Los increíbles tesoros arquitectónicos de San Pedro y San Pablo Tepescolula
MXCity
San Pedro y San Pablo Tepescolula son punto de referencia artístico, comercial, turístico en la gloriosa tierra oaxaqueña.

Este sitio resguarda piezas coloniales únicas en América Latina.

 

. . .

 

Teposcolula, junto a la torcedura de cobre en lengua náhuatl, tuvo como nombre originario Yucundaá, cerro de la subida, lugar al que llegaron en el año 950 los mixtecos que desde Apoala salieron en búsqueda de un mejor lugar para vivir.

Todavía hoy se encuentran vestigios de casas de gobernantes mixtecos y un juego de pelota que fueron construidos en el Cerro del Pueblo Viejo, que antes fue laguna, recibió a los migrantes y luego vio llegar a los españoles.

 

 

 

En 1520 fue fundado San Pedro y San Pablo Teposcolula, el centro de comercio español más importante de la zona mixteca al poder de la corona. En el lugar fueron edificadas grandes casonas para los hombres más ricos, encargados de comercializar la grana, la cochinilla, la seda y de hacer del pueblo un centro político y económico de gran importancia.

Las relaciones que se entablaron con Guatemala y América del Sur llevaron a sus tierras valiosísimas pinturas, telas, imágenes y otros objetos de gran belleza que además de adornar las casonas hoy desaparecidas, eran llevados a Europa, junto con los productos de procedencia nacional como el oro, plumas, esmeraldas y rubís.

 

 

Fue también un emporio textil, al que llegaban a vivir grandes señores que se dedicaron a la medicina, astronomía y otras ciencias y donde fue construida en el siglo XVI el templo y claustro de San Pedro y San Pablo, que poseen la capilla abierta más grande de América Latina y una preciosa fachada que muestra el arte tequitqui.

En el templo aún se conservan 8 retablos, un confesionario y un guarda cáliz tallados artesanalmente. Este último contiene misarios en latín, cáliz, copas eucarísticas, entre otros artículos eucarísticos. En la sacristía, se resguarda una cajonera que contiene las vestimentas utilizadas por los párrocos de la época colonial, estas fueron confeccionadas con hilo de plata y oro.

 

 

 

Dentro del Ex Convento Dominico se encuentra la Capilla de Santa Gertrudis, magnífica obra de capilla abierta, única en América que presenta la analogía entre el templo católico y el teocalli indígena, reconocida como la más grande de América Latina.

Si estas muestras estelares del barroco no fueran suficientes también puedes visitar el Hospital de Indios de la Santa Veracruz, las casas y plazuelas Odriozola y Arvea, Tandaa, el Alarcón, las trojes de maíz, el portal de Dolores y el Palacio Municipal o el Acueducto donde se observan los vestigios tanto de las alcantarillas como del mismo acueducto que culmina en la Alcantarrilla.

 

 

 

La Casa de la Cacica un palacio edificado en el siglo XVI para la última reina mixteca que actualmente alberga la Biblioteca Infantil BS, a la que se suma un valioso tesoro de cerca de 100 mil piezas halladas en un complejo compuesto de la gran Plaza, el Palacio de los Reyes, las casas de los nobles, el juego de pelota, la gran calzada de las cuevas, la Iglesia Vieja y su Atrio, la Casa Religiosa Dominica y el viejo Cabildo Indígena, así como el sistema de terrazas agrícolas.

La oferta de Tepescolula se extiende hasta sus alrededores donde puedes admirar una amplia variedad de especies vegetales y animales a través de senderos interpretativos avalados por Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) que te abrirán un apetito que sólo puede ser saciado con las delicias locales.

 

 

Mole negro con guajolote, mancha mantel, chocholucos, mole colorado estilo "Don Juan", tamales con hoja de totomoste, chiles rellenos, pozole espeso con hierba santa y mole amarillo, son los platillos que debes acompañar con las bebidas locales, agua de chilacayote, el pulque con mezcal, curado de aguardiente.

 Para digerir la comida puedes admirar algunos de los bailes tradicionales como el Baile de las Mascaritas, Jarabe Mixteco y el baile de "El Panadero".

 

 

 

 

Antes de irte degusta los postres de leche quemada, Yahuindodo, encalada, pan francés, pan de yema, raspa buche o pan de granillo, cocol, nicuatole, calabaza en tacha, suspiros de monja o revolcado de canela, mientras recorres el Mercado Municipal donde puedes adquirir artículos de palma, bordados y frutas y vegetales cristalizados.

 

 

 

San Pedro y San Pablo Tepescolula

Dónde: A 2 horas de Oaxaca de Juárez

Cuando: 365 días al año

Entrada libre

Foto destacada: @danoaguiza

El origen de la caña en México y las maravillas de la tierra caliente
MXCity
El importante fenómeno sin el cual no tendríamos piloncillo, aguardiente y caña en el ponche, se genera con la caña dulce mexicana.

Foto destacada: Sol de tijuana

Y tú, ¿sabes de dónde proviene la caña?

 

. . .

 

Más o menos 3 mil años atrás, en la India ya se extraía azúcar de la caña, y aún antes del descubrimiento de América ya se cultivaba en las Islas Canarias, pero fue hasta que llegó a las tierras cálidas de la Nueva España que tomó un relevante protagonismo.

La caña llegó primero a la isla La Española en 1493 en uno de los viajes de Colón, desde ese momento la caña empezó a viajar a varios puntos de América marcando en reinado de Carlos V dando inicio a la industria azucarera.

 

¿Cómo se desarrolló la caña en México?

 

 

El primer registro del azúcar en México la ubica en la Nueva Galicia (Xalisco), en la provincia de Amula donde Francisco Cortés entregó en 1525 las primeras semillas de caña para ser sembradas, sin saberlo, aquel joven sobrino de Hernán Cortés había comenzado una exitosa siembra.

Aunque la caña ya se conocía en Europa no se había visto crecer tan rápido y con tanta abundancia, la fertilidad de la tierra y el clima propiciaron una gran inversión española en la caña mexicana, pero ¿por qué?

 

 

El éxito de la caña fue tal que desplazó cultivos nativos y extranjeros como el algodón que se sembraba en las poblaciones michoacanas de Sinagua y hasta Tepalcatepec, la finalidad era llevar grandes cantidades a España donde existió una gran cantidad trapiches hacia 1546.

Los trapiches son la maquinaria necesaria para extraer el azúcar de la caña dulce, caña de azúcar o caña de Castilla, que al igual que el plátano se pensaba era "cultivo de la tierra" por la manera en que se empezó a producir, las relaciones Tamazula, Xiquilpa y Ichcateupan, así lo registraron.

 

 

Natural de la Nueva España o no, para 1580 la caña había alcanzado mucho interés en los españoles radicados por acá quienes ya habían mandado traer trapiches desde la península Ibérica, el negocio no podía ser mejor porque se aprovechaba toda.

La Relación de Poncitlán y Cuiseo relata que la caña, además de utilizarse para la alimentación, también se utilizaba para la construcción de viviendas en lugares como Cuiseo, poblaciones que trabajaban el carrizo para techumbres y petates.

 

 

Para hacer casas se utilizaba la caña, pencas de maguey, mecate y como dice la relación "paja que llaman zacatl", es decir, la caña se incorporó al trabajo tradicional de los carrizales y después, ya entrado el siglo XVII se extendió a la industria del aguardiente.

El llamado “chinguirito” (un tipo de aguardiente) se comenzó a producir en diversas poblaciones nativas gracias a la introducción de destiladores árabes y filipinos, para ese momento el uso de trapiches también se empezó a regular con el crecimiento de los ingenios azucareros.

 

 

La caña entró originalmente por Veracruz, estado que sigue siendo el principal productor nacional con un 38%, seguido de Jalisco donde también se ha sembrado desde siempre, pero en general se cultiva en 22 entidades federativas.

Actualmente en México se cultivan 4 variedades, criolla, cristalina, violeta y veteada. La caña de azúcar está considerada como una de las fuentes energéticas más económicas y uno de los cultivos con mayor capacidad para convertir la energía solar en biomasa.

 

Ligres, las cuatro nuevas bendiciones del zoológico de Chihuahua
MXCity
Cuatro ligres, los felinos más imponentes, preciosos y grandes del mundo, han nacido en el Zoológico de Chihuahua.

Foto destacada: Heraldo de Chihuahua

Las bendiciones Ligres son enormes chihuahuenses que vivirán en Tamaulipas.

 

. . .

 

Buena noticia para los amantes de los grandes felinos, ya que han nacido cuatro crías de ligre en el zoológico de Aldama, Chihuahua. Los nuevos inquilinos del zoológico serán trasladarlos a Tamaulipas, ya que representa un costo elevado tener a las crías? es cierto, primero que todo?

 

¿Qué es un ligre?

 

 

Los ligres son la descendencia híbrida de un león macho y una tigresa; es decir, sus padres son del mismo género pero de diferentes especies. Se distinguen tigón, el felino más grande de todos los felinos existentes conocidos.

A lis ligres, como a los otros gatos gigantes, les gusta nadar, son muy sociables como los leones y suelen crecer más que las especies parentales.

 

¿Cuál es la historia de los Ligres?

 

 

A principios del siglo XIX en la India, el naturalista francés Étienne Geoffroy Saint-Hilaire, hizo una placa a color de la descendencia de un león y un tigre. El acrónimo “ligre” fue acuñado en la década de 1930 y el de Ligresa se utiliza para referirse a una mujer ligre.

En 1935, se criaron cuatro ligres de dos camadas en los Jardines Zoológicos de Bloemfontein , Sudáfrica. Tres de ellos, un macho y dos hembras, todavía vivían en 1953. El macho pesaba 340 kg y medía 45 cm, más alto que un león macho adulto en el hombro.

 

 

El ligre tiene un tenue patrón de rayas similar al de un tigre sobre un fondo leonado. Puede heredar rosetas del padre león, marcas negras, marrón oscuro o arenosas. El color de fondo puede ser correspondientemente leonado, arenoso o dorado.

Los cachorros nacidos en Chihuahua son hijos de la tigresa "Asia", de ocho años, y de "Greñas", un león africano de seis años de edad, quien que fue separado de la hembra para seguridad de las crías que nacieron el 24 de mayo.

 

 

El aspecto de estos felinos es como de un león con algunas rayas de tigre, mientras que su pelaje es entre el naranja y el amarillo. Las crías padecen gigantismo, pues llegan a medir hasta cuatro metros de largo y a pesar hasta 500 kilogramos. Al igual que los leones, los ‘ligres’ machos desarrollan melena.

Alberto Hernández, director del zoológico de Aldama, informó que los ligres permanecerán con su madre por tres semanas, y luego se irán adaptando a la comunidad.

 

 

Como datos curioso, los tigres blancos se han cruzado con leones para producir ligas “blancas” (en realidad doradas pálidas). En teoría, los tigres blancos podrían cruzarse con leones blancos para producir ligres blancos, muy pálidos o incluso sin rayas.

Pero no hay ligres negros. Como los tigres azules o malteses, ya no existen, los ligres grises o azules son extremadamente improbables. No es imposible que un ligre sea blanco, pero es muy raro. Los primeros ligres blancos conocidos nacieron en diciembre de 2013 en Myrtle Beach Safari en Myrtle Beach, Carolina del Sur, nacidos de león macho blanco y una tigre hembra blanca.

Si deseas ver otros felinos del zoológico, aquí tienes los datos:

 

 

Zoológico de Chihuahua

Dónde: Las Moras, Aldama, Chihuahua, a 20 minutos de la capital.

Cuando: lunes a domingo de 08:00 a 19:00

Cuánto: $60 pesos.

Hotel Sin Nombre: minimalismo mediterráneo, cultura y tradición oaxaqueña
MXCity
El Hotel Sin Nombre fue creado por artistas, arquitectos y artesanos de Oaxaca quienes dejaron un sitio sin marcas pero con mucho mezcal.

Foto destacada: The Spaces

El Hotel sin nombre dedicó 4 años al rediseño de una casa del siglo XVII en Oaxaca.

 

. . .

 

Se trata de una propiedad del arquitecto João Boto Caeiro y la artista Elliott Coon quienes crearon el Hotel Sin Nombre, de 24 habitaciones es una hábil mezcla de interiores sobrios y audaces florituras que reflejan los principios fundamentales de Gem & Bolt; la marca de mezcal artesanal que cofundó la artista.

El ingrediente que define el espíritu del Hotel Sin Nombre es la damiana, un arbusto nativo de la familia de la menta, ya que está diseñado para actuar como un antidepresivo natural, un baño de dulzura y hasta un afrodisíaco.

 

 

Boto Caeiro restauró esta fachada del siglo XVII, donde sobresale el patio central coronado con una cúpula que permite que entre la luz natural. Entre cactus en macetas, este precioso patio cuenta con asientos preciosos encima de una alfombra de lana oaxaqueña adornada con racimos de almohadas cosidas a mano.

En este patio los huéspedes disfrutan de desayunos, cócteles, exposiciones rotativas y actuaciones en vivo de músicos locales. También hay una biblioteca secreta con una selección de libros antiguos, y las interpretaciones recetarios vegetarianos de la gastronomía oaxaqueña.

 

 

El sitio destaca por sus paredes blancas y camas con plataforma de madera diseñadas por Coon. Las mantas son hechas a mano y bordadas por un colectivo de artesanos locales, así como los champús, acondicionadores y jabones locales en una botella de vidrio ámbar.

 

 

El Hotel Sin Nombre tiene un carácter discreto, pero tardaron más de cuatro años en reconstruir la estructura antigua, mantener la esencia original de los materiales tradicionales como arcilla, ladrillos hechos a mano, piedra caliza y madera.

La fachada está cubierta con pintura de tierra, y una azotea verde que hace deslumbrar el espacio con la biosfera de especies endémicas oaxaqueñas que atraen a las aves, mariposas, libélulas y más.

 

 

La pintura blanca fresca enfatiza las columnas y los arcos históricos, es el sello del edificio, además de la piscina de la azotea desde donde es posible disfrutar del atardecer en la cercana iglesia de Santo Domingo.

 o acurrucarse en el apartado rincón de lectura y escritura del hotel. En la planta baja, en Restaurante Sin Nombre, se sirven platos veganos y orgánicos según disponibilidad de temporada.

 

 

Hotel Sin Nombre, Oaxaca

Dónde: 20 de Noviembre 208, Centro, Oaxaca.

Cuando: todo el año

Cuánto: desde $3 000 pesos

Los 8 pueblos yaqui, preservación, cultura y gobierno del desierto
MXCity
El origen de estas 8 familias reunidas en una sola comunidad yaqui, que cumple la “gran verdad” del noreste desértico.

Foto destacada: El Imparcial

El fascinante pueblo Yaqui es una familia de 8 comunidades.

 

. . .

 

El pueblo yaqui pobló el desierto en plena libertad hasta el siglo XVI cuando tuvo que empezar una lucha constante contra los conquistadores por su territorio y su cultura. Después de mucha resistencia en el siglo XVII dejaron entrar a los jesuitas.

Antes de que los mismos yaquis sacaran a los sacerdotes, éstos los dividieron en 8 pueblos o familias, esta última acepción pertenece al tipo de organización social de los yaquis, cuyo nombre original es yoremes, nombre que proviene del vocablo yo´emem, "el hombre".

 

 

¿Cuál es la organización de los 8 pueblos yaquis?

 

La región conocida como el valle Yaqui si ubica al oriente de Sonora, en los municipios de Guaymas, Bácum, Cajeme y Empalme, sólo los dos últimos no se encuentran en las inmediaciones del río Yaqui.

Los pueblos que habitan esos municipios son Vícam, Pótam, Tórim, Belem, Rahúm y Huírivis que viven bajo su propio sistema de gobierno, los pueblos Bácum y Cócorit se rigen formalmente por la jurisdicción del gobierno estatal y municipal.

 

 

La organización social yaqui que dio origen a esos 8 pueblos o familias proviene de la ho?akame que es familia, pero no la clásica nuclear que conocemos, si no una extensa que incluye a toda una comunidad que cumple la "gran verdad".

Del yaqui lu?uturia yo?owe, donde lu?uturia es verdad y yo?owe grande viejo, "la gran verdad" es un sistema de creencias (que por definición son verdades), que guían el comportamiento de cada individuo de la familia en relación con él mismo, a los otros, a la religión, la impartición de justicia, la preservación del territorio y su cultura, entre otras observancias.

 

¿Cuáles son los 8 pueblos Yaqui?

 

Los ocho pueblos yaquis con poblaciones pequeñas que no tiene el turismo como actividad primordial, unos incluso restringen el paso a sus comunidades, así que es mejor informarse antes de visitarlos.

 

 

Cócorit de Ko?okoi, significa chiltepines. El pueblo cuenta con una casa de huéspedes construida en 1890 que hoy es el Museo de los Yaquis, uno de los cinco museos etnográficos del mundo, en su plaza de armas hay árboles tallados con más de 300 años de antigüedad.

En Bácum, que significa lagunas, se encuentra el templo de Santa Rosalía de Lima, la laguna Náinari ubicada junto al río Yaki y dos extensas playas, Guadalupe y San José. Vícam (puntas de flecha), Huírivis (pájaro) Ráhum (remansos) y Belem (Belén) son ranchos ganaderos o pequeños poblados de paso donde puedes probar los famosos taquitos de nada.

 

 

Pótam, que significa topos, es un poblado interesante por su templo de la Santísima Trinidad que está rodeado por el camposanto del pueblo donde hay alrededor de tres tumbas con cruces blancas que nadie sabe de quien son, pero afirman que siempre han estado ahí.

Aún se observa el campanario incluso por la súbita muerte del arquitecto que supervisando la obra cayó desde lo alto. Ese arquitecto misterioso fue autorizado en 1926 por Adolfo de la Huerta para construir 5 de los templos católicos en las tierras de los yaquis.

 

 

Tórim (ratas) también cuenta con un cementerio diferente y una iglesia peculiar que data de la colonia, sus gruesos muros de piedra que no tienen techo que sostener. El panteón es evidencia de los chinos que vivieron ahí dejando monumentos funerarios inigualables.

x