Gastronomía
Los mejores restaurantes para probar chiles en nogada en la ciudad
MXCity
Estos restaurantes son los mejores sitios de la CDMX para no perderte los suculentos chiles en nogada.

Los chiles en nogada son una verdadera tradición de la gastronomía nacional.

. . .

Los chiles en nogada son un platillo poblano que, por su leyenda, tradición y sabor, han ganado el título de platillo nacional con fama internacional por excelencia, ya que no hay extranjero que se resista a su deliciosa mezcolanza ecléctica de ingredientes del campo poblano y no por nada es una de las recetas más complejas de nuestra gastronomía.

Aunque son un platillo temporal abunda cercano a las fiestas patrias, hoy en día podemos probar chiles en nogada casi en cualquier fecha y restaurante que se diga ser de comida tradicional mexicana. Pero no en todos los lugares se sigue la receta original o se tiene el sazón poblana, para degustar un buen chile en nogada, se debe dejar a los expertos consentir nuestro paladar con auténticos platillos.

En MXCity te dejamos las mejores opciones para saborear unos exquisitos chiles en nogada.

Hostería Santo Domingo

La Hostería Santo Domingo es un lugar que cumple todos los requisitos de un buen restaurante mexicano. Se trata del restaurante más antiguo de toda la ciudad y para muchos comensales, aún figura dentro de las mejores opciones para degustar un platillo típico mexicano, entre ellos por su puesto, los deliciosos chiles en nogada  que es uno de los principales platillos que se consumen aquí desde su apertura en 1860 (hasta se cuenta que el mismísimo Agustín Lara venia exclusivamente a probar sus chiles).

Dónde: Belisario Domínguez 70 y 72, col. Centro

Cuándo: Lunes a Sábado 9:00 a 23:00 / Domingos 9:00 a 21:00hrs

Cuánto: $350

La Poblanita de Tacubaya

Grupo Radiofónico y medios

 

Una referencia a su escondida ubicación sería su cercanía al cruce de Revolución y Benjamín Franklin, del lado de las callejuelas de Tacubaya, lo cual no es impedimento para los amantes de sus platillos poblanos de este restaurante con más de setenta años de historia, donde el chile en nogada ocupa un lugar estelar (se cuenta que su fama a traspasado fronteras).

Dónde: Luis G. Vieyra 12, Tacubaya.

Cuándo: lunes a domingos 9:00 a 22:00hrs

Cuánto: $350

Nicos

Ubicado en Azcapotzalco, hoy considerado uno de los mejores a nivel mundial, según expertos. Al mando del chef Gerardo Vazquez Lugo, hijo de la fundadora María Elena Lugo Zermeño quien lo ideó en 1957, Nicos se encuentra en una improbable zona de la Ciudad de México, muy lejos de los otros restaurantes de lujo, o del núcleo de apabullares edificios y establecimientos.

Dónde: Av. Cuitláhuac 3102, Claveria, Azcapotzalco, 02080 Ciudad de México, CDMX

Cuándo: lunes a domingos 08:00 a 21:00hrs

Cuánto: $250

Don Lázaro El Viajero

La receta es de herencia familiar de don Lázaro, el fundador, que fue recuperada por los sucesores que le ponen ingredientes frescos. El relleno está hecho con carne de cerdo picada, se acompaña con yerbas de olor, jitomate, aceituna y granada. Don Lázaro cuenta con más de 70 años de tradición e historia.

Dónde: Cto. Interior Instituto Técnico Industrial, Agricultura.

Cuándo: lunes a domingos 09:00 a 18:30hrs

Cuánto: $280

Vegan inc

El chef Aguilar-Águila Loustaunau creó una nogada elaborada con la reglamentaria nuez de castilla, crema de almendra libre de lácteos, y para el relleno del chile sin capear, recurre a una mezcla de frutos, hongos, nueces y semillas que le aportan la textura y sabor similar a los chiles en nogada tradicionales.

Dónde: Av. Ejército Nacional 769, Polanco III Secc.

Cuándo: lunes a domingos 09:00 a 22:00hrs

Cuánto: $300

Paxia

Aquí los chiles en nogada están hechos bajo las recetas del siglo XVIII, con la única variante de que están rellenos de fruta lo que logra un platillo más ligero y ciertamente de sabor muy distinto. El lugar se presta perfecto para celebraciones de gala, con cubiertos, platos y copas especiales. Su cava de vinos franceses y nacionales para el maridaje, es deliciosa.

Dónde: Av. De la Paz 47, San Ángel

Cuándo lunes a domingos de 13:00 a 20:00hrs

Cuánto: $380

La Buena Barra

WReport

Sobre Masaryk está este restaurante norteño que ofrece chiles de nogada relleno de filete de res mezclado con alcaparras, aceitunas, frutos cristalizados, pasas y trozos de menzana, durazno, pera y plátano. La nogada lleva una mezcla de nueces de castilla y pecana con un toque de brandy y jerez, lo que lo hace espesa y no tan dulce. Además de tener rebanadas de plátano macho frito acompañan la granada en el montaje final del platillo.

Dónde: Aristóteles 124, esq. Masaryk, Polanco. Te

Cuándo lunes a domingos de 13:00 a 22:00hrs

Cuánto: $450

El Cardenal

Medio siglo de comida mexicana respalda a El Cardenal; quienes no dejan de ofrecer los chiles en nogada durante los meses de agosto y septiembre, en sus cuatro sucursales: en la Juárez, Centro Histórico; Lomas de Chapultepec, y San Ángel. También durante estos dos meses tienen gusanos de maguey y huitlacoche en su apartado de platillos de temporada.

Dónde: Palma #23, Centro Histórico, Entre 5 de Mayo y Francisco I. Madero.

Cuándo: lunes a sábado de 8:00 a 18:30 hrs; domingos de 8:30 a 18:30 hrs.

Cuánto: $450

Angelopolitano

El Angelopolitano rinde homenaje a la comida poblana de forma vanguardista donde el chef Gerardo Quezadas, preparó para un festín de siete chiles en nogada diferentes, desde el clásico de los recetarios familiares de principios del siglo XIX, hasta los inesperados como bacalao, pato, jaiba, cordero y quinoa para los vegetarianos.

Dónde: Puebla 371, Roma Nte.

Cuándo: lunes a domingo de 13:00 a 22:00 hrs.

Cuánto: $450

Azul Condesa

El chef Ricardo Muñoz Zurita es un referente importante para degustar la extensa variedad de platillos típicos de todas regiones de la República Mexicana. Y hablando de los platillos poblanos, no podría faltar su versión vanguardista de chiles en nogada, receta por la que el restaurante es muy visitado.

Dónde: Calle Nuevo León 68, Cuauhtémoc, Hipódromo Condesa,

Cuándo: lunes a Sábado 9:00 a 23:00hrs Domingos: 9:00 a 18:00hrs

Cuánto: $650

Foto de portada Poblanerías

5 restaurantes prehispánicos altamente surrealistas en la CDMX
Jaen Madrid
Breve recorrido por lugares donde las delicias prehispánicas se convierten en un reto surreal para el paladar.

Foto de portada: Universidad de Oriente

"No soporto estar en una ciudad más surrealista que mis pinturas", decía Salvador Dalí refiriéndose a la Ciudad de México.

La palabra surrealismo, en el lenguaje cotidiano, se ha vuelto un calificativo que describe mejor lo absurdo; una ruptura o desentonación de la realidad palpable. En una ciudad como la nuestra, lo absurdo ?a ojos del propio André Bretón que decidió llamar a nuestro territorio “el lugar surrealista por excelencia”?, podría traducirse en la dificultad de una nación en su camino hacía la “modernidad”. Dicho de otra forma, nuestra capital no ha podido desligarse de su pasado prehispánico (afortunadamente), que hoy en día desentona de las avanzadas tecnológicas, científicas y artísticas. Lo que es surrealista en la ciudad de México es por supuesto lo excéntrico, la excentricidad de mimetizar dos culturas involuntariamente, dos épocas a destiempo.

Hay algo de nuestro pasado que aún resuena con ciertos aforismos en nuestros sueños, y es esa realidad -hoy surrealidad-, que invita a renacer nuestras tradiciones mágicas, descritas como extrañas en otros sitios del globo. La gastronomía es uno de los microuniversos más fértiles con respecto al surrealismo que evoca nuestra ciudad, pues es dentro del arte culinario que proyectamos nuestro “automatismo psíquico puro” colectivo (un híbrido de sabores, aromas, creencias y beneficios medicinales).

La siguiente lista de lugares, describe algunos de los platillos prehispánicos más fascinantes que hoy persisten fieles a sus métodos de preparación endémicos.

Restaurante Bar Don Chon 

Don Chon

Este restaurante es probablemente el más exótico de la ciudad de México. La mayor parte de su menú está fabricado con ingredientes mexicanos y un tanto infrecuentes hoy en día: insectos con mucha proteína y poca grasa, raíces y flores vitamínicas, hierbas medicinales y jugosas carnes con múltiples salsas y estilos de cocción caseros según el sabor del animal: jabalí, rana, serpiente, guajolote, pejelagarto, ratón de campo, ardilla, iguana, cocodrilo, tejón, castor, venado y en otras presentaciones no muy frecuentes: carne de armadillo o codorniz japonesa.  Además de conocer la mayoría de sus recetas de memoria, don Chon idea nuevas mixturas de sabores a partir de aromas, texturas y beneficios medicinales. Las tortitas de huevos de mosco, por ejemplo, contienen vitamina b y los escamoles a la mantequilla con pétalos de crisantemo son ricos en proteína, además de que la esencia de la flor le da un toque suave y delicioso.

Dirección: Regina 160, col. Centro

Tel. 55 5542 0873.

Ver mapa

La Cocinita de San Juan, comida prehispánica y exótica

La Cocinita de San Juan Archivo MX City

Un ligero aroma a gusano de maguey se percibe desde que te asomas al local. Esta es la premisa de que, lo que estás a punto de probar, lo amarás u odiarás dependiendo de tu paladar. Al igual que con Don Chon, la cocinita ofrece un menú liderado por carnes extravagantes que van desde venado, búfalo y jabalí (lo más caro del menú) hasta cordero, ancas de rana, avestruz y cocodrilo. Lo interesante de este lugar es que puedes probar platillos elaborados como arracheras y mixiotes, o para no arriesgarlo todo puedes pedir una hamburguesa (que oscilan entre los $60 y $90 pesos) con alguna de las carnes ya mencionadas. También venden tacos (los más pedidos, los de escamoles y chinicuil) y una lista de sopas y cremas tan tradicionales como deliciosas.

Dirección: Ernesto Pugibet 21, col. Centro

Tel. 5512 5337

Ver mapa

Restaurante Bar El Mesón del Molinero

Meson del Molinero MXCity

La especialidad de la casa al igual que los dos restaurantes anteriores son las carnes exóticas, salvo que, además de sus grandiosos asados con ternera,  jabalí o venado, aquí también ofrecen caracoles en un adobado espectacular. Además de fungir como una especie de cantina coloquial mexicana (por cierto familiar), El Mesón del Molinero ofrece un menú de mariscos que va desde brochetas de camarones y pulpo -al ajillo o los tres chiles-, hasta los tradicionales cocteles y caldo de camarón. Si deseas probar varias de las carnes exóticas que tiene su menú puedes hacerlo, ya que sirven una especie de platillo mixto con cocodrilojabalí y búfalo.

Dirección: Calzada de Guadalupe 50, Ex Hipódromo de Peralvillo

Tel. 55 5772 1248

Ver mapa

Terra Comedor

Terra comedor mxc

Si aún no estás listo para emociones fuertes como las de don Chon, en el rústico Terra Comedor se fusiona lo prehispánico con lo contemporáneo. Aquí puedes encontrar platillos gourmet elaborados con ingredientes prehispánicos: gusanos de maguey, flores, escamoles y chapulines, además de una lista indispensable de deliciosos moles. Puedes probar chapulines con queso fundido, gorditas de escamoles, carnitas de pato con salsa, o si prefieres un platillo más soft, encuentras delicias como la sopa azteca y el pollo con mole relleno de queso de cabra. En su carta de coctelería puedes encontrar mixes de martinis con mezcal y fruta y sus famosos “mezcalinis” que no puedes irte sin probar.

Dirección: Alfonso Reyes 139, col. Hipódromo Condesa

Tel. 6830 0021

Ver mapa

Bósforo

bosforo

A pesar de que Bósforo no es un restaurante sino una mezcalería, aquí se sirven deliciosos aperitivos de la cocina prehispánica: tacos de gusano de maguey (vivos), guacamole con chapulines o sus quesadillas de escamoles con tortilla de maíz azul y una salsa de chapulín realmente deliciosa. Dentro de su menú estrella, el de mezcal, puedes encontrar 40 tipos de ellos: añejos, reposados, blancos y en general, todos los que no pueden faltar en cualquier mezclaría. Lo interesante de este lugar es que a pesar de su menú prehispánico, puedes encontrar música contemporánea: un poco de jazz, instrumental de la india, al unas veces sixties y hasta deliberadas veces punk. Es un sitio para cualquier edad, además de que su estilo, un tanto clandestino detrás de los edificios más viejos del centro le da un toque seductor para todos los bohemios de la capital.

Dirección: Luis Moya 31 (esq. con Independencia), col. Centro

Tel. 5512 1991

Ver mapa

No está de más aclarar que muchas de las carnes que en estos lugares se sirven no pertenecen a épocas prehispánicas, como por ejemplo el avestruz, el canguro o el cocodrilo, que no son animales endémicos del territorio mexicano. Para más información sobre los alucinantes alimentos que se consumían antiguamente en el Valle de México, te invitamos a leer Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, del cronista más destacado de la Conquista, Bernal Díaz del Castillo.

El Huaxmole es una de las tradiciones gastronómicas de la sierra poblana
MXCity
El huaxmole o mole de caderas vincula a las dos grandes regiones de la sierra poblana, recordándonos era una sola tierra.

Foto destacada: Sol de Puebla

Puebla te espera con uno de sus secretos gastronómicos deliciosos: el huaxmole.

 

. . .

 

En septiembre empezamos los meses de "platillos especiales" arrancando con los chiles en nogada, en la CDMX empezamos a saborear el pan de muerto y otras delicias, pero en Oaxaca y Puebla se avecina la temporada de huaxmole, si vas por aquellas tierras en octubre no olvides probarlo, nosotros te vamos contando de qué se trata esta tradición gastronómica.

 

 

¿Qué es el huaxmole?

 

 

El mole de caderas y el huaxmole son lo mismo, sus nombres provienen de los ingredientes básicos que lo conforman: espinazo de chivo (las caderas), guajes y chile costeño. Huaxmole deriva de la palabra náhuatl huaxmolli, guiso de huaje o guaje, razón por la que el platillo también es conocido como guaxmole o guaximole. El mole de caderas es un caldo aguado, recordemos que en nuestro país los moles pueden ser espesos o tratarse de guisos como el mole de olla.

El molde caderas se prepara principalmente en Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Guerrero y Veracruz, cada comunidad representa una variante del mismo platillo, hay quien utiliza cerdo o iguana a falta de chivo, pero el guaje es indispensable, la legumbre además de servir de guarnición aporta un sabor parecido al ajo y la cebolla potenciando el caldo a un sabor muy peculiar aun cuando se cambie el tipo de chile o carne.

 

 

Origen del huaxmole

 

 

En el México prehispánico no había cabras, pero si excelsas combinaciones de chiles, los moles, pensaríamos que con la llegada del ganado caprino durante la colonia surgiría este platillo tan especial, pero no es así. El huaxmole surgió alrededor del año 1800 en la región de la mixteca poblana y oaxaqueña desde donde viajaría a otros estados.

Se cuenta que durante aquellos días hubo una excelente reproducción caprina de la que resultó el mole de caderas, todo un evento que sobrevive hasta nuestros días, aunque cada vez con menos representaciones aún se puede observar La Matanza en algunas poblaciones, donde parte del rito consiste en aprovechar todo el animal, desde su piel hasta la panza y las ubres.

 

El rito del Huaxmole

 

 

La temporada de mole de cadera comienza el 20 de octubre fecha en la que se celebra el festival de La Matanza, una ceremonia que inicia con el baile de los matanceros, quienes realizan una danza cargando un cabrón en los hombros, mismo que es sacrificado con un tiro en la frente, la danza continúa con los chiteros y los fritangueros, personas que colaboran con el aprovechamiento total del animal.

Antes de rellenar un taco, las cabras pastorean libremente, consumen las hierbas silvestres locales, biznagas, orégano y pasto, beben agua hasta que llega la sequía, entonces los pastores les dan sal para evitar la deshidratación. Es por la escasez de agua que las cabras son sacrificadas en estas fechas, cuando, además, saben mejor, o eso dicen por la sierra poblana.

 

 

Iniciada la temporada con el festival, todos los jueves de octubre y noviembre ocurre la matanza de los chivos, pero sólo una cantidad que previamente fue designada los chivos deben haber sido pastoreados en el campo, alimentados apropiadamente y cumplir con cierto peso y medidas; requisitos que cada año van perdiendo fuerza y cambiando el sabor del sabroso mole de cadera.

El huaxmole es un platillo de fin de semana que se consume en tacos, su caldo es de sabor fuerte, concentrado, lo puedes encontrar a la venta en mercados y restaurantes, o preparado en los hogares de la sierra poblana que han estado esperando todo un año para volver a degustarlo en compañía de sus familias.

 

 

Huaxmole o Mole de caderas

¿Dónde? Dicen que el buen huaxmole se prueba en Tehuacán, Puebla, y Huajuapan de León, Oaxaca.

¿Cuándo? De octubre a finales de noviembre

¿Cuánto? Entre $250 y $400

Los secretos del esquite y un breve recorrido por su fascinante historia
MXCity
Todo platillo tiene su historia pero los esquites es una de las tradiciones de todo recorrido en México.

Foto destacada: El Universal

Elote en vaso en el norte, esquite en el sur y en la CDMX unos riquisímos elotitos.

 

. . .

 

Trolelote, Chasca, Vasolote, Coctel, ¡Esquite! El antojito mexicano de la calle, el fiel al hambriento que todavía tarda en llegar a su casa, la delicia envasada que por su practicidad es el preferido de las ferias y kermeses, también conocidos con su nombre en plural, esquites, son del gusto de casi todos los mexicanos porque además aceptan muy bien modificaciones en su preparación, aquí te contamos de dónde salieron.

 

 

¿Qué son los esquites?

 

 

De pronto un día te encuentras con un extranjero al que hay que explicarle qué es lo que vende la señora de la esquina donde hay un montón de gente esperando su turno; si fuera la ocasión, hay que explicar que los esquites son granos de elote cocidos en agua con sal y epasote, al estar tiernos se sirven en un vaso que se corona con limón, mayonesa, queso rallado y chile piquín "del que pica" o "del que no pica", así que se le puede echar sin miedo porque le da sabor.

El anterior es el estilo de la CDMX, dicen que de todas la mejor de las preparaciones, pero los esquites se preparan conforme a lo dicta la región, pueden ser asados con chile de árbol, pueden ser borrachos, es decir, que van cocidos en pulque con sal (estilo Hidalgo), o pueden ser de elote dulce copeteados con mantequilla y crema (estilo Hermosillo). Ya bien pueden tener cualquier modificación como los muy de moda esquites con tuétano.

 

 

Historia de los esquites

 

 

La palabra esquite proviene del náhuatl Ízquitl, es el resultado de la acción Icehqui, que es tostar en el comal, de aquellos días, cuando predominaba la lengua náhuatl, se contaba que el Ízquitl fue creado por Tlazocihuapilli, la única mujer que gobernó a los Xochimilcas y quien dio vida a platillos como el Necuatolli, atole con miel y los Tlapiques, envoltorios en hoja de tamal.

El primer registro de los esquites aparece en la Historia general de las cosas de la Nueva España, donde fray Bernardino de Sahagún explica que el Ízquitl se comía en las fiestas de la diosa Cihuapipiltin, a quien se encomendaba a las mujeres que morían del primer parto, también de aquellos días proviene la misma preparación, pero presentada en las fiestas Xarikixa, celebrada por los wixárikas.

 

 

Luego, los esquites pasaron a la mesa del emperador Maximiliano quien junto con su esposa Carlota solicitaban platillos regionales, su jefe de cocina un húngaro de apellido Tudos, simplemente tomaba los platillos locales y les cambiaba el nombre, por ejemplo, al panqué de elote le llamó "panqué imperio", a los esquites les tocó Dents d?odalisque, Dientes de Odalisca.

Pero no imaginemos una impresión histórica, en esos días aún no existían en México todos los ingredientes que hoy usamos para degustarlos, los esquites como los conocemos hoy han sobrevivido por su reproducción popular, pero se llevaron a las calles en la década de los 40, un momento importante porque justo en esos días es que toman tanta relevancia en la gastronomía callejera.

 

 

El elote, el epazote y el chile son los ingredientes prehispánicos de los esquites, pero el limón, la crema y el queso son de procedencia europea. El limón llegó con los españoles durante el periodo colonial, la mayonesa y el queso llegaron hasta el siglo XIX gracias a los franceses ¿quién los añadió a los esquites? No lo sabemos.

Probablemente no importa a quién se le ocurrió porque los esquites continúan agregando ingredientes o siendo agregados a otros, ya sea en los restaurantes más elegantes o en las más caliente de las ollas callejeras, siendo los preferidos los últimos porque sólo ahí encontramos las últimas tendencias, los esquites con tuétano, los tostiesquites, doriesquites y la famosa sopa instantánea de vaso de unicel, pero ahora con esquites, como sean, nunca son plato aborrecido.

 

Receta de esquites

 

 

Nunca falta una tía o una abuelita que sepa cómo hacer esquites, pero si tú quieres aprender aquí te dejamos una receta fácil de los esquites caldosos tradicionales y los esquites con tuétano, claro, nunca saldrán como los callejeros porque cada elotero tiene sus secretos para prepararlos. Hay quien asegura que lo principal es el epasote por eso saben mejor los del sur que los del norte.

Además de las indicaciones de la receta que te vamos a dejar enseguida, los que saben recomiendan que en lugar de mantequilla uses manteca; los esquites llevan, sí o sí, chile de árbol o un chile serrano para darle sabor, y finalmente, aunque puedes utilizar solo agua, lo mejor es usar algún caldo y dejarlos hervir mucho tiempo.

 

 

 Esquites

¿Dónde? En la CDMX los puedes encontrar prácticamente afuera de cada panadería, en las ferias, paraderos, en alguna esquina del barrio y en mercados como el de Jamaica.

¿Cuándo? Todo el año, pero su presencia aumenta en las calles durante el invierno, donde muchas veces también venden ponche.

¿Cuanto? Alrededor de $25 pesos

Cine Janal es un recetario cinematográfico que te moverá mil emociones
MXCity
Cine Janal te hará ver la comida como memoria, emoción y un arte lleno de deliciosas muestras visuales de la cultura yucateca.

Foto destacada: Allie M. Jordan

4 recetarios cinematográficos que te harán reír, llorar y comer.

 

. . .

 

Achiote, naranja agria, habanero, cebolla morada, son sólo algunos sabores que asociamos a la comida yucateca, nos remiten a los platillos más emblemáticos de la zona maya, al humo, los recados, la hoja de plátano, las mestizas y a las tradiciones que sobreviven justo por eso, por los fogones que siguen reproduciendo el relleno negro, la cochinita y el huevo con chaya.

Versiones elegantes y deconstruidas de estos platillos de sabor intenso pueden encontrarse en cientos de restaurantes, pero jamás igualaran a los que se preparan en medio de una comunidad donde las historias de cada día le dan sentido al pib, esa relación tan especial fue capturada en cuatro cortometrajes que nos llevan a la entraña de la gastronomía yucateca.

 

 

Cortometrajes de Cine Janal

 

 

Miguel Ventura es el cineasta detrás del canal gratuito de YouTube Cine Janal, un proyecto cinematográfico que toma su nombre de la palabra maya hanal que significa comida. El canal documenta con cortometrajes entrañables la comida que da identidad a la región yucateca, cada historia nos sumerge en los rituales, costumbres y recetas.

"El venado en la niebla", fue el primer trabajo de Miguel Ventura, cortometraje con el que ganó un premio en el festival de Cine de Morelia, gracias al cual empezó a desarrollar estos hermosos proyectos que él mismo llama recetarios cinematográficos, hasta hoy nos ha deleitado con cuatro historias que duran entre 5 y 17 minutos. Aquí te dejamos los cuatro con una pequeña introducción.

 

 

Huevito con chaya

 

 

En algún punto de su historia antigua, Yucatán fue la tierra del faisán y del venado quienes fueran los protagonistas de sus platillos más especiales, los de las fiestas, pero también de los cotidianos gracias al huevo del faisán que hoy ha sido sustituido por el de las gallinas. El huevo tiene una fuerte presencia en la gastronomía yucateca, en las recetas más elaboradas hasta esta, la del Huevito con chaya, un desayuno típico de la región.

Adriana León y Juanki Durán protagonizan un breve relato que nos cuenta Emilio, un inmigrante que labora como ayudante de cocina y que nos lleva a sus recuerdos gastronómicos musicalizados por el reconocido maestro Alberto Palomo. El cortometraje está subtitulado en inglés y francés, para los que sabemos español es también una introducción a las palabras mayas.

 

Huevito con chaya

 

 

El Pib

 

 

El rey de los tamales mayas cocinado en las entrañas de la tierra, tradicionalmente para celebrar el Día de Muertos maya o Hanal Pixán, requiere de una larga y laboriosa preparación que sólo los yucatecos conocen a detalle, este cortometraje de casi 12 minutos nos adentra en los cómos y porqués de un ritual de cocina para honrar a nuestros muertos.

La característica de este corto es que está narrado totalmente en maya por María, una niña maya interpretada por Ileana Darelí Hau, de los cuatro éste es el video con más reproducciones, incluso en youtube existe una buena cantidad de "videos reacciones" de extranjeros a este corto profundamente conmovedor.

 

 

 

El Tikin Xiik? Asado

 

 

Todos los estados con costa tienen su receta local para preparar pescado, en Yucatán la estrella es el Tikin Xiik, pescado asado sazonado con achiote, su sencillez es lo que hace tan memorable y digno de un cortometraje más de Miguel Ventura donde nos permite conocer la procedencia del condimento maya más popular, el achiote.

La voz de Moisés Velasco nos hace reír y recordar a las personas de nuestras vidas que se han caracterizado por ser generosas y contarnos historias fantásticas que sólo de adultos hemos podido conocer en su versión real para reír, enternecernos, y volverlas a contar en la sobremesa o después de ver un formidable corto.

 

 

 

El relleno negro

 

 

Otro guisado que pertenece a las fiestas especiales es el relleno negro, se le ve contrastar con las ropas blancas características de bautizos y bodas yucatecas. Este último cortometraje de Cine Janal se trata de una historia de amor narrada en español por Sergio Cámara Gurbiel y protagonizada por Mariana Yamá, Ricardo Paredes, Armando Euán y María Ventura, todos hablando en maya.

De mano de historia conocemos las tradiciones de boda del mayab y la preparación del recado negro en manos de un personaje que se repite en todos los cortos, una persona de la tercera edad, en este caso Chichí Crucita, interpretada por Justina Puch.

 

 

Cada uno de los cortometrajes fue filmado en Yucatán con el apoyo de los lugareños, restaurantes y otros locales orgullosos de apoyar esta pequeña muestra de la cultura yucateca a través de la lente de Cien Janal que describe en su cuenta de Instagram la visión sus cortos: la comida es emocional, recetas de cocina con una pizca de amor y cine.

 

x