San Nicolás Totolapan, la profusión de un bosque que es un pulmón de la ciudad
MXCity
El Parque Ejidal San Nicolás Totolapan es un magnífico santuario natural en la cima de la ciudad, con todas las facilidades para el ecoturismo.

San Nicolás Totolapan es un encuentro con el bosque a dos horas de la CDMX.

. . .

San Nicolás Totolapan  cuenta con 2,303 hectáreas propiedad de 336 ejidatarios. Cuenta con increíbles bosques templados al suroeste de la Ciudad de México y forman parte del Eje Neo volcánico en la Sub provincia de Lagos y volcanes del Anáhuac.

El paisaje es fantástico y dominado por laderas escarpadas y cañadas. En el bosque hay gran variedad de reptiles y aves, así como conejo montes, venados de cola blanca, mapache, gatos montes o lince y gran variedad de roedores pequeños. Hay una gran diversidad de aves endémicas de México, tales como el búho carnudo, la gallina de monte, entre muchas otras.

El Pueblo de San Nicolás Totolapan se integra al conjunto de pueblos originarios de otomíes y nahuatlacas. Las partes boscosas y más altas de la región fueron habitadas por otomíes o chichimecas. La vida ritual, las danzas, las máscaras y las fiestas en general se viven en este ejido, y se intensifican las relaciones de las nuevas comunidades producto de la mezcla cultural.

Sobre todo San Nicolás Totolapan cuento con atractivos naturales para actividades ecoturísticas son los majestuosos y bien conservados bosques de clima templado, los más de 100 kilómetros de senderos y brechas herencia de la etapa en que los bosques fueron explotados con fines industriales, parajes y sitios de gran belleza escénica.

Este ejido cuenta con una parroquia ubicada en el centro del pueblo de San Nicolás Totolapan, fundada en el año de 1535 y reconstruida en el año 1924. De estilo barroco, se encuentra construida sobre ruinas prehispánicas. Dentro del atrio de la iglesia se puede observar aún una piedra con inscripciones antiguas.

En su interior se resguarda la imagen del Cristo de la Misericordia, una pintura al óleo del santo patrón y una imagen del Niño Dios de gran valor artístico. Cada día 14 de julio se festeja el aniversario de la fundación del pueblo y el 10 de septiembre la fiesta del Santo Patrón.

 

Su clima es fresco y agradable la mayor parte del año y los abundantes arroyos, la rica comida regional con raíces prehispánicas, además del tradicional trato afable y cordial de los ejidatarios que invitan a volver a los visitantes. Aquí se organizan actividades en sus diferentes parajes como campamentos, facilidades para realizar actividades en las áreas rocosas, ríos y senderos tales como la tirolesa, escalada en roca, circuitos con diferente nivel de dificultad para ciclismo de montaña y caminatas de larga duración.

Además cuenta con espacios para comidas campestres, venta de alimentos típicos y productos del campo producidos en la región del Ajusco, área de juegos infantiles, sendero de comandos dentro del bosque, pesca recreativa en los estanques artificiales, renta de caballos para cabalgatas por el bosque, senderos interpretativos, visita a la cascada, espacios abiertos para carreras y ejercicios al aire libre, así como actividades en la granja agro didáctica, teatrito, vivero demostrativo, granja de truchas, y el venadario.

Asimismo, el parque cuenta con hospedaje en 2 albergues para grupos de 18 personas y 3 cabañas familiares, alimentación en 3 restaurantes con comida típica, talleres rurales en la granja didáctica, vivero infantil y vivero comercial, área para campamento, protegida con malla ciclónica, sanitarios, regaderas, asadores y sitios para fogata, asadores y juegos infantiles, 3 módulos de sanitarios, enfermería, paseos en tractor, renta de bicicletas y venta de refacciones, renta de caballos y tienda de viveres.

También cuenta con un salón de usos múltiples, construido completamente en madera, rodeados por el bosque con superficie de 320 m2, totalmente equipado para realizar eventos de capacitación, talleres, reuniones de trabajo entre otros, con un cupo de 150 personas. Lo mejor de todo es que el parque se encuentra a solo 20 minutos del periférico sur.

Parque Ejidal San Nicolas Totolapan

Dónde: Picacho-Ajusco 5, Panoramica, 14749 Ciudad de México, CDMX

Cuándo: lunes a domingo 8 am a 5pm

Entrada libre

Facebook

5 razones por las que la gastronomía mexicana está en el Top Mundial
MXCity
Ingredientes, mezclas, sabores autóctonos y tradición culinaria hacen que nuestra gastronomía deje una huella indeleble en el mundo.

Las gastronomía mexicana está llenando al mundo con sus sabores.

 

. . .

 

La comida mexicana es vibrante, auténtica, deliciosa y poco a poco está llenando al mundo entero con su sabor. Parte de nuestra gastronomía existen varios tipos de cocina que te enloquecerán y encontrarás una amplia variedad de platillos, bebidas, picantes de muchos colores, olores y mil sabores.

Nuestra cocina es famosa en todo el mundo, tiene tantos platos e ingredientes que la hacen auténtica y diferente y al mismo tiempo llena de tradición. Así que aquí te dejamos con  5 razones por las que la gastronomía mexicana está en el top mundial.

 

La cocina mexicana es una mezcla

 

 

Cada plato mexicano es una combinación de ingredientes nativos, recetas europeas y sabores africanos y del Medio Oriente. Ahora sabes por qué esta comida es tan deliciosa. La singularidad de los platos se debe a los diferentes sabores de los ingredientes. Además,

hay abundantes platillos con un perfecto sabor picante buena cantidad de condimentos.

 

 

Gran variedad de platillos

 

 

Hay muchos platillos y en cada región encontrarás un plato diferente que no coincidirá con ningún otro. Por ejemplo, en la península de Yucatán encontrarás platillos como panuchos y cochinita pibil a diferencia de las tlayudas y los platillos de mole negro hechos en la Oaxaca. Además, la cocina mexicana adopta los ingredientes a su cultura, así que tenemos platos italianos y franceses, británicos, del Caribe, de África e incluso libaneses y chinos que están presentes en nuestra gastronomía.

 

Las cocinas mexicanas están llenas de sabores

 

 

La comida mexicana es un paquete completo de especias equilibradas con precisión para dar un sabor fresco y picante. Ya sea que elija pollo, carne jugosa o verduras frescas, no faltarán sabores en su plato. El maravilloso aroma de diferentes tipos de especias definitivamente hace que las personas se enamoren de México y su comida. Los platos tradicionales como las verdolagas, cactus, romeritos, quintoniles, huauzontles, chayotes y más, son un encanto.

 

Uso de productos saludables

 

 

A pesar de eso, una de las razones más importantes que popularizan la cocina mexicana es el uso de ingredientes saludables. Los auténticos platos mexicanos son ricos en ingredientes saludables como maíz, aguacates, frijoles, verduras y carnes. Es una acumulación perfecta de carnes y verduras, que aportarán todos los minerales, proteínas y vitaminas necesarios a tu organismo.

 

Utensilios y productos autóctonos

 

 

Los utensilios exclusivos hacen posible cocinar con auténticos manjares, y delicias tradicionales. El molinillo se usa para hacer chocolate espumoso, el comal para las tortillas, el molcajete para las salsas? Pero eso no es todo, el chinicul, la chicatana, los chapulines, el cacao y el mezcal, del mismo modo que los nopales, la tuna, la vainilla el tomate, aguacate, guayaba, chayote, camote, jícama, tejocote, zapote, mamey y muchas variedades de frijoles?. No olvidemos los quesos.

Foto destacada Goats on the road

Chignahuapan es el precioso lugar en los nueve ojos del agua
MXCity
Chignahuapan es la entrada a la Sierra Madre Oriental, un paraíso ecoturístico y un Pueblo Mágico colorido e histórico.

Chignahuapan es uno de los pueblos mágicos más coloridos de todo México.

 

. . .

 

Chignahuapan es una ciudad al norte de Puebla, y reconocido como Pueblo Mágico por su fascinante historia, en gran parte leyendas, así como por su incomparable belleza, en la que la bruma desciende de la Sierra otorgando paisajes únicos.

Chignahuapan proviene del náhuatl: chicnahui, que significa «nueve»; atl, que significa «agua»; y el sufijo pan, que significa «sobre», «en»; "sobre las nueve aguas" o "donde abunda el agua". 

 

 

Durante la era prehispánica la zona fue ocupada por totonacas, quienes para el siglo X empezaron una coexistencia con nahuas, otomíes y tepehuas. En 1527 es fundada la población de Santiago Chiquinahuitle, «nueve ojos de agua», a donde llegaron misioneros a establecerse este lugar como centro para adoctrinamiento y conversión. Como dato curioso aquí nació "Capulina" y tienen una estatua en su honor.

Dentro de las cosas que puedes hacer en Chignahuapan, y como muchos de los Pueblos Mágicos de Puebla, este sitio es de suma importancia histórica debido a la influencia que ejerció Hernán Cortés durante la Conquista española.

 

 

 

También es posible admirar sitios culturales y naturales icónicos durante su visita a Chignahuapan. La Plaza principal de Chignahuapan te permitirá contemplar un colorido kiosco de estilo mudéjar construido a principios del siglo XX. Además, es el único quiosco construido con madera y que tiene una fuente debajo.

Este pueblo mágico tiene un spa de aguas termales, rodeado de exuberante vegetación. Se trata de baños termales que gozan de buena reputación por sus propiedades terapéuticas. Sus aguas provienen de un manantial que brota a una temperatura aproximada de 50 ºC.

 

 

La iglesia de la Inmaculada Concepción, es una iglesia contemporánea que ofrece uno de los monumentos religiosos más importantes de Puebla. En su interior se puede apreciar una escultura de la Virgen María, tallada en madera de cedro, obra del escultor poblano José Luis Silva.

También está la iglesia del Honguito, que en su interior se protege una seta petrificada, en la cual, algunos han asegurado ver varias imágenes regias. Esta iglesia fue construida en el mismo lugar donde se encontró el hongo.

 

 

En la laguna de Chignahuapan es posible realizar diversas actividades en medio de la naturaleza, como pescar, pasear en bote o nadar en sus refrescantes aguas. El Salto de Quetzalapa es uno de los lugares más frecuentados por viajeros aventureros. Aquí es posible practicar rappel o simplemente contemplar la cascada en esta cascada, considerada una de las más altas de Puebla.

La Casa del Axolote es un museo acuario dedicado al estudio y preservación de la ecología. Además, también ofrece un showroom dedicado al ajolote. En Chignahuapan es posible disfrutar de platillos auténticos de Puebla como el mole, chicharrones prensados ??y deliciosos tlacoyos.

 

 

 

También encontrarás deliciosos dulces, pan de queso y vino y licores a base de frutas con los que podrás disfrutar de una apetitosa comida. Recorre las calles de Chignahuapan y conoce la fascinante riqueza cultural y natural de este hermoso Pueblo Mágico de Puebla.

Descubrirás tal belleza de la selva que todos los días parece un telón de bruma que se abre con la luz del alba para descubrir laderas inclinadas, árboles frutales y cafetales; dejando a la ante tus ojos hermosas cascadas, y una laguna al centro rodeada por ríos y pozos termales.

 

 

En Chignahuapan se producen millones de esferas navideñas cada año, más de 200 fábricas y talleres alimentan a este pueblo, que se vi el colorido de las esferas y otros adornos festivos a sus fachadas. La mejor vista de este Pueblo Mágico se obtiene desde el Cerro Colorado, donde podrás admirar el valle y las casitas de colores y techos de teja.

Chignahuapan produce loza de barro rojo, ollas, cazuelas y macetas, además de tejidos de lana, cobijas, capas y otras piezas de vestir. No dejes de probar sus deliciosos dulces artesanales y licores de fruta.

 

 

La arquitectura tradicional de Chignahuapan se muestra en casonas de recios muros y techos de madera y teja. Como último tip, si deseas escapar del bullicio, dirígete a la Laguna Almoloya, a escasas cuadras del centro. Un lugar perfecto para pasear, descansar, e incluso probar suerte con la pesca, relájate con el nido de la impresionante caída de agua del Salto de Quetzalapán.

 

 

Chignahuapan Puebla

Dónde: Puebla, al Norte con Zacatlán, al Sur con el estado de Tlaxcala.

Cuando: todos los días

Entrada libre

Foto destacada México Cultural

Un sorprendente hallazgo maya en un cenote: El altar del inframundo
MXCity
Podemos afirmar que los antiguos mayas incursionaron en las partes más oscuras de las cavernas y los cenotes.

La cosmología maya sigue dando de qué hablar en pleno siglo XXI.

 

. . .

 

Para los mayas, los cenotes son el vientre la tierra, la entrada al inframundo y el pasaje directo de las deidades de las cavernas hacia el plano donde habitan los hombres. Gracias a los recientes descubrimientos, ahora podremos saber más sobre los altares ocultos en la oscuridad de la tierra y que por fin han salido a la luz de nuestros tiempos.

Normalmente, todo hallazgo de ruina maya se ubica en medio de la selva, o se tiene pleno conocimiento de su existencia en el subsuelo de las ciudades que han ido creciendo sobre ellos. Pero siempre hay excepciones, como el altar que se encontró en plena urbe de Playa del Carmen, Quintana Roo.

 

 

 

A unos metros de la Fiscalía de Playa del Carmen, se encuentra un espacio selvático, muy verde y tupido de hierba que se encuentra dentro de la urbe. El "jardín" por sus características, no es frecuentado por la gente, pero sí por el grupo ciudadanos que se encontraban estudiando el área.

EL hallazgo se debe al proyecto en conjunto que realizan el Planetario Sayab, "Cenotes urbanos de Playa del Carmen" y El Círculo Espeleológico del Mayab, A.C. conformado principalmente por voluntarios, que rastrean sitios arqueológicos.

 

 

Estos grupos fueron los que avisaron a las autoridades del INAH, quienes acordonaron el lugar para evitar saqueos y comenzaron a realizar un mapeo del lugar, tanto de la flora y fauna, como de la caverna donde fueron hallados los restos.

Al lugar se le bautizó como “La cueva del Templo” por ser encontrado en su interior lo que parece un altar, por cierto, pareciera que escondido, pues a diferencia de otros descubrimientos, este se encontraba muy adentro, no en las orillas.

 

 

El último secreto de Chichén Itzá

Incluso en lugares donde parece que se ha estudiado todo, los arqueólogos continúan siendo sorprendidos, en este caso se trata de la cueva del dios jaguar, Balamkú, ubicada a 2,7 kilómetros al este del Templo de Kukulkán.

Esta cueva es un santuario subterráneo preservado casi intacto por más de 1000 años y representa uno de los hallazgos más importantes en 70 años para el conocimiento de la cultura maya. Esta cueva había sido descubierta en 1966 y luego se volvió a reportar en 2018, sin ser estudiada en las dos ocasiones.

 

 

Los ejidatarios de la zona cuentan que iban cazando un armadillo o algún animal parecido, y fue este quien les mostró la existencia de la cueva del dios jaguar, fue entonces que reportaron el hallazgo al arqueólogo Víctor Segovia, quien cerró la caverna por indicaciones de los mismos ejidatarios.

Al no pedir permiso de una manera respetuosa a la caverna, se temía que algo malo pasara, no obstante, en esta ocasión se solicitó el apoyo de los lugareños, pues de manera fortuita los investigadores que hacían exploraciones subterráneas tratando de encontrar una entrada que les permitiera acceder al mítico cenote que está debajo de la pirámide de Kukulkán, dieron con la caverna.

 

 

En esta ocasión se realizó una ceremonia ritual con un sacerdote maya, para solicitar permiso de entrar y los investigadores no sufrieran ningún daño. El primer obstáculo librado fue una coralillo y luego los estrechos pasajes que llevaron a más 200 artefactos encontrados en perfecto estado.

Los investigadores señalaron que la condición de los elementos relacionados con el agua, que encontraron dentro de Balamkù, son, seguramente, rituales místicos muy particulares que tienen que ver con la petición de agua para sus cosechas o están relacionados con el inframundo: el espacio sagrado donde nace la vida, el agua primigenia, según la cosmogonía maya.

Foto destacada Milenio

El inadvertido Museo de Murales Beatriz de la Fuente Teotihuacán
MXCity
Estos murales milenarios alguna vez cubrieron las paredes de los complejos residenciales de la antigua ciudad. 

El misterio y la magia sobran dentro de este enigmático museo sobre la vida teotihuacana.

 

. . .

 

El Museo de Murales Beatriz de la Fuente Teotihuacán resguarda en sus paredes de miles de complejos residenciales a lo largo de la antigua Teotihuacán, preciosos joyas del arte prehispánico.

 Hoy en día, muchos de ellos viven en un modesto museo dentro del sitio arqueológico: el Museo de Murales Beatriz de la Fuente Teotihuacán. Nombrado en honor a la historiadora del arte mexicana Beatriz Ramírez de la Fuente, el museo alberga más de cincuenta murales milenarios junto con varios artefactos recuperados de templos y palacios en el lugar.

 

 

 

El museo consta de nueve salas principales, cada una con su propio enfoque temático, que abarca el espacio y el tiempo. Dentro de los murales, lo real y lo fantástico se fusionan; un felino con un tocado de plumas saca una lengua bifurcada y los pájaros magníficos liberan fuentes de agua de sus picos.

También aparecen figuras de aspecto humano en todo el museo, algunas deidades mortales y otras.

 

 

El paso del tiempo, estrechamente relacionado con la observación astronómica, es un tema recurrente en los murales y artefactos de todo el museo. Un pequeño monolito que se cree que se usó para realizar un seguimiento del tiempo y los solsticios se puede encontrar hacia el centro del museo.

Si o deseas visitar, se exhiben dos frascos de cerámica, junto con dieciocho hojas de obsidiana y un fémur humano, encontrados en una caverna de observación astronómica.

 

 

Los pigmentos utilizados para colorear los murales de Teotihuacán se obtuvieron principalmente de piedras semipreciosas y tierra; la hematita produjo un rojo sorprendentemente brillante, la malaquita un verde esmeralda y la azurita un azul profundo.

El Museo de Murales fue un proyecto gestado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Universidad Nacional Autónoma de México, a través del Seminario La pintura mural prehispánica en México de dicha universidad, encabezado por la doctora Beatriz de la Fuente.

 

 

El Museo es un espacio creado para mostrarnos la riqueza artística contenida en la ciudad prehispánica de Teotihuacan. Fue proyectado en 1997 y materializado en 2001 por el INAH, y reestructurado en 2006.

Alberga una extensa colección de piezas arqueológicas, como es piedra labrada, cerámica, obsidiana y por supuesto una gran cantidad de fragmentos de murales, así como maquetas y un extenso cedulario informativo para explicar el proceso de trabajo en la elaboración de la pintura mural.

 

 

El objetivo principal del museo es mostrar al visitante la otra cara de la ciudad antigua de Teotihuacán, la ciudad original decorada por infinidad de pintura en todos los edificios que la conformaron.

Los temas se desarrollan a partir de la ubicación espacio temporal de la ciudad, éstas son: 1). Integración plástica, 2). El Tiempo. Orientación urbana y Pintura Mural, 3). El juego de pelota y el inicio del tiempo, 4). Los temas en los Murales Prehispánicos, 5a). Fases Técnicas, 5b). La Técnica, 6). Reproducción del Pórtico 25 de Tetitla, 7). Ideología y religión, 8). El conjunto del Sol. Zona 5-A y 9). Sala informativa, Beatriz de la Fuente, como un tributo y reconocimiento al trabajo realizado por la doctora de la Fuente.

 

 

En este museo podemos observar distintos aspectos artísticos, representando perfecta amalgama de las distintas artes teotihuacanas (arquitectura, escultura y pintura); observaremos la importancia que la cosmogonía y el tiempo tuvieron en la cultura teotihuacana.

Los aspectos fundamentales del muralismo teotihuacano, como son su técnica, método de escritura (que aún no ha sido descifrado en su totalidad), así como su cronología con base a la evolución técnica y artística; la relación con la ideología y la religión de acuerdo a los estudios realizados de este invaluable arte de al menos 1500 años de antigüedad.

 

 

 

 

Museo de Murales Beatriz de la Fuente Teotihuacán

Dónde: Circuito Paseo de los Dioses 1, Av. Pirámides, Teotihuacán San Martín de las Pirámides

Cuando: lunes a domingo de 8:00 a 17:00 horas.

 Cuánto: $80 pesos. Incluye entrada a la Zona Arqueológica.

Foto destacada Noticias EC

x