Arte y Cultura
Breve historia cultural del grabado y sus protagonistas en México
MXCity
El grabado inició como estampas satíricas donde la gráfica formó parte importante de la denuncia de las condiciones sociales en México.

El grabado tiene una gran historia e importancia cultural en nuestro país.

 

El grabado es el tipo de impresión más antiguo en el mundo, hasta donde se conoce. La técnica fue desarrollada en China, en el siglo VIII de nuestra era para reproducir escrituras budistas .Después de doscientos años de práctica, el grabado demostró su importancia revolucionaria, cambiando la cultura de aquel país e incrementando considerablemente el número de personas que sabían leer y escribir.

El grabado en Europa surge hasta el siglo XV, convirtiéndose en el único método para reproducir ilustraciones, apareciendo entonces en libros y sustituyendo a los manuscritos iluminados. Albrecht Dürer y Giovanni Benedetto Castiglione, fueron los que dieron a conocer esta práctica y que la estampa alcanzó gran madurez y nuevas técnicas como la aguatinta, litografía y monotipo, entre otras.

 

 

En 1826 el conde italiano Claudio Linati introdujo a nuestro país la técnica de la litografía. Cuando el grabado llega a México, donde se separaría y distinguiría de lo hecho hasta entonces y empezó a vivir una vida propia como el país mismo. Los primeros ejemplos de grabadores desarrollados en México tenemos a Joaquín Heredia y Plácido Blanco, quienes en sus caricaturas ilustraban artículos del Gallo Pitagórico, atacando al régimen de Santa Anna.

En el México de finales del siglo XIX, la crítica social se pudo hacer gracias a las estampas satíricas generó un enorme potencial de imágenes donde la gráfica como denuncia se manifestó en una realidad mordaz, sarcástica y punzante? El cartel callejero como medio de denuncia dio la voz al pueblo y trastocó la palabra mediante el grito.

 

 

 

El grabado quería mostrar en realidad la gráfica producida después de la Revolución, aunque esté el antecedente inmediato del gran grabador que fue Posada. En ese entonces se empieza a producir grabado en madera, que no se había producido en más de medio siglo, y litografía con un propósito de producción artística. El grabado pretende mostrar quiénes somos, y hay una búsqueda de los artistas de la identidad, esta nueva identidad industrial, progresista, pero también con la realidad de la pobreza y del atraso. Se ven contrastes         

Pero fue en 1895 que José Guadalupe Posada hizo del grabado en zinc un arte, ya que el medio se prestaba a una mayor rapidez de ejecución. Posadas fue quien en la época configuró toda una estética en todo el país. Fue la Revolución Mexicana donde se impuso un estilo diferente, así como un nuevo contenido ideológico. Esta nueva visión artística se caracterizó por una militancia activa y la formación de una conciencia política y nacionalista.

 

 

 

Ángel Zamarripa retrata a uno de los líderes del movimiento armado: Emiliano Zapata. En 1921 llegó a México el artista francés Jean Charlot, cuya obra impulsó a un gran número de artistas mexicanos en el arte del grabado; durante ese mismo año, surgió la revista El Sembrador donde colaboraron con sus grabados artistas como Ramón Alva de la Canal, Ezequiel Negrete, Leopoldo Méndez, Gabriel Fernández Ledesma y Fernando Díaz de León.

Por iniciativa de José Vasconcelos en 1924, se organizó la Feria del Libro en el Palacio de Minería, donde se mostraron por primera vez grabados en madera hechos por Gabriel Fernández Ledesma y grabados en linóleo de Francisco Díaz de León.

 

 

 

En 1928 el movimiento ¡30-30! fue un órgano de grabadores y para 1934 vio el surgimiento de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), en medio de un clima de intenso nacionalismo y gran interés de las ideas socialistas. El Taller de Gráfica Popular, creado en 1937 por iniciativa de Leopoldo Méndez, Pablo O´Higgins y Luis Arenal, fue otro impulso importante. La idea principal del taller fue introducir en las artes gráficas un contenido popular y hacerlas de nuevo asequibles a las masas.

En 1947 el grabado recibió un fuerte estímulo con la fundación de la Sociedad Mexicana de Grabadores, cuyo propósito principal era difundir este tipo de arte. Esta forma de expresión ha permanecido vigente hasta nuestros días, incluso ha recibido nuevos impulsos, especialmente en el año de 1967 cuando se creó el grupo "Nuevos Grabadores" como una necesidad de darle al grabado una característica más acorde con las condiciones del momento.

 

 

 

Hoy en día, como en el siglo XIX, el grabado en México sigue siendo una mano izquierda levantada y empuñada con indignación, y un símbolo de las luchas sociales. En el grabado se representa el campo con sus magueyes y paisajes campiranos, pero también árido y en la miseria; sus campesinos raquíticos y hasta cadavéricos; obreros que sostuvieron con su trabajo el desarrollo industrial del país sin obtener los beneficios que contribuyeran a elevar su nivel de vida.

El grabado sigue denunciando a las prostitutas orilladas a vivir de su cuerpo; la burguesía representada con el buen vestir y las cenas de gala. El enterno de la industrialización y el progreso, las luchas sindicales, los movimientos sociales, la modernización de la ciudad, su suntuosidad y cómo se convierte en una capital de nivel mundial, están los vicios y los perdiciones que conlleva esta misma suntuosidad a la que están expuestas las personas.

 

 

 

Foto de Portada Artemio Rodriguez

10 fascinantes exposiciones para ver en diciembre del 2020
MXCity
La CDMX es una de las grandes capitales artísticas del mundo y su oferta de exposiciones es de las más elaboradas y reconocidas.

Aquí está la oferta cultural de la capital artística del mundo, la fabulosa CDMX.

 

. . .

 

Estamos a muy poco para que las actividades en la CDMX se renueven y con eso despertar nuestra sensibilidad, creatividad e incluso crítica, como el arte.

Pronto regresaremos a contemplar las distintas técnicas, materiales y medios para estimular las entrañas de todos aquellos que celebran esta clase de creaciones tan subjetivas.

No podemos dejar de decir que en el caso específico de la Ciudad de México, fue desde finales del siglo XVIII cuando comenzaron a erigirse los recintos museísticos. Los de esta urbe no son nada parecidos a los de otras latitudes del mundo. Alrededor de nuestra fascinante capital convergen museos clásicos, coloniales, históricos, modernos, fotográficos, filosóficos, prehispánicos, arquitectónicos, entre otros.

La realidad es que las exposiciones que se exhiben en la capital de los museos, nuestra CDMX, son profusas. Y como lo hacemos cada mes, hoy presentamos un listado con las mejores muestras que podrás hallar en la metrópoli y que estarán disponibles todo este mes que pinta increíble:

 

Monet Experience

Foro Buenavista

 

 

Monet Experience y los impresionistas, es una exposición que te llevará al interior de uno de los cuadros de Monet. Aquí se combina tecnología y arte para explotar tus sentidos. Una exposición imperdible.

Dónde: Eje 1 Nte. 259, Buenavista.

Cuando: hasta 15 de diciembre 2020 lunes y miércoles 10:00 a 19:00, jueves, viernes y sábado 10:00 a 20:00, domingo de 09:00 a 19:00, 

Cuánto: $120 viernes y sábado $160

 

Diego y Frida. 25 años en el Olmedo

Museo Dolores Olmedo

 

 

El Olmedo festeja su 25 aniversario renovando su colección de obras de Frida Kahlo. 20 pinturas hechas por Frida Kahlo y 27 por Diego Rivera que debes conocer. Una exposición para cerrar el año como se debe.

Dónde: La Noria, Antiguo Camino a Xochimilco

Cuando: Solo acceso restringido

Cuánto: $50

 

Archivo Expuesto: María Izquierdo

Museo Mural Diego Rivera

 

 

Esta es la primera edición de una serie dedicada a mujeres destacadas de la cultura mexicana. Además, la muestra funciona como complemento de la exposición principal, para comprender la obra de la artista jalisciense María Izquierdo, más allá de su paso por la Escuela Central de Artes Plásticas.

Dónde: Balderas S/N, Colonia Centro.

Cuando: hasta el 24 de enero de 2021. De martes a domingo, de 11:00 – 17:00 hrs.

Cuánto: $35

Domingos entrada libre a público en general.

 

Al filo de la navaja

Museo Jumex

 

 

Al filo de la navaja es una exposición con obras de artistas internacionales de la Colección Jumex. Organizada por Patricia Marshall, quien ha desempeñado un papel significativo en la formación de este acervo, la muestra se divide en cuatro secciones temáticas en las cuales se reflexiona sobre la migración y la libertad; el cuerpo humano; su entorno; así como el paso irrefrenable y siempre incompleto del tiempo.

Dónde: Miguel de Cervantes Saavedra 303, Granada.

Cuándo: hasta 29 de marzo de 2020. Martes a domingo de 10:00 a 19:00 hrs.

Cuánto: $30-$50

 

Alebrijes y Rebozos en el MAP

Museo de Arte Popular

 

 

La Exhibición de Mini Alebrijes del MAP 2020 en el patio del museo, no trata de suplir la exposición y desfile, que no se puede llevar a cabo por las condiciones actuales, sino de mantener una tradición, para lo cual se invitaron a 80 alebrijeros, algunas piezas aún vienen por paquetería: el desfile va a salir de una maqueta del Museo y llegará a otra maqueta del Ángel de la Independencia.

 A dicha muestra se suma Rebozo, resultado de una investigación de más de 25 años, a cargo de Ana Paulina Gámez, experta en el tema y curadora de la exposición, en la que se incluyen 450 piezas entre rebozosindumentaria, pintura, escultura, grabados, fotografía, cerámica, impresos y material didáctico.

Dónde: Calle Revillagigedo #11 Colonia Centro (Área 5).

Cuando: hasta el 28 Marzo 2021. Martes a domingo de 10:00 a 18:00

Cuánto: $60

 

Murales para un cubo blanco

Sala de Arte Público Siqueiros

 

 

La exposición conjuga obras de Ana Bidart y el colectivo Primal, Antonio Bravo, Iván Krassoievitch y Lucía Vidales, comisionadas para espacios de la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS). La muestra colectiva incluye materiales de consulta del Centro de Investigación y Documentación Siqueiros (CIDS) para contextualizar los proyectos presentados, además de obras de Siqueiros, provenientes de su acervo plástico.

Dónde: Tres Picos 29, Polanco.

Cuando: hasta el 27 de diciembre de 2020. De martes a domingo, 11:00 – 17:00 hrs.

Cuánto: $35

Entrada libre los Domingos

 

Azul Añil

Museo Franz Mayer

 

 

A partir de una curaduría del Museo Textil de Oaxaca, se propone un diálogo con las colecciones Franz Mayer y Ruth D. Lechuga que permite mostrar la importancia de las técnicas y saberes ancestrales para el diseño y producción de textiles frente los criterios de producción, distribución y uso en el mundo contemporáneo.

Dónde: Av. Hidalgo 45, Centro Histórico.

Cuando: hasta 17 de enero 2021. Martes a domingo, de 10:00 a 17:00 horas.

Cuánto: admisión general $70; martes entrada libre.

 

Esculturas en cera. Carmen Antúnez

Museo de El Carmen

 

Las obras de la reconocida artista plástica Carmen Antúnez forman parte del acervo permanente resguardado por el Mueso. La muestra se compone de 50 esculturas en cera que representan la diversidad de los atuendos en los bailes regionales de México, así como las diversas actitudes y semblantes de los grupos indígenas.

Dónde: Avenida Revolución 4 y 6, entre Monasterio y Rafael Checa

Cuando: hasta el 31 de diciembre de 2020; martes a domingo de 10:00 a 17:00 hrs.

Cuánto: $52

Entrada libre personas de la tercera edad, estudiantes y maestros con credencial vigente

 

Breve historia del tiempo de José Lebrija

Museo Jumex

 

 

Un auto americano de los setenta está a punto de entrar al agua luego de saltar por un barranco. Mientras, la gente sigue transitando por las calles que rodean al Museo Jumex. Ven a ver la pieza del mexicano Gonzalo Lebrija: Breve historia del tiempo. Una exposición que busca entablar una conversación con la vida misma y su temporalidad.

Dónde: Miguel de Cervantes Saavedra 303, Granada.

Cuando: hasta 13 de febrero de 2021. Martes a domingo de 10:00 a 19:00 hrs.

Cuánto: $30-$50

 

De la Tierra a las Lunas

Metro La Raza

 

 

Muestra de imágenes conformada por fotografías tomadas desde naves especiales, acompañadas por datos relevantes de la luna terrestre y de aquellas que giran alrededor de otros planetas.

Dónde: Estación del Metro la Raza.

Cuando: hasta 31 de diciembre de 2020, de lunes a domingo de 07:00 a 00:00 hrs.

Cuánto: $5 pesos

Foto destacada Museo Jumex

Cuadrángulo Rupestre: la gran zona mexicana llena de pinturas y grabados
MXCity
Cuadro rupestre, pinturas y grabados en piedra en varios sitios repartidos por todo México y los mayores de América.

Las mejores zonas para ver pinturas rupestres en todo el continente americano.

 

. . .

 

Se le denomina Cuadro Rupestre a la zona mexicana que agrupa la mayor cantidad de sitios con grabados en piedra de América. Se encuentra en el noreste de México, donde se concentra la mayor cantidad de sitios con grabados en roca y quizás del continente americano.

México cuenta con una gran variedad bien conservada que es muestra de la identidad milenaria y perpetua de sus habitantes. Este arte ha sobrevivido sobre la tierra por miles de años, y se han localizado yacimientos prácticamente en todo el territorio nacional, aunque debido a las condiciones climáticas el arte rupestre que más se ha conservado se ubica en el norte del país.

 

 

Se tienen registrados más de 3 700 yacimientos con pinturas o grabados. También ha calculado que aproximadamente el 70 % de los sitios arqueológicos del norte de México resguardan elementos de arte rupestre.

Y aunque este arte ha sobrevivido sobre la tierra por miles y miles de años, se encuentra en todo el mundo y México tiene una de las mejores exposiciones en todo nuestro continente.

 

 

El primero de ellos se encuentra en la Cueva de San Borjitas, Sierra de Guadalupe, BCS. Aquí, puedes ver las pinturas o dibujos que se encuentran en rocas o cavernas. Se estima que el panel de San Borjitas tiene una antigüedad de cerca de 7 mil 500 años.

Otras zonas importantes donde existen manifestaciones rupestres son La Pintada, Las Flechas, La Música, La Soledad, Boca San Julio, Cuesta Palmarito y El Ratón. Debido a la importancia de estas pinturas, y por la constancia que hacen de la existencia de una cultura milenaria, fueron incluidas en 1993 en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

 

 

Coahuila tiene algunos sitios arqueológicos rupestres como la Cueva Pinta (ubicada en El Sobaco, entre los municipios de San Pedro de las Colonias y Cuatro Ciénegas), El Hundido y El Junco, en la Sierra de la Fragua.

También destaca la Cueva de la Candelaria, una de las cuevas mortuorias más importantes de México. Se estima que estos sitios datan de diversas épocas que van, por lo menos, desde hace 10 mil años hasta el virreinato.

 

 

En el Valle de Tlacolula, en el estado de Oaxaca, hay dos vestigios prehispánicos y una serie de cuevas prehistóricas y refugios rocosos de ocupación humana, mismos en los que han sido encontrados rastros de arte rupestre en el que se pueden observas figuras humanas, fauna, flora y figuras abstractas en tonos rojos.

 

 

En este sitio existe evidencia de la domesticación prehistórica de diferentes especies de plantas, pues en la cueva de Guilá Naquitz se han encontrado semillas de calabaza que datan de hace 10 mil años, lo cual representa que son los restos más tempranos de plantas domesticadas descubiertos hasta la fecha en el continente americano.

 

 

Las pinturas rupestres de la Sierra de San Carlos, en el municipio de Burgos, en el estado de Tamaulipas, se han encontrado cerca de 5 mil pinturas rupestres realizadas por grupos de cazadores o recolectores de la región. Las piezas fueron halladas en el interior de oquedades y cañadas de la Sierra de San Carlos.

Las pinturas plasman figuras antropomorfas, zoomorfas, astronómicas y abstractas. Según explicaron investigadores, la importancia de su hallazgo radica en que gracias a ellas se ha podido documentar presencia de grupos prehispánicos en Burgos, donde se crecía que no había presencia humana.

Foto destacada INAH

San Marcos, la herencia popular de los cobertores bien mexicanos
MXCity
El cobertor San Marcos, con figura de tigre, obvio, es la única herencia que muchos padres le dejaron a sus hijos.

EL cobertor de tigre es un símbolo de identidad popular.

 

. . .

 

Los cobertores San Marcos son una maravilla para combatir el frío invernal, y muchos de nosotros contamos con una o varias de las famosas "cobijas del tigre", que son el cariño de muchos hogares mexicanos y se han convertido en todo un fenómeno cultural.

Existen cobijas con estampados de leones, tigres, lobos, águilas, venados y hasta escenas de guerreros aztecas; pero la más popular es la del tigre en sus varios diseños y variedad de colores.

 

 

En los 80 y 90 del siglo pasado, todo el mundo tenía un cobertor San Marcos, debido a que son resistentes, pesan poco y son una belleza popular. El origen de los cobertores se encuentra en Aguascalientes quien, a mediados de los setenta, fue una obra de Jesús Rivera Franco, quien descubrió el tejido sintético en un viaje a España. Las llamó San Marcos en honor a su barrio en Aguascalientes. De hecho, el logotipo de la marca es la puerta del Jardín de San Marcos, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad.

 

 

Las ventas de la empresa de Rivera Franco fueron muy buenas durante los primeros años, pero a principios de los noventa, los materiales más ligeros y modelos más económicos llegados de Asia, golpearon las ganancias de la empresa. En 1993, Rivera Franco vendió Grupo Textil San Marcos a la empresa de Monterrey Cydsa, que se deshizo de la planta de Aguascalientes en 2004, fecha en la que se fabricaron los últimos cobertores originales.

La fama de las cobijas San Marcos se extendió tanto, que otros lugares aprovecharon para fabricar otras similares, ya que una manta con un tigre estampado se acabó convirtiendo en garantía de un buen producto contra el frío.

 

 

El negocio familiar comenzó como fábrica de sombreros, la cual se instaló en Aguascalientes, pero años después tuvieron que regresarla a Jalisco debido a que no encontraron la mano de obra que requerían. Pero Rivera Franco, a los 15 años, decidió quedarse para aprender a tejer sarapes y así entrar a trabajar en una fábrica.

Años después, trabajó en otra fábrica en San Luis Potosí hasta que decidió renunciar a la posibilidad de obtener una plaza sindical. Regresó a Aguascalientes, pero ahora con la mira puesta en emprender su propio negocio textil.

 

 

En los años 50 instaló un taller y, en poco tiempo, el negocio creció hasta que, a finales de los años 80, llegó a tener una decena de plantas industriales en las que trabajaban alrededor de 4,000 personas. Con el tiempo, Rivera Franco también se dedicó a hacer negocios en las bienes raíces, y en 1992 vendió Grupo Textil San Marcos al consorcio regiomontano Celulosa y Derivados (Cydsa), el cual tenía divisiones industriales dedicadas a los hilos acrílicos, fertilizantes y productos químicos.

 

 

Con esa adquisición, Cydsa se convirtió en el mayor consorcio manufacturero de productos de acrílico en el País, mientras que la familia de Rivera Franco creó otra empresa que más tarde tuvo problemas legales y financieros.

Pero las fibras costosas, el proceso de hilatura y confección se volvió muy costoso para sostener la compañía, y los precios de las cobijas chinas no hacían competitivos a la empresa. Así que como con muchas otras cosas más, los productos asiáticos acabaron con la tradición, la popularidad de los cobertores, muy a pesar de la enorme popularidad que existe entre el público joven.

 

Foto destacada Alto Nivel

Boca de Potrerillos es una zona arqueológica en medio de las montañas
MXCity
Boca de Potrerillos es un sitio arqueológico que concentra la mayor cantidad de grabados en roca de todo México y tal vez de toda América.

Este sitio y museo se encuentra en la zona desértica de Nuevo León.

 

. . .

 

Se trata de uno de los mejores testimonios materiales de las desaparecidas culturas indígenas de cazadores-recolectores del noreste. Boca de Potrerillos es un lugar especial en Nuevo León por muchas razones, siendo la principal, que es la única zona rupestre con declaratoria presidencial en el noreste de México por sus relevantes datos arqueológicos y sus miles de rocas con petroglifos que preservan la memoria de los antiguos pobladores de la entidad.

Los restos materiales del sitio han permitido reconocer que los habitantes originarios subsistieron por más de ocho mil años de la cacería, pesca y recolección.

 

 

Las imágenes grabadas se relacionan con el culto y respeto a la naturaleza y a fenómenos como la lluvia y el sol y los ciclos biológicos de plantas y animales, y debían elaborarse como parte de una ceremonia o ritual, bajo la tutela del chaman o especialista del grupo para formar un consenso que ningún integrante se atrevería a poner en duda.

La representación de manos, pies y cuerpos humanos; astas y huellas de venado; la silueta de artefactos como el atlatl, puntas de proyectil, cuchillos y escarificadores; y la representación de plantas como el peyote, debieron realizarse durante celebraciones dedicadas a la cacería, ritos de iniciación, cambios de jefatura y otros aspectos transcendentes dentro de la cosmovisión indígena de la región.

 

 

Este 2020, el sitio arqueológico monumental del "Cuadrángulo Rupestre" del noreste de México, conmemoró 20 años como Zona de Monumentos Arqueológicos, con nuevas luces en investigación, una reciente actualización de sus áreas de atención al público, cédulas lúdicas y un puente colgante.

Se trata de uno de los mejores testimonios materiales de las desaparecidas culturas indígenas de cazadores-recolectores del noreste. Los análisis de materiales indican 7,700 años de ocupación humana, que van del año 5920 a.C. a 1760 d.C., durante la época de contacto con los españoles.

 

 

El sitio consta de seis kilómetros cuadrados, es estudiado desde los años 90, fue constituido como zona arqueológica y abierto al público en 1995, dando frutos importantes para el conocimiento de las bandas que dejaron su testimonio cincelado en las areniscas que afloran en tres elevaciones.

La ubicación de las imágenes dentro del sitio guarda relación entre la iconografía y la geografía: en la parte alta del cerro predominan los diseños relacionados con el paisaje y los astros; en la zona media están las escenas de cacería y el venado, y en la más baja, los motivos que aluden al agua, los arroyos, la lluvia.

 

 

Los cazadores-recolectores desplazaban su dominio habitacional dentro de circuitos de 50 a 100 kilómetros, y en esa periferia se han descubierto miles de vestigios rupestres que dibujan el rastro de campamentos estacionales, así como restos de fogones semejantes a un pozo de barbacoa, donde se asaba carne de venado y corazones de agave para obtener alimentos y bebidas), piedras quemadas, instrumentos de molienda y cientos de puntas de proyectil de distintas antigüedades, que van desde hace siete mil años hasta mediados del siglo XVIII.

 

 

Boca de Potrerillos se encuentra en el "Cuadrángulo rupestre": una gran área geográfica que abarca Monclova a Saltillo, en Coahuila, y Sabinas Hidalgo a Monterrey, donde se agrupa la mayor cantidad, probablemente de América, de sitios con grabados en piedra.

En este lugar lleno de historia, en el que ancestros dejaron la huella de su paso, también existe un pequeño museo con una sala de objetos encontrados en el lugar, así como fotografías de los petrograbados y centro de información para el visitante. Ofrece visitas guiadas y catálogo del acervo.

 

 

 

Boca de Potrerillos

Dónde: 14 kilómetros del municipio de Mina, al noroeste de Monterrey.

Cuando: martes a domingo, de 10:00 a 19:00 horas; en invierno cierran 2 horas antes.

Entrada libre

Foto destacada Wikiloc

x