Arte y Cultura
6 lecciones de vida escondidas en la literatura mexicana
Viviana Cohen
Consejos esenciales de la existencia que se encuentran desperdigados en algunos de los mejores libros que se han escrito en el país…

“La literatura existe porque la realidad siempre decepciona”

 

Una de las características más inadvertidas y profundas de nuestro país es la buena literatura que se escribe en este sitio. Desde hace muchos siglos, México ha sido la cuna y la casa de algunos de los autores más reconocidos del planeta. Aquí hay tantas joyas puestas en papel que no es presumido afirmar que en esta región los talentos nacen con la misma frecuencia que las margaritas, sólo que ellos tienen el poder de la eternidad.

A lo largo de los años, miles de textos han quedado vivos en los anaqueles de este rincón del planeta. Obras hechas por ensayistas, poetas y novelistas que detienen el tiempo, que lo narran, que lo ignoran. Libros que acarician la textura más profunda de la realidad y quizá sin querer, o queriendo, nos enseñan a vivir mejor; a ser más sabios en el presente, a digerir el pasado y a ser resilientes en el futuro.

Y es que en la inmensidad de nuestra literatura hay atisbos de sabiduría (ocasionalmente involuntaria) que nos enseñan a transitar mejor la vida. Consejos para voltear a ver nuestra ceguera. Consejos para no repetir ciclos tóxicos. Consejos para estar en silencio sin perturbarnos. Consejos para aliviar esa ansiedad inexplicable que causan los años.

Dicho todo lo anterior, hemos metido la nariz en algunos versos, relatos y reflexiones de los clásico más reconocibles de la literatura nacional, y hemos seleccionado algunas colecciones de palabras que nos pueden orientar y tranquilizar  en este caótico verano capitalino lleno tráfico, diluciones políticas y muchas ventanas cubiertas de lluvia. 

 

Se consciente del inconmensurable poder de las palabras

El arco y la lira, Octavio Paz

palabras

“...¿Qué decir del lenguaje? Las fronteras entre objeto y sujeto se muestran aquí́ particularmente indecisas. La palabra es el hombre mismo. Estamos hechos de palabras. Ellas son nuestra única realidad o, al menos, el único testimonio de nuestra realidad. No hay pensamiento sin lenguaje, ni tampoco objeto de conocimiento: lo primero que hace el hombre frente a una realidad desconocida es nombrarla, bautizarla. Lo que ignoramos es lo innombrado. Todo aprendizaje principia como enseñanza de los verdaderos nombres de las cosas y termina con la revelación de la palabra—llave que nos abrirá́ las puertas del saber. O con la confesión de ignorancia: el silencio…”

 

No creas en las certezas históricas

Relámpagos de Agosto, Jorge Ibargüengoitia

literatura

“¿Por dónde empezar? A nadie le importa en dónde nací, ni quiénes fueron mis padres, ni cuántos años estudié, ni por qué razón me nombraron Secretario Particular de la Presidencia; sin embargo, quiero dejar bien claro que no nací́ en un petate, como dice Artajo, ni mi madre fue prostituta, como han insinuado algunos, ni es verdad que nunca haya pisado una escuela, puesto que terminé la Primaria hasta con elogios de los maestros; en cuanto al puesto de Secretario Particular de la Presidencia de la República, me lo ofrecieron en consideración de mis méritos personales, entre los cuales se cuentan mi refinada educación que siempre causa admiración y envidia, mi honradez a toda prueba, que en ocasiones llegó a acarrearme dificultades con la policía, mi inteligencia despierta, y sobre todo, mi simpatía personal, que para muchas personas envidiosas resulta insoportable.”

 

No intentar escapar de lo inevitable

Diles que no me maten, Juan Rulfoliteratura

“..Y ahora habían ido por él, cuando no esperaba ya a nadie, confiado en el olvido en que lo tenía la gente; creyendo que al menos sus últimos días los pasaría tranquilos. “Al menos esto -pensó- conseguiré con estar viejo. Me dejarán en paz”.

Se había dado a esta esperanza por entero. Por eso era que le costaba trabajo imaginar morir así, de repente, a estas alturas de su vida, después de tanto pelear para librarse de la muerte; de haberse pasado su mejor tiempo tirando de un lado para otro arrastrado por los sobresaltos y cuando su cuerpo había acabado por ser un puro pellejo correoso curtido por los malos días en que tuvo que andar escondiéndose de todos. 

Por si acaso, ¿no había dejado hasta que se le fuera su mujer? Aquel día en que amaneció con la nueva de que su mujer se le había ido, ni siquiera le pasó por la cabeza la intención de salir a buscarla. Dejó que se fuera sin indagar para nada ni con quién ni para dónde, con tal de no bajar al pueblo. Dejó que se le fuera como se le había ido todo lo demás, sin meter las manos. Ya lo único que le quedaba para cuidar era la vida, y ésta la conservaría a como diera lugar. No podía dejar que lo mataran. No podía. Mucho menos ahora…”

 

Hay batallas hechas para no lucharse

La sombra del caudillo, Martín Luis Guzmán

literatura

“La ruda opresión de la mano contrastaba con la suavidad acariciadora de la voz, Aguirre conocía, por experiencia el alcance amoroso de tales contrastes… Aguirre, como siempre asomaba a los ojos de Rosario, huyó pronto de ellos para no marearse. Sabía, en eso buen militar, que las batallas amorosas sólo se dan para ganarlas, y que, no siendo así, el triunfo está en la retirada. Con Rosario, por otra parte, todas las retiradas eran camino de la gloria. Rosario acababa de cumplir veinte años: tenía el busto armonioso, la pierna bien hecha y la cabeza dotada de graciosos movimientos que aumentaban… Sus ojos eran grandes, brillantes; su pelo, negro; su boca; sus manos y pies, breves y ágiles. Contemplándola, se agitaba de golpe, como mar en tormenta…”

 

Los deseos más profundos siempre se nos esconden

Aura, Carlos Fuentes

Literatura

Ilustración: Henn Kim

“Te moverás unos pasos para que la luz de las veladoras no te ciegue. La muchacha mantiene los ojos cerrados, las manos cruzadas sobre un muslo: no te mira. Abre los ojos poco a poco, como si temiera los fulgores de la recamara. Al fin, podrás ver esos ojos de mar que fluyen, se hacen espuma, vuelven a la calma verde, vuelven a inflamarse como una ola: tu los ves y te repites que no es cierto, que son unos hermosos ojos verdes idénticos a todos los hermosos ojos verdes que has conocido o podrás conocer. Sin embargo, no te engañas: esos ojos fluyen, se transforman, como si te ofrecieran un paisaje que sola tu puedes adivinar y desear.”

 

Aprecia el silencio de las madrugadas

El Nocturno de los Ángeles, Xavier Villaurrutia  

literatura

“Se diría que las calles fluyen dulcemente en la noche.
Las luces no son tan vivas que logren desvelar el secreto,
el secreto que los hombres que van y vienen conocen,
porque todos están en el secreto
y nada se ganaría con partirlo en mil pedazos
si, por el contrario, es tan dulce guardarlo
y compartirlo sólo con la persona elegida.”

Secretos de la Academia de San Carlos, la primera escuela de Arte en América
MXCity
Ahí, sobre la calle de moneda, un poco olvidada se encuentra la primer academia de arte en América, destinada especialmente a la pintura y escultura.

Si pasas por la calle de Moneda, encontrarás un edificio de estilo renacimiento italiano, el cual alberga hoy al Museo de San Carlos y la Escuela Nacional de Artes Plásticas para estudiantes de posgrado de la UNAM, el cual a lo largo de su historia ha acogido a grandes artistas mexicanos de la talla de José María Velasco, Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo, entre otros. Sin embargo, esta escuela de Arte tiene mucha historia, incluso las replicas escultórica que se hayan en su patio la tienen.

Inspirada en la  Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, la Academia de San Carlos fue la primera escuela de arte en todo América. 

 

 

 

La Real Academia de San Carlos de las Nobles Artes de la Nueva España era su nombre completo, una escuela creada en 1781 por el entonces Rey de España, Carlos III, para difundir en México artes como la pintura, arquitectura y escultura, pero prominentemente el arte del grabado, que ya de por sí destacaba talento en México. Cada año, el rey otorgaba una donativo generoso, así como el patrocinio de profesores doctos en la materia y material artístico. Entre esos amables regalos que recibía el instituto, se encontraron unas 200 piezas, replicas de esculturas griegas y romanas.

Hubo una vez en que el rey encargó al entonces celebre escultor Manuel Tolsá que hiciera un viaje por Europa para observar las piezas escultórica clásicas más relevantes para hacer réplicas y ponerlas en el nuevo instituto. El fin no solo era estético sino que estas piezas servirían a los estudiantes como modelo en clase.

 

 

 

Finalmente cuando se crearon en yeso, fueron envueltas en papel y empacadas cuidadosamente en cajas para transportarlas a la Nueva España. Pero no hubo navío que aceptara el reto de transportar tantas toneladas. Manuel Tolsá hizo de todo para hacer llegar las piezas a México y cuando finalmente logró transportarlas hasta Cuba (ni el mismo navío que había aceptado el reto completó el viaje debido a las terribles tormentas), tuvo que esperar seis meses para confabular el viaje hasta Veracruz, donde serían llevadas a “lomo de mula” hasta la Ciudad de México. 

Lamentablemente en este trayecto las piezas se rompieron y el escultor pasó dos años de su vida intentando arreglarlas. Muchas de ellas hoy se encuentran en el patio del edificio.

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas-2

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas-1

 

archivo mxcity academia de san carlos esculturas-4

Un segundo encargo se realizó años más adelante, esta vez fueron piezas italianas traídas del Capitolino y el Vaticano. La ronda de primeras piezas, aunque replicas de clásicos, aguardan una historia poco usual, una perturbadora travesía que, en la ambición de recrear una academia en México como ninguna otra, cursaron un exhaustivo viaje de cataclismos y obstáculos, lo que las convierte en monumentos emblemáticos de este colegio todavía más fascinantes. 

 

 

 

museo Academia de San Carlos

 

Fuente: JIMÉNEZ Castro Elena, “Los pequeños secretos del Centro Histórico”, CONACULTA, México, 2014.

Dimorfismo Urbano: una exposición sobre los diversos aspectos de nuestra ciudad
MXCity
Dimorfismo se utiliza en el campo de la biología para nombrar a la condición de aquellas especies de animales o de plantas que exhiben dos aspectos anatómicos o dos formas diferentes.

Una exposición en el metro de la ciudad.

 

El dimorfismo está presente de diversas formas en la vida de los seres vivos. Es una noción que se utiliza en el campo de la biología para nombrar a los seres vivos que muestran dos aspectos anatómicos diferentes a pesar de ser de la misma especie. Esto se caracteriza por las variaciones en la fisonomía entre machos y hembras, y esto suele estar presente en la mayor parte de las especies en grados distintos.

En el caso de los reptiles, los insectos y las arañas, por ejemplo, las hembras suelen ser más grandes que los machos. Lo contrario ocurre con los mamíferos, un grupo donde los machos pueden alcanzar un tamaño mucho mayor al exhibido por las hembras. En los leones el macho sobresale por su melena y en el caso del ser humano, el dimorfismo sexual es evidente, ya que los órganos sexuales de los hombres se manifiestan externamente, mientras que las mujeres tienen marcadas las glándulas mamarias.

Existen otras formas de dimorfismo, que se refieren a las alteraciones de acuerdo a la relación con el ambiente o los hábitos. Estos son otros tipos de dimorfismos advertidos por la biología: dimorfismo ecológico, sexual cerebral, el dimorfismo en hongos.

Existe otro tipo de dimorfismo, que presenta el fotógrafo mexicano Arturo Morales, uno que se refiere a nuestra cotidianeidad pero que nadie toma en cuenta, precisamente porque es parte de nuestra costumbre; el dimorfismo citadino, el de las diferencias biológicas que nos pasan y atraviesan todos los días, pero que no notamos porque lo maravilloso del paisaje ya nos resulta común.

La exposición fotográfica titulada Dimorfismo Urbano conmemora el 49 aniversario del Metro de la Ciudad de México y muestra la diversidad cultural y arquitectónica de esta gran y hermosa ciudad.

Aquí te dejamos una muestra fotográfica del trabajo de Arturo Morales.

 

 

 

 

 

 

 

Exposición Dimorfismo Urbano

¿Dónde? Vitrinas del metro Copilco

¿Cuándo? Hasta el domingo 28 de Octubre

Entrada Libre

 

Escuchar con los ojos, arte sonoro en el Tamayo
MXCity
En la exposición de arte sonoro de España, podrás saber los orígenes, la diversidad de trayectorias y la vitalidad del sonido en sus aspectos artísticos.

Exposición del arte sonoro de España de 1961-2016.

 

El arte sonoro es una práctica artística que poco a poco ha llegado a verse como independiente de la música. Se sirve del sonido y de lo sonoro, aunque sin tener los principios compositivos que caracterizan a la música en su larga tradición. Este arte atiende a la constelación de las artes plásticas.

Parte de los orígenes del arte sonoro se encuentran en el empleo del ruido de la máquina por parte del futurismo, y en un proceso que comienza en los últimos decenios del siglo XIX, la expansión de los instrumentos de percusión no afinados, en la salida del poema de la página impresa o en las experiencias sinestésicas. A esto se suma el surgimiento de nuevas herramientas tecnológicas que descubrieron inesperadas opciones.

El arte sonoro, llega al museo Tamayo con la exposición Escuchar con los ojos. Arte sonoro en España muestra los orígenes, la diversidad de trayectorias y la vitalidad del arte sonoro realizado en España desde 1961 hasta nuestros días. Más de 200 piezas, que incluyen obras y material documental, la exposición recopila la producción de arte sonoro español, incluso en tiempos en los que este término no había sido enunciado como tal.

La inauguración contará con un programa de performances, improvisaciones electroacústicas e interpretaciones instrumentales a cargo de algunos de los artistas participantes en la exposición. El punto de partida es la primera pieza de música concreta española, Étude de Stage, compuesta por Juan Hidalgo en 1961.

La exposición plantea el desafío de mostrar y enfatizar el sonido desde todos sus aspectos artísticos: la resonancia del espacio sonoro y su relación con la arquitectura, el silencio y el límite de lo audible, la asincronía y los procesos rítmicos sonoros, la insistencia vibratoria del sonido y su sentir en el cuerpo, la obsolescencia de la tecnología y su relación con la memoria colectiva.

Esta exposición fue organizada por la Fundación Juan March, Escuchar con los ojos. Arte sonoro en España se presenta por primera vez fuera de territorio español, después ser expuesta en el Museu Fundación Juan March de Palma y el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca. Los algunos artistas de la exposición son Edith Alonso, María de Alvear, Marcellí Antunez, Mikel Arce, Eduardo Armenteros, Elena Asins, Llorenç Balsach, Llorenç Barber, José Manuel Berenguer, Antonio Caimari, Lluis Callejo, José Luis Castillejo, Juan-Eduardo Cirlot, Miguel Ángel Coria, Alfredo Costa Monteiro, Nacho Criado, Carlos Cruz de Castro, José María Cruz Novillo, Ferran Fages, Esther Ferrer, Jaime Gonzalo, Lily Greenham, entre muchos otros.

Escuchar con los ojos. Arte sonoro en España, 1961-2016 quiere exhibir el sonido, enfatizando todos sus aspectos artísticos: la resonancia del espacio sonoro y su relación con la arquitectura, el silencio y el límite de lo audible, la asincronía y los procesos rítmicos sonoros, la insistencia vibratoria del sonido y su sentir en el cuerpo, la obsolescencia de la tecnología y su relación con la memoria colectiva. La exposición plantea, de manera muy consciente, un auténtico desafío curatorial: el de mostrar el sonido en espacios diseñados conforme a la lógica de la mirada.

La exposición presenta más de una veintena de instalaciones sonoras, esculturas, vídeoinstalaciones y una cuidada selección documental de objetos, ediciones, vinilos, casetes y fotografías. Tiene la peculiaridad de que las obras sonoras, piezas, instalaciones y la documentación audiovisual e impresa que la componían no se presentaban en espacios expositivos aislados (como los habitualmente dedicados a muestras temporales), sino que se insertaron en los espacios de los museos ocupados habitualmente con las que han convivido temporalmente.

La muestra pretende que las obras “sonoras” convivan con las “visuales”, atendiendo tanto a las maneras en las que el sonido pone en cuestión el espacio expositivo tradicional, como a las formas en que su exhibición puede resolverse, presentándolo mediante técnicas que permiten ordenar el espacio expositivo para que no se produzcan colisiones en la escucha, salvando aquellas que forman, de hecho, parte integrante de las propias obras sonoras.

Escuchar con los ojos… es curada por José Iges y José Luis Maire, muestra los orígenes, la diversidad de trayectorias y la vitalidad del arte sonoro, con el desafío de mostrar y enfatizar el sonido desde todos sus aspectos artísticos. Aquí te dejamos parte del programa.

19 de septiembre / 8:00 pm

Centro Cultura España

5 sesiones de improvisación.

Participan: Antonio Russek, Generación Espontánea, Rogelio Sosa, Alacrán del Cántaro, Remi Álvarez.

7 de noviembre / 6:00 pm

Auditorio del Museo Tamayo

–Mesa de discusión: Arte sonoro y la relación México-España

Participan: Vicente Rojo Cama, Juanjosé Rivas, Manuel Rocha Iturbide y Luz María Sánchez. Modera: Bárbara Perea.

7 de noviembre / 7:00 pm

Auditorio del Museo Tamayo

–Concierto de música experimental II

5 sesiones de improvisación.

Participan: Fernando Vigueras, Vicente Rojo Cama, Juanjosé Rivas, Sarmen Almond y Rodrigo Ambriz.

Escuchar con los ojos. Arte sonoro en España, 1961-2016

¿Dónde? Museo Tamayo. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Bosque de Chapultepec I Secc, 11580, CDMX

¿Cuándo? 12 al 02 de diciembre 2018

¿Cuánto? $19.00 Entrada libre a estudiantes, maestros y adultos mayores con credencial vigente

Domingo: entrada libre.

Web // Facebook // Twitter // Instagram

PARQUE Galería celebra 3 años con un “Cambio de Estado”
MXCity
PARQUE Galería es un espacio que se enfoca en el apoyo y promoción de artistas con intereses críticos y analíticos, cuya obra refleja las múltiples relaciones entre el arte, el reconocimiento de sistemas y estructuras opresivos y el contexto político social contemporáneo.

Tan grande es la cultura de la Ciudad de México que se necesitarían varios textos como este para definir a los recintos culturales de cada colonia. Muchos de nuestros barrios artísticos han transformado en galerías sus cafés, departamentos y hasta sus calles, cualquier espacio es pretexto para disfrutar del arte que emerge principalmente de los artistas locales.

La colonia San Miguel Chapultepec es uno de los sitios que ha ido forjándose una identidad meramente artística, contrastando con algunos buenos recintos que además de exponer artistas consolidados, dan oportunidad a otros emergentes para su difusión.

 

 

 

 

Dentro de este contexto surgió PARQUE Galería, cuyo nombre alude al término militar para una bodega de armas, y empezó muy cerca de la esquina de uno de los accesos a la explanada de la glorieta de Insurgentes. 

PARQUE Galería cumple 3 años este septiembre 2018, abrió sus puertas en 2015 con el objetivo de reunir a artistas nacionales e internacionales cuya obra describe el contexto político-social contemporáneo, al revelar estructuras opresivas de poder que a menudo no se reconocen como tal. Son un espacio de diálogo y difusión de distintas miradas e interpretaciones de la situación actual del mundo en el que todos vivimos, y todos cabemos.

 

 

 

En 2013, lo que fue una guardería perruna, en 2015 se convirtió en PARQUE Galería, con la búsqueda de un espacio de exhibición, la historiadora Ana María Sánchez, el financiero Andrés Rojo y el arquitecto y artista, Homero Fernández descubrieron una edificación abandonada en Puebla, en la Roma. Inmediatamente visualizaron allí lo que sería su proyecto artístico.

Al no tener una placa con su nombre a la vista, parecía una casa más; sin embargo, no es así. Bastaba tocar el timbre para descubrir este espacio de estilo minimalista con vidrios biselados, cuya línea de trabajo se basa en la crítica a las estructuras de poder y hace énfasis en las consecuencias provocadas por sus líderes en la sociedad.

PARQUE Galería propone obras donde se habla del contexto político social actual y se critica a las estructuras de poder desde su nuevo espacio, una casona en la colonia San Miguel Chapultepec.

 

 

 

 

PARQUE Galería, celebra su tercer año con la representación del artista mexicano Juan Caloca así como su primera muestra individual con la galería, “Cambio de estado (desmembrar, abstraer, desgarrar, penetrar, transmutar)” curada por Marina Reyes Franco.

 

 

 

 

Las piezas incluidas en “Cambio de estado” comentan sobre la transmutación de los símbolos y el análisis sensible de lo que puede implicar la deconstrucción de un escudo, una bandera o un asta, más allá de su forma reconocible como representación de poder en el siglo XXI. A través de la pintura, bordado, instalación, escultura y ambientación, Caloca se ocupa de realizar otra serie de acciones sobre la materia: desmiembra, abstrae, desgarra, penetra y transmuta. De esta manera, parte de la simbología patria vuelve a un estado previo al institucionalizado, incomoda al cuerpo la experiencia en sala, y cobra nuevas dimensiones atravesadas por los usos críticos de varios elementos.

 

 

 

El cuerpo de obra de Caloca está marcado por el nacionalismo de la celebración de la independencia, los peores años de la guerra contra el narcotráfico, y la represión sistemática que implica la Ley de Seguridad Interior.

Su trabajo ha cuestionado el límite de lo legal para darle un nuevo significado a partir de un accionar particular: beber, cantar, archivar, vomitar, desarticular, infiltrar, ondear. Si anteriormente Caloca se fijaba en el todo que compone los símbolos patrios, ahora también se fija en el simbolismo de sus partes. Los colores y fragmentos del poder, descontextualizados, adquieren una dimensión casi mística.

 

 

 

 

Parque Galería

Dónde: General Juan Cano 5, San Miguel Chapultepec

Web: parquegaleria.com

Exposición Cambio de Estado de Juan Caloca hasta el 13 de octubre 2018

Facebook / Twitter / Instagram