Vida Capital
Estas son las razones por las que “México” se escribe con X
MXCity
En el Diccionario Panhispánico de Dudas, la Real Academia Española, dice que aún es válido escribir "Méjico" o "mejicano".

La palabra "México" resguarda un increíble y precioso secreto.

. . .

La Real Academia Española (RAE), en su Diccionario Panhispánico de Dudas, afirma que escribir “Méjico” o “mejicano”, es tan válido como México o mexicano. Así que escribir Méjico, con “j”, es algo, propiamente, incorrecto. Lo que se recomienda es escribirlos con "x", y ¿por qué México se escribe con "x" y no con "j"?

El nombre de nuestro país se ha escrito en español con “x” desde hace cinco siglos. De hecho, desde que los conquistadores se establecieron en América, muchos hispanohablantes aún lo escriben con “j”. Pero a la fecha, se continúa usando la letra “x”.

De hecho, los españoles usaban Méjico o mejicano, como grafías usuales del nombre de nuestro país. Como ya lo dijimos, son formas correctas de escribir; "lo que debe saberse es que es un asunto casi de identidad nacional por los orígenes de esto", señala Juan Nadal, doctor en Filología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aunque principalmente se debe a cómo era el castellano que se hablaba a principios del siglo XVI, cuando se dio la conquista de la nación azteca (o mexica, para ser más precisos).

El topónimo “México” tiene su origen en la lengua náhuatl hablada por los aztecas fundadores de la nación prehispánica. La palabra más linda que el náhuatl le regaló al español (y otras que se usan de forma cotidiana en España y América Latina). Historiadores apuntan a que la fundación del imperio se dio en marzo de 1325.

Pero se utiliza, México, porque el significado de la palabra quiere decir “lugar en el ombligo de la Luna”. El vocablo “metzi” significa “luna”, “xictli” es “ombligo o centro”, y “co” es el sufijo náhuatl para “lugar”. Los aztecas fundaron lo que hoy es México en el lago de Texcoco, llamado “lago de la luna”.

Pronunciado en nuestro español actual sonaría como “Méshico”, es decir, el sonido de la equis sería /sh/, como cuando se dice el anglicismo show. De hecho, Meshico comenzó a ser usado a mediados del siglo veinte por un grupo de intelectuales mexicanos asociados a un revista para definir una actitud filosófica y sociológica que buscaba basarse en una auténtica ontología del mexicano.

El rey Alfonso X de Castilla, llamado “El Sabio”, estableció la Norma Alfonsí de la escritura en el siglo XII que establecía que el sonido /sh/ debía escribirse con equis. Cuando llegaron los conquistadores españoles, a principios del siglo XVI, trataron de adaptar los sonidos del náhuatl al castellano de esa época y usaron la Norma Alfonsí para “Méshico”, es decir, Mexico (en ese tiempo sin tilde).

Se convierte en “Méjico”, desde el mismo siglo XVI de la conquista de México (1521), cuando el castellano estaba perdiendo el sonido fricativo prepalatal sordo /sh/ y en el siglo XVII terminó por desaparecer.

Son pocas las palabras de nuestro idioma que aún tienen ese sonido, muchas de las cuales proceden de otras lenguas que sí lo tienen, como el inglés, el portugués o el francés. Los documentos de la época prehispánica y colonial guardan la memoria de los nombres de los lugares de México. Paralelamente existía el sonido fricativo velar sordo, que es el que se escucha en la jota o con la ge.

"En el siglo XVII ya nadie pronunciaba el /sh/ en español, por eso es que en ese siglo ya todo mundo decía México (con el sonido de la j)”, dice Nadal. La RAE estableció en 1815 la Ortografía de la Lengua Castellana en la que instruyó que todas las palabras que se escribían con equis y que se pronunciaban con /j/ debían ahora escribirse con jota, y ya no con equis.

De ahí que México se convierte en Méjico para la RAE. Pero debido a que muchos nombres de lugares de México tienen origen en las lenguas prehispánicas, aquella imposición de la RAE sobre su escritura no fue bien recibida. “Se convirtió esto en prácticamente en una cuestión de identidad nacional, porque además coincidió con la lucha por la Independencia (1810-1821). Pero la RAE se mantuvo firme en eso durante todo el siglo XIX y durante casi todo el XX”, explica Nadal.

La independencia reafirmó la defensa de los mexicanos de escribir el nombre de su país como siempre lo habían hecho. En el siglo XIX se fundan las Academias de la Lengua de las naciones de América Latina, las cuales eran las que dictaban la norma dentro de estos países. “Por supuesto la academia mexicana jamás, jamás, jamás ha admitido que México se escribe con jota”, enfatiza Nadal.

No fue hasta 1992 que la RAE reconoció que podría escribirse con x, pero siempre prefiriendo Méjico con j. Finalmente, en 2001 fue cuando la institución estableció la recomendación de que se escriba con x: México. México se escribe con X porque remite a nuestra cultura, identidad, historia, raíces y que siempre, hemos sido el lugar en el ombligo de la Luna.

México es el quinto lugar de los países con mayor herencia cultural
MXCity
La evaluación de 78 países mide un índice general que llaman "Heritage" que estudia la accesibilidad de la cultura del país, historia, gastronomía y sus atracciones geográficas.

Foto de Portada: Elizabeth Velázquez / Excelsior

El ranking de Heritage analiza la riqueza cultural e histórica de países alrededor del mundo.

 

. . .

 

Viajar a un país es conocer su cultura, una mixtura entre placer e inquietud de conocer algo diferente y estéticamente estimulante. En gran medida lo que mueve la búsqueda del viaje es la herencia cultural de un país, sobre todo en la medida en la que su cultura sigue viva y es accesible.

Esto mismo es lo que refleja el ranking anual Heritage, realizado por grupo BAV y The Wharton School de la Universidad de Pensilvania. La evaluación de setenta y ocho países mide un índice general que llaman “Heritage” o herencia, el cual incluye setenta y seis métricas distintas pero fundamentalmente tiene cinco aspectos esenciales: la accesibilidad de la cultura del país, una historia rica, buena comida, atracciones culturales y atracciones geográficas. Es decir, se mide la belleza del paisaje, la riqueza y la complejidad de la historia pero también la facilidad para acceder a ella, lo que seguramente tiene que ver con la industria del turismo del país o ciertas costumbres y apertura hacia los extranjeros.

Sin duda a esto se debe que la India ocupe el sexto lugar o que China ocupe el doceavo, dos países que tendrían que estar indudablemente entre los cinco primeros si se midiera puramente “la herencia cultural”. Debido a lo anterior, España, Italia y Grecia encabezan la lista (Italia había sido el primer lugar el año pasado). 

México aparece en el quinto lugar. Nuestro país resalta por una mezcla de un gran pasado cultural con civilizaciones como la maya, la azteca, la olmeca o la tolteca, además de impresionantes paisajes naturales, especialmente y selvas tropicales y una de las mejores ofertas gastronómicas del mundo.

Esto hace que México supere a su vecino del norte, Estados Unidos, que ocupa el lugar 16, superando a países con mucha más historia, como Marruecos en el 17, o a casi todos los países islámicos -salvo Turquía y Egipto- que tienen una impresionante historia, como Irán, pero que seguramente no figuran debido a su poca “accesibilidad”. Menos aun países devastados como Afganistán e Irak, dos de los más ricos en historia en todo el mundo. Todo ello no deja de reflejar un cierto sesgo, pues hace preguntarse: ¿accesible para quién? Ciertamente, los países europeos que encabezan la lista no son de fácil acceso para ciudadanos de países como Siria o Nigeria.

No resulta extraño que los primeros países de la lista sean también los que reciben a más viajeros cada año. En este apartado generalmente los líderes son Italia, España y Francia, seguidos de Estados Unidos y China, pero países como Tailandia o Turquía son también de los más visitados del mundo. El caso de Tailandia es similar al de México, combinando, por así decirlo, placer, belleza exótica y herencia cultural.

 

1. España 

 

2. Italia 

 

3. Grecia

 

4. Francia

 

5. México

 

6. India

 

7. Tailandia

 

8. Egipto

 

9. Turquía 

 

10. Japón 

 

 

Ernesto Uruchurtu y la política de cero tolerancia que modernizó la CDMX
MXCity
El Licenciado Ernesto Uruchurtu, ex jefe del Departamento del Distrito Federal, fue controversial por su política para las buenas consciencias.

Foto destacada: Revista Danzoneros

Ernesto P. Uruchurtu fue el regente del Distrito Federal con "Mano de hierro".

 

. . .

 

La política mexicana está repleta de personajes que han pasado a la historia por sus más o menos buenas decisiones frente al mando o por muy malas administraciones, por chismes con celebridades o grandes obras públicas? Ernesto P. Uruchurtu ha quedado olvidado porque hace ya mucho tiempo que estuvo al frente de nuestra CDMX, pero vaya que dejó legado de su trabajo.

Cuando la ciudad era distrito y no había jefes de gobierno, Ernesto P. Uruchurtu fue regente del Departamento del Distrito Federal en el periodo de 1952 a 1966, el hermosillense tenía 46 años cuando quedó al frente del centro político y social de México adquiriendo muy rápido el sobrenombre "Regente de Hierro" lo que hizo ser tanto odiado como alabado.

Durante los 14 años que estuvo al frente del gobierno de la ciudad, Uruchurtu tuvo como soporte de su puesto 2 columnas que lo sostendrían en la política durante los gobiernos de Adolfo Ruíz Cortínez, Adolfo López Mateos y parte del de Gustavo Díaz Ordaz: 1) buen funcionamiento de la ciudad y, 2) cero tolerancia a los actos inmorales fueron las directrices que cambiaron para siempre la ciudad.

 

DF: una ciudad moderna, pero decente

 

 

Con la excusa de mejorar la movilidad, la seguridad y la calidad de vida, Uruchurtu inauguró el caos vial que ya caracteriza a la siempre en obras Ciudad de México, todo empezó cuando cambió la traza de la ciudad para beneficiar el tránsito de automóviles particulares, a lo que le siguió una larguísima temporada de construcciones.

En búsqueda de una mejor ciudad, el regente del otrora D.D.F. (Departamento del Distrito Federal) planeó una serie de espacios públicos para las familias y restringió los horarios de bares, centros nocturnos o cualquier otro lugar parecido, los cabarés eran los más acosados por todo tipo de nuevas reglamentaciones y ni hablar de las muy prohibidas manifestaciones o reuniones de personas en vía pública.

 

 

Al respecto de la prohibición y la búsqueda de la decencia, emprendió en 1952 la campaña La Cruzada de la Decencia Teatral, por medio de la cual elegía lo que se podía ver en los escenarios de la ciudad, derecho que les permitió clausurar obras que Luis Spota considerara inapropiadas, el escritor estaba apoyado por ciertas clases sociales y grupos.

Y no solo teatros y obras, actrices, directores y vedettes fueron afectados o prohibidos, entre ellos, Yolanda Montes Tongolele, María Victoria, Alejandro Jodorowsky, el Waikiki, El Salón México, la película Viridiana de Luis Buñuel tuvo que ser exhibida en el teatro La Capilla de un arriesgado Salvador Novo, el recinto fue clausurado. Hasta las pulquerías tuvieron que tapar los murales en sus paredes y cumplir con absurdas restricciones que llevó a la ruina a la mayoría.

 

 

Guarderías, escuelas y mercados

 

 

Como parte de su plan para apoyar a las familias o para sofocar cualquier queja, el Regente de Hierro abrió guarderías y estancias para las madres empleadas de alguna dependencia gubernamental, es decir, por muy tradicionalista que fuera aceptaba que las mujeres salieran a trabajar. También edificó hasta 324 de escuelas primarias, jardines de niños y escuelas de enseñanza técnica.

Para completar las necesidades de las familias se encargó de construir parques, plazas públicas, hospitales infantiles, penitenciarias y deportivos, sí, a Uruchurtu se debe que en casi cada colonia de la CDMX existan escuelas, deportivos y mercados. Con la finalidad de desaparecer los tianguis se construyeron más de 150 mercados con baños, guardería, zonas de lavado y desinfección para frutas y verduras.

 

 

Pero fue también la era de las grandes unidades habitacionales, en San Juan Aragón, Peñón de los Baños y Santa Cruz Meyehualco se levantaron casas multifamiliares hasta con 4 recámaras, todos los servicios y comodidades como escuelas, áreas comerciales y de recreación.

 

Infraestructura, transporte y vía pública

 

 

Si has visto antiguas fotografías del Zócalo notarás que había macetones y bancas, pues fue Ernesto P. Uruchurtu quien con ayuda del gobierno federal removió cualquier oportunidad de que la gente permaneciera en la Plaza de la Constitución, para que mejor pasearan por el Paseo de la Reforma donde se colocaron fuentes y se ensanchó la calle.

También durante este tiempo el Bosque de Chapultepec adquirió el aspecto que conservó por tanto tiempo, fue cuando se instalaron aquellos juegos de metal (algunos que aún sobreviven), los dos lagos artificiales, uno de sus restaurantes, 10 kioscos de comida, la famosa feria con su montaña rusa y el Museo de Historia Natural.

 

 

La red de alumbrado público fue ampliada, se estableció el servicio de limpieza de la vía pública, se entubaron los ríos Consulado, Churubusco y de la Magdalena para los cuales se crearon plantas de bombeo. En esos días el Periférico fue planeado y Tlalpan mejorada, el Rastro y Frigorífico del D.D.F. fue construido a la orilla de la ciudad para sacar su olor, todo lo necesario para embellecer la ciudad fue realizado, menos el metro.

Aunque Uruchurtu logró una red eficiente de transporte público, armado de taxis, camiones y tranvías -de lo cual estaba muy orgulloso; el gobierno federal estaba interesado en construir la red de transporte subterráneo que nada le gustaba al Regente de Hierro, quien argumentaba era imposible de construir por el subsuelo característico del D.D.F.

 

 

El fin de la era Uruchurtu

 

 

Se dice que en realidad lo que no le gustaba era tener que destinar tantos fondos para ese proyecto que no pudo retrasar más, el 19 de junio de 1967 fue que comenzó la construcción del metro, poco tiempo después renunció a su cargo a unos días de haber ordenado el violento desalojo de los colonos del Ajusco y Santa Úrsula.

El también primer secretario general del PRI había mandado retirar a los paracaidistas de esta zona para comenzar la construcción del Monumental Estadio Azteca, lo que nunca contemplo fue que pese a sus medidas de represión la gente expresara su descontento y fuera apoyada por la Cámara de Diputados quien el 20 de septiembre de 1966 , dictaminara único responsable de los hechos acaecidos en las colonias Ajusco y Santa Úrsula al licenciado Ernesto P. Uruchurtu, ex jefe del Departamento del Distrito Federal.

Todos hablan de la estatua de Colón y ¿Qué hay de los Indios Verdes?
MXCity
Los Indios Verdes son un par de estatuas colosales que se han mudado de sitio en varias ocasiones y alguna vez estuvieron en Reforma.

Foto destacada: El Universal

Las estatuas de los Indios Verdes tienen una gran historia de recorrer la ciudad.

 

. . .

 

Quitar la escultura de Cristobal Colón de paseo de la Reforma ha traído mucha controversia, al grado de que ya no será el arquitecto y artista Pedro Reyes quien el artífice de la escultura que llevaría por nombre “Tlali”; y ahora será el Comité de Monumentos y Obras Artísticas en espacios públicos de la Ciudad de México, quién resolverá el caso de la glorieta de Colón.

Dicho comité, constituido por instituciones de la Ciudad, del gobierno de México, como el INAH, historiadores y ciudadanos, tomarán la debido a las protestas tanto de haber quitado a Cristobal Colón del pedestal, como de la nueva pieza que se colará en un futuro próximo. Pero este no ha sido el único caso que se ha tenido en la CDMX.

 

 

 

Tlatoanis convertidos en Indios Verdes

 

 

A fines del siglo XIX dos estatuas estaban en la entrada al “Paseo de la Reforma”: las de Itzcóatl y Ahuizotl, Tlatoanis mexicas. Pero estas estatuas duraron poco tiempo y la aristocracia porfiriana decidió que afeaban la avenida "parisina" así que en 1902 fueron trasladados a la Calzada de la Viga. A fines del siglo XIX los "Indios Verdes" estaban en el Paseo de la Reforma, en la intersección con las actuales avenidas Juárez y Bucareli.

En 1889 México participó con un original pabellón en la Exposición Universal en París, Francia, precisamente cuando se inauguró la Torre Eiffel. Se invitó al escultor y pintor Alejandro Casarín Salinas (1842-1907) para que elaborara dos esculturas de bronce de cerca de cuatro metros de altura y un peso aproximado de tres toneladas, las cuales representaban a Itzcóatl y a Ahuítzotl para formar parte de esa conmemoración.

 

 

Las estatuas nunca llegaron a Paris. A Itzcóatl se le reconoce como el hombre que consolidó la autonomía mexicana. En unión de Netzahualcoyotl, rey poeta de Texcoco y Totoquihuatzin, señor de Tlacopan, forjaron la Triple Alianza, que implicó la unión de fuerzas para acabar con el señorío de Azcapotzalco, que les imponía muy severas cargas tributarias y militares.

Itzcóatl fue un hombre joven y en la escultura porta un macuahuitl, espada de madera con cuchillos de obsidiana, siendo el cuarto tlatoani azteca. En aquellas fechas, en el periódico “El Monitor Republicano” se podía leer: "suprima los ridículos y antiestéticos muñecotes colocados a la entrada del Paseo de la Reforma. (Ya que) los turistas que visitan esta capital creen que esos adefesios son obra de los primitivos pobladores del Anáhuac y que nuestro ayuntamiento los conserva allí como reliquias arqueológicas. Así opinan los que nos juzgan favorablemente. En cuanto a los que sepan que son obras contemporáneas nos calificarán seguro de salvajes…"

 

 

En 1901, los “indios verdes” fueron trasladados al Paseo de la Viga, donde se colocaron en nuevos pedestales en “estilo maya”, hecho por el arquitecto Guillermo de Heredia. En el Paseo de la Viga en 1901, sitio en que permanecieron durante 38 años.

En 1939 se desmontaron las dos estatuas de sus bases y fueron trasladarlas a un taller para su rehabilitación y después a donde comenzaba la Av. Insurgentes Norte. Desde 1939, las estatuas se quedaron en este sitio hasta 1979. Una vez concluida la estación terminal del metro Indios Verdes, de la línea 3, inaugurada el 1o. de diciembre de 1979.

 

 

Desde 1979 las estatuas estuvieron un poco desoladas en los camellones laterales de Insurgentes Norte hasta que en 2005 fueron trasladadas como parte del Plan Maestro de rescate del Acueducto de Guadalupe, se remodeló el Parque del Mestizaje, en donde los tlatoanis mexicas encontraron su actual morada.

Las estatuas otra vez fueron restauradas y les devolvieron su apariencia original. El especialista que encabezó al equipo de restauradores, Ricardo Prado, descubrió que las estatuas eran verdes desde que fueron creadas.  Es decir que Casarín había encontrado la fórmula para dar el efecto de pátina verdosa, que se adquiere con el paso de los años, desde la mismo día en que fueron colocadas sus memorables estatuas.

 

 

 

 

El Parque del Mestizaje cuenta con diversos atractivos como son la fuente denominada de Los Danzantes y también existen otras esculturas como la de Don Quijote y Sancho Panza. En este sitio están las estatuas, símbolo del poderoso Imperio Azteca. Estas estatuas son un bien histórico que pocas veces tomamos en cuenta.

4 lugares de la CDMX que son Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO
MXCity
Estos cuatro sitios son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, gracias a su atractivo arquitectónico e histórico.

Foto destacada: Greenpeace México

La CDMX no deja de maravillarnos con su gran Patrimonio Cultural.

 

. . .

 

Recorrer las calles de la CDMX hace visible que nuestra arquitectura es diversa y que cada edificio y estilo cuenta una historia de nuestro pasado. Hay desde elegantes estructuras coloniales hasta ruinas bien conservadas en áreas más rurales que se remontan a la Mesoamérica precolombina.

Pero lo que es importante de la arquitectura mexicana es que proviene de su historia mestiza. Si bien es cierto que muchos sitios son bastante similares a la que se puede encontrar en las ciudades de España, también la mezcla le ha dado un toque especial y único para admirar elegantes casas coloniales hasta hermosos edificios de estilo Art Decó.

Aquí te dejamos con cuatro sitios de la CDMX que son Patrimonio Mundial declarados por la UNESCO.

 

 

Centro Histórico de la CDMX

 

 

El Centro Histórico de la Ciudad de México, el corazón de la capital, puede albergar hasta cerca de 100.000 personas. Este tramo de la capital ocupa 668 cuadras, contiene 9.000 edificios, de los cuales 1.550 han sido declarados de importancia histórica. La mayoría de estos edificios históricos se construyeron entre los siglos XVI y XX. Aquí es posible encontrar ruinas de una ciudad prehispánica, recintos virreinales y construcciones de hasta finales del siglo XIX que se consideran indispensables para la preservación del patrimonio arquitectónico y cultural de la zona.

Fue el centro del antiguo Imperio Azteca y sede del poder de la colonia española de la Nueva España, además de una gran cantidad de museos. Desde 2004 se le han invertido más de 438 millones de dólares para mejorar las inversiones  y atraer inversiones externas a la zona.  Esto, y miles de cosas más, lo ha convertido en Patrimonio de la Humanidad.

 

 

Xochimilco

 

 

Xochimilco, "Campo de Flores" en náhuatl, combinada elementos culturales de sus orígenes prehispánicos, arte y cultura colonial, marimba, mariachis, fiestas y góndolas mexicanas, así como la producción de hortalizas, plantas ornamentales, paisajismo y un amplia variedad de chinampas ubicadas en todo el lugar.

Xochimilco tiene una historia milenaria, una fiesta de colores y una variedad de tradiciones. Reconocidas como las "góndolas mexicanas" donde es posible pasear y ver las chinampas donde aún se cultiva como en el pasado. En un sitio lleno de historia, arte y un entorno natural único en el mundo, siendo uno de los lugares más atractivos e interesantes de la Ciudad de México.

Fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 11 de diciembre de 1987.

 

 

Ciudad Universitaria

 

 

Ciudad Universitaria es el campus principal de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue diseñado por los arquitectos Mario Pani y Enrique del Moral, incluye el Estadio Olímpico , unas 40 facultades e institutos, el Centro Cultural, una reserva ecológica, la Biblioteca Central y algunos museos. Fue construido durante la década de 1950 sobre un antiguo lecho de lava solidificada en Coyoacán llamado “El Pedregal”. Se completó en 1954 a un costo de aproximadamente $25 millones. En el momento de su finalización, era el proyecto de construcción individual más grande en México desde los aztecas.

Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007.

 

 

Casa-Estudio Luis Barragán

 

 

Construida en 1948, representa una de las obras de arquitectura contemporánea más trascendentes a nivel internacional, ya que es la única propiedad individual en América Latina que ha logrado tan distintivo honor. Es una obra maestra en el desarrollo del movimiento moderno que fusiona elementos tradicionales y vernáculos, así como diversos filosóficos y artísticos.

Además, la influencia de Luis Barragán en la arquitectura global sigue en constante crecimiento y su casa, conservada tal como estaba cuando la habitaba su autor hasta su muerte en 1988, es uno de los sitios más visitados de la Ciudad de México por arquitectos y conocedores de arte de todo el mundo. Barragán vivió en este sitio de 1943 a 1947. Fue diseñada y construida en 1947 para Luz Escandón de R. Valenzuela, pero en 1948 Barragán decidió mudarse él mismo, a pesar de que en ese momento estaba desarrollando el fraccionamiento elite Jardines del Pedregal en el sur de la ciudad.

La UNESCO la agregó en su lista de Patrimonio Mundial en 2004.

x