Arte y Cultura
Estas son las madres de la literatura mexicana
Viviana Cohen
Estas escritoras mexicanas cambiaron el rostro de la literatura y desde hace años le han dado una identidad femenina a las letras de este país.

Feliz día a aquellas que han sabido embellecer nuestra lengua materna.

. . .

La celebración del Día de la Madre se remonta a la antigua Grecia, cuando los pobladores le rendían honores a Rhea; la progenitora de Jupiter, Neptuno y Plutón. Esta poderosa figura tuvo el don de reciclarse (con nombres diferentes) en las civilizaciones más antiguas de la historia del mundo.  Aunque cada una de estas deidades tenía su propia historia, todas eran poderosas y tenían el secreto más poderoso que ha tenido el hombre: el de fecundidad.

Desde aquellas épocas remotas hasta nuestros días, las sociedades han venerado de distintas formas la maternidad. En Inglaterra del siglo XVII, por ejemplo un domingo en el año se dedicaba a que los niños le hicieran regalos a sus mamás. En Estados Unidos del siglo XIX este día surgió gracias a las múltiples luchas feministas para que la mujer pudiera votar, estudiar y trabajar.

literatura

Asimismo, en nuestro país la celebración del el 10 de mayo nació en 1922, como resultado de un concurso que se publicó en el Excélsior para invitar a los mexicanos a que escogieran un día para conmemorar a las madres, y ganó esta fecha.

A pesar de tener orígenes tan poderosos, en los últimos tiempos, El Día de la Madre ha sido visto para algunos como un retroceso a la hora de buscar equidad en las sociedades. Sin embargo, más que quitar esta jornada, lo importante sería resignificarla, profundizar sus orígenes y devolver esta fiesta a todas las mujeres; porque madre es la que tiene hijos, pero también la que salva personas, la que da la vida por las mejores causas, la que pinta, la que hace pasteles para sus sobrinos y por supuesto la que escribe.

De hecho,  las escritoras tienen otra clase hijos; unos que tienen hojas, se alimentan de letras y son tan demandantes como los reales. En vez de nombres estos críos tienen títulos y en vez de nacer de su vientre, nacen de su imaginación. A estas mujeres que engendran  libros también hay que felicitaras en mayo. 

En honor a lo anterior hemos juntado en una lista a aquellas artistas, que de alguna u otra manera cambiaron con sus poemas, cuentos, ensayos y novela, la literatura mexicana. Por su trayectoria y por todo el legado que dejaron, estas plumas merecen  ser consideras las madres de la literatura mexicana. 

Sor Juana Inés de la Cruz 

Redondillas

literatura

“Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?…”

Para leer completo el poema a entra aquí 

Inés Arredondo 

La señal… 

Literatura

“Pedro, aplastado, casi vencido, caminaba bajo el sol. Las calles vacías perdían su sentido en el deslumbramiento. El calor, seco y terrible como un castigo sin verdugo, le cortaba la respiración. Pero no importaba: dentro de sí hallaba siempre un lugar agudo, helado, mortificante que era peor que el sol, pero también un refugio, una especie de venganza contra él. Llegó a la placita y se sentó debajo del gran laurel de la India. El silencio hacía un hueco alrededor del pensamiento. Era necesario estirar las piernas, mover un brazo, para no prolongar en uno mismo la quietud de las plantas y del aire. Se levantó y dando vuelta alrededor del árbol se quedó mirando la catedral.

Siempre había estado ahí, pero solo ahora veía que estaba en otro clima, en un clima fresco que comprendía su aspecto ausente de adolescente que sueña. Lo de adolescente no era difícil descubrirlo, le venía de la gracia desgarbada de su desproporción: era demasiado alta y demasiado delgada. Pedro sabía desde niño que ese defecto tenía una historia humilde: proyectada para tener tres naves, el dinero apenas había alcanzado para terminar la mayor; y esa pobreza inicial se continuaba fielmente en su carácter limpio de capilla de montaña ?de ahí su aire de pinos. Cruzó la calle y entró, sin pensar que entraba en una iglesia.”

Para leer completo el relato entra aquí

Elena Garro 

¿Qué hora es?

literatura

“¿Cuántos años hacía que, metido en aquel uniforme verde y dorado, cuidaba la puerta del hotel? Veintitrés años. Así se le había ido toda la vida. Le pareció que solo había abierto la puerta a malhechores. La banda era interminable y los "Buenos días", "Buenas tardes" y "Buenas noches", también interminables. Solo la señora Mitre le había dicho al entrar "¿Qué hora son?" La recordó perfectamente: venía seguida de dos mozos que le llevaban las maletas. No era demasiado joven, tal vez ya llegaba a los treinta años. Sin embargo, al pasar junto a él le sonrió con una sonrisa descarada. "Las señoras no sonreían así, solo los muchachos"

Para leer el cuento completo entra aquí 

Rosario Castellanos 

Esta tierra que piso 

Literatura

“Esta tierra que piso
es la sábana amante de mis muertos.
Aquí, aquí vivieron y, como yo, decían:
Mi corazón no es mi corazón,
es la casa del fuego.
Y lanzaban su sangre como un potro vehemente
a que mordiera el viento
y alrededor de un árbol danzaban y bebían
canciones como un vino poderoso y eterno.”

Para leer el poma completo entra aquí 

Amparo Dávila 

La señorita Julia

Literatura

“Hacía más de un mes que Julia no dormía. Una noche la había despertado un ruido extraño como de pequeñas patadas y carreras ligeras. Encendió la luz y buscó por toda la casa, sin encontrar nada. Trató de volver a dormirse y no pudo conseguirlo. A la noche siguiente sucedió lo mismo, y así, día tras día… Apenas comen- zaba a dormirse cuando el ruido la despertaba. La po- bre Julia no podía más. Diariamente revisaba la casa de arriba abajo sin encontrar ningún rastro. Como la duela de los pisos era bastante vieja, Julia pensó que a lo mejor estaba llena de ratas, y eran éstas las que la despertaban noche a noche.”

Para leer el cuento completo entra aquí 

Pita Amor 

¿Por qué me despedí?

Literatura

“¿Por qué me desprendí de la corriente
misteriosa y eterna en la que estaba
fundida, para ser siempre la esclava
de este cuerpo tenaz e independiente?”

Para leer el poema completo entra aquí 

Elena Poniatowska 

La noche de Tlatelolco 

literatura

“Son muchos. Vienen a pie, vienen riendo. Bajaron por Melchor Ocampo, la Reforma, Juárez, Cinco de Mayo, muchachos y muchachas estudiantes que van del brazo en la manifestación con la misma alegría con que hace apenas unos días iban a la feria; jóvenes despreocupados que no saben que mañana, dentro de dos días, dentro de cuatro estarán allí hinchándose bajo la lluvia, después de una feria en donde el centro del tiro al blanco lo serán ellos, niños-blanco, niños que todo lo maravillan, niños para quienes todos los días son día-de-fiesta, hasta que el dueño de la barraca del tiro al blanco les dijo que se formaran así el uno junto al otro como la tira de pollitos plateados que avanza en los juegos, click, click, click, click y pasa a la altura de los ojos, ¡Apunten, fuego!, y se doblan para atrás rozando la cortina de satín rojo.”

Para leer el texto completo entra aquí 

La historia de sillas confidentes, el diseño romántico de los parques yucatecos
MXCity
La historia de la silla para amantes en las que puedes comer marquesitas y sacar la tradicional selfie en tu visita a Mérida.

Foto destacada: Rodolfo Anzaldua

Solo en Mérida podrás sentarte en las sillas confidentes, "tú y yo".

 

. . .

 

Visitar Mérida es una delicia por su clima, su comida, sus postres y también por su preciosa arquitectura que con los años ha ido creando sus propios clásicos, como las famosas "sillas confidentes" o "tú y yo" que se ven en varios puntos de La Ciudad Blanca.

Las sillas "tú y yo" forman parte de la identidad yucateca desde que fueron instaladas en 1915 durante la remodelación de la Plaza de la Independencia o Plaza Grande en Mérida, punto desde el cual invadieron rápidamente los parques y rincitos verdes de todo Yucatán.

 

 

¿Cómo son las "sillas confidentes"?

 

Como la ciudad que las vio nacer, las también "sillas confidentes" suelen ser blancas, pero su estructura es lo que las hace tan peculiares. Son dos sillas con brazos colocadas una frente a otra de manera casi paralela y unidas por uno de sus brazos. Vistas desde arriba parecen una s.

El diseño de la base y los brazos puede llegar a variar, lo que sería raro que cambiara es su respaldo redondeado que las hace muy cómodas, perfectas para intercambiar confidencias, secretos y una que otra palabra de amor, dicen que para eso fueron hechas.

 

 

La leyenda de las sillas "tú y yo"

 

Claro, las "tú y yo" (que son toda una personalidad) tienen su leyenda que explica la razón de su peculiar diseño. Cuentan los yucatecos que un hombre tenía una hermosa hija que adoraba no con exclusividad, pues un joven empezaba a pretenderla.

Como muchos otros padres el asunto no le agradaba del todo, pero tampoco quería impedir que se vieran, el dilema aumentó cuando un día los vio muy juntitos en la banca que estaba fuera de su casa. Definitivamente algo debía hacerse, una silla, por ejemplo.

 

 

El diseño de la "silla confidente"

 

Dicen que fue así como el diseño de la silla confidente nació, porque permite platicar de frente sin que los interlocutores tengan que estar tan cerca ni tocarse tanto. Aunque es una linda leyenda urbana, el diseño proviene desde Francia.

Se sabe que su nombre original es tête-à-tête, frente a frente, fueron creadas a finales del siglo XIX, pero se desconoce el nombre de su diseñador original. En Europa tomaron mucha fama sobre todo por la vida victoriana que buscaba toda oportunidad para el buen comportamiento.

 

 

Como bien se sabe, en aquellos días en México estaba muy de moda importar diseños franceses, estas sillas no fueron la excepción, lo curioso es que su uso solo tuvo una fuerte trascendencia en Mérida y no en la CDMX donde más se observaban esfuerzos del afrancesamiento.

Variantes de las sillas tête-à-tête se siguen creando, incluso Salvador Dalí también hizo su versión, pero ninguna como las yucatecas que acompañadas de una deliciosa marquesita arman la tarde perfecta. Si vas a Mérida no olvides la selfie.

 

4 programas de terror mexicanos que nos llenan de inquietante nostalgia
MXCity
Terror con manufactura nacional, suspenso y nostalgia que nos dejaron estos cuatro grandes de la televisión y la radio.

Foto destacada: Kalot

 

 

Como si se tratara de la mismísima prehistoria, recordar los pocos programas mexicanos de terror es como un ejercicio arqueológico moderno que pasa por la nostalgia para terminar recordando que en México se hacían series y podcast originales.

Antes de los grandes titanes del streaming, la televisión y la radio se encargaban de hacer su propio material, la poca variedad en el mercado del entretenimiento obligaba a ofrecer distintos productos, como los muy escasos de terror.

Estos son los 4 programas de terror mexicano, que fueron grandes en su época.

 

 

La Hora Marcada

 

  

Allá cuando la tele era de bulbos, Televisa transmitió en 1986 una serie que mezclaba ciencia ficción y terror, La Hora Marcada, producida por Carmen Armendáris, con fotografía de Emmanuel Lubeski, ganador del Oscar.

La que se volvería serie de culo narraba una historia diferente cada capítulo siendo su única constante "la dama de negro", la muerte. Su formato permitió que varios jóvenes directores incursionaran por primera vez y que luego representarían a México internacionalmente.

 

 

Alejandro González Iñarritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro participaron en esta serie haciendo de todo no sólo dirigiendo; por ejemplo, Del Toro escribió 5 episodios, dirigió 6 y hasta hizo maquillaje (lo cual no extraña a nadie).

Por La Hora Marcada desfilaron los más grandes artistas como Patricio Castillo y Yoshio, pero también los que buscaban un lugar frente a la pantalla como la pequeña Anahí, ¡hasta los grandes youtubers de nuestros tiempos! Como Pedro Sola, aquí te dejamos el capítulo donde sale.

 

 

 

La Telaraña

 

 

Casi al mismo tiempo, entre 1986 y 1993 fue transmitida La Telaraña, que a diferencia del programa anterior mostraba historias que iban del terror al suspenso y que terminaban con alguna muy forzada moraleja.

La Telaraña utilizó temas originales para su entrada y para su música incidental, compuestos y ejecutados por Eduardo Bermúdez Motta. Los jóvenes Eugenio Derbez, “Radames” de Guerra de chistes y El “Repor” de Matutino Express, actuaron en algunos de los capítulos.

 

 

Apague la luz y escuche

 

 

Pero antes de que aquellos programas fueran famosos ya existía la radio, que todavía en la década de los 70 reunía a más público y que hoy ha alcanzado formatos como el podcast. Algunos de aquellos programas inolvidables fueron Apague la luz y escuche.

La inconfundible voz de la leyenda de la radio, Arturo de Cordóva, fue la pesadilla de los niños que usaron mezclillas acampanadas que aún recuerdan la frase "Nadie sabe, nadie supo, nadie sabrá? jajajajajaja?". Aquí puedes escucharlo otra vez.

 

 

La Mano Peluda

 

 

Por último, pero no menos importante el programa mexicano de terror que más ha durado al aire y que goza con más popularidad entre jóvenes y adultos, La Mano Peluda, el programaba que inventó el término "radio terror".

Por medio de Radio Formula y con su primer conductor Rubén García Castillo, La Mano Peluda salió al aire el 13 de agosto de 1995, para recibir las llamadas de los "peludomaniácos" que desean compartir sus horríficas historias.

La leyenda de la siempre verde y milagrosa Cruz de Zacate
MXCity
La leyenda de la Cruz de Zacate, cuenta que hace poco más de 400 años una cruz de pasto crece sin ser podada y permanece siempre verde.

Foto destacada: Rogelio León

La Cruz de Zacate se encuentra en una capilla pintoresca de Tepic, Nayarit.

 

. . .

 

El Tepic de 1619 era un pueblo muy pequeño dominado por españoles en que los indígenas se dedicaban al acarreo de la sal, un día alguno de aquellos muchachos que llevaban carga al Cerro de San Juan (Xalisco) inició esta leyenda cuando perdió el control de su carreta.

El mozo salió volando por los aires para aterrizar en un pedazo de campo donde la yerba había crecido más que el resto, al incorporarse notó que la pastura que había amortiguado su caída tenía una forma muy peculiar.

 

 

La hierba esponjada que sobresalía del resto tenía la forma de una cruz perfecta, media tres varas de alta y una de ancho, con la parte superior más ancha como dejando espacio para el letrero de INRI, Iesvs Nazarenvs Rex Ivdæorvm, "Jesús Nazareno, Rey de los Judíos".

Como todos los acontecimientos religiosos, éste también se supo de inmediato. Muy pronto se empezaron a preparar infusiones con la hierva y cataplasmas con la tierra, ambas con efectos curativos que incrementaron las visitas a la cruz.

 

 

Pronto se supo que en el Valle de Matatipac crecía una yerba milagrosa que no necesitaba poda alguna o cuidados, que no se agotaba y permanecía verde todo el año, haciendo que el número de visitantes creciera semana tras semana acrecentando la fama de la cruz.

Aunque las autoridades religiosas de la zona fueron notificadas de inmediato, no intervinieron, fueron los vecinos cercanos a la cruz quienes le procuraron una enramada para protegerla. Fue hasta 1694 que los frailes franciscanos se acercaron.

 

 

Con la idea inicial de levantar un santuario, se construyó un convento en las inmediaciones que fue terminado hasta 1784. Muchos años adelante, durante la guerra de reforma, el coronel Antonio Rojas destruyó la cruz, pero volvió a brotar en todo su esplendor.

Entrado el siglo XIX el convento fue abandonado para utilizarse como un hospital militar y hoy es el lugar de la Secretaría de Turismo del Estado de Nayarit, alrededor de la famosa Cruz de Zacate ha crecido la ya ciudad de Tepic que no ha olvidado su milagroso origen.

 

 

¿Por qué crece la Cruz de Zacate?

 

Muchos creyentes aluden el crecimiento de Tepic a la Cruz de Zacate, que todavía hoy sigue sin podarse y alrededor de la cual se han construido unos apretados muros que la resguardan del desmesurado paso de los años y los que no creen en ella.

Placas que narran algunos de milagros la rodean como gendarmes que vigilan a quien desean probar si es casualidad, suerte o tan solo una vieja leyenda que nació y sigue viviendo por los fieles creyentes en la Santa Cruz.

 

 

Actualmente la cruz sólo puede se admirada desde la Parroquia de la Santa Cruz de Zacate que teniendo el sobrado fervor de la gente la mantiene fuera del alcance del público asegurando que en efecto sigue sin podarse.

 

 

Cruz de Zacate

¿Dónde? Av. del Ejército #11, Jardines de la Cruz, Tepic, Nayarit.

¿Cuándo? Todo el año

¿Cuánto? Acceso libre guardando todo respeto e indicaciones de la Parroquia que la resguarda.

¿Quién fue Franz Mayer y cuál es su relación con México?
MXCity
Coleccionar puede ser más que un pasatiempo, Franz Mayer lo hizo una profesión que se hizo nuestra herencia.

 Foto destacada: Museo Franz Mayer

Uno de los museos más agradables para visitar la ciudad es la herencia de Franz Mayer Traumann.

 

. . .

 

En el centro histórico de la Ciudad de México existe museo que es la delicia de los amantes de las artes decorativas y el diseño, el famoso Museo Franz Mayer, pero ¿quién era? ¿Por qué el museo lleva su nombre? ¿Qué tiene que ver con nuestro país?

Franz Mayer Traumann nació en Mannheim, Alemania en 1882, al crecer se dedicó a las finanzas en Londres y luego en Nueva York, grandes ciudades donde sólo agregó experiencias para llegar finalmente a su destino definitivo, la que sería su tierra para siempre, México.

 

 

¿Cómo llegó a México el joven Franz Mayer?

 

Como muchos otros extranjeros que originalmente vienen sólo de vacaciones o por un tiempo,  Mayer desde que llegó en 1905 se enamoró de México, el joven agente de bolsa independiente hizo su fortuna y se casó en esta nueva tierra. 

Se dice que Franz Mayer sólo tuvo dos grandes amores, María Antonieta de la Macorra con la que se casó en 1920 y de la que quedo viudo tan sólo dos años después, y el coleccionismo, que para él significaba más que una simple afición.

 

 

¿Qué significaba el coleccionismo para Franz Mayer?

 

Viudo, con un trabajo bastante redituable y una buena fortuna acumulada, Franz Mayer dedicó su vida a lo que él consideraba un ejercicio intelectual, el coleccionismo, una selección meticulosa de objetos que se adquirieren con paciencia y un estudio puntilloso de los mismos.

Todo aquel que ha coleccionado algo, desde payasitos de porcelana hasta tazos, sabrá que se necesita una significativa pasión por el objeto en cuestión. El nacionalizado mexicano tenía una importante dedicación a las plantas, la cerámica, la pintura, los textiles, la escultura, los muebles y la orfebrería.

 

 

Lograr una basta colección como la de Franz Mayer, que consta de más de 10 mil objetos sólo fue posible por su propio respaldo financiero, la pasión que le llevó a recorrer todo Latinoamérica hasta el lejano Oriente y una habilidad innata para negociar.

Franz Mayer, que también era bibliófilo, obtuvo su colección durante 50 años así que hablar de ella de y todos sus objetos llevaría casi el mismo tiempo, razón por la que nosotros compartimos contigo los detalles interesantes del basto y curioso conjunto de objetos.

 

 

La colección reúne 9 500 objetos novohispanos de los siglos XVI al XIX, platería, cerámica, muebles, textiles, pinturas y ¡20 0000 azulejos! Ésta fue su primera adquisición, azulejos de diferentes edificios, entre ellos de la Casa de los Azulejos.

La colección de libros reúne 10 000 piezas de arte decorativo, historia de México, libros de coro, incunables, 766 ediciones anteriores a 1905 del Quijote, en 18 idiomas, entre muchas rarezas. Otra de sus grandes colecciones fue la de cerámica vidriada, conocida como loza.

 

 

En sus últimos días como coleccionista Franz Mayer se dedicó a reunir objetos virreinales de gran formato, para entonces ya contaba con todo un grupo de expertos y una red contactos que le permitieron reunir verdaderos tesoros de la historia de México.

Vasijas, platos, telas, estampados, ceniceros de plata, todo lo que te imagines en diversos materiales y técnicas que hacen de este acervo una fuente inagotable de estudio, de ahí la importancia de la colección de Franz Mayer: que aportó material para abundar en el estudio de nuestra historia.

 

 

La herencia: el Museo Franz Mayer

 

El señor Franz Mayer no tuvo hijos, estaba muy consciente de que debía planear qué hacer con la colección que le llevó un poco más de la mitad de si vida en un país que le recibió con los brazos abiertos y que él amó con auténtica pasión.

Franz Mayer cerró sus ojos en 1975, no sin antes declarar su última voluntad que era compartir con el público su basta e interesante pasión de vida. Fue así como en 1986 se fundó el fideicomiso con el Banco de México para abrir el Museo que fue idea del mismo coleccionista.

 

 

Colección Franz Mayer

¿Dónde? Museo Franz Mayer, Av. Hidalgo 45, Centro Histórico, CDMX

¿Cuándo? Martes a domingo de 11:00 a 17:00 h.

¿Cuánto?  General $70.00, estudiantes $25.00, INAPAM $25.00, profesores $25.00, visita guiada $20.00

x