Vida Capital
De la UNAM al espacio: este mexicano será el nuevo investigador de la NASA
Alan Roque
Este estudiante de la Facultad de Ciencias de la UNAM, fue seleccionado para ser miembro del equipo de investigación de la NASA y se convierte en el más joven nunca antes aceptado.

Yair Israel Piña Lópe estudiante de la Facultad de Ciencias de la UNAM,  será el nuevo investigador de la NASA.

 

No muchos saben, pero la máxima casa de estudios, la UNAM, lleva más de 50 años investigando el universo. Gracias a que desde 1962 cuenta con un distinguido departamento de Ciencias Espaciales, mismo que corre a cargo del Instituto de Geofísica, no ha dejado de arrojar increíbles datos sobre el cosmos y la interactividad de la tierra en éste.

Premio de la NASAPara muestra, recientemente la UNAM dio a conocer que un grupo de sus alumnos recibieron el premio Hans Von Mulau, como mejor trabajo en equipo en la competencia Sample Return Robot Challenge 2016, un concurso sobre prototipos de robots que se utilizarían para explorar Marte. El grupo diseñó un prototipo que nombraron “Rover”, un vehículo autómata capaz de recorrer y a su vez recolectar muestras en la corteza de Marte para su análisis en laboratorio. 

Por cien fuera poco,  hace unos días con la misma inercia se confirmó que Yair Israel Piña López estudiante de la Facultad de Ciencias también de la UNAM, fue seleccionado para ser miembro del equipo de investigación de la NASA. Reconocido por sus estudios en la medición de la radiación espacial, publicados en la revista científica más importante de la disciplina, Journal of Physics, Piña López será el primer mexicano en ser distinguido con este cargo. Cabe destacar que a sus 20 años se convierte en el  estudiante más jóven de la historia en ser recibido por la NASA.

 

Estudiante NASA

 

Este nombramiento se hizo durante el 67 Congreso Internacional de Astronáutica realizado en Guadalajara, Jalisco. Su línea de investigación llamó la atención de altos especialistas de la NASA quienes creen que su proyecto puede ser factible en futuras expediciones. 

Con estos logros, la UNAM hace valer una vez más su posición como una de las mejores universidades de America Latina y el mundo que, sobre todo, aporta a la investigación en el inapelable y aún desconocido platillo de posibilidades que esconde el cosmos. 

La leyenda del Xoloitzcuintle, el perro azteca que se volvió joya arqueológica
Cristopher Garnica
Xoloitzcuintle viene del náhuatl Xólotl, que quiere decir monstruo, extraño y del término Itzcuintli, que significa perro. También se conoce como el “Perro de Xólotl”, el perro del dios del ocaso y gemelo de Quetzalcóatl, que comúnmente se asocia con figuras monstruosas.

7 000 años de antigüedad sin que el hombre haya intervenido en su generación.

 

El xoloitzcuintle es el guía espiritual de los mexicas. Y su historia en el jardín mítico azteca tiene que ver con dos mitologías que giran alrededor de esto hermoso animal. La primera mitología mexica narra que al inicio había dos hermanos gemelos y dioses que encarnaban un rostro antagónico del planeta Venus en su tránsito frente al Sol. El primero de ellos era Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, que representaba la vida, la luz y el conocimiento; su parte antagónica era el dios Xólotl, asociado a la oscuridad, lo monstruoso y la muerte –algo muy similar a la mitología de Apolo y Dionisos de los Griegos antiguos.

Después de varios intentos para dar vida, se dieron cuenta que había que descender al Mictlán y obtener los huesos del inframundo que harían posible la creación de la humanidad. Algunas veces se omite a Xólotl y sólo Quetzalcóatl desciende por los huesos al Mictlán, se dice Xólotl se ofrece para bajar al inframundo a pesar de que eso tuviera fuertes repercusiones: transformarse en un perro, el xoloitzcuintle.

Han sido varias las representaciones de Xólotl como hombre con cabeza de perro, que sin temerle al majestuoso Mictlantecuhtli, el señor de la Muerte, le entregó el hueso con el que más tarde pudo regresar al mundo de los vivos. Con esos huesos, los dioses crean al primer hombre y a la primer mujer.

La segunda leyenda, continuación aquella, tiene que ver con que Xólotl creó al perro de una astilla que Mictlantecuhtli le dio de los Huesos de la Vida. Al ver lo especial de su creación, Xólotl le regaló el xoloitzcuintle al hombre. En vida los hombres cuidan bien del xoloitzcuintle, pero cuando llega el día de la muerte del hombre, se sacrifica a estos increíbles perros para enterrarlos en las tumbas junto a su dueño, con el fin de que guiaran al alma de su dueño a través del Mictlán.

La tradición mexica afirma que el xoloitzcuintle debía ser totalmente negro, si presentaba manchas en su cuerpo quería decir que es perro ya había servido al alma de otro difunto. Los mexicas consideraran sagrado al Xoloitzcuintle al grado de adorarlo en muchas de sus representaciones esculturales y pictográficas.

Desde la época prehispánica este animal se convirtió en el favorito de dioses y humanos, ya que es un perro inteligente, social, fiel y cariñoso, y al mismo tiempo posee un comportamiento territorial, vigilante y guardián. Durante la colonización, este precioso animal estuvo a punto de extinguirse ya que lo utilizaban como alimento para resistir las expediciones. Gracias a su instinto e inteligencia han sobrevivido más de siete mil años.

El Xoloitzcuintle es un patrimonio del país, legado de nuestros antepasados y su existencia continúa enriqueciendo nuestra cultura. Tras la Revolución Mexicana, el xoloitzcuintle fue adoptado por artistas como Frida Kahlo, Diego Rivera, Rufino Tamayo y Raúl Anguiano como símbolo nacional, y lo recuperaron como parte de la identidad nacional.

 

 

Sobre el Solsticio de Verano y el día más largo del año
Viviana Cohen
En 2018 la estación más calurosa comenzará el 21 de junio y durará 93 días y 15 horas.
verano

Crónicas del Solsticio de Verano del 2018.

 

Aunque parezca increíble el tiempo ya nos alcanzó, y sin que lo notáramos la primavera con sus jacarandas ya se ha convertido en verano; una temporada en la que la Ciudad de México alberga las tormentas más dramáticas y en la que es común ver nubarrones densos (por los que ocasionalmente pasa un rayo de sol)  y observar algunas mañana de cielo azul en las que se pueden ver las montañas al final del horizontes.

verano

Además de ser la estación que ocurre entre la primavera y otoño, el verano es ese momento en el que el sol alcanza su mayor altura aparente. En el que transcurre el día más largo del año; lo que significa que durante 24 horas el inalcanzable astro amarillo permanecerá más tiempo en el paisaje.

verano

A lo largo del tiempo este caluroso fenómeno meteorológico ha tenido cientos de interpretaciones. Según algunos historiadores los primeros habitantes de la tierra adoraban el Sol, entre otras cosas, porque cada vez que la estrella perdía intensidad (por la llegada del frío) los hombres de las cavernas tenían miedo que no volviera y organizaban numerosos rituales para que regresara a iluminar sus campos.

Para los griegos, por ejemplo, el verano era una época en la que se abría una puerta a otra dimensión. Según su mitología el brillo de la estrella en el cielo se debía a que la diosa de la naturaleza, Deméter que durante esa época estaba feliz de ver a su hija Perséfone y la disfrutaba dándole calor a los humos. Luego cuando  el tremendo Hades se llevaba a su cría, la deidad le quitaba la luz al mundo y lo hundía en las desgracias del invierno.

verano

En esta misma temporada, los celtas encendían hogueras para celebrar la llegada del verano. Buscaban conectarse con fuerzas superiores y conseguir bendiciones para sus cultivos, para que los enamorados llevaran a su cariño a buen puerto y para que las mujeres pudieran encontrar la fertilidad.

Mientras tanto, en el otro lado del mundo, los guerreros aztecas celebraban cada vez que venía el Solsticio. Hacían una serie de rituales también asociados con el fuego en los que buscaban obtener buenas y abundantes cosechas y recibir como se debía al todopoderoso Tonatiuh.

verano

Para los astrónomos este evento sucede cada vez que la Tierra se inclina sobre su propia órbita elíptica provocando que haya un cambio de estación en los distintos hemisferios, y de pronto la posición del Sol se mueva de norte a sur o viceversa.

En 2018 se tiene calculado que el verano (la estación más larga del año) dure 93 días y 15 horas. Según los expertos, durante estos meses se producirán tres eclipses: dos parciales de Sol el 13 de julio y el 11 de agosto, y otro total de Luna el 27 de julio que sólo se podrá ver en el Hemisferio Sur.

verano

Además, los terrícolas podremos apreciar este verano dos lluvias de meteoros. Las Delta Acuáridas que alcanzarán su máximo ritmo alrededor del 30 de julio y las populares Perseidas que aparecerán en el horizonte el 12 de agosto.

El Solsticio (sol detenido) de Verano comenzará el 21 de junio a las 5:07 de la mañana. Ese día durará 13 horas y en el cielo el Sol alcanzará su Cenit unos minutos más tarde de lo habitual. En tanto,  en Chichén Itzá los vestigios del pueblo mayas se iluminarán espectacularmente, como desde hace siglos. 

verano
7 arquitectos modernistas mexicanos contemporáneos a Barragán
MXCity
La arquitectura del movimiento moderno hace una apuesta por las vanguardias artísticas de finales del siglo XIX y principios del XX, donde el arte de construir se transforma en una revolución nunca antes vista en el país.

Arquitectos que transformaron la estética de nuestra ciudad.

 

La arquitectura del siglo XX dio un giro radical, cuando comenzó a romper lazos con diseños arquitectónicos anteriores reafirmando la idea de comenzar de cero las intervenciones del espacio arquitectónico, con un increíble creatividad. Además, se hizo evidente el énfasis en una interpretación política y social, que se alejara de los vínculos arquitectónicos de tradiciones anteriores.

La situación creada por la revolución industrial, generó multiplicidad de nuevos temas edilicios. En el siglo XIX, la iglesia y el palacio perdieron su importancia como temas principales y fueron reemplazados, por el monumento, el museo, la vivienda, el teatro, el palacio de exposiciones, y el edificio para oficinas. Estos temas indican el surgimiento de una nueva forma de vida basada en nuevos significados existenciales.

Las edificaciones modernistas representaron los valores económicos de la nueva sociedad capitalista, y la fuerza de producción era evidente en sus edificios destinados a ser fábricas, oficinas y viviendas. De hecho, la arquitectura se comenzó a diseñar para ser rentable y eficiente, con lo que se disminuyeron los patios optimizando lo económico.

Así, pues, la Arquitectura Moderna se refirió a los diseños que comienzan desde el Art Nouveau y las propuestas hasta la década de los años 60 del siglo XX. Todo el Movimiento Moderno hace una apuesta a favor de determinadas corrientes y tendencias en gran medida relacionadas con las vanguardias artísticas. Los materiales tradicionales, piedra, los ladrillos, la madera, se trabajaron de modo rentable distribuyéndolos de forma más práctica añadiendo nuevos materiales, como hierro colado, el vidrio y cemento.

 

En México, el arquitecto Luis Barragán introdujo un estilo que no estaba allí, combinando el patrimonio visual mexicano con formas abstractas modernas. La casa de Luis Barragán, que ahora es museo privado y patrimonio de la humanidad, es un ejemplo del modernismo lleno de intrincados detalles de diseño, obras de arte y sorprendentes espacios al aire libre. Su presencia se siente en cada rincón, desde las botas de cuero almacenadas prolijamente en su armario hasta las extrañas bolas de cristal en el desván de su sala de estar.

Los contemporáneos de Barragán también participaron en los desarrollos modernos de México, y en MXCity traemos un revisión del sorprendente trabajo de 7 arquitectos mexicanos.

 

Felix Candela

Este arquitecto nació y se crió en España, obtuvo la nacionalidad mexicana mucho tiempo después de graduarse de la escuela de arquitectura en Madrid en 1935. Candela participó en la Guerra civil española, fue encarcelado igual que miles de soldados que lucharon contra Franco; y al ser liberado se le permitió salir del país con un boleto de ida hacía la Ciudad de México. Candela introdujo técnicas geométricas que se convirtieron en componentes fundamentales del modernismo en todo el mundo.

 

Pedro Ramírez Vázquez

Pedro Ramírez tiene un estilo modernista tardío, y es mejor conocido por su mezcla única de modernismo con motivos precolombinos, visible en su extraordinario proyecto del Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México, de la Basílica de Guadalupe y el Centro Cultural de Tijuana. Ramírez fue el encargado de diseñar los pabellones de México para las Ferias Mundiales de 1958, 1962 y 1964. Más tarde, se desempeñó como presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de 1968 en México, un evento visualmente magnífico con un gran impacto arquitectónico.

 

Juan O’ Gorman

Aunque no es una figura muy conocida fuera de México, Juan O’Gorman re diseñó el modernismo a mediados de siglo. El estilo funcionalista de O’ Gorman lo hizo un artista radical. La mezcla de la cultura mural con el racionalismo lo hizo un artista que se atrevió a hablar de la historia no deseada en México, a través de la narración entre arte y arquitectura. La Biblioteca Central de Ciudad Universitaria, sigue siendo un ícono de la modernista Ciudad de México.

 

Mario Pani

Mario Pani es el heredero de una familia de políticos importantes, desarrolladores y otros funcionarios de alto rango, y este arquitecto fue una figura importante en muchos de los proyectos modernos de arquitectura y desarrollo urbano de México. Se le atribuye la planificación del primer condominio del país, el primer edificio de un hotel internacional e incluso el primer satélite de la ciudad de México.

 

Enrique del Moral

 

Del Moral es un gran planificador de edificios públicos y proyectos privados; es uno de los arquitectos más activos de mediados de siglo con más de 100 proyectos construidos. Probablemente mejor conocido por su contribución dominante al gran plan de la UNAM, Del Moral también participó en el diseño de muchos de los edificios modernos de Acapulco, un área de resorts en la ciudad occidental que era un retiro exclusivo de Hollywood.

 

Agustín Hernández

Este escultor-arquitecto es bastante conocido por sus piezas de hormigón, es uno de los únicos participantes que aún viven en la modernidad arquitectónica de México. Hernández podría ser categorizado como un brutalista debido a su gran énfasis en la forma y la geometría a través del concreto. El edificio de su propia oficina en la Ciudad de México todavía es influyente hoy. Sus creaciones fueron más positivamente consideradas en su juventud.

Ricardo Legorreta

Legorreta es un seguidor directo del legado de Luis Barragán. Fue colorista y maestro de la forma y la composición. Activo en México y en el sur de los Estados Unidos, recibió premios como la medalla de oro AIA y el japonés Premium Imperiale. Después de trabajar con José Villagrán García, Legoretta estableció su propia firma en 1963. Uno de sus proyectos más conocidos y aún más glamurosos es el Hotel Camino Real, un mashup de formas modernistas con colores postmodernos, decoraciones y un acabado de lujo.

6 lugares de la CDMX que muestran que vivimos en una ciudad multicultural
MXCity
Estos lugares de la Ciudad de México muestran un poco de lo que se ha cosechado en el intercambio con otras culturas, ampliando nuestra identidad y el panorama que tenemos del mundo.

Una mirada cultural a otros países a través de la CDMX.

 

Vivimos en una metrópoli que en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos turísticos más grandes del mundo. El centro histórico es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, y es el corazón de una cultura que se respira y se mueve de un lugar como lo hiciera la antigua Tenochtitlán en sus orígenes.

En sus barrios es posible ver el sincretismo cultural en la arquitectura, la oferta gastronómica, el arte de los museos y de las calles y conocer a gente de muchas partes del mundo en una de las ciudad más grandes y diversas del mundo. La ciudad ha construido lazos con ciudades lejanas con el fin de aumentar la diversidad y el intercambio para tener más riqueza cultural en nuestro territorio.

Así que puedes visitar piezas y lugares lejanos sin salir de la CDMX, para conocer una parte de los intercambios que la ciudad tiene con el mundo. Asimismo puedes formar parte de varias actividades culturales y artísticas en los diferentes puntos de la urbe que demuestran los lazos de amistad y de respeto de la CDMX multicultural.

 

Parque Masayoshi Ohira

Corredores, Country Club Churubusco, 04220 Ciudad de México, CDMX

Este parque se inauguró en 1942 pero fue hasta la década de los 80 que adquirió un aspecto japonés. Si un sitio destaca algo del país del Sol Naciente en la CDMX, es el Parque La Pagoda en Coyoacán. Su nombre oficial es Parque Masayoshi Ohira, pero antes de hablar de su aspecto actual, resulta imprescindible aludir a sus orígenes.

El parque se inauguró por el entonces regente de la ciudad, Javier Rojo Gómez. Sin duda la característica más emblemática de aquel parque era una pagoda, lugar que fungía como oficina de bienes raíces del barrio (es por este motivo que hoy por hoy se sigue conociendo como el Parque La Pagoda).

 

Barrio Chino

Dolores, Centro Histórico, CDMX.

 

El Arco Chino fue donado por el gobierno de China en 2008, y da la bienvenida a este barrio en la CDMX. Desde 1925 es posible convivir con la comunidad china, y visitar el increíble restaurante Shanghai, uno de los primeros establecimientos dedicados a la gastronomía de este país. Desde esa época, aquí se concentran diversos restaurantes que atraen a los transeúntes por el olor a especias, carnes y aceite de sésamo proveniente del sudeste de Asia. Después de probar los platillos tradicionales chinas–”baozi”, pan al vapor relleno de carne o frijol dulce– visita las tiendas en donde podrás adquirir productos tradicionales como amuletos, calendarios, vestimentas y tés.

Hoy en día, la imagen del barrio chino y en general de la ciudad, está cambiando poco a poco.

 

Pabellón Coreano

Chivatito s/n esq. Paseo de la Reforma, 1a. Sección del Bosque de Chapultepec.

El pabellón coreano llegó al país en 1968 y se inspira en la arquitectura coreana del siglo VIII, que en conjunto con el bosque de la 1a. Sección del Bosque de Chapultepec, y el Jardín de la Tercera Edad, hacen de este espacio un lugar lleno de belleza con una asombrosa atmósfera llena de colores amarillo, verde, azul, rojo y naranja.

En una esquina del jardín, sobre avenida Reforma, es posible ver el Pabellón Coreano; esta construcción es una replica de la pagoda donde se firmó la independencia de Corea del Sur. Se construyó pieza por pieza in situ y fue un regalo que buscaba vincular a México y Corea en el marco de los juegos olímpicos de 1968.

 

Reloj Otomano

Venustiano Carranza esq. Bolívar. Centro Histórico.

Este reloj llegó a México en septiembre de 1910 y es bellísimo. Tiene cuatro carátulas que marcan el paso del tiempo en números arábigos y otomanos y fue enclavado en la esquina de las calles Venustiano Carranza y Bolívar. Esta estructura es una muestra de agradecimiento de la comunidad otomana que emigró a México a finales del siglo XIX. Labrado en cantera rosa acompañado de mosaicos con figuras geométricas azules, naranjas y verdes, el reloj termina de lucir su belleza con tres campanas doradas en su punta.

 

Tótem Canadiense

Calzada del Rey s/n, 1a. Sección del Bosque de Chapultepec, acceso por Puerta Quebradora.

El pueblo canadiense donó este tótem a los mexicanos con motivo de los 150 años de la Independencia de México. El tótem es un símbolo de sabiduría y tradición que se entregó a la comunidad mexicana en 1962; y es un “protector del pueblo” que fue tallado en cedro rojo por el artista Mungo Martin e integrantes de la nación Kwakwaka’wakw, un importante pueblo autóctono de la Columbia Británica (provincia canadiense).

Igual que el pabellón coreano, el tótem se encuentra la 1a. Sección del Bosque de Chapultepec, tiene 11 m de altura y en él es posible reconocer elementos tradicionales de la mitología indígena de Canadá: la figura de la nutria, la serpiente, el hombre cedro y la efigie del Pájaro del Trueno adornados con colores negro, blanco, rojo y verde.

 

Acceso del Metro Bellas Artes

Metro Bellas Artes, Línea Azul. Ángela Peralta, Centro Histórico.

El art nouveau francés está a unos pasos de la Alameda Central desde 1998. Esto fue resultado del intercambio cultural entre la Compañía Arrendataria Autónoma de los Transportes Parisinos (RATP, por sus siglas en francés) y el Sistema de Transporte Colectivo Metro, la estación del Metro Bellas Artes luce una réplica de los accesos parisinos realizados por el arquitecto francés Héctor Guimard. Guimard es el principal exponente del art nouveau en Francia; y además de Francia, sólo México y Lisboa cuentan con una estructura de este tipo en el mundo. En la actualidad, aún es posible admirar los diseños originales de Guimard en estaciones de París como Abbesses y Porte Dauphine.

 

Placa Metro Etiopía

Cuauhtémoc esq. Eje 4 Sur Xola, Narvarte.

México se convirtió en promotor de la paz en el mundo cuando alzó la voz contra la invasión italiana a Etiopía a principios del siglo XX. Por esta acción, en 1954, el entonces emperador etíope Haile Selassie I visitó la Ciudad de México para agradecer y reforzar los lazos diplomáticos entre ambos países. Durante su visita se inauguró la Glorieta de Etiopía que tenía ejemplares de palmeras traídas desde el país africano. Con la transformación de la ciudad, la glorieta desapareció y se inauguró en 1980 la estación de Metro Etiopía. Al interior de la estación aún es posible ver mosaicos con alusión a un león y una placa que conmemora esta amistad multicultural.