Burrolandia, un santuario de burros mexicanos cerca de Teotihuacán
MXCity
Burrolandia es la única reserva de burros de México, y además es un parque temático con un museo.

Burrolandia también resguarda el Museo del burro en Otumba: La cuna del burro.

. . .

Burrolandia es una sociedad protectora animal sin ánimo de lucro, cuyo objetivo principal es evitar la extinción del burro y hacer de todo para la supervivencia y bienestar de los burros.  Los burros como todos los animales, necesitan cuidado ya sea porque dejaron de ser funcionales y se convirtieron en un estorbo para sus propietarios.

En Burrolandia hay más de 30 asnos que habitan una granja didáctica ubicada en Otumba, Estado de México, donde se busca proteger y preservar a los jumentos. Germán Flores Sauza, es el fundador de este espacio único en el país y en Latinoamérica, que además de ser un santuario para burros, en el lugar se busca resguardar la historia de los asnos, a través del Museo del burro.

Burrolandia está a orillas de las antiguas vías de la línea ferroviaria México-Veracruz, una granja creada en 2006 y dedicada a albergar burros rescatados de rastros o donados por personas que ya no los podían cuidar; pero ahora muchos de ellos han nacido en el sitio.

Lo que caracteriza a Burrolandia es que ha adoptado a muchos animales que desde su domesticación, han sido blancos de maltratos físicos y de abusos como animales de carga, y aunque en la actualidad su uso como medios de transporte ha disminuido, aún viven desprotegidos en varios estados del país como Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

Ya que en México hay una situación de desprotección total, de maltrato, al grado de que el burro mexicano se está extinguiendo, pues es considerado como ganado poco productivo que vale menos que un cerdo o una oveja. Además, desde siempre los campesinos asocian a los burros con torpeza y rezago económico.

Pero en el país quedan alrededor de 300 mil jumentos, por lo que Burrolandia, a través del "turismo altruista", buscan tener los medios económicos para poder preservar y proteger a estos animales. De ahí, que Burrolandia México es una asociación civil que se financia mediante la visita de un turismo altruista, en el cual los visitantes nos dan un donativo y compran también souvenirs o comen algo en el área de cafetería. Con eso logramos los ingresos para la alimentación y los gastos del santuario.

En este lugar tienen un espacio amplio, con libertad para correr, pastar y les damos cuidados alimenticios y veterinarios. A Otumba también se le conoce como la cuna del burroEn nombre de Burrolandia fue sacado de la película Tonta tonta, pero no tanto, de María Elena Velasco, La India María. Y como en España existe un Burrolandia, se le agregó el "México" para ser reconocido como el santuario de burros del país, y no sólo de la localidad.

Aunque a Otumba se le conoce como Burrolandia desde 1972, es un punto de identidad para muchas personas. Después de la Conquista llegaron los frailes franciscanos, junto con asnos y ovejas, iniciando una nueva actividad para el desarrollo de la nueva España que es la arriería. Burrolandia gasta alrededor de 300 mil pesos al año en alimento para los burros, por lo que se recurre a la venta de automóviles con el fin de cuidar a los burros, mantener en buenas condiciones la infraestructura y pagar el salario de las 20 personas que trabajan en el lugar.

Otumba queda en ese paso de camino real México-Veracruz, lo que lleva que se hagan mesones de descanso para los arrieros, actividad que fomenta el aumento de sitios de descanso y del mercado de bestias de carga.

Pero hoy en día, El Museo del Burro se encuentra en más de 2.5 hectáreas, rodeado de cactus y cuatro edificios que albergan el lugar, además de una cafetería, un mesón y una tienda de souvenirs.

Además de ser una granja didáctica, en el Museo del Burro es posible disfrutar de un tour por el lugar donde conocerán la historia y desarrollo de este animal a lo largo del tiempo. Además de apreciar las esculturas de papel mache, elaboradas por artesanos locales de personajes de la sociedad mexicana en forma de burros, como Vicente Fernández, la India María, Juan Gabriel y Cantinflas, entre otros.

La granja didáctica cuenta con servicios de taxis caracterizados como burros para recorridos turísticos por Otumba, un turibús para tours locales, donde uno de los puntos principales para visitar es el Acueducto del padre Francisco Tembleque. Y es que en menos de 10 años más del 85% del burro mexicano ha disminuido su poblaciónDurante este tour podrás alimentar a los animales. Trae tus propias zanahorias o compra los alimentos que venden en el santuario.

Burrolandia

Dónde: Calle 6, colonia Centro, Otumba, Estado México, a 10 minutos de las pirámides

Teotihuacán.

Cuándo lunes a domingo de 09:00 a 18:00. Recorridos sábados y domingos.

Cuánto: $50

Facebook // Instagram

Fotos: @BurrolandiaMéxicoA.C.

Estos son los rincones más icónicos de Zacatecas
MXCity
Zacatecas es una de las 10 ciudades mexicanas distinguidas por la Unesco como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Conoce los pequeños rincones, sitios históricos y naturaleza de Zacatecas.

 

. . .

 

Los 58 municipios que conforman el precioso estado de Zacatecas, recuerdan la importancia de la ciudad en la colonización, puesto que era un punto importante en la ruta hacia los territorios del norte de la Nueva España.

Hoy en día, ostenta los títulos de “La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas”, otorgados por el rey Felipe II de España el día 20 de junio de 1588 en San Lorenzo de El Escorial, Madrid. Asimismo, se le concedió el Escudo de Armas, emblema en el que fue incluido el cerro de la Bufa.

 

 

Es conocido por sus grandes depósitos de plata y otros minerales, su arquitectura colonial y su importancia durante la Revolución mexicana. Entre sus localidades más importantes están Jerez de García Salinas, Fresnillo de González Echeverría, Río Grande, Guadalupe, Sombrerete, Nochistlán y Calera.

Aquí te invitamos a conocer algunos de los sitios más icónicos de Zacatecas.

 

Catedral Basílica de Nuestra Señora de los Zacatecas

 

 

El clásico zacatecano es la exuberante Catedral Basílica de Nuestra Señora de los Zacatecas con su retablo cubierto de hoja de oro de 24 quilates, pero hay mucho más que visitar en esta ciudad con al menos 40 sitios turísticos. Estos son los icónicos.

Plazuela Miguel Auza. Pequeños bares, restaurantes, cafés y recovecos rodeados de edificios como el Ex templo de San Agustín y el Obispado que de día te ofrece la iluminada paz perfecta para leer y en la noche un bonito ambiente bohemio.

 

 

Mercado González Ortega

 

 

Cuando abrió sus puertas en 1889 era la plaza mayor de la ciudad, pero desde 1982 se adaptó como un centro comercial donde sus locales de souvenirs y restaurantes lucen la elegancia de los techos altos y vitrinas de vidrio.

 

 

Mina el Edén  

 

 

 

Activa de 1586 a 1960, la mina tuvo que cesar labores por el crecimiento de la ciudad, pero esta belleza no podía dejarse olvidada así que desde 1975 funciona como un museo donde se recrea la experiencia de la mina. De noche cuentan con un bar entre las rocas.

 

 

La Bufa

 

 

La mejor de Zacatecas sólo la tienes desde este cerro símbolo de la ciudad. Además de contar con mirador, tiene una tirolesa a más de 85 metros y que recorre 840 metros en 2 tramos que muestran la belleza natural de este estado. No olvides pasar al crestón, formación rocosa que debe su color verdoso a los múltiples líquenes y musgos que crecen sobre las rocas.

 

 

Acrópolis

 

La familia siria que es dueña de este local desde hace más de 70 años ha hecho de este escondite un clásico zacatecano donde sí o sí tienes que desayunar y disfrutar de la atmósfera que crean los sillones y los cuadros que adornan las paredes.

 

 

Centro Cultural Ciudadela del Arte

 

 

Edificada en 1806 para funcionar como la Casa de Ensaye de Zacatecas, hoy es el Museo Manuel M. Ponce, donde se recrea la vida del músico. El espacio también funge como la Cineteca Zacatecas y la Fototeca Zacatecas Pedro Valtierra.

 

 

Zacatecas

Dónde: Todos los espacios se encuentran en el centro histórico de Zacatecas o en viajes de no más de 30 minutos desde el centro.

Cuando: Por la situación sanitaria es mejor consultar cada espacio para conocer horarios disponibles y hacer reservaciones previas.

Cuánto: entre $30 y $500 pesos

Foto destacada: Central de Rerservas

Labná, una zona arqueológica yucateca con monumentos espectaculares
MXCity
En la zona Arqueológica de Labná podrás contemplar en todo su esplendor la impresionante arquitectura maya.

En Labná podrás experimentar el esplendoroso territorio maya.

 

. . .

 

Visitar la Ruta Puuc es una forma genial de conectarse con la historia y la cultura de México, aquí hay sitios arqueológicos mayas bien conservados donde los visitantes pueden experimentar el pasado del pueblo maya.

Pero uno de los sitios más fascinantes es Labná. Los arqueólogos usan describen el lugar y la arquitectura única de la región, visible en los arcos de voladizo en “forma de V” siendo uno de los más destacados de la región.

 

 

Las fachadas ornamentadas, máscaras asombrosas, figuras delicadas y diseños intrincados, es lo que podrás ver en muchos de estos edificios. Se ha dicho, que si colocas una gárgola en una esquina, pensarás que estás en la Europa barroca?

Pero no, Labná es una palabra de origen maya yucateco, significa "casa vieja".

 

 

Es un sitio pequeño pero alguna vez fue una importante urbe maya que alcanzó su esplendor entre los años 600 y 900 d.C. En este sitio predomina la arquitectura del estilo Puuc floreciente (siglos XI y X) pero hay algunas muestras del Puuc temprano del siglo VIII.

Es famosa por poseer una hermosa construcción maya tallada en piedra: El Arco, de notable perfección y fina ornamentación. Debe haber sido la entrada a un recinto dedicado a grandes celebraciones. En su fachada incluye representaciones de casas de palma y serpientes estilizadas.

 

 

Labná tiene un sacbé interno que sigue un eje norte sur y que comunica sus principales conjuntos: El Palacio y El Mirador. El Palacio se localiza en el extremo norte del sacbé interno. Este edificio tuvo varias etapas constructivas hasta acumular 57 recámaras en dos niveles.

En el ala oeste se observa una moldura rectangular que bordea los vanos, ejemplo del Puuc temprano; el resto corresponde al Puuc floreciente, notorio en la talla del friso con columnas con atadura, mascarones de Chaac, grecas escalonadas y celosía.

 

 

 

La mascarón zoomorfo de cuyas fauces emerge una cabeza humana, es una de las características principales del sitio, flanqueado por figuras humanas, muestran una fecha maya que corresponde al año 862.

El Arco de Labná es un pasadizo abovedado que sirve como acceso a un pequeño cuadrángulo ubicado al oeste: El Mirador. La moldura media posee tres segmentos: el interior, biselado; el central con piedras de encaje en zigzag y el del remate con una faja lisa.

 

 

Importancia Cultural de Zona Arqueológica de Labná

 

Este sitio fue de gran importancia en la época Clásica, es probable que el asentamiento se encontrara bajo el dominio de algún sitio que funcionaba como capital regional.

Durante esta época los centros económicos y políticos más importantes de la región fueron: Uxmal, Sayil y Kabah, que junto con Oxkintok, Labná y Nohpat parecen haber controlado la totalidad de la cordillera del Puuc, así como algunas porciones de las planicies del norte.

 

Se presume que el esquema de organización socio-política básica, era el de grandes centros autónomos con una plena organización estatal; parece claro que estos asentamientos centralizaban en un grado muy alto la mayoría de las funciones de la región.

 

 

Zona Arqueológica Labná

Dónde: a 120 km al sur de Mérida, y a 42 km. al sureste de Uxmal

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 17:00 horas, todos los días del año.

Cuánto: $55

Las personas que acrediten residencia en México están exentas los domingos.

Foto destacada Scoopnest

Hermosa sandia amarilla: el fresco poder de los carotenoides
MXCity
La sandía amarilla es baja en sodio y potasio, es ideal para diabéticos, hipertensos y como dulce para los que no quieren caramelos.

La sandía amarilla es amiga del limón y el chamoy con bajo aporte calórico.

 

. . .

 

La sandía, la representación misma de la frescura, salió del desierto del Kalahari para llegar a España y luego arribar a la tierra azteca por ahí del siglo XVII, desde entonces, se ha consumido en México con singular alegría y hasta en su versión amarilla.

 

 

¿De dónde salió?

Algunos agricultores afirman que la sandía amarilla surge de manera natural. Una de las teorías es que se debe al tipo de mineralización de la tierra en la que siembra, otra es, que esta coloración se debe a una polinización natural que combinó propiedades de la calabaza y la sandía.

Tampoco se trata de una especie diferente a la roja, se trata sólo del cambio en su pigmentación a causa de la presencia de carotenoides durante el proceso de la fotosíntesis.

 

 

¿Por qué es amarilla?

Y son precisamente los carotenoides los que le dan el color amarillo a la sandía, el pigmento que además indica otros cambios que no vemos a simple vista, por ejemplo, la alta concentración en citrulina, un aminoácido vasodilatador.

 

 

¿Cuáles son sus maravillas?

 

Así como su versión colorada, la sandía amarilla es muy buen para hidratarnos, pero ésta suculenta versión que dicen es más dulce, aporta muchos otros beneficios a nuestro organismo, como la alta cantidad de calcio.

Además de repetir las vitaminas A y C que tiene la sandía roja, pero con mayor concentración, también es aporta una generosa cantidad de hierro, que apoya la recuperación de la anemia y otras enfermedades.

 

 

Sus aminoácidos son ideales para combatir la hipertensión y la diabetes. Lo último que sabe de sus aportaciones a la salud es que los carotenoides previenen las enfermedades degenerativas de los ojos ¡cuántos hubiéramos querido saber esto antes!

Afortunadamente para nosotros la sandía amarilla se cultiva en México durante todo el año, pero tampoco es que sea fácil de conseguir. Si te mueres por probarla la puedes adquirir en línea o en la Central de Abastos por medio de sus servicios a distancia.

 

 

Sandía Amarilla

Dónde: Central de Abastos de la CDMX

Cuando: Todo el año

Cuánto: $99 pesos

Foto destacada Amifruit

¿Qué personajes históricos dan nombre a las salas de la Cineteca Nacional?
MXCity
Solo los verdaderos fanáticos del cine mexicano saben quiénes son estos maestros que han aportado tanto a la cinematografía.

La crema y la nata del cine nacional se refleja en los nombres de la Cineteca.

 

. . .

 

Si eres observador, ya habrás notado que las salas de la cineteca tienen nombre, pero ¿sabes quiénes son esas personas y cuál ha sido su aportación al cine nacional?

 

 

Sala 1 / Jorge Stahl

 

 

Debutó en el cine en 1945 con Cuando lloran los valientes (1945) para convertirse en uno de los fotógrafos más importantes del cine nacional. Si has visto Los tres huastecos de Ismael Rodríguez, ya conoces su trabajo. Murió en 2003 a los 82 años legándonos 167 películas en 50 años de carrera.

 

 

Sala 2 / Salvador Toscano

 

 

A sus 24 años importó los primeros aparatos cinematográficos a nuestro país con sus propios fondos. Dos años después abrió la primera sala de pública, el Cinematógrafo Lumière. Como cineasta narró el porfiriato en diversos documentales. Es autor de la primera película totalmente mexicana, Memorias de un mexicano, primer largometraje documental de importancia realizado en México.

 

 

Sala 3 / Fernando de Fuentes

 

 

Además de director, productor y guionista, el veracruzano estudió filosofía y trabajó como asistente de Venustiano Carranza durante la Revolución Mexicana. Introdujo la comedia ranchera con Alla en el Rancho Grande, que ganó el primer lugar en el Festival de Cine de Venecia en 1938. A él debemos la primera película nacional a color, Así se quiere en Jalisco.

 

 

Sala 4 / Arcady Boytler

 

 

El "Gallo ruso" llegó a México en 1931 con una gran experiencia cinematográfica a cuestas, pero fue aquí donde dirigió Mano a mano la primera película sonora mexicana. Pero fue La Mujer del puerto protagonizada por Andrea Palma, el éxito al que le seguiría ¡Así es mi tierra! y Águila o Sol, películas que lanzaron a la fama a Mario Moreno "Cantinflas".

 

 

Sala 5 / Matilde Landeta

 

 

La guionista y directora luchó toda su vida por un lugar en el cine nacional, fue ella la que abrió brecha a las mujeres en el competitivo campo cinematográfico nacional financiando sus propias películas. Debutó con Lola Casanova, y escribió y dirigió más de 100 guiones para documentales en Estados Unidos.

 

 

Sala 6 / Roberto Gavaldón

 

 

El gran exponente del melodrama social inició con La barranca que lo colocó como el primer mexicano en recibir un Ariel. Creo el western-ranchero con el actor Antonio Aguilar antes de ganar mejor fotografía en Cannes con Macario, la primera en ser nominada al premio Oscar de la Academia.

 

 

Sala 7 / Alejandro Galindo

 

 

Además de desarrollar la modernidad mexicana, inició el cine de tendencia moralista con obras como La edad de la tentación. Si has visto ¡Esquina? bajan! o Una familia de tantas ya conoces su trabajo, lo que nadie ha visto es su ultimo trabajo una biografía de Lázaro Cárdenas que nunca se estrenó.

 

 

Sala 8 / Ismael Rodríguez

 

 

Dirigió las películas más exitosas de Pedro Infante, fue el director de los grandes de la época de oro del cine mexicano, Dolores del Río, María Félix, John Carradine y Basil Rathbone. Con Tizoc: Amor indio, ganó el Oso de Plata, en el Festival Internacional de Cine de Berlín. También dirigió a Toshir? Mifune (el actor predilecto del director japonés Akira Kurosawa) en Ánimas Trujano nominada al Óscar como Mejor película extranjera.

 

 

Sala 9 / Juan Bustillo Oro

 

 

Debutó en el cine sonoro con un fracaso taquillero con Dos monjes, (clásico del cine experimental mexicano) pero se recuperó con Monja, casada, virgen y mártir para después fundar con Jesús Grovas una de las grandes casas productoras de la época, Oro Grovas. Inició la corriente genérica de la añoranza porfiriana, con Ahí está el detalle consagró a Cantinflas y abrió camino al género de la comedia ranchera.

 

 

Sala 10 / Luis Buñuel

 

 

Probablemente el único que todos conocen. Nacionalizado mexicano, se estrenó con Gran casino pero se consolidó con Los olvidados (premio a mejor director en el Festival de Cannes) y con Viridiana (Palma de Oro). La última película de Buñuel en México fue Simón del desierto, la última vez que dirigió a Silva Pinal.

 

 

Foro al Aire Libre Gabriel Figueroa  

 

 

El director de fotografía del cine de oro mexicano. Más de 200 películas fotografiadas a lo largo de casi 50 años, trabajó con todos los grandes directores pero con Emilio "Indio" Fernández, definió un estilo característico el de los paisajes mexicanos y la identidad nacional.

Foto destacada Brújula Urbana

x