Arte y Cultura
La gran conmemoración de los 50 años de los Juegos Olímpicos México 68
MXCity
50 años de los Juegos Olímpicos que cambiaron por completo al país.

Seguimos el festejo cultural después de 50 años.

 

En el año de 1968 México fue la sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, uno de los evento multideportivos más vistos en todo el mundo. A excepción de cuatro sedes y tres estadios de fútbol, todas las instalaciones deportivas se ubicaron dentro de los límites de la ciudad. Para hospedar a deportistas, jueces y entrenadores, se construyeron dos villas olímpicas y se emplearon hoteles y apartamentos. Este evento cambio la imagen de la ciudad y se convirtió en uno de los eventos deportivos más importantes del país en el siglo XX.

Las olimpiadas de México 68 fueron la primera edición organizada por un país en vías de desarrollo, por una nación hispanohablante y la primera realizada en América Latina. También fueron los terceros Juegos celebrados en otoño, los primeros con controles antidopaje y pruebas de género e hizo su aparición la olimpiada cultural.

Entre otras curiosidades sociológicas se puede destacar que al magno evento, asistieron 5516 atletas, 4735 hombres y 781 mujeres, de 112 países,? compitieron en 172 eventos de 20 deportes. se puede destacar que Sudáfrica que no participó por sus políticas racistas, las Alemanias compitieron como países separados y El Salvador, Honduras, Kuwait y Paraguay, entre otras, hicieron su debut en los Juegos Olímpicos de verano. En aquello juegos se rompieron setenta y seis plusmarcas olímpicas y treinta mundiales; muchas de las cuales todavía permanecen sin ser superadas.

A la par de los eventos deportivos, México también creó un programa Cultural de México 68, que reunió arte de todo el mundo con el fin de fortalecer el espíritu del evento deportivo y los lazos amistosos entre las naciones, lo cual fue reconocido por el Comité Olímpico Internacional. Con el propósito de resignificar aquel  acontecimiento artístico y recordar el medio siglo de la Olimpiada Cultural del 68, se plantean una serie de actividades culturales para la ciudad.

Así, pues, para conmemorar los 50 años de aquel suceso que cambio por completo al país ?incluyendo al movimiento político-social de los estudiantes?durante los Juegos Olímpicos México 68, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) lleva a cabo un programa de actividades en distintos recintos de Ciudad de México.

Entre las actividades que se destacan están danza, teatro, y una exposición del 50 aniversario en la que se muestra la infraestructura deportiva creada para los Juegos Olímpicos de hace cinco décadas. Asimismo habrá mesas redondas sobre el impacto que tuvo la contienda deportiva en el ámbito arquitectónico mexicano, y la Orquesta Sinfónica Nacional ofrecerá un concierto y obras emblemáticas que se interpretaron durante la Olimpiada Cultural de 1968.

El Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández se unirá también a la conmemoración, con el programa especial que presentó en la inauguración de las Olimpiadas del 68 titulado Ballet de los cinco continentes.

Si deseas asistir a los eventos, te dejamos las fechas detalles de cada uno de ellos.

 

Recital de Sonia Amelio, "La mejor crotalista del mundo".

¿Dónde? Centro Cultural del Bosque.

¿Cuándo? 31 de julio.

¿Cuánto? $150

Tickets

Puesta en escena Olimpia 68

¿Dónde? Teatro Julio Castillo ? Centro Cultural del Bosque.

¿Cuándo? Jue. a dom., del 23 de agosto al 14 de octubre.

¿Cuánto? Boletos en taquilla. 

Exposición "Olimpiada en México 68, 50 aniversario".

¿Dónde? Museo Nacional de Arquitectura, Palacio de Bellas Artes.

¿Cuándo? Del 11 de octubre al 13 de enero de 2019.

¿Cuánto? $50

Concierto Uniendo Continentes ? Orquesta Sinfónica Nacional.

¿Dónde? Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

¿Cuándo? 12 y 14 de octubre.

¿Cuánto? Por definir

Recital Ballet de los cinco continentes, presentación del Ballet Folclórico de México.

¿Dónde? Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

¿Cuándo? 15 de octubre.

¿Cuánto? Por definir

Exposición "Olimpiada Cultural México, 1968"

¿Dónde? Sala de Exposiciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México / Metrogalería estación del Metro Bellas Artes.

¿Cuándo? A partir de octubre.

¿Cuánto? Por definir

NOTA: Las fechas y horarios están por confirmarse. Puedes consultarlos en las páginas de los recintos que reciben los eventos.

 

Monte Negro es una de las ciudades más antiguas de Oaxaca con influencia Olmeca
MXCity
Una de las ciudades más antiguas de Oaxaca es un sitio arqueológico casi en el olvido y rodeado de los mejores paisajes de la mixteca alta: Monte Negro.

Foto destacada: Lon&Queta

Monte Negro es un sitio arqueológico para una experiencia de descubrimiento personal.

 

. . .

 

Monte Negro es una de las ciudades más antiguas de Oaxaca, ocupada desde el año 650 a.C. y hasta el 300 d. C. fue objeto de estudio de los grandes como Alfonso Caso, estos son algunos datos importantes de uno de los sitios arqueológicos fundacionales mixtecos.

Ubicado en la Mixteca Alta oaxaqueña (en el sur de México), muy cerca de Tilantongo, Monte Negro es un cerro en cuyas laderas fueron construidas terrazas en tiempos precolombinos.

Su importancia como sitio arqueológico radica en que se trata de una de las ciudades más antiguas de Oaxaca. El lugar muestra una época de ocupación desde el 650 a. C. Análisis recientes en la cerámica y la arquitectura revelan que se habría extendido hasta el 300 d. C. Existen hallazgos que demuestran una probable ocupación posterior, o al menos una reutilización con fines rituales.

Investigado por Alfonso Caso en 1936, señaló la influencia de la Cultura Olmeca en el yacimiento.

Algunos autores sostienen la representación de Monte Negro en los códices mixtecos del Posclásico (NuttallBodley y Vindobonensis) relacionado con la historia temprana de los señoríos.

 

 

¿Quiénes habitaron Monte Negro?

 

 

Monte Negro fue habitado por muchos pueblos, por que incluso, el análisis de cerámica encontrada en el sitio demostró una probable ocupación posterior, pero como un sitio con fines rituales.

Según estudios de Alfonso Caso, la arquitectura y otros hallazgos, indican una clara influencia olmeca. Otros estudios arqueológicos señalan que los habitantes del Cerro la Providencia, cerca de lo que ahora es Tilantongo, fueron los fundadores de Monte Negro.

 

 

¿Cómo sabemos de Monte Negro?

 

Más adelante popolocas, chochos, ixcatecos, triquis y amuzgos, habitaron el sitio tal cual lo hicieron en las tres regiones de la Mixteca, Monte Negro corresponde a la región alta.

Existen tres códices mixtecos que describen los señoríos más tempranos, Nuttall, Bodley y Vindobonensis; Oco Ñaña, Veinte Jaguares, fue el señorío asentado en Monte Negro muy cercano a Tilantongo, el más importante centro político de la Mixteca Alta oaxaqueña.

 

 

La arquitectura de Monte Negro

 

 

Los arqueólogos Jorge Acosta y Javier Romero encontraron un patrón arquitectónico en Monte Negro que hasta ahora no se ha encontrado en otros sitios mixtecos: la construcción de residencias de alto estatus con patios centrales parcialmente cubiertos por techos sostenidos por columnas.

Monte Negro, el cerro en cuyas laderas fueron construidas terrazas en tiempos precolombinos, es el sitio contemporáneo de Monte Albán en el que se han encontrado restos de antiguas estructuras con seis columnas con un núcleo de piedra. También hay indicios de seis plantas de yeso, característicos de Mesoamérica, y similares a los que cubría la ciudad de Monte Albán.

 

 

El mito de la destrucción de Monte Negro y el nacimiento de Tilantongo

 

Se dice que Monte Negro, la primera gran ciudad incluso antes que la poderosa Tilantongo, vivió el conflicto de los dioses mixtecos que se enfrentaron a la diosa 9 Hierba, la temible diosa del inframundo, y a los "hombres de piedra", los tay ñuhu mencionados por fray Antonio de los Reyes.

Esta guerra terminó con Monte Negro, pero le dio vida al señorío de Tilantongo, pues las tres hijas sobrevivientes de esta guerra dieron origen a aquel linaje; dato muy interesante si se considera que el último gobernante de esa ciudad fue una mujer.

 

¿Se puede visitar Monte Negro?

 

 

Para visitar la zona arqueológica de Monte Negro hay que dirigirse a Santiago Tilantongo, Oaxaca, desde el pueblo es un viaje de 30 minutos a lo que en la localidad llaman "las ruinas de Monte Negro".

Monte Negro es un sitio arqueológico hermoso, rodeado de naturaleza crecida y con paisajes de fotografía que hoy se encuentra casi en el olvido, así que visitarlo puede ser toda una experiencia personal.

 

 

 

Monte Negro Oaxaca

Dónde: 70 Kilómetros de la ciudad de Tuxtepec, a 220 km Oaxaca de Juárez.

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 18:00

Entrada libre

Datos fundamentales para comprender a Tláloc: la deidad del agua
MXCity
Desde el significado de su nombre y hasta el por qué llueve tanto en verano; 5 datos que definen a la personalidad de la deidad de la lluvia: Tláloc.

Foto destacada: Supercurioso

Los dimes y diretes de Tláloc y cómo el agua le llegó a los mexicas.

 

. . .

 

Tláloc (dios mexica de la lluvia y del relámpago), es uno de los dioses mexicas de la tierra, conocido por su facultad para dominar el agua y proveer el también llamado licor de la tierra que contribuía al crecimiento de los cultivos de maíz.

Los pueblos más antiguos ya sabían que el agua es muy importante para la vida, razón por la que encontramos en sus narraciones fundacionales más de un mito dedicado a ella. Tláloc, la deidad mexica del agua, es el protagonista de estas historias.

El agua junto con la tierra eran elementos importantísimos para los mexicas, relacionados el uno con el otro encontrando su muestra primordial en los cerros, los receptáculos del agua, el lugar donde se forman las nubes, la morada de Tláloc.

Se le invoca para agradecer su intervención cuando las cosechas eran exitosas en aquellas épocas donde la sequía se apoderaba de los campos. Para los aztecas este dios era el rey de los fenómenos atmosféricos y el espíritu de las montañas, así que su poder era digno de grandes honores y sacrificios tanto de animales como de seres humanos pues la comunidad dependía del buen desempeño de estos para la prosperidad de su agricultura.

Además se cuenta que Tláloc es el esposo de la diosa Chalchiuhtlicue a quien se reconoce como deidad del agua y del amor, la belleza y las aguas de ríos, lagos, tormentas, mares, protectora de los navegantes y patrona del bautismo.

 

 

Tal vínculo entre el cielo y la tierra lo tenemos precisamente con Tláloc, cuyo nombre significa "el terroso, el que está hecho de tierra, el que es la encarnación de la Tierra" ¿sabías eso? Como este hay otros datos que debemos conocer de una de las deidades mexicas más conocidas, aquí te contamos sobre él.

 

 

Creación de Tláloc

 

Tláloc es hijo de sus hermanos, Quetzalcóatl, Huitzilopochtli, Tlatlahuiqui (rojo) Tezcatlipoca y Yayauhqui (negro) Tezcatlipoca lo crearon junto a su esposa Chalchiuhtlicue para ser las deidades del agua.

Tláloc también fue creador, hizo a sus 4 pequeños ministros del agua, los tlaloques, quienes desde sus cantaros de barro dejan caer los 4 tipos de lluvia, aguas de lluvia, aguas malas, aguas que provocaban heladas y aguas que no dejaban crecer las semillas.

 

 

El hijo de Tláloc

 

 

Para los tlaxcaltecas, Tláloc primero estuvo con la bella Xochiquétzal, pero robada por Tezcatlipoca se quedó solo hasta encontrarse con Matlalcueye, la diosa del agua que los mexicas llamaban Chalchiuhtlicue y con quien tuvo a su hijo Tecuciztécatl.

Cuenta una leyenda que para formar los dos astros Quetzalcóatl arrojó a su hijo Nanáhuatl a la hoguera, donde se transformó en Sol y que Tláloc arrojó a Tecuciztécatl, quien se transformó en la Luna. En otras versiones Tecuciztécatl, antes de ser convertido en astro nocturno, se metió en la cueva de un cerro, espacio vinculado con Tláloc.

 

El Tlalocan

 

 

El paraíso de Tláloc, el Tlalocan se encuentra en la Luna, es el lugar de las muchas riquezas y la abundancia; a donde van a dar los muertos por un rayo, los ahogados, los leprosos, sarnosos, bubosos, los enfermos de gota y los hidrópicos.

Los Murales de Tepantitla muestran que el Tlalocan era u lugar para pasarla bien, juegos, deportes, aguas cristalinas para nadar y recitales de poesía eran las amenidades para los fallecidos en los brazos del agua.

 

Tamoachan

 

 

En el Tlalocan se encuentra el Tamoanchan, un árbol mítico que en otras versiones es un cerro y justo ahí vivía Xochiquetzal, la diosa del amor, y es que al parecer algunos códices indican que Tlaloc y la diosa crearon aquel fantástico lugar.

Se cuenta que en el Tlalocan la gente es muy feliz por eso siempre están cantando, esa fue una de las reglas de sus creadores para que la gente prefiriera morir en sus medios y no en otros y es también la razón por la que los nahoas (cultura teotihuacana) no quemaban a los muertos por agua.

 

 

Estos muertos eran enterrados con semillas de quelite en sus quijadas, con la frente pintada de azul y una rama en la mano que debían agitar al llegar al Tlalocan para mostrar el gusto de llegar ahí, donde es el eterno verano para que Tlaloc refresque el ambiente con suave lluvia.

 

Piedra de Tizoc: la ominosa historia de la piedra de los rituales aztecas
MXCity
La Piedra Tizoc pudo haber sido utilizada como plataforma de luchas y para rituales aztecas.

Foto destacada: Wikipedia CC

La Piedra de Tizoc cambió la forma en que fueron estudiados los rituales de los aztecas.

 

. . .

 

Esta piedra forma parte de la colección permanente de la exhibición del Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México, y quien las han visto, aseguran que te da una sensación del poder antiguo que irradia de este artefacto.

Se trata de la famosa Piedra Tizoc; un Temalácatl o piedra redonda de cubierta con una hermosa iconografía que representa las hazañas de los dioses y un emperador llamado Tizoc.

La Piedra de Chetumal o Tizoc es una gran escultura circular con grabados de origen mexica redescubierta el 17 de diciembre de 1791 en la Plaza Mayor de la Ciudad de México por Antonio de León y Gama. Esta fue erróneamente llamada Altar de Sacrificios Gladiatorios por muchos años debido al vandalismo realizado en ella, donde se realizó un canal a posteriori en el siglo XVII. El canal no está documentado en la descripción detallada de la piedra parte de La Historia General de Bernardino de Sahagún. Estudios recientes concluyen que la escultura fue dañada intencionalmente para reforzar los informes sensacionalistas de la civilización azteca y que no tiene relación alguna con sacrificios. 

Se cree que la escultura era un monumento a la victoria militar de monarcas mexicas sobre diferentes regiones de Mesoamérica, donde los glifos de estas regiones se pueden apreciar junto a las figuras de guerreros derrotados en el costado del monumento.?

Esta escultura forma parte de los objetos destruidos o dañados durante la colonia, los cuales se utilizaron como material de construcción o cimentación, así como para corroborar las ideas coloniales de la cultura Mexica.

 

 

Esta piedra habla de numerosas campañas victoriosas lideradas por Tizoc entre su ascenso a emperador en 1481 y su muerte en 1486. ??En estas campañas capturó nuevas tierras para la gloria del pueblo azteca, y aplastó rebeliones que habrían dilapidado el honor del pueblo azteca.

Uno de estos guerreros que tiene la piedra es el propio Tizoc, representado con una gran corona de plumas y una armadura que se asocia con el dios del Sol en Guerra, Huitzilopochtli.

 

 

Aunque en realidad, Tizoc fue un gobernante militar belicoso y un estratega que logró aplastar rebeliones. Esta piedra fue una herramienta de aprendizaje para historiadores y arqueólogos ya que también se usaba como propaganda para mantener la fe en el poder del imperio.

 

Piedra Tizoc en rituales prehispánicos

 

 

Además de ser un registro histórico, la piedra tiene un significado religioso en la forma de adorar a Huitzilopochtli. La parte superior de la piedra es un gran sol con ocho puntas, cuatro de las cuales representan las cuatro direcciones cardinales, y una se usa como drenaje para la sangre de las víctimas de los sacrificios.

El sacrificio está relacionado con la adoración de Huitzilopochtli, en este sitio se ponían guerreros que eran capturados; luego se amarraban a la Piedra Tizoc del tobillo, sin armadura y solo armado con un garrote de madera.

 

 

Luego sería atacado uno a la vez por Caballeros Jaguar con armadura completa empuñando un macahuitl de obsidiana y un escudo. Este ritual fue hecho para ser injusto para la víctima para representar la lucha de batalla y guerra. La piedra de Tizoc abrió la puerta al estudio de otras formas potenciales de ritual practicadas por los aztecas.

También se cree que la piedra representa el cosmos tal como lo definía el Imperio mexica. Los 14 guerreros mexicas que llevan cautivos a los dioses de otras civilizaciones conquistadas. Los guerreros, todos mirando hacia la derecha y, por lo tanto, moviéndose en sentido contrario a las manecillas del reloj alrededor de la piedra, están agarrando a los dioses por el cabello, que era una manera común de representar la captura y sumisión en el arte mexica.

 

 

Descubrimiento

La Piedra de Tizóc fue descubierta el 17 de diciembre de 1790 bajo la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, que fue construida sobre la capital mexica de Tenochtitlán. Ahora reside en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México.

 

 

Piedra de Tizoc

Dónde: Av. Paseo de la Reforma s/n, Polanco, Bosque de Chapultepec I Secc, Miguel Hidalgo.

Cuando: martes a sábado de 10:00 a 17:00

Cuánto: $80

Entrada gratuita a nacionales mayores de 60 años (credencial INAPAM), menores de 13 años, personas con discapacidad, profesores y estudiantes (credencial vigente).

Leyendas de tesoros escondidos, maldiciones y lingotes de oro alrededor de México
MXCity
Leyendas e historias de tesoros escondidos que desatan nuestra imaginación y que han perdurado durante años.

Foto destacada: El Eco Digital

Estas historias han fascinado a miles de personas durante muchas generaciones.

 

. . .

 

Los tesoros y sus historias todavía nos cautivan. Estas piezas perdidas en el tiempo, en su mayoría, y otras que se dejan ver como leyendas que han pasado de boca en boca. Muchas personas han tratado de encontrar a los personajes o incluso los tesoros, pero difícilmente sabremos si lo consiguieron.

Aun así, la idea de encontrar piezas de otras épocas ha fascinado a las personas de todos los tiempos. Y cuando los relatos lo hacen oculto esto se hace más interesante. Es por eso que te queremos dejar con los tesoros más increíbles de México, así como sus historias.

 

Tesoro de los mexicas

 

 

Durante la Noche Triste del 1 de julio de 1520, el ejército mexica expulsó a las huestes de Hernán Cortés fuera de la capital de su imperio. Durante su escape algunos soldados quisieron huir con kilos de oro y piedras preciosas sustraídas de las arcas de los mexicas.

Se dice que algunos españoles cargados de tesoro se hundieron en el lago y que los barcos repletos de oro también quedaron en el fondo del mismo para nunca más ser encontrado. Hasta la fecha no se sabe dónde quedó el tesoro pero hay personas que continúan siguiendo las escasas pistas para dar con él.

 

Leyenda del cerro atravesado

 

 

En épocas de invasiones y saqueos piratas, desembarcado el Tefall Lamartine quien se hacía acompañar de sus secuaces. Descendieron en la bahía de La Paz, Baja California cargando un tesoro que contenía joyas, monedas de oro y plata con la finalidad de esconderlo y enterrarlo en uno de los puntos geográficos más representativos de La Paz como lo es a simple vista el Cerro Atravesado.

El pirata Tefall y su ayudante lograron subir el cerro y enterrar el tesoro escondido, pero dicen que personas el fantasma del Pirata Tefall cuidando celosamente el lugar donde está la X.

 

El tesoro de Coahuila

 

 

En el municipio de San Pedro está lleno de tesoros enterrados, escondidos en casas antiguas. Se dice en que una granja ganadera se encontraba un señor no podía dormir por los mosquitos, encendió una fogata para que el humo los alejara, y repente vio una lucecita cerca de la Bandurria. Se acercó y vio un boquete en el suelo arenoso y brillante. Comenzó a cavar con sus manos per nunca daba con el fondo. Toda la noche cavo hasta desmayarse en el lugar. Al despertar volvió a ver hacia donde se había abierto el boquete y solo vio pedazos de carbón. 

 

La mina del alemán

 

 

En el salvaje Oeste se hablaba de la existencia de una mina de oro situada en los Montes de la Superstición, en Nuevo México. Había pertenecido a un español, Miguel de Peralta, hasta que él y sus trabajadores fueron masacrados por los apaches. En 1862, un alemán llamado Jacob Waltz aseguró haberla encontrado; como prueba, mostraba una cantidad de oro por valor de 60.000 dólares. Waltz no quiso regresar por miedo a los apaches, pero dibujó un mapa que vendió por mucho dinero. Quienes la buscaron solo encontraron la muerte.

 

El tesoro de Pancho Villa

 

 

No se trata de un tesoro sino de varios  tesoros conformados por las riquezas que Villa obtenía de los saqueos a los ricos. Se dice que los tesoros en cuestión fueron enterrados en alguna parte del norte del país, puesto que Villa no podía llevarlos consigo a todas partes. Por ello, los dejaba en un lugar seguro para luego volver por ellos. Sin embargo, se dice que no todos fueron desenterrados y que aún varios se encuentran donde los dejó.

 

El tesoro de la Peña de Valle de Bravo

 

 

Se dice que durante la guerra de independencia varios españoles que vivían en el Valle de Bravo temían ser atacados por los insurgentes y que estos les robaran sus riquezas. Por ello decidieron huir de regreso a España, pero antes de ello enterraron parte de su fortuna en la peña del valle, donde nadie la pudiera encontrar.

Consumada la independencia, enviaron a personas de su confianza para que buscaran el tesoro que habían ocultado. Sin embargo, a pesar de las pistas que les dieron para llegar a este, jamás lograron encontrarlo. Se dice que el tesoro aún se encuentra en el Valle.

 

El tesoro del Nevado de Toluca

 

 

Según las anécdotas este tesoro está conformado por dinero y artículos de oro que pertenecieron tanto a la iglesia católica como al virrey de la Nueva España, Juan O?Donojú. El único rastro del tesoro es una carta donde se describe su supuesta ubicación.

La carta, escrita por un hombre llamado Bartolomé Juan del Castillo, relata que el tesoro es parte de los saqueos realizados por él y su grupo de ladrones, quienes realizaron muchos robos en los alrededores del Nevado de Toluca. En una carta aseguraba que entre su botín se encontraban propiedades del virrey.

x