Vida Capital
6 lugares de la CDMX que muestran que vivimos en una ciudad multicultural
MXCity
Estos lugares de la Ciudad de México muestran un poco de lo que se ha cosechado en el intercambio con otras culturas, ampliando nuestra identidad y el panorama que tenemos del mundo.

Una mirada cultural a otros países a través de la CDMX.

 

Vivimos en una metrópoli que en los últimos años se ha convertido en uno de los destinos turísticos más grandes del mundo. El centro histórico es Patrimonio de la Humanidad declarado por la UNESCO, y es el corazón de una cultura que se respira y se mueve de un lugar como lo hiciera la antigua Tenochtitlán en sus orígenes.

En sus barrios es posible ver el sincretismo cultural en la arquitectura, la oferta gastronómica, el arte de los museos y de las calles y conocer a gente de muchas partes del mundo en una de las ciudad más grandes y diversas del mundo. La ciudad ha construido lazos con ciudades lejanas con el fin de aumentar la diversidad y el intercambio para tener más riqueza cultural en nuestro territorio.

Así que puedes visitar piezas y lugares lejanos sin salir de la CDMX, para conocer una parte de los intercambios que la ciudad tiene con el mundo. Asimismo puedes formar parte de varias actividades culturales y artísticas en los diferentes puntos de la urbe que demuestran los lazos de amistad y de respeto de la CDMX multicultural.

 

Parque Masayoshi Ohira

Corredores, Country Club Churubusco, 04220 Ciudad de México, CDMX

Este parque se inauguró en 1942 pero fue hasta la década de los 80 que adquirió un aspecto japonés. Si un sitio destaca algo del país del Sol Naciente en la CDMX, es el Parque La Pagoda en Coyoacán. Su nombre oficial es Parque Masayoshi Ohira, pero antes de hablar de su aspecto actual, resulta imprescindible aludir a sus orígenes.

El parque se inauguró por el entonces regente de la ciudad, Javier Rojo Gómez. Sin duda la característica más emblemática de aquel parque era una pagoda, lugar que fungía como oficina de bienes raíces del barrio (es por este motivo que hoy por hoy se sigue conociendo como el Parque La Pagoda).

 

Barrio Chino

Dolores, Centro Histórico, CDMX.

 

El Arco Chino fue donado por el gobierno de China en 2008, y da la bienvenida a este barrio en la CDMX. Desde 1925 es posible convivir con la comunidad china, y visitar el increíble restaurante Shanghai, uno de los primeros establecimientos dedicados a la gastronomía de este país. Desde esa época, aquí se concentran diversos restaurantes que atraen a los transeúntes por el olor a especias, carnes y aceite de sésamo proveniente del sudeste de Asia. Después de probar los platillos tradicionales chinas–”baozi”, pan al vapor relleno de carne o frijol dulce– visita las tiendas en donde podrás adquirir productos tradicionales como amuletos, calendarios, vestimentas y tés.

Hoy en día, la imagen del barrio chino y en general de la ciudad, está cambiando poco a poco.

 

Pabellón Coreano

Chivatito s/n esq. Paseo de la Reforma, 1a. Sección del Bosque de Chapultepec.

El pabellón coreano llegó al país en 1968 y se inspira en la arquitectura coreana del siglo VIII, que en conjunto con el bosque de la 1a. Sección del Bosque de Chapultepec, y el Jardín de la Tercera Edad, hacen de este espacio un lugar lleno de belleza con una asombrosa atmósfera llena de colores amarillo, verde, azul, rojo y naranja.

En una esquina del jardín, sobre avenida Reforma, es posible ver el Pabellón Coreano; esta construcción es una replica de la pagoda donde se firmó la independencia de Corea del Sur. Se construyó pieza por pieza in situ y fue un regalo que buscaba vincular a México y Corea en el marco de los juegos olímpicos de 1968.

 

Reloj Otomano

Venustiano Carranza esq. Bolívar. Centro Histórico.

Este reloj llegó a México en septiembre de 1910 y es bellísimo. Tiene cuatro carátulas que marcan el paso del tiempo en números arábigos y otomanos y fue enclavado en la esquina de las calles Venustiano Carranza y Bolívar. Esta estructura es una muestra de agradecimiento de la comunidad otomana que emigró a México a finales del siglo XIX. Labrado en cantera rosa acompañado de mosaicos con figuras geométricas azules, naranjas y verdes, el reloj termina de lucir su belleza con tres campanas doradas en su punta.

 

Tótem Canadiense

Calzada del Rey s/n, 1a. Sección del Bosque de Chapultepec, acceso por Puerta Quebradora.

El pueblo canadiense donó este tótem a los mexicanos con motivo de los 150 años de la Independencia de México. El tótem es un símbolo de sabiduría y tradición que se entregó a la comunidad mexicana en 1962; y es un “protector del pueblo” que fue tallado en cedro rojo por el artista Mungo Martin e integrantes de la nación Kwakwaka’wakw, un importante pueblo autóctono de la Columbia Británica (provincia canadiense).

Igual que el pabellón coreano, el tótem se encuentra la 1a. Sección del Bosque de Chapultepec, tiene 11 m de altura y en él es posible reconocer elementos tradicionales de la mitología indígena de Canadá: la figura de la nutria, la serpiente, el hombre cedro y la efigie del Pájaro del Trueno adornados con colores negro, blanco, rojo y verde.

 

Acceso del Metro Bellas Artes

Metro Bellas Artes, Línea Azul. Ángela Peralta, Centro Histórico.

El art nouveau francés está a unos pasos de la Alameda Central desde 1998. Esto fue resultado del intercambio cultural entre la Compañía Arrendataria Autónoma de los Transportes Parisinos (RATP, por sus siglas en francés) y el Sistema de Transporte Colectivo Metro, la estación del Metro Bellas Artes luce una réplica de los accesos parisinos realizados por el arquitecto francés Héctor Guimard. Guimard es el principal exponente del art nouveau en Francia; y además de Francia, sólo México y Lisboa cuentan con una estructura de este tipo en el mundo. En la actualidad, aún es posible admirar los diseños originales de Guimard en estaciones de París como Abbesses y Porte Dauphine.

 

Placa Metro Etiopía

Cuauhtémoc esq. Eje 4 Sur Xola, Narvarte.

México se convirtió en promotor de la paz en el mundo cuando alzó la voz contra la invasión italiana a Etiopía a principios del siglo XX. Por esta acción, en 1954, el entonces emperador etíope Haile Selassie I visitó la Ciudad de México para agradecer y reforzar los lazos diplomáticos entre ambos países. Durante su visita se inauguró la Glorieta de Etiopía que tenía ejemplares de palmeras traídas desde el país africano. Con la transformación de la ciudad, la glorieta desapareció y se inauguró en 1980 la estación de Metro Etiopía. Al interior de la estación aún es posible ver mosaicos con alusión a un león y una placa que conmemora esta amistad multicultural.

Nostalgia urbana: la gloriosa avenida Pino Suárez
MXCity
La avenida Pino Suárez nos invita a ver más allá del tráfico para contemplar la belleza de una de las arterias más interesantes de la CDMX.

Pino Suárez ha tenido muchos cambios a lo largo del tiempo.

 

Avenida Pino Suárez en sus inicios fue la continuación de la Calzada Iztapalapa, aquella por la que entraron los españoles a Tenochtitlán para reunirse con Moctezuma en 1519. En 1914 se le da el nombre gracias a José María Pino Suárez, el  vicepresidente de México asesinado junto al presidente Francisco I. Madero durante la Decena Trágica.

Este homenaje al valiente vicepresidente que fue un célebre poeta nacionalista que una ocasión escribió a propósito de la Revolución Mexicana: “Combatir contra todos los tiranos / y contra toda imposición injusta; / defender la verdad santa y augusta / y de la patria sus fueros soberanos”.

 

 

 

Además de tener un nombre célebre, esta avenida tiene uno de los recintos religiosos más importantes de México, se trata de la Parroquia de San Miguel, construida en honor de San Miguel Arcángel en 1689 por el arquitecto Pedro de Arrieta quien le diseñó unas singulares torres octagonales, una cúpula de tezontle rematada en azulejo y una representación en mármol del arcángel San Miguel que todavía se puede contemplar.

En esta avenida también podemos encontrar el Templo de Jesús Nazareno, parte del antiguo Hospital de Jesús Nazareno de 1524,  que fue la primera clínica fundada en América. En este espacio descansan los restos de Hernán Cortés y el famoso mural Apocalipsis, que pintó el tapatío José Clemente Orozco.

 

 

 

En esta arteria también se encuentra el Museo de la Ciudad de Méxicodiseñado por Francisco Guerrero y Torres; uno de los ejemplos más notables de la arquitectura barroca del siglo XVIII. Uno de los elementos más llamativos del edificio sigue persistiendo, se trata de una cabeza serpiente de piedra luce gloriosa en la fachada principal de la casa.

La estación de correspondencia del sistema del metro, lleva el nombre de Pino Suarez, funcionó durante un breve tiempo como terminal de la línea 2 desde su inauguración en agosto de 1970, donde se encuentra el adoratorio a Ehécatl, es llamada la zona arqueológica más pequeña de México por el INAH y es transitada por hasta 54 millones de personas al año.

 

 

 

El pasaje Zócalo-Pino Suárez, Un paseo por los libros, es un andador subterráneo en el que se encuentran librerías, un pequeño auditorio y un área destinada a exposiciones artísticas temporales. Este pasaje cultura conecta a dos estaciones no consideradas de correspondencia. De entre muchos descubrimientos arqueológico que se han dado en los últimos años, se dio en la Plaza de Pino Suárez, donde encontraron los restos de una construcción prehispánica que aparentemente fue usada como templo o espacio sagrado del Calpulli.

Sin duda, esta avenida es un legado histórico de nuestra ciudad. Aquí te dejamos estas fotos nostálgicas de esta gloriosa avenida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos de El Universal y El Itinerario

Quetzalcóatl, la imagen del tren de la línea 1 que conmemora los 50 años del metro
MXCity
Quetzalcóatl estará plasmado en un tren conmemorativo de los 50 años del metro, con las diferentes líneas de la red y los íconos de todas las estaciones.

El metro llevará la imagen de la serpiente emplumada.

 

El sistema de transporte público Metro es uno de esos sitios amados / odiados por todos, ya que a pesar de que sirve a extensas áreas de la Ciudad su operación y explotación no es la mejor.​ A pesar de todos los inconvenientes, en el 2006 ocupó el tercer lugar a nivel mundial en captación de usuarios, al transportar a un promedio de 3.9 millones de pasajeros al día solo superado por los metros de Nueva York, Moscú y Tokio. En ese año también obtuvo el quinto lugar a nivel mundial por la extensión de su red.​

El Metro de la CDMX tiene 12 líneas, cada una con un número o letra y color distintivo. La longitud total de la red es de 226.49 km. con 195 estaciones y cuenta con 3,333 vagones aprox., con una capacidad para 1,530 personas por tren. Desde el año pasado ya se había dado la noticia de que el Metro tendría 10 nuevos trenes de la Línea 1 del Metro están en condiciones de operar, además de tres convoyes bautizados por los trabajadores como “toros” porque su moldura frontal se asemeja a una cornamenta, que habían cumplido con las pruebas a las que han sido sometidos.

 

 

 

En 2018 también se dijo que había algunos trenes que aún estaban en proceso de fabricación en la planta de CAF México en el municipio hidalguense de Huehuetoca. No obstante, la empresa tuvo varios problemas en el cumplimiento del programa de trabajo y a partir de varias amenazas gubernamentales, de aplicar sanciones por retrasos, la empresa comenzó a regularizar la entrega.

Al cumplirse los primeros 100 días de gobierno de Claudia Sheinbaum, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) pondrá en marcha el primero de los diez trenes adquiridos en la pasada administración y de los cuales CAF México sólo ha entregado tres.

 

 

 

El Tren Uno es el más complejo, porque es la punta de lanza de toda la serie de trenes que estarán funcionando. Así que los nuevos trenes se destinarán a la Línea 1 para sustituir a otros que se rehabilitarán, y después incorporarlos a la Línea 3. Actualmente entre 285 y 310 se encuentran en funcionamiento, de éstos, 19 trenes fueron integrados en los últimos tres meses, tras ser reparados en los talleres del Sistema de Transporte Colectivo.

Con esto, se seguirá llevando a cabo las pruebas para el  pilotaje automático y la modernización de la Línea 1, así como la rehabilitación de más trenes, mejora de vías en líneas, y toda la modernización que se necesita para tener un servicio de calidad, lo que incluye a las escaleras eléctricas de las 195 estaciones, que sobrepasan los 35 años de antigüedad, y cuentan con innumerables fallas que han puesto en riesgo la integridad de los usuarios.

 

 

La línea 1 que corre de Pantitlán a Observatorio, cumplirá medio siglo de haber iniciado operaciones. Por ello modificó la imagen de uno de los trenes nuevos que operarán en la Línea 1 del Metro, ahora tiene la apariencia del dios prehispánico, Quetzalcóatl. El cuerpo de la deidad tiene los colores que representan a las diferentes líneas de la red del Metro y también los íconos de las 195 estaciones.

La Serpiente Emplumada fue diseñada con los colores e iconos de las 12 Líneas que conforman la red del Metro. La cabeza de Quetzalcóatl se encuentra en el carro motriz y el resto del cuerpo de ‘La Serpiente Emplumada’ se forma con el resto de los carros mismos.

 

 

 

Pero esto no ha estado excepto de críticas y diversas opiniones, ya que a pesar de que el objetivo del estampado sea celebrar los 50 años de existencia del Metro reflejando la cultura de México, se cree que con la colocación de los viniles se afecta la garantía de la pintura antigrafiti.

A la postre, se dio a conocer que habrá nuevas cámaras de vigilancia en el Metro, que serán instaladas en 22 estaciones, consideradas en estado crítico. En total, se compararán 509 dispositivos que contarán con reconocimiento facial y el software necesario para poder dar un mejor servicio.

 

 

 

Fotos de Excélsior 

Fotografías que dan testimonio de la ola de calor en la Ciudad de México
MXCity
Según el Servicio Meteorológico Nacional las altas temperaturas durarán hasta finales de mes.

De cómo el calor cocina a fuego lento la Ciudad de México…

 

Desde hace unos días, el termómetro de la Ciudad de México ha alcanzado nuevos récords. La intensidad del sol ha acaparado todos los rincones de la capital y, por primera vez en mucho tiempo, las calles se han llenado de personas sudorosas en busca de una sombra que les quite un poco de todo el calor que corre a raudales.

Y mientras la primavera brilla en todo su esplendor, según el Servicio Meteorológico Nacional las altas temperaturas se quedarán al menos unos cinco días más. Lo que puede traducirse en atardeceres sumamente anaranjados, en personas insoladas aquí y allá, y de muchos niños y adultos buscando alivio momentáneo en la famosa fuente del Monumento a la Revolución.  

Según los expertos en estos momentos la República Mexicana está atravesando una ola de calor. Esto sucede ocasionalmente durante la primavera y el verano, cuando por un periodo relativamente corto las temperaturas son significativamente mayores al promedio.

 

calor

Fuente: Animal Político 

 

La explicación científica de este fenómeno, bastante común, sugiere que el termómetro alcanza estas altitudes por la presencia de un sistema anticiclónico en la atmósfera sobre el poniente del territorio nacional. Dicha irrupción en los cielos  propicia la entrada de aire seco que se origina en el Océano Pacífico.

Aunque pasan pronto, las olas de calor son peligrosas y cuando suceden hay que estar atentos a los consejos que emite la Secretaría de Protección Civil. Por sólo enumerar algunas recomendaciones para estos días, podríamos decir que lo ideal es: consumir agua hervida o embotellada con frecuencia, no exponerse al sol de 11:00 a 16:00 horas (cuando el clima alcanza sus niveles más altos), usar filtro solar,  y no comer comida en la calle ya que el calor puede descomponer los alimentos con bastante rapidez.

Mientras tanto, en lo que los 30 grados se convierten en 25, aquí les dejamos una soberbia colección de imágenes que muestran cómo se ve la Ciudad de México bajo los poderosos destellos del sol. Una estrella que en estos días brilla más que nunca.

 

calor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lugares de la CDMX que utilizan al reloj como un precioso elemento arquitectónico
MXCity
Los relojes en la arquitectura forman parte de una larga tradición y que ahora son un decorado hermoso en los edificios de la ciudad.

Relojes en la arquitectura de los edificios de la Ciudad de México.

 

Desde la antigüedad los relojes han sido una pieza importante de la arquitectura de las ciudades y de nuestra vida cotidiana. Se han utilizado en diversos edificios por todo el mundo, y a medida que ha ido evolucionando la tecnología de la relojería han ido apareciendo nuevos modelos con mayor precisión, mejores prestaciones y presentación y menor coste de fabricación.

El reloj es uno de los instrumentos más populares del mundo, y que muchas personas disponen de uno o varios relojes de pulsera, son piezas de adorno de la casa y oficina y están incorporados en cientos de electrodomésticos en forma de relojes digitales y en cada computadora hay un reloj.

 

 

 

El tiempo es el que se desarrolla en el espacio de la arquitectura a través de la vida, es el tiempo el que rige a toda una sociedad. En arquitectura el tiempo produce usos no previstos porque no se puede predecir la vida. El primero del que se tenga registro en la arquitectura mexicana y en la ciudad, fue en 1548, al solicitarlo Pedro López para colocarlo en la portada de su casa, en la calle de la Perpetua (hoy Venezuela). En 1554 se tiene conocimiento de otro ubicado en lo que hoy es Monte de Piedad.

El primer reloj público de la ciudad que se tiene registro se encontró ubicado en las actuales calles de Guatemala y Argentina, de época colonial, de campanas y poleas que servía para que los integrantes de la Real Audiencia pudieran saber el momento exacto para realizar sus sesiones, durante algunos años la calle de Argentina fue nombrada como la calle del reloj. Aquí te dejamos estos hermosos relojes que forman parte de la arquitectura de la CDMX.

 

Reloj de la Catedral Metropolitana

 

 

La primitiva catedral se hizo de su reloj en el año de 1563, y la actual tuvo el primero a partir de 1698, siendo este un español construido en Madrid. En 1807 fue reemplazado por el que podemos ver en el remate de su entrada principal.

 

Reloj de “La Esmeralda”.

 

 

En el Porfiriato la mayoría de los edificios y templos ponían un reloj en sus fachadas. Es el caso de esta joyería conocida como “La Esmeralda”, en el Centro Histórico, en la esquina de Madero e Isabel la Católica, mismo que épocas actuales es el museo del Estanquillo. Este edificio es obra de Eleuterio Méndez y J. Francisco Serrano de 1892. El reloj actual es de origen mexicano y perteneció a la casa más relevante de importación e instalación de relojes monumentales del Porfiriato, y está detenido en las 10:10 horas.

 

Reloj de “La Mexicana”

 

 

El diseño de este edificio de líneas neoclásicas ya contemplaba espacio para un reloj. “La Mexicana” es obra de Genaro Alcorta de 1906. El ingeniero le reservó el área más interesante de la fachada: el remate. Es un tímpano con varios medallones con efecto de inmersión, en cuyo fondo está la carátula. Encima hay un grupo escultórico, debajo un par de esculturas y un balcón con dos cariátides. Impactó tanto que, se dice, inspiró el diseño de otros inmuebles.

 

Reloj de la Torre Latinoamericana

 

 

Se instaló en la década de 1950 en la esquina de la Torre Latinoamericana, con un carrillón que toca diferentes melodías cada hora. Fue el primero en dar la hora con unos números rojos formados con focos eléctricos, y el primero en marcar los segundos, es un cubo voladizo con 3 carátulas. Por fallas eléctricas y por su costoso funcionamiento, el entrañable parpadeo de los foquitos rojos se apagó en 1994. En 1985 el 19 de septiembre, se detuvo a las 7:19 horas, debido al sismo.

 

Reloj del Hotel Gillow

 

 

Este reloj de origen alemán fue colocado en 1930 en las calles de 5 de Mayo e Isabel La Católica,  cuando el hotel fue abierto en 1875 no contaba él. Fue hasta que en 1930 lo adquirió un empresario y lo remodeló, dándole el aspecto Art decó que estaba en voga. Lo aumentó de tres, a seis pisos y lo remató con este elemento, que es electromecánico. Las campanas fueron acalladas hace años porque molestaban a algunos huéspedes. La máquina está parada desde hace dos años pero hay intención de rescatarla.

 

Reloj del Palacio Postal

 

 

Este palacio está ubicado en las calles de Eje Central Lázaro Cárdenas y Tacuba, y es considerado uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. El reloj con el que cuenta en su portada, es de origen alemán y fue inaugurado en 1907. Tiene un peso de 700 kg, desemboca en una esfera horaria enmarcada por una carátula de cristal de 8 mm de espesor y 2 m de diámetro y es iluminada por un reflector para hacerla visible en la noche. Fue el primero electromecánico montado en el país.

 

Reloj de la Basílica de Guadalupe

 

 

Este reloj fue inaugurado en 1991, y en su parte central posee un reloj civil y un astrolabio o reloj astronómico, similar al que utilizaban los marinos para guiarse en el mar. Sobre el costado derecho cuenta con uno solar que marca la hora con la sombra del sol proyectada en la superficie. Del lado izquierdo hay uno azteca que permitía establecer los tiempos de cosecha y siembra en 18 meses de 20 días.

 

Reloj de edificio El Universal

 

 

Ubicado en la calle de Bucareli, el origen del reloj es alemán y fue inaugurado en 1923. Lo más característico de este es que es el único del país que toca el Himno Nacional Mexicano y el primero que se dio cuerda el solo. La autorización oficial para que el toque es a las 6 horas y a las 18 horas, en coincidencia con las ceremonias de izamiento y arriamiento de la Bandera Monumental del Zócalo. Se puede escuchar a 4 km a la redonda.

 

Reloj del Centro del Reloj

 

 

Este edificio está ubicado en la calle de Palma en el Centro Histórico, el reloj con el que cuenta es de origen inglés de 1895, sin embargo se colocó en el 2005. Es el más joven del Centro, y el único del país que marca las fases de la Luna. Sorprende a los visitantes cada hora con un espectáculo de fantasía, en donde se abren las puertas de madera y un soldadito de madera también, le da cuerda a un mecanismo. Las melodías cambian con las estaciones del año y el reloj en realidad fue hecho en 1895 y rescatado de una iglesia en Xochimilco.

 

Reloj Otomano

 

 

Inaugurado como parte de las festividades del Centenario de la Independencia por Porfirio Díaz, es pequeño, con cuatro carátulas de bronce, donado por la comunidad otomana a México, obra de G. M. Oropeza y de estilo morisco. Se encuentra en lo que antes era la plaza del Colegio de la Niñas, muy peculiar de este es su numeración arábiga en dos de sus carátulas usada en países del medio oriente. y en las otras dos numeración otomana.

 

Reloj Chino

 

 

Llamado así porque fue donado por la colonia china en 1910 con motivo del aniversario de nuestra independencia, está ubicado en la glorieta de Bucareli y Atenas. Sufrió un cañonazo durante la Decena Trágica de 1913, lo que exigió que se volviese a construir en 1921, con proyecto de Carlos Gorbea, quedando como su forma original, y continuando siendo un símbolo de agradecimiento, en el 2010 fue remodelado.

 

Reloj del Hotel Imperial

 

 

Este reloj público es de origen mexicano y fue hecho por la fábrica de relojes del centenario, inaugurado en 1989. Las tres carátulas de 85 cm de diámetro y numeración romana gótica se alinean con sendos mascarones de leones. Es electromecánico y su melodía es Asturias.

 

Reloj del Parque México

 

 

Desde 1927 en el Parque México está el llamado “Torre-reloj-radio”. Su característica principal y única es que contaba con cuatro grandes bocinas alargadas en la parte de abajo que servían para trasmitir programas de radio a los vecinos. Su estilo es muy representativo del art déco, y años después fue convertida en fuente.

 

Reloj del Parque Hundido

 

 

El reloj flora fue creado por una casa relojera en Puebla. Cuenta con 10 metros de diámetro en el que se visualiza una carátula, realizada con flores que brindan un aspecto diverso en primavera, verano, otoño e invierno.

 

Reloj Parque Lincoln

 

 

Ubicado en el lado Oeste del Parque Lincoln y de estilo californiano la torre que lo alberga, a su vez, dentro de ella hay una galería de arte. El palomar era parte de un proyecto de urbanización que en 1937 edificó el arquitecto Enrique Aragón Echegaray para impulsar al barrio de Chapultepec Polanco. El reloj con el que cuenta se ubica en las 4 caras de la torre.

 

Foto principal: Reloj del Castillo de Chapultepec