Gastronomía
10 restaurantes de la CDMX para conocer en enero 2020
MXCity
Estos  restaurantes abrieron sus puertas para invadir la CDMX con una gran variedad de olores, sabores y texturas.

Restaurantes con todo el sabor de año nuevo.

 

No hay mejor idea de comenzar año nuevo que con estos destinos gastronómicos de la CDMX. Y es que con año nuevo, aparecen más y mejores lugares para disfrutar todo tipo de platillos con propuestas de todas partes del mundo. Hoy en día, además, se ofrecen menús innovadores, de alta calidad y para todo tipo de paladares, así como de precios para nuestros bolsillos. Asimismo, los restaurantes cada vez se esmeran más por crear un diseño arquitectónico y el ambiente peculiar, con el fin de hacer de la estancia de los comensales una gran experiencia en todos los sentidos.

Sin duda, vivir en la CDMX significa tener un sinnúmero de propuestas gastronómicas para disfrutar, y de experiencias qué gozar. Es por eso, que en MxCity te hemos traído los mejores lugares para disfrutar de buenos momentos, y algunos de estos nuevos restaurantes en la CDMX que vale la pena conocer.

 

Maíz de Cacao

 

 

Maíz de Cacao nació el año pasado, pero es un pequeño restaurante precioso de antojitos de la Huasteca. Está inspirado en la gastronomía a base, justo, de maíz y cacao; este lugar hace paletas de atole de maíz y Jamaica, atoles de maíz yauitl-azul- o refrescantes y nutritivos tascalates.

Dónde: Córdoba 148. Col. Roma.

Cuándo: martes a domingo de 8:30 – 20:00

Consumo promedio: $380

 

Kai

 

 

Un izakaya es un típico bar o restaurante japonés que se encuentra en las ciudades más cosmopolitas del mundo. Son muy populares en Japón para tomar algo después del trabajo. En una izakaya te sirven comida y bebidas, y Kai se encuentra en Polanquito con una simple barra que ofrece opciones al estilo Omakase. Una de las nuevas opciones de polanquito.

Dónde: Anatole France 79, Polanquito

Cuándo: lunes a domingo de 13:00 – 23:00

Consumo promedio: $450

 

Taquería Gabriel

 

 

Un espacio para comer lo mejor de la gastronomía mexicana: tacos. Por las noches recibe a trasnochados, en lo que antes era Bravo Lonchería, así que conserva su ambiente tipo cantina, con mobiliario de lámina y música más que reconocida que puedes poner en la rockola.

Dónde: Río Sena 87, Cuauhtémoc

Cuándo: Lunes a domingo desde las 12:30 del día.

Consumo promedio: $180

 

Musak

 

 

Musak es un espacio especializado en la escucha de la mejor selección musical, sesiones en vivo, dj sets y por supuesto coctelería de autor creada por Mica Rosseau. Un lugar donde la música con sonido de alta fidelidad es la protagonista.

Dónde: Tonalá 171, Colonia Roma.

Cuándo: miércoles a domingo de 17:00 – 1:00

Consumo promedio: $450

 

Yoru

 

 

 

En Yoru el sushi no sólo es comida sino una manera de vivir, una tradición e historia. El emblema de Yoru representa el movimiento de una cultura global sofisticada, que está siempre atenta al cambio y mantiene la curiosidad al máximo. Yoru tiene los mejores proveedores, el compromiso de un gran equipo y le apuesta a la CDMX con este nuevo espacio para conquistar el paladar de la ciudad.

Dónde: Sinaloa 156 A, Roma Norte

Cuándo: martes a domingo de 13:00 – 22:00

Consumo promedio: $380

 

La Bikina

 

 

Un lugar que rinde homenaje a México a través de su cocina. Buñuelos de pato, mezcal con alacrán, cortes de carne, tostadas, pescados, mezcal… cualquier otra que desees está en La Bikina.

Dónde: Hegel 406, Polanco

Cuándo: lunes a domingo de 13:00 – 2:00

Consumo promedio: $520

 

Gracias Comedor

 

 

Se trata de una increíble experiencia gastronómica de 9 tiempos, con un menú que cambia cada 5 semanas. El Chef Diego Morones y el Chef Gabriel Téllez, crearon este lugar para hacerte sentir como en casa. Sólo es posible ir con reservación.

Dónde: Colima 333, Roma

Cuándo: jueves y viernes de 21:00 a 02:00 y sábado de 09:00 a 02:00

Consumo: $1 380

 

Bajel

 

 

Se trata del restaurante del primer hotel de lujo en la Ciudad de México. Este espacio combina el lujo y el estilo francés situado en el corazón de la vibrante Ciudad de México. El chef Luis Escamilla encabeza la cocina, con platillos elaborados con ingredientes que van desde insectos como escamoles y chicatana, productos de las costas nacionales como pulpo y plancton, hasta insumos como berenjena o carne de Wagyu producidos en México.

Dónde: Paseo de la Reforma 297, Piso 13, Col. Cuauhtémoc

Cuándo: 24 x 7

Consumo promedio: $1200

 

Balta

 

 

Balta es otro restaurante que se encuentra en el hotel Sofitel México. Este restaurante está a cargo del chef Alexis Preschez, quien creó el concepto de cocina mediterránea y mexicana para hacer de Balta uno de los lugares que querrás conocer.

Dónde: Paseo de la Reforma 297, Cuauhtémoc

Cuándo: lunes a domingo de 07:00 a 23:00

Consumo promedio: $1200

 

Communitas

 

 

Communitas es un Concept Store con 6 espacios comerciales, barra de bebidas y áreas lounge. En su terraza encontrarás un nuevo espacio para la moda, gastronomía, bar y venue. Sus platillos son a base de comida marina, coctelería de autor y no tienen un pan hecho en casa delicioso.

Dónde: Havre 42, Ciudad de México.

Cuándo: lunes a domingo de 11:00 a 23:00

Consumo promedio: $680

Cocina Abierta, el comedero más original de la CDMX
MXCity
Los comederos de los centros comerciales suelen ser todos iguales; sin embargo, Cocina Abierta se distingue del resto y sobresale por su originalidad.
cocina-abierta

Si te apetece estar en un solo lugar que ofrezca múltiples opciones de cocinas deliciosas y de calidad, Cocina Abierta es la mejor opción; no dudes en visitarla.

 

Los centros comerciales no suelen ser lugares a donde uno va por sus comederos. Si bien a veces pueden albergar buenos restaurantes, sus áreas de comida dejan mucho que desear. Los locales que uno se encuentra no varían mucho: cadenas transnacionales, changarros de comida rápida y alimentos mediocres, en su mayoría. Sin embargo, esto no tiene por qué ser siempre así: Cocina Abierta rompe con el patrón y ofrece una excelente y muy variada experiencia culinaria.

cocina-abierta
Imagen de: Deezen

Si tienes ganas de caminar un rato por un centro comercial, hacer window-shopping y terminar con una buena comida, date una vuelta por Artz Pedregal, sobre Periférico. Más allá de sus tiendas, la verdadera estrella del lugar es su comedero. Cocina Abierta fue creado por el estudio de arquitectura MYT+GLVDK, con elementos que combinan los estilos mexicano y japonés.

Alrededor del lugar se encuentran varios locales que ofrecen probadas de distintas cocinas internacionales, con muchas opciones para sentarse y admirar el exquisito diseño de la zona. En el centro del comedero hay una escalera y una rampa helicoidales, que dan vueltas entre sí, y llevan a un mezzanine que ofrece una vista espectacular del espacio.

cocina-abierta
Imagen de: Deezen

cocina-abierta
Imagen de: Deezen

No obstante, las indiscutibles joyas de Cocina Abierta son los restaurantes. En primer lugar, tenemos un Biergarten alemán, con un patio al aire libre, coctelería y comida tanto mexicana como alemana. Mientras pruebas sus platillos, podrás deleitarte con sus magníficas cervezas y bebidas preparadas. Si quieres seguir explorando, Cocina Abierta no se queda corta de opciones.

A continuación, tenemos La Imperial, un restaurante mexicano que busca evocar la época de oro de las cantinas. Su arquitectura a la antigua, combinada con toques barrocos y del siglo XXI hacen de La Imperial un restaurante muy fotogénico. Si eres fanático de la comida oriental, desplázate hacia Moshi-Moshi. Este restaurante japonés ofrece un espacio amplio y luminoso, con cabinas de madera y lámparas colgantes. Las delicias que corren a lo largo de su cinta transportadora te harán agua la boca. Sin lugar a dudas, en Cocina Abierta hay algo para todos.

Dónde: Artz Pedregal; Periférico Sur 3720, Jardines del Pedregal.

Más espacios fascinantes en la CDMX: el Museo Tamayo.

*Imagen destacada de: Deezen

La invención del mole, un cuento increíble de Leonora Carrington
MXCity
La invención del mole fue escrita en los años cincuenta, y es una corta obra de teatro que habla de la fusión entre magia y cocina.

Este fascinante cuento nos enlaza con el mundo onírico de Carrigton.

 

Uno de los platillos más emblemáticos de México es el mole. Está presente en las bodas, fiestas de XV años, bautizos y altares en las celebraciones de Día de Muertos. Mole viene del náhuatl molli o mulli, y se refiere a varios tipos de salsas mexicanas a base de chiles y especias, éstas son espesadas con masa de maíz, con tortilla o en menor medida con bolillo.

Fray Bernardino de Sahagún relató este guisado prehispánico que se ofrendaba a Moctezuma y que se elaboraba con una salsa de chile caldosa, llamada chilmulli o chilmole, repitiendo la palabra mulli para referirse a una salsa. Los mullis también se ofrendaban a los dioses como muestra de agradecimiento tras largos viajes. 

 

Wikipedia

 

 

Pero Leonora Carrington, en su obra de teatro La invención del mole, nos plantea un surreal y cómico escenario donde aparecen Montezuma, un Amigo de Montezuma y el Arzobispo de Canterbury, entre otros personajes peculiares.

La obra comienza con un acalorado debate entre Montezuma y el Arzobispo sobre la relación de clero y la población, el monarca mexica le hace énfasis en qué no existe una comunión entre los individuos, ya que el pueblo no participa de manera activa durante las procesiones y ceremonias.

 

Wikipedia

 

La invención del mole fue escrita en los años cincuenta, y es una corta obra de teatro que habla de la fusión entre magia y cocina, donde en medio una calurosa conversación el arzobispo se da cuenta de que el banquete planeado para esa noche será él mismo; acompañado de una taza de chocolate.

Leonora Carrington nos da su propia versión, una “sinfonía gastronómica” donde no son las monjas las que inventan el platillo para honorar la visita de un virrey, como cuenta la leyenda. En este mundo imaginado, Leonora Carrington dialoga con las diferencias ideológicas de los emisarios del viejo y del nuevo mundo.

 

Wikipedia

 

En esta obra brilla el anticlericalismo de Leonora Carrington, la magia, y muchas visiones de animales sagrados de las civilizaciones mesoamericanas que se convierten enseguida en cáscaras de plátano y plumas.

Los personajes de las historias de Leonora Carrington suelen tener que pasar por una serie de transformaciones o están a punto de sufrir una transformación. La cocina es sin duda un lugar de metamorfosis; la enorme olla de barro en la que se cocinará al arzobispo de Canterbury evoca el caldero, instrumento mágico de la brujería y de la alquimia, y recurrente en la obra de Leonora Carrington.

 

Wikipedia

 

En esta obra el acto de comer, de ingerir con toda su belleza y violencia, forma parte fundamental de su reflexión. De hecho, otro platillo típico al que Carrington hace alusión es el de las carnitas. El cerdo cocinado en su propia grasa forma parte de la lista de platillos que sorprenden a un extranjero en México. En “Cuento mexicano”, el niño Juan es despedazado en “trocitos de carne” después de haberse comido a los cerdos que cuidaba en tacos de carnitas con salsa.

El mole es un platillo mestizo por excelencia, triunfo de la mezcla de diferentes especias y culturas. Hay quienes cuentan que existen recetas de mole con más de cien ingredientes para preparar la salsa. La cocina está directamente relacionada con la vida y la muerte.

 

Wikipedia

 

Como la gran mayoría de artistas de la estirpe surrealista, la obra de Leonora no requiere de explicaciones coherentes, sólo que uno esté dispuesto a ver el abanico de posibilidades que cada aspecto de la vida humana puede explorar.

Leonora Carrington, fue una pintora y escritora que nació dentro de una familia en Lancashire, Inglaterra un 6 de abril de 1917. Se inició en el surrealismo de la mano del artista alemán Max Ernst. Ella vivió y creo la mayor parte de su obra en México, país donde vivió hasta su muerte y del cual se enamoró perdidamente.

 

Wikipedia

 

Su amor por nuestro país quizá fue provocado por los atribulados y decadentes años que vivió en la Europa de la II Guerra Mundial, y llegó a nuestro país donde encontró una estrafalaria, incomprensible y fascinante cultura. Imposible crear hasta en el imaginario del más prodigioso de los surrealistas.

Puede leer el cuento y libro completo, El séptimo caballo de Leonora Carrington.

Nopal y amaranto, declarados alimentos del futuro por sus nutrientes
MXCity
Los alimentos del futuro, como el nopal y el amaranto, son la mejor opción para detener la pérdida de biodiversidad y mejorar nuestra alimentación.

El nopal y el amaranto, productos orgullosamente mexicanos, fueron declarados alimentos del futuro por su alto nivel de nutrientes y por ser cultivos resistentes.

 

El World Wildlife Fund es una organización dedicada a la conservación de la biodiversidad y a la protección de especies en extinción. Uno de los principales problemas en los que se está enfocando es el sistema alimentario humano. Los sistemas utilizados actualmente no son sustentables, ya que funcionan en detrimento de la biodiversidad. Por eso, el WWF emitió el informe Los 50 alimentos del futuro, como una posible solución ante el dilema que nos enfrentamos.

La sobrepoblación hace que se produzcan cada vez más alimentos, pero no hay que olvidar que los recursos del planeta son limitados. La vida silvestre ha disminuido un 60% desde 1970, ya que cada vez se destina más territorio para la agricultura, la cual representa una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero. La agricultura animal, en particular, requiere más agua y tierra para funcionar, y sus emisiones son más altas.

 

alimentos-del-futuro

Imagen de: WWF

 

Además, el 75% del suministro mundial de alimentos proviene de solo 12 especies de plantas y 5 de animales, lo cual está directamente relacionado a la disminución de diversidad de plantas y animales en la naturaleza. Cultivar los mismos alimentos una y otra vez agota los nutrientes y daña el suelo, ya que no todos los territorios son aptos para ello.

Por eso, el informe de los alimentos del futuro nos brinda información vital para diversificar nuestra dieta y ayudar al medio ambiente. Estos alimentos se basan en plantas, y consisten en vegetales, granos, semillas, cereales, legumbres y nueces de todo el mundo. Son ricos en nutrientes, asequibles y resistentes a climas hostiles y cambiantes. Además, ocupan menos espacio, agua y son mejores para el suelo. Algunos de ellos son originarios de México, como el nopal y el amaranto.

 

 

Nopal

 

alimentos-del-futuro

Imagen de: msn.com

 

Esta cactácea es tan importante en México, que forma parte de la bandera nacional. Los antiguos mexicanos sabían de su poder, y la usaban con frecuencia en su cocina. Como otras cactáceas, los nopales acumulan agua y resisten climas áridos y sequías. Contienen altas cantidades de vitaminas C y E, carotenoides, fibra y aminoácidos. Son fáciles de cultivar, requieren poco espacio y agua, y son muy adaptables: incluso se han introducido a otros continentes. También son increíblemente versátiles: además de comida, se pueden utilizar como una fuente de energía renovable y como fibras textiles. Tampoco nos olvidemos de las tunas, que son una delicia que satisface nuestros antojos dulces. Su consumo se ha puesto de moda poco a poco, por lo que el nopal ya atravesó las fronteras mexicanas y también deleita a los extranjeros.

 

 

Amaranto

 

alimentos-del-futuro

Imagen de: netnoticias.mx

 

Otro cultivo legendario, utilizado por primera vez por las culturas mesoamericanas. Además de sus excelentes nutrientes, los mexicas y los incas, entre otros, veneraban este grano por sus supuestas propiedades sobrenaturales. Hoy en día lo vemos por todos lados, como en las exquisitas alegrías. Es rico en fibra, proteína y magnesio. Además, su cultivo no requiere mucha agua y se puede plantar a casi cualquier elevación, lo que hace al amaranto un alimento ideal para cualquier cocina, en prácticamente todo el mundo. En los últimos años, su producción se ha disminuido en un 50%, porque la gente no sabe de sus beneficios o no conoce cómo implementarlo a su cocina. Sin embargo, también es un ingrediente multifacético: acompaña los desayunos, se pueden hacer tortitas de verduras con él, licuados y aguas. En realidad, puede acompañar prácticamente a cualquier comida.

Consulta aquí la lista completa de los alimentos del futuro.

 

Más alimentos mexicanos maravillosos: el aguamiel y su origen ancestral.

 

 

Epazote: origen prehispánico y necesidad culinaria de la cocina mexicana
MXCity
El epazote es una hierba que le ha dado un sello de identidad a gran variedad de la comida mexicana reconocida en todo el mundo.

El epazote tiene muchas propiedades y es fundamental para toda cocina mexicana.

 

 

Esta hierba no puede faltar en toda cocina mexicana. Se emplea en la cocina tradicional del centro, sur y suroeste del país, y sin esta hierba en guisos como frijoles de olla, caldo de gallina, caldo tlalpeño, mole verde y de olla, nada de esto sabría igual.

También es ingrediente del chilpachole, de la sopa de elote y tortilla, los papadzules, sin dejar de mencionar a los esquites, las salsas verdes, los chilaquiles, entre muchas otras delicias. Por supuesto, hablamos del epazote.

 

 

 

 

El epazote es una de las plantas indígenas de México más apreciadas, tanto por su sabor como por sus propiedades medicinales. Sus usos y propiedades eran conocidos por aztecas y mayas quienes lo utilizaban como condimento, y de hecho, hoy en día su cultivo se ha extendido a muchos países de Latinoamérica, dejando a su paso un sabor inigualable.

Dentro de sus propiedades medicinales destacan el disminuir los dolores menstruales (cólicos), estomacales e intestinales; asimismo, elimina los parásitos, calma el nerviosismo excesivo, descongestiona las vías respiratorias y aumenta la producción de leche materna.

 

 

 

 

El uso medicinal del epazote también está extendido ya que contiene un aceite (ascaridol) que consumido en forma moderada puede ser bastante saludable. En México la producción anual de epazote es de más de dos mil toneladas. Los estados productores son Puebla, Tlaxcala y Estado de México.

Su nombre científico es Chenopodium ambrosioides L. pero también se conoce como pazote, paico, té de México, hierbas de zorrillo, bitia, quelite apestoso, epazote de toro, epazotl, hierba olorosa epazote de comer, epazote de nosotros y epazote de casa.

 

 

 

 

Existen variedades principales como el Epazote blanco, verde y morado. Es una hierba aromática que se usa en la cocina mexicana y caribeña en general, llegó a Europa procedente de México, hasta el siglo XVII.

Es poco usual que el epazote se consuma solo; es más bien un condimento para dar sabor y enfatizar algunas características de los platillos, como caldos, sopas y mariscos, el chilpachole de jaiba, sopas de hongos y de elote o maíz, se utiliza también en guisados, salsas y algunos moles de la cocina tradicional mexicana en donde es un condimento es insustituible.

 

 

 

 

Debe escoger las hojas de color verde oscuro, largas, delgadas, puntiagudas, sin daños ni manchas negras o descoloridas. Por su sabor fuerte se recomienda utilizarlo junco con otras verduras. Si desea conservarlo por mucho tiempo puedes secarlo, limpiándolo bien, amarrando un manojo de epazote con un cordón y colgarlo de cabeza en un lugar sombreado, lejos del sol; ya seco, guárdelo en un recipiente hermético, de esta forma puede utilizarlo hasta por 6 meses.

 

 

 

 

El epazote es una excelente opción para el huerto familiar, ya que se adapta a varios tipos de clima que florece en el otoño e invierno.

Foto destacada: Nueva Mujer