Casas Grandes, Creel y Batopilas, los 3 pueblos mágicos de Chihuahua
MXCity
La Sierra Madre Occidental resguarda tres poblaciones que preservan las tradiciones del estado más grande de México.

Estos pueblos mágicos tienen hermosos paisajes, historia y una gran cultura.

 

. . .

 

La ciudad de Chihuahua es famosa por su catedral barroca y por su Palacio Municipal cuyos antecedentes datan en 1720, pero también por estos tres espectaculares pueblos. De hecho, la Catedral de Chihuahua española de estilo barroco y el Palacio de Gobierno del siglo XVIII, un nuevo edificio de gobierno con enormes murales que ilustran eventos históricos importantes de México.

La ciudad también alberga el extremo este del ferrocarril Chepe, que recorre los desfiladeros teñidos de verde del área del Cañón del Cobre y a la increíble tradición cultural de los raramuris. Pero aquí te dejamos los tres pueblos mágicos de chihuahua que tienes qué conocer.

 

 

Batopilas

 

 

Este "museo viviente" tuvo una época de efervescencia por la extracción de plata, incluso fue la segunda población en recibir la luz eléctrica, después de la Ciudad de México. Aquí se encuentra la Hacienda de San Miguel, una enorme construcción de fines del siglo pasado, con techos de teja, que fue casa de "el Magnate de la Plata" Alexander Robert Shepherd, un estadounidense que ayudó a la construcción de escuelas y hospitales, además de ser el dueño de la mina más importante de la época.

Su nombre tarahumara significa "río encajonado" y su origen se remonta a 1632 cuando unos exploradores llegaron a un inhóspito y maravilloso rincón de la sierra donde abundaban la plata, el zinc y el oro. Ríos, cañadas y un bosque de coníferas hicieron de este un lugar perfecto para empezar una nueva vida para aquellos exploradores.

 

 

Para admirar este pueblo, debes dirigirte al mirador de la Bufa cercano a la comunidad de Quírare, no sin antes visitar la Iglesia de la Virgen del Carmen con su campanario solitario y su pintura desgastada y la casa Barffuson, una construcción porfiriana que aún conserva su mobiliario original.

Además de estos lugares históricos puedes disfrutar de lunadas frente una catedral abandonada, caminar sobre un acueducto de tres kilómetros de largo, practicar ciclismo de montaña entre los cañones, observar en silencio pumas, guacamayas y colibríes, admirar el pueblo desde una tirolesa y puentes colgantes, además de convivir con el pueblo Tarahumara.

 

 

Casas Grandes

 

 

Este pueblo se trata más de pastizales que de montañas, aunque la sierra no queda lejos. El registro histórico de la población data del siglo XVII con la llegada de misión franciscana de San Antonio de Padua.

Paquimé es la zona arqueológica que le da un profundo significado a este lugar, pues fue el lugar de tránsito entre las culturas del Norte y las de Mesoamérica. Los primeros exploradores de estas tierras se encontraron con un conjunto de edificios con varios pisos, por ello lo nombraron Paquimé, voz de origen Zuñi que significa: Casas Grandes.

 

 

 

La zona arqueológica fue encontrada por Francisco de Ibarra, 50 hectáreas que no han sido exploradas en su totalidad. La estructura de sus edificios es única en el país, fueron construidas a base de adobe con puertas en forma de "T", a lo que se suma redes hidráulicas, plazas y centros ceremoniales, se ha concluido que fue una gran ciudad construida por un pueblo culto en artes y ciencias.

En el Museo de las Culturas del Norte conocerás los objetos encontrados en las excavaciones de las ruinas y una colección de objetos de zonas arqueológicas del país y del sur de Estados Unidos. En tu ruta de salida debes pasar por Mata Ortiz, la cuna del renacimiento de la artesanía aridoamericana.

 

 

Creel

 

 

La puerta grande a las Barrancas del Cobre y uno de los lugares más bellos del estado de Chihuahua por la majestuosidad de El valle de los Monjes y El Lago de Arareko. Si deseas conocer de cerca la cultura rarámuri este es el lugar.

Aun cuando la presencia neogótica del templo de Cristo Rey pudiera acaparar las miradas, lo que hace especial este lugar es la presencia del pueblo rarámuri, quienes aún viven en cuevas y ofrecen sus productos a los visitantes.

 

 

La antigua estación de ferrocarril es sólo un lugar más que visitar de todo lo que puedes admirar aquí, sobre todo si te gustan los paseos al aire libre, las cabalgatas, caminatas, escaladas, rapel, el senderismo y la bicicleta de montaña serán una experiencia sin igual, después de la cual podrás reponerte con una discada acompañada de las adictivas tortillas de harina.

Este pueblo es apto para cualquier presupuesto y gusto, desde recorridos de aventura hasta los tradicionales donde se puede apreciar la cultura que se ha tejido en cestas de palmillas, en tambores, pulseras, aretes, arcos, violines, cinturones y rebozos.

Foto destacada booking.com

Los Seris, la historia de una tribu poco explorada y rica en cultura
MXCity
La historia cultural de las regiones del norte ha sido poco estudiada y difundida pero es de gran valor histórico. Aquí la de los Seris.

Los Seris tienen una historia increíble y llena de particularidades.

 

. . .

 

El panorama cultural del norte mexicano está constituido por diversas culturas regionales, teniendo algunas de ellas un sustrato étnico (es decir, son peculiares tanto en el aspecto cultural como en lo biológico) y otras, una distinción en el plano de lo meramente cultural, que es el sector genéricamente nombrado "mestizo".

Con una antigüedad que oscila entre los 6,000 y los 1,000 años, en el territorio ocupado por el Estado de Sonora se ubican siete etnias originarias, una de origen norteamericano, y varios grupos migrantes, originarios del sur del país, con aproximadamente tres décadas de haberse avecindado en la región. Una de ellas es la Comcáac o seris que habitan en Hermosillo y Pitiquito.

 

 

Los Conca’ac, que significa "La gente" en lengua Seri, es una etnia que a través de los tiempos continúa unida y transmitiendo de generación en generación, sus muchos conocimientos en la caza y la pesca.

El término Seri significa "el que de veras corre aprisa" en lengua Ópata y "hombres de la arena" en Yaqui; la lengua de los Conca’ac proviene de la familia Hokana, al que pertenecen el Coahuilteco (noroeste México) y el Tlapaneco, pero también se asegura que provienen del grupo yumano de la familia Sioux-Hokana.

 

 

Los Seris ocupan desde tiempos arcaicos la Isla del Tiburón y San Esteban, aunque en la actualidad sus campamentos se concentran en Desemboque y Punta Chueca, la primera playa corresponde al municipio de Pitiquito y la segunda a Hermosillo, pero ambas se ubican frente a la isla del Tiburón.

El territorio Conca’ac abarca un área de 210,000 hectáreas, con cerca de 100 kilómetros de litoral, en los cuales se montan varios campamentos pesqueros a lo largo del año de acuerdo con los ciclos de pesca. Por su naturaleza nómada, los Conca’ac construían sus viviendas de manera provisoria. Sus chozas se agrupaban en pequeños núcleos dedicados a la pesca y a la caza, una vez que agotaban los recursos naturales, se trasladaban a otro sitio.

 

 

En la actualidad, la elaboración de artesanías genera mercado turístico para la etnia. Los hombres perfeccionaron sus técnicas en el tallado de esculturas del corazón de la madera del palo fierro y el mezquite. También elaboran canastas o "coritas", famosas por sus formas globulares y extendidas con brillantes colores y diseñan collares con caracoles, conchas, vértebras de víbora de cascabel y de pescado y semillas.

Los Seris llevan a cabo sus propios ritos, fiestas y otras manifestaciones culturales con características estrechamente vinculadas con la naturaleza y con los aspectos biológicos y sociales de la reproducción del grupo, como lo son los rituales relacionados con el nacimiento, con el inicio de la pubertad y con la muerte.

 

 

Las mujeres Conca’ac se maquillan con finas líneas y puntitos de colores que forman interesantes diseños; el color rojo significa a la muerte, el blanco a la suerte y el azul al mar. No están evangelizados por la iglesia católica a diferencia de otros grupos indígenas.

Por su cultura, los Conca’ac eran la antítesis de lo que necesitaban los españoles: su territorio no era fácilmente aprovechable, no tenían riquezas acumuladas, no producían lo suficiente para hacer redituable la conquista y eran inútiles como mano de obra para cultivar y servir, ya que desconocían esas actividades.

 

 

Por ello, los seris conservaron durante más tiempo que otros pueblos indígenas, su autonomía y su cultura. Ante el fracaso de evangelizarlos, los españoles primero y los mexicanos más tarde, reaccionaron no con políticas de conquista y colonización, sino de exterminio. Eso condujo al aniquilamiento casi total del grupo. Debido a esto, muchos seris se refugiaron en la isla Tiburón

Las causas externas que permitieron su retorno con éxito está principalmente la crisis de 1929, que provocó grandes migraciones de pobladores empobrecidos hacia ciudades y centros agrícolas del norte y noreste del país, lo que aumentó el consumo de pescado y otros productos marinos de menor precio que la carne de res.

 

 

En 1936 el general Lázaro Cárdenas, atendiendo a sus demandas de apoyo, promovió su organización en cooperativas de pescadores, les proporcionó el equipo necesario y los concentró en el poblado de Bahía Kino. Hasta 1970 fue reconocido su territorio y el presidente Luis Echeverría les dotó en ejido y franja costera declarando el Canal del Infiernillo como zona de pesca exclusiva seri, y les otorgó simbólicamente como posesión comunal la isla Tiburón, decretada a su vez como zona de reserva ecológica.

 

 

Con su propia interpretación del mundo, sus ritos, sus fiestas y demás manifestaciones culturales, los Seris tienen un carácter relacionado con la naturaleza y con los aspectos biológicos y sociales de la reproducción del grupo. Para los seris el número 4 es sagrado, por tal motivo las danzas y cantos se ejecutan siempre en múltiplos de cuatro y son de carácter ritual. Una cultura compleja que sigue viva.

Foto destacada Animal político.

Castillo de la Salud Beto Ramón: magia, surrealismo y herbolaría (FOTOS)
MXCity
El Castillo de la Salud encierra una edificación de tintes surrealistas, mágicas y curativas para todos sus asistentes.

Una visita de ensueño a una fábrica de medicina tradicional.

 

. . .

 

Todo mundo conoce Xilitla, una parada surrealista obligada cuando se visita San Luis Potosí. Pero solo los verdaderos amantes del surrealismo, y la herbolaria, pasan a Axtla de Terrazas para presenciar con sus ojos un enorme "castillo" que hace de fábrica.

Beto Ramon Guadalupe fue el fundador de este santuario de la salud, donde por mucho tiempo ofreció consultas a la población utilizando conocimientos adquiridos por generaciones sobre la medicina náhuatl, la curación tradicional y típica de la región.

 

 

Beto Ramón, fue un médico tradicional dedicado al estudio, cultivo y aprovechamiento de las plantas con fines curativos. Su interés y conocimientos de la botánica, herbolaria y medicina tradicional, lo llevaron a crear Beto Ramón S.A. de C.V., una empresa con enfoque de bienestar natural que hoy cuenta con gran prestigio nacional, con productos que han trascendido fronteras.

Beto Ramón nació en el rancho Aguacatitla, municipio de Axtla de Terrazas, S.L.P. y parte del conocimiento de la herbolaria lo aprendió de su abuela Lupe quien era una conocida curandera de la localidad y se dio cuenta que tenía el don de curar las enfermedades a base de plantas medicinales.

 

 

 

La gente fue conociendo su extraordinaria sabiduría y experiencia en el arte de curar a base de preparativos herbolarios sin caer en la brujería, y sus productos son 100% naturales. Hoy en día, es reconocido a nivel nacional e internacional, se distinguió por ser una persona humilde y sencilla con toda la gente que lo rodeaba Falleció a la edad de 68 años el 12 de abril del año 2004.

Aquí te dejamos las fotos de uno de los lugares defensores de la magia, la medicina tradicional, naturista, homeópata de la fitoterapia y más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castillo de la Salud

Dónde: 5 de Mayo, Mariano Matamoros esq, San Miguel, 79930 Axtla de Terrazas, S.L.P.

Cuando: lunes a domingo de 8:00 a 20:00 hrs.

Cuánto: Según la terapia.

Foto destacada Visita San Luis Potosí

5 razones por las que la gastronomía mexicana está en el Top Mundial
MXCity
Ingredientes, mezclas, sabores autóctonos y tradición culinaria hacen que nuestra gastronomía deje una huella indeleble en el mundo.

Las gastronomía mexicana está llenando al mundo con sus sabores.

 

. . .

 

La comida mexicana es vibrante, auténtica, deliciosa y poco a poco está llenando al mundo entero con su sabor. Parte de nuestra gastronomía existen varios tipos de cocina que te enloquecerán y encontrarás una amplia variedad de platillos, bebidas, picantes de muchos colores, olores y mil sabores.

Nuestra cocina es famosa en todo el mundo, tiene tantos platos e ingredientes que la hacen auténtica y diferente y al mismo tiempo llena de tradición. Así que aquí te dejamos con  5 razones por las que la gastronomía mexicana está en el top mundial.

 

La cocina mexicana es una mezcla

 

 

Cada plato mexicano es una combinación de ingredientes nativos, recetas europeas y sabores africanos y del Medio Oriente. Ahora sabes por qué esta comida es tan deliciosa. La singularidad de los platos se debe a los diferentes sabores de los ingredientes. Además,

hay abundantes platillos con un perfecto sabor picante buena cantidad de condimentos.

 

 

Gran variedad de platillos

 

 

Hay muchos platillos y en cada región encontrarás un plato diferente que no coincidirá con ningún otro. Por ejemplo, en la península de Yucatán encontrarás platillos como panuchos y cochinita pibil a diferencia de las tlayudas y los platillos de mole negro hechos en la Oaxaca. Además, la cocina mexicana adopta los ingredientes a su cultura, así que tenemos platos italianos y franceses, británicos, del Caribe, de África e incluso libaneses y chinos que están presentes en nuestra gastronomía.

 

Las cocinas mexicanas están llenas de sabores

 

 

La comida mexicana es un paquete completo de especias equilibradas con precisión para dar un sabor fresco y picante. Ya sea que elija pollo, carne jugosa o verduras frescas, no faltarán sabores en su plato. El maravilloso aroma de diferentes tipos de especias definitivamente hace que las personas se enamoren de México y su comida. Los platos tradicionales como las verdolagas, cactus, romeritos, quintoniles, huauzontles, chayotes y más, son un encanto.

 

Uso de productos saludables

 

 

A pesar de eso, una de las razones más importantes que popularizan la cocina mexicana es el uso de ingredientes saludables. Los auténticos platos mexicanos son ricos en ingredientes saludables como maíz, aguacates, frijoles, verduras y carnes. Es una acumulación perfecta de carnes y verduras, que aportarán todos los minerales, proteínas y vitaminas necesarios a tu organismo.

 

Utensilios y productos autóctonos

 

 

Los utensilios exclusivos hacen posible cocinar con auténticos manjares, y delicias tradicionales. El molinillo se usa para hacer chocolate espumoso, el comal para las tortillas, el molcajete para las salsas? Pero eso no es todo, el chinicul, la chicatana, los chapulines, el cacao y el mezcal, del mismo modo que los nopales, la tuna, la vainilla el tomate, aguacate, guayaba, chayote, camote, jícama, tejocote, zapote, mamey y muchas variedades de frijoles?. No olvidemos los quesos.

Foto destacada Goats on the road

Chignahuapan es el precioso lugar en los nueve ojos del agua
MXCity
Chignahuapan es la entrada a la Sierra Madre Oriental, un paraíso ecoturístico y un Pueblo Mágico colorido e histórico.

Chignahuapan es uno de los pueblos mágicos más coloridos de todo México.

 

. . .

 

Chignahuapan es una ciudad al norte de Puebla, y reconocido como Pueblo Mágico por su fascinante historia, en gran parte leyendas, así como por su incomparable belleza, en la que la bruma desciende de la Sierra otorgando paisajes únicos.

Chignahuapan proviene del náhuatl: chicnahui, que significa «nueve»; atl, que significa «agua»; y el sufijo pan, que significa «sobre», «en»; "sobre las nueve aguas" o "donde abunda el agua". 

 

 

Durante la era prehispánica la zona fue ocupada por totonacas, quienes para el siglo X empezaron una coexistencia con nahuas, otomíes y tepehuas. En 1527 es fundada la población de Santiago Chiquinahuitle, «nueve ojos de agua», a donde llegaron misioneros a establecerse este lugar como centro para adoctrinamiento y conversión. Como dato curioso aquí nació "Capulina" y tienen una estatua en su honor.

Dentro de las cosas que puedes hacer en Chignahuapan, y como muchos de los Pueblos Mágicos de Puebla, este sitio es de suma importancia histórica debido a la influencia que ejerció Hernán Cortés durante la Conquista española.

 

 

 

También es posible admirar sitios culturales y naturales icónicos durante su visita a Chignahuapan. La Plaza principal de Chignahuapan te permitirá contemplar un colorido kiosco de estilo mudéjar construido a principios del siglo XX. Además, es el único quiosco construido con madera y que tiene una fuente debajo.

Este pueblo mágico tiene un spa de aguas termales, rodeado de exuberante vegetación. Se trata de baños termales que gozan de buena reputación por sus propiedades terapéuticas. Sus aguas provienen de un manantial que brota a una temperatura aproximada de 50 ºC.

 

 

La iglesia de la Inmaculada Concepción, es una iglesia contemporánea que ofrece uno de los monumentos religiosos más importantes de Puebla. En su interior se puede apreciar una escultura de la Virgen María, tallada en madera de cedro, obra del escultor poblano José Luis Silva.

También está la iglesia del Honguito, que en su interior se protege una seta petrificada, en la cual, algunos han asegurado ver varias imágenes regias. Esta iglesia fue construida en el mismo lugar donde se encontró el hongo.

 

 

En la laguna de Chignahuapan es posible realizar diversas actividades en medio de la naturaleza, como pescar, pasear en bote o nadar en sus refrescantes aguas. El Salto de Quetzalapa es uno de los lugares más frecuentados por viajeros aventureros. Aquí es posible practicar rappel o simplemente contemplar la cascada en esta cascada, considerada una de las más altas de Puebla.

La Casa del Axolote es un museo acuario dedicado al estudio y preservación de la ecología. Además, también ofrece un showroom dedicado al ajolote. En Chignahuapan es posible disfrutar de platillos auténticos de Puebla como el mole, chicharrones prensados ??y deliciosos tlacoyos.

 

 

 

También encontrarás deliciosos dulces, pan de queso y vino y licores a base de frutas con los que podrás disfrutar de una apetitosa comida. Recorre las calles de Chignahuapan y conoce la fascinante riqueza cultural y natural de este hermoso Pueblo Mágico de Puebla.

Descubrirás tal belleza de la selva que todos los días parece un telón de bruma que se abre con la luz del alba para descubrir laderas inclinadas, árboles frutales y cafetales; dejando a la ante tus ojos hermosas cascadas, y una laguna al centro rodeada por ríos y pozos termales.

 

 

En Chignahuapan se producen millones de esferas navideñas cada año, más de 200 fábricas y talleres alimentan a este pueblo, que se vi el colorido de las esferas y otros adornos festivos a sus fachadas. La mejor vista de este Pueblo Mágico se obtiene desde el Cerro Colorado, donde podrás admirar el valle y las casitas de colores y techos de teja.

Chignahuapan produce loza de barro rojo, ollas, cazuelas y macetas, además de tejidos de lana, cobijas, capas y otras piezas de vestir. No dejes de probar sus deliciosos dulces artesanales y licores de fruta.

 

 

La arquitectura tradicional de Chignahuapan se muestra en casonas de recios muros y techos de madera y teja. Como último tip, si deseas escapar del bullicio, dirígete a la Laguna Almoloya, a escasas cuadras del centro. Un lugar perfecto para pasear, descansar, e incluso probar suerte con la pesca, relájate con el nido de la impresionante caída de agua del Salto de Quetzalapán.

 

 

Chignahuapan Puebla

Dónde: Puebla, al Norte con Zacatlán, al Sur con el estado de Tlaxcala.

Cuando: todos los días

Entrada libre

Foto destacada México Cultural

x