Arte y Cultura
La Villa antes de Guadalupe (y su evolución en la historia)
Mariana Gaxiola
Cuando los españoles llegan al territorio azteca y toman la ciudad de Tenochtitlán, el capitán Gonzalo de Sandoval acampa con su ejército en el cerro del Tepeyac.

Al norte de la Ciudad de México, en uno de los territorios que más cuenta con habitantes en todo el país, se encuentra la delegación Gustavo A. Madero. Se trata de una de las 16 de esta índole en la capital mexicana. Y es que después de Tlalpan, es la zona con más población de toda la ciudad.

Su fundación data de la época prehispánica, fue un sitio donde los evangelizadores arribaron para levantar sus templos y comenzar con una nueva forma de vida. Y sin duda la religión fue una de las características que se encargó de permear la idiosincrasia de este territorio.

Existen evidencias que aseguran que la zona de la delegación Gustavo A. Madero fue poblada alrededor del año 1000 a.C. Se han hallado restos que podrían indicar que una comunidad agrícola habitaba el territorio. Y es que la historia afirma que la cultura zacatenca se asentó en este valle y fue allí donde encendieron el Cuarto Nuevo Fuego a manera de ritual.

En lo más alto del cerro del Tepeyac, en lo que solía ser la costa del lago de Texcoco, habitaba un pequeñísimo pueblo de indígenas nahuas. Durante la época prehispánica, esta comunidad precolombina se encargaba de proteger la entrada a la calzada del Tepeyac, pues se trataba de un camino que daba acceso a Tlatelolco y Tenochtitlán a través del agua.

 

basilica-de-santa-maria

 

La característica principal del lugar era la aridez. El cerro estaba repleto de maleza, sin embargo, los indígenas lo creyeron ideal para adorar a la diosa mexica Chalchihuitlicue, Matlalcueye o Tonantzin. Se trataba solamente de una deidad, a quien los mexicas reconocían como la madre de todos los dioses.

La fiesta de Tonantzin era una muy importante para su cultura. No se sabe con certeza cuándo o cada cuánto se celebraba esta festividad, pero se cree que personas de otras zonas viajaban largas distancias para ser parte de ella.

 

 

Cuando los españoles llegan al territorio azteca y toman la ciudad de Tenochtitlán, el capitán Gonzalo de Sandoval acampa con su ejército en el cerro del Tepeyac. Más tarde los españoles bautizarían el área como “Tepeaquilla”.

El 9 de diciembre de 1531, una virgen de piel morena se le aparece al indígena Juan Diego. Este suceso da inicio a la mística y a la historia mágica del Tepeyac.

A raíz del hecho se funda un pueblo a los pies del cerro, se convierte en villa y goza de un gobierno propio. Para el 3 de diciembre de 1563, gracias a un acta del Ayuntamiento de México, el lugar pasa a ser nombrado “Guadalupe”.

 

La Villa by RSF -Jardines del Tepeyac

 

plaza-del-zocalo-fondo-basilica-guadalupe

 

La Villa de Guadalupe fue clave en la historia política de nuestro país, pues fue en la sacristía de la basílica donde se firmaron los tratados de paz entre México y Estados Unidos el 2 de febrero de 1848.

Actualmente, la celebración de la Virgen de Guadalupe tiene reconocimiento a nivel mundial y se lleva a cabo cada 12 de diciembre en todos los rincones del país. Es sin duda uno de los símbolos más emblemáticos de la cultura mexicana.

Y no es sorpresa que la Basílica sea el segundo lugar de carácter religioso más visitado en todo el mundo, después del Vaticano. Más de 20 millones de personas visitan este santuario cada año. La Villa de Guadalupe se ha convertido en un destino obligado para todo aquel que visita la Ciudad de México.

 

 

El arquitecto Pedro de Arrieta comenzó la construcción de la primera basílica dedicada a la Virgen de Guadalupe en marzo de 1695. El día 1 de mayo de 1709 abrió sus puertas, con un solemne novenario, y en 1749 recibió el título de colegiata, es decir, que sin ser catedral, posee su propio cabildo. Su portada es exenta y simula un biombo, las cuatro torres octagonales de sus esquinas (coronadas con talavera amarilla con cenefa azul, lo mismo que la cúpula del crucero) tienen un significado asociado a la Nueva Jerusalén, la Jerusalén de oro, mencionada en el Apocalipsis (Ap 21, 18).

 

 

La basílica cuenta con la Capilla del Cerrito, Tepeyac, es la parroquia donde se recuerda el milagro de las flores frescas y la primera de las apariciones de Santa María de Guadalupe. Tiene el Cementerio del Tepeyac, el único camposanto de la época virreinal que aún se encuentra en actividad construido en 1740, y finalmente cuenta con la Capilla del Pocito, un templo ubicado en las cercanías de la falda oriente del cerro del Tepeyac construido de 1777 a 1791 y diseñado por el arquitecto Francisco Guerrero y Torres.

Se dice que fue edificado sobre un pozo de aguas “milagrosas” de donde bebían las personas y lavaban sus heridas los enfermos, hasta que se convirtió en foco de infección. Para controlar las epidemias se impidió el acceso directo al pozo y se construyó una techumbre sencilla, pero las peregrinaciones continuaron.

 

 

La mujer araña de Teotihuacán, un impactante mural prehispánico
MXCity
Uno de los murales mejor conservados de las zonas arqueológicas de México encierra un gran misterio: se trata de la mujer araña de Teotihuacán.
mujer-araña-de-teotihuacan

Los vestigios de las culturas prehispánicas de México están repletos de simbolismos e imágenes que representan la cosmogonía de sus pueblos; ejemplo de ello es la mujer araña de Teotihuacán.

 

Teotihuacán es una de las zonas arqueológicas más famosas y más visitadas de México, y no sin razón. Sus estructuras monumentales, coronadas por las Pirámides del sol y de la Luna, aunadas a su finísimas arquitectura y exquisita disposición de los espacios van de la mano con sus maravillosos murales. Muchos de ellos están muy bien conservados, como el misterioso mural de la mujer araña de Teotihuacán, una imagen cargada de significado.

mujer-araña-de-teotihuacan

Imagen de: quisol.blogspot.com

La sección de Tetitla ostenta una pieza de arte verdaderamente impresionante, que ha fascinado a antropólogos durante mucho tiempo. Se trata de la mujer araña de Teotihuacán. Realmente no es ningún híbrido extraño entre humano y araña, sino que es la representación de una gran diosa de esta legendaria cultura. Sin embargo, su apariencia le granjeó el nombre por el que hoy se le conoce.

Su piel verde y sus penetrantes ojos pueden ser un poco intimidantes, además de que parece que tiene un par de colmillos que salen de su boca. En realidad, estos colmillos son un puente nasal, comúnmente usado por los nobles teotihuacanos para señalar su estatus social y político. No obstante, estudios minuciosos apuntan a que este puente sí podría aludir a la fisionomía de los arácnidos, por lo que su apodo parecería estar basado en la realidad.

mujer-araña-de-teotihuacan

Imagen de: Public Books

La importancia de esta deidad es evidente, pero todavía está envuelta en misterio. La mujer araña de Teotihuacán aparece en muchos sitios dentro de la zona arqueológica, pero años y años de estudio no han logrado dilucidar su origen ni su función. Ostenta un gran penacho de quetzal y un largo collar que se asemeja a una serpiente. Las pinturas que la rodean no hacen sino intensificar el aura de poder y autoridad que despide la imagen: pumas, águilas, búhos, coyotes y otros animales conforman su formidable séquito.

Una de las teorías más aceptadas es que se trata, nada más y nada menos, de la diosa del inframundo. Los académicos que postulan esta hipótesis se basan en el hecho de que muchos de estos animales son nocturnos, por lo que representan a la oscuridad, a lo oculto y a la muerte. Lo que sí es un hecho es que ninguna figura es gratuita: la mujer araña de Teotihuacán y sus acompañantes están cargados de significado, y en ellos se podría encontrar una de las claves para descifrar a una de las culturas mesoamericanas más majestuosas de la historia.

Más cultura prehispánica: Yacatecuhtli, el dios de los viajeros.

*Imagen destacada de: Wikimedia Commons

Hurakán, el dios maya de las tormentas y corazón del cielo
MXCity
Hurakán es reconocido como uno de los dioses más poderosos del panteón maya, creador de los desastres y corazón del cielo.

En el panteón maya, Hurakán se origina de la lengua quiché y es conocido en todo el sur.

Se ha dicho que la mitología maya es básica, ya que cuando llegaban tormentas terremotos y desastres de agua era la culpa del dios del fuego Huracán. Y tal y como sucede en otras mitologías, los mayas usaban este tipo de relatos para dar explicación a los fenómenos naturales. Aunque se diga que sus mitos son básicos, lo cierto es que tenían complejas ceremonias para rendir tributo a sus dioses.

Huracán es el dios de las tormentas, el viento y el fuego. El nombre de este se encuentra conformado por los vocablos mayas hun, que traduce “uno”, y racan, que traduce “pierna”. Por lo tanto, huracán se puede traducir como “el que tiene una sola pierna” o “pierna sola”, pues tenía un único pie en forma de cola de serpiente que terminaba con un pie con largas uñas como garras.

Hurakán también era conocido como el dios cojo para los hablantes de la lengua quiché. Pese a esto, no era un dios ridículo ni menor, sino todo lo contrario: era una poderosa deidad que le gustaba traer destrucción al mundo por medio de tormentas.

Cuando enfurece nadie puede controlar su ira. Desde las nubes desciende su única pierna y su pie, dotado de prominentes garras, destrozando todo lo que toca a su paso. Así es el descomunal poder del “Corazón del Cielo”, mejor conocido como Hurakán, dios del viento, del fuego y las tormentas.

Yucatan living

Esta deidad del panteón maya se origina de la lengua quiché, y es uno de los 13 dioses que participó en la creación y con su apariencia monstruosa le hace honor a sus destructores poderes, temidos por el resto de los dioses. Tiene cabeza, tórax y abdomen, pero sus piernas terminan en una sola, cuyo pie lleva garras. Los brazos, uno sobre la cintura, el otro sobre la cabeza, aluden a la dirección que llevan los vientos durante los huracanes, según lo refirió el arqueólogo cubano Fernando Ortiz (1947).

Los antiguos pobladores del golfo de México y el área maya compartieron elementos de las culturas caribes, mismos que fueron permeando el resto de Mesoamérica. Es por ello que rastrear la presencia de Hurakán en otras regiones de nuestro país, aunque se le conozca con otro nombre.

Mexicolore

Los mayas peninsulares lo llaman Chaac; en el altiplano mexicano se convierte en Tláloc; para los totonacos, es Tajín; y en Oaxaca, se le conoce como Coci-joo. En Veracruz, la versión más evidente de Hurakán es la estela que lo representa en El Tajín.

A veces se asocia con Mictlantecuhtli puede ser su lejano antecedente. Lleva en la mano izquierda una serpiente, como alusión a Huitzilopochtli y en representación del rayo.

Wikipedia

Este dios maya heredó su nombre a los más poderosos fenómenos meteorológicos, entre los llamados ciclones tropicales que, por su intensidad, se dividen en perturbaciones tropicales, depresiones tropicales, tormentas tropicales y huracanes.

En México, la temporada de ciclones tropicales inició en mayo y a veces en junio. Aunque la cantidad de ciclones, tormentas tropicales y huracanes varía y mucho más con el clima tan complejo que tenemos hoy en día.

El ágora

Este era representado como un ser antropomorfo con piel de serpiente, rasgos reptiloides y la cola de una serpiente. En su honor, las grandes tormentas eran conocidas por los mayas como huracanes.; y en la actualidad se conocen así los ciclones tropicales.

También fue uno de los trece dioses que tuvo participación en la creación del mundo y del hombre de maíz. Esto se puede encontrar relatado en El Popol Vuh, el libro que cuenta el origen del mundo. Según esta narración, Huracán vivía en lo alto del cielo, en medio de las nubes.

Wikiwand

Era responsable de la lluvia y de otros fenómenos naturales relacionados con el clima. De esta forma, era el dios sobre el cual recaía la responsabilidad de castigar a los seres humanos por su desobediencia y malas acciones. Una vez, cuando los mayas no respetaron a los dioses y los hicieron enfurecer, los dioses le pidieron a Huracán que los castigara. Entonces lanzó una poderosa lluvia sobre la tierra, provocando inundaciones y malestar.

La primera manifestación de Huracán se llamaba Caculhá Huracán, el rayo de una pierna. La segunda manifestación se llamaba Chipi Culhá, el más pequeño de los rayos. Y la tercera manifestación se llamaba Raxá Caculha, Rayo muy hermoso.

Y así son tres el corazón del Cielo; dice el Popol Vuh

La Ciudad Mural Xicotepec y su curiosa pirámide azteca
MXCity
La pequeña pirámide de Xicotepec, construida por los mexicas y apropiada por los españoles, es un gran ejemplo del sincretismo religioso de México.

Los torcidos y coloridos callejones de Xicotepec cuentan una historia de lucha y mezcla de culturas que culmina en la pirámide de la cima.

 

Cuando andes por rumbos poblanos, no dejes de visitar a la Ciudad Mural Xicotepec. Este pueblo mágico de Puebla obtiene su nombre gracias a un proyecto del 2015, que restauró sus calles y sus muros a través de la obra de artistas urbanos. Fue Colectivo Tomate el responsable de embellecer las calles del pueblo, gracias a la participación de la comunidad y de varios organismos que recaudaron fondos.

xicotepec

Fotografía de: linkogecko para Atlas Obscura

Xicotepec es un lugar sumamente interesante, ya que es viva muestra del proceso de evangelización y apropiación cultural que dio como resultado el sincretismo tan característico de nuestro país. La atracción principal del pueblo es una pequeña pirámide ubicada en su cima, llamada la Xochipila. Como dice su nombre, los mexicas la construyeron en honor a Xochipilli, dios de la vegetación y de la fertilidad, entre otras cosas.

Sin embargo, cuando los españoles llegaron, utilizaron este pequeño centro de culto para su campaña evangelizadora. Resignificaron la pirámide a través de su discurso y lograron que la población adorara a San Juan Bautista, en lugar de al dios prehispánico. Esto resulto en un sincretismo muy particular, ya que las dos figuras se fusionaron y siglos después nació Juan (o Juanito) Tecachalco, una especie de santo local.

Para llegar a la Xochipila, uno tiene que subir por las empinadas y tortuosas calles del pueblo. Si bien el ascenso es un poco largo, vale la pena; a cada paso que das irás descubriendo preciosos murales que describen el interesante proceso de mezcla de culturas. Hay un conquistador español reimaginado como un centauro, luchando con un guerrero mexica encarnado en la serpiente emplumada. También aparece Xochipilli, tanto en su versión escultórica como en una advocación humana con atributos místicos.

Más arquitectura prehispánica: las ruinas mosaico de Mitla.

*Imagen destacada de: Jordi Prats

El peculiar origen del nombre de la Muñeca de Sololoy
MXCity
Conoce el curioso sentido de la Muñequita de Sololoy y cómo pasó de ser un material plástico común a estar en las vitrinas de los museos.

Muñeca de Sololoy, conoce la historia de la frase popular.

La industria del juguete en México ha enfrentado grandes retos desde sus inicios: competir con otros mercados, las tecnologías que han desplazado los usos y costumbres de las personas. Pero desde siempre se ha buscado hacer juguetes propositivos, creativos y con trasfondo.

La industria de los juguetes se usaba y aún se usa para manufacturar muñecas. Se dice que las muñecas de antes eran mejor que las de ahora, pero supongo que todo depende del momento. Pero hay algo que duda, y es que a las muñecas de antes se les decía con mucho cariño “mi muñequita de sololoy”.

Sofia Loren -Image by © /ANSA/Corbis

“Sololoy” es una palabra casi antigua, y se pensó que se usaba esta expresión queriendo equiparar la belleza de “mi muñequita” con las “muñecas” de una región geográfica, de entre quienes siempre me viene a la mente la imagen de Marilyn Monroe.

Pero la palabra sololoy viene de “celluloid” (celuloide, de cell, célula; y oide, similar a), que es un material descubierto o inventado en el siglo XIX con él se fabricaban juguetes y más tarde se le encontraron otros usos, destacándose en la fotografía y la cinematografía y tanto se usó en esta última industria que se le llama hoy en día “industria del celuloide”.

hemeroteca.org

La muñeca de celuloide, sololoy por su forma de verbalizarlo eran muñecas muy frágiles que podían romperse fácilmente. Fue la transliteración (anglicismo) proveniente de la palabra inglesa celuloid que se le denomina sololoy.

Las abuelas mexicanas que vivieron su niñez a principios del siglo XX recuerdan con nostalgia aquellos delicados juguetes que llamaban «de sololoy», con rasgos angelicales que las llenaban de sueños. La huella de aquella época quedó marcada en la «Naranja Dulce», canción infantil tradicional y en la que, en un fragmento, se canta:

…Toca la marcha, mi pecho llora

 adiós, señora yo ya me voy

a mi casita de sololoy

 a comer tacos y no les doy…

El sololoy, es una palabra no aparece en el diccionario y fuera de México es un término desconocido. La historia comienza en la segunda mitad del siglo XIX, cuando John Wesley Hyatt (1837-1920) inventó un nuevo material al que llamó celuloide por estar hecho a base de nitrato de celulosa.

Por sus propiedades flexibles de transparencia y resistencia a la humedad, pronto le encontraron aplicaciones en diversas industrias. Otros usos típicos del celuloide son: juguetes, artículos sanitarios, objetos para la casa y en las artes para imitar el marfil, la concha y el coral.

ADN Sureste

El celuloide es el nombre comercial de un material plástico de nitrato de celulosa, que se obtiene usando nitrocelulosa y alcanfor, con añadidos de tintes y otros agentes. Se considera el primer material termoplástico, que fue creado por primera vez como Parkesina en 1856​ y, como “Xylonite” en 1869, antes de ser registrado como “celuloide” en 1870.

Su composición se mejoró gradualmente para finalmente hacer que fuese fácil de moldear y producir. Su invención se atribuye a menudo a los hermanos Hyatt en 1870. El celuloide es fácilmente moldeable y conformable, y fue utilizado por primera vez ampliamente como sustituto del marfil.

Catawiki

El celuloide es altamente inflamable, difícil y costoso de producir y ya no se utiliza ampliamente, aunque sus usos más comunes hoy en día están en la fabricación de las pelotas de tenis de mesa, en instrumentos musicales y púas de guitarra. Esta es la razón por la que haya tan pocas muñecas de celuloide en el mundo y las que aún se conservan en buen estado, están resguardadas en los museos en manos de coleccionistas privados.

 

Gramho

A fines de la década de 1930 y 1940, la mayoría de las muñecas hechas de celuloide se fabricaban a bajo precio como premios de carnaval o muñecas de disfraces nacionales. De hecho, se cree que las muñecas de celuloide explotan; técnicamente es posible ya que el celuloide es inflamable. Pero no hay noticias de que las muñecas explotaran.

Debido a que las muñecas eran inflamables y también frágiles y aplastables, cayeron en desgracia a mediados del siglo XX y, por lo general, no se usaron para hacer muñecas después de eso. Si tienes muñecas de celuloide, para estar seguro, no juegues con ellas afuera en el calor del verano o frente a un fuego rugiente.

Foto destacada: The Spruce craft