Gastronomía
La Joya: la pulquería de la Santa María que llegó para hacer historia
MXCity
La Joya es la pulquería en el barrio de la Santa María la Rivera, en un sitio con una gran historia y tradición pulquera.

La Joya es una pulquería que revive la tradición de un gran espacio.

 

. . .

 

La pandemia hizo que muchos negocios locales cerraran sus puertas. Restaurantes, antros, cantinas y, lamentablemente pulquerías. Tal es el caso de la mítica pulquería La Xochitl.

Cuenta la leyenda que Xóchitl era una hermosa tolteca que inventó una bebida usando la miel del maguey y se lo ofreció al monarca Tepanazaltzin, quien quedó impactado por la bebida, y le pidió a Xochitl que le enseñara a todas las mujeres del palacio a prepararla.

 

@lajoyadesantamartha

 

Tepanazaltzin quedó enamorado con la bebida y con Xochitl, por lo que le propuso matrimonio, con la condición de que nunca dejara de hacer la bebida. Y así fue como en todo México se popularizó el pulque.

Pero, por el Covid, la Xochitl cerró, para darle su espacio a la Joya, donde el tradicional pulque seguirá con el legado, aunque sean unos zapatos difíciles de llenar.

La Joya forma parte de una tradición familiar, y negocio ahora es de Bruno y Joel Navarro quienes van a escribir una historia propia con esta nueva pulquería.

 

@lajoyadesantamartha

 

La Joya abrió en el mismo local en la Santa María la Ribera. En un sitio con una identidad y leyenda de nada menos que 113 años. Los dueños de la Xóchitl se negaron a heredar el nombre, así que La Joya es una pulquería nueva, con una fuerte historia detrás.

Aún, así, esta pulcata abrió en un momento difícil, ya que la pandemia, y el gobierno de la CDMX, anunció la suspensión de actividades debido al aumento en el número de hospitalizaciones por covid-19.

 

@lajoyadesantamartha

 

A pesar de todo, el pulque que se sirve en vitroleros de Otumba, en el Estado de México; el espacio tiene pocos cambios, casi ninguno. Pero tiene pulques con gran sabor y viejos conocidos.

Sirven pulque natural y cuatro tipos de curados. Aunque pronto vendrán tiempos mejores y con ello más variedad de sabor. Por ahora, solo hay pulquito para llevar, pero se espera que pronto tengan servicio de entrega a domicilio.

 

@lajoyadesantamartha

 

Pulquería La Joya

Dónde: Eligio Ancona 122, Santa María la Ribera

Cuando: jueves a martes de 12:00 a 20:00 hrs.

Cuánto: blanco $25 Curado $45

Pedidos al 5618998808 y 5613611010

Foto destacada Excélsior

El norte marisquero tiene los platillos más suculentos para comer mariscos
MXCity
México tiene un mar al que le sobra abundancia, variedad y belleza, pero la manera en que los norteños lo aprovechan, es única.

Grandes platos para grandes paladares en todo el norte del país.

 

. . .

 

Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa, cualquiera de estos estados que visites te van a ofrecer platillos del mar que no tienen comparación; su geografía propicia frescura en sus pescados y mariscos, su ingenio y aprovechamiento del resto de los recursos alimenticios los han colocado en los primeros lugares de la gastronomía marina.

Además, comer mariscos es aconsejable para prolongar la experiencia marina, quedar liviano para bañarse e improvisar la parte de arriba del bikini en caso de extraviar la original.

Aquí te enseñamos los platillos más famosos para degustar este manjar para cuando visites en norte de nuestro país.

 

Aguachile

 

 

Si hay algo que también abunda en el norte, es el calor y por eso encontramos preparaciones frescas como el aguachile. Normalmente se prepara con camarones o callo de hacha, cocidos en limón y chile serrano, a lo cual se le añade cubitos de pepino, cilantro y cebolla morada finamente picada. A lo anterior hay que sumar unas tostadas y una cerveza para obtener la botana perfecta para un día en la playa.

 

Taco de pescado

 

 

Aunque la palabra taco garantiza felicidad, esta puede ser aún mayor y diferente, para lo menos para los habitantes del centro del país, si le pones mariscos. Estos tacos originarios de Baja California guardan en su interior camarones fritos con puré de jitomate y una salsa hecha de mayonesa, cátsup y chipotle, copeteados con col morada.

 

Langosta de Baja California

 

 

Hay muchas recetas, pero quizá la más destacada es la simple porque aprovecha el sabor fresco del mar. La langosta se parte a la mitad para ser sazonada con sal y pimiento para freírse en manteca (porque, en el norte, todo, lleva manteca) Se puede acompañar con arroz blanco, frijoles, tortilla harina y un vinito blanco.

 

Marlín

 

 

Este es el pez estrella de Los Cabos, "La capital mundial del marlín", ni más ni menos. Va ahumado y en taco, pero los puedes degustar en "toritos", chiles güeros asados rellenos de marlín y queso, envueltos con tocino.

 

Taco gobernador

 

 

Algunos dicen que es de Ensenada, pero los sinaloenses cuentan que el gobernador, Francisco Labastida Ochoa, se encontraba en el restaurante Los Arcos con Lola Beltrán, así que de la cocina les llevaron un taco de tortilla de harina con camarones a la mantequilla, sazonados con cebolla, pimiento, orégano, limón y bien cobijados de queso asadero derretido. Pero puedes encontrar diversas variedades?

 

Cachoreadas

 

 

Así como el sur mexicano tiene las tlayudas oaxaqueñas, en el norte hay cachoreadas. Enormes tostadas de jugosos cubos de camarón, jaiba y pulpo, que previamente fueron cocidos con el limón de un piquito de gallo; se bañan de salsa de chiltepín y se adornan con cebolla y aguacate en rodajas. Esta rica botana la puedes encontrar en Hermosillo.

 

Tacos de Pescado estilo Ensenada

 

 

Casi siempre se preparan con "angelito", un pez de la región; mismo que se tempuriza y se fríe en ¡manteca! Para después servirlo con pico de gallo sobre una tortilla de harina. Este humilde taco guarda su secreto en el capeado y en la frescura de su pescado.

Foto destacada Taco Fish

Percherones, el enorme antojito que le hacía falta a la CDMX
MXCity
La CDMX tiene un gran catálogo gastronómico de comida callejera pero ya le hacía falta el gran boom de las delicias norteñas ¿qué no?

Una delicia envuelta para gozar a cualquier hora del día, la tarde o la noche.

 

. . .

 

Hay que reconocer que la vida agitada de la CDMX ha hecho a sus habitantes expertos catadores de comida rápida. Precio, cantidad y portabilidad son los elementos básicos para calificar los alimentos que nos nutren en el transporte público o parados en un siempre salvador puesto de latón blanco.

Acá en el centro del país se conocen los burritos, escasos, pero se encuentran, lo que aún no ha llegado a tomar las calles es el pornfood norteño "burro percherón", déjanos contarte de qué se trata, vas a acabar financiando un puesto callejero.

 

 

A diferencia de los tacos, los burros van totalmente cerrados, son como una olla express que permite derretir el queso sin que se derrame, el frijol es otro de sus elementos básicos que todo mundo ubica, ¡pero espera! Ahora lleva esto a 60 cm, sí, con semejante tamaño el relleno puede ser bondadoso y abundante.

Suele usarse el frijol bayo o cualquier otra variedad oscura. El queso frecuentemente es manchego; no obstante, en el norte del país abundan los quesos locales, chihuahua, menonita y asadero.

 

 

La base es una sobaquera, tortilla de harina gigante que tomó su nombre por sus dimensiones, ¡llegan hasta el sobaco! Nunca falta la broma de que por eso saben tan bien.

El relleno puede ser tan amplio como la imaginación, pero por tratarse de un clásico sonorense, suelen ir rellenos de carne asada, la mejor de México (dicen en aquellos lares). También los hay ahogados, en una salsa base de jitomate y chiltepín, y envueltos en delicioso, grasiento y crujiente tocino.

 

 

 

Cuando está listo, se envuelve en papel, por si escurriera algún jugo, o se sirve en rodajas, así como un sushi pero sin lo saludable. Sus sazonadores más comunes son la crema, el pico de gallo y una salsa casi siempre roja, pero este puede variar, por ejemplo, con guacamole o chiles curtidos con manzana. Oh sí.

 

 

La fama de los burros percherones ha traspasado muros, la ciudad de Tucson, Arizona, es famosa por contar con cientos de restaurantes que lo sirven, entonces, el centro del país no puede perderse de este delicatesen culinario que no sabrá si admirar o devorar.

Foto destacada Ciberspaceandtime

 

Conoce estas suculentas y exóticas frutas chiapanecas
MXCity
La biodiversidad de México se traduce en sus manjares, una gran variedad de frutas que no todos conocen se encuentran en tierras mayas.

La riqueza vitamínica del sureste nacional se encuentra en sus exquisitas frutas.

 

. . .

 

Denso bosque tropical, zonas arqueológicas, ecoturismo, cercanía con los pueblos originarios; además de delicioso café, chocolate, gastronomía local es lo que Chiapas tiene para dar y repartir a todo aquel que se deje sorprender por este precioso lugar.

De las 11,123 especies que viven ahí, 4,026 pertenecen a la fauna de la cual obtenemos frutas que a veces logran llegar hasta la CDMX y otros estados.

Pero aquí te dejamos una lista de frutas exóticas que tendrás que probar en tu próximo viaje a Chiapas porque de otra manera no será posible que accedas a sus deleites.

 

Huaya

 

 

Del náhuatl hueyona, gran pulpa, es una fruta verde que a la vista parece un limón, en su interior es una gran semilla cubierta de una pulpa agridulce cuyo jugo puede llegar a manchar la ropa. También se le conoce como mamoncillo no nos preguntes porqué. Se consume en jugos, almíbar y hasta en jarabe pues se le atribuyen propiedades que activan el sistema inmunológico.

 

Chincuya

 

 

La chincuya o también cabeza de negro, es una pulpa amarilla que dicen cura la fiebre, la infusión de su cáscara verde o café, se utiliza como tratamiento contra la disentería.

Se da en un gran árbol entre 5 y 10 metros expide una fragante flotación selvática que luego da vida a esta fruta de aspecto espinoso, cuyo sabor es muy parecido al mango.

 

Ilamatzapotl

 

 

La Ilamatzapotl o zapote de anciana se puede encontrar verde, cuya pulpa es blanca y dulce, o rojo cenizo, con una pulpa rosa y agria. Su piel de patrones triangulares forma una fruta con forma de corazón que lo hacen muy resistente a las plagas. Se consume como fruta fresca, en agua y dulce.

 

Mangostán

 

 

Tapachula y Tuxtla chico son los municipios chiapanecos que cultivan hasta 32 toneladas anuales de esta fruta que por fuera parece una ciruela de cáscara dura y por dentro es una pulpa blanca y dulce con muchas propiedades como prevenir enfermedades cardiacas, reducir hipertensión, mejorar la función urinaria y eliminar el mal aliento.

 

Rambután

 

 

Este es de los pocos que podemos encontrar en los tianguis de la CDMX. Chiapas es su productor principal desde que llegó a México desde Malasia en los años 60 para regalarnos su alto contenido de vitamina C, complejo B, potasio y magnesio. Esta fruta de cáscara roja y despeinada guarda una semilla envuelta en una dulce y aromática pulpa blanca que se utiliza en agua y postres.

 

Granada China

 

 

Aunque se cultiva en otros estados, Chiapas es su principal productor. La también conocida como granadilla es prima del maracuyá, y de igual manera es dulce con suaves tonos ácidos. Con forma de huevo amarillo, su delicioso interior verdoso traslúcido se presta para hacer bromas sobre mocos, la diferencia es que esta viscosidad aporta vitaminas A y C, potasio, fosforo y magnesio.

Foto destacada La Vanguardia

Historia del Cacao: la comida de los dioses prehispánicos
MXCity
“En ningún otro producto la naturaleza ha concentrado un alimento tan valioso y saludable en un espacio tan reducido como en una semilla de cacao.” Humboldt

El cacao es un producto del sureste mexicano que continúa creando miles de empleos para las familias.

 

. . .

 

El cacao hace uno de los productos más deliciosos de todo el mundo: el chocolate. Los olmecas fueron los primeros en probar la bebida moliendo los granos de cacao, mezclarlos con agua y agregando especias, pimientos y hierbas. Los olmecas fueron los primeros en cultivar cacao en México. A lo largo de los siglos, la cultura del cacao se extendió a la civilización maya (600 a. C.) y azteca (1400 a. C.).

Los mayas utilizaron la mazorca de cacao para crear una bebida alrededor del año 600. De igual manera existen varios documentos que indican la preferencia de los aztecas por el cacao, los aztecas preparaban una bebida amarga concentrada llamada techocolat, cuyo consumo estaba reservado para el emperador, nobles y guerreros.

 

 

La mazorca de cacao valía más para los indios que el oro, y la usaban como moneda de cambio para el trueque. Era un símbolo de abundancia que se utilizaba en los rituales religiosos dedicados a Quetzalcoat, portador del cococa de los hombres, Chak Ek Chuah, el santo patrón del cacao maya. También se utilizó en el momento del funeral de las élites como ofrenda.

 En el siglo XVI cuando Cristóbal Colón llegó a América, se encontraron que se bebía el famoso “xocolatl”, una bebida de fuerte sabor que les producía una gran vitalidad y energía. El cultivo de cacao en México en ese momento se extendía por toda la zona templada cálida del país. Desde la provincia de Tabasco, a Michoacán, Colima, Chiapas y Campeche. Produjo espontáneamente, pero también cuatro variedades principales de plantas cultivadas: Quauhcahuatl, cacaos Tlacacahuatl. Las más apreciadas fueron las zonas de Tabasco, en Chiapas y Soconusco por el gran tamaño de sus semillas por sabor y fragancia.

 

 

En una de las cartas que envió Hernán Cortés a Carlos V, le aseguraba que una copa de xocoatl daba fuerzas suficientes para sostener a un soldado durante un día de viaje. Se consideraba una droga, un tónico e incluso un afrodisíaco. A su vez, las recetas mejoraron; el chocolate puede ser un alimento o una bebida.

Durante mucho tiempo el chocolate fue exclusivo y reservado a las clases sociales privilegiadas. Sin embargo, el contrabando, los visitantes a la corte española, las capturas de embarcaciones que regresan de México, fueron algunos de los hechos que permitieron que el cacao llegara a otros países.

 

 

En 1615 se introdujo el cacao en Francia gracias al matrimonio real de Luis XIII con la princesa española Ana de Austria. En 1646 se introdujo en Alemania, también en Inglaterra en 1657, donde se abrieron salas de degustación como "Cocoa Tree" y "White’s". En esas mismas fechas, inauguró la primera fábrica de chocolate de París.

En 1697 un suizo probó el chocolate en Bélgica y lo llevó a su tierra natal en 1711. El cacao también llegó a Austria por el emperador Carlos VI. En 1720, las tiendas de chocolate en Italia fueron aclamadas por su alta calidad. Fue hasta 1765 que los estadounidenses descubrieron el chocolate, cuando eran una colonia de Inglaterra.

 

 

Charles Linne fue quien le dio el nombre latino al cacao "Theobroma" que significa comida de los dioses. Además, el chocolate se utilizó como medicina por sus propiedades fortalecedoras y vigorizantes. En 1819, en París, Pelletier instaló una de las primeras fábricas de chocolate que utilizaba vapor.

Durante 1830 y 1879 en Vevey, Suiza, el laboratorio de Nestlé Henri estaba al lado de una pequeña tienda de chocolate creada por Daniel Peter. Un día Peter decidió agregarle leche al chocolate y así nació el primer chocolate con leche del mundo. Peter se asoció posteriormente con Cailler y Kohlr y en 1929 las tres marcas se fusionaron con Nestlé, obteniendo así la unión definitiva del chocolate con leche. Mientras tanto, Rodolphe Lindt inventó la fusión del chocolate.

 

 

En 1828 el holandés Conrad Van Houten inventó un dique que le permitía quitar la grasa del cacao quedando solo el cacao en polvo que conocemos como cacao amargo. En 1847 Inglaterra propuso por primera vez, gracias al ingenio de Fry house y los sonidos, el chocolate en forma sólida.

México ocupa el decimotercer lugar en producción a nivel mundial con 28 mil toneladas con una superficie de 117,000 ha, pero necesita cerca 120 mil toneladas para cubrir su demanda interna. En Tabasco 10 de los 17 municipios que comprenden el estado se dedican al cultivo del cacao, siendo los más destacados Comalcalco, Cárdenas, Cunduacán y Huimanguillo los cuales producen en conjunto el 87% de la producción de dicho estado.

 

 

El 25 de Noviembre de 2016, se decretó producto con Denominación de Origen al cacao cultivado en la Región Grijalva de Tabasco. Es un cultivo originario de México, su principal uso es para la elaboración de chocolate. En nuestro país tiene una gran importancia económicamente y culturalmente hablando. 

El cultivo del cacao, elixir de los dioses mayas, preserva la tradición chocolatera prehispánica a través de artesanos, y diversos expositores que demuestran al mundo la importancia de este cultivo que es sustento diario de cientos de familias en el sureste mexicano, así como las propiedades favorables que el cacao representa para la salud humana.

Foto destacada El Informador

x