Los enigmáticos gigantes de Tula, imponentes reliquias de los Toltecas
MXCity
Los atlantes de Tula son cuatro figuras antropomorfas, pertenecientes a la cultura tolteca, que se encuentran sobre la Pirámide B, en la zona arqueológica denominada como Tollan-Xicocotitlan.

Arriba de una pirámide en las ruinas de la antigua ciudad de Tula, estas amenazadoras figuras de cuatro guerreros colosales se elevan sobre los visitantes, mostrando el poder y la ferocidad de la misteriosa civilización tolteca. Sus expresiones faciales y particularmente sus ojos transmiten, incluso hoy, una actitud de deber constante. Es como si estuvieran observando estoicamente el paisaje de los enemigos perdidos.

Estos gigantes son reliquias sobrevivientes de la civilización tolteca. Los baúles y los troncos sólidos de estas esculturas están vestidos con el atuendo práctico característico de los guerreros mesoamericanos: llevan una armadura de algodón, sus cabezas están coronadas por elaborados tocados de plumas, y en sus pies usan sandalias para correr largas distancias.

Miden poco más de 4,5 metros de altura y están labrados en bloques de basalto ensamblados. Son representaciones de Quetzalcóatl como la «Estrella de la Mañana» (Tlahuizcalpantecuhtli), ataviado de guerrero tolteca, con un pectoral de mariposa, un átlatl, dardos, un cuchillo de pedernal y un arma curva que es muy característica de las representaciones guerreras de esta cultura. Inicialmente sujetaban el techo del templo ubicado en la cima de la pirámide,? de ahí el nombre de atlantes.

La presencia de estas columnas gigantescas en la ciudadela de Tula fue una demostración abierta y calculada del poder y la agresión en el corazón del imperio tolteca. Como tales, los gigantes probablemente tenían la intención de inculcar el miedo en los enemigos e inspirar reverencia hacia el gobernante entre la gente.

La civilización tolteca llegó al poder después del declive de Teotihuacan y en los siglos previos al surgimiento de los aztecas. A lo largo de los siglos, el poder cultural y militar de los toltecas continuó extendiéndose desde el centro de México hasta las regiones mayas de la península de Yucatán.

Pero el imperio no estaba destinado a durar. El final del reinado de los toltecas llegó abruptamente en el siglo XII, después de que un ejército de tribus nómadas rodeara y atacara a Tula, la capital del imperio. Pero la leyenda de esta civilización perduró, y siglos más tarde, los aztecas vagarían por las ruinas de Tula y crearían una versión mitologizada de su historia (desafortunadamente, gran parte de la información sobre el pasado de la ciudad se perdió cuando el emperador azteca Itzcoatl quemó los libros que contenían historia pre-azteca).

Hoy, puedes visitar las ruinas y, mientras caminas entre las sombras de sus gigantes guardianes, quizás experimentes algo del mismo temor que los exploradores pasados ??pudieron haber sentido.

Los monumentales atlantes se encuentran en la parte superior del Templo de Tlahuizcalpantecutli o también llamado “Estrella de la Mañana” desde la cual se aprecia toda la plaza principal.  El edificio más importante de la zona es el llamado Palacio Quemado que se localiza en el lado noreste de la plaza, su importancia radica porque, de acuerdo a las investigaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la estructura era, probablemente, el axis mundi del recinto sagrado y, por lo tanto, el eje central de construcción de la ciudad.

Esta pirámide, y algunos otros edificios localizados en el lugar, están relacionados con la clase media de Tula, que es una remembranza de los toltecas hacia la cultura Teotihuacana, lo anterior está relacionado con los grupos de teotihuacanos y los toltecas-chichimecas del norte en la fundación de Tula, (realizada hacia el año 700 d.c.). El esplendor de la ciudad se ha fechado entre los años 900 y 1000 d.c; durante este tiempo, Tula tenía casi 16 km2 de extensión, por lo que, la actual zona en arqueológica, sólo representa aproximadamente 12% de todo el territorio tolteca.

El sitio arqueológico y su excelente museo de historia están abiertos de 9 a.m. a 5 p.m. de martes a domingo. La entrada cuesta $ 65 pesos durante la semana, pero es gratis si vienes un domingo. Asegúrese de usar un montón de protector solar.

En el sitio, también hay un pequeño y modesto museo de historia natural dedicado a explicar la ecología del área. Tiene una gran cantidad de ejemplos de taxidermia de la fauna local, como correcaminos, gatos monteses, zarigüeyas y serpientes de cascabel.

Tula

Dirección: Tollan, El Salitre, 42800 Tula de Allende, Hidalgo.

El Cerro de la Bufa preserva el corazón e historia de los zacatecanos
MXCity
El Cerro de la Bufa brinda diversas actividades turísticas y un espacio excitante para los amantes de la historia y cultura mexicana.

Visitar el Cerro de la Bufa es conocer la pasión que se vive en Zacatecas.

 

. . .

 

Hay muchos atractivos y mucho qué hacer en el Cerro de la bufa en Zacatecas. Pero hay una leyenda que afirma que en su interior existe una larga escalinata de mármol, que te llevará hasta un palacio extenso y bellísimo donde el piso está hecho de plata.

Tal vez nadie nunca llegue ahí, pero así es como se quiere a este lugar de Zacatecas y hoy en día, símbolo de la identidad zacatecana.

 

 

 

Alguna vez hubo plata a las faldas del cerro, así que los españoles hicieron recorridos en busca metales preciosos, hasta que lograron entrar por una garganta montañosa que desembocaba en una olla.

Ahí se les apareció una encorvada montaña a la que Juan de Tolosa bautizó con el nombre de Bufa, palabra de origen aragonés que significa: “vejiga de cerdo”. Existen otras tantas versiones del origen del nombre "Bufa". La más conocida es justo esta de Juan de Tolosa.

 

 

El cerro de la Bufa tiene una altura de 2 610 msnm, y alguna vez fue el hogar de los zacatecos, una tribu de la cual se heredó el nombre de la ciudad. Pero aquí, vivieron tribus chichimecas, caxcanes, guachichiles, guamares irritilas, huicholes, tecuexes, teules, tepehuanes y coras.

Los cuatro principales fundadores de esa ciudad minera fueron los exploradores Juan de Tolosa, Cristóbal de Oñate, Diego de Ibarra y Baltazar Temiño de Bañuelos. En el 1588 el cerro fue incluido en el Escudo de Armas de la ciudad, para lo cual fue apoyado por Felipe II.

 

 

El cerro fue testigo de la llegada de Miguel Hidalgo y Costilla en épocas del movimiento de Independencia. El 23 de junio de 1914 ese lugar fue escenario de la Toma de Zacatecas (1914), donde las tropas revolucionarias del general Francisco Villa derrotaron al ejército huertista, definiendo el destino que tendría la nación.

 

 

Años antes, en 1906, se construyó un observatorio meteorológico, el cual contaba con los más avanzados instrumentos meteorológicos en esa época. Además se construyó la arquería del mirador, el atrio del Santuario de la Virgen del Patrocinio, así como diversos locales para el comercio. Fue trasladado el Mausoleo de los Hombres Ilustres.

 

 

En 1979 se empezó la construcción del Teleférico. En 1984 se abrieron las puertas del Museo de La Toma de Zacatecas, donde se exhiben diversos testimonios que datan de la batalla llevada ahí. En la misma década se inauguró la Plaza de la Revolución donde se colocaron estatuas de Francisco Villa, Felipe Ángeles y Pánfilo Natera.

 

 

Hoy en día, el Cerro de la Bufa es visitado por miles de turistas que contemplan su belleza, ya que es un lugar ideal para admirar la historia de Zacatecas, la Parroquia de Santo Domingo en Zacatecas y el Museo del Planchado.

En la cima del cerro se pueden recorrer la primera ermita dedicada a la Virgen María construida en enero de 1548 en señal de agradecimiento. Puedes subirte al teleférico opera desde 1979 siendo el primero que se instalaba en el país y el primero del mundo en cruzar una ciudad de lado a lado, es una de las atracciones más visitadas de toda la ciudad.

 

 

El teleférico de Zacatecas tiene un trayecto de 650 metros que cruza la ciudad en 7 minutos, pudiendo apreciar los grandes panoramas de la ciudad. Cuenta con dos estaciones para operar, y la tecnología y normas de seguridad tienen procedencia de suiza.

El Monumento y Museo a Pancho Villa fue abierto en 1984 para conmemorar el 70 aniversario la Toma de Zacatecas. Se exhiben ropas y armas que fueron utilizadas en la batalla, y existe una maqueta de la zona donde se llevó a cabo. Hay copias de varios periódicos y fotografías de la época, artillería y documentos que atestiguaron la revolución, entre otras cosas más.

 

 

Otro sitio de interés es el Observatorio Meteorológico. Su primera observación del clima se registró en enero de 1876. La plaza de la Revolución Mexicana es un espacio abierto dedicado a los generales que lucharon en la Revolución mexicana.

A cima del cerro te dará una vista panorámica de toda la ciudad, y una vez arriba, podrás encontrar objetos históricos, así como documentación fotográfica y videográfica.

 

 

Cerro de la Bufa, Zacatecas

Dónde: Ubicado al este del centro histórico de la ciudad de Zacatecas,

Cuando: todo el año

Cuánto: según la actividad

Foto destacada: Icken Hernández

Conoce el asombroso Parque Sensorial Jardines y Puentes Colgantes
MXCity
En el Parque Sensorial encontrarás 5 jardines temáticos, diversos senderos con arroyos, rosas multicolores y más bellezas naturales.

Este Parque Sensorial es un lugar para gozar una experiencia natural y contemplativa.

 

. . .

 

Visitar el Parque Sensorial Jardines y Puentes Colgantes, es una experiencia agradable en cualquier época del año; ya que todo el año, se antoja pasar un rato al aire libre y admirar lindos paisajes. ¿A quién no le gusta escaparse un fin de semana y convivir con la familia o amigos en un ambiente natural?

A tan solo 10 minutos del Pueblo Mágico Real del Monte, podrás encontrar este inmenso terreno acondicionado con jardines botánicos y senderos para apreciar la naturaleza.

 

 

 

La sección de cactáceas, suculentas y agaváceas es una de las más ricas exposiciones de esta fauna en todo el país. Pero también hay áreas dedicadas a las rosas y a las plantas aromáticas. Si vas entre primavera y otoño, podrás ver cientos de colibríes recorriendo el parque.

También hay tres jardines de estilo japonés donde puedes conocer la historia sobre las plantas. Pero el mayor atractivo del Parque Sensorial es el circuito puentes colgantes.

 

 

 

 

Puentes Colgantes de Hidalgo

 

Los puentes colgantes fueron construidos entre los árboles para obtener un panorama diferente del bosque en los alrededores. A este punto se llega mediante un camino de fresnos y pinos aromáticos.

Entre los puentes colgantes hay pequeños miradores de madera para detenerse a contemplar el precioso paisaje.

 

 

El Sendero de los Pies Descalzos se encuentra en medio de oyameles y encinos, y justo, debes caminar sin zapatos por superficies formadas con diferentes materiales, como arena, piedras de río, guijarros o aserrín. ¡En este sitio podrás poner a prueba tu equilibrio!

Enseguida llegarás a una terraza panorámica que da hacia un lago que solo se hace presente en época de lluvias. Así que si vas en época de lluvias, podrás ver un gran lago, y si lo deseas el parque cuenta con cabañas para calentarse con un chocolate caliente, o con el fuego del amante que desees.

 

 

Además del servicio de hospedaje en cabañas rústicas y refugios en árboles, hay una zona para acampar. Si deseas tener una experiencia un poco más formal, hay dos espacios para eventos con un ambiente campestre, reuniones, comidas, eventos especiales y celebraciones.

 

 

 

El propósito de este parque es el de reavivar el respeto por la naturaleza y brindarnos un acercamiento reflexivo y contemplativo del entorno. Así que no te quedes sin visitar las colecciones, los puentes, el lago y tener un día maravilloso.

Este espacio contemplativo, te brindará diferentes aromas, un gran descanso y caminatas entre senderos inspirados en filosofía oriental. Si lo deseas, hay atención a grupos con visitas guiadas por los jardines del parque? ¿Qué más puedes pedir?

 

 

 

Parque Sensorial Jardines y Puentes Colgantes

Dónde: Camino a San Antonio El Paso S/N, Mineral del Monte, Hgo.

Cuando: sábado, domingo y días festivos de 10:00 a 18:00

Cuánto: $80 niños $60 Hospedajes desde $600

Foto destacada: Web de Parque sensorial jardines y Puentes colgantes

La colección de 900 reliquias arqueológicas que donó un maestro de primaria
MXCity
El INAH recibe piezas arqueológicas que reunió un profesor de primaria entre las décadas de los años 50 y 60.

Un maestro de primaria se encargó de preservar las piezas durante varios años.

 

. . .

 

La hija de un profesor de primaria entregó al INAH cerca de mil piezas arqueológicas, que fueron adquiridas entre las décadas de los años 50 y 60. Se dice que fueron los vecinos quienes le llevaban objetos que encontraban en Petatlán y Zihuatanejo

A lo largo de su vida, Ignacio Mora, profesor de primaria en Zihuatanejo, en Guerrero, acumuló 969 piezas arqueológicas, entre figurillas, malacates y vasijas, que se convirtieron en parte de una colección.

 

 

Pero fue su hija Guadalupe Mora Luviano, quien donó las piezas a la Zona Arqueológica de Soledad de Maciel. El acervo de Ignacio Mora se formó en conjunto con los vecinos de los municipios de Petatlán y Zihuatanejo, ya que se sabía del interés del profesor en la historia.

Los vecinos acudían a él para entregarle figurillas, malacates, vasijas, entre otros objetos prehispánicos que localizaban en sus comunidades, principalmente las cercanas al sitio arqueológico de Xihuacan, dijo el INAH en un comunicado.

 

 

Pero tras el fallecimiento de su padre, Guadalupe Mora decidió donar el acervo, que en conjunto abarcan tres mil años de ocupación del que fuera el principal centro ceremonial de la planicie costera, partiendo del periodo Preclásico Medio (hacia 1200 a.C.) al Posclásico Temprano (1350 d.C., aproximadamente), cuando decayó a raíz de una gran inundación.

 

 

El responsable del Proyecto Especial Soledad de Maciel, Rodolfo Lobato Rodríguez, fue el encargado de registrar y clasificar los 969 materiales prehispánicos. Cabe destacar que Guadalupe Mora Luviano, tuvo la idea de regresar las piezas ya que también es profesora y pensó que el INAH le daría un mejor cuidado.

 

 

¿De qué materiales son las piezas entregadas al INAH?

Casi 600 elementos corresponden a fragmentos de figurillas antropomorfas, también hay 41 vasijas miniatura dedicadas a divinidades del agua, una decena de vasijas completas, cuencos, orejeras, cuentas de barro y de piedra verde, herramientas para hilar, contrapesos de barro usados en las redes de pesca, silbatos y placas tipo molde con la representación de una deidad dual, similar a la que se observa en la Estela del Rey Chole, ubicada junto a la iglesia de la comunidad.

 

 

Ahora se está por clasificar las piezas, ya que en sitios de la Costa Grande de Guerrero se encuentran materiales procedentes de lugares Colima y Michoacán, como la la cultura olmeca y el Altiplano Central, así como la cerámica teotihuacana y mazapa ligada a la tradición tolteca.

El investigador del Centro INAH Guerrero indicó que las figurillas antropomorfas recuperadas de Xihuacan integran una especie de retrato colectivo que revela la estratificación de su sociedad a lo largo del tiempo.

 

 

El material recolectado por el profesor fue producto de hallazgos fortuitos, pero las excavaciones realizadas, los resultados de recorridos periféricos en el sitio arqueológico y en municipios aledaños, permiten otorgarle un contexto por asociación a las piezas; mismas que formar parte del gran rompecabezas del pasado prehispánico de la costa.

 

 

El acervo arqueológico del profesor Ignacio Mora, irá dándose a conocer mediante exposiciones temporales, brindando detalles de sus características y la vigencia que, por su vínculo con actividades como la pesca o la extracción de sal, mantienen algunas de estas piezas hasta nuestros días. 

Foto destacada El Universal

La leyenda de la gitana en el billete mexicano, un escándalo de 5 pesos
MXCity
La historia de la gitana en el billete mexicano tiene fuertes rumores entre una bailarina y un funcionario.

Se trata de un billete que "nadie notó", pero que generó un escándalo.

 

. . .

 

Entre 1925 a 1934 el Banco de México mandaba imprimir los billetes en la American Bank Note Company de Nueva York, entre los cuales alguna vez uno de ellos ¡no tomó una figura histórica nacional!

Esto fue lo que pasó:

 

 

Era 1925 cuando en el billete de 5 pesos se imprimió a una hermosa mujer argelina, una gitana que nadie conocía, aparentemente porque de inmediato se corrió el rumor de que se trataba de Gloria Faure, una bailarina de teatro de revista.

Gloria, se decía, era amiga y amante (según afirmaban algunos) del entonces secretario de Hacienda, Alberto J. Pani, quien en 1925 viajó a Nueva York para trabajar con los banqueros de Wall Street, la señorita Faure iba con él.

 

 

Estando en la gran manzana, la policía entró en el cuarto de hotel de Pani para arrestarlo por trata de personas, se asegura que en la habitación estaba la bailarina. En venganza por el arresto, Pani entregó la foto de Gloria al American Bank Note Company.

Este hecho hizo que Pani presentara su renuncia, misma que el presidente en turno, Plutarco Elías Calles no aceptó aún cuando le preocupara la presencia de la gitana en los billetes de un país conservador.

 

 

Pero toda esta historia no fue más que un gran ardid entre políticos, verdades y mentiras se mezclaron para crear toda una leyenda de la cual hoy sabemos la verdad. Aquella gitana era un grabado hecho por Robert Savage.

El artista norteamericano fue uno de los grabadores más importantes del siglo XX y creo su obra titulada "Cabeza ideal de una joven argelina" en 1910 cuando Gloria Faure era una niña. La identidad de la mujer aún es un misterio.

 

 

En aquellos días la American Bank Note Company proponía los diseños de los billetes, el de la gitana fue una propuesta que, al parecer, nadie rechazó a tiempo, incluso aún con el escándalo se siguió imprimiendo.

México contó con su propia casa de moneda hasta 1969 pero fue hasta 1978 que cambió el diseño del billete el cual, por cierto, del otro lado mostraba al famoso Ángel de la Independencia.

 

 

¡Hoy ese billete puede costar hasta más de 4 mil pesos!

Foto destacada Nnumismática Mexicana

x