Comunidad
El Paisaje agavero de Tequila es Patrimonio Mixto de la Humanidad
MXCity
El paisaje agavero y las antiguas instalaciones industriales de Tequila, son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2006. ​

Un lugar lleno de historia, magia y una oda visual al origen de la bebida nacional.

 

. . .

 

Con una superficie de 34.658 hectáreas entre el volcán de Tequila y el valle del Río Grande, se forma un vasto paisaje de cultivos de agave azul: una planta que se viene usando desde el siglo XVI para elaborar tequila y, desde hace 2.000 años para producir bebidas fermentadas y confeccionar ropa gracias a sus fibras textiles.

Dentro de esta zona paisajística están en actividad las destilerías de tequila, que son un exponente del aumento del consumo internacional de esta bebida alcohólica a lo largo de los siglos XIX y XX. Y para muchos, el verdadero jardín del edén.

 

 

 

El cultivo del agave es un intrínseco de la identidad nacional mexicana. Así que el sitio comprende el paisaje configurado por los campos donde se cultiva el agave azul y los asentamientos urbanos de Tequila, Arenal y Amatitlán, que poseen grandes destilerías donde se fermenta la piña de la planta para fabricar el alcohol.

También comprende zonas de vestigios arqueológicos de cultivos en terrazas, viviendas, templos, túmulos ceremoniales y terrenos de juego de pelota que constituyen un testimonio de la cultura de Teuchitlán, predominante en la región de Tequila entre los años 200 y 900 de nuestra era.

 

 

El sitio actual abarca 90 hectáreas, aunque solamente se ha explorado el 1.3 por ciento, se estima que durante su apogeo tenía 24 mil, y que fue habitado por alrededor de 40 mil personas.

El asentamiento se caracteriza por su peculiar estilo arquitectónico: basamentos cónicos escalonados (una de ellas con restos de un palo de volador) rodeadas de patios circulares, dos Juego de Pelota, un anfiteatro, varias terrazas y edificios menores.

 

 

Dentro del conjunto principal, se levanta una estructura con varias capas y cuatro escalinatas en los puntos cardinales. Algunos estudiosos sugieren que sus pisos hacen referencia a un calendario. Por lo que respecta al juego de pelota, han sido localizadas más de 89 canchas alrededor del volcán de Tequila. La más monumental de su época mide 111 metros de largo por 24 metros de ancho y se ubica en el corazón de la zona arqueológica. Hay otras cuatro canchas localizadas, dos en el corazón de los recintos rituales, mientras que las otras están en las zonas periféricas asociadas a unidades habitacionales.

 

View this post on Instagram

La tierra es de quien la trabaja.

A post shared by Paisaje agavero La Historia. (@paisaje_agavero) on

 

El paisaje contiene también instalaciones industriales que reflejan el crecimiento del consumo de tequila en los siglos XIX al XX. Actualmente, la cultura del agave está vista como parte de la identidad nacional mexicana.

Dicho patrimonio se divide en 2 zonas núcleo, con diferente distinción: Bien cultural inscrito en 2006 con múltiples ubicaciones como el Valle de Tequila y Amatitán, orgullo nacional y patrimonio mundial Unesco.

 

Foto destacada: Milenio

Los Seris, la historia de una tribu poco explorada y rica en cultura
MXCity
La historia cultural de las regiones del norte ha sido poco estudiada y difundida pero es de gran valor histórico. Aquí la de los Seris.

Los Seris tienen una historia increíble y llena de particularidades.

 

. . .

 

El panorama cultural del norte mexicano está constituido por diversas culturas regionales, teniendo algunas de ellas un sustrato étnico (es decir, son peculiares tanto en el aspecto cultural como en lo biológico) y otras, una distinción en el plano de lo meramente cultural, que es el sector genéricamente nombrado "mestizo".

Con una antigüedad que oscila entre los 6,000 y los 1,000 años, en el territorio ocupado por el Estado de Sonora se ubican siete etnias originarias, una de origen norteamericano, y varios grupos migrantes, originarios del sur del país, con aproximadamente tres décadas de haberse avecindado en la región. Una de ellas es la Comcáac o seris que habitan en Hermosillo y Pitiquito.

 

 

Los Conca’ac, que significa "La gente" en lengua Seri, es una etnia que a través de los tiempos continúa unida y transmitiendo de generación en generación, sus muchos conocimientos en la caza y la pesca.

El término Seri significa "el que de veras corre aprisa" en lengua Ópata y "hombres de la arena" en Yaqui; la lengua de los Conca’ac proviene de la familia Hokana, al que pertenecen el Coahuilteco (noroeste México) y el Tlapaneco, pero también se asegura que provienen del grupo yumano de la familia Sioux-Hokana.

 

 

Los Seris ocupan desde tiempos arcaicos la Isla del Tiburón y San Esteban, aunque en la actualidad sus campamentos se concentran en Desemboque y Punta Chueca, la primera playa corresponde al municipio de Pitiquito y la segunda a Hermosillo, pero ambas se ubican frente a la isla del Tiburón.

El territorio Conca’ac abarca un área de 210,000 hectáreas, con cerca de 100 kilómetros de litoral, en los cuales se montan varios campamentos pesqueros a lo largo del año de acuerdo con los ciclos de pesca. Por su naturaleza nómada, los Conca’ac construían sus viviendas de manera provisoria. Sus chozas se agrupaban en pequeños núcleos dedicados a la pesca y a la caza, una vez que agotaban los recursos naturales, se trasladaban a otro sitio.

 

 

En la actualidad, la elaboración de artesanías genera mercado turístico para la etnia. Los hombres perfeccionaron sus técnicas en el tallado de esculturas del corazón de la madera del palo fierro y el mezquite. También elaboran canastas o "coritas", famosas por sus formas globulares y extendidas con brillantes colores y diseñan collares con caracoles, conchas, vértebras de víbora de cascabel y de pescado y semillas.

Los Seris llevan a cabo sus propios ritos, fiestas y otras manifestaciones culturales con características estrechamente vinculadas con la naturaleza y con los aspectos biológicos y sociales de la reproducción del grupo, como lo son los rituales relacionados con el nacimiento, con el inicio de la pubertad y con la muerte.

 

 

Las mujeres Conca’ac se maquillan con finas líneas y puntitos de colores que forman interesantes diseños; el color rojo significa a la muerte, el blanco a la suerte y el azul al mar. No están evangelizados por la iglesia católica a diferencia de otros grupos indígenas.

Por su cultura, los Conca’ac eran la antítesis de lo que necesitaban los españoles: su territorio no era fácilmente aprovechable, no tenían riquezas acumuladas, no producían lo suficiente para hacer redituable la conquista y eran inútiles como mano de obra para cultivar y servir, ya que desconocían esas actividades.

 

 

Por ello, los seris conservaron durante más tiempo que otros pueblos indígenas, su autonomía y su cultura. Ante el fracaso de evangelizarlos, los españoles primero y los mexicanos más tarde, reaccionaron no con políticas de conquista y colonización, sino de exterminio. Eso condujo al aniquilamiento casi total del grupo. Debido a esto, muchos seris se refugiaron en la isla Tiburón

Las causas externas que permitieron su retorno con éxito está principalmente la crisis de 1929, que provocó grandes migraciones de pobladores empobrecidos hacia ciudades y centros agrícolas del norte y noreste del país, lo que aumentó el consumo de pescado y otros productos marinos de menor precio que la carne de res.

 

 

En 1936 el general Lázaro Cárdenas, atendiendo a sus demandas de apoyo, promovió su organización en cooperativas de pescadores, les proporcionó el equipo necesario y los concentró en el poblado de Bahía Kino. Hasta 1970 fue reconocido su territorio y el presidente Luis Echeverría les dotó en ejido y franja costera declarando el Canal del Infiernillo como zona de pesca exclusiva seri, y les otorgó simbólicamente como posesión comunal la isla Tiburón, decretada a su vez como zona de reserva ecológica.

 

 

Con su propia interpretación del mundo, sus ritos, sus fiestas y demás manifestaciones culturales, los Seris tienen un carácter relacionado con la naturaleza y con los aspectos biológicos y sociales de la reproducción del grupo. Para los seris el número 4 es sagrado, por tal motivo las danzas y cantos se ejecutan siempre en múltiplos de cuatro y son de carácter ritual. Una cultura compleja que sigue viva.

Foto destacada Animal político.

Un sorprendente hallazgo maya en un cenote: El altar del inframundo
MXCity
Podemos afirmar que los antiguos mayas incursionaron en las partes más oscuras de las cavernas y los cenotes.

La cosmología maya sigue dando de qué hablar en pleno siglo XXI.

 

. . .

 

Para los mayas, los cenotes son el vientre la tierra, la entrada al inframundo y el pasaje directo de las deidades de las cavernas hacia el plano donde habitan los hombres. Gracias a los recientes descubrimientos, ahora podremos saber más sobre los altares ocultos en la oscuridad de la tierra y que por fin han salido a la luz de nuestros tiempos.

Normalmente, todo hallazgo de ruina maya se ubica en medio de la selva, o se tiene pleno conocimiento de su existencia en el subsuelo de las ciudades que han ido creciendo sobre ellos. Pero siempre hay excepciones, como el altar que se encontró en plena urbe de Playa del Carmen, Quintana Roo.

 

 

 

A unos metros de la Fiscalía de Playa del Carmen, se encuentra un espacio selvático, muy verde y tupido de hierba que se encuentra dentro de la urbe. El "jardín" por sus características, no es frecuentado por la gente, pero sí por el grupo ciudadanos que se encontraban estudiando el área.

EL hallazgo se debe al proyecto en conjunto que realizan el Planetario Sayab, "Cenotes urbanos de Playa del Carmen" y El Círculo Espeleológico del Mayab, A.C. conformado principalmente por voluntarios, que rastrean sitios arqueológicos.

 

 

Estos grupos fueron los que avisaron a las autoridades del INAH, quienes acordonaron el lugar para evitar saqueos y comenzaron a realizar un mapeo del lugar, tanto de la flora y fauna, como de la caverna donde fueron hallados los restos.

Al lugar se le bautizó como “La cueva del Templo” por ser encontrado en su interior lo que parece un altar, por cierto, pareciera que escondido, pues a diferencia de otros descubrimientos, este se encontraba muy adentro, no en las orillas.

 

 

El último secreto de Chichén Itzá

Incluso en lugares donde parece que se ha estudiado todo, los arqueólogos continúan siendo sorprendidos, en este caso se trata de la cueva del dios jaguar, Balamkú, ubicada a 2,7 kilómetros al este del Templo de Kukulkán.

Esta cueva es un santuario subterráneo preservado casi intacto por más de 1000 años y representa uno de los hallazgos más importantes en 70 años para el conocimiento de la cultura maya. Esta cueva había sido descubierta en 1966 y luego se volvió a reportar en 2018, sin ser estudiada en las dos ocasiones.

 

 

Los ejidatarios de la zona cuentan que iban cazando un armadillo o algún animal parecido, y fue este quien les mostró la existencia de la cueva del dios jaguar, fue entonces que reportaron el hallazgo al arqueólogo Víctor Segovia, quien cerró la caverna por indicaciones de los mismos ejidatarios.

Al no pedir permiso de una manera respetuosa a la caverna, se temía que algo malo pasara, no obstante, en esta ocasión se solicitó el apoyo de los lugareños, pues de manera fortuita los investigadores que hacían exploraciones subterráneas tratando de encontrar una entrada que les permitiera acceder al mítico cenote que está debajo de la pirámide de Kukulkán, dieron con la caverna.

 

 

En esta ocasión se realizó una ceremonia ritual con un sacerdote maya, para solicitar permiso de entrar y los investigadores no sufrieran ningún daño. El primer obstáculo librado fue una coralillo y luego los estrechos pasajes que llevaron a más 200 artefactos encontrados en perfecto estado.

Los investigadores señalaron que la condición de los elementos relacionados con el agua, que encontraron dentro de Balamkù, son, seguramente, rituales místicos muy particulares que tienen que ver con la petición de agua para sus cosechas o están relacionados con el inframundo: el espacio sagrado donde nace la vida, el agua primigenia, según la cosmogonía maya.

Foto destacada Milenio

Cenotes Urbanos, la iniciativa ecológica para recuperar cenotes mayas
MXCity
Más de 150 sitios arqueológicos han sido encontrados en la Riviera Maya gracias a esta increíble iniciativa.

Cenotes Urbanos quiere darle fin a las amenazas y contaminantes de los cenotes.

 

. . .

 

El proyecto ?Cenotes Urbanos? es una iniciativa de la Península  de Yucatán cuyo fin es el de descubrir los cenotes, ya que se estima que hay más de 10,000 cavernas y cenotes, pero solo el 30% de ellas ha sido exploradas.

Hasta hace poco tiempo, no existía registro exacto de cuántas de estas formaciones naturales había en la entidad, por lo que surgió la idea de ponerse en marcha y descubrirlas. Así inició el proyecto Cenotes urbanos de Playa del Carmen, bajo la dirección de Roberto Rojo y el Planetario Sayab. El objetivo es poder ubicar las entradas a las cuevas para después explorarlas y hacer un mapa topográfico de las mismas.

 

 

Con el proyecto se localizan las entradas de los cenotes para después explorarlos, a la fecha se han localizado 250 formaciones subterráneas en Playa del Carmen y, gracias a los más de 100 voluntarios del proyecto, se han comenzado a crear los mapas topográficos de cada una de ellas.

Una vez que se conozcan las características de las cavernas, se podrá determinar la problemática que presentan y diseñar una estrategia para su conservación y disfrute por parte de la población. El proyecto también ayudará a la planeación de un desarrollo municipal inteligente y respetuoso del medio ambiente.

 

 

La conservación del patrimonio subterráneo de Playa del Carmen añade valor a este destino turístico y contribuye al conocimiento de la antigua civilización maya que habitó la zona. En uno de estos descubrimientos, fue hallado un altar maya donde, según el registro hecho por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, forma parte de 150 sitios arqueológicos encontrados en la Riviera Maya.

El hallazgo de altares en cuevas y cenotes es algo más común en la Península de Yucatán, según dio a conocer el responsable de inspección Enrique Terrones, y su colega José Antonio Reyes, ambos representantes del INAH en el estado de Quintana Roo.

 

 

Los mayas consideraban sagrados los cenotes en los cuales pensaban que habitaban las divinidades del agua como Chaac y Ek Chuah. Debido a que gran parte del área de Playa del Carmen posee cuevas secas y semi inundadas, hay una gran cantidad de descubrimientos que van desde altares complejos, hasta sencillas ofrendas de cerámicas.

Desde el 2019, los expertos han encontrado artefactos encontrados corresponden al Posclásico Tardío, época de inestabilidad social y alimentaria en la región. Los mayas habrían acudido a estos accesos al mundo divino para pedir ayuda de sus deidades. Los centros ceremoniales de la cultura Maya crecieron para convertirse en verdaderas ciudades, dentro de ellas, se alzaban sublimemente los templos mayas, guardando un gran misterio.

 

 

El altar descubierto en febrero del año pasado en Playa del Carmen pertenece a una red de 150 vestigios. En diversos lugares, se llevan a cabo jornadas y programas de saneamiento e integración de humedales, donde las nuevas generaciones se involucren en el cuidado del medio ambiente, para que repliquen el mensaje de mantener los entornos libres de contaminación.

Y ya que los cenotes han cumplido a lo largo de los años importantes funciones sociales, económicas y ecológicas, además de ser fuente principal de abastecimiento de agua en la ciudad, que muchas veces -como en ese sitio- están en entornos urbanizados junto a parques y áreas recreativas, por lo que se debe procurar su cuidado en la comunidad y con los vecinos, para no tener afectaciones irreversibles en la salud.

 

 

Incluso hay varios jóvenes de secundaria que se coordinan para estar en el proyecto de investigación de los cenotes urbanos y representa la primera acción para la iniciativa de adoptar un cenote cuya conservación sea responsabilidad siempre de esa institución académica.

Los cenotes urbanos ofrecen bondades como agua dulce subterránea que permite el desarrollo de la flora y fauna nativa, por eso la importancia del gobierno municipal de conservar estos espacios, en coordinación con los vecinos de las zonas habitacionales.

Foto destacada Cenotes Yucatán

 

La Salinera más grande del mundo se encuentra en México (FOTOS)
MXCity
Estas fotos te harán ver el lado estético de la sal, ese ingrediente gastronómico de uso cotidiano para toda la comida.

 

Guerrero Negro es el lugar en donde se encuentra este espectáculo.

 

. . .

 

Tal vez no necesites otro pretexto para sentir orgullo por ser mexicano, pero, la fábrica de sal más grande del mundo es de México. Se llama Exportadora de Sal ("Salt Explorers Inc."), y está ubicada en la ciudad de Guerrero Negro, por cierto, es una preciosura.

Esta fábrica de sal se encuentra en Baja California Sur, y tiene una población de unas 14.000 personas. La ciudad se fundó en 1957 cuando un estadounidense, Daniel Keith Ludwig (1897 – 1992), construyó allí una fábrica de sal para abastecer la demanda de sal en el oeste de Estados Unidos.

 

 

Ludwig, nacido en South Haven, Michigan, fue un magnate naviero, empresario, propietario de hotel y multimillonario. Ppionero en la construcción de superpetroleros en Japón y fue el fundador de Exportadora de Sal en México.

La mina de sal se ubica alrededor de la laguna costera Ojo de Liebre para aprovechar su fuerte salinidad. La empresa de Ludwig creció hasta convertirse en la mayor mina de sal del mundo.

 

 

Con una producción de siete millones de toneladas de sal al año, esta empresa exporta a la cuenca del Pacífico, especialmente a Japón y Corea, y a Estados Unidos, Canadá, Taiwán y Nueva Zelanda.

La sal aquí no se extrae, sino que se extrae del agua del océano por evaporación. Los campos de sal cubren 33.000 hectáreas (acres), incluidas 28.000 ha de estanques de recolección y 3.000 ha de estanques de cristalización.

 

 

 

La gran superficie plana cercana a la costa, un antiguo suelo marino con clima seco; esta es una región desértica con muy pocas precipitaciones la alta radiación solar ¡evaporación solar directa!.

Los fuertes vientos regulares que soplan desde el Océano Pacífico es el resultado neto del clima es un alto índice de evaporación. Pero desde que se inició la explotación de la sal en los alrededores de la laguna costera, toda la zona ha sido declarada Reserva de la Biosfera El Vizcaíno por su importancia como hábitat de especies amenazadas y criadero de ballenas grises.

 

 

Antes de la década de 1950, la extracción de sal en esta zona era a pequeña escala y los métodos eran rudimentarios. Este exportadora de Sal ahora es propiedad conjunta del gobierno mexicano (51%) y la corporación japonesa Mitsubishi (49%).

Te dejamos con estas preciosas fotos de este lugar increíble en Baja California:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salinera Guerrero Negro

Dónde: Se encuentra en la colindancia de las dos Baja Californias. Guerrero Negro está en el municipio de Mulegé, Baja California Sur.

 

Foto destacada México incógnito

x