Arte y Cultura
¿Chalchiuhtlicue o Tlaloc? La historia del mítico monolito
MXCity
Chalchiuhtlicue, la de la falda de jade, es la diosa del agua y considerada como esposa del dios de la lluvia Tlaloc, otros sugieren que ella es el mismo Tlaloc disfrazado.

Existen teorías sobre los simbolismos y representaciones de Chalchiuhtlicue.

 

. . .

 

Chalchiuhtlicue simboliza la pureza y la preciosidad del agua de manantial, río y lago que se usaba para regar los campos. Como diosa de la fertilidad, retrata el ideal azteca de la fecundidad de la mujer joven.

Lo más típico de la vestimenta de la diosa del agua es tocado que consta de múltiples bandas gruesas enrolladas alrededor de la cabeza y bordeadas por dos grandes borlas unidas a los lados de la cabeza. Su vestimenta es la de una mujer noble con falda, relacionada con la diosa azteca del maíz, Chicomecoatl, a quien a menudo también se muestra con este tocado, mientras sostiene mazorcas de maíz en sus manos.

 

Arte e historia

 

De Chalchiuhtlicue se dice era la contraparte femenina de Tlaloc, en otras versiones la hermana, y algunos estudiosos sugieren que ella es el mismo Tlaloc en un disfraz separado. También está asociada con los “Tlaloques”, los hermanos de Tlaloc o quizás sus hijos. En algunas fuentes, se describe como la esposa del dios azteca del fuego Huehueteotl-Xiuhtecuhtli.

Se dice que vive en las montañas liberando agua cuando en las comunidades y haciendo crecer los ríos y montañas que brotan del útero de la montaña y bajan hasta el agua y protegen a la gente.

 

Arte e historia

 

Esa es la razón de que haya sido, tal vez, confundida con Tláloc el monolito más grande del México Prehispánico y La Piedra de los Tecomates, quien realmente es la deidad de los lagos Chalchiuhtlicue, el 16 de abril de 1964 fue trasladada de su sitio original en San Miguel Coatlinchán, para ser colocada en una fuente a la entrada del Museo Nacional de Antropología en Chapultepec.

La leyenda cuenta que el traslado del monolito llovió a cantaros en la Ciudad de México, y fue la razón de que también lloviera en el corazón de los pobladores Coatlinchán, (Texcoco) quienes lloraron el saqueo de la deidad que les trajo abundancia y belleza a su paisaje por tantos años.

 

Wikipedia 

 

El monolito de 168 toneladas de peso tuvo que ser trasladado en un remolque especial que lo soportara, el trayecto fue lento. Mientras, periodistas y curiosos seguían el paso del gigante que había llegado a la ciudad, cuando Adolfo López Mateos estaba en la presidencia.

Pero Chalchiuhtlicue no estaba sola en Coatlinchán, su esposo Tláloc señor de la lluvia y trueno, benefactor y destructor, era su compañero. Los Pobladores de la localidad comentaron para el diario La Jornada que Tláloc no podía estar en Teotihuacán, porque era El Señor de las Aguas Celestes, de la Lluvia.

 

Mexicanísimo

 

En Texcoco, la figura de Chalchiuhtlicue la iban a poner junto a una serpiente de agua que está en el Monte Tláloc. Tenía que estar en la parte baja, porque era la Señora de las Aguas Terrestres. Tláloc está arriba y Chalchiuhtlicue abajo, pero no separados porque los une la serpiente de agua.

Chalchiuhtlicue estaba acostada, incluso los habitantes dicen que está mal orientada ya que estaba viendo al sur. El pueblo nunca firmó su consentimiento e incluso los viejos de Coatlinchán dicen que la piedra ya había sido obsequiada a Estados Unidos por Porfirio Díaz, pero nunca se realizó.

 

Mexicanísimo

 

Chalchiuhtlicue fue la deidad reinante cuándo el mundo quedó cubierto de agua, luego de una imparable inundación, en la cual los hombres fueron convertidos en peces, para evitar que su especie desapareciera. Es representada con la figura de una indígena con rasgos hermosos, un huipil, una falda de color esmeralda, la cual representa el agua que se distribuye en el océano, mares, ríos, y lagos.

Las inundaciones, tsunamis, maremotos, u otros desastres naturales acuáticos son la representación de la furia de Chalchiuhtlicue, aunque es una deidad amorosa y tranquila, ofenderle significaba la destrucción de la vida, para los habitantes de la región azteca.

 

Contrapunto

 

La escultura de Chalchiuhtlicue es labrada en roca andesita, tiene una altura de 3.19 m y una base cuadrada de 1.65 m por lado con un peso total de 16.3 toneladas. Fue localizada en torno a la Plaza de la Pirámide de la Luna, en la ciudad antigua de Teotihuacan, muy cerca del Palacio de Quetzalpapálotl.

Como sea, la pieza pasó a ser una de las más grandes y mejor conservadas de la colección del museo, y se exhibió en el Salón de Monolitos. En 1964, cuando se construyó el Museo Nacional de Antropología, la escultura fue trasladada a sus instalaciones en el Bosque de Chapultepec, donde permanece hasta la fecha como una de las piezas principales de la Sala Teotihuacan.

 

Foto de portada: Contrapunto

Hallan basamentos arqueológicos de una pirámide de élite en Tlalmanalco
MXCity
Una nueva base piramidal fue descubierta en Tlalmanalco Estado de México, en una región que formó parte de los Chalcas.

Los restos en Tlalmanalco son un gran descubrimiento arqueológico contemporáneo.

 

. . .   

 

El hallazgo de una habitacional de élite lo hicieron arqueólogos del INAH, quienes explicaron que los vestigios formaron parte del centro urbano de la capital de Tlacochcalco, el altépetl o señorío principal de la liga de pueblos chalcas: la Chalcayotl, durante el periodo de ocupación mexica.

Es un basamento piramidal situado en una "zona de plataformas y nivelaciones, que es reflejo de una ocupación prehispánica, pero desgraciadamente se han levantado casas sobre ellas, aunque en este caso, el dueño del predio donde se localizaron los vestigios, al querer construir recurrió al Instituto, con el fin de examinar un montículo detectado en su terreno, el cual al analizarlo reveló la estructura", dijo el arqueólogo Hervé Víctor Monterrosa Desruelles.

 

 

Los elementos del basamento descubierto son solo una tercera parte del volumen de la construcción, el resto fue arrasado por la mancha urbana. Sin embargo, se ha detectado un cuerpo arquitectónico de tres niveles, cuya base mide 12 por 18 metros, aproximadamente, y cerca de 9 metros de altura, desde el desplante de los muros hasta la parte superior.

"En la liberación del edificio, por medio de calas de aproximación, ubicamos distintos elementos como las paredes, las cuales se van atendiendo conforme lo largo de cada fachada. Una vez hecha esta intervención, la segunda fase será darle volumen y solidez a la estructura, la cual está deteriorada, sobre todo, en su parte norponiente, por medio de trabajos de consolidación y restitución", indicó.

 

 

Por su parte, el arqueólogo Ricardo Arredondo Rojas dijo que la estructura presenta dos fases de ocupación: la primera, de 1350 a 1465 ?durante el momento hegemónico de Chalco?, que muestra clara influencia chalca, "con un sistema constructivo que utiliza argamasas a base de cal y tezontle triturado, así como fango del lago como aglutinante, destacando, por su técnica, el trabajo canterano de piedra".

La segunda etapa, con ocupación del Imperio mexica en esa región, corresponde a la fase de ampliación del basamento, lo que se aprecia con la serie de cajones para rellenos constructivos edificados en esa área.

 

 

Los arqueólogos propusieron que se trata de una estructura de tipo habitacional de élite, porque el material cerámico hallado en el lugar es fino, aunque aún falta analizarlo.

 Agregaron que también falta corroborar las secuencias de ocupación, porque aun cuando se tienen los restos de la edificación, el material arqueológico, cerámica principalmente (tepalcates y malacates), se encuentra revuelto con los rellenos constructivos o en las deposiciones de los derrumbes.

 

 

Este hallazgo es de suma importancia pues Tlalmanalco fue uno de los reinos chalcas que se fundó a mediados del siglo XIV;  "Fue en este asentamiento donde Hernán Cortés, de acuerdo con la tercera de sus Cartas de relación, pernoctó para negociar la alianza con los señores de Chalco, quienes lo guiarían a la entrada de México-Tenochtitlan", dijo Monterrosa Desruelles.

Los hallazgos se encuentran rodeados de construcciones contemporáneas y cercados por el avance urbano en el municipio de Tlalmanalco, en Estado de México.

 

 

Hallazgos arqueológicos en Tlalmanalco

Dónde: calle Naranjo casi esquina con calle La Rosa, barrio central de Tlalmanalco, Estado de México.

Cuando: Sin acceso a visitantes

Zona de investigación del INA

Foto destacada El Universal

Esta era la bestia de los nahuas macehuales equivalente al Diablo
MXCity
Para los macehuales no hay muertes accidentales, son deudas pagadas, destinos casi marcados por las acciones.

Una figura necesaria para el equilibrio cósmico según las nahuas macehuales.

 

. . .

 

El fuerte vínculo cosmogónico con el día a día que tenían los pueblos originarios no facilitaron la evangelización de las órdenes religiosas que llegaron a México desde la conquista, incluso, crearon nuevas visiones o perpetuaron otras, como la del Diablo.

A lo que se enfrentaron los primeros misioneros no fue a deidades de piedra, si no a una cosmovisión, un estilo de vida. En el caso de los macehuales, a un ritmo de intercambio constante y necesario para coexistir con el campo, el agua, la vida.

 

 

Sentiopil, el "niño-dios-maíz"

 

Para los macehuales esta deidad dadora del alimento principal debía ser alimentada en retribución, así que ofrendas de diferentes tipos iban a dar al Talokan, un depósito de riquezas.

Ese lugar era real, los cerros representan ese cúmulo de riquezas en su fauna, flora y reserva de agua, haciendo de ese intercambio algo que sucedía todos los días. Dicha interacción no sólo era con Sentiopil, se daba entre humanos, deidades (que luego fueron santos y vírgenes) y los masakamej, los demonios.  

 

 

Así como se vinculó el Iluikak al cielo, donde habita Cristo, el sol; el inframundo macehual, el Miktan también coincidió con algunos aspectos del infierno, pero en lugar demonios había amo kuali, literalmente lo "no-bueno".

Entre aquellos "no buenos", se encuentran los masakamej (duendes), los ejekamej (aires) y el amo de las enfermedades, la muerta, la bestia hambrienta, el Amokuali, cuya imagen se representaba muy bien por el Diablo medieval que traían los misioneros.

 

 

Los macehuales se referían a él como okuilij, un animal que come gente, muy al estilo de la bestia del Apocalípsis o, en un contexto más familiar para todos los nahuas, algo así como un jaguar, pero también el okuilij, puede ser el gusano que se come a los cuerpos en descomposición.

La casa de estas bestias, como se dijo, era el Miktan, un lugar frío, de aguas abundantes donde solo los animales pueden vivir, cuevas, pantanos, barrancas, son entradas a ese inframundo o son hogar de aquellas criaturas, así que aquel Diablo europeo tuvo que cambiar las llamas por la humedad.

 

 

Pero no olvidemos que el cosmos macehual la interacción y el intercambio son necesarios para el equilibrio cósmico ¿qué o como tenían que devolver los hombres a esta bestia? Muchas veces el ataque de un animal salvaje significa que esa persona ha pagado su "deuda", idea que aún existe en regiones de Puebla.

Es decir, en nuestros días un "accidente" automovilístico, podría no serlo porque en esta visión del mundo, no hay muertes accidentales, hay equilibrio que se restaura con el pago de las deudas, así como se pagan los pecados.

 

 

Este ser hambriento, que rompe el equilibrio con su conducta desenfrenada, adquirió con el catolicismo una evidente oposición entre la humanidad y sus maldades, así que se empezaron a referir a él como "el otro hombre", okse nen takat Amokuali.

Kuali (que luego pasó a Cuali) significa humano, por eso encontramos este mismo vocablo en San Miguel, Tzinacapan cualtacayot que no refiere a la bondad, si no a la humanidad. Es decir, los mismos macehuales equiparon con sus propias creencias la dualidad cristiana.

 

 

¿Entonces el Demonio para los macehuales era "otro hombre" o una bestia? Bueno, es que podía ser las dos, incluso hay personas que se acercan a esa realidad mística, los brujos o nahuales, que se convierten en bestias, y aún se ven en algunos pueblos, pero esa ya es otra leyenda.

 

 

Foto destacada: UNAM Global

Hacienda Jaral de Berrios, la grandeza de una fascinante finca en Guanajuato
MXCity
La Hacienda de San Diego de Jaral de Berrio es una de las más grandes, antiguas y rodeada de leyendas de fantasmas en México.

Hacienda del Jaral de Berrios fue una enorme finca con oficina de correos.

 

. . .

 

La Hacienda de Jaral de Berrios es una de las más grandes de México, aunque solo quedan algunos vestigios, increíbles por cierto, que todavía insinúan su antigua grandeza.

Los edificios antiguos atraen a los exploradores dispuestos a desafiar los pisos rotos y las paredes derrumbadas para entrar en una finca rica en historia. Esta hacienda fue asignada por el alcalde de México, Miguel de Berrio y Zaldívar, en 1774.

 

 

Albergó varias generaciones del linaje Berrio. Entre ellos se encontraba Juan Nepomuceno de Moncada y Berrio, considerado el hombre más rico de México durante la década de 1830.

Durante su apogeo a lo largo del siglo XIX, la finca albergaba a unas 6.500 personas y contaba con su propia estación de ferrocarril, oficina de correos, iglesia parroquial y dos escuelas primarias. El edificio principal presentaba paredes pintadas con frescos y muebles lujosos y estaba rodeado por numerosos edificios con habitaciones enormes y grandes escaleras.

 

 

Uno de los caballos que se mantenía en la finca se llamaba El Tambor. Fue utilizado como modelo para la famosa estatua ecuestre del rey Carlos IV de España, que pasó un tiempo en la zona antes de ser trasladada a la plaza Manuel Tolsá en la Ciudad de México.

La finca ahora se encuentra en ruinas, pero todavía es posible imaginar su esplendor y, uno de los edificios más hermosos de la zona¸ todavía puede verse. Es un punto de acceso para los investigadores paranormales y el edificio principal que alberga una fábrica de tequila.

 

 

Este sitio se fundó desde finales del siglo XVI por el español Juan de Zavala, vecino de las minas de San Luis Potosí, quien se adueñó de varios sitios ganaderos en el entonces Valle de San Francisco. La Haciendo ha tenido muchos traspasos, heredades y anexiones.

En el siglo XVIII la propiedad pasa a manos de Doña Teresa Josefa Zaldívar y Retes de Paz y Vera y su esposo el Capitán Andrés de Berrio y Díaz Palacios Ortíz de Landázurri y Ayala, quienes al morir dejan como beneficiario de todos sus bienes a su hijo Miguel de Berrio y Zaldívar, quien en 1774 fue nombrado Primer Marqués del Jaral por el Rey Carlos III, y es él a quien se le debe que se le agregue el de Berrio, al nombre de la propiedad.

 

 

En 1810, Juan Nepomuceno de Moncada y Berrio, nieto del Primer Marqués, era el propietario de la hacienda y se unió al cura Hidalgo en la lucha insurgente pero cuando las fuerzas reales de Calleja llegaron a la finca, el Segundo Marqués del Jaral se pasó de su lado y formó el Regimiento Moncada para defender sus dominios. El

Se cree que para 1890 el Ferrocarril Nacional Mexicano contaba con dos estaciones dentro de Jaral y era propiedad de Juan Isidro de Moncada Berrio Hurtado de Mendoza.

 

 

Una de las maravillas de la hacienda es disfrutar de su infraestructura, sus interiores están tapizados de imágenes grabadas con figuras humanoides y un sinfín de simbología en techo, paredes y puertas que al ver te hace transportarte en el tiempo.

Pero si te encantan las historias de terror y sentir un poco de adrenalina, una visita de noche a este lugar te puede encantar, si escuchar y presenciar seres de otro plano es algo que te fascina.

 

 

Como dato curioso, en este lugar se ha llevó a cabo la filmación de “Once Upon At Time” protagonizado por actores como Johnny Depp, Salma Hyek y Antonio Banderas, "Pancho Villa" protagonizada por Antonio Banderas y alguna otra producción mexicana.

 

 

Hacienda Jaral de Berrio

Dónde: carretera a San Luis Potosí y a 36 km. de la cabecera municipal de San Felipe, Guanajuato.

Cuando: No se permite la entrada de turistas hasta mediados o finales del verano.

Cuánto: depende el tour

Foto destacada Wikipedia Commons

En Nochistlán podrás hacer un recorrido arquitectónico espectacular
MXCity
La arquitectura que existe en Nochistlán es perfecta para hacer un gran recorrido histórico y cultural.

Nochistlán significa “lugar de tunas” y sus edificios son preciosos.

 

. . .

 

Nochistlán en la época prehispánica estuvo habitada por indígenas caxcanes. En 1532 Juan de Oñate funda el pueblo, siguiendo las órdenes del conquistador Nuño de Guzmán, con la primera villa de Guadalajara de México, que aunque sólo tuvo un año de pervivencia, fue pionera y persistente, hasta su consolidación una década después.

Aquí murió el conquistador Pedro de Alvarado (el gran Tonatiuh), a consecuencia de un accidente sufrido en un combate de conquista.

 

 

Este pueblo tranquilo huela a duraznos y limoneros. Aquí puedes pasear por el Jardín Morelos, su gran plaza central con su tradicional quiosco de cantera, rodeada de hermosas fincas coloniales y su tradicional Mercado Municipal que ofrece artesanías y platillos típicos como pollo a la valentina, las jericayas, las gorditas y la birria.

 

 

Parroquia de San Francisco de Asís

 

 

La Parroquia de San Francisco de Asís es una construcción del siglo XVII con fachada de cantera. El Templo de San José, edificado entre 1896 y 1914 con un estilo que combina el gótico y el mudéjar.

El Templo de San Sebastián, construido en el siglo XVII, llama la atención su fachada amarilla.

 

 

Acueducto Los Arcos

 

 

Se trata de una de las construcciones más características, edificado en el siglo XVII y que se puede visitar al anochecer para disfrutar de sus iluminados arcos que dan una ambiente muy especial al combinarse con los caminos empedrados.

 

 

La Pila de Afuera

 

 

La Pila de Afuera, es otra rememoranza de la época colonial, es una de las fuentes principales de abastecimiento de agua, asociada a muchas leyendas locales.

Cerca de Nochistlán, se puede visitar La Estancia con bellos paisajes y un templo en donde se han guardado las reliquias del Obispo Juan Cruz de Cabañas que murío en 1824. La Casa de los Ruiz, es una casona del siglo XVII llena de historia, ya que fue donde se dio el primer llamado a la Independencia en 1810.

 

 

A 10 km se encuentra la comunidad de Toyahua en con un santuario que exhibe una bella fachada de cantera rosa y que guarda en su interior la imagen de la Virgen del Rosario traída desde el siglo XVI, y que es muy venerada por los habitantes de la región.

Aquí  destaca el estilo Neogótico que proliferó en México, una vez que el Neoclásico había abarrotado la escena de las nuevas construcciones y el afrancesamiento de nuestro país indicaba que la tendencia era.

 

 

La armonía que tiene el templo de San José es debido a sus dos torres, son elegantes y únicas. El estilo de construcción es propio de la región cazcana, la misma que la parte norte de los Altos de Jalisco: el ladrillo sin recubrimiento, mostrando su característico color entre rojo y naranja.

El resultado es una obra sencilla, agradable a la vista, y en perfecta armonía con el entorno. El artista que la diseñó pensó muy bien en lo que son los espacios y las alturas en relación a la escala humana.

 

 

 

Jardín Morelos

 

 

En este jardín podrás disfrutar de su gran plaza central, admirar su tradicional kiosco de cantera, característica de las construcciones zacatecanas, además, disfrutar de la vista que ofrecen las hermosas fincas coloniales que lo rodean.

En el Mercado Municipal podrás encontrar artesanías y platillos típicos como pollo a la valentina, jericayas, gorditas o birria.

 

 

Nochistlán Zacatecas

Dónde: sur de Zacatecas, a 220 km de la capital del estado en un valle rodeado de cerros.

Cuando: todo el año. En octubre son las fiestas.

Entrada libre

Foto destacada GOB. México

x