Lugares de la CDMX que utilizan al reloj como un precioso elemento arquitectónico
MXCity
Los relojes en la arquitectura forman parte de una larga tradición y que ahora son un decorado hermoso en los edificios de la ciudad.

Relojes en la arquitectura de los edificios de la Ciudad de México.

 

Desde la antigüedad los relojes han sido una pieza importante de la arquitectura de las ciudades y de nuestra vida cotidiana. Se han utilizado en diversos edificios por todo el mundo, y a medida que ha ido evolucionando la tecnología de la relojería han ido apareciendo nuevos modelos con mayor precisión, mejores prestaciones y presentación y menor coste de fabricación.

El reloj es uno de los instrumentos más populares del mundo, y que muchas personas disponen de uno o varios relojes de pulsera, son piezas de adorno de la casa y oficina y están incorporados en cientos de electrodomésticos en forma de relojes digitales y en cada computadora hay un reloj.

 

 

 

El tiempo es el que se desarrolla en el espacio de la arquitectura a través de la vida, es el tiempo el que rige a toda una sociedad. En arquitectura el tiempo produce usos no previstos porque no se puede predecir la vida. El primero del que se tenga registro en la arquitectura mexicana y en la ciudad, fue en 1548, al solicitarlo Pedro López para colocarlo en la portada de su casa, en la calle de la Perpetua (hoy Venezuela). En 1554 se tiene conocimiento de otro ubicado en lo que hoy es Monte de Piedad.

El primer reloj público de la ciudad que se tiene registro se encontró ubicado en las actuales calles de Guatemala y Argentina, de época colonial, de campanas y poleas que servía para que los integrantes de la Real Audiencia pudieran saber el momento exacto para realizar sus sesiones, durante algunos años la calle de Argentina fue nombrada como la calle del reloj. Aquí te dejamos estos hermosos relojes que forman parte de la arquitectura de la CDMX.

 

Reloj de la Catedral Metropolitana

 

 

La primitiva catedral se hizo de su reloj en el año de 1563, y la actual tuvo el primero a partir de 1698, siendo este un español construido en Madrid. En 1807 fue reemplazado por el que podemos ver en el remate de su entrada principal.

 

Reloj de “La Esmeralda”.

 

 

En el Porfiriato la mayoría de los edificios y templos ponían un reloj en sus fachadas. Es el caso de esta joyería conocida como “La Esmeralda”, en el Centro Histórico, en la esquina de Madero e Isabel la Católica, mismo que épocas actuales es el museo del Estanquillo. Este edificio es obra de Eleuterio Méndez y J. Francisco Serrano de 1892. El reloj actual es de origen mexicano y perteneció a la casa más relevante de importación e instalación de relojes monumentales del Porfiriato, y está detenido en las 10:10 horas.

 

Reloj de “La Mexicana”

 

 

El diseño de este edificio de líneas neoclásicas ya contemplaba espacio para un reloj. “La Mexicana” es obra de Genaro Alcorta de 1906. El ingeniero le reservó el área más interesante de la fachada: el remate. Es un tímpano con varios medallones con efecto de inmersión, en cuyo fondo está la carátula. Encima hay un grupo escultórico, debajo un par de esculturas y un balcón con dos cariátides. Impactó tanto que, se dice, inspiró el diseño de otros inmuebles.

 

Reloj de la Torre Latinoamericana

 

 

Se instaló en la década de 1950 en la esquina de la Torre Latinoamericana, con un carrillón que toca diferentes melodías cada hora. Fue el primero en dar la hora con unos números rojos formados con focos eléctricos, y el primero en marcar los segundos, es un cubo voladizo con 3 carátulas. Por fallas eléctricas y por su costoso funcionamiento, el entrañable parpadeo de los foquitos rojos se apagó en 1994. En 1985 el 19 de septiembre, se detuvo a las 7:19 horas, debido al sismo.

 

Reloj del Hotel Gillow

 

 

Este reloj de origen alemán fue colocado en 1930 en las calles de 5 de Mayo e Isabel La Católica,  cuando el hotel fue abierto en 1875 no contaba él. Fue hasta que en 1930 lo adquirió un empresario y lo remodeló, dándole el aspecto Art decó que estaba en voga. Lo aumentó de tres, a seis pisos y lo remató con este elemento, que es electromecánico. Las campanas fueron acalladas hace años porque molestaban a algunos huéspedes. La máquina está parada desde hace dos años pero hay intención de rescatarla.

 

Reloj del Palacio Postal

 

 

Este palacio está ubicado en las calles de Eje Central Lázaro Cárdenas y Tacuba, y es considerado uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. El reloj con el que cuenta en su portada, es de origen alemán y fue inaugurado en 1907. Tiene un peso de 700 kg, desemboca en una esfera horaria enmarcada por una carátula de cristal de 8 mm de espesor y 2 m de diámetro y es iluminada por un reflector para hacerla visible en la noche. Fue el primero electromecánico montado en el país.

 

Reloj de la Basílica de Guadalupe

 

 

Este reloj fue inaugurado en 1991, y en su parte central posee un reloj civil y un astrolabio o reloj astronómico, similar al que utilizaban los marinos para guiarse en el mar. Sobre el costado derecho cuenta con uno solar que marca la hora con la sombra del sol proyectada en la superficie. Del lado izquierdo hay uno azteca que permitía establecer los tiempos de cosecha y siembra en 18 meses de 20 días.

 

Reloj de edificio El Universal

 

 

Ubicado en la calle de Bucareli, el origen del reloj es alemán y fue inaugurado en 1923. Lo más característico de este es que es el único del país que toca el Himno Nacional Mexicano y el primero que se dio cuerda el solo. La autorización oficial para que el toque es a las 6 horas y a las 18 horas, en coincidencia con las ceremonias de izamiento y arriamiento de la Bandera Monumental del Zócalo. Se puede escuchar a 4 km a la redonda.

 

Reloj del Centro del Reloj

 

 

Este edificio está ubicado en la calle de Palma en el Centro Histórico, el reloj con el que cuenta es de origen inglés de 1895, sin embargo se colocó en el 2005. Es el más joven del Centro, y el único del país que marca las fases de la Luna. Sorprende a los visitantes cada hora con un espectáculo de fantasía, en donde se abren las puertas de madera y un soldadito de madera también, le da cuerda a un mecanismo. Las melodías cambian con las estaciones del año y el reloj en realidad fue hecho en 1895 y rescatado de una iglesia en Xochimilco.

 

Reloj Otomano

 

 

Inaugurado como parte de las festividades del Centenario de la Independencia por Porfirio Díaz, es pequeño, con cuatro carátulas de bronce, donado por la comunidad otomana a México, obra de G. M. Oropeza y de estilo morisco. Se encuentra en lo que antes era la plaza del Colegio de la Niñas, muy peculiar de este es su numeración arábiga en dos de sus carátulas usada en países del medio oriente. y en las otras dos numeración otomana.

 

Reloj Chino

 

 

Llamado así porque fue donado por la colonia china en 1910 con motivo del aniversario de nuestra independencia, está ubicado en la glorieta de Bucareli y Atenas. Sufrió un cañonazo durante la Decena Trágica de 1913, lo que exigió que se volviese a construir en 1921, con proyecto de Carlos Gorbea, quedando como su forma original, y continuando siendo un símbolo de agradecimiento, en el 2010 fue remodelado.

 

Reloj del Hotel Imperial

 

 

Este reloj público es de origen mexicano y fue hecho por la fábrica de relojes del centenario, inaugurado en 1989. Las tres carátulas de 85 cm de diámetro y numeración romana gótica se alinean con sendos mascarones de leones. Es electromecánico y su melodía es Asturias.

 

Reloj del Parque México

 

 

Desde 1927 en el Parque México está el llamado “Torre-reloj-radio”. Su característica principal y única es que contaba con cuatro grandes bocinas alargadas en la parte de abajo que servían para trasmitir programas de radio a los vecinos. Su estilo es muy representativo del art déco, y años después fue convertida en fuente.

 

Reloj del Parque Hundido

 

 

El reloj flora fue creado por una casa relojera en Puebla. Cuenta con 10 metros de diámetro en el que se visualiza una carátula, realizada con flores que brindan un aspecto diverso en primavera, verano, otoño e invierno.

 

Reloj Parque Lincoln

 

 

Ubicado en el lado Oeste del Parque Lincoln y de estilo californiano la torre que lo alberga, a su vez, dentro de ella hay una galería de arte. El palomar era parte de un proyecto de urbanización que en 1937 edificó el arquitecto Enrique Aragón Echegaray para impulsar al barrio de Chapultepec Polanco. El reloj con el que cuenta se ubica en las 4 caras de la torre.

 

Foto principal: Reloj del Castillo de Chapultepec

 

‘Séance’ una experiencia de suspenso multisensorial en la explanada del Tamayo
MXCity
Un contenedor de transporte, unos audífonos y la oscuridad son tres elementos que hacen posible esta obra por 20 minutos de teatro inmersivo de suspenso.

Durante el mes de agosto presenciarás la simulación de una sesión espiritista que te hará cuestionar tus sentidos. Esta obra de teatro ha estado de gira por Reino Unido y Australia, actualmente se presenta en México para ofrecerte una experiencia única: multisensorial.  

 


La obra dura 20 minutos y está diseñada para sensibilizar tus sentidos.

Con un formato único e inspirados en las sesiones espiritistas de la época victoriana, Séance es una experiencia teatral que sale de lo convencional al evitar los recursos visuales, permitiendo que tus demás sentidos se agudicen sin que te muevas de tu asiento. El acto sucede dentro de un contenedor de transporte y en total oscuridad; el diseño sonoro con el que está adaptado es tan asombroso que te transportará a otro mundo, sintiéndote parte de esta historia de suspenso.  

La dinámica consiste en entrar a una pequeña sala y colocar tus manos sobre la mesa, después te colocarás unos auriculares… y las luces se apagarán. A partir de ese momento iniciará Séance. Si te suena familiar este nombre es porque seguro ya lo viviste en su anterior sede. Durante mayo la cabina se ubicó en Santa Fe y desde el mes de junio cambió de locación al sur de la Ciudad de México para instalarse en el Autocinema Coyote.  

Ahora ésta enigmática experiencia se presenta en las inmediaciones del Museo Tamayo, en la bella explanada sobre Reforma – Chapultepec.

Aquí, la delgada línea entre ficción y realidad se hace presente. Conecta con tus miedos más profundos e invita a tus amigos o conocidos a vivir un rato de diversión y de suspenso. Rétalos, a más de uno se le erizará la piel o se reirá de los nervios antes del próximo susto. 

 

Los niños menores de 13 años pueden entrar bajo la supervisión de un adulto. Esta obra no es recomendable para personas con problemas cardíacos ni claustrofóbicas, ya que el espacio es reducido al estar dentro del contenedor. Te aconsejamos llegar 10 minutos antes de la hora estipulada, porque una vez cerrada la puerta nadie podrá entrar… ni salir. 

 

 

SÉANCE

Dónde: Explanada del Museo Tamayo.

Dirección: Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec.

Cuándo: durante el mes de agosto hasta el 1 de septiembre

Consulta la cartelera.  

Boletos.

 

UNKLE y Thieves Like Us compartirán escenario en el Auditorio BlackBerry
MXCity
Estas agrupaciones europeas llegarán como relámpago a la Ciudad de México para armonizar el escenario con beats electrónicos, hip-hop y sintetizadores ochenteros.

Faltan pocos días para que se lleve a cabo este concierto con dos de las mejores propuestas musicales dentro de la escena underground internacional. El próximo 17 de septiembre, UNKLE y Thieves Like Us traerán una noche surrealista a través de sonidos y efectos visuales. 

 

 

 

Una presentación con espíritu electrónico.

Con una mezcla de trip-hop y rock alternativo, UNKLE crea una experiencia cercana a cualquier película de ciencia ficción, tal y como lo explica su frontman James Lavelle, donde cada una de sus canciones se asemeja a un cortometraje que cuenta historias y coquetea con el concepto clásico del viaje heroico. Desde la década de los noventas, UNKLE ha sido un refugio para quienes optan por realizar un recorrido interno a través de las emociones colectivas y el caos que representa vivir en nuestra época actual.  

En marzo de este año, UNKLE estrenó nuevo disco: The Road Part II / Lost Highway, la secuela de The Road que vio la luz en 2017. Su  propósito con este material discográfico es posicionar la mirada al interior de cada individuo y reflexionar sobre la violencia, el racismo y los desastres sociales que se viven hoy en día. Lonely place, por ejemplo, medita sobre la constante sensación de no pertenecer a ningún lado y rápidamente se convirtió en una de las canciones favoritas del público. 

 

 

 

Por otro lado, La agrupación alemana de Post Punk, Thieves Like Us regresará a la Ciudad de México como la agrupación invitada a este concierto. En caso de que aún no los conozcas, mezclan distintos géneros como Italo Disco y Glam Rock para meditar entre el presente, pasado y futuro a través de la influencias de New Order. Si quieres escuchar sus grandes éxitos como Drugs in my bodyShyness y Miss you, inspírate con esta muestra musical a través de la sonoridad y espectáculos visuales. El evento es para mayores de edad. 

 

 

 

 

UNKLE y Thieves Like Us en Auditorio BlackBerry

Dónde: Auditorio BlackBerry. Tlaxcala 160, Hipódromo. 

Cuándo: Martes 17 de septiembre, 8:00 pm.

Precio: Gradas $700, general $800 y plateado $900. Adquiere tus boletos en Boletia.

Conoce el museo gastronómico Galería Nuestra Cocina Duque de Herdez
MXCity
El Museo Galería Nuestra Cocina Duque de Herdez promueve y difunde la historia de la cocina en México y la preservación de nuestra gastronomía.

No te quedes sin visitar el recorrido gastronómico e histórico del Museo.

 

 

La Galería Nuestra Cocina Duque de Herdez se inauguró en el año 2000, en coordinación con El Papalote Museo del Niño, como un paseo gastronómico a través de la historia de las cocinas de México. De1997 a 2011 la Biblioteca de la Gastronomía Mexicana  atendió a 43,280 usuarios, entre estudiantes de las carreras de gastronomía, nutrición y público en general. Cuenta con tres mil 887 libros, entre ellos, ejemplares originales del siglo XIII y XIX.

El objetivo del museo es el de promover el conocimiento alimentario y nutricional al tiempo que busca rescatar y conservar el patrimonio  de la gastronomía mexicana. Este museo se integra de cuatro salas: La primera es una cocina prehispánica que muestra nuestras raíces gastronómicas y costumbres culinarias de la época. Está ambientada con utensilios originales del Museo de Antropología e Historia pertenecientes a la cultura Teotihuacana.

 

 

 

En el México prehispánico todo tenía un orden y la cocina no era la excepción. La forma de preparar los alimentos, los utensilios, quiénes lo comían, cómo los consumían, cómo conservaban los alimentos, tenía significado, pues además de ordenada, la cocina también era importante desde el punto de vista religioso y ceremonial. 

La preparación de los alimentos estaba a cargo de las mujeres, mientras que los hombres se dedicaban a producirlos en el campo (en el valle de México en chinampas). Dentro de la cocina, existían diversos utensilios como ollas y cazuelas, el fogón, metates, piedras de moler, molcajetes, jícaras y vasos de barro que utilizaban para preparar y servir la comida.

 

 

La segunda sala es una cocina virreinal, mestizaje culinario que sufrió nuestro país con la llegada de nuevos productos, utensilios e ingredientes que trajeron los españoles a México. En ésta etapa se observa el enorme intercambio cultural y gastronómico que combinó elementos de ambas sociedades para dar como resultado una cocina mucho más variada, pero con menos simbolismos que en la época anterior.

A la cocina se introdujeron una gran cantidad de alimentos como el trigo, las carnes de ave, oveja, cerdo, además de muebles, diversos utensilios de cocina y métodos de cocción. Aunque el fuego seguía siendo parte importante de la cocina, ya no se cocinaba en el piso sino en fogones elevados y comenzó a perder el significado ceremonial, poderoso y mágico que tenía. Las monjas contribuyeron a generar una gran diversidad de platillos por medio de la combinación de elementos propios de la región y traídos del viejo mundo.

 

 

La época moderna se encuentra en la tercera sala mostrando el impacto que tuvo la industrialización con la llegada del agua corriente, la electricidad, el gas, petróleo y otra gran variedad de avances tecnológicos. Se revolucionó la forma de cocinar y conservar los alimentos, que facilitan en gran manera la preparación de platillos. Además de la introducción de las estufas de gas, licuadoras, refrigeradores, batidoras, ollas de presión y muchos otros aparatos que reducen significativamente el tiempo de preparación de alimentos.

Con los cambios en la forma de vida de la sociedad, el uso de alimentos procesados y enlatados se ha hecho común, pues también reduce el tiempo que las personas pasan en la cocina.

 

 

Por último, se muestra una propuesta de cómo será la cocina en el futuro y los avances tecnológicos que podrán influir sobre la cultura culinaria de nuestro país. La exhibición se complementa con interactivos y computadoras donde los visitantes pueden consultar recetas y ampliar sus conocimientos. ¿Cómo será la cocina mexicana en el futuro?

La galería muestra escenarios interesantes que se pueden dar gracias a la globalización. Lo cierto es que, lejos de perder, la cocina mexicana se ha enriquecido en gran manera con el paso del tiempo, pero sin perder los elementos básicos de los que se alimentaban nuestros antepasados.

 

 

La característica principal de este museo es que cuenta con cientos de apoyos audiovisuales y algunas actividades interactivas que permiten conocer más sobre la forma de cocinar y conservar los alimentos; así como el origen de las materias primas para prepararlos, algunas recetas y datos curiosos sobre la cocina de cada una de las épocas que aborda.

Desde su fundación en el año 2000, este Museo interactivo ha recibido a más de cien mil personas, que en una especie de viaje por el tiempo han podido observar las transformaciones que han tenido los espacios culinarios mexicanos, desde la época prehispánica hasta la actualidad.

 

 

El muestro es una gran alegoría al mestizaje culinario de los mexicanos, y a las formas en que se han enriquecido las recetas mexicanas con nuevos utensilios y productos. El museo Nuestra Cocina Duque de Herdez es un proyecto desarrollado por la Fundación Herdez, en coordinación con Papalote, Museo del Niño.

El edificio que alberga al museo está asentado sobre lo que fue en tiempos prehispánicos el templo de Tezcatlipoca, a un costado del Templo Mayor. Mismo que fue propiedad de los conquistadores Pedro González de Trujillo y Diego González y en algún momento sede de la Real y Pontificia Universidad de México. La Fundación Herdez también ofrece actividades culturales relacionadas con el fomento a la investigación y desarrollo alimentario. Estas actividades incluyen, aparte del museo, una biblioteca, publicaciones, y diferentes cursos, talleres y degustaciones.

 

 

 

Museo Galería Nuestra Cocina Duque de Herdez

Dónde: Seminario 18, Centro Histórico

Cuándo: martes a sábado, de 9:00 a 17:00

Degustaciones

Viernes y sábados de 9:00 a 16:30 hrs.

Visitas Guiadas

Martes a viernes de 9:00 a 12:00 hrs.

Cuánto: General: $15 degustaciones y visitas guiadas $30.

 Fotos Fundación Herdez

Las noches de la ciudad brillarán en el Festival de Cabaret 2019
MXCity
Este festival ha llevado al público sátira política, farsa, espectáculos musicales, performance, burlesque, stand up y diversas representaciones de cabaret.

Festival de cabaret 2019: la fiesta cabaretera por excelencia de la CDMX.

  

Cabaré​ es una palabra de origen francés que era sinónimo de “taberna”.​ Pero con el tiempo pasó a utilizarse para denominar salas de espectáculos nocturnos, que donde se combina música, danza y canción, pero que pueden incluir también la actuación de humoristas, ilusionistas, mimos y muchas otras artes escénicas.

Los cabarets actuales se distinguen de otros locales de espectáculos, principalmente porque tienen un bar o restaurante. A diferencia de lo que sucede en el teatro, los asistentes pueden beber y conversar entre sí durante las actuaciones. El cabaret exhibe espectáculos atrevidos, como el más popular del Moulin Rouge de 1907 que estaba previsto para hacer diez representaciones, pero sólo pudo hacer la primera porque la Policía amenazó con cerrar el local.

 

 

Esta es la gran fiesta cabaretera de la CDMX, la cual se realiza año con año desde 2003 en diferentes sedes de la Ciudad de México. Esta fiesta tiene de corazón al legendario Teatro Bar El Vicio, en Coyoacán; y participan los principales exponentes del teatro cabaret con espectáculos críticos, humorísticos, musicales, irónicos y delirantes.

Los principales exponentes de este género a nivel mundial se reúnen durante 17 días para hacer reír sobre el acontecer nacional e internacional por medio de espectáculos interdisciplinarios para todos los públicos, como el de cabaretines (niños), jóvenes, adultos.

 

 

 

El 17º Festival Internacional de Cabaret se acerca y se han empezado a difundir los primeros detalles para la edición de este año. Las caras de la edición del 2019 son tres mujeres artistas: la bailarina Louis Weber “La Goulue”; la activista Josephine Baker, y la actriz y cantante Fany Kaufman “Vitola”.

Este trío fue considerado para dar fungir como imagen oficial gracias a su trabajo y legado artístico, ya que hicieron muchísimo por el cabaret y los derechos civiles, ambos ejes direccionales de este 17º Festival Internacional de Cabaret. Louise Weber es considerada “la reina del can can”, y durante su vida, esta bailarina se encargó de sacudir saludablemente las buenas conciencias francesas a través de sus “bailes indecentes”.

 

 

 

Josephine Baker fue luchadora por los derechos civiles de las poblaciones afroamericanas; y también fue la primera actriz de color en protagonizar una película importante (Zouzou, 1934). Fany Kaufman “Vitola” fue la mujer más divertida de la época de oro del cine nacional. Inició como cantante en carpas, para luego abrirse paso como actriz en la industria fílmica mexicana de mediados del siglo XX, alternando con figurones de la talla del “pachuco de oro”, Tin Tan.

Este año el festival es coproducido por las Reinas Chulas Cabaret y Derechos Humanos A.C. y la Secretaría de Cultura, con un programa que contempla 37 funciones montadas en un total de 16 sedes por toda la CDMX. Además de mesas de moneros, talleres y un laboratorio especializado de cabaret.

 

 

 

Como ya adelantamos parte de las actividades están dirigidas al público infantil, y habrá funciones en cuatro reclusorios de la capital (dos femeniles y dos varoniles). Participarán alrededor de 30 artistas y compañías, con tres países invitados: Brasil, Argentina y Cuba; también habrá seis estados invitados al festejo: Baja California, Michoacán, Morelos, Puebla, Veracruz y Tlaxcala.

Algunas compañías que participan en esta fiesta son el Cabaret Misterio, Cachetada con Guante Blanco, Sexto Sentido, La Teatrera Solitaria, Las Diablas Cabaret, Nopal con Flor Teatro, Dragatitlán, Imprudentes Teatro, La Coregía, Standuperras, Teatro de los Sótanos, Pekas y Pekes Cabaret, entre otras.

 

 

 

Muchos talleres estarán abiertos al público y serán impartidos por quienes se dedican a este género. Todas las actividades lúdicas estarán abiertas al público en el Vicio Académico, donde se busca el intercambio de ideas entre artistas y público con la finalidad de compartir, fortalecer y construir conocimiento y reflexión.

Busca la programación en la Secretaría de Cultura del Distrito Federal, la Coordinación de Sistema de Teatros del Distrito Federal, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, la Red de Faros de la Ciudad de México, las delegaciones Venustiano Carranza, Tlalpan, Coyoacán y Milpa Alta; y el Fondo Iberoamericano de Ayuda Iberescena, etc.

 

 

17 Festival de cabaret 2019

Dónde: Diversas sedes.

Cuándo: 22 al 31 de agosto.

Cuánto: Según evento

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram