arhivo callejero nosotros somos otros 3
MXCity

La Experiencia Plus del Corona Capital tendrá música y el arte de Rodrigo Noriega
MXCity
La obra Estructuras de tierra, agua, aire y fuego del artista Rodrigo Noriega, estará en la zona Plus de Corona Capital.

Estructuras de tierra, agua, aire y fuego es una obra de Rodrigo Noriega presente en la zona Plus del escenario Corona.

 

Desde que PLUS llegó a los festivales y conciertos en México las experiencias de los eventos son de otro mundo. Ya que la experiencia Plus es desarrollada por expertos en la industria del entretenimiento donde es posible gozar los eventos como un invitado especial.

Con este acceso puedes ingresar a áreas preferentes con un servicio personalizado de principio a fin. Puedes estar en espacios cómodos y servicios únicos sin tener que hacer filas para disfrutar de manera diferente cada acto en vivo, para no perderte nada del décimo aniversario de Corona Capital.

 

 

Esta es la experiencia que Grupo Eco y Holding Plus ha desarrollado dentro de la industria del entretenimiento, con el fin de crear un espacio ideal para todos aquellos que deseen comodidad y seguridad dentro de los festivales. Así es como funciona: al llegar a Corona Capital, se intercambiará tu boleto por una pulsera Citibanamex Plus (CP). Al entrar al festival encontrarás la fila CP, que facilitará tu acceso al festival.

 

 

 

Las zonas CP se encuentran a los lados de los dos escenarios principales. Podrás ver el pit una vez que entres a la zona CPde cada escenario, donde habrá puestos de en todas las áreas y en la entrada general del festival.  Así es posible tener acceso a áreas preferentes, espacios cómodos, atención personalizada y servicios únicos a los que podrás acceder de manera más rápida para disfrutar cada acto en vivo. De modo que podrás tener acceso a un espacio privilegiado cercano al escenario, gastronomía, coctelería especializada, baterías para cargar celulares, guardarropa, baños Premium, servicio de Wi-Fi y un plataforma elevada que ofrecen una mejor visibilidad de los escenarios.

 

 

Además de tener carritos de Golf, para transportación entre algunos escenarios,  sobre todo, acceso a una instalación de diseño industrial mexicano a cargo de Rodrigo Noriega; ya que para el evento es importante abrir las puertas a la creatividad y diversas formas de expresión en uno de los festivales más esperados del año celebrando 10 décadas de existencia.

La instalación lleva el nombre de Estructuras de tierra, agua, aire y fuego; debido a que estos cuatro elementos son fundamentales para su creación.

 

 

Así que prepárate para gozar al máximo de bandas como The Strokes, Billie Elish, Interpol, Keane, Franz Ferdinand; además de Two Door Cinema Club, Travis y Cat Power, además de la magistral instalación del artista Rodrigo Noriega Estructuras de tierra, agua, aire y fuego, en la zona Plus del Corona Capital.

 

 

 

Corona Capital y Estructuras de tierra, agua, aire y fuego.

Dónde: Autódromo Hermanos Rodríguez.

Dirección: Av, Viad. Río de la Piedad S/n, Granjas México, Iztacalco

Cuándo: 16 y 17 de noviembre desde las 14:00 hrs.

Cuánto: Desde $3,080    

Link beneficios Plus: experiencia.plus/coronacapital

Tickets

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco, la primera escuela superior para indígenas
MXCity
El colegio de Santa Cruz de Tlatelolco fue la primera institución educativa de América Latina que brindaba un grado de conocimiento a la población indígena.

El Colegio de la Santa Cruz de Tlatelolco fue un gran centro educativo en México.

 

Los 50 años de su funcionamiento del Colegio de Tlatelolco constituyeron un gran establecimiento científico en la Nueva España; siendo el centro más importante para las ciencias y las artes durante la primera mitad del siglo XVI, en el que se cultivó gran parte de la medicina nahua, y ciencias políticas en las que se preparaban los hijos de los caciques para el gobierno de los pueblos de indios.​

En efecto, el Colegio de la Santa Cruz de Santiago Tlatelolco fue la primera institución de educación superior de América destinada a los indígenas.

 

 Foto wikiméxico

 

Foto: cdmx travel

 

El convento de Santiago Tlatelolco se construyó en varia etapas a partir de 1526, con una modesta construcción de piedra y cal, misma que utilizaban los frailes franciscanos para evangelizar a los indígenas de la antigua Nueva España. Las actividades del Colegio de Tlatelolco, estuvieron a cargo de Bernardino de Sahagún, quien ayudó a impulsar la enseñanza superior y de la investigación científica, con base en la integración cultural de los conocimientos indígenas y españoles.

La escuela introdujo remedios y terapéutica indígena mezclándolos con la medicina novohispana y la práctica médica europea. Además se preparaba a los caciques en el arte de gobernar, estableciendo las pautas para otros centros de enseñanza como el Colegio de San Nicolás, la universidad de México y los Colegios Mayores de diversas advocaciones.  Por aquellas fechas, el Colegio de San Pablo se destinó a la educación de los niños indígenas.

 

Foto ResearchGate 

 

Foto wikiméxico

 

Para el año 1595, después de la muerte de Sahagún, el Colegio de Tlatelolco se volvió una escuela elemental y desapareció igual que otros colegios establecidos para la educación de los indígenas. Así que el proyecto de educar a los indígenas jamás se llevó a la práctica de modo generalizado. Tan es así, que la Ordenanza de los Maestros del Nobilísimo Arte de Leer, Escribir y Contar (primera ley de educación primaria de la Nueva España de 1600) se señala que los profesores no podían ser negros, mulatos, ni indios, sino españoles “cristianos y viejos”.

Uno de los profesores de la escuela fue el obispo Ramírez de Fuenleal, quien declaró que los alumnos indígenas presentaban mayor capacidad de aprendizaje que los españoles. De ahí, que escribiera una epístola al Rey Carlos I, el 8 de agosto de 1533, en la que solicitó permiso para tomar una hacienda real de 111 metros donde se cosechaba maíz, para alimentar a los estudiantes y $200 pesos de minas para el pago de salarios. Se quiso contratar a maestros de latín laicos y desconocedores del náhuatl, pero esto solo paso a medias.

 

Foto @liliarivero

 

Foto wikiméxico

 

El custodio fray Jacobo de Testera también llamó a profesores al colegio de Santiago Tlatelolco, llamada por sus contemporáneos Tlatilulco, para administrar los sacramentos a los indígenas y en leerles algunos textos, con lo que se logró conservar, sistematizar y fomentar la educación para los indígenas.  Así fue posible que el Colegio de Santa Cruz de se inaugurara el 6 de enero de 1536, en honor a la festividad cristiana, y a quince años de la caída de Tenochtitlán.

En poco tiempo, el Colegio de Santa Cruz fue una institución franciscana de élite creada para que niños indígenas, de entre diez y doce años, pudieran ser educados. Se eligieron a hijos de la nobleza indígena, de los señores y de los mayores pueblos de Nueva España. Durante los primeros cuatro años de su funcionamiento, la escuela no aceptó a más estudiantes.

 

Foto wikiméxico

 

Foto wikiméxico

 

La instrucción que se llevó a cabo fue la de la formación intelectual y espiritual de para iniciar en el sacerdocio y crear catequistas. Ya que se consideraba el símbolo más grande de aceptación y asimilación de los elementos culturales de los conquistadores. El segundo propósito, fue el de la formación de una clase más educada entre los indígenas laicos para que en el futuro pudieran ocupar puestos importantes en la vida política y social de sus respectivas comunidades. Pero esto nunca pasó hasta varios años después.

Los alumnos comían junto con los frailes; dormían en una habitación larga con camas en ambos lados del cuarto, y cada alumno tenía una caja con cerradura para guardar sus pertenencias (ropa y libros) y su llave. Se enseñaron las siete artes liberales, disciplinas que eran parte del currículo de las universidades medievales y que se remontan a la Antigüedad (la Academia y el Liceo, por ejemplo). Su plan de estudios fue formativo, el más importante por ser el que permitía el aprendizaje del latín, el trivium: gramática, retórica y lógica. Y el segundo fue el cuadrivium: aritmética, geometría, astronomía (aún asociada con la astrología) y música.

 

Foto wikiméxico

 

Foto wikiméxico

 

Pero después de 50 años de funcionamiento, El Colegio de Santa Cruz se encontró sumido en un profundo estado de decadencia económica, académica y demográfica del que no se recuperó. Estuvo en malas, con falta de recursos económicos causada por el retiro del apoyo político y eclesiástico a la muerte de Carlos I y de Luis de Velasco, sumado a la oposición, a los cambios de objetivos y de administración, y la despoblación estudiantil debido a las enfermedades epidémicas. Así que el Colegio dejó de funcionar como una escuela de educación superior hacia finales del siglo XVI. Así acabó una de las instituciones educativas más meritorias del virreinato de la Nueva España, y la primera de su tipo.

Si deseas conocer los vestigios de este colegio, acá la dirección

Dirección: Almacenes 92, Tlatelolco, Cuauhtémoc.

Foto de Portada Memoria Política de México org

Una subasta de Arte Latinoamericano encabezada por Leonora Carrigton
MXCity
Leonora Carrington encabeza subasta de arte latinoamericano más importante de toda la zona, y se llevará a cabo en la majestuosa Casa Morton.

No te pierdas la subasta de una de las piezas más caras de Leonora Carrigton.

 

La Casa-Estudio de Leonora Carrington en la CDMX se encuentra en lo que fue la  vivienda de la pintora mexicana, donde se encuentran algunos muchos de los objetos que muestran la vida personal de la artista, así como una colección de libros y demás objetos personales.

En dicha vivienda, Carrington vivió el fotógrafo húngaro Emérico “Chiki” Weisz, donde está su cuarto oscuro, y sus dos hijos Pablo y Gabriel.  La casa cuenta con parte de su vida personal, como su recámara, cocina, estudio y colección de libros. Aquí se tiene planeado crear un centro de documentación digital y un Diplomado en Estudios Surrelistas, como parte del Proyecto Leonora Carrington.

 

Foto @leonoracarrington

 

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), es la institución que resguarda la casa donde la artista vivió durante siete décadas en la Ciudad de México, así como una colección de 111 de sus esculturas y siete litografías, que se ha convertido en depositaria del legado más íntimo de la autora.

En esta casa fue donde convivió con  Remedios Varo, y pasó gran tiempo con otros de sus excéntricos amigos como Julio Cortazar y Aldoux Huxley, y donde se le podía ver caminando por las calles de este vecindario mexicano. Asimismo, fue aquí donde realizó buena parte de sus mejores obras y donde finalmente murió en 2011.

 

Foto @leonoracarrington

 

Aunque Leonora Carrington, es inglesa de nacimiento, es también, mexicana por decisión. Llegó a México huyendo de los estragos de la Segunda Guerra Mundial y de la mano del escritor y periodista Renato Leduc, involucrándose en el medio cultural mexicano donde hizo grandes amigos y buena parte de su obra.

La amistad más significativa de Leonora fue con Remedios Varo, también pintora y surrealista que compartían la pasión por la literatura y las sobremesas vespertinas. Las pinturas de Leonora Carrington parten de la idea de figuras grotescas, aquelarres, animales antropomorfos, laberintos, licántropos, cadáveres, sombras, cielos estrellados, magnetismo quizá elementos que remiten a su propia existencia y su experiencia en un sanatorio mental.

 

Foto @leonoracarrington

 

En 1937 Max Ernst, maestro alemán del surrealismo, y por aquel entonces uno de los pintores más cotizados del mundo, se enamoraron y se instalaron juntos en una casa de campo en Saint Martin d’Ardeche que todavía conserva en la fachada un relieve en el que Ernst aparece representado como un Loplop, animal mitológico recurrente en su obra  y Carrington como una novia del viento.

Para continuar con su legado, La casa Morton Subastas invita a la subasta de las 215 obras de Arte Latinoamericano, entre las que se encuentra buena parte de las obras de Leonora Carrigton.

 

Foto @leonoracarrington

Esta es la tercera ocasión que Leonora Carrington encabeza la subasta una pintura, con un óleo sobre tela titulado Le livre de chevet (El libro de cabecera). Una pintura al óleo que data de 1956 y que fue solicitada en préstamo por la Fundación Mapfre para exhibirla en el Akren Modern Art en Copenhague, Dinamarca.

La pieza está valuada entre 227 mil y 324 mil dólares y será vendida junto a otras piezas de artistas como Luis Nishizawa, Joey Laville, Rufino Tamayo y Dr. Atl. De hecho, en los últimos años, las obras realizadas por Carrington han elevado su costo al punto de que su obra más cara fue vendida en 2.2 millones de dólares y la pieza, Dándole de comer a la mesa, impuso un récord de ventas en México al alcanzar los 842 mil dólares en una subasta realizada en mayo pasado.

 

Foto @leonoracarrington

 

La subasta también contempla piezas importantes de Ángel Zárraga, Vicente Rojo, Fernando García Ponce, José María Velasco, Luis Nishizawa, Manuel Felguérez, Claudio Bravo, Ignacio Iturria, Fernando de Szyszlo, Oswaldo Guayasamín, entre otros. La Subasta de Arte Latinoamericano es uno de los eventos más esperado por coleccionistas y entusiastas del arte al ser la más importante de la región, y porque en ella se puede disfrutar de obras de arte de grandes maestros de Latinoamérica en una sola exposición. Significa también un termómetro del mercado del arte y una oportunidad de inversión.

 

 

 

Subasta de Arte Latinoamericano

Dónde: Salón Candiles del Club Naval Norte, ubicado en Fernando Alencastre 310 en la colonia Lomas de Virreyes, Ciudad de México.

Cuándo: jueves 14 de noviembre de 2019 a las 19:00 hrs.

Entrada libre

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

 

La Merced, un barrio poco visitado pero con gran riqueza histórica
MXCity
A pesar de su abandono, este barrio alberga los edificios virreinales más antiguos y los monumentos más bellos de la zona.

Conoce uno de los barrios más hermosos de la Ciudad de México.

 

La Merced es conocida por se el punto ideal para comprar todo tipo de dulces o ingredientes mexicanos a granel, su mercado es tan popular que el metro merced está representado con un guacal y seis manzanas.  Pero más allá de las historias y el sistema marchante que se ha vuelto un icono de nuestra sociedad, esta zona alberga una historia virreinal que pocos conocen. ¿Quieres averiguar sus secretos?

La Merced es el resultado de lo que fue, quizás, el monasterio más colosal de la Nueva España. La orden de la Merced, por ejemplo, se albergó en el claustro, un edificio que fue demolido años después debido a la imposición de las Leyes de Reforma, convirtiéndose en uno de los pocos ejemplos que quedan de arte mudéjar en el Valle de México. 

 

 

 

Sin duda alguna una de las zonas menos visitadas, pero con una gran riqueza histórica y cultural, es el antiguo barrio de la Merced. Desde la época prehispánica el lugar tuvo menos interés que la zona poniente, sin embargo, fue en este lugar donde Hernán Cortés colocó los bergantines para lo que sería el ataque final a Tenochtitlán. A pesar de su abandono, este barrio alberga los edificios virreinales más antiguos y los monumentos más bellos.

Conoce a detalle este barrio a través de un recorrido histórico que impartirá Turisteando Ando, una serie de caminatas informativas que un arqueólogo de la ENAH y un estudiante de historia de la UNAM llevan presentando a todos los curiosos y adeptos a los sucesos históricos. 

 

 

Los lugares que visitarás en este tour virreinal serán Casa Talavera (uno de los Centros Culturales de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, designado como espacio para artistas), El Convento de la MercedPlaza de la Aguilita, la Antigua acequia de Roldan, la Capilla de Manzanares y La casa más antigua de la Ciudad de México, entre otros espacios que gritan su historia a través de las paredes. 

 

 

 

La cita será el próximo sábado 16 de noviembre a las 10:00 en la plaza Primo de Verdad, que está sobre la avenida Pino Suárez con esquina en República del Salvador. El recorrido será ideal para explorar en familia e incluirá materiales de apoyo didáctico. Hay muchas leyendas que de seguro desconoces de este barrio y que valen la pena explorar, así como la bella arquitectura y los sonidos que lo caracterizan. 

 

 

Recorrido por el barrio de la Merced.

Dónde: Plaza Primo de Verdad, Centro Histórico. 

Cuándo: Sábado 16 de noviembre, 10:00 am. 

Precio: $110 general y adquieres tus boletos a través de Boletia