos y granos de maíz. Lo diferente es que el caldo lo hacen a base de carne de conejo, lo cual le da un toque distinto y vibrante.

Dirección: Campos Elíseos 218, col. Polanco.

Teléfono: 5327 7700.

Página web

 

Quintonil
pozole

Es un restaurante de decoración minimalista, en cuya cocina se preparan platillos contemporáneos y muy mexicanos. Sin duda su pozole es uno de los más excéntricos y llamativos de todos, pues el ingrediente principal es erizo. Lo mejor es que no pierde la sazón del tradicional pozole, pero al mismo tiempo constituye una opción diferente y original para comer este fantástico platillo nacional.

Dirección: Newton 55, col. Polanco.

Teléfono: 5280 1660.

Página web

 

Casa Licha
pozole

Se trata de un lugar reconocido, que deja a sus clientes satisfechos por sus increíbles pozoles. Cabe mencionar que solamente abren los fines de semana, pero la espera vale totalmente la pena. Lo recomendable es ordenar el blanco, con chicharrón y calabaza. Suena básico, pero lo cierto es que cuenta con sabores espléndidos que te harán querer regresar cada fin.

Dirección: Calle Sur 69 A, col. Justo Sierra.

Teléfono: 5539 1325.

Facebook

 

Nudo Negro
pozole

Lo bueno de este lugar es que no se encasilla cuando de estilo gastronómico se trata. Busca encontrar fusiones entre platillos internacionales y mexicanos. Prueba de esto es su pozole, que en realidad son dumplings. Estos trozos de masa están rellenos con un tradicional pozole. Resulta interesante tanto la experiencia como el sabor.

Dirección: Zacateas 139, col. Roma.

Teléfono: 5564 5281.

Página web

 

Los Tolucospozole

Sin duda uno de los mejores pozoles que ofrece esta ciudad. Lo genial del restaurante es que tú decides qué ingredientes añadirle al tradicional caldo. Aventúrate con la lengua, la trompa o la oreja.

Dirección: Calle Juan Hernández y Dávalos 40, col. Algarín.

Teléfono: 5440 3318.

Facebook