Vida Capital
Todo sobre el nuevo Museo de la Radio en el metro de la CDMX
MXCity
Este espacio es un lugar incluyente, con tecnología y arte que nos hará vivir una experiencia lúdica e interesante de la radio.

La Radio en el Parque de los Venados.

Las primeras emisiones de radio en México tuvieron lugar en 1921, como parte de las celebraciones del centenario de la firma del Tratado de Córdoba, que formalizó la independencia mexicana. El 27 de septiembre de 1921, , una pequeña estación de radio fue creada por el gobierno y dirigida por Agustín Flores, inspector de la Dirección General de Telegrafía.

Esa misma noche, los hermanos Gómez Fernández montaron sus primeras transmisiones de radio en la Ciudad de México. Una estación con 20 watts de potencia, que funcionaría hasta enero de 1922 con programas de una hora los sábados y domingos.

Con el objetivo de hacer un homenaje a los creadores, baluartes y a quienes trabajan en favor de la sociedad, a través de este medio de comunicación, se inauguró el Museo de la Radio en la estación Parque de los Venados de Línea 12.

La Radio es el medio que nos acompaña a cualquier hora y en todo lugar, y las voces de locutoras y locutores construyen ideas y caminos a la imaginación (por ejemplo, las radios indígenas de México). La radiodifusión entretiene, educa e informa, y en nuestro país ha sido fundamental en los casos de desastres naturales para orientar y apoyar a la ciudadanía.

El museo es un increíble lugar público con tecnología y memorabilia que permitirá a las personas recordar, reconocer y emocionarse al tener un acercamiento con sus estaciones y conductores favoritos.

Son cerca de 10 mil piezas las que integran el museo, entre materiales auditivos, que van desde una carta de Porfirio Díaz, hasta una transmisión transatlántica de Londres a Estados Unidos y adelantó que a partir de hoy, todas las semanas de este año tendrán una sorpresa para los usuarios del Sistema, con programas en vivo de entretenimiento, deportes, espectáculos y más.

El Museo está integrado por dos pabellones que ofrecen datos relevantes de la Radio, grabaciones de momentos históricos, testimonios de personalidades, campañas de promoción y servicio social producidas por la ARVM a lo largo de sus 45 años de existencia; así como música de diferentes décadas.

El elemento central del Museo es la cabina de producción y transmisión que cuenta con tecnología de punta lista para operar con eficiencia, permitiendo que las estaciones generen sus programas dentro de las instalaciones de la estación del metro, y dejando que el público conozca cómo se hace una producción en vivo.

En el museo también se pueden observar equipos para la operación de las estaciones de Radio, y equipos receptores de distintas épocas de la historia de este medio de comunicación. Asimismo es posible ver dos pantallas donde se transmiten vivencias y hechos relevantes en nuestro país; así como una línea de tiempo y un cuadrante con el nombre, frecuencia, banda, teléfonos de cabina, redes sociales y página web de las estaciones que operan en el Valle de México.

El museo establece un nuevo espacio para la difusión y promoción de la Radio, en un mundo globalizado donde el internet lo domina todo. Para entrar al museo solo pagas, tu boleto del Metro.

Museo de la Radio

¿Dónde? Línea 12, estación Parque de los venados

¿Cuándo? Lunes a domingo en horario de la estación.

¿Cuánto? $5 pesos

Web // Facebook

Un castillo en medio de la ciudad: El Antiguo Banco de Londres y México
MXCity
El primer banco comercial de nuestro país, en emitir el primer papel moneda y en contar con una bóveda subterránea.

Su novedosa bóveda subterránea fue toda una revolución en su momento.

 

. . .

 

En la primavera de 1864 fue inaugurado el Banco de Londres, México y Suramérica en la esquina de las calles Capuchinas y Lerdo, hoy entrada por el número 3 de la Calle Capuchinas, hoy Venustiano Carranza, del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Ese mismo año, no solo llegó el emperador Maximiliano de Habsburgo, también habían llegado los ingleses a fundar la banca en nuestro país para también, autorizados por el Tribunal de Comercio, comenzar a distribuir los billetes, que hasta ese momento no eran conocidos en el país.

 

 

Según diferentes fuentes bibliográficas, en el año de 1864 da inicio formalmente la historia de la banca en México, y es justamente en este año cuando en nuestro país se inaugura la primer sucursal del Banco de Londres, México y Sudamérica.

Eduardo Turrent en su documento Historia Sintética de la Banca en México, nos habla de la idea de intermediación bancaria como el proceso por el cual una empresa o varias se especializan en captar depósitos del público para proceder a prestarlos. Según su investigación, hasta antes de 1864 no existía en nuestro país banca porque no existía intermediación bancaria, aunque sí se realizaban operaciones de crédito  gracias a la intermediación de órdenes religiosas y consulados de comerciantes. (Fuente Forbes México)

 

Foto: Forbes México

 

Históricamente, el capital inglés es determinante para rastrear y entender los orígenes de la banca tal y como la conocemos hoy en día, no sólamente en México, sino en todo el mundo. en el caso de nuestro país, fueron justamente los británicos quienes establecieron el primer banco en territorio mexicano.

 

 

Para 1884, la sucursal del banco en Perú dejó de existir, así que cambió su nombre a Banco de Londres y México, Sociedad Anónima, porque sus accionistas en su gran mayoría eran mexicanos y dejó de tener vínculos con la casa matriz con sede en Londres. La aceptación de los billetes, que eran mucho más cómodos de llevar que las pesadas monedas, llevó al banco a un éxito que le obligaría a construir un edificio más grande.

Fue así como el predio de la esquina que forman las calles 16 de septiembre y Bolívar, fueron adquiridas por el banco, y el concurso para la construcción de la nueva sede sería lanzado con el reto de construir una bóveda subterránea en el subsuelo blando y fangoso del centro de la ciudad.

 

 

Ya por esos días los arquitectos e ingenieros estaban ocupados en encontrar nuevos materiales y técnicas para preservar los edificios que se estaban hundiendo, levantar una obra ya suponía evitar estas complicaciones junto con las nuevas necesidades funcionales y de espacio que exigía la entrada del nuevo siglo.

Materiales nuevos y viejos, nuevos sistemas de construcción, la disponibilidad de nuevos materiales, los conflictos entre la estética antigua y la nueva para la arquitectura fueron considerados a la hora de designar al ganar del concurso, el arquitecto Miguel Ángel de Quevedo, el famoso "apóstol de los árboles", fue quien entregó el proyecto que lograba superar el desafió técnico de las bóvedas.

 

 

El hormigón armado o Compressol System fue la clave para lograr el cometido principal de la construcción, las bóvedas subterráneas de mucha usanza en los bancos europeos. En 1912 arrancó la obra que constantemente era cesada para sustraer la gran cantidad de agua del subsuelo, el edificio de aspecto ecléctico fuer terminado el 3 de febrero de 1913 a unos días de la Decena Trágica.

El banco arrancó operaciones también con el resguardo de valores en sus bóvedas, joyas, dinero y otros valores de los clientes del banco inauguraron con éxito el bando que tuvo que crecer también hacia arriba.

 

 

Miguel Ángel de Quevedo tuvo mucha fama en sus días por sus grandes obras como ingeniero y arquitecto, además de para construir y modernizar fábricas, estaciones y vías de ferrocarril, edificios, conjuntos habitacionales, casas y teatros como la iglesia del Buen Tono en Bucareli, se destacó por reverdecer a la CDMX por, entre muchas acciones, donar el rancho Panzacola que hoy conocemos como los Viveros de Coyoacán.

 

 

Antiguo Banco de Londres y México

Dónde: 16 de septiembre y Bolívar, Centro Histórico.

Cuando: lunes a sábado de 09:00 a 18:00

Entrada libre

Foto destacada México Lindo

Cetro México, un espectacular mirador con realidad aumentada a las alturas de la CDMX
MXCity
Cetro es un espacio con una vista infinita de la ciudad para aprender de la cultura digital, folklore y la diversión desde las alturas.

Este mirador reúne comunidades virtuales y recursos digitales para una viste increíble de la CDMX.

 

. . .

 

La mega construcción del Hotel de México, comenzó en 1966 en el terreno conocido como Parque de la Lama de la colonia Nápoles. El dueño y financiador era el empresario Manuel Suárez y Suárez.

El World Trade Center Ciudad de México es uno de los rascacielos más imponentes de la Ciudad, que cuenta con centro de convenciones, centro cultural y su característica más famosa y distintiva: la gran torre con el restaurante giratorio más grande del mundo.

 

 

 

Cuando finalizó su construcción superó a la Torre Latinoamericana y se convirtió en el edificio más alto de Latinoamérica hasta el año 1979, en el cual fue superado por la Torre Colpatria en Bogotá y en la Ciudad de México por la Torre Pemex. Pero en Avenida Insurgentes ha sido el más alto hasta la fecha.

La Torre es un rascacielos de 207 metros de altura y 50 pisos; de hecho, por lo general al hablar del WTC México, la gente se refiere a la pintoresca torre. El complejo aprovecha los servicios de la estación Polyforum del Metrobús, ubicada a apenas unos metros de distancia; la estación toma su nombre del Polyforum Cultural Siqueiros, recinto que forma parte del complejo WTC.

 

 

A todo esto, se suma Cetro, una experiencia con su mirador que te brinda la oportunidad de una vista de 360°, así como una serie de vivencias únicas, tanto tecnológicas como interactivas con eventos, gadgets y mucho más.

Cetro es un espacio físico seguro y confiable que permite observar lo mejor de la CDMX, gracias al esfuerzo del talento mexicano que desea acercar al visitante con lo mejor de la cultura, el folklore y la diversión.

 

 

 

Toda esta oferta mediante una estructura que integra todas las apuestas de negocio vigentes: tecnología, entretenimiento, análisis y uso de datos, comunidades virtuales y recursos digitales.

Para disfrutar de todo lo que ofrece, se creó un par de anfitriones llamados los Nahualijes: Jaax y Kaloop, quienes acompañarán tu recorrido no sólo por la CDMX, también por una serie de actividades programadas.

 

 

 

Por medio de realidad virtual con vivencias inmersivas, cambiará tu visión de la Ciudad de México. Además, cuenta con experiencias desde casa, donde puedes descubrir puntos de referencia en la capital del país, con tecnología de geolocalización y realidad aumentada.

Si deseas visitar el lugar, puedes comprar tus boletos en Cetro, para que acudas hasta las instalaciones del WTC, donde se siguen cada uno de los protocolos de sanidad establecidos por las autoridades ante la pandemia por Covid-19.

 

 

 

No pares de sorprenderte con todo lo que CETRO tiene para ti: Mirador 360°, Vivencias únicas, Eventos, Gadgets, App, Tecnología integrada en cada rincón y… mucho, mucho más. Además, en CETRO conocerás un esfuerzo único de manos mexicanas por mostrarte lo mejor de nuestro país.

Cultura, Folklore, Diversión y nuestro espíritu inigualable Más Uno: el amor por y para nuestro pueblo. o lo olvides, CETRO es un espacio físico seguro y confiable que realza lo mejor de México y la CDMX usando una estructura que integra todas las apuestas de negocio vigentes: tecnología, entretenimiento, análisis y uso de datos, comunidades virtuales y recursos digitales.

 

 

 

Cetro CDMX

Dónde: Montecito 38, Nápoles, Benito Juárez, CDMX.

Cuando: próximamente

Cuánto: próximamente

Boletos

Sitio web 

Instagram

Foto destacada Impacto Mx

La peculiar casita de la Gómez Farías donde habita un hada
MXCity
En la CDMX abundan leyendas urbanas y curiosidades en cada uno de sus rincones, la Gómez Farías no se queda atrás con su casita de hadas.

Historias, mitos y fantasía es lo que ha despertado esta diminuta curiosidad citadina.

 

. . .

 

Escaleras que no van a ningún lado, puertas que son ventanas, baches convertidos en macetones y otras tantas "atracciones" que tiene la ciudad, hay una casita diminuta que se ubica en la colonia Valentín Gómez Farias, alcaldía Venustiano Carranza.

No se trata de una casa de muñecas abandonada a su suerte, se trata de una curiosa casa labrada a los pies de un árbol.

 

Jesús Quintanar/Milenio

 

En un árbol del barrio Valentín Gómez Farías hay una casa muy especial, para encontrarla hay que estar atentos al suelo, a la base de los árboles, porque esta casa es una de las muchas miniaturas que, como por arte de magia, aparecen para romper la rutina de caminar hacia el metro, la tienda o la tortillería.

Don Tito ?creador de la casita? y sus vecinos solicitaron derrumbar algunos árboles para poder arreglar la banqueta, pero al tratarse de un fresno y una jacaranda, dos especies protegidas por el Gobierno de la Ciudad de México, la respuesta fue no.

 

Jesús Quintanar/Milenio

 

La opción que les ofrecieron fue cortar una parte de las raíces para que pudieran reparar su banqueta. Y así lo hicieron. En esos huecos que surgieron al cortar algunas raíces, don Tito vio la oportunidad de una diminuta casita para su nieto. De hecho, fue el niño quien le pidió a su abuelo que le construyera una casita al pie del árbol para que pudiera jugar.

Ésta es la segunda versión de la casa que Tito construyó para su nieto. Según nos cuenta, alguien destruyó la original cuando trató de abrir la ventana. A la mañana siguiente había pedazos de ventana regados por toda la banqueta.

 

Jesús Quintanar/Milenio

 

Un incidente de este tipo hubiera desanimado a cualquiera, pero no a este arquitecto de miniaturas que, en lugar de rendirse, construyó una versión más reforzada y segura que la casita original. Esta vez le puso chimenea, cortinas, bicicleta, patineta, un avioncito, casa para perro y un perro.

 

Jesús Quintanar/Milenio

 

Don Tito dice que un hada vive adentro. Su nombre es Arif en Internet. Un hada que, según sus investigaciones, protege los hogares donde la tratan bien. El nombre el hada está grabado en la ventana, pero los peatones de por allí dicen que la casa pertenece al Ratón Pérez o a algún pitufo perdido.

Este peculiar sitio,  ha despertado la curiosidad de muchos paseantes del barrio. Un sitio mágico que cobra vida en la fantasía de un nieto y su abuelo.

 

Jesús Quintanar/Milenio

 

Casa miniatura en Gomez Farías

Dónde: calle 33 y la Avenida 4, número 29, Valentín Gómez Farías, Alcaldía Venustiano Carranza.

Cuando: 365 días al año.

Acceso libre

Foto destacada Milenio

La Casa de los Delfines, el hogar de un revolucionario, poeta y loco
MXCity
La Casa de los Delfines es una estructura del siglo XVIII que pertenecía a la Hacienda inicial de San Ángel Inn.

La Casa de los Delfines en San Ángel, una casa catalogada como monumento histórico que data del año 1786.

 

. . .

 

La icónica colonia San Ángel fundó sus días en la época prehispánica con el nombre de Tenanitla, población que pertenecía al señorío Coyohuacan, área atravesada por el río Atlitic o de la Magdalena a la que más tarde llegarían las órdenes franciscana y dominica.

La última edificó la pequeña capilla Tenanitla que en 1596 se convirtió en la iglesia dedicada a San Jacinto, santo polaco recién canonizado, y de donde se tomó el nombre del barrio San Jacinto Tenanitla, en el que en 1615 los carmelitas construyeran el Colegio San Ángelo Mártir.

 

 

 

Los años pasaron en el barrio empedrado que adquirió el nombre de San Ángel en medio de un apogeo económico, político y social que le permitió edificar grandes haciendas y otros magníficos edificios, así como el tranvía, fabricas, hasta que a principios del siglo XX también presenciara el nacimiento de las avenidas Revolución e Insurgentes. En adelante algunas casas modernas tomaron el lugar de las haciendas, establos, fábricas, pero otras tantas permanecieron, como la escondida Casa de los Delfines.

La Casa de los Delfines era parte del casco de la Hacienda San Ángel Inn cuando se construyó en 1786. El mote se lo ganó por tener en su fachada figuras de delfines de piedra -aunque en realidad parecen bestias marinas– su puerta de madera está repleta de detalles y caras de personajes religiosos; tiene azulejos amarillos con detalles florales y otros frutales. Actualmente la dirección de la casa es Lazcano #18 B y cuenta con una superficie de 20.000 metros cuadrados.

 

 

 

El personaje que habitó la Casa de los Delfines fue el general Adolfo León Ossorio, ex revolucionario, coleccionista de arte y fundador del Museo de la Defensa, de quien poco se habla de sus escritos y otras grandes hazañas.  Con apenas 15 años, en 1910 conoció a Madero en Puebla y se volvió mensajero del candidato y Aquiles Serdán, un año más tarde, el joven regiomontano gritó en la cámara de diputados: "¡la renuncia!". Luego subió a una carretela, golpeó una lata de petróleo e incitó al motín popular frente a la casa de Porfirio Díaz para exigirle que se fuera.

 

 

Incluso, en 1976, ya de 80 años, se presentó candidato independiente a diputado por San Ángel. Durante toda su vida se dedicó a las letras, publicó revistas, convivió con grandes figuras literarias y dedicó muchos poemas. Dejó, entre otros ensayos: Armas de la edad de bronce, La guerra antigua, La navegación a través de los siglos, Espadas famosas en el mundo e Historia gráfica del ejército mexicano.

 

 

Fue con el producto de sus derechos de autor que adquirió la Casa de los Delfines, donde instaló un museo de armas y otro naval. Ahí vivió hasta su muerte en 1981. Agustín Aragón Leyva diría de León Ossorio "esta es, a grandes rasgos, la biografía de un hombre excepcional, casi un personaje de leyenda: revolucionario, poeta, panfletista, sensitivo museógrafo y peregrino de ideales".

 

 

 

 

Casa de los Delfines

Dónde: Cita #2, Col. San Ángel Inn. 01060, San Ángel.

Cuando: 365 días al año.

Sin acceso al interior.

Foto detacada Food and wine

x