Arte y Cultura
Los Cuerpos Relicario de las catacumbas romanas que hay en la CDMX
MXCity
Los cuerpo-relicarios que viajaron desde Roma para ubicarse en diferentes templos como la Catedral Metropolitana, el templo del Carmen en San Ángel.

Fotografía Joanna Ebenstein Morbid Anatomy

Conoce la historia de los cuerpos-relicario que hay en nuestro país.

 

Relicario proviene del latín reliquiae,​ y hace referencia a la caja o estuche para guardar reliquias o recuerdos de los santos y exponerlas a la veneración de los fieles. Estuvieron en uso con el nombre de encólpium ya en los primeros siglos de la Iglesia, aunque por entonces tenían carácter privado y se llevaban pendientes del cuello en forma de cajitas o de medallas con figuras e inscripciones.

Los relicarios más antiguos son ejemplares del siglo IV regalados por San Gregorio a la reina Teodolina. Entre ellos, se encuentran ciertas botellitas muy comunes en aquella época, que sólo contenían algodón empapado en aceite bendecido o tomado de las lámparas que ardían junto al sepulcro de algún mártir. Para la veneración pública de las reliquias en aquellos primeros siglos bastaban los sepulcros y altares que las contenían.

 

INAH

 

Los cuerpos de los mártires fueron tan preciados y dignos de veneración que muchos fieles recogían la sangre derramada del santo, empapándola en esponjas, paños o cualquier otra materia absorbente. Esta reliquia era llamada sangre de los mártires. También se compraban ungüentos y las envolvían en ricos tejidos, para que lo frotaran sobre el cuerpo del santo hasta que finalmente se llegaba a pagar por el cuerpo de un mártir sumas considerables para darle sepultura.

Durante muchos años se llegaron a depositar los cuerpos-reliquia en las puertas de las iglesias que los fieles besaban antes de entrar. Otro lugar donde se conservaban era en oratorios privados y a veces incluso en casas particulares. En la segunda mitad del siglo IV empezó la práctica de fragmentar los cuerpos para que todos los fieles pudieran apreciar la reliquia.

 

INAH

INAH

 

Finalmente, se crearon los cuerpo-relicarios en 1578: figuras de cera moldeada de tamaño natural de los santos de devoción de cada iglesia.  Esto se dio en la ciudad de Roma, cuando se descubrieron las catacumbas donde descansaban las osamentas de los primeros mártires de la cristiandad, que fueron llamados corpi santi o cuerpos santos. En México existen algunos de estos cuerpos de los mártires san Vicente Niño y San Deodato, pertenecientes a la colección de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, y de san Clemente, del templo del Carmen, en San Ángel.

Desde 2015 estos cuerpos fueron sometidos a un análisis de radiología digital directa, mediante el cual se determinó la ubicación exacta y el tipo de restos óseos que fueron colocados en su interior hace más de tres siglos. A través de esta tecnología no invasiva, expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron dentro de las esculturas un cráneo, costillas, huesos sacros, falanges de pies y manos, tibias y cuatro pequeños fragmentos de material óseo. Asimismo, se identificó que en estas piezas, la cabeza, piernas y brazos son de cera y el torso de tela, además se registró la presencia de elementos metálicos.

 

Foto Siempre!

Foto Siempre!

 

“El objetivo fue apreciarlos desde un punto de vista científico, para saber cómo se construyeron, conocer el estado de conservación que tienen las reliquias y plantear una propuesta de intervención”, comentó en ese entonces Gabriela Sánchez Reyes, especialista de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH. La radiología digital que se utilizó para esto, es una herramienta portátil que proporciona información en segundos permitiendo hacer grandes acercamientos para su análisis y registro.

El cuerpo-relicario de san Vicente Niño perteneció a la Colegiata de Guadalupe, que hoy se conoce como la Basílica, y el de san Deodato procedía del Ex Convento de Santa Teresa la Nueva, desde el siglo XIX ambos forman parte de la capilla de las reliquias de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, donde se muestran en la festividad de Todos los Santos, el 1 de noviembre, junto con otro medio centenar de relicarios hechos en plata, oro y madera.

 

Foto Siempre!

 

Foto Siempre!

 

La reliquia de San Vicente Niño cuenta con una “Auténtica”,  es decir, un documento expedido por la Santa Sede en 1772, que certifica que es un mártir de las catacumbas romanas. Mientras que el de San Deodato no se ha localizado en los archivo de la Catedral. Se cree que la reliquia de San Vicente Niño fue donada por algún clérigo o personaje acaudalado, y los inventarios de este templo mexicano tiene registros de 1588.

En Lagos de Moreno, Jalisco también se completó el análisis de radiología y registro tridimensional del relicario de san Hermión Mártir, obra resguardada en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, en Lagos de Moreno, Jalisco, el cuál contiene numerosos restos óseos, probablemente la osamenta completa, de una de las primeras personas inmoladas por defender la cristiandad.

 

 

Sólo dos días al año, el 1 y 2 de noviembre, la Capilla del Santo Entierro y de las Reliquias de la Catedral Metropolitana, abre sus puertas para recibir a cerca de 40 mil visitantes donde es posible ver las 211 reliquias de primer grado (osamentas) de los primeros santos del catolicismo. La capilla no estaba dedicada a reliquias, pero cuando llegaron los restos óseos en el siglo XVI, se modificó para hacer espacio a las urnas, que están ocultas detrás de pinturas alusivas a los restos que cada una contiene. La Catedral Metropolitana de la CDMX también tiene en su acervo los cuerpo-relicarios.

En la iglesia Santa Teresa la Nueva, de la calle Loreto 15 del Centro histórico de la CDMX, Gabriela Sánchez Reyes, investigadora de la Coordinación Nacional de Monumentos del INAH, es la investigadora de la escultura de una bella mujer dormida con el nombre de Santa Celeste, que en su interior resguarda auténticos huesos humanos dando forma a sus manos y pies.

 

Foto Siempre!

Artistas Revolucionarios en México, una exposición sobre la estética política
MXCity
Esta exposición es una gran oportunidad para conocer grabados de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Pablo O’Higgins, Raúl Anguiano, Andrea Gómez, Sarah Jiménez y Mariana Yampolsky.

El MUNAE expone 180 piezas políticas de grandes artistas gráficos del siglo XX.

 

El Museo Nacional de la Estampa (Munae) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) exhibe la muestra La célula gráfica. Artistas revolucionarios en México, 1919-1968, cuyo objetivo es valorar la función del arte como compromiso social. Esta exposición se centra en el trabajo de artistas que 1921 y hasta la década de 1960, asumieron la tarea de crear imágenes con mensajes generalmente de índole social.

La célula gráfica es una gran oportunidad para conocer parte del acervo del Munae que pocas veces se ha exhibido, principalmente de grabadores reconocidos, como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Luis Arenal, Xavier Guerrero, Leopoldo Méndez, Pablo O’Higgins, Raúl Anguiano, Ángel Bracho, Francisco Dosamantes, Alfredo Zalce, Arturo García Bustos, Francisco Mora y Francisco Moreno Capdevila. Igualmente contempla la obra de Andrea Gómez, Sarah Jiménez y Mariana Yampolsky.

 

 

Para Emilio Payán, director del Munae, La célula gráfica… “es un mosaico de la obra de artistas que buscaron impulsar sus capacidades, pero sobre todo reconocer el relevante papel que desempeñaron en las transformaciones que nuestro país ha vivido.

La Revolución Mexicana, entre otros acontecimientos de gran envergadura, generaron una transformación que impactó a todos los sectores, desde el social y el político hasta el cultural y económico. De ella se desprendió una corriente artística que se apropió de recursos como la pintura mural, la gráfica, la literatura y otras disciplinas, que favorecieron la nueva política de la nación.”

 

 

 

Estos artistas gráficos algunos afiliados al Partido Comunista Mexicano, se agruparon en ligas, colectivos y sindicatos para difundir su mensaje artístico y ponerlo a disposición de obreros y campesinos que seguían luchando por sus derechos.

La curadora Ana Carolina Abad, abundó en que la célula de los grabadores, junto con los muralistas, crearon obras que apoyaban las luchas obreras y campesinas, a ciertos candidatos o presidentes y, a nivel internacional, las luchas antifascistas en Europa y los regímenes de izquierda.

 

 

 

El centenario de la fundación del Partido Comunista Mexicano es un buen pretexto para explorar la filiación de izquierda de los artistas mexicanos, y cómo ésta se refleja en su obra, por lo menos hasta 1968. Estos artistas alimentaron el imaginario nacional sobre proletarios, campesinos, masas, el pueblo, y los héroes de la historia patria y de la historia mundial, así como a los enemigos del pueblo, de la Revolución y de la democracia.

La célula gráfica… está conformada por obra gráfica que pertenece al acervo del Museo Nacional de la Estampa, y por importantes piezas de la colección particular de Ernesto Arnoux y del Centro de Estudios del Movimiento Obrero y Socialista, A.C.

 

 

 

Podremos ver cerca de 180 obras, entre grabados en madera, en linóleo, litografías, fotografías, material documental y publicaciones periódicas. Los núcleos temáticos en las que está dividida la muestra, abarcan las luchas obreras y campesinas, las condiciones de trabajo de ambos grupos, las huelgas y las manifestaciones, la represión, los horrores y las consecuencias de las guerras, las diferentes formas de representar a los trabajadores, entre otros tópicos.

La exposición recuerda al arte como soporte para representar nuestra particular visión e interpretar dibujos, grabados, hojas, volantes, caricaturas, viñetas, textos que se fusionan con imágenes, prensa ilustrada, sellos y placas, que retratan imágenes fantásticas con juegos ópticos, sugerentes, estimulantes y que permiten una mirada inédita, atractiva y compleja del grabado que el público encontrará en esta exposición.   

 

 

 

La célula gráfica. Artistas revolucionarios en México, 1919-1968

Dónde: Museo Nacional de la Estampa (MUNAE)

Dirección: Avenida Hidalgo No. 39, Plaza de la Santa Veracruz, colonia Centro

Cuándo: hasta el 23 de febrero de 2020; lunes a viernes de 9:00 a 17:00 h

Cuánto: $55 pesos

Domingos entrada libre

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Fotos del MUNAE

Bibliotecas para leer, relajarse y más tarde ir de fiesta
MXCity
En estas bibliotecas puedes dedicarte a encontrar los libros que necesitas para tus deberes, también relajarte y más tarde salir de fiesta.

Después de estudiar en la biblioteca puedes armarte un buen plan para salir.

 

Algunas bibliotecas son lugares que se convierten en sitios obligados para  visitar, debido a su historia, a que son lugares preciosos, o solo porque el tiempo se ha encargado de convertir estos sitios en lugares célebres debido a su diseño innovador, a que la arquitectura es interesante para fotografiar.

Pero a pocas personas, les resulta emocionante ir a un lugar callado, donde hay que estudiar o leer, muy a pesar de su diseño. Sin duda en la Ciudad de México tenemos muchas bibliotecas preciosas, pero ahora queremos compartirte algunas bibliotecas donde puedes estudiar, después relajarte un poco y más tarde salir de paseo. Echa un vistazo a estas recomendaciones.

 

Biblioteca de México José Vasconcelos

Balderas

 

 

Desde 1946 esta biblioteca es un centro cultural para niños, jóvenes y adultos. Cuenta con conexión de internet, hemeroteca, sala especial para personas con discapacidad visual y bibliotecas personales con acervos más especializados.

La biblioteca tiene algunos parques internos donde puedes leer en paz. Incluso puedes jugar ajedrez o solo contemplar el avance de las nubes; si te aburres puedes salir de la biblioteca y también estarás en un parque, los fines de semana hay un tianguis de juguetes y casi siempre tiene diversas actividades.

Dónde: Plaza de La Ciudadela 4, Centro Histórico, Cuidad de México.

Cuándo: lunes a viernes de 9: 30 a 19:30

 

Cicatriz

 Juárez

 

 

Después de la biblioteca puedes ir a este bar diminuto donde se está muy a gusto a solas o charlando con no más de dos interlocutores. En la barra se preparan margaritas, daiquiris, y hay mezcal, vino espumoso tequila, jerez y más opciones. Además a veces se organizan pop-ups en los que invitan a artistas o chefs a preparar sus especialidades.

Dónde: Dinamarca 44, Col. Juárez.

Cuándo: Lunes a sábado de 09:00 a 23:00

 

Biblioteca Vasconcelos

Buenavista

 

 

Desde 2006 ésta biblioteca tiene un acervo de más 580 mil libros, diversas actividades culturales además de un parque increíble para aprender sobre botánica. También hay varias salas donde puedes ir a relajarte sin que nadie te moleste. A la salida, puedes ir al tianguis del Chopo.

Dónde: Eje 1 Norte esq. Aldama s/n, Buenavista, Ciudad de México.

Cuándo: lunes a domingo de 8:30 a 17:30

 

Nuevo Terraza Casino

Santa María la Rivera

 

 

Después de la biblioteca y el relax, puedes pasarte a la terraza Casina, donde tienen de todo: Ron, Gin, Brandy, Vodka, Whisky, Tequila, Cerveza, Cocteles, Mezcal; puedes escuchar música en vivo y terminar la fiesta con toda la actitud.

Dónde: Santa María La Ribera # 24 Colonia: Santa María La Ribera

Cuándo: jueves a sábado desde las 13:00 hasta las 02:00 am

 

Biblioteca Francisco Xavier Clavijero

Santa Fe

 

 

De los 700 mil libros que tiene esta biblioteca, 70 mil son antiguos y raros. También resguardan fondos documentales como la Colección de Porfirio Díaz. Se encuentra dentro de las instalaciones de la Universidad Iberoamericana,  así que puedes acudir y relajarte en la cafetería, o en las muchas zonas de descanso que hay en esta universidad.

Dónde: Prolongación Paseo de la Reforma 880, Ciudad de México.

Cuándo: lunes a viernes de 07:00 a 20:45; sábados de 9:00 a 1:45.

 

Bar27

Santa fe

 

 

Es un lugar increíble para bailar donde ponen clásicos que nunca mueren y nuevas canciones. Aunque es difícil entrar pero vale la pena la espera. Tiene una gran barra y siempre se pone bueno.

Dónde: Guillermo González Camarena 1205, Santa Fe,

 

Archivo General de la Nación

San Lázaro

 

 

Este lugar sirvió como penitenciaría desde su inauguración en 1900 hasta 1976. Actualmente es el Archivo General de la Nación y se encarga de custodiar, ordenar, describir y conservar los documentos que forman parte de su acervo para que la consulta por parte del público sea más fácil. Ahí mismo hay un jardín, y a las afuera también hay varios lugares de descanso para después de tanto estudio. También queda muy cerca del zócalo donde seguro encontrarás fiesta.

Dónde: Av. Ing. Eduardo Molina 113, col. Penitenciaría Ampliación, Delegación Venustiano Carranza.

Cuándo: lunes a sábado de 09:00 a 17:00

 

Penthouse Palma

Zócalo

 

 

Este spot dedicado casi en su totalidad a la difusión de la música electrónica en cualquiera de sus facetas. Este lugar se encuentra en una terraza que da una vista inigualable a la plancha del Zócalo. Aunque muchas veces los eventos son privados con algún costo, otros tantos son gratuitos.

Dónde: Palma 40 Piso 9 Centro Histórico

Cuándo:

 

Biblioteca de la Fonoteca Nacional

Coyoacán

 

 

La Fonoteca Nacional ofrece al público dos acervos sorprendentes, como sonidos digitalizados en la Audioteca Octavio Paz, que comprende lo mismo radionovelas, que noticieros, sonidos urbanos y más. El segundo, de libros especializados en música, sonido y otros ámbitos de la escucha, en la Biblioteca Salvador Novo.

Además este lugar tiene un hermoso jardín donde podrás escuchar, leer o darte un tiempo para ti mismo.

Dónde: Francisco Sosa 383, Barrio de Santa Catarina, Coyoacán

Cuándo: lunes a sábado de 10:00 a 18:00

 

Hijo del cuervo

Coyoacán

 

 

Muy cerca de la fonoteca está este lugar lleno de historia, que ofrece delicias endémicas de nuestro país como sus famosos tacos de cochinita y de arrachera o su inigualable sopa azteca. Además de una que otra opción internacional que resultan las preferidas de los clientes, como es el caso de sus hamburguesas y baguettes. Jueves y viernes se pone Jazz y los demás días encuentras fina selección musical diversa un poco más orillada a los géneros de rock.

Dónde: Jardín Centenario 17, Coyoacán, DF.

Cuándo: Lunes a Miércoles de 13:00 a 23:30 hrs. Viernes de 13:00 a 2:30hrs., Sábado de 13:00 a 1:30 hrs., Domingo de 13:00 a 00:00 hrs.

Las alfombras monumentales de Michael Lin llegan al Museo Jumex
MXCity
El estilo de estos tapices monumentales de Michael Lin combinan la estética pop con la tradición pictórica taiwanesa.

Michael Lin es un artista que recrea su país natal, Taiwan, en cada una de sus piezas.

 

Michael Lin es un destacado pintor contemporáneo taiwanés, asociado con la generación de artistas que se dedican a la filosofía de la estética relacional, y preocupado por la topografía cultural regional y la lengua vernácula local.

Desde finales de 1990 se reconoce como el creador de las flores audaces, un motivo visual característico de Taiwán con patrones florales, que imitan bordados que adornan las almohadas taiwanesas.

 

 

Sus paisajes florales repetitivos y de apariencia simples, están en sintonía con el vocabulario visual taiwanés, han demostrado ser la parte más resonante política y cultural de su trabajo. El trabajo de Lin tiene asociaciones con la arquitectura ya que concibe su arte no solo como una pieza de lienzo plano, sino como un espacio con el que los espectadores pueden interactuar y dentro.

Michael Lin describe su trabajo como un acto placentero, cálido y acogedor. Durante las protestas y desacuerdos políticos de Taiwán, el artista tomó la decisión de buscar inspiración en su interior para abrirse camino entre lo que se convirtió en sus motivos florales. Su primer diseño floral tuvo una gran resonancia política y cultural. Mariposa B1-09 es un proyecto del artista Michael Lin comisionado por el Museo Jumex. La exposición presenta un piso pintado a mano que se extiende más de 1,300 m2 cubriendo toda la plaza y la planta baja del edificio.

 

 

La obra que se presentará en el Museo Jumex, está basada en el diseño de un mantel tradicional mexicano, que recuerda los patrones de algunos textiles de Taiwán. El mural sirve como escenario, tanto físico como metafórico, donde puede apreciarse la interacción de la cultura popular con el arte y sus instituciones.

La esencia de la obra de Michael Lin proviene de los tejidos tradicionales y artes decorativas taiwaneses. En una constante búsqueda e investigación de la cultura oriental, Lin basa su trabajo en la creación de ambientes con los motivos de las telas tradicionales orientales.

 

 

 

Lin emplea estos motivos por su familiaridad y sensualidad, más que por sus connotaciones tradicionales, iconográficas o simbólicas. A través de su pintura, el artista nos invita a interrogarnos sobre el espacio expositivo, el límite entre lo público y lo privado y la relación entre las artes “nobles” y las artes “decorativas”.

En sus pinturas, como en la pintura tradicional de paisaje china, se recrea una atmósfera de artificio sumamente estética. Utiliza el espacio como medio.

 

 

 

Los proyectos de Michael Lin son en la mayoría de los casos de grandes dimensiones, murales pintados sobre techos y suelos que abarcan grandes superficies como en su intervención en el Palais de Tokio en París en 2002, donde el artista intervino en el suelo del bar del nuevo centro de arte.

En esta misma línea se encuentra el proyecto House de 1998, donde pintó una superficie de pared de 900 x 500 metros con un diseño tradicional taiwanés o una de sus últimas obras,  realizada en la galería de arte Nogueras Blanchard de Barcelona donde pintó varias mesas para que fueran usadas durante una cena.

 

 

Michael Lin presenta un monumental mantel de flores que busca reconfigurar y transformar la manera en la que se concibe la arquitectura institucional. Con una trayectoria de más de 20 años, Lin se sitúa en la esfera de la realidad inmediata; de tal manera que rompe la barrera contemplativa para que el público tenga una experiencia inmersiva al momento de presentar sus piezas.

La muestra organizada por el curador Kit Hammonds, sirve como escenario para apreciar la interacción de la cultura popular con el arte y sus instituciones. Además es una reflexión sobre la manera de concebir las relaciones con las edificaciones de la ciudad, incluso aquellas que son lugares dedicados al arte.

 

 

 

Mariposa B1-09 de Michael Lin

Dónde: Museo Jumex

Dirección: Miguel de Cervantes Saavedra 303, Granada, Miguel Hidalgo, CDMX

Cuándo: del 4 de febrero al 28 de junio

Cuánto: $30 pesos público nacional. $50 pesos público internacional

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

El Códice Quetzalecatzin, el singular manuscrito que se conserva desde el siglo XVI
MXCity
El asombroso códice Quetzalecatzin ahora se encuentra disponible en línea; ven a darle un vistazo a esta joya mesoamericana.

El Códice Quetzalecatzin es uno de los manuscritos más importantes de la historia de América; ven a conocer su historia.

 

Los códices son manuscritos que retratan los conocimientos de los antiguos pueblos mesoamericanos. Joaquín Galarza explica en Los códices mexicanos que “son fuentes de primera mano en los que las sociedades indígenas, por intermedio de escribas […] dejaron constancia fiel de sus logros y avances culturales y científicos”.

 

Imagen de: Reconoce MX

 

Además, los códices guardan consigo información sobre “las creencias religiosas, los ritos y ceremonias, la historia, el sistema económico y la cronología, entre muchos otros”. Es por ello que son de gran importancia y representan un gran legado para nuestro país.

En México son pocos los códices mesoamericanos que se lograron resguardar. Se cree que los códices de antes de la conquista fueron quemados y robados en el proceso de colonización. En otros casos, fueron enviados a Europa y Estados Unidos por diversas circunstancias. Tal es el caso del códice Quetzalecatzin, del que La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos tiene posesión.

 

Imagen de: Library of Congress

 

El códice fue adquirido de las colecciones de la galería Francesa Charles Ratton y Guy Ladrière. Este manuscrito es uno de los más importantes de la historia temprana de América; también es conocido como el Mapa de Ecatepec-Huitziltepec. Muestra la información genealógica y la propiedad territorial de la familia indígena “de León”. Cabe mencionar que esta familia fue descendiente de Quetzalecatzin, principal líder político de la región en 1480.

Como señala John Hessler, conservador de la Biblioteca del Congreso, “El códice refleja la extensión de la propiedad territorial y otras posesiones del linaje familiar de los ’de León’ y muchos de sus miembros aparecen retratados en el manuscrito”.

 

Imagen de: barriozona.com

 

Asimismo, se muestran zonas como la iglesia de Todos los Santos, en lo que hoy día es la actual Ecatepec. Además, cubre zonas de los actuales estados de Puebla y Oaxaca. En él también se retratan gráficamente las interacciones culturales que ocurrieron desde 1480 hasta 1593, es decir, durante los años de la conquista e inicios de la colonia. Su iconografía refleja una fuerte influencia española, lo que habla de la adaptación a la que se vieron forzados los indígenas.

 

Imagen de: Library of Congress

 

La Biblioteca del Congreso de Estados Unidos ha digitalizado el Códice Quetzalecatzin para garantizar su conservación y ahora se encuentra al alcance de todos. Aquí te dejamos el enlace para acceder a él.

 

Si estás interesado en la historia, aquí te dejamos 5 museos de arqueología que debes visitar.  

*Imagen destacada de: Library of  Congress