Fashion Guide
De cómo una marca sueca homenajeó el Día de Muertos
MXCity
Una de las marcas de relojes más importantes del mundo se ha inspirado en México para hacer sus diseños.

Te presentamos estos nuevos y exclusivos accesorios de RJ-Romain…

 

Hace unos días los mexicanos vivimos una vez más el asombroso Día de Muertos. Una celebración que cada vez se hace más famosa en el mundo. Y que en los últimos años ha logrado cautivar la imaginación de: cineastas, artistas plásticos y connotados diseñadores de moda.suecos

Un claro ejemplo de lo anterior se puede ver en la más reciente colección de relojes que presentó, hace unos días ,RJ-Romain; una importantísima marca (reconocida a nivel mundial) que se ha sumado a la fiesta mexicana con una serie de accesorios protagonizados por la emblemática calavera del Día de Muertos mexicano.

Desde hace un tiempo, RJ-Romain se ha destacado por su originalidad. Por sacar una serie de accesorios inspirados temáticas originales: en películas, personajes, y lugares. Este rico universo con el que crea sus diseños, le ha dado a esta marca un lugar muy especial dentro de la industria de la modasueca

En honor a lo anterior, recientemente vio la luz una colección dedicada al Día de los muertos. RJ-Romain sacó al mercado dos tipos de relojes distintos, que fueron elaborados a mano. El brazalete de estos accesorios está hecho de piel de cocodrilo y tiene una serie de dibujos simbólicos que celebran el 2 de noviembre. El diseño de estos relojes es elegante y sencillo.sueca

Cabe destacar que hasta ahora los relojes alusivos al Día de Muertos han tenido un gran éxito. Esto se debe, entre otras cosas, a las increíbles representaciones simbólicas que hacen de las calaveras mexicanas. Los impactantes detalles de estas imágenes emblemáticas y la combinación de los colores alegóricos convierten a estos accesorios en una verdadera carta de amor a México.sueca

Redes sociales:

Página web//Instagram//Facebook

Nuestra Vida, Nuestro Diseño, un abanico de diseños experimentales desde China
MXCity
Nuestra Vida, Nuestro Diseño, se presenta en el Museo de la Ciudad de México donde encontrarás tradición, cultura y filosofía relacionada con la gran civilización China.

China también es una súper potencia en arte y moda.

 

China es un Estado soberano de Asia Oriental y el país más poblado del mundo. Es la primera potencia económica mundial por PIB, un Estado unipartidista gobernado por el Partido Comunista, cuya sede gubernamental está en su capital, Pekín. Tiene fronteras con catorce Estados soberanos,​ es el tercer país más extenso del planeta, detrás de Rusia y Canadá.

El paisaje chino es vasto y diverso, desde las estepas y los desiertos del Gobi y Taklamakán hasta los bosques subtropicales en el sur. Cuenta con cordilleras montañosas en el Himalaya, con el sexto lago más largo del mundo, una inmensa costa a lo largo del océano Pacífico,​ y por si esto fuera poco, China es la civilización más antiguas del mundo, que floreció en la fértil cuenca del río Amarillo.

Así que esta es una oportunidad única de apreciar un poco del diseño experimental, la cultura y estilo de vida china, en una exposición llamada: “Nuestra vida, nuestro diseño” donde se muestra el trabajo de 15 diseñadores chinos contemporáneos, del diseño del ramo de confecciones, joyería y muebles. Además se acompaña de una serie de textos que provienen de la tradición filosófica y milenaria de China, que contribuyen a la comprensión entre la relación del pasado y presente.

La exposición reúne 114 piezas sobre diseño chino contemporáneo de la muestra “Beijing ZVCOM Design & Culture Art”, que abarca arquitectura, textiles, joyería, utensilios cotidianos, porcelana y diversos productos creativos. El objetivo de la exhibición es acercar la imagen del pueblo chino con base en el diseño creativo de esta cultura milenaria, y la mezcla de lo tradicional con lo contemporáneo.

Las cuatro secciones del a exposición: “Nacer”, “Crecer”, “Coleccionar” y “Guardar”, exhiben diseños en los que permanece la idea de unidad entre el hombre y la naturaleza adaptada a espacios de la cotidianidad, así como propuestas con una visión del futuro. En la sección Nacer, la obra representa el comienzo de la primavera, la germinación de la vida; se aprecia el pensamiento, el trazo y la comprensión de los diseñadores en el proceso de integración de los seres humanos y la naturaleza.

Crecer habla de la vitalidad y exuberancia del verano, temporada en que prosperan los cultivos y que es momento de aprendizaje. Por su parte, Coleccionar llega la puesta en práctica del conocimiento acumulado y que se representa con el otoño, temporada de maduración y cosecha de los frutos. Finalmente, la sección Guardar se refiere al frío de invierno donde la vida se marchita.

La muestra se presenta como parte de la programación extendida de la Feria Internacional de las Culturas Amigas (FICA) 2018. La edición ha tenido al diseño como eje temático, en el marco de la designación de la Capital Mundial del Diseño CDMX 2018, en la que China y su capital Beijing han participado como país invitado Especial y Ciudad Invitada Especial.

Paralela a esta exposición se llevarán a cabo conferencias, foros, recitales y conciertos con importantes artistas y diseñadores de México y China. Habrá mesas redondas en donde se abarcarán temas diversos como Respeto a la Naturaleza, Espacio en armonía y plataformas efímeras como encuentro cultural y de diálogo como parte de la Semana Cultural y Creativa de Beijing.

Exposición Nuestra Vida, Nuestro Diseño

¿Dónde? Museo de la Ciudad de México. Pino Suárez 30, en el Centro Histórico, CDMX.

¿Cuándo? Hasta el 12 de agosto de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas

¿Cuánto cuesta? $ 30 pesos. Miércoles y espectáculos (cupo limitado) son de entrada libre.

 

Dulce Armenta, pionera de la filosofía Slow Fashion en México
MXCity
“Las tendencias no pueden ser ignoradas; presto atención a ellos, pero trato de evitar ser "de moda"; de hecho, prefiero lo opuesto a eso, la idea de ser intemporal.”

La filosofía Slow Fashion no es una moda sino un modo de vida.

 

El término Slow Fashion o moda sostenible, fue acuñado en el 2007 por Kate Fletcher, profesora de Sostenibilidad, Diseño y Moda en el Centre for Sustainable Fashion en Londres. Es lo contrario a lo conocido como Fast Fashion o moda industrializada, donde tanto las empresas como los consumidores, toman conciencia de la situación actual y optan por comprar prendas de comercio justo, de mayor calidad y exclusividad en detrimento de las prendas a precios asequibles pero realizadas en cadena y con materiales dañinos para el medio ambiente.

Los materiales fomentados por esta filosofía son productos nobles, que no contaminan el medio ambiente y la mayoría de las veces son biodegradables, rechazando todo lo producido en cadena y promoviendo productos de calidad y perecederos.

Los mandamientos del Slow Fashion son:

  1. Oponerse a la moda producida en cantidades supra industriales.
  2. Prefiere productos artesanales para apoyar a las pequeñas empresas, el comercio justo y las prendas fabricadas localmente.
  3. Fomenta el reciclado de prendas comprando ropa de segunda mano o vintage y donando las prendas que ya no se utilicen.
  4. Elige ropa fabricada con materiales sostenibles y producida éticamente.
  5. Incorpora prendas clásicas que duren más tiempo.
  6. Hace prendas propias, repara, personaliza y altera para así alargar sus años de vida.
  7. Por último, disminuye el consumo de ropa: no comprar de forma compulsiva sino elegir prendas especiales y de máxima calidad.

Como en nuestra época los consumidores se preocupan cada vez más por conocer el origen de la ropa que adquieren, las prendas del Slow Fashion se ocupan de dónde están fabricadas sus prendas, con qué tipo de materiales, y por quién.

El Slow Fashion no es una tendencia de temporada sino una filosofía de consumo responsable de ropa.

Este movimiento concientiza y educa a los ciudadanos sobre el impacto de las prendas de vestir en el medio ambiente, el agotamiento de recursos y el impacto de la industria textil en la sociedad.

La diseñadora Dulce Armenta sacó una marca homónima, enfocada en trajes de baño, cuyas siluetas están pensadas para favorecer todos los tipos de cuerpo y personalidades, guiadas por una línea minimalista y un tanto retro, inspirándose en el estilo de las bailarinas de ballet y los colores pastel, pero sobre todo, bajo las normas de la filosofía Slow Fashion.

Dulce Armenta es nacida y criada en la Ciudad de México. Estudió Diseño Textil en la Universidad Iberoamericana en México y ESDi Escola Superior de Disseny en Barcelona. Desde 2010 trabajó creando ropa deportiva y después se encontró con la industria del denim hasta el 2015. Después de cosechar experiencia en la industria estableció su marca homónima de ropa casual y prendas básicas de alta calidad y fáciles de usar, buscando promover la moda mexicana internacionalmente.

Su línea actual consiste en trajes de baño de una sola pieza, que se caracterizan por ser elegantes y simples para destacar la sutileza de la sensualidad a través de piezas únicas, todas diseñadas y confeccionadas en la ciudad de México. Hoy en día, Dulce Armenta piensa lanzar una colección de accesorios.

Puedes encontrar sus piezas en el Showrooom Indian Pipe Society ubicado en Chihuahua 56, Roma Norte, CDMX. En Biuriful en playa del Carmen y La Tiendita Tulum, o en su página online dulcearmenta.com que cuenta con envíos a todo el mundo.

Estos son algunos de los perfumes más sofisticados hechos en México
MXCity
La tradición de nuestro país, esa que incluye nuestro pasado y a nuestra exuberante naturaleza, tiene sus propias fragancias. Estas son algunas de las casas perfumeras que las celebran...

Algunas fragancias y casas perfumeras que se inspiran en México y su cultura…

 

Aunque a veces podríamos creer lo contario, México tiene un gran potencial dentro del mercado de la perfumería. El universo de los olores es parte esencial de nuestro día a día, y también es una de las expresiones más valiosas y elevadas de nuestra cultura. No sólo contamos con una de las gastronomías más sofisticadas del mundo (llena de aromáticas hierbas y especias), nuestro país también posee una enorme biodiversidad de flora; esto hace que las posibles fragancias y combinaciones hechas con los olores de México sean infinitas. Las hierbas de olor y flores que crecen en nuestro país, además, lo hacen un importante productor de materia prima para el mundo de los cosméticos.

En tiempos recientes, el mercado de productos de lujo en nuestro país ha crecido dramáticamente, y con ello la producción de fragancias y cosméticos hechos en México. La increíble riqueza y gusto de nuestro creadores de fragancias ha encontrado, por primera vez, un mercado. Entonces, ¿por qué sólo comprar marcas extranjeras si nuestro país tiene increíbles marcas de perfumes?

A la hora de buscar la fragancia perfecta no hay que ir tan lejos, o elegir marcas de otros países. Nuestro mercado de fragancias está en constante crecimiento y por esta razón, celebramos a quienes las crean.

A continuación, cuatro marcas de perfumes mexicanos que debes conocer…

 

Sandovalis

Una casa de fragancias autóctona de Yucatán…

Esta casa produce perfumería de autor, artesanal, inspirada en los olores nativos del exuberante estado de Yucatán. Cada uno de sus perfumes es desarrollado y diseñado por José Miguel Sandovalis, que realizó una profunda investigación en torno al uso de la botánica y el nacimiento de la perfumería en Mérida. Estas prácticas se remontan, por lo menos, a 1692 y combinaron los conocimientos de la herbolaria maya con los que llegaron desde Europa con los frailes franciscanos. Toda la marca esta enfocada en un estilo botánico de época, evocando una esencia bohemia y tradicional.

Página web // Facebook // Instagram

 

Xinú

Botánica de las Américas.

Esta marca de lujo se inspira en la riqueza olfativa y visual de América al poducir fragancias que llevan notas de agave, cedro, copal, cempasúchil, entre otras. Sus originales olores son hipnotizantes y la presentación de sus fragancias muestra el mismo esmero y belleza que se pone en sus productos. Xinú, creada por Verónica Peña, es una celebración a la botánica de nuestro continente.

Página web // Facebook // Instagram

 

Coqui Coqui

Esta marca de perfumes hace honor a la tradición del sureste de México.

Fundada por Nicolas Malleville, Coqui Coqui cuenta con 13 fragancias inspiradas en los aromas tropicales de la Península de Yucatán, cada una de éstas se presenta en diferentes productos, desde perfumes hasta aceites de baño y velas hechas con cera de abeja.

Página web // Facebook // Instagram

 

Diamanda

El poder de los cuarzos convertido en fragancias.

Diamanda comenzó haciendo jabones en forma de piedras preciosas, pero recientemente lanzó una línea de perfumes inspirada en los astros. El frasco asemeja una piedra tallada y de él cuelga un cuarzo que coincide con la fragancia. Sus productos son 100% naturales y hacen un homenaje a la fuerza energética y mística que tienen los cuarzos. Los puedes encontrar en Happening Store, con sucursales en San Ángel y Roma Norte.

Facebook // Instagram

 

10 extraordinarios personajes olvidados por la industria de la moda
MXCity
Los cambios constantes en la industria y la exploración constante de lo superficial es parte de que muchos diseñadores estén olvidados.

Creadores que la industria dejó en el olvido y que probablemente no conocías.

 

Armani, Versace, Chanel son nombres que vienen a nuestra mente cuando se habla de la industria de la moda o cuando pensamos en diseñadores cuyo nombre se ha quedado impreso en nuestra memoria colectiva. Quizá existan muchos otros nombres que vengan a tu memoria cuando se trata de moda, pero ¿qué hay de aquellos nombres que han aportado a la industria y a pesar de ello quedaron en el olvido?

Esta lista recorre a 10 diseñadores que contribuyeron en mayor o menor grado a la industria de la moda, con el fin de rescatarlos un poco del olvido y los libros de historia de moda, y re valorarlos como parte de los herederos de la moda.

 

Charles Frederick Worth: el padre de la Alta Costura

Nacido en Inglaterra en 1825, fue el fundador de la firma House of Worth en 1858. Frederick Worth sentó las bases más tempranas de la moda, siendo el primer diseñador en firmar sus creaciones con una etiqueta, en presentar colecciones anuales, en usar modelos y además es considerado el padre de la Alta Costura, para quien se acuñó por primera vez el término “modisto”. Charles Frederick Worth murió en 1895 y su casa continuó precariamente gracias a su hijo hasta 1952.

Jacques Doucet: el primer impulsor de la moda

Nacido en Francia en 1853, fue el fundador de su maison en 1875. Continuó el legado de la Alta Costura de Worth con ostentosos vestidos en colores pastel de exquisitos detalles. Doucet ayudó a definir la recién creada figura de “modisto” e impulsó a las generaciones venideras como Paul Poiret y Madeleine Vionnet. Además, era un gran coleccionista de arte que compró Las Doncellas de Avignon de Picasso. Murió en 1929.

Jeanne Lanvin: pionera en bautizar y registrar un color

Nacida en París en 1867, fue la fundadora de la casa Lanvin: la casa de moda más antigua aún en funcionamiento. Jeanne comenzó su carrera trabajando en una sombrerería y confeccionando vestidos para su hija Marguerite que le hicieron ganar fama y fundar la Maison Lanvin. Inspirándose en una pintura del italiano Fra Angélico, creó un particular tono de azul que bautizó “azul Lanvin”. Murió en 1946.

Mariano Fortuny y Madrazo: artista de los textiles

Hijo del pintor Mariano Fortuny, nació en España en 1871, fue pintor, grabador, fotógrafo, diseñador textil, diseñador de moda y escenógrafo. Ganó popularidad gracias a su vestido “Delphos” inspirado en las túnicas plisadas de la Grecia Antigua, confeccionado con finos tejidos de colores excepcionales que eran teñidos con sustancias secretas y polvos metálicos. Fortuny murió en 1949 en su actual museo en Venecia, Italia.

Paul Poiret: rey de la moda

Nacido en Francia 1879, fue el fundador de su casa en 1902 después de haber trabajado en la casa Worth. Se le atribuye la liberación definitiva de la mujer del corsé y la crinolina, proporcionando una línea más natural al cuerpo. Introdujo el orientalismo y el colorido glamour francés. Su casa fue destruida por la guerra, las deudas y la competencia contra Coco Chanel, lo que lo llevó a cerrar su firma en 1929. Poiret murió olvidado en París en 1944.

Jean Patou: pionero del sportswear

Nacido en Francia en 1880, fue el fundador de su firma homónima cuando tenía 22 años. Patou fue el pionero en crear indumentaria deportiva de diseñador, con siluetas nunca antes vistas en el deporte como la falda por encima de la pantorrilla y la camiseta sin mangas que usó. Jean Patou murió en 1936.

Madeleine Vionnet: diseñadora feminista

Nacida en Francia en 1876, fundó la Maison Vionnet en 1912. Perfeccionó su técnica en París hasta que abrió su primer taller haciendo de ella la primera diseñadora feminista; creó el corte al bies (utilizar el tejido en sentido diagonal), registró sus creaciones y usaba el drapeado sobre maniquí. Siempre procuró las mejores condiciones para sus trabajadoras

Madame Grès: escultora de la moda

Esta escultora nació en Francia en 1903, aunque es la fundadora de la Maison Alix, en 1942 creó la firma Grès, donde llevó de forma autodidacta su estética minimalista y de influencia griega a la moda, presentando populares creaciones de Alta Costura con complejos plisados y movimiento natural. La diseñadora murió en 1993.

Pierre Balmain: el creador del New Look

Pierre Balmain nació en París en 1914, fue estudiante de arquitectura por un corto periodo y después trabajó en la casa del diseñador Lucien Lelong, donde se hace amigo de Christian Dior y Hubert de Givenchy. Contribuyó al desarrollo del New Look popularizado por Dior en 1947. Pierre Balmain murió en 1982.

André Courrèges: creador de la minifalda

André Courregès nació en 1923 en Francia y fundó su firma Courrèges en 1961 después de haber trabajado con Cristóbal Balenciaga. Su estilo futurista denominado ‘era espacial’ revolucionó la historia de la moda al introducir, entre muchas otras cosas, la minifalda; crédito que se disputa con la diseñadora inglesa Mary Quant. André Courrèges murió en 2016.