Gastronomía
De cómo Santa Anna hizo que el mundo conociera el chicle
Mariana Gaxiola
El general se lo presentó a su secretario, el inventor Thomas Adams, quien creó la marca Chiclets.

Fue gracias a Antonio López de Santa Anna que el planeta entero probó el chicle…

 

La palabra “chicle” encuentra su origen en tzictli, el término náhuatl con el que los indígenas hacían referencia al polímero gomoso que obtenían de la savia del manikara zapota, un árbol endémico de México. Lo cierto es, que incluso desde antes de la llegada de los españoles, mascar chicle siempre ha sido algo común entre los habitantes de nuestro país.

Un empedernido de esta goma era el general Antonio López de Santa Anna, quien decía que le ayudaba a calmar sus nervios y a pensar. Pero la realidad es que se trataba de una actividad que realizaba todo el tiempo.

Por la tan polémica Venta de La Mesilla, aquella en que Santa Anna accedía venderle a Estados Unidos parte de Arizona y Nuevo México, el pueblo lo exilió en 1855 a Colombia. Y es que para ese entonces, el mandatario exigía que se dirigieran a él como “su Alteza Serenísima”. Para el año 1860, Santa Anna llegó a Nueva York, ciudad donde conoció a Thomas Adams.

santa anna

Se hospedó en su casa y lo convirtió en su secretario, pero la historia cuenta que se convirtieron en buenos amigos. Cabe mencionar, que el señor Adams era inventor, y se encontraba en busca de crear algo grande y memorable. Anteriormente, había incursionado en el mundo de la fotografía, con inventos que solo terminaban en el fracaso.

El estadounidense y su hijo querían fabricar neumáticos a bajo costo. Santa Anna le recomendó que utilizara el chicle como sustituto de caucho. En este tiempo, la goma de mascar no era muy conocida fuera del territorio mexicano, por lo que se tuvo que mandar pedir una tonelada de chicle de México.

Por mucho tiempo, Thomas Adams intentó producir neumáticos con la goma, pero nunca obtuvo éxito. Lo único que logró fue almacenar kilos de chicle en su hogar.

santa anna

Un día, mientras estaba en una farmacia, escuchó que una niña compraba parafina para mascar, una sustancia insípida que se usa para fabricar velas. Entonces, el inventor recordó que Santa Anna masticaba la goma mexicana constantemente, y de hecho, le había contado que los indígenas también solían hacerlo.

Thomas Adams pensó que era una mejor idea mascar chicle que parafina. Regresó a casa, le contó la idea a su hijo y juntos decidieron agregarle sabor a aquella dádiva de tierra mexicana que tanto adoraba su huésped. Empezaron a envolverlo en papel de colores para comercializarlo en las farmacias.

A partir de ahí el negocio se popularizó, y fue así como creó la empresa Chiclets, una marca que hasta la fecha produce goma de mascar. Si bien Thomas Adams fue el inventor del chicle como lo conocemos hoy, fue Santa Anna y todos los mexicas quienes se encargaron de popularizarlo. El mundo hoy masca chicle gracias a México.

santa anna

El Huitlacoche solo se produce y consume en México, es el reflejo de nuestra identidad cultural
MXCity
Mientras el Huitlacoche en México es el nuevo manjar de la alta cocina. En Francia es el terror de los agricultores o Le charbon du maïs, y en EU, el Corn smuthace, es el objetivo de diversos pesticidas.

El Huitlacoche es maíz en proceso de evolución.

 

Para empezar a hablar sobre el “cuitlacoche” o “huitlacoche”, hay que decir que ambas son formas correctas de referirse a este hongo, pero mientras que la primera hace referencia a un origen prehispánico la otra sólo hace referencia al hongo comestible. El origen etimológico prehispánico sólo se encuentra en la palabra cuitlacoche: proviene del náhuatl cuítlatl y significa “excremento”, y cochi hace referencia al sueño.

El cuitlacoche hace alusión al excremento de los dioses prehispánicos, siendo muy apreciado y vinculado a la mejora de la calidad de la siembra. A pesar de que hoy en día se ha investigado bastante sobre este hongo comestible, no se tienen documentos que hablen sobre el origen exacto de las primeras ingestas del huitlacoche.

Es un hecho que el cuitlacoche lleva existiendo miles de años en los campos mexicanos, pero no es posible asegurar que esto fuera alimento de reyes, ni ofrenda de dioses en la época prehispánica, sino más bien una maldición, anormalidad en la cosecha y era una plaga poco deseada. Esta parece ser la idea más común, que en tiempos prehispánicos este hongo haya sido visto como una anormalidad del maíz, un producto indeseable y molesto, porque significaba la pérdida de la mazorca. Entre los mayas, al sur del país, por ejemplo, se pensaba que era una plaga provocada por la acción divina ligada a la lluvia.

El nombre científico del hongo que se apodera del maíz en épocas de lluvias, es Ustilago maydisl, que al atacar al maíz genera malformaciones en cualquiera de sus partes, aunque principalmente se concentra en las mazorcas, produciendo ámpulas de color gris y negro. El hongo inicia su desarrollo como espora microscópica que viaja con el viento y basta una sola para infectar todo un cultivo, que al germinar, llega a la mazorca y afecta los granos creando tumores inflamados.

En la mayoría de los países, el huitlacoche se considera un parásito, y es el terror para los agricultores, en México es un ingrediente preciado, exótico y muy valorado. Además este hongo comestible se ha convertido en un sofisticado ingrediente entre los más reconocidos chefs y es un producto gourmet.

El huitlacoche, como otras cosas en nuestro país, fue alimento de subsistencia para campesinos e indígenas y hasta hoy se ha vuelto un producto culinario que se comienza a introducir a la gastronomía mexicana, al grado de ser un nuevo símbolo de platillos típicos y de alta sofisticación. Fue casi hasta el siglo XX que se comenzó a conocer el lado biológico del huitlacoche en México haciendo de este manjar un descubrimiento más o menos reciente.

En Nuevo México EE.UU existe una tribu indígena que lo ha usado como afrodisiaco por su sabor, aunque está contraindicado el consumo en mujeres embarazada. De hecho la misma tribu utiliza el huitlacoche para inducir el parto en las mujeres que están a punto de dar a luz, aunque no está del todo comprobado si el hongo de maíz tenga las facultades y componentes biológicos para llevar a cabo esta tarea.

En los estados de Puebla y Veracruz, el huitlacoche se usa como planta medicinal para inducir el parto debido a la tos que provoca y causa contracciones en el útero. En la región de la huasteca potosina e hidalguense se usa como medicina para tratar la diarrea y problemas digestivos. En Chiapas se usa para la preparación de una bebida tradicional llamada esmoloc. Hay estados de la República en donde no es alimento y simplemente tiene usos medicinales por ser muy bueno para los problemas de la piel, muy efectivo favoreciendo las contracciones del útero o tratando problemas digestivos.

Además de ser un alimento delicioso, el huitlacoche es muy nutritivo con sus altas cantidades de aminoácidos, proteínas, minerales, vitaminas y carbohidratos así como muy baja cantidad de lípidos.

El aroma a tierra del huitlacoche es maravilloso. Tiene un sabor entre trufas negras y champiñones shiitake, pero más intenso y ahumado. Cuando el huitlacoche se acompaña de maíz en forma de tortilla se produce la magia, el matrimonio perfecto entre lo “sano” y lo “enfermo” en un plato simple. Este “gusto adquirido” a sido tal, que la comida francesa en México lo ha vuelto un platillo a nivel internacional con sus “crepas de cuitlacoche”.

Hoy el campo tiene más de 50 años cosechando esta “trufa mexicana”, que en ocasiones llega a ser más cara que la carne de res, pues una mazorca invadida de hongos puede costar lo mismo que 12 mazorcas limpias. Como sea, este delisiono hongo que le está dando la vuelta al mundo, ha propició que muchos lo adoptaran como un nuevo símbolo de identidad nacional.

 

Festín De Insectos Comestibles 2018, odisea a la gastronomía prehispánica
MXCity
¿Te gustaría probar un platillos elaborado con arañas, luciérnagas o alacranes? Qué tal unos buñuelos, helado o nieve con jumiles o gusanos de maguey?

El Festín de insectos comestibles será una experiencia culinaria sumamente exótica.

 

Los insectos comestibles son un encuentro con nuestra época prehispánica, donde la toda la naturaleza formaba parte de los ingredientes preparar platillos exquisitos. Tal vez la palabra “insecto” nos provoque un poco de malestar, pero los insectos hoy en día son un ingrediente gourmet que no puedes dejar de probar por lo menos una vez en la vida.

En todo el mundo se consumen más de 1.900 especies de insectos comestibles. Esta cifra va en aumento a medida que se estudia el medio natural de las especies, sus propiedades, beneficios y perjuicios para nuestra salud. Los centenares de especies de insectos utilizados como alimento en todo el mundo, son: escarabajos; hormigas, abejas y avispas; saltamontes y grillos y, por último, polillas, orugas y mariposas.

En diversos países latinoamericanos se consumen insectos desde antes de la llegada de los españoles, esto se menciona en el Códice Florentino. En México existen más de 500 especies de insectos comestibles. Algunos de ellos tienen, incluso, propiedades medicinales como se pensó en la antigüedad. La mayoría de las culturas prehispánicas como la zapoteca, la mixteca y la maya los utilizaban para aliviar varias enfermedades como digestivas, respiratorias, nerviosas, circulatorias y óseas.  Algunos insectos tienen bajos niveles de grasas saturadas, poseen propiedades antibacteriales y son grandes fuentes de proteínas.

Chapulines de México, gusanos de agave en México, chinicuiles,  ahuautle, jumiles escamoles y alacranes son los insectos más consumidos en el país. El sabor del insecto es muy particular y depende mucho del condimento o acompañante que se le ponga, como curry o incluso chocolate; no obstante, hay quien afirma que existen gusanos que saben a queso, que los chinches de monte se asemejan a las manzanas, y los saltamontes se parecen al pollo, la idea es atreverse a comer este manjar.

El Festín De Insectos Comestibles 2018 podrás rebasar tus propios límites y probar algo entre la variedad de platillos elaborados con hormigas, arañas, cocopaches, luciérnagas, gusanos, chapulines, alacranes, escamoles y hasta tarántulas en tacos, gorditas y en helado, buñuelos, helado, nieve, y pulque.

Festín De Insectos Comestibles 2018

¿Dónde? Huerto Roma Verde, Jalapa 234, Roma.  Entre Campeche y Coahuila, Roma Sur, a 3 cuadras del Mercado Medellín.

¿Cuándo? 8 al 10 de junio de 12:30 a 19:00.

Entrada libre

Facebook

Fenómena, un evento culinario lleno de un arte dinámico e inusual
MXCity
“Queremos que veas el arte en una fiesta, en un restaurante o en un hotel y que, además, puedas interactuar con la obra” Fenómena

Fenómena pretende generar espacios donde las personas interactúen con el arte.

 

La galería de arte nómada fue creada por Daniela Helfon, Claudia Flores y Margot Kalach, tres amigas comprometidas con la difusión del arte en espacios que todos frecuentamos día con día. La creación de la galería es eliminar los clichés que existen en la industria del arte, por ejemplo, que comprar arte no necesariamente tiene que ser caro y no hace falta ser un gran conocedor para apreciarlo.

La galería pretende acercar el arte de una manera personal, cuya filosofía #artforthepeople, con el fin de generar espacios en los que las personas puedan interactuar con el arte libremente y sin compromiso alguno. Gran parte de su mercado son los denominados young collectors, un nuevo grupo de jóvenes que ha comenzado a invertir en arte y quiere empezar a formar su propia colección. El formato de Fenómena es ideal para ellos, ya que es dinámico y accesible.

 

Fenómena trabaja con gran variedad de artistas emergentes, en su mayoría mexicanos, y algunos de procedencia internacional. Sus acuerdos no son exclusivos y los artistas pueden variar dependiendo del tipo de evento. Sin embargo, muchos tienen una propuesta innovadora y fresca dentro de un estilo contemporáneo.

Fenómena procura en sus eventos presentar una lectura coherente, por lo que la curaduría de artistas está especialmente pensada para cada exhibición, considerando los espacios, el público y la temática; similar a un rompecabezas donde todo tiene que embonar a la perfección.

Fenómena cuenta con libros online que muestran la trayectoria y el trabajo de cada uno de los artistas exhibidos. Todas las piezas de arte están certificadas, así que puedes estar seguro de que tienes algo de valor y que representa una inversión.

Este año Fenómena decide montar una exposición con la participación de Cody Barber, un artista industrial originario de Marfa, Texas. Además montar el salón principal con piezas de Montse Balmori, Juan Pablo Vidal, Andreas Díaz Andersson, Alquimia MC, Gustavo Arguello Peñaloza, Lucila Muriel y Martín Leveque.

Fenómena (pop up gallery) hará un homenaje a la comida de las carreteras de México. Con una mesa escalonada como parte de la exposición SFMOMA, con chefs invitados sorpresa y un maridaje sonoro por Holder.

Fenómena / Mesa Nómada

¿Dónde? Puebla 109. col. roma norte, Ciudad de México.

¿Cuándo? 16, 17, 18 24 y 25 de mayo del 2018.

¿cuánto cuesta? $ 1,200 por persona. Incluye maridaje de vinos naturales y mezcal artesanal.

Reservaciones: info@mesanomada.com

+521 55 37 20 88 07

10 restaurantes de la CDMX para conocer en mayo
Viviana Cohen
Este mes prueba tacos de humo, lo mejor del mediterráneo, comida con aroma a letras y una hierba mágica que exalta la magia de los sabores.
restaurante

Los sabores más poderosos en los restaurantes de la CDMX que debes conocer en mayo.

 

La Ciudad de México es, sin duda, la capital gastronómica del país. Alrededor de todos sus parajes se desdoblan geniales restaurantes que, con propuestas innovadoras, han logrado sobresalir en los más prestigiosos listados a nivel mundial.

Y es que esta urbe ha recibido a los chefs más talentosos de la República, cocineros que han cumplido sus sueños y han inaugurado el restaurante que siempre quisieron tener. Las cocinas de estos lugares es donde la magia sucede, pues entre fuego, cuchillos y hornos nacen deleites culinarios que satisfacen hasta los paladares más exigentes.

Si algo caracteriza a la gastronomía de la ciudad es que es muy ecléctica. Las cartas de los más concurridos restaurantes varían en cuanto a estilo, se modifican según la temporada y juegan con productos frescos y locales. Es un hecho que comer en los restaurantes de la Ciudad de México es garantía de buena sazón. Aquí algunos de los lugares que no puedes dejar de probar este mes:

 

Expendio de Maíz 

 Yucatán 84, Roma

restaurantes

Un lugar es deliciosamente cálido, tan sofisticado como sencillo, que le rinde un homenaje  a la esencia más hermosa de la gastronomía mexicana. Este restaurante es más bien un laboratorio de experimentación en el que abundan los tipos de maíz, las mezclas y los colores de la tortilla cambian todo el tiempo y  las salsas varían diariamente con los ingredientes que hay a mano. Además este sitio cuenta con una cocina abierta hecha de piedra volcánica en donde es posible sentarse frente a los cocineros mientras preparan recetas eclécticas en  enormes comales

 

Makoto 

Av. Campos Eliseos 295, Miguel Hidalgo, Polanco

restaurantes

Makoto es el nombre de un experimentado cocinero (reconocido mundialmente) que ha tenido el don de difundir y modernizar la esencia más pura de la comida japonesa, entre otras cosas, gracias al uso de la Robata; una técnica nipona que consiste en cocinar encima de una parrilla de metal hecha con carbón vegetal con tres tipos de cocción que engrandecen el sabor de la comida.

A pesar de llevar poco en el firmamento gastronómico de la urbe, Makoto ha adquirido gran popularidad entre los capitalinos. Esto se debe a la calidad de su comida y a que sus platillos están preparados (casi exclusivamente) con ingredientes mexicanos que vienen de lugares tan remotos como los criaderos de peces de Baja California.

Reservaciones: 52-81-56-86 

 

Carolo 

Miguel de Cervantes Saavedra 303, Polanco

restaurantes

Un restaurante agradable, casero e íntimo; que ofrece en su menú lo más sofisticado de la gastronomía del mediterráneo. Aunque la especialidad de la casa es su panadería, en este sitio se pueden probar guisos únicos en la capital mexicana. Hay que destacar que aunque Carolo cuenta con muchas sucursales, la más bonita está en Polanco, ya que tiene una terraza con una vista sublime. 

Reservaciones: 55 49 76 01 35

 

Rosetta 

Orizaba 219, col. Roma

restaurantes

En el corazón de la colonia Roma, se encuentra un fantástico lugar para estar en las mañanas. Este restaurante, que bien podría pasar por el patio de la casa porfiriana de junto, se llama Boneta y ofrece un menú tan innovador de desayunos que los comensales se regresarán una y otra vez. El delirante sabor de la comida de este rincón gastronómico se explica por  los ingredientes orgánicos que componen los platillos.

Teléfono: 7591 0310

 

Kerouac 

Álvaro Obregón 206, Roma Norte

restaurante

Esta propuesta gastronómica esta inspirada en los días que el famoso escritor de la Generación Beat, Jack Kerouac pasó en la Colonia Roma. La comida que se ofrece en este restaurante tiene la chispa que tienen los textos del autor estadounidense. Sabores eclécticos, carnes extrañas y una deliciosa variedad de vinos; todo en un espacio tranquilo protagonizado por la madera y la paz. 

Reservaciones:  8435 3640

 

Tizne Tacomotora 

Diagonal 39, Colonia del Valle Centro

Restaurantes

Se trata de un lugar en el que dos chefs mexicanos han reinventado la manera de hacer tacos. En este glorioso restaurante los comensales podrán probar el platillo emblemático más importante de México como nunca lo han hecho. Esto se debe a que en Tizne los tacos y sus ingredientes se preparan con madera de encino y mezquite norteño. El resultado es un sabor ahumado que ocasionalmente se mezcla con ingredientes tan raros y geniales como el de la miel de maple. 

 

Can Can 

Calle de Durango 175, Roma Norte

restaurantes

Se trata de un bracito de la colonia Roma, que además de tener una de las más deliciosas gastronomías de la Ciudad de México, ofrece una rica colección de platillos. Comida ecléctica que deambula entre los sabores mediterráneos y algunos platos clásicos de Estados Unidos y Europa. Es particularmente recomendable probar la hamburguesa que tiene el el Menú de este nuevo espacio. 

Teléfono: 7824 9431

 

Cedrón

Mazatlán 24, Condesa

restaurante

Cedrón es algo más que un buen restaurante en el que cada detalle, hasta la forma en la que están dobladas las servilletas, está cuidado. Es la oportunidad de experimentar con el paladar una gama de sabores sincréticos que unen en un mismo bocado: los coloridos vegetales mexicanos, las mejores recetas del mediterráneo y la rigurosidad y la técnica francesa.

Teléfono: 2155 6403

 

Enhorabuena Café

Atlixco 13, Condesa

restaurante

Se trata de un rincón acogedor, sumamente agradable que  se  ha encargado de desmentir muchos mitos acerca de lo que en teoría debe ser un buen restaurante. Esto se debe entre otras cosas, al toque fresco y personal que tiene cada alimento de la carta. Esos agradables cuidados le hacen saber a los clientes que han llegado a un sitio en el que las cosas se harán para complacerlos. Pero además hay que destacar que Enhorabuena se puede probar uno de los cafés más ricos de la Ciudad de México.

Teléfono: 9155 6654