Arte y Cultura
Cuarenta Casas, la fantástica zona arqueológica enterrada en una montaña
MXCity
Las Cuarenta Casas es una zona arqueológica en Chihuahua que fue declarada Zona de Monumentos Arqueológicos en enero de 2002.

Foto destacada Santiago Arau

Las Cuarenta Casas es el vestigio de una era olvidada de la que se tiene poco registro histórico.

 

. . .

 

"Las 40 Casas" es el nombre de este sitio, que fue dado por el gran conquistador español Alvar Nuñez Cabeza de Vaca en el siglo XVI. Desde entonces los vecinos del lugar designar un número indeterminado de viviendas construidas con tierra y viguería.

Los arqueólogos le llaman "Casas de los Acantilados" o "Cliff Dwellings" que datan del año 1200. El lugar es un asentamiento prototípico de la provincia serrana que fue habitado por grupos de cazadores recolectores; basket-makers y agricultores con influencia de la Cultura Casas Grandes.

 

 

Los arqueólogos acuñaron estos dos conceptos para interpretar la evolución cultural de estos grupos. Dichas edificaciones fueron construidas al interior de cuevas y abrigos formados en los acantilados de las barrancas, y que se cree funcionaron, además de asentamiento habitacional, como talleres.

Durante el periodo del 1205 al 1260, d.C una denomina como de Paquimé, donde se crean las construcciones que hoy pueden visitar los turistas en este sitio arqueológico. La zona de Las Cuarenta Casas, fue utilizada como un escala intermedia para las rutas que los indígenas Paquimé, establecieran para estar en contacto con las culturas localizadas en las costas del Golfo de México, o bien, del Océano Pacífico.

 

 

Las Cuarenta Casas ofrecía protección a los grupos que se habían establecido en esta región del México Antiguo. Era un recurso para la salvaguarda de sus rutas comerciales. Los pobladores de Paquimé y Las Cuarenta Casas, se dedicaban al cultivo de calabaza y de maíz, y sus hábitos alimenticios se complementaban con la caza de animales de pequeño tamaño, como conejos, o bien, con lo obtenido gracias a la recolección de plantas comestibles, como es el caso de las hojas de maguey, las bellotas y las semillas de yuca.

 

 

Muchos de los sitios de esta parte de la sierra fueron dejados a su suerte y quienes habitaban en el área de las cuevas, cerca de Las Cuarenta Casas, se alejaron de allí, en busca de zonas de acceso menos problemáticas. La Cueva de las Ventanas fue vuelta a ocupar, eventualmente, para la celebración de ritos.

Cuando llegaron los primeros europeos a esta parte del México Antiguo todavía se habitaba esta zona, de tal manera que han quedado algunos registros de sus creencias y costumbres; pero a una gran familia étnica está actualmente extinta.

 

 

En los últimos 10 años de investigación se ha registrado más de 180 sitios de este tipo, se han encontrado muchas de estas edificaciones de tierra y madera. Sus Pobladores originales cultivaron maíz, calabaza y leguminosas, recolectaron semillas de yuca, bellotas silvestres y el maguey, cazaban venado, conejo, roedores, así como aves de diferentes tipos de las cuales aprovechaban su carne y sus plumas para fines ornamentales y de intercambio, habiéndose hallado evidencias de estos restos en las excavaciones hechas a finales del siglo XX por el Dr. Arturo Guevara Sánchez.

 

 

Además, aquí se han encontrado restos de artefactos cerámicos y líticos con características de la iconografía prehispánica de la región. Las primeras fotografías y descripciones técnicas de esta zona fueron realizadas por el explorador Noruego Carl Lumholtz en 1892, quién envió a registrar el sitio al Sr. White, ingeniero civil y fotógrafo, y gracias a sus valiosas notas de campo Lumholtz pudo reportar este sitio en su libro el México desconocido.

 

 

Para realizar el recorrido se recomienda ir bien hidratados, con ropa y calzado adecuado para el descenso y ascenso en senderos de montaña. Hay que llevar, de preferencia, manga larga y/o sudadera, pantalón y/o pants, bota y/o tenis para senderismo de preferencia con apoyo en los tobillos).

El horario para realizar el recorrido a las estructuras arqueológicas de la cueva de las ventanas es de 09:00 am. a las 15:00 pm. y de 9:00 a 14:00 en invierno, ya que el tiempo estimado del recorrido son cerca de 2 horas totales con un total de 3.6 Km., en caso de ser propensos a hipertensión arterial, problemas cardiacos, asma, presión alta o baja, con embarazo, ni con niños en los brazos o de no estar en buen estado físico se recomienda no realizarlo, pudiendo así disfrutar de los espacios destinados al descanso.

 

 

Está prohibido hacer fuego dentro del perímetro de la zona arqueológica, correr en los senderos, tirar basura, así como introducir bebidas embriagantes, tocar o entrar a las estructuras arqueológicas.

Para llegar al sitio se debe caminar una distancia de 3.6 kilómetros ida y vuelta, en un terreno de dificultad media. El tiempo aproximado del recorrido es de 2 horas.

 

 

Zona Arqueológica Cuarenta Casas

Dónde: a 320 kilómetros al noroeste de la ciudad de Chihuahua y a 42.5 kilómetros de Ciudad Madera.

Cuando: lunes a domingo de 9:00 a 18:00 hrs.

Horarios de recorrido: 9:00 ? 15:00 hrs.

Entrada libre

 

Vlady y los alucinantes murales rusos que pintó en una biblioteca mexicana
MXCity
Los colores que Valdy pintó en la biblioteca Miguel Lerdo de Tejada es una de las expresiones más sutiles de su exuberancia.

Foto destacada: Hacienda es Patrimonio Cultural

A pesar de que Vlady es uno de los artistas más prolíficos de México, sigue estando a la sombra de muchos otros artistas.

 

. . .

 

Vladimir Kibalchich Rusakov, Vlady, fue uno de los artistas más prolíficos y exhibidos de México en el siglo XX. El “último bolchevique”, pintó 2,000 metros cuadrados de frescos en la antigua biblioteca Miguel Lerdo de Tejada dentro del Ministerio de Hacienda en el corazón de la Ciudad de México, pero es poco conocido en el país.

Vlady describió su propia obra como “mi revolucionaria capilla Sixtina”, y se tardó de 10 años, de 1972 a 1982 pintar los murales que muestran imágenes de revoluciones políticas y musicales en todo el mundo: un Cristo andrógino, Oliver Cromwell y la serpiente emplumada con Bach y John Lennon. La obra es uno de los mayores atractivos de México para los visitantes extranjeros, aunque poco difundido.

 

 

 

El padre de Valdy, Victor, fue un anarquista, bolchevique y trotskista, secretario privado de León Trotsky, además de ser y escritor exiliado de Rusia y Francia amigo de André Malraux y André Gide. Vlady tenía 23 años cuando llegó a México con su padre en 1943, huyendo de Stalin y ya rechazado por Estados Unidos y otros países.

Vlady solía decir que sus influencias incluían los colores de Venecia, las técnicas de los pintores renacentistas y los “ritmos fluidos” de Francis Bacon. A partir de la década de 1950, creó una serie de murales abstractos dramáticos, inspirados tanto en los frescos renacentistas como en las revoluciones de todo el mundo, y se hizo conocido como un líder del movimiento de ruptura de México, un grupo de artistas que reaccionaban contra las obras nacionalistas de Diego Rivera, José Clemente. Orozco y David Alfaro Siqueiros.

 

 

El presidente Luis Echeverría encargó los murales del Ministerio de Hacienda, que supusieron el gran avance en su carrera. Vlady se casó con una Isabel Díaz Fabela y se naturalizó en 1949. A pesar de haber hecho varios murales, en 1994 produjo cuatro pinturas monumentales para adornar las paredes del Ministerio del Interior, pero nunca fueron colgados.

Aquí te dejamos los colores explosivos que Vlady plasmó en la biblioteca miguel Lerdo de Tejada llamada La Revolución y los Elementos.

 

 

 

 

 

 

 

Murales de Vlady Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada

Dónde: República de El Salvador 49, Centro Histórico de la CDMX.

Cuando: lunes a viernes de 9:00 a 17:30

Entrada libre

¿Qué papel jugó México en la Guerra Fría y Revolución Social del 1968?
MXCity
La Guerra Fría dividió al mundo con ideologías opuestas pero la apuesta de México fue cultural.

Foto destacada: WikiMéxico

Para México la guerra fría fue una difícil decisión entre dos bandos lejanos.

 

. . .

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, al mundo le sobrevino la Guerra Fría: bipolaridad establecida y aplicada por Estados Unidos y la Unión Soviética que participaron en una lucha global por “el alma de la humanidad”. Para Estados Unidos, la ruta del progreso pasaba por la modernización a través del capitalismo democrático. Para la Unión Soviética en mejoras en la calidad material de vida de los pobres del mundo a través del sistema comunista. Una misma agenda con ideologías diametralmente opuestas? ¿qué fue del resto del mundo, en particular de México?

Para EU, la Guerra Fría fue una lucha contra el comunismo a quien consideraban una "fuerza maligna en el mundo" que debía combatirse con todos los medios ideológicos, militares y financieros disponibles. Los latinoamericanos en general, y los mexicanos en particular,  tenían una visión menos crítica del comunismo y era menos probable que asociaran todo lo comunista con la Unión Soviética.

 

La Vanguardia

 

Los mexicanos vieron la Guerra Fría como un ejemplo de agresión por parte de estados imperialistas cuyo poder financiero y militar les permitió dominar los países menos desarrollados. En la década de 1960 México comenzó a plantear la Guerra Fría no como una contienda entre comunismo y capitalismo, sino como una contienda entre las naciones dominantes internacionalmente y las dominadas, bien a sus combatientes y sus batallas a través del lente de su propia Revolución.

Esa Revolución, encarnada en la década de 1960 por su institucionalización del Partido Revolucionario Institucional, PRI) y el nacionalismo revolucionario, era una lucha continua entre el gobierno y las clases populares y sus defensores por el control de la agenda nacional.

 

BBC

 

En el México de 1968, el comunismo ocupó un lugar destacado en la lucha entre la juventud mexicana y su gobierno. Además, la retórica anticomunista de EU no logró el efecto deseado en México y las posiciones procomunistas resonaron en toda América Latina por razones que poco tenían que ver con la Guerra Fría y mucho que ver con las circunstancias regionales.

El presidente Díaz Ordaz y la juventud de México estaban enzarzados en un conflicto para determinar el significado de esa revolución y el carácter de la agenda nacional para el futuro, la Guerra Fría fue el escenario en el que libraron esta batalla. Tres factores contribuyeron a la centralidad de la Guerra Fría en México de 1968: la yuxtaposición de la postura anticomunista agresiva de los EU con la comprensión más tolerante y fluida del comunismo en México hizo que identificar a los comunistas fuera una medida políticamente conveniente.

 

 

Barriozona Magazine

 

Díaz Ordaz buscaba desacreditar al movimiento estudiantil en 1968, al etiquetarlos como comunistas y plantear el espectro de una amenaza comunista a la estabilidad de México parecía una forma probable de ganar el apoyo de EU, otros miembros de la comunidad internacional y ciertos sectores de la población mexicana para reprimir a los estudiantes.

Pero la etiqueta comunista no produjo los resultados deseados. Pocos, tanto en el país como en el extranjero, se tomaron la amenaza en serio como para actuar en consecuencia. Al final resultó que, Díaz Ordaz tenía razón sobre el contexto global, pero se equivocaba al asumir que este contexto podría superar el texto local que rechazaba su noción de control comunista del movimiento estudiantil.

 

Barriozona Magazine

 

El segundo factor, "la politización e internacionalización de la vida cotidiana" atrajo gente a los debates dando paso a una multiplicidad de voces y puntos de vista provenientes del Tercer Mundo que exigían reconocimiento. En 1968 México, la prensa jugó un papel integral en esta "politización e internacionalización" en todo el panorama político mexicano, sobre todo en temas relacionados con el movimiento estudiantil. La prensa, particularmente la de izquierda, enmarcaba habitualmente la rebelión estudiantil y la política en general dentro del contexto de la Guerra Fría.

El antiamericanismo es el tercer y último factor que evitó que México tomara un partido, ya que antes de 1950 existía un gran descontento social con el vecino del norte. Cuando los estudiantes marcharon por las calles portando carteles del Che Guevara o coreando Ho-Ho-Ho-Chi-Minh, lo suyo no fue solo una muestra de solidaridad con los pueblos de Cuba y Vietnam, sino más bien una declaración de apoyo a la revolución, independencia y antiimperialismo.

 

Naiz

 

Esto tampoco representó la aceptación del comunismo soviético, cubano o del sudeste asiático, sino la aceptación del nacionalismo económico y la soberanía nacional del Tercer Mundo. Estas narrativas mexicanas de la Guerra Fría incluyeron una posición sobre el comunismo que evolucionó a lo largo de la década, desde principios de los sesenta cuando ser etiquetado como comunista era un lastre político, hasta finales de los sesenta, cuando fracasaron los intentos gubernamentales de etiquetar de manera similar al movimiento estudiantil.

Las ideologías revolucionarias domésticas se convirtieron en lentes a través de los cuales se filtraron los problemas y eventos de la Guerra Fría. Más importante aún, se convirtieron en escenarios en los que los nacionalistas mexicanos y los defensores de la revolución institucionalizada pudieron demostrar su valía.

 

BBC

 

Claro que estos puntos sirven como puntos de partida para otras perspectivas.  Pero debido al espacio que tenemos aquí, solo es posible dar un sesgo veloz para tratar de comprender un gran suceso histórico.

La Llorona, la primera película mexicana sonora y de terror
MXCity
La Llorona inspiró la primera película mexicana de terror y continua siendo una gran fuente de inspiración.

Foto destacada: Heraldo de México

La leyenda de la Llorona se ha llevado al cine varias veces desde 1933.

 

. . .

 

La leyenda de La Llorona es uno de los mitos prehispánicos que sigue vigente en todo barrio popular y más allá. Se le han otorgado diferentes identidades al origen de La Llorona: el Xtabay maya, diosas de la fertilidad y el parto de los mexicas o zapotecas, el alma femenina lamentando la muerte de su(s) hijo(s). Este personaje terminó de construirse en la época colonial, de temores perennes y admoniciones de fe.

En la película de Ramón Peón, La Llorona, de 1933, se explica que su origen nace con La Malinche. Ya que, se dice, terminada la conquista, los grandes servicios de doña Marina fueron olvidados y la raza vencida, considerándola culpable de la derrota, concentró todo su odio en ella y su hijo.

 

 

A lo largo de los años se ha dicho que La Llorona hipnotiza, hiela la sangre y que se lleva a los niños para remplazar los perdidos siendo una mezcla de calavera con momia o bruja con mujer desfigurada de larga caballera que flota por los aires cantando "Ayyy mis hijos".

 

La Llorona de 1933

 

 

La Llorona de Ramón Peón es la primera cinta de terror hecho en México. Además, tiene otra peculiaridad: ayudó a reinterpretar el mito sin fecha precisa. Se h dicho que viene en las crónicas de Bernal Díaz del Castillo y la relación entre un caballero español y una mujer indígena.

 

 

También se ha dicho que su origen puede ser anterior a la llegada de las tropas españolas, con la mujer asesinando a sus hijos como un sacrificio, sin decepción amorosa. Bernardino de Sahagún cita los presagios que antecedieron al arribo de la tripulación europea, en referencia al grito desgarrador.

La "esencia" de La Llorona mantiene sus características en cada versión del relato en teatro, radio, historieta y por supuesto en la versión cinematográfica de Ramón Peón. En la cinta, un médico desestima la creencia en fantasmas, apariciones y cuerpos astrales? O tal vez no. Hace unos años la película se desempolvó para proyectarla en un festival de cine de terror.

 

 

La copia que pertenece al Archivo Permanencia Voluntaria a cargo de Viviana García-Besné, y fue restaurada con el apoyo de The Academy Film Archive, Cine Fantástico, la Filmoteca de la UNAM y The Hanson Institute. La restauración fue intensa ya que solo  había un positivo de 16 mm en la Filmoteca de la UNAM.

La película se escaneó en la Filmoteca y luego se envió a unos laboratorios en San Francisco, California. Más tarde The Academy Film Archive rescató lo que se pudo de la primera cinta de horror mexicana y sonora que se filmó en 1933.

 

 

La Llorona dura 73 minutos, es protagonizada por Ramón Pereda, Virginia Zurí, Adriana Lamar y Carlos Orellana quienes narran el caso de “María” y ya no te armamos todo un spoiler. También es la primera vez se ve un micrófono en una película mexicana.

Ramón Peón es un director cubano (que además es periodista, mago, bailarín, músico, productor, director, camarógrafo, actor y guionista) que llegó a México en 1931 como asistente de Antonio Moreno en la película Santa, interpretada por Lupita Tovar. Las catacumbas se ven de cine de horror del expresionismo alemán  pero con el dominio técnico y apego a la tradición folclórica mexicana.

 

 

Otras versiones de La Llorona  

 

 

La herencia de La Llorona (1947) adaptación de Mauricio Magdaleno. El cineasta Fernando Méndez hizo la Otra versión en El grito de la muerte (1959), en el medio rural mexicano. En 1959, el director René Cardona hice otra versión de La Llorona en donde sale Mauricio Garcés. En 1963, Rafael Baledón realizó La maldición de La Llorona, donde Marina (Malintzin), no hace el grito tradicional, se le trata en términos de bruja con una maldición.

Ernesto Alonso produjo la telenovela Leyendas de México en 1968 con un episodio dedicada a La Llorona, dirigido por Raúl Araiza. El Enmascarado de Plata y José Mantequilla Nápoles pelearían mano a mano en La venganza de La Llorona (Miguel M. Delgado, 1974).

 

 

Además: Las Lloronas (Lorena Villarreal, 2004), The Cry (Bernardine Santiestevan, 2007), La Llorona (Jayro Bustamante, 2019), La Llorona (Michael Craves, 2019), The Haunting of La Llorona (Dennis Devine, 2019) y The Legend of La Llorona (Patricia Harris Seeley, 2020). La leyenda de La Llorona (Alberto Chino Rodríguez, 2011) es la versión infantil animada.

 

Aquí la película completa:

 

 

Martín Ramírez, el misterioso artista mexicano en un hospital psiquiátrico
MXCity
El arte de Martín Ramírez pasó de estar colgado en las paredes de un hospital psiquiátrico a los muros del Museo Reina Sofía.

Foto destacada: lemblanzas

Martín Ramírez es uno de los maestros autodidactas más notables del siglo XX.

 

. . .

 

En 1925 Martín Ramírez viajo a los Estados Unidos siendo detenido tras la Gran Depresión, debido a que era un emigrante que vagabundeaba por las calles en profunda confusión y con incapacidad de comunicarse. A sus 37 años, fue llevado a un instituto de salud mental en donde pasó los otros 33 años con diagnóstico de depresión maníaca y esquizofrenia catatónica incurable.

A pesar de la triste historia, conoció al doctor Tarmo Pasto, profesor de psicología y arte quien integró a Ramírez en el mundo del arte, del que vivía apartado. Por una gran sorpresa, resultó que la producción pictórica de Ramírez fue de gran gusto para muchos.

 

 

Su arte estaba lleno de estructuras lineales flexibles elementos narrativos y autobiográficos que dieron sentido a su mundo interior y exterior en crisis. Siendo que los dibujos de Martín Ramírez  nacido en Jalisco en 1895, han pasado de estar colgados en las paredes de una estancia del DeWitt State Hospital, a los muros del Museo Reina Sofía.

Su primera exposición fue en el The Heart of Creation: The Art of Martín Ramírez, en el Moore College of Art and Design de Filadelfia, quien introdujo la obra de Ramírez al mundo del arte como el ejemplo paradigmático en Estados Unidos de lo que en Europa se había documentado como "el arte de los dementes, art brut o arte outsider".

 

 

Muchos años después, el Museo Reina Sofía le dedicó una retrospectiva a Ramírez, bajo el nombre Marcos de reclusión. Fue una muestra de Brooke Davis Anderson, quien coordinó la exhibición de este artista en 2007 en el Folk Art Museum de Nueva York, aclamada por la crítica, reúne ahora un total de 62 dibujos procedentes de coleccionistas privados y públicos.

El Dr. Pasto fue el responsable de salvar casi medio millar de dibujos, de las llamas del fuego ya que el pegamento que utilizaba Ramírez en algunas de sus pinturas contenía saliva, y las enfermeras pensaban que la saliva podía ser causa de contagio.

 

 

Las obras de este artista hablan de México, tienen dibujos de vírgenes y de iglesias; así como ferrocarriles, jinetes, túneles y trenes. Muchas ilustraciones aparecen encerradas por líneas y curvas repetidas hasta la obsesión, creando un clima inquietante, claustrofóbico, símbolo quizá de su propia incomunicación (creyeron que era sordomudo, aunque realmente no sabía inglés).

 

 

Ramírez utilizaba cualquier papel y robaba los lápices a los celadores. Fue un arte marginal del que no se dejó testimonio escrito alguno sobre el significado de su obra. El discurso de "outsider" fue promovido por la primera exhibición de 1985, que ayudó a reforzar el aura de misterio que cubría su obra, lo cual la hizo más atractiva para los coleccionistas en busca de "arte puro".

 

 

En 1987, sus dibujos fueron los principales atractivos de la exposición Hispanic Art in the United States: Thirty Contemporary Painters and Sculptors, la primer gran exhibición dedicada a los artistas de origen latinoamericano que habían nacido o trabajado en Estados Unidos pero la comunidad chicana y mexicano-estadounidense no recibió muy bien la inclusión de Ramírez en esa exposición.

Esto porque Ramírez no era ni un artista chicano ni un artista latino contemporáneo, sino un artista "primitivo". Además, a la obra de Ramírez se le dio un carácter central pero, ¿cómo era posible que un artista "esquizofrénico" representara a una comunidad que aspiraba a ser tomada en serio por las instituciones hegemónicas del mundo del arte?

 

 

Tres años después, en respuesta a la exhibición de Hispanic Art in the United States, un grupo de artistas y académicos organizó una contra-exhibición: Arte Chicano: Resistencia y Afirmación, 1965-1985 pero se omitió l trabajo de porque su obra no se produjo durante el periodo cubierto por la exhibición, ni en el contexto de la experiencia social y política del movimiento chicano.

En 2011, cinco dibujos de Ramírez fueron incluidos en MEX/L.A.: "Mexican" Modernism(s) in Los Angeles, 1930-1985; con el objetivo de examinar la idea de "mexicanidad" en el contexto del arte moderno y contemporáneo con artistas mexicanos que trabajan en diferentes medios

 

 

Martín Ramírez en México

 

 

Una retrospectiva llamada Martín Ramírez: pintor mexicano, se inauguró en 1989 en el desaparecido Centro Cultural Arte Contemporáneo en la Ciudad de México. La exhibición fue organizada por iniciativa de Robert Littman, quien había introducido el Art Brut en EU y México. Su primera idea era montar una exposición con la famosa Colección de Art Brut de Dubuffet, pero le resultó más conveniente llevar a México la exhibición de Ramírez que abrió en 1985 en Filadelfia.

En dicha exposición, se intentó mexicanizar a Martín Ramírez, acompañando sus dibujos con juguetes tradicionales, piezas de cerámica de Tonalá y Tlaquepaque, y cajas de madera y amates de Guerrero.

 

 

Se dice que en esta exposición la hija mayor de Ramírez vio los dibujos de su padre. Uno de los sobrinos de Ramírez visitó la exposición, pero el personal del museo no lo tomó en serio. La nieta de Ramírez envió una carta a un periódico para explicar el origen, vida y datos sobre el artista pero la ignoraron.

De hecho, a pesar de que la exposición tuvo mucho éxito, los mexicanos consideraron que este tipo de arte era más bien chicano, por haber producido toda su obra en Estados Unidos; además de que el catálogo de la exposición no era mexicano. Desde 1989, no se ha podido llevar a cabo otra una exposición individual sobre Martín Ramírez.

 

 

Martín Ramírez falleció en Sacramento el 17 de febrero de 1963. Fue enterrado solo, pues su familia no podía asumir los gastos del traslado a México. Se conservan al menos 450 dibujos del mexicano, considerado también representante del arte marginal.

x