Arte y Cultura
Hermosos poemas cortos de la cultura maya clásica
MXCity
Estos poemas mayas nos trasmiten toda su musicalidad, pasión y la belleza de un pueblo en completa armonía con la naturaleza.

Poemas mayas originales con su traducción al español.

 

Se dice que la lengua maya es fascinante por su musicalidad y fuerza, así como su cosmovisión, la literatura, ciencia, y cultura. Aunque en la antigüedad pocos mayas sabían escribir, y los libros estaban reservados para unos cuantos, hoy en día esta cultura está llena de enormes escritores divulgando todo tipo de textos en su lengua madre.

Algunos de los textos más reconocidas de los mayas son el Popol Vuh, Chilam Balam, el más conocido es el de Chumayel. Pero es posible encontrar poemas mayas como el que se encuentra en un mural en el Museo de Antropología de la Ciudad de México, traducido por Antonio Médiz Bolio.

Se llama “chilames” a los sacerdotes que interpretaban los libros antiguos para extraer de ellos profecías. Cada poblado escribió su propio libro, por lo que existen “chilam balames” de numerosas poblaciones; entre ellas: Maní, Tizimín, Chumayel, Kahua, Ixil, Tekax, Nah (hoy Teabo) y Tusik (hoy Temozón). El más conocido es el Chilam Balam de Chumayel, poblado de Tekax,  y se atribuye su compilación a Juan José Hoil; la primera traducción completa al español fue de Antonio Médiz Bolio de 1930.

Aquí te dejamos algunos poemas mayas con su traducción al español.

 

In K’aba

tikín o’tel

chi’il chi’ chi’chi’al

u chá’acha’al tumén u dzay máako’ob

Dzok in pitik u nóokil in k’aba’

je bix u podzikúbal kan tu xla sóol

(…)

In k’abae

cha takan ti’ páalal.

In k’abae

tatak’cha’tan tumén p’ek.

Bejlae mina’an in k’aaba.

Tené aluxén tan in sosok’ik u tzotzel u pool yáamaj.

 

Mi nombre

Mi nombre

es un pellejo disecado

que de boca en boca es mordido,

es masticado por los colmillos de la gente.

Me he despojado de las vestiduras de mi nombre

como se despoja la serpiente de su piel.

(…)

Mi nombre

es un chicle que los niños no pueden tener.

Mi nombre ha sido rechazado con desprecio.

Entonces ya no tengo nombre.

Soy un espíritu que juega con el cabello del amor.

 

 

A Yáamaj

Mix máak ku yuk’ul tin luuch,

mix máak ku jupik y k’ab ichil in leek

mix máak ku janal tin laak.

A yámae júntuul tzayam kóil peek’ ch’apachtán tumen máako’ob.

Nájil naj ku páatal yéetel u xtakche’il jool naj.

Tu láakal máak yojel dzok u chíiken a yáamaj.

 

Tu amor

Nadie bebe de mi cantimplora,

nadie desliza su mano en mi canasta de pan,

nadie come de mi plato.

Tu amor es un perro con rabia que es alejado por todos los demás.

En cada casa, las puertas se cierran para ti.

Y la gente sabe que tu amor me ha mordido.

 

At xsum li waam

At xsum li waam,

k’ajo’ laatuulanil…

Jo’ jun li mukuy naq narupik

chi ru li loq’laj choxa laach’ool

chan chan tawi’ li tuuxil noq’

ut li xnaq’ laawu nalemtz unk jo’

junaq li ch’ina’ usil uutz’ u’uj.

(…)

Ut li waam napsik’ok sa’ xna’aj

naq nakatwil, xb’aan naq maa’ani chik

junaq jo’ laa’at, jo’kan naq nakatinra

ut nank’e e laaloq’al.

 

Mi alma gemela

qué delicada eres…

como una paloma volando

a través del cielo sagrado, tu corazón

como un botón de algodón,

tus ojos brillan como

la más bella flor.

(…)

Mi corazón salta en su jaula

cuando te ve, porque no hay nadie más

como tú, y por eso te amo

y te canto alabanzas.

 

 

Bin in tzuutz a chi

Tut yam x cohl

X ciichpam zac

Y an y an a u ahal

 

Besaré tu boca

entre las plantas de milpa,

belleza centelleante,

debes darte prisa.

 

Tz’utz’a chi tu caapcool hok che

Tz’a ex a hatz’uutz nokeex;

tz’ooc u kuchul kin h cimac olil;

xeech u tzou tzotzel a pol;

tz’a u lemcech ciichcelmil a nok

tz’a hatz’utz xanaab;

ch’uuicinzah a nuucuuch tuup

tu tupil a xicin;

tz’a malob ooch’;

tz’a u keexiloob a x ciichpan caal;

tz’a, uu baakaal

hop men hop tu nak a kab.

t kailbelt caa i laac ciichpameech hebiix maix maace

uay tu t cahil,

H’ Tz’iitbalcheé.

 

Besar tus labios al lado de la cerca

Ponte tus hermosos vestidos;

que ha llegado el día de la felicidad:

desenreda tu cabello;

ponte tu ropa más atractiva

y tu cuero espléndido.

Cuelga de tus lóbulos zarcillos.

Ponte un buen cinturón.

Adorna tu cuello con guirnaldas

y pon cintas brillantes

en tus brazos.

Gloriosa te verás,

pues no hay nadie más hermoso

en la ciudad de Dzitbalché.

 

 

Coox c’kam nicte

Cimaac olailil

tan c kayiic

tu men bin cah

C’Kam C’Nicte.

Tu lacailil x chuup x loob bayen

chen chehlah chehlameec u yiich

tut ziit u puucziikalil

tut tz’uu u tzem.

Bail x tumen?

tumen yoheel

t’yolal u tz’iic

u zuhuyil colelil ti u yaacunah

Kayeex Nicteil!

 

Vayamos a recibir la flor

Cantemos con alegría

porque vamos a recibir la flor.

Todas las damas

lucen una sonrisa en sus rostros puros;

sus corazones

saltan en sus pechos.

¿Cuál es la razón?

Porque saben

que le darán su virginidad

a aquellos a quienes aman.

¡Que cante la flor!

 

Kay nicte

X’ciih x’ciichpan u

tz’ u likil yook kaax;

tu bin u hopbal

tu chumuc can caan

tux cu ch’uuytal u zazicunz

yookol cab tu lacal kaax

chen cici u tal iik u utz’ben booc.

U tz’ u kuchul

chumuc caan

chen zact’in cab u zazilil

yook tu lacal baal.

 

La canción de la flor

La luna más cautivadora

se ha alzado en el bosque;

va a arder

suspendida en el centro del cielo

para iluminar la tierra, los bosques,

para brillar sobre todos.

Dulce es el aire y el perfume.

La felicidad se siente en cada persona.

 

 

U yayah kay h’otzil xmana x’pam oot che

Hach chiichanen caa cim in na

caa cim in yum.

Ay ay in Yumen!

Caa t p’at en tu kab

t yicnal in laak

miix maac y an t en uay y okol cab.

Ay ay in yumilen!

Cu man cap’el kin

cu cimil ten in laak

tin t’uluch c p’ate en

tin t’uluch hum. Ay ay!

 

La canción de luto del pobre huérfano de madre

Era muy joven cuando mi madre murió,

cuando mi padre murió,

¡Ay, ay, mi señor!

Criado por las manos de amigos,

no tengo familia en esta tierra.

¡Ay, ay, mi señor!

Hace dos días murieron mis amigos,

dejándome inseguro,

vulnerable y solo, ay, ay.

 

H’kay baltz’am

Kin kuilancail t cah nahlil.

U caah h tip’il t zazilil I kin tut haal caan

t cu bin u bin bey nohol

bai t xaman bey t lakin bey xan t chikin,

tumtal u zazil yokol cabilil

eh hook chen tiul tz’iic.

 

La canción del trovador

En este día hay fiesta en las villas.

El amanecer se observa en el horizonte,

sur, norte, este, oeste,

la luz viene a la tierra, la oscuridad se va.

Cucarachas, grillos, pulgas y polillas

huyen a sus casas.

 

Ch’och’ojLäj Ja’

Ri ch’och’ojläj ja’ are’ k’aslemal

Rech ri k’aslemal nujel taq’ q’ij

Usipam kanöq qtat chi qech

Uluq’ob’al xuquje nim kumano.

Ri ch’ojch’ojläj ja’ kujutzuqu

Wa quk’ya’ etz’ab’alil re k’aslemal

Kuk’iysaj le che’

Xuquje’ le winäq.

Ch’ojch’ojläj ja’ rech kaj

Ch’ojch’ojläj ja’ rech qtat

Rech le plo xuquje le chü’uti’n täq ja’

Xuquje’ rech unimal loq’b’äl k’u’x.

 

Agua clara

El agua clara es vida

para poder vivir cada día.

Es un regalo que el creador nos brinda,

su amor y grandes maravillas.

El agua clara alimenta.

Es símbolo de fertilidad.

Hace crecer a las plantas

y a toda la humanidad.

Agua clara del cielo.

Agua clara del creador.

De los mares y riachuelos,

y de su inmenso amor.

 

 

Ukayib`al re jab

Ri ik` kujaluj mayul

pa ri saqirisanik.

–Kape ri jab`, kape ri jab`!

Kakiraq kichi` ri ajtiko`n.

Are chi` kaqaj ri q`ij

ri sutz` ke` wachin ukayib` al re jab`.

 

Color de lluvia

La luna se vuelve neblina

en la madrugada.

–¡Va a llover!

Gritan los sembradores.

Y en la tarde

las nubes tienen color de lluvia

Nostalgia urbana: preciosas fotos del Morelos de los años 30
MXCity
Este registro fotográfico de los años 30 son historias vivas que nos muestran la belleza de México.

Estas magníficas fotos pertenecen a la colección especial de Arnulfo Viveros.

 

El estado de Morelos fue uno de los estados con mayor riqueza arqueológica, natural y arquitectónica llamando la atención de los fotógrafos itinerantes en el siglo XX. De hecho, muchos fotógrafos se establecieron en Morelos en los primeros estudios comerciales en esta región.

Pero de todos los fotógrafos que llegaron a esta región, uno de los más destacados ha sido Arnulfo Viveros; quien, a través de sus fotografías, dio cuenta del devenir social, político, económico y cultural de la sociedad morelense, en especial de la clase trabajadora de los años de 1920 a 1937.

 

 

Pese a que la cámara que utilizó pone en evidencia problemas de entrada de luz, logró con ella atractivas tomas de aspectos la ciudad, así como vistas panorámicas, cuyo tratamiento está influenciado por el concepto paisajístico decimonónico.

Arnulfo Viveros Muñiz nació en 1890 en la pequeña población de Tételes de Ávila Castillo, y su trabajo cuenta con un acervo de 71 piezas (64 negativos y 7 positivos) de la década de 1930, donde sus imágenes parecen estar destinadas a la impresión de postales que vendía o regalaba la Botica Morelos, de la capital del estado.

 

Titulo: Trabajadores en el interior del “Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 09-12-1937, Fecha de toma: 09-12-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

 

Titulo: Hombres afuera de un jacal, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1920, Fecha de toma: ca. 1920, Proceso: Placa seca de gelatina.

 

Titulo: Trabajadores del “Departamento de calderas [en el] Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 09-11-1937, Fecha de toma: 09-11-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

 

Titulo: Gente en el “Jardín Morelos” de Cuernavaca, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

 

Titulo: “Pinturas de D. de Rivera. Palacio de Cortés, Cuernavaca, Mor. [sic]”, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1930, Fecha de toma: ca. 1930, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: “Arcos de Gualupita [sic]”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: Vida cotidiana en la “Calle de Guerrero”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: Panorámica de Cuernavaca, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: Trabajadores sobre el Puente Limón en la “Carretera México-Acapulco”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: 12-1936, Fecha de toma: 12-1936, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: “Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 22-11-1937, Fecha de toma: 22-11-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

 

Titulo: Trabajadores del “departamento mecánico [en el] Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 21-10-1937, Fecha de toma: 21-10-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

Los jardines botánicos más fascinantes de México (FOTOS)
Mare Loustaunau
Aquellos espacios que tienen como objetivo preservar las más hermosas especies de la flora mexicana.

Entre sus parajes se desdoblan flores, fuentes, plantas medicinales y hasta vitrales…

Los jardines botánicos suelen ser instituciones capacitadas por organismos públicos o privados, cuyo principal objetivo es conservar y promover la diversidad vegetal. Los espacios que constituyen estos jardines destacan por exhibir plantas que hablan de lo importante que es la flora en toda región del mundo.

El nacimiento de la botánica data del Renacimiento, época en la cual se tomó como referencia los jardines de la Edad Media. Cabe mencionar, que en un inicio, éstos nacieron ex profeso para plantas medicinales y comestibles. Se cree que los primeros que persiguieron esta noción fueron construidos por los musulmanes en Al Andalus hacia el siglo XIII.

Pronto los jardines botánicos adoptarían nuevos objetivos, como la conservación de plantas exóticas y endémicas, y la protección de especies en peligro de extinción. De igual manera, estos lugares se dedican a la investigación, y los estudios que llevan a cabo fungen como referentes para la agricultura, la industria, la medicina y la ecología. Otro aspecto único de los jardines es su labor educativo, ya que recorrer uno se convierte en una clase interesante y hasta divertida, que permite a cualquiera adentrarse al mundo de la flora.

Es sabido que en el caso de México, se desdoblan por todos los estados especies maravillosas y hermosas. Hablar de la diversidad de nuestro país no es hacer referencia solamente a su gente, su arquitectura o su gastronomía, es también aludir a su suelo; el entorno natural que abraza cada región.

Conocer acerca de esta variedad, en parte, es gracias a los jardines botánicos, esos sitios con espacios dedicados a los árboles, las palmeras, las orquídeas y las cactáceas. Son lugares que cuentan también con invernaderos, herbarios e inclusive arte. Aquí un recorrido conciso de los más alucinantes de la República:

Jardín Botánico de Culiacán

Colección botánica, arte contemporáneo y arquitectura

jardines botanicos

Cosmovitral de Toluca

Plantas que viven dentro de un edifico Art Nouveau

jardines botanicos

Jardines de México en Jojutla 

Laberintos, esculturas italianas y un camino japonés

jardines de mexico

Parque Botánico Wirikuta 

Cactáceas que aluden a la cosmovisión huichol en Los Cabos.

a-galerias_aaportadas5_wirikuta

Jardín Botánico de Chapultepec

Entre agaves, suculentas y plantas medicinales

jardines botanicos

El mestizaje culinario en México
Bernardina de la Garza Arregui
La llegada de los españoles trajo consigo una serie de cambios que marcarían la gastronomía de  nuestro país para siempre.

La colonización de América provocó un gran intercambio de personas, ideologías y seres vivos. La convivencia entre indígenas, europeos, africanos y asiáticos en Nueva España, significó un constante ir y venir de ideas, palabras, objetos, creencias, conocimientos y técnicas, así como de comidas y costumbres. La cultura de todos los grupos fue modificada por este intercambio.

En el aspecto culinario encontramos una rica mezcla de culturas. El maíz por ejemplo se ha diseminado por todo el planeta y ahora es un cultivo esencial tanto en nuestro país como en el sur de África y en Asia por ejemplo. El chile también se usa para sazonar las comidas en India y China.

El chocolate es otro estimulante americano que se difundió rápidamente, aunque los europeos prefirieron comerlo con azúcar proveniente originalmente de Asia y no con chile, como lo hacían los mesoamericanos.

imagen 1

La papa, la yuca, los camotes, el aguacate, el chayote,  la chía y el frijol también fueron novedad en Europa y marcaron nuevas rutas a los hábitos alimenticios de allá.

En sentido contrario, el trigo, carnes, lácteos, arroz y la cebolla fueron las aportaciones españolas iniciales más significativas al mestizaje culinario. La carne de la mano con las cremas y quesos, dieron lugar a maravillosos platillos al sumarse con el maíz, chile y frijol. Pero los españoles también trajeron y aclimataron verduras y hortalizas como coles, chícharos, espinacas, rábanos, zanahorias, berenjenas, betabeles, pepinos, lechugas, alcachofas, perejil, cilantro, entre otros. Y frutas como melones, higos, naranjas, toronja, plátano, mango, coco y tamarindo provenientes de varios continentes.

Con la llegada de los españoles los indígenas se aficionaron a comer la carne de los borregos europeos en forma de barbacoa, una comida muy utilizada por ellos desde tiempos prehispánicos pero con carne de venado, guajolote, armadillos, conejo e iguana.

imagen 2

Así mismo, el arroz, originario de China, comenzó a cultivarse en diversas partes de América debido, en buena medida, a los esclavos africanos que habían aprendido a cultivarlo tiempo atrás en su continente gracias al contacto que tuvieron con los navegantes asiáticos.

La historia del azúcar es aún más compleja: la caña de azúcar fue domesticada originalmente en Oceanía, en la isla de Nueva Guinea y de ahí llegó a India y a Medio Oriente, donde se desarrolló el complejo proceso para convertirla en azúcar pura.

En el siglo XVI los navegantes europeos descubrieron que las costas de la América tropical eran idóneas para este cultivo.

Los españoles también introdujeron en nuestro país la cerveza y trajeron consigo la técnica para fabricarla a partir de cereales, pero el pueblo mexicano se mantuvo solamente pulquero por un gran periodo de tiempo.

imagen 3

Llegaron también especias de India como pimienta blanca y negra, canela, mostaza, azafrán, albahaca, anís, jengibre, romero, orégano, menta, entre otras. Se cree que las especias ayudaban a disimular los malos olores e incluso la descomposición de los alimentos. De África llegó el ajonjolí y los esclavos africanos aportaron a nuestra cultura diversas formas de cocinar los alimentos.

imagen 4

En definitiva, la colonización española trajo consigo un intercambio muy importante que dejó un mundo de sabores, en su aporte y la asimilación de los alimentos, que cambiaron para siempre la forma de cocinar tanto en España como en México.

Piezas prehispánicas mexicas para acercarse a la muerte
MXCity
Las prácticas funerarias nos dan un acercamiento a la vida pasada de los pueblos, sus costumbres, miedos y creencias.

Estas piezas son un reflejo del pensamiento y cultura de la antigüedad prehispánica.

En el libro Entierros prehispánicos y prácticas funerarias. La muerte en el sur de Veracruz de Xóchitl del Alba León Estrada, escribe “A través de las prácticas funerarias se puede tener un acercamiento a la vida pasada de los pueblos, sus costumbres, miedos y creencias que subsisten y permanecen en el orden social. Los sistemas de enterramientos prehispánicos en territorio mesoamericano posiblemente respondieron a la necesidad cosmogónica de representar tradiciones mágico-religiosas, aspectos que pueden ser percibidos en la disposición del material óseo, así como en la ofrenda asociada, elementos que nos son indispensables para el estudio sistemático del culto mortuorio.”

Con esto en cuenta, te dejamos estos personajes y algunas prácticas funerarias que nos dan un acercamiento a la vida pasada de los pueblos, sus costumbres, miedos y creencias, para conocer más de nuestras raíces.

Mictlantecutli

Foto Museo de Antropología

Este dios aparece con el cuerpo cubierto con huesos humanos y en el rostro una máscara en forma de cráneo. Contiene unos adornos de papel en forma de rosetas de las que salen conos, uno sobre la frente y otro en la nuca, también lleva una bandera blanca y doblada, el pantololli y una estola de papel blanco, llamada amaneapalli, lo cual es muy característicos de su atavío. Mictlantecuhtli lleva como orejera un hueso humano. Sus animales asociados son el murciélago, la araña, el búho, animal de mal agüero y cuyo canto nocturno se considera, todavía hoy, fatal para el que lo escucha. ​

 Sacerdote de la Muerte

De acuerdo con los especialistas, el tocado, y una especie de adorno (incompleto) que luce en la zona de sus genitales, permiten al individuo, asociarlo con el culto y ceremonial dedicado a los muertos -tal y como se advierte en algunos códices de tradición mixteca.

Urna funeraria

Foto Museo de Antropología

El culto funerario está presente en varias culturas mesoamericanas, donde también figuran relieves labrados en losas de piedra que representaban a individuos con deformidades en el cuerpo, conocidos como los danzantes. Los códices mixteco-zapotecas permiten conocer la vida y costumbres, muchos escritos en jeroglíficos y sobre piel de venado y fueron pintados con gran colorido. En la capital azteca de Tenochtitlán, habitaban artesanos zapotecas y mixtecas, cuyo desempeño era confeccionar joyería para los tlatoque o emperadores aztecas, entre ellos, el famoso Moctezuma.

Tzompantli

Se sabe que durante la conquista española varias cabezas de soldados europeos (incluso de caballos) llegaron a ser exhibidas en estos soportes como símbolo de que el pueblo del se había dado cuenta de que el extranjero no quería más que los tesoros de la “capital entre los lagos”. Quizá nunca sabremos con toda certeza el significado del tzompantli pero sin duda es una de las piezas prehispánicas que más nos acerca a la muerte.

Cihuateteotl

Cihuateteotl es una escultura que hace ofrenda a la señora de las mujeres guerreras que mueren en el parto. También se sabe que el Chichihuacuauhco era un espacio para los niños que no habían vivido una existencia entera, con una edad menor al primer año. En este lugar nacen árboles nodrizas, con senos maternos como frutos, de los que brota leche, aquí es en donde los pequeños esperaban volver a la tierra cuando se destruyera la raza que la habitaba.

Tlaltecuhtli

Foto Museo de Antropología

Conocido como señor o señora de la Tierra, en su advocación como la divinidad monstruosa que devora a todas las criaturas terrestres en el momento de su muerte, simbolismo del retorno primordial al seno materno. Fue en el 2006 cuando se descubrió el 2 de octubre de ese año, frente a las ruinas del Templo Mayor, en la esquina que conformaban las antiguas calles de Argentina y Guatemala, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Muy cerca de donde se encontró la Coyolxauhqui.