Arte y Cultura
Sobre el mural de Diego Rivera que adorna el Teatro Insurgentes
MXCity
Esta obra pictórica data de 1953, y simboliza la ambivalencia que desde hace años ha definido a la sociedad mexicana.

Cantinflas es el primer personaje que los transeúntes alcanzan a apreciar en este mosaico.

 

En la colonia San José Insurgentes, sobre la calle más larga de todo el mundo, se desdobla el Teatro Insurgentes, un recinto cuya construcción fue iniciativa de José María Dávila, quien mandó levantar este lugar con el objetivo de contar en la ciudad con un foro de grandes dimensiones, pues en la década de los 50, existían casi solo teatros medianos.

El arquitecto responsable de la obra fue Alejandro Prieto, quien culminó la construcción hacia 1953. Cabe mencionar, que la primera puesta en escena que se presentó en este sitio fue Yo Colón de Alfredo Robledo y Carlos León, dirigida por Ernesto Finance y protagonizada por Mario Moreno “Cantinflas”, personaje que aparece plasmado en el mural que adorna la fachada de este singular espacio.

Se trata de una pieza de Diego Rivera de 46 x 10 metros, y algo curioso de esta pintura, es que su nombre se desconoce. Varios historiadores del arte sugieren nombres como Teatro Histórico, Los Insurgentes y Teatro en México. Sin importar su título, es un hecho que el mural busca ser un tributo al nombre del recinto, pues narra tanto la historia de los Insurgentes y del teatro en México.

 

teatro insurgentes

 

La pintura está hecha con material sintético, con la técnica de aplanado seco, para que fuera cubierta con losas de mosaico de vidrio que, cabe aclarar, fueron trabajadas en los talleres de mosaicos de Italia.

De izquierda a derecha, el mural primero plasma personajes de la Independencia de México, como Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón. Luego, las imágenes van avanzando a escenas de baile y obras de teatro, para llegar al centro con Cantinflas.

Aparece el comediante con su emblemática vestimenta. Su mano derecha está tendida a un grupo de personas acaudaladas paradas sobre lingotes de oro, que le pasan un billete. Esta gente representa a la figuras capitalistas, burguesas y del clérigo. Su mano izquierda deposita una moneda a los pobres, ancianos y niños desvalidos que claman misericordia.

 

teatro insurgentes

 

Debajo de esta ambivalente situación, se leen dos cifras: “1000000 x 9000” y “20,000000”. Rivera escribió estos números para dar a conocer que en aquella época, en México existían alrededor de 9 mil millonarios y 20 millones de pobres.

Cantinflas, entonces, funge como una especie de moderador; un individuo neutral que por un lado acepta las donaciones de los ricos, pero con el objetivo de dárselas a los pobres. Con este alegórico mural, Diego Rivera buscó retratar la realidad social que el país vivía hace tantas décadas. Curiosamente, esta denuncia continúa siendo pertinente hoy día.

Colores y figuras integran esta maravillosa obra, una fachada icónica que aloja un maravilloso recinto y que es testigo del desarrollo de esta urbe. Sin duda conocer un poco sobre su historia y significado resulta interesante, pues son estas expresiones artísticas las que le brindan un semblante diferente a las calles de esta ciudad.

 

teatro insurgentes

 

 

Dónde: Av de los Insurgentes Sur 1587, San José Insurgentes, Benito Juárez, 03900 Ciudad de México, CDMX.

Nostalgia urbana: la triste historia en fotos del glorioso Hotel Regis
MXCity
El Hotel Regis fue uno de los lugares más conocidos y prestigios del siglo XX, al grado de ser el estandarte de la elegancia en la Ciudad.

Un hotel lleno de lujo y glamour donde desfilaron grandes personalidades del siglo XX.

 

El hotel Regis fue emblema de glamour, fama, poder y cultura en la Ciudad de México. Estuvo ubicado en la avenida Juárez, a un costado de la Alameda Central, donde se llegó a hospedar Frank Sinatra, Ava Garner, Edith Piaf y Agustín Lara, Pedro Armendáriz, Jorge Negrete, María Félix, Lupe Veles, Mario Moreno Cantinflas. Gary Cooper, el rey Carol II de Rumania, Richard Nixon y Fidel Castro se reunían y hospedaban en el Regis.

Esta construcción comenzó en 1908 y finalizó en el año de 1910. Se planeo para albergar al diario El Imparcial; tenía 5 plantas, llamaron Berry y tras el terremoto de México en 1911, el edificio fue afectado. Se remodeló y se convirtió en edificio de departamentos.

 

 

En 1913 el lugar fue transformado en hotel con el nombre de Hotel Ritz. Pero sólo mantuvo dicho nombre un año; ya que, tras la caída de Huerta, tuvo que ser vendido a Don Rodolfo Montes y cambiar de nombre. Así surgió el Hotel Regis. En 1917 se aumentaron pisos y se añadió un reloj en la azotea. En 1919 se amplió el Regis, construyéndose el Teatro “La Bombonera Regis” (años después, cine Regis), el Restaurante Don Quijote y el Bar Regis.

En 1944 Anacarsis Peralta “Carcho” adquirió el Regis. Cambió la imagen del Hotel, haciendo múltiples remodelaciones en mármol y transformando el lobby en uno de gran majestuosidad, transformando el lugar en un hotel de lujo en la Ciudad de México y uno de los favoritos para hospedarse en la década de los 40’s y 50’s. Por esta época nació el famoso cabaret Capri, igual que el restaurante Paolo y la Taberna del Greco.

 

 

El 19 de septiembre de 1985, con el terremoto que pasó en la Ciudad de México, el Regis fue uno de los sitios más dañados en esta parte de la ciudad ya que quedó solo en el cascarón. Se perdieron vidas de trabajadores y huéspedes, los registros de esas personas se quedaron adentro, nunca sabremos con certeza cuántos y quiénes eran. Hoy en día, el área en donde se encontraba el Hotel Regis se localiza la Plaza Solidaridad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Image by © Sergio Dorantes/Sygma/Corbis

 

 

EL INAH desarrolla difusión masiva del patrimonio subacuático
MXCity
Videos, documentales e imágenes submarinas en 3D reflejan las profundidades oceánicas y cuevas laberínticas que forman el patrimonio subacuático del INAH.

Descubre ofrendas prehispánicas, osamentas y animales prehistóricos en las profundidades.

 

“Contigo en la Distancia” es el proyecto de la Secretaría de Cultura para crear un espacio de cultura digital y de libre acceso, donde encontrarás recorridos por museos y zonas arqueológicas, películas, libros, conciertos, conferencias, documentales, obras de teatro, audios, aplicaciones y también plataforma de INAH.

Con esto, la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH renueva su página de internet y aprovecha las redes como Instagram y Sketchfab para difundir su labor empleando las tecnologías disponibles.

 

 

En el canal en YouTube del INAH es posible consultarse documentales de proyectos de investigación en cenotes, naufragios y otros contextos históricos y arqueológicos. Por su propia naturaleza, la arqueología subacuática es una disciplina que a menudo se ejerce en contextos como lagunas en la alta montaña, grandes profundidades oceánicas y laberínticas cuevas inundadas en las que basta un ligero movimiento erróneo para perder la visibilidad o quedar atrapado en una restricción de rocas.

Es en esos espacios se indaga el patrimonio cultural sumergido de México, localizando objetos históricos como submarinos del siglo XX, ofrendas prehispánicas e incluso, osamentas y animales prehistóricos de difícil localización, que ahora pueden conocerse y manipularse gratuitamente a través de diversos recursos digitales.

 

 

 

En Youtube es posible ver videos cortos y documentales. En el perfil de Sketchfab puedes consultar diversos modelos en 3D, creados a partir de tecnologías como la fotogrametría, un ejemplo de estos es el del submarino USS H-1 Seawolf, el cual se hundió en 1920 cerca de la Isla Santa Margarita, Baja California Sur.

Disponibles tanto para especialistas como para público en general, también están las reconstrucciones virtuales de vasijas prehispánicas, osarios antiguos, anclas del siglo XVI o naufragios que actualmente siguen bajo investigación, como es el caso del pecio “El Ángel”, en la Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro, Quintana Roo.

 

 

 

De este modo la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH refrenda su vocación de investigación y de difusión del legado histórico y la herencia patrimonial de nuestro país, actualizándose en el uso de las nuevas tecnologías.

Muchos de esos proyectos pueden conocerse en la página web en una versión renovada y diseñada para introducir a sus visitantes al quehacer de este centro de investigación, conocer quiénes lo integran, cuáles son sus trabajos actuales y cómo se puede contactar.

 

 

 

Aquí te dejamos las redes del INAH para que tengas mucho tiempo de consulta.

Sitio web // Instagram // Youtube // Skechtfab

Historias prehispánicas: la creación del sol y la luna
MXCity
En nuestra siguiente entrega de historias prehispánicas, hablaremos de uno de los mitos mexicas más importantes: la creación del sol y la luna.

En la cosmogonía mexica, tanto el astro rey como el satélite de la Tierra son entidades sumamente importantes; tanto así, que su creación va de la mano con el nacimiento del mundo.

 

La mitología de las culturas prehispánicas es una de las más ricas de la historia. La cantidad de imágenes, metáforas, alegorías y demás recursos literarios abundan en cada verso y en cada estrofa. Además, el valor de sus palabras no es solamente estético, sino que estas configuran toda una manera de pensar y de comportarse, sientan las bases para el devenir correcto de la humanidad. Los dioses que aparecen no son entes inalcanzables; también ostentan propiedades humanas: discuten, se pelean, tienen miedo…en fin, son un reflejo de nosotros mismos.

El mito de la creación del sol y la luna para los mexicas es sumamente interesante. Su importancia es tal, que sin este mito el mundo seguiría a oscuras. Aquí es donde los dioses se juntan para hacer la luz, para hacer nacer el sol y dar pie a la vida: en Teotihuacán. Dos dioses son los encargados de llevarlo a cabo: Nanahuatzin y Tecuciztecatl. Ambos realizan su penitencia en la cima de dos montes: las pirámides del Sol y de la Luna. También se cifran virtudes claves del código social mexica: la humildad, el desinterés, la valentía, la paciencia, el sacrificio y la abnegación. Constátalo por ti mismo:

 

creacion-del-sol-y-la-luna
 Tochtli Imagen de: Wikimedia Commons

 

1. Dicen que cuando aún es de noche, cuando aún no sale el sol, cuando no amanece, dizque se juntaron en uno, se convocaron los dioses allá en Teotihuacán, dijeron, se dijeron unos a otros:

— Vengan acá, dioses, ¿quién tomará el trabajo, quién se echará a cuestas el hacer salir el sol, el hacer amanecer?

Y luego por cierto allá habla aquel, se presenta delante Tecuciztecatl, dijo:

— ¡Dioses, yo tengo que ser!

 

2. Una vez más dijeron los dioses:

— ¿Quién otro más?

Luego por esto juntos, se ponen a ver, se miran unos a otros, se dicen:

— ¿Cómo ha de ser esto? ¿Cómo seremos nosotros?

Nadie se atrevía para presentarse como otro más: solo todas las personas tenían miedo, retrocedían. Y no se estaba presentando delante otra persona.

Nanahuatzin allí junto a ellos estaba oyendo lo que se determinaba: luego pues a este llamaron los dioses, le dijeron:

— Tú tienes que ser, Nanahuatzin.

Luego él vino en tomar la orden, la recibió de buena gana, dijo:

— Está bien, dioses, ustedes me han hecho una gracia.

 

3. Al punto, pues, comenzaron a hacer penitencia, ayunaron cuatro días ambos, él y Tecuciztecatl.

En seguida por consiguiente se encendió fuego, ya arde allá en el fogón, y el fogón tenía el nombre de “roca divina”.

 

4. Ahora bien, aquello con que Tecuciztecatl hacía penitencia, todo precioso: sus ramas de abeto, plumas de quetzal; sus bolas de grama, oro; sus espinas, jades; sus cosas ensangrentadas, sus sangramientos, coral, y su incienso un muy buen incienso.

 

5. Pero por lo que toca a Nanahuatzin, sus ramas de abeto se redujeron a cañas verdes, cañas tiernas, en manojos, gavillas, diversas atadas, todas ellas nueve, y sus bolas de grama, solo (eran) hoja seca de pino, y sus espinas no (eran) sino verdaderas espinas de agave y lo que se sangraba bien (era) en verdad su sangre, y su incienso, no más que la raedura de sus llagas de que estaba doliente.

 

6. A cada uno de estos se le hizo su monte, en donde estuvieron haciendo penitencia cuatro noches (dicen, por cierto, ahora a estos montes, “pirámides”: la pirámide del sol y la pirámide de la luna). Y cuando acabó el (término) de cuatro noches, de hacer penitencia, luego echaron por el suelo, arrojaron sus ramas de abeto y todo aquello con que habían hecho penitencia. Esto se hizo en el término de levantar la penitencia, cuando ya anochece para ponerse a su oficio, para hacerse dioses.

 

creacion-del-sol-y-la-luna
Imagen de: Flickr

 

7. Y cuando llega la media noche luego pues les reparten, les atavían, les engalanan: a Tecuciztecatl le dieron su morrión de plumas de garza, cónico, y su chaleco; pero a Nanahuatzin solo papel: aquello con que liaron su cabeza se llama su cabellera de papel, y su tiara de papel y su braguero de papel.

 

8. Y así pues, cuando hubo llegado la media noche, todos los dioses se pusieron a rodear el fogón, el llamado “roca divina”, en el cual por cuatro días había ardido el fuego, de uno y otro lado se pusieron en fila, y en medio colocaron, hicieron poner de pie a los dos llamados Tecuciztecatl y Nanahuatzin; los pusieron vuelta la cara, parados con la cara hacia el fogón.

 

9. Al punto pues mandan los dioses, dijeron a Tecuciztecatl:

— Ea pues, Tecuciztecatl, échate, arrójate al fuego.

 

10. Al punto va a arrojarse al fuego. Pero, cuando a él llegó el ardor, que (era) insoportable, insufrible, intolerable, como que mucho había estado ardiendo el fogón, se había hecho un fuego abrasador, se había hecho un gran montón de brasas, no hizo más que sentir miedo a su vista, pararse a medio camino, retroceder y volver atrás. Una vez más fue a intentar arrojarse, poniendo todas sus fuerzas, para lanzarse con ímpetu, para dar consigo en el fuego.

 

11. Sin embargo, no pudo atreverse: no bien alcanzó a llegar a él el ardor, no pudo más que retroceder, echarse a huir: no era para sufrirlo. Hasta cuatro veces hizo otro tanto y no sufrió, sino que no pudo echarse al fuego. Solo que allí era el mandato de cuatro veces. Y por tanto, había intentado cuatro veces: luego por esto gritan a Nanahuatzin y le dijeron los dioses:

— Aun tú, aun para bien tú, Nanahuatzin, ¡ea pues!

 

12. Ahora bien, Nanahuatzin de una vez fue a atreverse, se hizo violencia, esforzó su corazón, cerró los ojos por no tener miedo; por nada se amedrentó, no se paró en la carrera, no retrocedió, sino que al punto se dejó caer, se fue a arrojar al fuego de una vez: al punto, pues, ya arde, chisporrotea y chilla (en el fuego) su carne.

 

creacion-del-sol-y-la-luna
 Nanahuatzin Imagen de: Wikimedia Commons (Códice Borgia)

 

13. Pues así que vio Tecuciztecatl que ya ardía, al momento también él se arrojó en él, con lo cual al punto ardía.

Y según dicen, dizque también entró el Águila, los siguió ella, por cuya causa su plumaje es oscuro y requemado.

 

14. Igualmente se metió el Tigre, aun no mucho se quemó cuando cayó en el fuego, con él solo se chamuscó, se pintó con el fuego, se medio quemó, del todo bien no se quemó, por lo cual solo manchado, manchado de tinta, manchado o salpicado.

 

15. Ahora bien, así que ambos se hubieron echado al fuego, inmediatamente se quemaron del todo. Luego se pusieron a esperar los dioses por dónde había de salir Nanahuatzin, el que primeramente se echó al fuego, para ser sol y para amanecer.

 

creacion-del-sol-y-la-luna

 

16. Cuando ya hubo pasado largo tiempo, cuando los dioses hubieron estado esperando, luego comienza a ponerse rojo, por todas partes rodea la aurora, la claridad de la luz. Según dicen, luego se arrodillan los dioses para esperar por dónde ha de salir el que se había hecho sol; hacia todas partes fijaron los ojos, hacia (ellas) fijaban los ojos dando vuelta alrededor. En parte alguna se puso de acuerdo su palabra, su pensamiento, nada bien fijo lo que dijeron.

 

17. Algunos opinaron que del norte había de salir, por lo cual hacia allá estuvieron mirando; algunos que del poniente, algunos que del sur; hacia allá estuvieron mirando; por todas partes opinaron (que saldría) por la razón de que la claridad rodeada estaba. Pero algunos bien estuvieron viendo hacia el oriente, dijeron:

— Por cierto que por aquí, por allí ha de salir el sol.

 

18. Muy verdadera (fue) la palabra de los que allá estuvieron viendo, de los que allá señalaron con el dedo. Así se llaman aquellos que hacia allá estuvieron mirando: Quetzalcóatl, que por otro nombre, es Ehécatl, y Tótec, o sea Anáhuatl itecu (“el señor del anillo”), y Tezcatlipoca el rojo, como también llamados los “Serpientes de Nube”, que no tienen número, y cuatro mujeres: Tiacapan (“Nuestra hermana mayor”), Teicu, Tlacoyehua y Xocoyotl (“la que sigue, la de en medio, la menor”).

 

creacion-del-sol-y-la-luna
Tecuciztecatl Imagen de: Wikimedia Commons (Códice Borgia)

 

19. Y cuando vino a salir el sol, cuando se presentó delante, como pintado de rojo, se estuvo contoneando de un lado a otro, no era posible verle cara a cara, le mortificaba a uno los ojos, mucho brillaba, lanzaba rayos de luz (y) su irradiación fue a llegar a todas partes, su calor entró a todas partes.

 

20. En seguida vino a salir Tecuciztecatl (que) lo iba siguiendo en el mismo punto del oriente junto a aquel se presentó que era el sol: tal como cayó en el fuego, de igual manera salieron, se fueron siguiendo.

 

21. Ahora bien, según cuentan los que refieren y narran hablillas a la gente, se hizo igual su luz con que resplandecían; cuando los vieron los dioses que era igual su luz luego al punto de nuevo se hizo reunión (y) dijeron:

— ¿Cómo será? ¿cómo esto? Dioses, ¿acaso ambos han de ir uno en pos de otro? ¿ambos han de lucir y brillar igualmente?

 

22. Y todos los dioses dieron su fallo, dijeron:

— Así será esto, así se hará esto.

Luego una persona de los dioses salió corriendo, hirió la cara con un conejo a aquel Tecuciztecatl, con lo cual le estragó la cara, le hirió en la cara, tal como hasta a hora se ve.

 

creacion-del-sol-y-la-luna
Tochtli Imagen de: Wikimedia Commons (Códice Borgia)

 

23. Ahora bien, así que ambos se presentaron, tampoco podían moverse, no podían seguir su marcha, sino que solo estuvieron en pie, se mantuvieron en firme.

Por tanto, de nuevo dijeron los dioses:

— ¿Cómo hemos de vivir, no se mueve el sol? ¿Hemos de vivir acaso mezclados con los plebeyos (hombres)? Antes bien, por nuestra obra resuciten y medren, aun cuando todos nosotros muramos.

 

24. Al punto hizo su oficio Ehécatl (el viento) y da muerte a los dioses. Pero, según dicen, Xólotl no quería morir.

Dijo a los dioses:

— ¡No muera yo, oh dioses!

 

25. Por esto mucho lloraba, bien se le hincharon los ojos, se le hincharon los párpados. Pero llegó hasta él la Muerte y no hizo más que huir ante ella, se ausentó, entre cañas de maíz verde se fue a meter, tomó el aspecto, se convirtió en caña que en dos permanece, cuyo nombre (es) doble, “doble labrador”.

 

26. Pero allí entre las cañas fue visto. Otra vez ante su cara huyó, y bien se fue a meter entre los magueyes, se convirtió también en maguey que dos permanece, cuyo nombre es “maguey doble”. También otra vez fue visto. Otra vez bien se fue a meter en el agua, se convirtió en ajolote: empero allí lo agarraron, con lo cual le dieron muerte.

 

creacion-del-sol-y-la-luna
Xólotl Imagen de: Arqueología Mexicana (Códice Borgia)

 

27. Y dicen que aunque todos los dioses habían muerto, sin embargo no pudo moverse, no pudo seguir su marcha el dios para hacer su oficio. Ehécatl, se paró el viento, mucho empujó, hizo ímpetu con viento, (y) enseguida pudo moverse y luego ya por esto va siguiendo su marcha.

 

28. Y cuando ya él va siguiendo su marcha, allá se quedó la luna; cuando salió su salida el sol también le fue siguiendo la luna: con lo cual allí se apartaron, hicieron diferente derrotero cada vez que van a salir: dura todo el día el sol, pero la luna de noche hace su oficio, cada noche pone su cargo, de noche trabaja.

 

29. De aquí aparece esto que se dice que aquel la luna Tecuciztecatl hubiera sido el sol si primero se hubiera echado al fuego, por la razón de que él primero se presentó (y) todo precioso con lo que hizo penitencia.

Aquí acaba este mito, fábula que hace largo tiempo narraban los viejos que eran sus guardianes.

 

Tomado de Ángel María Garibay K., Llave del náhuatl, Editorial Porrúa, 1989, México D.F., pp. 216-220.

 

Aquí más historias prehispánicas: El rapto de Xochiquetzal, Tezcatlipoca, El nacimiento de Huiztilopochtli y Quetzalcóatl borracho.

*Imagen destacada de: Wikimedia Commons

Salvemos al Cine Tonalá streameando y haciendo pedidos a casa
MXCity
Debido a la pandemia mundial del coronavirus, muchos pequeños negocios están en riesgo de perecer; uno de ellos es el icónico Cine Tonalá.
cine-tonala

Estos tiempos de encierro son difíciles para todos, y en especial para los pequeños negocios, que sufren por la falta de clientela; sin embargo, nosotros podemos ayudar a algunos de ellos, como el Cine Tonalá.

 

Es un hecho: todos debemos acatar el #QuédateEnCasa. Es imperativo hacer todo lo posible para frenar la velocidad de contagio del Covid-19, y podemos poner nuestro granito de arena saliendo lo menos posible de nuestros hogares. Ordenar comida vía internet o telefónica, hacer el súper a domicilio, consumir mercancía digital. No obstante, no podemos olvidar a todos aquellos negocios que hacen de la Ciudad de México una urbe tan vibrante y diversa. El emblemático Cine Tonalá también está en riesgo, pero está en nuestras manos ayudarlo a mantenerse a flote.

 

cine-tonala
Imagen de: Cine Tonalá

 

cine-tonala
Imagen de: Cine Tonalá

 

Cine Tonalá es una plataforma cultural que lleva operando desde el 2012, y se ha convertido en uno de los bastiones de cine independiente de la capital. Su compromiso con la exhibición de proyectos independientes, aquellos que no tienen las mismas oportunidades que las cintas comerciales, ha sido inquebrantable a lo largo de estos ocho años. Su restaurante, su foro y su bar se han convertido en lugares de encuentro para artistas, críticos y cinéfilos.

Han sido semillero de comediantes de stand-up y músicos nacionales e internacionales. Han proyectado más de 1000 películas independientes y han sido sede de los mejores festivales de México. Además, hay que recordar que el Cine Tonalá fue el primero en proyectar Roma, la aclamada obra maestra de Alfonso Cuarón. Sin embargo, la contingencia que vive el país ha obligado al cine a cerrar sus puertas al público.

 

 

cine-tonala
Imagen de: Cine Tonalá

 

cine-tonala
Imagen de: Cine Tonalá

 

A pesar de que no podemos asistir a sus instalaciones, sí que podemos ayudarlos a la distancia. Durante estas difíciles semanas, el Cine Tonalá ofrece a sus clientes el servicio a domicilio, a través de aplicaciones como RAPPI, tanto de su restaurante como de su bar. Todos los recursos se utilizarán para apoyar a su equipo de trabajo, el cual está conformado por más de 70 personas.

Además, también acaban de inaugurar su plataforma de streaming, Tonala.tv, para que todos los amantes del arte independiente tengamos acceso a él desde nuestras casas.

 

 

 

Por último, el equipo del cine abrió una campaña de Donadora, para que ayudemos a este inigualable punto de encuentro cultural a sobrevivir la contingencia. Cada aporte equivaldrá a un agradecimiento por parte del Cine Tonalá, además de boletos de cine, palomitas, consumos en el restaurante, uso del foro para eventos privados y muchos otros beneficios que podrán canjearse cuando se reabran las instalaciones.

Para donar, ingresa a este link.

 

Ayudemos a más negocios pequeños: restaurantes con servicio de comida para llevar en la CDMX.

*Imagen destacada de: Cine Tonalá