Arte y Cultura
Sobre el claustro de la poetisa Sor Juana Inés de la Cruz
MXCity
El convento de San Jerónimo estaba compuesto por un colegio de niñas –donde se enseñaban ciencias humanas y religiosas, música, baile y teatro–, cuatro grandes claustros –uno más grande que los tres– y una iglesia.

Pese a que existen escasos registros históricos acerca de la presencia femenina en la literatura y política a lo largo de la evolución del ser humano, se poseen unas cuantas obras –aunque no suficientes– que liberan un destello de ingenio del ánima. Podrán venirse a la mente obras de Madame de La Fayette, George Sand, Olimpia de Gouge, Mary Wallstonecraft y Simone de Beauvoir, de personajes internacionales que se encargaron de rebelarse contra la costumbre de ser mujeres “a secas”.

En México, por otro lado, quizá cuesta trabajo traer a la mente personajes femeninos que se atrevieran a retar a la normalidad cultural. Sin embargo hemos contado –y contamos aún– con mujeres extraordinarias que trascendieron la eternidad gracias a su sensibilidad al wit. Entre ellas Sor Juana Inés de la Cruz, también conocida como Juana Ramírez de Asbaje, la Décima Musa o la Fénix de México.

Pese a que se desconoce la fecha exacta de su nacimiento –e inclusive deceso–, se sabe que fue hija de Pedro Manuel de Asbaje y Vargas Machuca, un militar español oriundo de la provincia vasca de Guipúzcoa, y de Isabel Ramírez, quien poseía orígenes andaluces. La unión de sus padres realmente no fue duradera, pues el capitán Asbaje desapareció de la vida de Isabel Ramírez y de sus tres hijas. Con el tiempo, Isabel Ramírez se unió con otro capitán, Diego Ruiz Lozano, con quien procreó otros hijos: Diego, Antonia e Inés. En ninguno de los casos ella se llegó a casar con alguno de los padres de sus hijos. 

Esta ilegitimidad provocó que Sor Juana viviera en la hacienda Panoaya, en Amecameca, en el Estado de México, con sus abuelos maternos. Allí no sólo aprendió a hablar náhuatl con los esclavos, también a sembrar trigo y maíz; mientras tanto su hermana mayor le enseñó, a escondidas de su madre, a leer y a escribir cuando Juana tan sólo tenía tres años de edad. En esa época ella aprendió todo lo que era conocido en su época; e inclusive intentó convencer a su madre de que la enviase a la universidad disfrazada de hombre. Se dice que, en caso que no hubiese aprendido correctamente una lección, ella se cortaba un pedazo de su propio cabello.

5984140738_7077af7b8c_b

Eventualmente, ella, entrando a la adolescencia, se mudó a la ciudad de México. Primero llegó a casa de su tía María, aprendiendo de labores femeninas y gramática latina. Eventualmente ingresó a la Corte Virreinal del 25º virrey, Antonio Sebastián de Toledo, marqués de Mancera; donde la virreina, Leonor de Carreto, se convirtió en una de sus más importantes e influyentes mecenas. Para ese entonces, Juana ya era conocida su inteligencia y su sagacidad.

En 1668, Juana entró como novicia al convento de San Jerónimo, de las hijas de Santa Paula, cambiando su nombre por Sor Juana Inés de la Cruz. Si bien su salida de la corte se atribuyó a una decepción amorosa, ella siempre defendió la idea que sólo la vida monástica podría permitirle dedicarse a los estudios intelectuales. Fue así que el convento de San Jerónimo, la actual Universidad del Claustro de Sor Juana, se convirtió en el hogar de la nueva novicia para el resto de sus días –aproximadamente 27 años–. Durante estos años, Sor Juana convivió con los marqueses de Mancera –antiguos virreyes–, compartiendo sus obras poéticas con ellos; como por ejemplo  Amor es más laberinto y Los empeños de una casa y una serie de autos sacramentales concebidos para representarse en la corte.

Se ha llegado a decir que el convento se construyó el 29 de septiembre de 1585, día de San Miguel Arcángel y víspera de San Jerónimo. Aquí, con fincas adaptadas para un monasterio, sólo se admitían españolas y criollas con el dinero suficiente para cubrir la dote que se exigía; sin embargo había quienes fueron aceptadas en calidad de huérfanas  respaldadas por las obras pías impuestas a favor de San Jerónimo, otras, por sus habilidades musicales, artísticas o manuales.

El convento de San Jerónimo estaba compuesto por un colegio de niñas –donde se enseñaban ciencias humanas y religiosas, música, baile y teatro–, cuatro grandes claustros –uno más grande que los tres– y una iglesia. Por lo que, pese a todo, Sor Juana logró no sólo adaptarse a las exigencias del convento, si no sobresalir de manera extraordinaria con su ejercicio religioso en la escritura y en la administración del convento –pues fue la contadora durante nueve años–. Inclusive se cree que solían pagarle por la creación de sus villancicos.

Para 1692 y 1693, se producen unas serie de rebeliones en el norte del vierreinato, el vulgo asalta al Real Palacio y las epidemias azotan a la población novohispana –una de las cuales afecta a Sor Juana–. En 1693, ella deja de escribir para dedicarse más a labores religiosas. Las causas se atribuyen a una dedicación a temas sobrenaturales y entrega mística a Jesucristo; otras, a una conspiración tramada en su contra en la que fue condenada a dejar de escribir. Los datos no son concluyentes en la actualidad. Inclusive se teme que su muerte fue obligada por Núñez de Miranda, su confesor, para deshacerse de su biblioteca y colección de instrumentos musicales y científicos.

ls

Finalmente, en 1695, Sor Juana cayó enferma por una epidemia dando su último respiro el 17 de abril, a sus 43 años de edad. Fue enterrada el mismo día en el recinto con la asistencia oratoria de Carlos de Sigüenza y Góngora. No fue hasta 1978, después de que el convento fuera un cuartel y hospital militar, fraccionada y vendida a particulares para formar talleres, bodegas, estacionamientos y viviendas, que se descubrieron los supuestos restos de Sor Juana Inés de la Cruz. Desde entonces, principalmente desde 1982, el recinto se convirtió en la Universidad del Claustro de Sor Juana, haciéndose cargo de la restauración y mantenimiento del exconvento de San Jerónimo –actual inmueble de la Nación–.

5 museos interactivos para recorrer estas vacaciones
MXCity
En MXCity nos apasionan los museos, la historia y las artes en todas sus formas y variedades. También nos gusta sentirnos cómodos y divertirnos en los recorridos interactivos que tienen los museos para sus visitantes más pequeños.

Museos interactivos en la CDMX.

 

La Ciudad de México es increíble. Es una urbe descomunal en la que viven veinte millones de personas, todos con historias que contar, sus propios restos arqueológicos como herencia y habitando en edificios que nos recuerdan un pasado glorioso y un futuro que pinta prometedor para los ciudadanos. En los museos se preservan piezas que nos hacen dar cuenta de nuestra historia y en la ciudad, tenemos museos para presumir.

Sabemos que la ciudad cuenta con un muchos museos y todos ellos son de gran valor cultural y de mucha importancia para reconocer el legado de nuestra ciudad. Hay algunos museos que todo capitalino debería visitar por lo menos una vez en su vida, tales como el Museo Nacional de Antropología, el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo del Castillo de Chapultepec, el templo mayor. Pero hay otros museos que deberíamos visitar para alimentar nuestra curiosidad y recorrer todos los demás museos que existen en la cdmx.

Estos cinco museos son de lo más distintivo, son museos novedosos y lo mejor de todo son interactivos, es decir que puedes tocar, hablar, moverte y aprender jugando. De este modo evitaremos el regaño de nuestros de los vigilantes. O si estás buscando algo divertido, económico y cultural, para hacer este verano, visita, MXCity te lleva a un recorrido por estos interesantes recintos:

 

Futura CDMX

San Jerónimo s/n, Centro, 06000, CMDX

En Futura CDMX, Centro Interactivo se exhibe la transformación urbanística de esta gran ciudad. Ubicado en pleno corazón capitalino, cuenta con 2 mil metros cuadrados equipados con la tecnología más avanzada. Este asombroso espacio tiene 150 metros cuadrados y la Gran Maqueta de la Ciudad de México, es una de las representaciones urbanísticas más grandes del mundo. Para elaborarla se requirieron más de 70 personas.

Cuenta con dos gradas con capacidad para 240 visitantes, proyectores de alta definición y un sistema especial de audio que dan vida a una espectacular inmersión audiovisual. Sobre ella se proyecta un mapping audiovisual que muestra la asombrosa transformación de la capital mexicana. Un impresionante espectáculo que reflexiona sobre el pasado, el presente y el futuro de la ciudad.

 

Museo de la Luz

San Ildefonso 43, Centro México, 06020.

Desde la teoría del color, extracción de pigmentos, pasando por la luz de las estrellas en el firmamento, hasta una sala interactiva con espejos que deforman la imagen,

el museo ofrece un aprendizaje vivencial para niños. También hay un espacio dedicado a las ilusiones ópticas que pone a jugar a personas de todas las edades. Además el museo cuenta con un sustancioso cineclub, da conferencias, talleres, cursos de verano y visitas nocturnas el último miércoles de cada mes. Todas las salas cuentan con opción de lectura en braille.

 

Museo de Ripley

Londres 4, Juárez, CDMX.

Este museo interactivo es fuera de serie. Aquí puedes encontrar personajes como el hombre más alto del mundo y el más gordo. Una replica de la Mona Lisa hecha con pan tostado, un pedazo del Muro de Berlín, un estuche antivampiros con crucifijo, un vestido hecho con cabello humano… Y lo más impresionante del museo: su túnel giratorio con un festín de color. La ilusión óptica es muy divertida.

 

Planetario Luis Enrique Erro

Unidad Profesional Adolfo López Mateos, Wilfrido Massieu s/n, Zacatenco, CDMX.

Este recinto cuenta con un museo y un domo de inmersión digital. Sólo se puede visitar con un recorrido guiado, lo que hace más enriquecedora la experiencia, ya que los comentarios de los guías explican y complementan el montaje interactivo de cada una de las salas. Algunas de las cosas que verás son modelos a escala de naves espaciales, conocerás al equipo de astronautas que visitó la luna por primera vez y hasta podrás experimentar lo difícil que es manipular herramientas al usar un traje espacial. También hay maquetas de los planetas y algunas piezas originales de naves espaciales donadas por Rusia y EU.

 

Museo Herdez

Seminario 18, Centro, 06060, CDMX.

Este Museo Galería Nuestra Cocina Duque de Herdez promueve la difusión de la historia de la cocina mexicana. Aquí podemos observar la evolución y preservación de la cultura alimentaria y su influencia en las tradiciones, costumbres e identidad de los mexicanos. La visita al museo es interactiva debido a que cada sala está dotada con juegos que brindan información de cómo se conservaba la comida en las diferentes épocas o la importancia de los ingredientes a lo largo de la historia.

 

Museo Interactivo de Economía (MIDE)

Calle de Tacuba 17, Centro Histórico, Centro, 06000, CDMX.

Este es el primer museo del mundo dedicado a hablar sobre el dinero, con temas sobre cómo manejar tus finanzas en la vida diaria, cómo comprar, vender y cómo no endeudarte. El museo tiene información básica para que desde pequeños tomemos sobre nuestra forma de administrar el dinero. Hay un recorrido por la historia de los bancos, la fábrica de billetes, el área de numismática, exhibiciones permanentes así como cursos y diplomados para comprender que al final todos jugamos el mismo juego.

 

 

Fuente de fotografía de portada: El Universal

 

Propuestas de rescate de la sublime área del Panteón Francés
MXCity
Mira esta galería de propuestas de intervención arquitectónica que se hicieron para el Panteón Francés y sus alrededores.

Propuestas de remodelación de la ciudad.

 

Es importante valorar los viejos edificios, los cementerios y antigüedades de la CDMX. No cabe duda de ello. Es un hecho que hay que hacerlo y con ello crear más espacios verdes para combatir la contaminación creciente, en una crecimiento ciudad que se ha comido edificios antiguos, cementerios y antigüedades, y con ello, se pierde la memoria e historia de nuestra gran ciudad.

 

 

 

 

 

Los arquitectos y amantes de la arquitectura saben bien que resguardan espacios tan disimiles, como un cementerio, equivale a resguardar monumentos funerarios que reflejan ejemplos de estilos arquitectónicos del pasado. Tomemos por ejemplo, el panteón Francés: resguarda esculturas y capillas firmadas por autores como Antonio Rivas Mercado, Octavio Adolfo Ponzanelli y César Navari; así como estilos que van del neogótico y neoclásico, al neorrománico, art nouveau y art déco.

Este vista al pasado, aparentemente sepultado, nos incita a descubrir viejos documentos históricos, a repensar nuestra historia y pasado, en fin, darle una nueva visión urbana a nuestra ciudad.

 

 

Esta es la visión de estas propuestas que pretenden rescatar la zona del Centro-Médico-Panteón Francés-Parque Delta, con un concurso de Arquitectura Intervención Urbana, donde se reta a los participantes a (re)diseñar una rambla para mejorar la movilidad y el espacio público en el área del Panteón Francés de la CDMX.

El objetivo del concurso consistía en proponer una solución estética a las bardas norte, sur y poniente del Panteón Francés, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc de la CDMX. Fueron 3 propuestas las que recibieron los máximos reconocimientos de este concurso fue abierto a todos los estudiantes, pasantes y titulados a las áreas vinculadas a la arquitectura, diseño, urbanismo, arquitectura del paisaje y carreras afines.

 

 

Además se propuso crear una propuesta de intervención urbana diseñando una rambla que una al hospital Centro Médico Nacional Siglo XXI y la estación del Metro del mismo nombre, así como la banqueta poniente del Panteón Francés, hasta el Centro comercial Parque Delta.

Aparte los participantes debían proponer una solución estética a las bardas norte, sur y poniente del Panteón Francés, e integrar 10 locales comerciales, para generar una vista atractiva. Los diseños también debían de incorporar el equipamiento para la recuperación del espacio urbano, como bancas, acceso a bicicletas y arbolado.

 

 

Los proyectos integran también la iluminación y ventilación natural del edificio, terrazas, áreas comunes en la planta baja, como cafetería, centro de lavado, gimnasio y un estacionamiento para bicicletas. El acceso al edificio es independiente al panteón. El segundo edificio se divide en dos sectores: uno, para servicios funerarios, donde haya cuatro velatorios, cafetería, estancia para los familiares y espacio para depositar cenizas. El segundo sector consiste en una capilla.

La convocatoria recibió más de 200 proyectos, con participaciones nacionales y extranjeras, que proponían generar un espacio de tránsito peatonal de calidad, con un diseño arquitectónico adecuado para fortalecer el lenguaje contemporáneo, moderno e histórico de la zona.

 

 

El premio de primer lugar se lo llevó Víctor Cruz López, que recibió 60,000 pesos y un reconocimiento de la Escuela Digital. El segundo lugar se otorgó al equipo conformado por Alberto Cruz Carbajal, Carlos Reyes Ayala, Dulce Amparo Juárez González y Víctor García Ramírez; y el tercer lugar lo obtuvo la colaboración entre Norma Verónica Mendoza Ávila, Israel Hernández Pérez, Francisco Xavier Quezada Figueroa y Eduardo Botello García.

Te dejamos con la galería de intervenciones arquitectónicas de este concurso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Damasco 63, proyecto escénico de la UNAM en la Santa María la Rivera
MXCity
Damasco 63 es un recorrido por una historia peculiar que surge en un pequeño taller de zapatos, y que puedes tomar gratis en la Santa María la Rivera.

Un proyecto artístico que recorre la historia del zapato en la ciudad.

 

“Una casa viene al mundo, no cuando la acaban de edificar, sino cuando empiezan a habitarla. Una casa vive únicamente de hombres, como una tumba. Todos han partido de la casa, en realidad, pero todos se han quedado en verdad. Y no es el recuerdo de ellos lo que queda, sino ellos mismos.

Y no es tampoco que ellos queden en la casa, sino que continúan por la casa. Las funciones y los actos se van de la casa en tren o en avión o a caballo, a pie o arrastrándose. Lo que continúa en la casa es el órgano, el agente en gerundio y en círculo.

Los pasos se han ido, los besos, los perdones, los crímenes. Lo que continúa en la casa es el pie, los labios, los ojos, el corazón. Las negaciones y las afirmaciones, el bien y el mal, se han dispersado. Lo que continúa en la casa, es el sujeto del acto.”

 

 

 

Con estas palabras de César Vallejo, la UNAM ofrece un proyecto escénico que se llevará a cabo en calles y espacios de Santa María la Ribera. Este increíble proyecto consiste en realizar recorridos narrados relacionados con la historia de los talleres de zapateros que existieron durante los años cincuenta en la Ciudad de México, donde la producción de objetos se realizaba de manera artesanal, familiar y casi personal.

La pieza documenta un taller de zapatos ubicado en la calle Damasco 63, en la colonia Romero Rubio, acerca del cual también se abordan los vínculos entre personas y objetos. Éste fue el hogar de una familia que trabajó en la fabricación de calzado y la talabartería durante 40 años.

 

 

 

Esta pieza explora la idea de la casa familiar de la infancia, particularmente en situación de derrumbe. El espacio, su historia, sus habitantes –y en especial los objetos recuperados– son las piezas que se articulan en este mecanismo escénico, creando una memoria un tanto distorsionada del pasado con resonancias en el presente.

Damasco 63 invita al visitante a la privacidad de una casa, a observar algunas peculiaridades de la familia que la habitó y, principalmente, da cuenta de la profunda huella que las personas dejan en los objetos, de la fragilidad humana impresa en un pedazo de cuero.

 

 

 

El espectador hará un recorrido articulado a partir de objetos recuperados de la casa, y que dan cuenta de un universo suspendido en los escombros, como en un territorio de conflicto. También se aproximará a la delicada línea que une el espacio y sus habitantes, la intimidad de una casa, su deterioro, su derrumbe y su hipotética reconstrucción.

En esta iniciativa de La Liga Teatro Elástico, se tejen relaciones entre documentos del archivo familiar, como diapositivas y fotos de los años cincuenta, sesenta y setenta que descubre una pasión en común: el ciclismo y el equipo Pedal y Fibra, fundado en 1928, del cual formaron parte todos los varones, y alguna mujer audaz de la familia Serafín, familia de zapateros, durante tres generaciones.

 

 

 

Este es un proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, y una idea original y dirección de Jacqueline Serafín, con la dirección adjunta de Edson Martínez y en el elenco están, Claudia Landavazo; Jacqueline Serafín; y Edson Martínez. El zapato como hilo conductor del recorrido descubre un montaje, al que solo 15 asistentes afortunados por función pueden sumarse te encontrarás con historias muy personales. 

 

 

Recorrido Damasco 63

¿Dónde? punto de encuentro, el kiosco de Santa María la Ribera

¿Cuándo? sábados 15, 19 y 26 de diciembre enero de 2019; Domingos 9 y 16 de diciembre; 20 y 27 de enero de 2019, 18:00 hrs

Entrada libre 

Cupo limitado a 15 personas por recorrido

Sitio Web // Facebook // Twitter // Instagram

Nostalgia urbana: las mil aristas del México de Pedro Meyer (FOTOS)
MXCity
“La fotografía, igual que todo proceso artístico, se enriquece con la posibilidad de explorar.” -Pedro Meyer.

Un fotógrafo que ha planteado la estética fotográfica de toda una generación.

 

A Pedro Meyer se le conoce por muchas, imágenes, méritos y por un gran trabajo para hacer de la fotografía un arte. Fue el fundador y presidente del Consejo mexicano de fotografía y el organizador de los primeros tres Coloquios Latinoamericanos de Fotografía, además de ser reconocido en todo el mundo como un gran representante de la fotografía contemporánea.  

Además de su trabajo artístico y fotográfico, ha sido maestro en varias instituciones de prestigio así como curador, editor, fundador y director del portal web ZoneZero, el cual presenta el trabajo de más de mil fotógrafos de todo el mundo. También es el autor de los libros Tiempos de América, Espejo de espinas y Los cohetes duraron todo el día.

 

 

 

Su libro más reconocido es Verdades y Ficciones: Un Viaje de la fotografía documental a la digital, es cuál fue convertido a CD-ROM en 1995 por la editora Voyager, siendo uno de los pioneros en este tránsito digital. Seagull Press le publica en 2011, A Kind of Touching Beauty, una selección de fotografías de Estados Unidos obra de Pedro Meyer, las cuales acompañan una serie de ensayos del escritor y pensador francés Jean-Paul Sartre.

En 2008 quiso realizar la primera retrospectiva simultánea a nivel mundial. Constó de más de 60 exhibiciones en 17 países alrededor del mundo, cada una de ellas distinta de la otra, pues cada uno de los curadores eligió de entre un conjunto de 3000 imágenes,  (de un acervo de más de 450,000 imágenes y documentos), que devino en la creación del Archivo Pedro Meyer.

 

 

 

En el 2015 inicia actividades el FotoMuseo Cuatro Caminos, recinto cuyo objetivo es ser semillero de nuevas propuestas y reflexiones en el campo de la fotografía contemporánea. El espacio se constituirá como un centro expositivo y educativo.

Sin más, te dejamos la galería de uno de los fotógrafos más grandes y reconocidos del país.