Vida Capital
Una preciosa colección de fotografías de los campos de Cempasúchil
MXCity
El nombre del cempasúchil proviene del vocablo náhuatl Cempoalxóchitl que significa “veinte flores” (cempoalli, veinte y xóchitl, flor).

La encantadora leyenda del Cempasúchil.

La leyenda de la flor de cempasúchil es una hermosa historia de amor entre dos jóvenes Aztecas, Xóchitl y Huitzilin. El romance de estos dos jóvenes comenzó cuando aun eran pequeños y se divertían jugando juntos y disfrutando de los alrededores de su pueblo. Con el tiempo, fue natural que entre ellos un gran amor floreciera.

Todas las tardes, Xóchitl y Huitzilin, subían a lo alto de la montaña a llevarle flores a Tonatiuh, el dios sol, quien parecía sonreírles desde las alturas ante la ofrenda de los enamorados. Ante Tonatiuh juraron amarse por siempre, incluso más allá de la muerte.

Pero un día llegó la guerra y los amantes tuvieron que separarse ya que le joven Huitzilin tuvo que marchar a luchar. Poco tiempo llegaron noticias tristes: Huitzilin había sido herido y a pesar de todo se murió. La bella Xóchitl sintió que su corazón se quebraba de dolor.

Xóchitl decidió subir por a la montaña para implorarle a Tonatiuh, el dios sol, que la uniera por siempre con su amor. El sol lanzo uno de sus rayos y al tocar a la joven la convirtió en una hermosa flor, de colores tan intensos como los mismos rayos del sol.

Al poco tiempo llegó un colibrí que amoroso se poso en el centro de la flor. Era Huitzilin que se había transformado en un bello colibrí. Al instante la flor se abrió en 20 pétalos, de aroma intenso y misterioso? Es así como nació la flor de cempasúchil, la flor de muertos.

Es así que los enamorados están siempre unidos en las flores de cempasúchil alimentando a los colibríes.

Un tour por Azcapotzalco y la arquitectura más bella de Clavería
MXCity
Azcapotzalco es conocida como la cuna ancestral del maíz, tiene un gran legado arquitectónico por donde  puedes darte un tour arquitectónico.

Recorre este fascinante tour arquitectónico por la alcaldía de Azcapotzalco.

 

. . .

 

Azcapotzalco fue en la tierra donde Quetzalcóatl, disfrazado de hormiga, robó el grano de maíz a los dioses para dárselo a los hombres. Esta es la razón por la que este territorio deriva de los vocablos náhuatl "azcatl" (hormiga, "potzcalli" (montículo) y "co" (lugar), en el hormiguero. Según el Códice Chimalpopoca, Azcatl reveló la existencia del maíz en Tonacatepetl a Quetzalcóatl, quien se transformó en una hormiga negra y se introdujo en aquel lugar y llevó a Tamoachán la gramínea que sirvió como base de alimentación en Mesoamérica.

El maíz es el tesoro simbólico sobre el que descansa la subsistencia de muchos pueblos. Azcapotzalco también es un sembradío de iglesias, capillas, casas y sitios con una arquitectura fervorosa que contraste con el pasado náhuatl; un sitio bucólico y afrancesado desde en el siglo XX por enormes avenidas, grandes industrias petroleras y luchas sindicales.

Ocho barrios forman parte del territorio actual de Azcapotzalco, donde hay casi medio millón de habitantes, los salineros de Acahualtonco, Colhuatzinco, Coltonco, Huautla, Xocotitlán de Tlatelolco, Atenco de Tacuba, Huacalco y Xochimancas de México. Los habitantes de Azcapotzalco se les conoce como "chintololos", gentilicio del que se enorgullecen y que aluden a la protuberante redondez de sus caderas.

Aquí te dejamos lugares con un pasado glorioso y una gran arquitectura.

 

 

Hacienda de San Antonio Clavería

 

Pinterest

 

Hacienda de San Antonio Clavería fue fundada desde el siglo XVI, sus tierras fueron entregadas por Hernán Cortés como premio a los soldados que lo acompañaron en su empresa, con el fin de que las tierras de cultivo cercanas a la ciudad conquistada sirvieran para abastecerla. El casco de la hacienda fue reparado a fines del siglo XVIII, y dada la importancia de la hacienda dentro del Valle de México y la extensión que comprendía, al caso de ésta se le llegó a conocer como el “Palacio de los Bustamante”.

 

 

 Faro Poniente Xochikalli

 

 

Un predio que estaba desaprovechado se requirió del retiro de 20 mil metros cúbicos de cascajo, a fin de que pudiera ser utilizado para ofrecer talleres de oficios, medicina tradicional, huertos urbanos y diversas actividades de orientación sociológica. Lo mejor de este espacio es que cuenta con una cancha para juego de pelota prehispánico en el lado poniente de la ciudad.

Dónde: Calle Cananea lote 4, Unidad Habitacional El Rosario, Azcapotzalco.

 

 

Casa de la Palabra José Emilio Pacheco

 

 

La Casa de la Palabra José Emilio Pacheco es un centro cultural de la Ciudad de México ubicado en el barrio de Nextengo.? Aquí se realizan actividades relacionadas al arte y la cultura en un espacio inaugurado por el autor, Cristina Pacheco y Elena Poniatowska. El centro realiza cursos y talleres en literatura como poesía, guion cuento y crónica; periodismo cultural y de cine.

Dónde: Av. Centenario 351, Barrio de Nextengo, Azcapotzalco.

 

 

Casa de Cultura de Azcapotzalco

 

 

Fue un centro ceremonial Tepaneca durante el periodo prehispánico; y consumada la conquista de México, los Dominicos construyeron en este sitio la parroquia y convento de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago, el cual se conserva a un lado de la casa de cultura. En el Porfiriato el terreno fue adquirido por el Ayuntamiento de México para construir el palacio municipal de Azcapotzalco. En 1896 es declarado monumento histórico por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y en 1991 se inauguró la Casa de la Cultura.

Dónde: Av Azcapotzalco 605, Centro.

 

 

Parque Tezozómoc

 

 

Son 28 hectáreas las que abarca este parque con una vista aérea formidable que te invita a relajarte en la naturaleza. Es un parque diseñado por el arquitecto Mario Schjetnan, y al centro hay un lago artificial como montículos que en conjunto recrean a escala el Valle de México en el siglo XV. Dichos montículos fueron construidos con la tierra proveniente de las excavaciones de la Línea 6 del Metro.

Dónde: Manuel Salazar S/N, Hacienda del Rosario

 

 

Parque de la China

 

 

La colonia Clavería alguna vez perteneció a la familia Matsumoto, floristas con un amplio espacio para mantener la vegetación y árboles, es por eso que se le conoce como el Bosque de la China. El parque es un centro cultural y de ejercicio físico, así mismo, tiene áreas de juegos y de recreación, donde se suelen hacer exposiciones de comida de los estados de la República Mexicana.

Dónde: Av. Clavería, San Miguel Amantla

 

 

Casas de avenida Azcapotzalco

 

View this post on Instagram

Casa de cuento #cdmx

A post shared by Diego M (@diemontgar) on

 

En la colonia Clavería se pueden observar varias construcciones que fueron consideradas casas de descanso. Algunas de estas edificaciones fueron construidas con fachadas estilo art decó, algunas de las casas que se encuentran en la avenida aún tienen sus fachadas originales.

Aquí te dejamos una galería de fotos de preciosas casas sobre la avenida Azcapotzalco en el barrio Clavería:

 

 

 

 

 

 

Foto destacada: Alcaldía Azcapotzalco

La Moira: la siniestra historia de la casa encantada en San Miguel Chapultepec
MXCity
La Moira hace referencia a un destino fatídico y sigue provocando mucho miedo entre los creyentes de lo paranormal.

Esta casa fue testigo de un misterio que jamás se resolverá y que sigue acechando el lugar.

 

. . .

 

La Moira es conocida por ser la casa con más historias encantadas de México; al menos hasta hace unos años?  Pero sigue siendo considerada como una casa siniestra de aspecto limpio, que se encuentra en la San Miguel Chapultepec de la Ciudad de México. Ahora está pintada de negro, lo que se ajusta a las inquietantes leyendas locales que la rodean.

La historia con la que la mayoría estamos familiarizados es la de un niño llamado Marcus. Se cuenta que Marcus entró en la casa abandonada de La Moira a la edad de ocho años. Fue entonces cuando presenció y experimentó algo que lo traumatizaría por el resto de su vida?

 

Malos destinos

 

Marcus escuchó voces extrañas e inexplicables que salían de la casa. El tímido joven entró lentamente a un cuarto, escuchó voces. Algo que no pudo explicar del todo. Estas extrañas voces solo despertaron más su interés y lo impulsaron a explorar más la casa. Marcus procedió con valentía a subir las escaleras de esta casa y entrar en uno de sus dormitorios. Fue aquí donde presenció la inquietante aparición de un hombre que había sido colgado del techo.

Asustado, Marcus huyó de la casa solo para desarrollar una obsesión por lo que había visto. Esta vista también molestó mucho a Marcus. La aparición del ahorcado aparentemente dominó sus pensamientos desde entonces y lo puso en un estado mental oscuro. Durante los siguientes 10 años, estos mismos pensamientos oscuros continuaron atormentando la mente de Marcus hasta el punto en que lo llevaron a regresar a la casa.

 

Leyendas Ocultas

 

Obsesionado con la casa y en un extraño giro del destino, Marcus entró en la misma habitación en la que había visto la aparición del hombre colgado todos esos años antes. Luego procedió a ahorcarse.

El asunto de todo esto que no se sabe por qué Marcus regresó a La Moira, algunos especulan que fue la curiosidad lo que lo convenció de que regresara y que luego fue poseído por una entidad oscura, que lo atrajo a suicidarse. Otros creen que fue testigo de su propio destino cuando era niño y regresó para cumplir su profecía de muerte.

 

Misterios CDMX

 

Misterios CDMX

 

Ya sea que esta historia sea cierta o simplemente folclore mexicano, todavía se cree ampliamente que la Casa La Moira está realmente encantada. Exhibe una amplia gama de fenómenos paranormales como figuras de sombras en movimiento, sonidos inexplicables, voces incorpóreas, anomalías en la luz, actividad poltergeist, casos de visitantes que experimentan visiones y se cree que alberga entidades demoníacas con la capacidad de poseer a los vivos.

A lo largo de los años, este edificio siniestro ha sido completamente pintado de negro. Ya sea que esta historia esté grabada de hecho o sea una falacia, muchos de los que ingresan a la antigua casa afirman encontrarse con lo paranormal. Han visto y escuchado lo inexplicable, incluidas voces incorpóreas y figuras sombrías. Quizás, lo más inquietante es que algunas personas que visitan han sido poseídas y poseídas por algo, no de este mundo viviente.

 

Leyendas CDMX

 

Con el paso del tiempo, la propiedad se utilizó para realizar sesiones espiritistas. Participantes de estas sesiones hablan de diferentes posesiones demoníacas que ocurrieron en ese lugar. También comenzaron a ofrecer recorridos nocturnos por el interior de la casa. No duraron mucho porque los organizadores aseguran que la fuerte presencia de demonios hacía peligroso caminar por la casa.

En un momento de su vida, la Casa La Moira fue una galería y abrió al público. Hoy es una residencia privada y no es accesible al público en general. Aunque ya no es accesible, la casa sigue siendo conocida como uno de los lugares más encantados de México.

La amenazante casa negra se puede ver desde la calle.

 

 

La Moira

Dónde: José Vasconcelos número 125, San Miguel Chapultepec.

Sin acceso al público

 Foto destacada Sinister Minister

La preciosa Parroquia de San Agustín, la más fotografiada de Polanco
MXCity
En uno de los barrios más preciosos de la CDMX se levanta esta inmaculada parroquia que refugia a miles de fervientes.

Esta Iglesia ha sido el refugio espiritual de los creyentes en la zona más lujosa de la ciudad.

 

 

Como buena parte de las cosas que hay en Polanco, el templo parroquial de San Agustín es uno monumento emblemático de la ciudad, en medio de una colonia glamorosa donde convergen conjuntos residenciales, comerciales y corporativos.

En la Alcaldía Miguel Hidalgo, al poniente de la ciudad de México, en las calles Horacio y Homero, esquina de Musset, se encuentra esta parroquia frente a la glorieta-parque “América”, con el que forma un conjunto bien conocido por los habitantes y visitantes del barrio de Polanco.

 

 

 

 

Sin duda la parroquia es preciosa. Se trata de una obra arquitectónica de Leonardo Noriega y con la colaboración del ingeniero Juan Valero Capetillo. El arquitecto que también diseñó el Auditorio o Teatro al Aire Libre “Charles Lindbergh” que consta de pilares monumentales, marquesinas, pérgolas y la estatua de una mujer con grandes vasijas.

La capilla se fundó en 1949 y es considerada obra monumental por sus elementos simbólicos. La fachada está adornada con los relieves de los siete primeros agustinos llegados a América, después una serie de arcos llevan al campanario y coro, rematando con una espadaña en las que se observan los huecos para las campanas, así como dos torres de un solo cuerpo terminadas en grandes cruces de piedra.

 

 

 

 

Hoy en día, esta parroquia que cuenta con pocos fieles, ha invertido tiempo, estudio y creatividad para hacer conferencias virtuales, impartir catequesis en línea, hacer entrevistas, e interactuar con los fieles de la Arquidiócesis, de otras ciudades e incluso de otros países.

Cuenta con redes sociales activas y personas de las que asistían físicamente al templo, de manera que le hemos hallado un sentido misionero a esta difícil situación.

 

 

 

 

 

Fotografía: Desde la Fe

 

Parroquia San Agustín en Polanco

Dónde: Horacio #921, Polanco-Chapultepec

Cuando: martes a sábado desde las 09:00

Entrada libre

 

El hombre a quien debemos buena parte de los árboles de la Ciudad de México
Javier Barros del Villar
Pocas personas han hecho más por el verdor de la capital que Miguel Ángel de Quevedo, a quien se le conoce como el “Apóstol del árbol”.


"Los árboles son santuarios", decía Herman Hesse. Y es que cuando alguien ha sentido ese tan distintivo cobijo que ofrecen, esa efervescencia que el ritmo de sus ramas o raíces provoca, entonces ocurre algo que determina en adelante tu relación con ellos.

En todo caso pocos aliados más consistentes y generosos puede encontrar una ciudad que los árboles. Conforme las evaluaciones de urbanismo y medioambiente se van refinando, se comprueban más y más beneficios que estos aportan . Afortunadamente hubo quienes desde hace mucho intuyeron el papel que los árboles tienen dentro de un contexto urbano y lucharon a favor de la causa arbórea en sus respectivas ciudades.

En la Ciudad de México existió un hombre a quien, podría decirse, debemos buena parte de los árboles que hoy la habitan. Se trata de Miguel Ángel de Quevedo, ingeniero, ambientalista y, sobretodo, sensible visionario, que desde finales del siglo XIX promovió una filosofía, entonces revolucionaria, a favor de las áreas verdes del país. Más allá de sus loables intenciones, su esfuerzo quedó por suerte materializado en logros fundamentales, y hoy no solo la historia de este país sonríe cuando escucha su nombre, sino que los mexicanos disfrutamos de su labor que hoy tiene forma de parques, reservas, áreas naturales y algo de conciencia.

historia-de-un-rbol-miguel-ngel-de-quevedo-1-638

Por ejemplo, a Quevedo se debe en buena medida la creación de la Junta Central de Bosques y del primer Parque Nacional de México (el Desierto de los Leones). En 1917 convenció a Carranza de incluir un punto en el artículo 27 de la Constitución que gente como Thoreau seguro habría celebrado efusivamente:

La Nación siempre tendrá el derecho de imponer sobre la propiedad privada las reglas que dicte el interés público, y de reglamentar el uso de los elementos naturales, susceptibles de apropiación, de modo de distribuir equitativamente la riqueza pública y salvaguardar su conservación.

Quevedo en la Ciudad de México

Curiosamente, a pesar de que casi todos los habitantes de la ciudad lo hemos nombrado, gracias a una de las principales avenidas de Coyoacán y a su respectiva estación de metro, pocos sabemos quién fue o qué hizo Miguel Ángel de Quevedo ?una falta lamentable si consideramos que se trata de uno de los mexicanos más inspiradores y vanguardistas?.

En la capital, Quevedo encabezó una cruzada que en tan solo una década hizo crecer la superficie de parques públicos de un 2 a un 16%. Asesorado por el paisajista Frederick Law Olmsted, encargado del diseño del Central Park en Nueva York, también intervino en la creación de múltiples parques ?que en ese mismo lapso aumentaron de dos a 34?. Además, encabezó en 1909 el "Primer Inventario de Bosques del Distrito Federal y sus alrededores".

Conocido como el "Apóstol del árbol", Quevedo fue en 1901 responsable de crear el lugar donde crecen, y han crecido, los árboles que luego se distribuyen en parques, plazas y jardineras; me refiero a los Viveros de Coyoacán. A principios del siglo XX este lugar operaba como la pieza central de una red de viveros que producían casi 2.5 millones de árboles.

En pocas palabras la ciudad de México sería muy distinta a lo que hoy es, para mal, sin la injerencia decisiva que tuvo este hombre en las políticas públicas hasta hoy vigentes en materia de recursos arbóreos y áreas verdes.

El brillante precursor

La naturaleza por sobre la propiedad privada y la protección de los recursos naturales para garantizar un futuro sostenible ?incluso más allá de fronteras geopolíticas?, fueron algunas de las premisas fundamentales del credo que promovió Quevedo. En este sentido, y como bien apunta Raquel Vargas en su artículo para la Asociación mexicana de Arboricultura, Quevedo debiera ser reconocido como un precursor en el concepto de sustentabilidad.

La entereza de este personaje lo coloca ahí, junto a un selecto grupo de visionarios proactivos, cuya lucidez y entrega mantienen el anhelo de una evolución compartida entre hombre y naturaleza.

Twitter del autor: @javierbarrosdelv

x