Templo de La Profesa, una joya barroca del Centro Histórico
Mare Loustaunau
La iglesia tiene la colección de pinturas de caballete más importante de todo México.

Esta increíble construcción data del siglo XVIII.

. . .

El Centro Histórico, además de ser el corazón de la ciudad, es también el sitio que alberga más edificaciones históricas. Se trata de un lugar en cuyas calles se desdoblan construcciones coloniales, que con sus detalles evocan tiempos donde los virreyes y los condes habitaban grandes y hermosas residencias.

Durante esta etapa, también los conventos jugaban un importante papel entre el paisaje urbano. Sobre todo en el centro, los templos y parroquias dibujaban el semblante de cada cuadra, pues tras la llegada de los españoles, la religión católica se impuso sobre los indígenas, y fue así como los novohispanos se volvieron personas devotas.

Diversas órdenes y congregaciones se dieron a la tarea de levantar apabullantes conventos, con plausibles diseños tanto en el exterior como en interior. En ellos, se celebraban misas, se impartía catecismo y hasta se llevaban a cabo reuniones secretas.

la profesa

Tal es el caso del Templo de La Profesa, una iglesia cuyo nombre oficial es el Oratorio de San Felipe Neri. Fueron los jesuitas los que se encargaron de mandar construir esta estructura, cuyo estilo responde al católico barroco del siglo XVIII que tanto protagonizaba otras fachadas de la Nueva España.

Cabe mencionar, que en un principio se trataba de un conjunto arquitectónico popularmente conocido como La Profesa, donde residían varios sacerdotes jesuitas. El templo que los transeúntes pueden admirar actualmente consta de tres naves y fue diseñado por Pedro de Arrieta, entre 1714 y 1720. Cuentan las crónicas que la parroquia fue financiada por el marqués Villapuente de la Peña y su esposa, la marquesa de las Torres de Rada.

la profesa

En 1767, la Compañía de Jesus fue expulsada del dominio español. Este suceso hizo que La Profesa pasara a manos de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, que estaba integrada por padres filipenses que hasta entonces habían estado utilizando la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada.

La Profesa también es famosa por haber sido sede de la Conspiración de la Profesa en 1820, una serie de reuniones que los simpatizantes del régimen absolutista organizaban en su interior. Más adelante, cuando estalló la Guerra Cristera, La Profesa fungió como catedral provisional, pues la Catedral Metropolitana había cerrado sus puertas.

Cabe destacar, que por el paso de los años se decidió añadir un estilo neoclásico en su interior. Y lo mejor es que el arquitecto Manuel Tolsá diseñó el retablo mayor. Por otro lado, la iglesia es conocida por contar con una fabulosa Pinacoteca, que alberga una de las colecciones de pintura de caballete más importante del país. Hasta la fecha, destacados pintores novohispanos decoran los muros de esta parroquia, una joya de la arquitectura barroca en el centro.

la profesa

Dirección: Calle Isabel la Católica 21, Centro Histórico, Centro, 06000 Ciudad de México

Yagul, la fascinante zona arqueológica escondida en Oaxaca
MXCity
La Zona Arqueológica de Yagul es el vestigio de la prevalencia de poco antes de la llegada de los españoles.

El segundo juego de pelota más grande de Mesoamérica se encuentra en Yagul.

 

. . .

 

Yagul, árbol o palo viejo en lengua zapoteca, se construyó en el valle de Tlacolula, región donde fueron encontrados vestigios de pinturas rupestres ligadas a grupos nómadas de recolectores y cazadores que habitaron el Valle de Oaxaca hace 7000 años.

La gran urbe tras la decadencia de Monte Albán fue Yagul, el lugar que se levantó sobre una colina escarpada con el juego de pelota más grande de Oaxaca y el segundo en Mesoamérica entre los años 750 y 950.

 

 

Aunque Yagul pasó por un periodo de abandono, la zona fue en realidad siempre un punto de movimiento que hoy tiene gran importancia por la conservación de la flora y faunas locales y los manantiales que abastecían de agua a la población.

La edificación de Yagul es otro de los aspectos que hacen tan interesante este sitio arqueológico, la presencia de pintura mural en pisos y muros y la manera en que construyeron sus edificios en diversos planos sin perder la pendiente inclinada.

 

 

La ciudad se divide en tres grandes áreas, la zona habitacional, la fortaleza y el centro cívico, donde se encuentran las estructuras más importantes y donde se desarrolla la visita, pues en la fortaleza sólo se encuentran muros naturales y artificiales.

Antes visitar los sitios más concurridos, debes pasar al Patio 4 donde descubrirás una rana gigantesca que tiene una cavidad en el lomo, se dice que la llenaban de agua para fines ceremoniales.

 

 

¿Qué es la sala de consejo de Yagul?

 

La Sala del Consejo fue utilizada como centro de reuniones de los jefes Yagul cuyo único adorno son las columnas circulares, desde ahí se puede llegar al Palacio de los seis patios por una hermosa calle cuyos muros presentan mosaicos de piedra tallados con grecas.

Seis patios rodeados de habitaciones conforman el Palacio del lugar, el más grande las zonas arqueológicas oaxaqueñas. Una entrada difícil da acceso a una de las recámaras donde se observa un trono monolítico, en el resto se encuentran cámaras funerarias.

 

 

 

El patio de la tumba triple es uno de los espacios más interesantes, se trata de un patrio con adoratorio y un monolito zoomorfo, desde donde se desciende a una habitación con tres cámaras funerarias, la principal está decorada en su fachada con grecas en relieve y dos cabezas humanas monolíticas. La puerta de esta tumba es una lápida con glifos en ambos lados.

Al pie del cerro y con una sorprendente integridad se encuentra el Centro Ceremonial, un grupo de edificios, generalmente conformados por un patio central rodeado por columnas y habitaciones rectangulares.

 

 

 

Los pisos de las habitaciones tienen argamasa con restos de pintura roja y aunque ahora están al descubierto, se piensa estuvieron cubiertas con techumbre de morillos, carrizo y lajas de piedra.

Después del construido en Chichen Itza, este juego de pelota construido en forma de i latina o doble t, es el más grande en el valle de Oaxaca y el segundo en Mesoamérica. Para despedirte del lugar está el Edificio U, desde donde se observa toda la ciudad y en donde se encontró una tumba.

 

 

Zona Arqueológica Yagul

Dónde: A 50 minutos de la ciudad de Oaxaca por la carretera federal 190 con destino al istmo de Tehuantepec.

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 17:00 horas.

Cuánto: $75 pesos

Foto destacada INAH

Los dulces tabasqueños son únicos en su clase, colorido y sabor
MXCity
Los dulces de Tabasco son una mezcla exquisita de ingredientes y técnicas mayas, chontales, españolas y afrodescendientes.

Conoce algunos de los dulces tradicionales del sureste mexicano.

 

. . .

 

La cocina regional de Tabasco es una mezcla de cocina maya, chontal, española y afrodescendiente; pero también es resultado de la gran cantidad de vegetales, frutas y animales existentes en la entidad, pues el aislamiento en el que vivió tabasco durante muchos años propició que la gastronomía tenga una sazón y un toque único.

Las hierbas y frutos son esenciales para la gastronomía, además de que el ganado bovino es de alta calidad, sin mencionar sus pescados y maríscos frescos y la diversidad de técnicas implementadas.

Pero lo que queremos destacar esta vez son los deliciosos dulces de tabasco, únicos en su clase, colorido y sabor.

 

Oreja de mico

 

 

Se trata de un dulce de papaya que se prepara con una variedad del fruto llamada oreja de mico. La papaya verde se pela, se corta por la mitad, se le retiran las semillas, se pasa por agua con cal, se enjuaga y se cuece en poca agua con azúcar o piloncillo. Se cubre con hojas de higuera y se deja cocer a fuego lento hasta que la fruta se carameliza. El dulce se sirve frío o a temperatura ambiente, como postre o para acompañar el pozol. Es típico de Tabasco.

 

Cocoyol

 

 

El cocoyol es un dulce majado en forma de bola, que tiene que hervirse mucho tiempo. El cocoyol es un fruto silvestre, se da en cualquier zona arenosa de Tabasco. Para la elaboración de estos dulces hay que practicar mucho hasta llegar a la perfección, además, añadirle un toque de sazón para crear una pequeña obra de arte dulce.

La sisgua es otro de los postres típicos de Tabasco. Se desgrana elote y se coloca en la licuadora junto con huevos, manteca de cerdo, mantequilla, azúcar, queso añejo y la leche. Después, se licúa todo hasta integrar todos los ingredientes y obtener una mezcla uniforme.

 

 

Otros dulces típicos son el de guapaque, un fruto de sabor agridulce parecido al tamarindo. El dulce de melocotón, de papaya con coco rayado, el dulce de nance, el camote envuelto en hoja de joloche, el dulce de plátano con miel (Cha?t t?jaas) y las deliciosas torrejas de yuca.

Las tortillas de coco, la melcocha de azúcar o de panela y el merengón (merengue de guanábana son una delicia. Los queques son galleta de harina y panela, con la orilla ondulada y el papin es un pan elaborado con leche, huevo y canela.

 

 

¿Qué más podrías pedir con estos exquisitos dulces?

Cuando vayas a Tabasco, no olvides probar estas delicias de la gastronomía mexicana.

Foto destacada Gourmext

¿Por qué en México se dice que Tlaxcala no existe?
MXCity
Una revisión breve de la historia del Estado más pequeño de México, Tlaxcala, no sólo existe, es esencial para México.

Tlaxcala: El Estado más pequeño del país con una gran Historia

 

. . .

 

Tlaxcala sí existe, es el estado más pequeño de todo México, pero es un Estado grande en historia. Fue el hogar de la antigua civilización Olmeca-Xicalanca, de tres famosas plazas de toros y de una diversidad cultural sin igual.

“Tlaxcala no existe, son los papás” es una frase popular que seguro has escuchado alguna vez esa frase o alguna que se le asemeje, pero realmente conoces el trasfondo del ¿Por qué perpetuamos la broma de Tlaxcala no existe?. 

Este territorio se encuentra a aproximadamente dos horas de la Ciudad de México, y ha sido objeto de burlas debido a su tamaño, pues es el estado más pequeño del país con unos cuatro mil kilómetros cuadrados en donde habitan 1.343 millones de personas. 

 

 

En Tlaxcala había presencia humana desde el año 10,000 AC, cuando los cazadores y recolectores nómadas vagaban por la región. Las primeras personas fueron los quinametin, desplazados por los olmecas-xicalanca, tribu relacionada con los mayas.

 

 

Los olmecas-xicalanca construyeron la ciudad de Cacaxtla alrededor del año 700 d. C. Dominando el centro de la ciudad había una plataforma natural alta que ofrecía una sólida posición defensiva con impresionantes vistas de los alrededores con una gran plataforma de 24 metros de alto y 183de largo. En esta plataforma se ubicaron los principales edificios religiosos y cívicos de la ciudad.

Cacaxtla decayó a principios del siglo X, abriendo el camino para que los teo-chichimecas tomaran el control de la región quienes fueron desplazados por tlaxcaltecas a mediados del siglo XIV.

 

 

Primeros años de Tlaxcala

Los tlaxcaltecas construyeron Tepecticpac en 1348, y fundaron un pequeño y poderoso imperio en la región. Fueron grandes luchadores, siguieron al dios de la guerra y la caza, Camaxtli. Su destreza militar les permitió cobrar impuestos a los conquistados; también les permitió resistir a los aztecas, una de las pocas tribus que lo hizo.

A la llegada de Hernán Cortés en 1519, consciente de su rivalidad con los aztecas, los persuadió de unirse a una alianza contra el imperio azteca, centrada en Tenochtitlán. A cambio de su apoyo, prometió no cobrarles impuestos ni confiscar sus tierras. En 1521 la alianza tuvo éxito, estableciendo firmemente el control español del centro de México.

 

 

Durante la mayor parte del siglo XVI, los españoles respetaron el acuerdo alcanzado entre Cortés y los tlaxcaltecas; pero a largo del tiempo, las nuevas autoridades españolas comenzaron a recaudar impuestos y a ocupar sus tierras, hasta ser poco a poco desplazados de sus tierras.

Durante la independencia en 1810, Tlaxcala fue el hogar de un grupo independentista activo, pero las fuerzas leales a la corona española controlaron la región durante todo el conflicto. Después de que el Tratado de Córdoba aseguró la independencia de México en 1821, Tlaxcala se incorporó a la nueva nación.

 

 

Para muchos la razón por la que la región es blanco bullying, sin embargo, el motivo de esta frase tiene que ver con su crucial papel en la historia de México hace alrededor de 500 años y el rencor que le tienen algunos mexicanos a los tlaxcaltecas desde periodo de la historia. 

 

 

Un rencor que viene desde la conquista 

 

En 1519 los tlaxcaltecas eran uno férreos guerreros que hicieron una alianza con los españoles que llegaron a su territorio. Este pacto fue fundamental para conquista del imperio Mexica. En agradecimiento, la Corona Española le ofreció un trato especial a los indígenas tlaxcaltecas durante la colonia. 

Este episodio sumado al conflicto que tenía con los aztecas desde hace varios años y una historia negativa hacia los originarios de Tlaxcala, generaron un ambiente de resentimiento del resto de México hacia ese pueblo, especialmente con los estados vecinos.

De acuerdo a una investigación de BBC Mundo, los hechos sucedieron de una forma diferente a como la han contado. Los tlaxcaltecas no eran aliados de los mexicas, ni estaban bajo sus dominios, por lo que no se podría considerar una traición. 

Cuando los aztecas fundaron su ciudad, México-Tenochtilan en 1325, el pueblo tlaxcalteca ya existía y se había establecido en su territorio en el centro de lo que hoy es México.

Según los historiadores, este pueblo no recibió de manera amistosa a los españoles que eran liderados por Hernán Cortés; por el contrario se enfrentaron en tres batallas con los ejércitos de los cuatro señores indígenas gobernantes.

La alianza con los conquistadores también podría ser resultado del bloqueo económico impuesto por los mexicas por alrededor de 60 años. 

Durante los siguientes dos años, esos guerreros tlaxcaltecas y otros pueblos rebelados contra los mexicas fueron fundamentales para la conquista de los mexicas consumada en 1521, señala BBC Mundo. 

 

 

Los años venideros, trajeron algo de prosperidad a Tlaxcala, con la construcción de vías de ferrocarril, haciendas y ranchos, ya que a diferencia de otros estados, Tlaxcala no se vio afectada por los derechos de las tierras y se mantuvo relativamente en paz.

Hoy en día, sigue siendo un estado pequeño y poblado desarrollando comercio de textiles y otros bienes.

 

 

Época actual en Tlaxcala

 

 

En este sitio se cultiva maíz, alfalfa, calabaza, lechuga, cebada, trigo, papas, habas y maguey; utilizado para la elaboración de bebidas fermentadas de Calpulalpan, Tlaxco y Altzayanca. La economía del estado se deriva de la fabricación de textiles, productos químicos, productos farmacéuticos, maquinaria, piezas de automóviles, artesanías y otros bienes.

La industria textil se concentra alrededor de Santa Ana Chiauhtempan, produciendo hilos, tejidos y confección terminada. Instalaciones textiles adicionales están ubicadas en Xicotencatl, Xiloxoxotla, Ixtacuixtla y Calpulalpan.

 

 

Con información del Heraldo de México

Foto destacada Wikipedia

El Mixtón fue la rebelión indígena más grande de la época colonial
MXCity
La Fiesta de los Tastuanes aún recuerda en sus danzas la resistencia de los antepasados a la conquista de los invasores.

El Mixtón ha sido de las batallas más impresionantes de nuestra historia.

 

. . .

 

Esta gran batalla fue librada fuera de la gran Tenochtitlán, donde pueblos más pequeños que el imperio azteca defendieron sus tierras, empezando por retiradas a los espacios sólo accesibles para los lugareños hasta llegar a acciones de hostigamiento para correr a los primeros colonos.

La insurrección comenzó en un temprano 1532 en la Nueva Galicia, hoy Guadalajara y Nayarit, cuando los originarios de Ahuacatlán, Compostela y Chiametla se levantaron en armas para luego huir para sobrevivir, inspirando otros levantamientos.

 

Relatos e historia

 

A partir de ese año múltiples y continuas muestras de inconformidad fueron expresadas por los pueblos originarios, los primeros cuatro gobernantes del territorio lidiaron con los rebeldes, pero al tercero, Cristóbal de Oñate, experimentó la sublevación más peligrosa de la época colonial, la batalla del Mixtón.

En la Nueva Galicia de 1540 eran pocos los habitantes españoles los que podían resistir los levantamientos indígenas, razón de sobra para que Oñate pidiera ayuda inmediata al virrey novo español, Antonio de Mendoza.

 

La Crónica de Jalisco

 

La zona cazcana (sur de Zacatecas) era la más dura para los conquistadores, aún no se había podido imponer el vasallaje cuando los indígenas dejaron de pagar tributo y se negaron a ser evangelizados.

Los distintos puntos de rebelión no actuaban de manera improvisada, pero si al calor de la injusticia, estos grupos seguían una clara estrategia, se fortificaban en un punto escarpado para después descender a cualquier punto con cristianos.

 

Imágenes Históricas

 

Desde Durango, la rebelión se había extendido con la firme convicción de vencer o fallecer, así que encabezados por Tenamaxtli, millares de indígenas se reunieron en el Mixtón, un peñón que también llamaron "cerro del gatito" porque al ser tan escarpado solo los felinos lo podían subir.

Era 9 de abril de 1541 cuando a la propuesta de paz siguió un ataque tan fuerte que de no haber huido ese día hubieran muerto todos los soldados que acampaban a las faldas del Mixtón. El plan era apoderase de la Nueva Galicia para después tomar Michoacán y luego la Ciudad de México.

 

Pacarina del Sur

 

El virrey en turno, Antonio de Mendoza no tuvo más que recurrir al famoso capitán Pedro de Alvarado, quien desde Zapotlán dio inició a un plan para frenar el avance de las rebeliones y luego llegar a los pies del Mixtón.

Con la altanería que lo caracterizaba, Alvarado comenzó el asenso a la batalla pese a las advertencias de Oñate. Era 24 de junio de ese año cuando el capitán español perdió ante Tenamaxtli (líder de Nochistlán), Pantecatl (caudillo de la zona de Xalpa), Xiuhtecuhtli y Tenquitatl (del cañón de Juchipila).

 

Estatua dedicada a Tenamaxtle

 

Aquella derrota tuvo como consecuencia la muerte de Alvarado, peleas entre los propios indígenas (había algunos que se aliaban a los españoles) y una fuerte represión que consistió en rodear el Mixtón, cortar el suministro de agua y ofrecer recompensas.

El virrey prometió una recompensa en esclavos a los capitanes que alcanzaran la cima del cerro, lo que lograron hasta el 16 de diciembre de 1541 a través de un paso que los condujo al campamento donde se desató la última batalla.

 

 

Historias y relatos

 

En ese día en el que los rebeldes perdieron, algunos se lanzaron a los precipicios, otros terminaron en los árboles, algunos terminaron sin cuello y los pocos sobrevivientes fueron enviados a los perros de los españoles.

El gran rencor de Mendoza persistió terminada esta batalla, hubo repercusiones contra la gente que escondía a los indígenas, y algunos pudieron contar la historia pero muchos no pudieron alzar la voz.

Foto destacada Historiando.org

x