Los túneles secretos de la CDMX, ¿leyenda o realidad?
MXCity
Existen muchas leyendas urbanas relacionadas a la Ciudad de México y quizás una de las más interesantes sea la que trata sobre supuestas redes de túneles que cruzan por debajo de ella

Foto: makeuponlineschool.com

Leyendas de los túneles secretos en la Ciudad de México como parte de una complicada red, ubicada en el Centro Histórico.

. . .

Cual si se tratase de la trama de una novela de suspenso o de un thriller cinematográfico con todo y teoría de conspiración incluida, hay una popular leyenda urbana que es conocida por muchos e indica que en algunas partes de la CDMX hay largos túneles que pasan por debajo de sus calles y que estos han sido utilizados a lo largo de los años en diversas ocasiones por aquellos que han sabido de su existencia y que además han conocido sus ubicaciones exactas.

Durante la primera parte de los años 1900, el periódico mexicano El Imparcial reveló datos acerca de la supuesta existencia que un túnel subterráneo secreto que conectaba al Castillo de Chapultepec con San Lázaro, lo cual casi de inmediato fue negado de manera rotunda por expertos en el tema y varios involucrados en el mismo. Con el tiempo, esta leyenda, más que haber sido borrada de la memoria colectiva, fue creciendo con una mayor fuerza y cada vez que se sigue mencionando son más los túneles de los cuales se habla.

Otra versión de la leyenda de los túneles en la Ciudad de México señala que algunos de ellos eran parte de una complicada red, ubicada en el Centro Histórico, que conectaba la calle de Brasil con la Catedral, el Palacio Nacional y el Palacio de Minería. Incluso ha habido rumores que afirman que la función principal de uno de esos túneles ?para ser más específicos, el de Palacio Nacional- era usarlo como vía de escape en caso de que el Presidente de México se encontrara en peligro.

También se han llegado a mencionar algunas historias de un túnel que va de la Plaza de Santo Domingo a la Catedral Metropolitana. Supuestamente, estas redes de túneles tendrían sus orígenes en la época de los Aztecas y otros serían construidos más adelante a partir de la llegada de los conquistadores españoles a la antigua Tenochtitlan.

Tuneles

Son muchos los historiadores que insisten en afirmar que no existe ninguna clase de túneles secretos debajo de la Ciudad de México; sin embargo, sí se ha aceptado que hay un túnel debajo de la Catedral que llega al Templo Mayor, siendo ese el único del cual se tenga conocimiento de su existencia.

Macario, seis detalles del libro que la película no nos contó
MXCity
Macario es la primera película mexicana nominada a un Oscar y se basa en un gran cuento leído por varias generaciones.

Foto destacada: cinemagavia

Macario es una de las películas mexicanas indispensables  para entender el Día de Muertos.

 

. . .

 

La clásica película mexicana del Día de Muertos es Macario. Se trata de una historia en blanco y negro donde la fantasía y el drama retratan, si acaso, las realidades y vicisitudes de un hombre que lo único que quiere es comerse un pavo el solo.

Tan famoso ha sido el filme a lo largo de los años, que pertenece a los que llevan a la gran pantalla narraciones que originalmente provienen de un libro ¿lo sabías? Y no sólo esto, el libro de Macario tiene muchos detalles que los realizadores de la película omitieron. Aquí te contamos algunos detalles del libro que no se ven en la película. 

 

Macario, la película multipremiada

 

 

Como muchas grandes adaptaciones de libros al cine, Macario fue un éxito no sólo en México, traspasó fronteras y quedó inscrita en la lista de las mejores películas mexicanas de todos los tiempos, fue incluso la primera película mexicana nominada al Premio Oscar a la Mejor Película Extranjera.

El filme fue estrenado en 1960, lo dirigió Roberto Gavaldón uno de los primeros grandes directores del cine de oro mexicano que además tuvo a lo largo de su carrera cinematográfica muchos reconocimientos; no obstante, Macario es quizá la más representativa, fue la que llevó a la fama internacional a Ignacio López Tarso, actor que encarna al protagonista de tan interesante historia.

 

 

Fue por Macario que López Tarso ganó en San Francisco, California, el Premio Golden Gate al mejor actor, pero no fue el único beneficiado, la fotografía de Gabriel Figueroa fue premiada en Cannes, y es que, sin lugar a duda, Macario es una gran historia cuyo origen es desconocido para muchos, los detalles que rodean al libro acentúan aún más lo interesante de este clásico.

 

Macario, el libro

 

 

En los últimos años, las pantallas grandes y chicas nos han mostrado historias espectaculares que provienen de largas sagas literarias, ocho o hasta doce libros (cada uno hasta de 700 páginas) tienen que ser adaptados a guiones y efectos especiales nunca imaginados; Macario es una gran excepción que nos llena de orgullo a los mexicanos? aunque el libro no fuera escrito por un mexicano.

Por más extraño que parezca es verdad, Macario es un cuento escrito por un alemán del cual no se sabe con certeza su vida; B. Traven es quien firma el libro Canasta de Cuentos Mexicanos, compendio de cuentos breves en el que fue publicado Macario junto con otras historias que se convirtieron en lectura obligatoria de las escuelas secundarias de los años ochenta y noventa.

 

 

Habría que notar (o reconocer) que de un breve cuento se creó una película sin igual, por supuesto, algunos ajustes fueron necesarios como lo requieren todos los casos que llevan la literatura al cine, por ejemplo, en la película, Macario tiene un encuentro con el Santo Oficio y sostiene una conversación con reclusos, esa parte no existe en el original; éste es sólo uno de otros detalles que la película no nos mostró.

 

 

El Día de Muertos

 

 

En la versión de Gavaldón la celebración del Día de Muertos contextualiza la historia donde la presencia de muerte es necesaria para desarrollar el argumento de la película; pero en el libro, el Día de Muertos sólo se menciona para explicar que Macario es leñador y que durante esa temporada la demanda de leña es más alta. Por cierto, la leña que carga López Tarso no es utilería, el director lo hizo cargar leña tan real como el cansancio que le generaba al entregado actor.

 

Diferencia de personajes

 

 

Si es o no necesario, o adecuado quitar, poner, o ajustar personajes, se lo dejamos a cada lector y espectador; nosotros les contamos que mientras que en la película los hijos de Macario son sólo cinco, en el libro se retrata una familia más acorde a la realidad de ese tiempo con 11 niños hambrientos. El panadero y el fabricante de velas no aparecen en el cuento de Traven, son desarrollados a partir de la alta demanda de leña de este par de oficios que sólo se mencionan. La muerte, que aparece casi como una coprotagonista, aparece como un esqueleto que lleva a cuestas una caja de madera.

 

El origen del pavo

 

 

Aun cuando el cuento es tan breve, la historia se desarrolla en más años de los que muestra la película, Macario se dedica a curar enfermos por mucho más tiempo amasando una muy significativa fortuna que le permite enviar a sus hijos a estudiar a París. Otro punto que no nos contó la película es que la esposa de Macario no se roba el pavo, ella ahorra durante tres años para hacerle semejante regalo a su marido.

 

La personalidad de Macario

 

 

Cuando se filma la película, Ignacio López Tarso tenía 35 años, el joven actor que además medía poco más del metro ochenta, dio vida a un Macario no era precisamente el del libro, donde el leñador que habla bajito tiene un interesante desarrollo de su personalidad sin dejar de ser un hombre siempre honorable y además muy inteligente. Y no es que la película nos muestre lo contrario, es que Traven destaca esa inteligencia y honorabilidad en al menos dos aspectos: sabe con quién hacer pactos (elige a la muerte desdeñando otras dos tentadoras ofertas) y a las personas que llevan a sus pacientes a curar les cobra los que ellos consideren.

 

Otra versión del indígena

 

 

Las omisiones o cambios que se deben hacer los realizadores de una película pueden modificar algunos aspectos de las historias originales, y aquí también sucedió. Algo que no nos cuenta la película de Gavaldón, es aquella otra versión del indígena que Traven vio de cerca durante los primeros años que vivió en México.

Resulta curioso que asociemos al charro y al peregrino con dios y el diablo, incluso la calavera, pero nunca se mencionan como tales y es que en la entraña de los pueblos originarios existen deidades con otros nombres y aspectos. En el cuento, Macario y su esposa contradicen la creencia popular de los indígenas como personas flojas y sin aspiraciones como se decía antes; ya que su esposa trabajó para comprar el pavo, y no buscó la salida fácil como robarlo. Macario, por su parte, al hacer un pacto con un hombre rico mantiene una relación de poder donde él gobierna sobre el otro.

 

 

Otros detalles como la muerte del protagonista y a quién dirige la famosa frase "hambre, hambre, si no he tenido otra cosa más en toda mi vida", los dejamos para ser descubiertos por los curiosos y así no arruinar ni el libro, que puedes adquirir en cualquier librería, ni la película que te dejamos aquí en su versión a todo color.

 

Dos películas que representarán a México en el Oscar y los Goya 2022
MXCity
Estas dos cintas están camino a ser las nuevas consagradas del cine mexicano y una de ellas aspira a llevarse un Oscar.

Foto destacada: The Macht Factory

Estas cintas reflejan un México poco explorado y multicultural pero de temáticas sociales complejas.

 

. . .

 

Las películas que representarán a México en los Premios Goya y Oscar en 2022, fueron dadas a conocer por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC). La AMACC es la única instancia reconocida para postular películas que representen a México en dichos premios, así que convoca a los productores de las películas mexicanas a participar en este proceso de selección.

La convocatoria estuvo abierta del 16 al 27 de agosto, quedando inscritas 5 películas para el Premio Goya: Danyka, de Michael Rowe; El diablo entre las piernas, de Arturo Ripstein; La visita, de Ana Mancera; Los lobos, de Samuel Isamu Kishi Leopo; y Selva trágica, de Yulene Olaizola.

 

 

Las 6 películas inscritas para el Premio Oscar fueron: El diablo entre las piernas, de Arturo Ripstein; Los lobos, de Samuel Isamu Kishi Leopo; Noche de fuego, de Tatiana Huezo; Selva trágica, de Yulene Olaizola; Sin señas particulares, de Fernanda Valadez; y Una película de policías, de Alonso Ruizpalacios.

Para optar por el Goya en la categoría de Mejor Película Iberoamericana, podían participar las películas mexicanas de largometraje cuyos diálogos base hayan sido rodados en una lengua oficial de nuestro país, al menos en un 51%, y que hayan sido estrenadas y exhibidas comercialmente en una sala cinematográfica en México.

 

 

Asimismo, las películas debieron atravesar un periodo mínimo de exhibición de siete días consecutivos para las películas de ficción y animación y de tres días consecutivos para las películas documentales, que genere ingresos para el productor y exhibidor entre el 1° de septiembre de 2020 y el 31 de julio de 2021. La duración mínima de la película será de 60 minutos en el caso de las películas de ficción y animación y de 70 minutos en el de las películas documentales.

Para esta edición la Academia de Cine de España mantuvo la aceptación de estrenos online para aquellas películas que se estrenaron en plataforma entre el 1° de septiembre de 2020 y el 31 de julio de 2021.

 

 

Para optar por el Oscar en la categoría de Mejor Película Internacional, podían participar las películas mexicanas de largometraje cuyos diálogos no deberán estar predominantemente (más del 50%) en inglés, y que hayan sido estrenadas y exhibidas comercialmente en una sala cinematográfica en México, durante un periodo mínimo de siete días consecutivos, que genere ingresos para el productor y exhibidor entre el 1° de enero y el 1° de octubre de 2021.

Así pues, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas decidió que la cinta de Tatiana Huezo, Noche de fuego siga el proceso para aspirar a un Oscar y Los Lobos de Samuel Kishi Leopo, para los Goya.

 

 

Los Lobos, Samuel Kishi Leopo

 

 

El anterior filme de Samuel Kishi Leopo (Guadalajara, 1984) se llama, Somos Mari Pepa (2013), retrataba una adolescencia tapatía que se quería rockera y terminaba convirtiéndose en un emotivo homenaje a la abuela.

En Los lobos, los personajes cruzan la frontera y viven la experiencia de la migración y la multiculturalidad. Gran parte de la historia ocurre en un pequeño departamento donde dos niños esperan que su madre regrese de trabajar. Samuel Kishi afirma que el origen de su segundo largometraje viene de su experiencia propia, cuando su madre se separó de su padre e hizo el viaje a Estados Unidos con él y su hermano.

 

 

Samuel Kishi filmó a las afueras de Alburquerque, Nuevo México, un sitio parecido al lugar donde vivió con su madre y hermano. Un territorio de calles solitarias, donde circulan los libertad las drogas, con migrantes que permanecen en sus habitaciones por el calor inclemente y el miedo a que los agarre migración; pero también donde se logra dar cierta solidaridad. Todos están solos y desde allí coinciden en una escéptica empatía con el resto del vecindario.

 

Tatiana Huezo, Noche de fuego

 

 

Se trata del primer filme de ficción de Tatian Huezo, del productor Nicolás Celis (Roma, 2018 y Pájaros de verano, 2018) que retrata la violencia de género y la problemática social que atraviesa el país desde hace muchos años.

A partir de la mirada de tres niñas, la película retrata la violencia radical que viven las mujeres en poblaciones pequeñas de México a causa de la guerra contra el narcotráfico. La cinta mexicana inicia su camino para que en la edición 94 de los Oscar tenga una nominación en una de las ternas más importantes de la noche y de la cual han estado nominadas en nueve distintas ocasiones películas mexicanas.

 

 

Asimismo, la directora Tatiana Huezo ya lleva un camino lleno de triunfos al ganar la Mención especial de Una cierta mirada en el pasado festival de Cannes y obtener el premio a la Mejor película de la sección Horizontes Latinos del Festival de Cine de San Sebastián.

La cinta ha sido altamente destacada por la crítica especializada quien quedó sorprendido por la mirada que la directora plantea ante la figura de las mujeres que crecen inmersas en un mundo de violencia y guerra contra el narcotráfico en México.

 

 

Esta cinta buscará obtener el segundo Oscar dentro de la categoría a Mejor película extranjera después de que Roma de Alfonso Cuarón se hiciera historia al ganarla por primera ocasión en el año 2019.

La elección de películas estuvo a cargo de un Comité de Elección, en el que participan los miembros Activos, Eméritos, Honorarios y Asociados (Nominados y Ganadores del Ariel). Así como los directores de películas que hayan representado a México en los Premios Oscar en ediciones anteriores.

 

 

El Comité de elección está integrado por 222 miembros, quienes del 21 de septiembre al 17 de octubre visionaron las películas inscritas, y del 9 al 17 de octubre realizaron la votación a través de una plataforma de voto electrónico desarrollada por la UNAM. Y los resultados finales son certificados ante notario público.

Cuentos de Gabilondo Soler, una crítica a los adultos y el capitalismo
MXCity
Gabilondo Soler se proyectó en sus dificultades infantiles, en las injusticias ante profesores, adultos y las grandes corporaciones.

Foto destacada: Mundo Sputnik

Francisco Gabilondo Soler tiene una extraña historia de cuando el grillito no podía cantar.

 

. . .

 

Conocido por generaciones, cada año más desconocido para las generaciones más recientes, Francisco Gabilondo Soler fue un gran compositor que legó a la infancia mexicana dulces cuentos melódicos, que escuchando con cuidado podrían ya parecernos raros; como aquella muñeca fea que al sentirse olvidada lloró, o la de la Negrita Cucurumbé que envidiaba a las conchitas por su pálido color.

En su momento, las letras de estas canciones no causaron ningún revuelo, fueron el encanto de los niños y éxito radiofónico en las que se entretejían otras historias, las de Cri-Cri, el personaje que permitió a Gabilondo Soler narrar las vicisitudes de su vida, historias donde se permitió criticar los horrores del trabajo, de la escuela y hasta del sistema que le estaba oprimiendo como compositor y padre de familia.

 

 

Gabilondo Soler

 

 

Francisco José Gabilondo Soler nació el 6 de octubre de 1907 en Orizaba Veracruz, fue un niño que, aunque no estimó la escuela, gozaba aprender idiomas, crear música desde los ritmos de la naturaleza y contar historias inspirado en las fábulas de Esopo, Julio Verne y Emilio Salgari, sus creaciones eran apoyadas por su abuela que le acompañaba con el piano y desde los diez años en la vida.

A su corta edad, Francisco perdió a sus hermanos pequeños y quedó casi en la orfandad con el divorcio de sus padres quienes lo dejaban en internados y más tarde con la abuela a quien años más tarde dedicaría tantas canciones y le debería tanta libertad creativa, boxeo, nado y practicó tauromaquia hasta ser atrapado por completo por la música cuando a los 17 años viajó a Nueva Orleans, donde se formó como compositor.

 

 

Para 1934 el joven Gabilondo ya gozaba de cierta fama como compositor, fue entonces que tocó a la puerta de Emilio Azcárraga Vidaurreta quien le sugirió escribir la versión infantil de La Marcha de Zacatecas, pero el veracruzano prefirió presentar letra y música originales a Otón Vélez, gerente artístico de la XEW logrando así un espacio en la radio.

El chorrito, Bombón I y El ropero fueron las primeras interpretaciones que se escucharon en su espacio de 15 minutos, por el que recibía un pago significativo al no contar con patrocinadores, lo que parecía ser un gusto temporal se convirtió en un programa que duró 27 años al aire donde además de nacer el personaje Cri-Cri, el Grillito Cantor y escucharse tan famosas canciones, nacieron las aventuras y desventuras del grillito, cuentos que casi nadie conoce pero que evidencian otro espacio donde se desarrolló la gran imaginación literaria del compositor.

 

Las canciones de Gabilondo Soler

 

 

Gabilondo Soler escribió más de 227 composiciones, pero sólo grabó 120; le dio vida a más de 500 personajes que vivieron en sus más de 3 mil 500 páginas de textos y cuentos que no fueron tan populares como sus canciones pero que sí fueron escuchadas por cientos de miles de niños que desde el 15 de octubre de 1934 sintonizaban la XEW-AM, que hoy es W Radio, para escuchar las canciones de Cri-Cri, el grillito cantor, personaje que le valió de inmediato el patrocinio de la Lotería Nacional.

Las canciones del grillito cantor, narran fábulas llenas de personajes animales o ya bien de seres imaginarios como el Rey de chocolate y otros tantos como el comal, la olla y una muñeca fea que cobran vida para describir la cotidianeidad de aquel México que no ha cambiado tanto si observamos con lupa algunas de aquellas canciones como La Patita, que si bien describen la precaria realidad de muchas mujeres nos invita a cantar.

 

Los otros cuentos de Gabilondo Soler

 

 

Muchas de las canciones de Francisco Gabilondo Soler son escenas o cuentos musicalizados, Los tres cochinitos y La merienda son ejemplos; pero el compositor también desarrolló el universo de Cri-Cri, su alter ego, en un mundo donde ser músico pequeñito no era nada sencillo, hostilidades, necesidades y otras interesantes observaciones fueron plasmadas en otros cuentos.

Pese al éxito que tuvo en el radio a Gabilondo Soler no le sobraba el dinero, pero sí lo sobrepasa el trabajo; todos los días tenía que entregar canciones nuevas y narraciones entretenidas que le tomaban unas horas de las que parecían breves noches, al día siguiente llegaba temprano a la radio para intercambiar ideas y escuchar sugerencias de sus compañeros músicos justo antes de estrenar sus canciones y narraciones.

 

 

No perder patrocinadores para poder sostener a su familia lo mantuvo en un pesado ritmo de trabajo del que resultaban de su hasta 100 canciones y cuentos entre los cuales expresaba aquellas experiencias terribles de la infancia donde el adultocentrismo permitía a sus profesores socavar su curiosidad e iniciativa en el conocimiento.

Aquellos fieros contratos con la radiodifusora guiaron la pluma de Gabilondo Soler a relatar historias tan fantásticas como la descrita en Cosa de millones donde un hombre recibe cientos de billetes al día que rebasan el bolsillo del protagonista y hasta los bancos dejando como única solución un incendio contaminante para acabar con aquella desmesurada cantidad de dinero que si bien pareciera la solución a muchos males en abundancia son una maldición.

 

 

Aquel cuento terminaba así: “No, no quiero oír hablar de riquezas”, recalcó Cri-Crí. ” Me las vería más negras que la negrita Cucurumbé”, acto seguido se escuchaba por la bocina del radio un piano acompañando la voz de Gabilondo Soler cantando otro cuento: la negrita cucurumbé se fue a bañar al mar para ver si en las blancas olas su carita podía blanquear. Injusticias como el robo, el sinsentido de crecer desde la perspectiva de un niño, "la muerte" ante la rutina y otros temas se suman a los otros cuentos de Cri-Cri que casi nadie conoce.

El grillito cantor fue miembro fundador del Sindicato Mexicano de Autores, Compositores y Editores de Música (SMACEM), actualmente Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), dejó este mundo el 14 de diciembre de 1990 dejándonos muchas joyas, canciones de nuestra infancia, pero también otros cuentos, Los negocios imposibles, Desacuerdo de Cri-Cri, Jota de la “J”, Una familia metódica, Inconvenientes de ser Callado y Atleta oficinista de record único, historias que bien podrían tratarse de filosofía infantil o bien, del corazón de un hombre que encontró en las letras la forma de exponer su opinión del mundo.

 

Tecnología láser identificó 478 centros ceremoniales de la cultura Olmeca
MXCity
Investigadores descubrieron casi 500 sitios ceremoniales prehispánicos al sur de México, en un hallazgo que modifica las teorías sobre los orígenes de la civilización mesoamericana.

El estudio con tecnología láser fue el más grande de este tipo que involucró a la antigua Mesoamérica.

 

. . .

 

La teledetección de una gran región de México ha revelado cientos de antiguos centros ceremoniales mesoamericanos, incluido uno de gran extensión en un sitio importante para la antigua cultura olmeca, conocida por sus colosales cabezas de piedra.

Según El Economista, el método de detección remota conocido como LIDAR, por sus siglas en inglés, identificó 478 centros ceremoniales en áreas que fueron el hogar de las antiguas culturas olmeca y maya que datan de aproximadamente 1100-400 antes de Cristo (a.C.), dijeron investigadores el lunes.

El estudio fue el más grande de este tipo que involucró a la antigua Mesoamérica (una región cultural que comprende la mitad meridional de México y Centroamérica), cubriendo todo el estado Tabasco, el sur de Veracruz y partes de Chiapas, Campeche y Oaxaca.

LIDAR es un dispositivo que permite determinar la distancia desde un emisor láser a un objeto o superficie utilizando un haz de láser pulsado. La tecnología entra en la vegetación y señala estructuras que de otro modo no se verían.

 

 

Un gran centro ceremonial fue ubicado en el sitio olmeca temprano llamado San Lorenzo, que se encuentra en Veracruz, en las tierras bajas cerca del Golfo de México, y que estuvo en su apogeo aproximadamente entre 1400 y 1000 a.C.

Los olmecas representaron la civilización mesoamericana importante más antigua conocida y se cree que influyeron en culturas posteriores, incluida la maya.

El arqueólogo de la Universidad de Arizona, Takeshi Inomata, quien dirigió el estudio publicado en Nature Human Behavior, dijo que el LIDAR detectó un gran espacio ceremonial rectangular de tierra, hasta ahora desconocido, en San Lorenzo.

Mide alrededor de 1,000 metros por 275 metros, con 20 plataformas alrededor del borde ligeramente elevadas por encima de él.

Su propósito sigue sin estar claro, pero pudo haber sido una plaza donde un gran número de personas se reunieran para algún tipo de ceremonias, mientras que las plataformas que rodean la plaza pudieron haber tenido residencias, aseguró Inomata.

 

 

Las cabezas olmecas, cada una formada con una sola roca de basalto, se encuentran entre las obras de arte más evocadoras de la antigua Mesoamérica. Los rasgos faciales naturalistas están tallados de tal manera que los expertos sospechan que son representaciones reales de los antiguos gobernantes olmecas.

Se han descubierto 10 cabezas en San Lorenzo. Inomata sostuvo que puede haber más de ellas sin descubrir en sitios relacionados.

 

 

Muchos de los cientos de complejos para hacer rituales identificados en el estudio comparten diseños comunes como el de San Lorenzo. Varios de estos parecen haber sido construidos con orientaciones alineadas con la dirección del amanecer en fechas ceremoniales clave específicas.

«Estos centros fueron probablemente las primeras expresiones materiales de los conceptos básicos de los calendarios mesoamericanos», dijo Inomata, y detalló que dichos calendarios se basaban en una unidad de 20 días, coincidiendo con el número de plataformas alrededor del centro ceremonial de San Lorenzo.

 

 

Otro complejo incluso más grande, descrito por Inomata y sus colegas el año pasado, fue encontrado en el yacimiento arqueológico maya Aguada Fénix, en Tabasco, cerca de la frontera con Guatemala.

Este y otros hallazgos en el estudio, que datan después del de San Lorenzo, sugieren que los olmecas y otros pueblos de la región intercambiaron ideas.

LIDAR ha demostrado ser cada vez más útil para los arqueólogos.

«LIDAR también nos permite «ver» el paisaje y la infraestructura que en muchas partes del mundo está escondida bajo la cubierta forestal», agregó Fernández-Díaz, coautor del estudio del Centro Nacional de Cartografía Láser Aerotransportada de la Universidad de Houston.

x