Arte y Cultura
‘En busca de un muro’ en el Museo Tamayo
MXCity
Una muestra sobre la influencia del ocultismo, la teosofía y esoterismo en la obra del gran José Clemente Orozco.
tamayo

En busca de un muro se inaugura en el Museo Tamayo…

 

Entre las décadas de 1920 y 1930 el legendario José Clemente Orozcohizo varios viajes a la ciudad de Nueva York. Fue ahí donde el artista nacido en Jalisco en 1883 se puso en contacto con el ocultismo, el esoterismoy algunas expresiones de la teosofía—tan de moda por aquel entonces. La comunión de Orozco con estas corrientes de pensamiento es el punto de partida de la muestra En busca de un muro, que estará abierta hasta el 8 de julioen el Museo Tamayo.

tamayo

Durante las primeras décadas del siglo XX, momentos claves de la historia de Occidente, el ocultismotocó a una gran cantidad de artistas e intelectuales, entre los que podríamos mencionar a Antonin Artaud y Aleister Crowley, entre muchos otros. Esta corriente y sus expresiones hermanas, como la teosofía, también incluyó latinoamericanos.

tamayo

En el caso de Orozco, éste se acercó a dichas corrientes de pensamiento durante sus viajes a Estados Unidos, específicamnete al Círculo Délfico, una sociedad secretainiciada por la intelectual Eva Palmer, su esposo Ángelos Sikelianós y la periodista Alma Reed; ésta buscaba el resurgimiento de los principios de la Antigua Greciay era el punto de reunión de artistas, escritores y arquitectos como Claude Bragdon, Anita Brenner y José Juan Tablada, entre otros, que compartían el interés por la filosofía griegay el movimiento teosófico.

Los artistas y personajes que reúne En busca de un muro estuvieron relacionados, directa o indirectamente, a la galería Delphic Studios—lugar de exposición oficial del Círculo Délfico. Así, la exhibición es un relato sobre la evolución y trascendencia del movimiento teosófico, sus espacios de reunión y exhibición, además de las relaciones que surgieron alrededor de él.

tamayo

Entre piezas del Museo Tamayo, obras del afamado muralista mexicano, material de archivo y una obra contemporánea que evoca a la figura de Alma Reed, la muestra nos invita a dar un insospechado paseo por la faceta poco conocida de uno de los artistas más importantes del siglo XX mexicano, José Clemente Orozco.

tamayo

 

En busca de un muro

Lugar: Museo Tamayo. Paseo de la Reforma # 51, Bosque de Chapultepec 1 Sección, Miguel Hidalgo.

Fecha: hasta el 8 de julio e 2018.

Página web// Facebook//Twitter// Instagram

Las preciosas palabras de la princesa y poeta mexica Macuilxochitzin
Cristopher Garnica
Macuilxochitzin, cinco flor, también era uno de los títulos en los que se invocaba al Dios de las artes del canto y de la danza.

Macuilxochitzin, la gran poetisa mexica.

 

La princesa Macuilxochitzin / Macuilxóchitl nació en México-Tenochtitlan hacia el año 1435, provenia de una tribu Chichimeca que fue destruida por incursiones nómadas. Tlacaélel, uno de los más grandes consejero de los tlatoanis, adoptó a Macuilxochitzin y la llevó a Tenochtitlan donde recibió buena educación, aprendió los antiguos consejos de los mexicas y conoció las artes del bordado y del telar.

Es muy probable que Macuilxochitzin haya estudiado astronomía, el calendario, los ritos, dogmas y la retórica, además de tener una educación en el calmecac donde se les impartían principios morales y cuidados propios de las clases dirigentes. Por la tarde se congregaba, como todos los muchachos de la época, en el cuicalco (casa del canto), donde se ejercitaba en danza y canto hasta la noche, donde además, se aprendían rimas y versos para los bailes sagrados y guerreros.

Macuilxochitzin tenía doce hermanos, cada uno engendrado por una madre diferente. Su nombre probablemente significa “Señora Cinco Flor”, de acuerdo al calendario azteca, por haber nacido un día 5 Flor. Sin embargo, también algunos autores consideran que pudo provenir del nombre de una diosa del arte, de las canciones y de la danza, esto ya siendo una poeta reconocida.

 

En Quince poetas del Mundo Azteca, Miguel León Portilla dice la mayoría de las composiciones poéticas de Macuilxochitzin estaban enfocadas en las batallas y enfrentamientos que sostuvo su padre, en plena expansión de los aztecas en Mesoamérica.​ Lamentablemente, solo se conserva un poema atribuido como de su autoría, en donde relata la actuación de un grupo de mujeres otomíes que con sus súplicas salvaron la vida de Tílatl, capitán otomí que había herido a un soberano mexica.

El canto de Macuilxochitzin es un ejemplo del proceso didáctico-religioso seguido por la nobleza mexicana. Ya que la educación estaba organizada para dar cumplimiento a los máximos objetivos del Estado, a saber, la guerra y la religión.

 

Este canto trata de una conquista mexica del año 1476, y parte de la idea de la poetisa fue dar gracias al “Dador de la Vida” para preservar el cuento de la victoria de su pueblo.

El original de Canto de Macuilxochitzin se incluye en la colección de la Biblioteca Nacional de México. Esta es la traducción del náhuatl al español, de doctor Miguel León-Portilla del 2003.

Canto de Macuilxochitzin

Elevo mis cantos,

Yo, Macuilxóchitl,

con ellos alegro al “Dador de la Vida”,

¡comience la danza!

 

¿Adonde de algún modo se existe,

a la casa de Él

se llevan los cantos?

¿O sólo aquí

están vuestras flores?,

¡comience la danza!

 

El matlatzinca

es tu merecimiento de gentes, señor Itzcóatl:

¡Axayacatzin, tú conquistaste

la ciudad de Tlacotépec!

Allá fueron a hacer giros tus flores,

tus mariposas.

Con ésto has causado alegría.

El matlatzinca

está en Toluca, en Tlacotépec.

 

Lentamente hace ofrenda

de flores y plumas

al “Dador de la Vida”.

Pone los escudos de las águilas

en los brazos de los hombres,

allá donde arde la guerra,

en el interior de la llanura.

Como nuestros cantos,

como nuestras flores,

así, tú, el guerrero de cabeza rapada,

das alegría al “Dador de la Vida”.

 

Las flores del águila

quedan en tus manos,

señor Axayácatl.

Con flores divinas,

con flores de guerra

queda cubierto,

con ellas se embriaga

el que está a nuestro lado.

 

Sobre nosotros se abren

las flores de guerra,

en Ehcatépec, en México,

con ellas se embriaga el que está a nuestro lado.

Se han mostrado atrevidos

los príncipes,

los de Acolhuacan,

vosotros los tecpanecas.

 

Por todas partes Axayácatl

hizo conquistas,

en Matlatzinco, en Malinalco,

en Ocuillan, en Tequaloya, en Xocotitlan.

Por aquí vino a salir.

Allá en Xiquipilco a Axayácatl

lo hirió en la pierna un otomí,

su nombre era Tlílatl.

 

Se fue éste a buscar a sus mujeres,

Les dijo:

“Preparadle un braguero, una capa,

se los daréis, vosotras que sois valientes.”

Axayácatl exclamó:

“¡Que venga el otomí

que me ha herido en la pierna!”

El otomí tuvo miedo,

dijo:

“¡En verdad me matarán!”

Trajo entonces un grueso madero

y la piel de un venado,

con esto hizo reverencia a Axayácatl.

Estaba lleno de miedo el otomí.

Pero entonces sus mujeres

por él hicieron súplica a Axayácatl.

Helen Escobedo, una de las más reconocidas escultoras del México contemporáneo
MXCity
La inquietante arquitectura de Helen Escobedo refleja una gran preocupación por la ecología, el medio ambiente y el urbanismo.

Helen Escobedo, representante de la cultura mexicana.

 

Helen Escobedo es la precursora del arte urbano en México, sobre todo de la CDMX, quién entendió la importancia de que el espectador interactúe con la obra, que se identifique y la viva a su modo.

Escobedo nació en la Ciudad de México en 1934. Fue hija de padre mexicano y madre ingles. En 1950 conoce al escultor británico John Skeaping, quien quedó admirado al ver el trabajo de Helen al grado de enseñarle  técnicas con el barro, y luego la llevó a Londres, a la Royal Collage of Art donde John impartía la clase de escultura. En Europa conoce a notables artistas como Henry Moore, Jacob Epstein, Wolfgang Palen, Remedios Varo y Leonora Carrington.

Para la década de los 60, Helen Escobedo expone parte de su obra plástica, conoce Mathias Goeritz donde comienza a trabajar sus obras monumentales. Sus esculturas son dinámicas e interfieren en el paisaje urbano, y parte de sus temáticas están relacionadas con los desechos, medio ambiente, la memoria, la luz y la muerte así como el importante papel de la mujer en el arte y en todas las esferas sociales.

Recordamos a Helen Escobedo con 5 obras de su producción arquitectónica.

 

Espacio escultórico

  1. Ciudad Universitaria, CDMX.

El Espacio Escultórico es una creación participativa, con Manuel Felguérez, Mathías Goeritz, Hersúa, Sebastián y Federico Silva. Se destaca al utilizar los materiales existentes de la zona creó una perspectiva de lo que ese espacio fue y debiera ser, de su pasado y de su historia. Mediante una visión de cómo vivir y entender el entorno en el que nos encontramos hace énfasis en la naturaleza, en el viento y en la tierra, para que así vivamos la obra, no sólo desde la vista, sino con todos nuestros sentidos.

 

Coatl

  1. Espacio escultórico de la UNAM.

La “serpiente”, en náhuatl, es un privilegio del arte. La idea de hacer una serpiente cuadrada con aros “cuadrados”, da una ilusión genial. Los colores decrecientes, parecieran deslizarse sobre el terreno.

 

Puerta al viento

  1. Cuemanco, Periférico Sur, CDMX.

Esta escultura de concreto tiene 17 metros de altura, se conformó por dos estructuras laterales y un círculo que pende en el centro. Tiene un azul y verde geniales, y parece estar en movimiento gracias a la ilusión óptica que provoca.

 

Gran cono invertido

2008  IPN, Zacatenco, CDMX.

Cono Invertido es considerada como la última obra monumental en México. La pieza fue instalada en la Unidad Zacatenco del Instituto Politécnico Nacional (IPN), en el cruce de las calles Juan de Dios Bátiz y Luis Enrique Erro, trata sobre la transparencia y nos demuestra que desde la sencillez y ligereza se puede embellecer el entorno urbano de nuestra ciudad.

 

Corredor Blanco

1969.

El Corredor blanco fue una obra realizada para el Salón Independiente, fue construida con materiales industriales, una especie de pasillo techado, penetrable, que implicaba la participación del público. Concebida como una obra de corta duración, al andar y atravesar la pieza, un juego de macizos y vanos modulados provocaban sensaciones de profundidad y ritmo en el espectador. Como dato curioso, esta pieza fue recreada para una exposición llamada La era de la discrepancia, en el Museo Universitario de Ciencias y Artes de Ciudad Universitaria.

México crea una gigantesca y hermosa alfombra de flores en Bélgica (FOTOS)
MXCity
Todo el folclor, color, pasión y la alegría de México, llegó a Bruselas por vez primera, para crear ésta espectacular y hermosa alfombra de begonias.

Una alfombra de flores mexicana por el vigésimo aniversario de la Grand Place.

 

Los artistas del municipio de Uriangato, Guanajuato, brillaron como los mejores en la presentación de la alfombra en la Grand Place en Bruselas, Bélgica. Esta alfombra llevó la creatividad a su más alto nivel, gracias a la diseñadora Ana Rosa Aguilar Aguado, quien plasmó diversas características que distinguen a Guanajuato en mil 800 metros cuadrados.

Este espectáculo hermoso a la vista y sublime al olfato, incorporó al centro de la alfombra un pájaro típico de la cultura Otomí dentro de un sol, semidiós principal de los Purépechas, rodeado de begonias, dalias, hierbas y cortezas color rojo, amarillo y marrón. Estos artistas han puesto el orgullo latino en alto, el nombre de México una vez más en el mapa mundial, y en particular a Guanajuato, que ha convertido en noticia de varios medios de comunicación europeos, quienes no dejan de alabar esta asombrosa obra de arte.

A la par de esta asombrosa alfombra, todas las noches se realizarán espectáculos para celebrar el vigésimo aniversario del reconocimiento de la Grand Place por parte de la Unesco. Esta alfombra de flores en Bruselas, es una tradición anual que ahora rinde homenaje a los 50 años de la inmigración turca a Bélgica.

En Grand Place las autoridades locales espera recibir al menos a cien mil visitantes hasta el domingo de la clausura, junto a las begonias repartidas en un espacio de 75 metros de largo y 25 metros de ancho. Fueron más de 750 mil begonias procedentes de la región belga de Flandes creando estas formas geométricas.

Además de esta galería de fotos, te dejamos algunos datos sobre la alfombra:

*Es un conjunto de corteza, pasto y 500 mil begonias y dalias.

*Está dispuesto cuidadosamente en mil 800 metros cuadrados.

*Para transponer la alfombra se necesitaron nueve horas de trabajo.

*Trabajaron 100 voluntarios (muchos viajaron desde Guanajuato).

*Tuvo un presupuesto de 3 mdp y de 50 mil euros.

*Es la primera vez que utilizan un tema latinoamericano

*Este año se celebra la incorporación de la plaza a la Lista de Patrimonio de la Humanidad.

 *25 mil personas pagarán por verla desde el Ayuntamiento.

*200 mil visitantes se espera la admiren.

 

 

 

 

 

 

Festival Rock y Ruedas de Avándaro, 10 fotos nostálgicas
Cristopher Garnica
Avándaro simbolizó una etapa del rock mexicano: pelo largo, pantalones acampanados, rebeldía, sexo, drogas, amor y paz.

Concierto de Rock en Avándaro.

 

Ha pasado más de 45 años desde que el Festival Rock y Ruedas, en Avándaro, se llevó a cabo en el estado de México. “¡Qué chido!” Como se dice, a la fecha, cuando algo está presente más allá de nuestra memoria, e incluso de las entrañas.

Se cuenta que era tan grande el entusiasmo por el festival, que tuvo una “campaña de marketing” en revistas, radio, diarios, carteles y hasta en el noticiario estelar del canal 2, en aquella época, Telesistema Mexicano. Muchos jóvenes tomaron el tren, con mochila y casa de campaña en la espalda, o solo mantas y cobijas, rumbo a Toluca.

Al arribar al lugar del concierto se usaron ramas y mantas para improvisar un techo y resguardarse de la lluvia. Otros fueron más estoicos y esperaron el inicio del festival con parsimonia, entre cigarrillos de marihuana, alcohol, sexo, paz y amor.

Casi se llega a medio siglo y este mítico festival casi llega a medio siglo. Y sobre él Rock se ha escrito mucho, poco sobre las Ruedas, ya que se trataba de una carrera de autos que nunca sucedió, pero el festival ha estado lleno de mitos e historias que han escrito decenas de libros con todas las versiones, visiones y tendencias. Este es un homenaje fotográfico más, a los miles de homenajes que se hacen cada año.