Arqueología en el Bosque de Chapultepec, el parque urbano más grande de México
MXCity
Algunos de los hallazgos arqueológicos que han sido descubiertos en Chapultepec y la zonas aledañas.

Chapultepec ha sido lugar de descubrimientos arqueológicos desde el siglo XIX.

. . .

El parque urbano más grande de la ciudad de México ha sido fuente de diversos vestigios prehispánicos desde el siglo XIX. En las tres secciones de este parque, existen espacios con vestigios: cerca de los baños y las albercas de Moctezuma, las fuentes y los andadores ubicados dentro de la primera sección, así como en las áreas verdes cercanas a la Feria de Chapultepec y los museos de la segunda.

Desde 2003 se han dado los hallazgos de alrededor de 14 piezas y cimientos de muros encontrados en una excavación en la falda sur del cerro, la cual mide 20 metros cuadrados. Aquellos restos fueron asentamientos mexicas, que se dieron tras los trabajos de iluminación que se realizan en los andadores del bosque, pero ya se tenían antecedentes de asentamientos teotihuacanos cuando en 1999 se encontraron vestigios de esta cultura con el proyecto de restauración del museo de Historia.

Chapultepec, fue un área con una fuerte carga ideológica y social, donde se se han encontrado vestigios domésticos como molcajetes, jarras y ollas. En esta zona aparecen alineamientos de piedras y  restos que sugieren era un área de rituales, pues existen seis pares de vasijas colocadas una encima de la otra.

Más tarde, en 2004 se otorgó un gran presupuesto medio millón de pesos por el INAH, y cien mil pesos por el gobierno de aquella época, para contar con recursos para encontrar más vestigios. Más tarde se montaron exposiciones de las piezas encontradas en la periferia del Cerro de Chapultepec en el mismo Museo Nacional de Historia.

En múltiples recorridos por la superficie de las tres secciones del bosque desde 2009, se registraron diversas zonas con alto potencial arqueológico en el parque urbano. Así, y de acuerdo con la declaratoria instaurada en 2012 y ampliada en 2016 que establece a las dos primeras secciones y partes de la tercera como Zona Arqueológica de Chapultepec, fue posible emprender exploraciones en coordinación con la Conagua y localizar vestigios de una serie de viviendas prehispánicas, cuya temporalidad corresponde a las fases Tlamimilolpa (225 a 350 d.C.) y Xolalpan (350 a 550 d.C.) de la cultura Teotihuacana.

Pero quizá el mayor descubrimiento arqueológico en Chapultepec, se dio en 2018 cuando encontraron casi una hectárea que alojaba entierros, material cerámico y vestigios de antiguas estructuras habitacionales. Las labores de salvamento identifican dos ocupaciones del sitio, correspondientes al periodo Preclásico y a fases del Clásico. Hacía el año 1000, las casas que componían las aldeas se van alejado unas de otras, al principio unos 200 o 300 metros, y extendiéndose por las laderas y valles.

Fueron hallados los vestigios de un caserío de más de mil 500 años de antigüedad, cuyos elementos guardan semejanza con el estilo teotihuacano del Clásico, resurgen gracias al trabajo que los arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En esa época, los restos fueron inscritos dentro del proyecto "Bosque, Cerro y Castillo de Chapultepec", y coordinados por la arqueóloga Lourdes López Camacho, las labores de salvamento iniciaron a mediados de enero con el fin de supervisar áreas en las que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) introduciría nuevos sistemas de riego automatizado, y así garantizar la debida investigación y protección de los objetos culturales que pudiesen encontrarse.

Si bien los trabajos en la segunda sección del Bosque se realizan en tres frentes, dos de éstos concentran la mayor cantidad de hallazgos. Se trata de un par de unidades en las que los arqueólogos ubicaron cuadros y rectángulos unidos por muros colindantes, las cuales habrían sido los cimientos de antiguas habitaciones.

Las dos fases de ocupación pueden inferirse por aspectos como un doble muro localizado bajo uno de los rectángulos al noroeste del asentamiento y diversas sobreposiciones de muros, así como por materiales de cerámica, obsidiana, pizarra, mica, piedra y 11 entierros humanos (nueve de adultos y dos de neonatos) descubiertos por los arqueólogos Ivonne Cruz Sosa, Blanca Copto Gutiérrez, Valeria Aguirre Aldana, Oswaldo Murillo Soto y Natalia Vázquez Cerón, a quienes asisten 16 ayudantes.

También se encontraron 17 objetos, junto con fragmentos de obsidiana, un pequeño hueso trabajado en forma circular, restos de láminas de pizarra y mica, que confluían alrededor de los restos de un individuo en posición sedente. Al norte de este entierro, bajo un molcajete, se extrajeron piezas óseas, por lo que se teoriza que el personaje de la ofrenda principal fue inhumado con un acompañante.

Otros restos humanos hallados corresponden a neonatos, ubicados al interior de un par de vasijas fragmentadas, y a los de un adulto masculino que se localizó incompleto y sin asociación a una estructura arquitectónica, además contaba con láminas de pizarra, hachas de riolita (o hachas verdes) y otros materiales del periodo Preclásico que tienen similitud con piezas de la tradición Guerrero.

Hoy en día, piezas completas y más de 40 costales de fragmentos prehispánicos son resguardados en el laboratorio del proyecto en el Castillo de Chapultepec, donde especialistas trabajan en su limpieza, estabilización y  clasificación en cédulas, así como su incorporación a muestrarios. Desde el 2018, se ha establecido en acuerdo con la Conagua y la autoridad del Bosque de Chapultepec, para que el espacio ocupado por este caserío no pueda ser excavado o intervenido por ninguna obra.

 

La historia del Árbol de la Noche Triste, recién renombrado “Noche Victoriosa”
MXCity
La plaza donde se ubica el ahuehuete junto al que el conquistador Hernán Cortés derramó sus lágrimas, cambió de nombre a Plaza de la Noche Victoriosa.

Foto de portada: carlostomasini.com

Decidieron cambiar el nombre de la plaza donde lloró Cortés: de Árbol de la Noche Triste a la Noche Victoriosa.

 

. . .

 

La historia de la conquista de México está salpicada de anécdotas y leyendas, algunas de las cuales, aun habiendo sido aceptadas como hechos reales, al paso de los años han sido rebatidas por estudiosos de la historia.

Uno de estos episodios controvertidos, es el del llanto derramado por Hernán Cortés al pie del árbol de la noche triste, lo mismo que la muerte de Moctezuma ocurrida durante los acontecimientos que presuntamente ocasionaron el abatimiento del conquistador.

Cuenta la historia que Hernán Cortés había viajado hacia Veracruz, para enfrentar a la flota que envió Diego de Velázquez desde Cuba con la encomienda de hacerlo prisionero y castigarlo por su indisciplina. Cortés atacó por sorpresa a los enemigos, obtuvo la victoria y con ella aseguró su libertad y su vida.

En el camino, el jefe español recibió la noticia de que los naturales de Tenochtitlán se habían levantado contra la guarnición española. Lo que había ocurrido era que Pedro de Alvarado, dejado al frente de los expedicionarios, al temer un ataque de los indios, emprendió feroz matanza contra los asistentes a una ceremonia religiosa. En respuesta a la agresión, miles de guerreros atacaron a los españoles en una batalla que duró dos días.

 

 

Al tercer día, Cortés exigió a Moctezuma, a quien había obligado a permanecer en el refugio de los españoles como medida de seguridad para los suyos, que ordenara a su gente permitir la salida de él y sus compañeros. Moctezuma accedió, pero el pueblo azteca respondió con insultos y pedradas que, según la historia oficial, lo hicieron caer herido.

Aunque se corrió el rumor de que esa había sido la causa de su muerte, algunos testimonios hacen ver que no fue así. Ante el fracaso de su intento por abandonar Tenochtitlán, los españoles decidieron huir la noche del 30 de junio de 1520. Antes, al parecer, se dio la orden de matar a Moctezuma. Con la ayuda de centenares de guerreros tlaxcaltecas, llevaron consigo un puente de madera para poder cruzar el lago.

También cargaron con los tesoros que habían recopilado y que a la postre impidieron su avance rápido. De acuerdo con la historia, esa noche lloviznaba, lo que de por sí hacía difícil la movilización, pero un grito de alerta por parte de los custodios del templo azteca alertó al pueblo. Así inició la persecución que acabó algunas horas después con importantes pérdidas para las filas españolas.

 

 

Se cuenta que la aurora del nuevo día sorprendió a Hernán Cortés al pie de un ahuehuete, ubicado en la calzada México-Tacuba, en Popotla, con la cabeza inclinada sobre el pecho y sin poder ocultar el llanto a causa de la derrota sufrida. Algunos historiadores, no obstante, aseguran que el conquistador no habría tenido tiempo detenerse y mucho menos de llorar, pues los aguerridos aztecas siguieron su pista durante muchas horas. Sin embargo, para la historia ha quedado plasmada la imagen de un Hernán Cortés llorando al pie de un ahuehuete, la noche del 30 de junio de 1520.

 

 

Árbol de la Noche Victoriosa

 

La plaza donde se ubica el ahuehuete junto al que el conquistador Hernán Cortés derramó sus lágrimas en la denominada Noche Triste tras perder una batalla el 30 de julio de 1520 se llama desde este martes 27 de julio de 2021: Plaza de la Noche Victoriosa, un paso más en el afán del Gobierno mexicano en reescribir la historia de la conquista.

"¿Por qué cambiar el nombre de la plaza? Porque partimos de la convicción de que una sociedad necesita saber de dónde viene para saber a dónde va", declaró la jefa de Gobierno de la capital mexicana, Claudia Sheinbaum, durante el evento de "Reivindicación de la Noche Victoriosa".

El nombre de la antes llamada Plaza de la Noche Triste, ubicada en el noroeste de la Ciudad de México, llevaba décadas siendo cuestionado por algunas organizaciones de la sociedad civil, pero con la llegada del actual presidente Andrés Manuel López Obrador la historia se han modificado con otra orientación.

 

 

Plaza de la Noche Victoriosa

Dirección: Calzada México-Tacuba 453, Popotla, Miguel Hidalgo, 11400 Ciudad de México, CDMX

Xonequi, el suculento caldo de frijol que te obliga a recordar esta receta
MXCity
El Xonequi es un platillo que nos recuerda que no debemos subestimar el poderoso sabor de la comida tradicional mexicana.

Foto destacada: Mexicana come plantas

El Xonequi es otro recordatorio de la capacidad de creación de la gastronomía mexicana.

 

. . .

 

Xico es un bello pueblo mágico en el que el verde abunda. Encaramado en la montaña, Xico huele a los cafetales que crecen en la parte alta, a árboles frutales y a hierva, entre la cuales crece una que se llama chonegue, chonegui, xonegui o xonequi.

Este pueblito veracruzano es de esos en los que el burrero aún pasa vendiendo leche entre las antiguas casas coloniales que han resistido al tiempo, igual que los fogones en los que se preservan antiguas recetas como el clásico caldo de frijol, pero muy al estilo Xico.

 

 

¿Qué es xonequi?

 

Xonequi, Ipomoea dumosa, es una hermosa planta trepadora de hojas verdes en forma de corazón, cuyo tamaño puede alcanzar los 12 cm de largo por 8 de ancho. Además de crecer en Xico, se le ve en Xalapa y Coatepec, pero en estos lugares no se le utiliza en la cocina, quizá porque las iguanas se las comen primero, les encanta el xonequi.

 

 

Esta bonita convolvulácea es galactógena, es decir, favorece la producción de leche materna (Convolvuláceas de Flora de Veracruz) y además es el condimento que le da al caldito de frijol el twist que en la CDMX no conocemos porque la Xonequi sólo crece de manera silvestre y por aquellos altos lares. Es fácil de confundir con otras Ipomoeas, así que cuidado.

 

 

Caldo de Xonequi

 

Si vas a Xico y pides un "caldo de xonequi" vas a recibir un caldo de frijol que a simple vista pareciera el que hace tu tía, pero no, ¡no! Este caldito no lleva epasote, lleva xonequi y ahí está la diferencia radical y sabrosa que sólo vas a encontrar en Xalapa, Teocelo y Naolinco, además de nuestro pueblito mágico en cuestión.

 

 

El caldo frijol con xonequi también lleva bolitas de masa de maíz que le dan un toque celestial, le dan cuerpo al caldo, lo transforman en un platillo verdaderamente reparador, del alma y del cuerpo ¿te gustaría probarlo?

El quid es encontrar xonequi en la CDMX, si lo haces o si alguien te lo trae de Veracruz ¡excelente! Además, vas a necesitar 2 tazas de frijoles negros (recuerda remojarlos desde un día antes), ½ cebolla, 3 ajos grandes y pelados, y ¼ de masa de maíz y sal.

 

 

Cuece los frijoles como sepas hacerlo, en barro, cacerola o en la maravillosa olla de presión. Sofríe dos o tres dientes de ajo grandes y un buen trozo de cebolla, hecha los frijoles y agua. Mientras tanto, mezcla la masa con sal y un poquito de agua si la sientes muy seca. Has bolitas pequeñas, lo suficiente para que con la yema de tu dedo índice o pulgar las puedas hundir del centro.

 

 

Cuando los frijoles estén casi listos (es decir cuando aún están un poquito duritos), agrega las bolitas al caldo, bastan 30 minutos para que estén listas. El xonequi también debe añadirse en este momento, su sabor es más suave que el del epazote así que debe ser abundante (sólo quita los tallos gruesos).

Después de 30 minutos debes verificar las bolitas, si ya están cocidas ¡el platillo está listo! Se sirve con rodajas de chile fresco pero la creatividad es el límite. Si no lo puedes preparar, no tardes en viajar a Xico, donde el caldo de xonequi se sirve en todos lados.

 

 

Caldo de Xonequi

¿Dónde? Xico, Veracruz. Aunque se sirve en todas los restaurantes y fondas, la recomendación es el Mesón Xiqueño que se ubica en Av. Hidalgo 148, Centro Histórico, Xico, Veracruz. En la CDMX lo puedes encontrar en los restaurantes El Bajío.

¿Cuándo? Todo el año

¿Cuánto? Alrededor de $45 pesos

Las asombrosas catacumbas de los Tres Reyes en Tizimin
MXCity
Las Catacumbas de los Tres Reyes en Tizimin es el valioso resultado de un hombre que quería causar asombro entre los turistas.

Foto destacada: Anthony JP / Atlas Obscura

Las Catacumbas de los Tres Reyes te provocarán mucha curiosidad y asombro.

 

. . .

 

Tizimín en maya significa "lugar del tapir"? y formaba parte de un provincia maya de los Cupules. Esta ciudad ha sido habitada desde hace más de 4200 años, según los vestigios encontrados y constatados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

A esta ciudad había peregrinaciones anuales por parte de la población maya, para rendir culto a las tres deidades principales que simbolizaban la vida y los elementos fundamentales para su reproducción cultural como pueblo, estas deidades eran Yum Chac (dios de la lluvia), Yum Kaxx (dios del campo) y Yum Ik (dios del aire).

 

 

A estas deidades se les tributaba en un montículo donde posteriormente se erigió el templo parroquial y los frailes católicos sustituyeron las deidades mayas por los tres reyes magos de la tradición cristiana, explicando a los indígenas mayas que, tras haber sufrido una transmutación, se trataban de las mismas deidades con nombres y hasta un color de piel diferente.

En este sitio se encuentran las catacumbas de Tizimín también conocidas como Catacumba Tres Reyes. Esta atracción turística fuera de lo común se encuentra en el patio trasero de una casa familiar. Durante tres generaciones los hombres de la familia han ido labrando este espacio.

 

 

Las Catacumbas de Tizimín se han convertido en uno de los atractivos que más llaman la atención en esta ciudad al Oriente de Yucatán. Su peculiar belleza y el misterio para muchos sobre su origen lo hacen un punto de reunión para turistas locales y extranjeros.

En estas catacumbas no hay entierros como las hay en su idea popular, más bien se trata de una construcción que sí tuvo el objetivo de venerar a los muertos como un mausoleo sagrado; pero los anfitriones nunca depositaron a sus ancestros en este sitio.

Se cuenta que cuando se comenzó a construir como canal de seguridad subterráneo 100 años atrás con el fin de proteger a su familia y amigos de la guerra durante tiempos tumultuosos.

 

Foto por: all369content
 
 

¿Cuál es la historia de estas peculiares catacumbas?

 

 

Años más tarde, la familia continuó con la construcción y expansión de los pisos subterráneos, y así lo continuaron haciendo las generaciones de la familia hasta llegar a la actualidad.

Han sido tan populares que en realidad han puesto a Tizimín como un destino turístico. Las catacumbas no  son aptas para los claustrofóbicos o personas que se sienten incómodos en espacios cerrados, tienen unos 20 metros de profundidad, será un aproximado a la altura de un edificio de cinco pisos si se le da la vuelta.

 

 

Es considerada como uno de los rincones de Tizimín y sin duda son una de las atracciones turísticas más extrañas del sur mexicano. Hay tres sitios de catacumbas en Tizimín. Dos de ellos están abiertos al público, el tercero es un bar y no está abierto a los visitantes.

Estas catacumbas son galerías subterráneas peculiares y tienen algo de místico. Es el punto de reunión para turistas. Las catacumbas tienen casi un siglo y son la herencia de una familia que trabajó horas limpiando, esculpiendo estatuas y adaptando el lugar para que fuera seguro, en primera instancia para su familia.

 

 

Este atractivo es público para que la gente pueda admirar el trabajo de años por parte del padre de Gaspar Rosado. Hoy en día Luisa Dzul Escamilla es la encargada de cuidar las catacumbas que se crearon con herramientas rústicas y sin ayuda de nadie.

 

 

Catacumbas La Escondida (Tres Reyes)

Dónde: Tizimin, Yucatán, Calle 59 entre 52 y 54. rumbo al agua potable

Cuando: lunes a domingo de 9:00 a 19:00.

Cuánto: $25

Parque Alpinia, un parque natural con el laberinto más grande del país
MXCity
El Parque Alpinia lo tiene todo para un fin de semana lleno de diversión y grandes emociones a solo un par de horas de la CDMX.

Foto destacada: @csdrones

No olvides conocer las luciérnagas del Parque Alpinia.

 

.  . .

 

Nuestro instinto siempre nos hace regresar a la naturaleza, a pesar de que más de una vez vivimos en entornos peligrosos. Quizá esa también sea una de las razones por las que a muchos nos encanta hacerle caso al llamado de la naturaleza, además de la paz y tranquilidad que también nos deja.  

Más cuando se trata de un lugar como el Parque Alpinia, ya que es un sitio de interacción socio-ambiental cuya misión es facilitar la participación y fomentar la conciencia colectiva.

 

 

 

Una de las cosas más geniales de este sitio es que puedes perderte las horas que desees en el laberinto más grande de México. Puedes disfrutar del mágico bosque caminando por nuestros senderos, o si lo prefieres hacer una visita familiar a la granja infantil.

Asimismo, tienes que darte tiempo para conocer el vivero forestal y aprender de todos los beneficios que tiene para el medio ambiente. Puedes intentar romper el record de la pista comando y tener un buen rato de diversión entre chicos y grandes en el futbolito humano o en el Gaga ball.

 

 

Y es que la misión del Parque Alpina es la de fomentar el autoconocimiento por medio de actividades recreativas, así como una sana interacción social en escenarios extraordinarios. Con este sitio se pretende ayudar a descubrir gustos y habilidades.

Aquí se impulsar el arte y el deporte creando sana convivencia y competencia, además de que es posible formar atletas y artistas, amateurs y profesionales, y sobre todo inculcar el respeto y el aprovechamiento sustentable de la naturaleza, enseñando a utilizar y mantener nuestros recursos eficazmente.

 

 

La belleza natural de este sitio, así como las actividades que se llevan a cabo han ayudado a impulsar la sustentabilidad ambiental. Aquí también puedes hacer una reta de futbol o volibol en las canchas.

Asimismo, hay muchos kilómetros de senderos para hacer trail running, y si eres intrépido puedes llevar tu bici para recorrer por estos senderos. O simplemente puedes venir a relajarte y disfrutar de las hermosas vistas desde nuestra terraza o comedor.

 

 

Este sitio es pet friendly además de que cuenta servicios de restaurante, palapas por si deseas llevar tu propia comida y disfrutar de un rato natural. Puedes divertirte de lo lindo en el circuito de tirolesas de 1,750 metros y en los obstáculos de altura.

También hay gotcha, cabalgata y en algunos momentos se llevan a cabo rodadas que incluye meditación guiada, fruta, palanqueta y alegría, agua, comida y cerveza fría, además del acceso a Alpinia. ¿Qué más puedes pedir para un viaje de ida y vuelta muy cerca de la CDMX.

 

 

Parque Alpinia

Dónde: San Jeronimo Tianguismanalco, Pue. Alpinia, Camino Alpino Km 3

Cuando: sábados y domingos, de 9:00 a 18:00

Cuánto: $180 por persona y $150 para menores de 12 años.

Web

x