Arte y Cultura
Diversión para ricos y pobres: El Carnaval de la CDMX en el siglo XIX.
MXCity
El Carnaval en el siglo XIX era una de las fiestas anuales más esperadas por todo el público, no importando su clase social o riqueza.

Los último años del carnaval de la Ciudad de México.

Autor: Nuevo Adicto.

 

. . .

 

Para la década de los años setenta del siglo XIX, en la Ciudad de México el Carnaval era una de las fiestas anuales más esperadas y concurridas por todo el público, no importando su clase social o riqueza.

La celebración la organizaba el Ayuntamiento y tenía lugar en las principales calles y teatros de la ciudad. Durante los días de festejo, las mujeres y los hombres portaban máscaras y disfraces de muchos colores. El sábado, era el día en que la fiesta alcanzaba su mayor intensidad y las mujeres agregaban a su vestuario una corona de plumas.

 

 

La gente se divertía caminado en las calles cercanas a la Alameda, mientras otras la rodeaban en carruajes. Se degustaban platillos y bebidas alcohólicas que se podían conseguir en los puestos callejeros. Los días de carnaval, el Ayuntamiento pasaba por alto muchas faltas que se cometían al reglamento de policía de la ciudad y permitía una fiesta de excesos sin castigos.

 

 

Los teatros más populares como el Iturbide, el Principal y el Nacional organizaban eventos a los que solo asistían lo más selecto de la sociedad como Lola y Trinidad Osio, Rosario Echeverría y Catalina Escandón. Se acostumbraba que después de recorrer las calles y la Alameda se trasladaran al teatro disfrazados al estilo de la gente del siglo XVI y bailar los ritmos de moda, los llamados "de vieja", "de piñata" y "de fantasía".

 

 

Esta gran celebración tuvo su fin para la década de los años ochenta del siglo XIX. Los diarios católicos y sus más fieles seguidores se empezaron a quejar de la embriaguez y desenfreno del carnaval, por lo que el Ayuntamiento, para 1881, emitió un nuevo reglamento para controlar la fiesta en las calles y la Alameda, de esta forma, muchas personas ya no quisieron asistir a la celebración y prefirieron organizar su propio carnaval.

La clase acomodada organizaba en sus mansiones, clubes y casinos su propio carnaval, los más famosos fueron los organizados por el Club Francés. Los pobres, por su parte, salían a las calles de sus colonias y organizaban el carnaval, en el que el desenfreno, el canto, el baile y la libertad sexual tenía su aparición.

 

 

Para 1890, el Ayuntamiento tomó la decisión de suspender el carnaval en la Ciudad de México definitivamente, pues, no tenía control sobre las múltiples celebraciones que se organizaban y decidió inaugurar un nuevo evento, la Fiesta de la Primavera.

 

 

Fuente: Barceló Quintal, Raquel Ofelia, Cultura y vida cotidiana de las familias prominentes porfirianas de la ciudad de México y Yucatán. Tesis para optar el grado de Doctor en Historia, México, COLMEX, 1999.

 

Imagen de portada: Primitivo Miranda, Semana Santa en Cuatitlán, 1858.

Bartolomé de las Casas y su heroica visión para liberar a los indios
MXCity
Bartolomé de Las Casas ha sido considerado como uno de los antecedentes de la teología de la liberación y los derechos humanos.

Bartolomé de las Casas fue uno de los primeros defensores de los indígenas después de la Conquista.  

 

. . .

 

Bartolomé de las Casas fue terrateniente, fraile, sacerdote y obispo español, famoso como historiador y reformador social. Llegó a La Española como laico y luego se convirtió en fraile dominico y sacerdote. Fue nombrado primer obispo residente de Chiapas y el primer “Protector de los Indios” nombrado oficialmente.

Pero ¿en qué consistió esta ayuda a los llamados indios de las Américas? Buena parte de su ayuda se puede encontrar sus escritos, los más famosos son Breve relato de la destrucción de las Indias e Historia de Las Indias, que narran las primeras décadas de colonización de las Indias Occidentales.

 

 

 

De las Casas se sintió obligado a ir contra corriente de lo que hacían los colonos a los nativos. En 1515 renunció a sus siervos indios y abogó, ante el rey Carlos I de España , en nombre de los derechos de los nativos. Aunque defendió el uso de esclavos africanos en lugar de nativos en las colonias de las Antillas, lo hizo sin saber lo que los portugueses estaban llevando a cabo en esos momentos.

Además, consideró que ambas formas de esclavitud eran igualmente erróneas. En 1522, intentó lanzar un nuevo tipo de colonialismo pacífico en Venezuela, y durante sus viajes a Centroamérica, fue misionero y participó en debates entre los eclesiásticos coloniales sobre la mejor manera de llevar a los nativos a la fe cristiana.

 

 

Sobre todo, De Las Casas sostenía que los americanos eran humanos y que subyugarlos por la fuerza era injustificable; lo que es una gran postura para la época. Pasó 50 años de su vida luchando activamente contra la esclavitud y el abuso colonial de los pueblos indígenas, tratando de convencer a la corte española de adoptar una política de colonización más humana.

A diferencia de otros sacerdotes que buscaban destruir los libros y escritos nativos de los pueblos indígenas, él se opuso estrictamente a esta acción.  Aunque no logró cambiar la visión de los españoles sobre la colonización, sus esfuerzos dieron como resultado una mejora del estatus legal de los nativos y un mayor enfoque colonial en la ética del colonialismo.

 

 

Se considera a De Las Casas como uno de los primeros defensores de una concepción universal de la dignidad humana; lo que hoy en día conocemos como derechos humanos.

En 1542, Las Casas presentó un relato que narraba lo que se hacía a los indígenas donde se argumentó que la única solución al problema era sacar a todos los indios del cuidado de los españoles laicos, aboliendo el sistema de encomiendas y colocándolos directamente bajo la Corona como súbditos que pagan tributos reales.

 

 

Ayudó a los pocos supervivientes de La Española, Cuba, Puerto Rico y Jamaica del tributo y de todos los requisitos de servicio personal. De hecho, debido a esto estallaron disturbios y dictámenes contra de Las Casas. Debido a sus acciones fue nombrado obispo de Chiapas, una diócesis recién establecida de la que tomó posesión en 1545 a su regreso al Nuevo Mundo.

Las Casas también ha sido acusado a menudo de exagerar lo que sucedió y escribió sobre las Indias, sostienen que las cifras eran incorrectas y de que hizo parecer que todo está peor de lo que realmente era; Los historiadores también han señalado que la exageración y la inflación de los números era la norma por escrito en los relatos del siglo XVI.

 

 

Otros historiadores han abogado por una imagen más matizada de Las Casas, sugiriendo que no era ni un santo ni un fanático, sino una persona con una fuerza de voluntad excepcional y un sentido de la justicia, lo que a veces lo llevó a la arrogancia, la terquedad y la hipocresía.

Algunos otros historiadores, sostienen que fue más un político que un humanitario y que sus políticas de liberación siempre se combinaron con esquemas para hacer más eficiente la extracción colonial de recursos de los nativos. También sostiene que Las Casas no se dio cuenta de que al buscar reemplazar la espiritualidad indígena con el cristianismo, estaba emprendiendo un colonialismo religioso que era más intrusivo que el físico.

 

 

No obstante, el legado cultural se ve en Chiapas, que pasó a llamarse San Cristóbal de Las Casas en honor a su primer obispo. También se le cita a menudo como un predecesor del movimiento de la teología de la liberación.

También ha llegado a ser visto como uno de los primeros defensores de un concepto de derechos humanos universales. Fue uno de los primeros en desarrollar una visión de la unidad entre la humanidad, afirmando que “todas las personas del mundo son humanos”, y que tenían un derecho natural a la libertad, una combinación de la filosofía de los derechos tomistas con la filosofía agustiniana.

Foto destacada Wikipedia

Conos de Santa Mónica, una experiencia gastronómica, textil y artesanal
MXCity
La recuperación de unos viejos silos ubicados en la hacienda donde creció Francisco Goitia, son toda una experiencia para los sentidos.

Los Conos de Santa Mónica es un sitio para los amantes del arte y los espacios abiertos.

 

. . .

 

Con una ceremonia wixárika, este increíble destino turístico se inauguró hace un par de años como un punto gastronómico, textil y artesanal donde hace más de 70 años residió el pintor zacatecano Francisco Goitia, esto es lo que vas a encontrarte en tu visita.

Antes de ser un sitio turístico la zona fue la Hacienda de San Juan de Trancoso, cuyas estructuras aún pueden admirarse, Los Conos son una extensión de este lugar histórico ubicado en la comunidad de Santa Mónica.

 

 

 

Santa Mónica se ubica en Guadalupe, Pueblo Mágico zacatecano que surgió del pueblo Wirikuta, natural de la sierra que comparten Zacatecas, Jalisco y Nayarit y que recorren estas zonas sagradas hasta San Luis Potosí.

La presencia wixárika dejó como herencia hermosas habilidades artesanales que se presentan en Los Conos como parte de su muestrario de artesanías zacatecanas en textiles, joyería y bisutería que se puede adquirir.

 

 

 

Después de la presencia de los pueblos originarios vino el crecimiento de la Hacienda donde se edificaron los grandes conos que dan nombre a este lugar y que en sus días servían de silos para el resguardo de granos.

La visita a Los Conos se convierte en una experiencia inusitada cuando entras a los silos pues dentro de ellos se encuentra la obra del pintor zacatecano Francisco Goitia cuyo padre administró la gran hacienda mientras él pasaba sus primeros años entre la naturaleza.

 

 

Los Conos cuenta con un museo y guías que explican los detalles, historia e importancia de Santa Mónica a través de una muestra de antigüedades y la interacción con el espacio, en este lugar el arte es muy importante así que no dejes de participar en las experiencias de pintura y grabado.

Pero aquí también tus papilas gustativas la van a pasar bien porque hay degustación de dulces artesanales, como chocolate, encurtidos, ate de membrillo, quesos, vinos, mezcal, cerveza artesanal, gorditas, tacos de guisados, atole de cacahuate y de guayaba, champurrado, pan, bebidas de fruta natural y café de olla.

 

 

Los Conos de Santa Mónica

¿Dónde? Santa Mónica, Guadalupe, Zacatecas. Si estas en la ciudad de Zacatecas, un camión gratuito sale cada hora desde la Alameda J. Trinidad García de la Cadera.

¿Cuándo? Sábados de 9 a 18 h.

¿Cuánto? acceso gratuito

Foto destacada Másdemx

Santuario del Cristo Roto, el legendario monumento para las causas perdidas
MXCity
Este Cristo Roto intenta ser un reflejo de los oprimidos, los olvidados y se considera el salvador de causas perdidas.

El Cristo Roto es un Santuario de peregrinación con increíbles parajes.

 

. . .

 

En México se encuentra cinco esculturas populares dedicadas a Cristo, y el Cristo Roto es una de ellas. Lo peculiar de esta escultura, es que se encuentra en una isla, de las que quedaron por estar a mayor altura, cuando se formó el lago de la represa Plutarco Elías Calles en 1929.

El Cristo Roto de San José de García se encuentra un dique en un municipio de Aguascalientes. Además de esta peculiar estructura, hay un precioso espejo de agua  que engalana la ciudad y le da un brillo sublime a la escultura.

 

 

 

La historia de este Cristo es conocida solo por la tradición oral; cuenta que en el siglo XIX el párroco de San José se hace de un Cristo para darle un atractivo turístico al lugar.

Hay quienes dicen que compró un cristo roto sin cruz. Otros afirman que llegó dentro de una caja en el lomo de una mula perdida que se detuvo frente al templo. Lo cierto es que el sacerdote apenado por el estado de la imagen le dijo que lo iba a reparar, a lo que una voz le respondió:

"no quiero que me restaures, soy el Cristo Roto. Quiero que al verme te duela y que te acuerdes de todas las personas que no tienen un camino"

 

 

¿Por qué de está rota la escultura de Cristo?

 

 

San José de García es un Pueblo Mágico y este Cristo es un homenaje de Erasmo Aguilar y Miguel Romo Santino, quienes hicieron esta escultura. Los artistashan creado este homenaje para recordar todas las penurias que ese pueblo sufrió desde su constitución en el siglo XVII.

Este Cristo intenta ser un reflejo de los oprimidos y los olvidados. Con su mirada compasiva, el Cristo Roto de Aguascalientes observa desde las alturas el vaivén del agua en armonía y al mundo sumergido en el desconcierto.

 

 

Pero al mismo tiempo es lugar turístico y religioso que se ha convertido en un emblema de Aguascalientes. Mide 25 metros de altura, y nada más la base mide tres metros tiene una altura total de 28.  Fue erguida en el 2006 en la presa Plutarco Elías Calles, como homenaje a los habitantes del Pueblo Mágico de San José de Gracia.

Lo peculiar del Cristo es que justo está roto del brazo y la pierna de su lado derecho. Para llegar al Santuario, los visitantes suben a una lancha que surcará las pasivas aguas de una presa construida en 1928 y la cual fue el primer distrito de riego y almacenamiento del agua en el centro del país.

 

 

El Santuario alberga Cristos de las Arquidiócesis del estado, en este lugar, los visitantes acuden a observar la imponente escultura, contagiados por un fervor religioso, o bien por simple curiosidad.

Quien hace turismo religioso en Aguascalientes podrá apreciar allí réplicas a escala de Cristo de los templos del Estado. Se encuentran dispuestas, dentro de nichos, en la base de la escultura.

 

 

 

El Cristo Roto es considerado el salvador de causas perdidas, y es una parada popular para muchos ciudadanos mexicanos que cruzan ilegalmente a los Estados Unidos.

También se la visita para obtener cura de enfermedades. Para aquellos que no están particularmente interesados en la religiosidad del sitio, la presa y la isla son conocidas por sus increíbles vistas del paisaje semiárido del centro de México.

 

 

Cristo Roto de Aguascalientes

Dónde: a 57 km al noroeste de Aguascalientes y a 10 minutos de la población de

San José de Gracia.

Cuando: todos los días

Entrada libre

Foto destacada Escapadas

La estremecedora Cueva del Tiempo a la que pocos se atreven a entrar
MXCity
La Cueva del Tiempo se encuentra en la zona con más niebla en México siendo un lugar que oculta seres y espacios nunca imaginados.

La entrada a la Cueva del Tiempo aparece en la víspera de la Fiesta de San Juan Bautista.

 

. . .

 

 

Teziutlán es un pueblito conocido como "La Perla de la Sierra" que se encuentra en la Sierra Norte de Puebla, la población es famosa por sus manantiales rodeados de verdes bosques anegados de neblina desde donde nacen espectaculares leyendas.

Es verdad que Teziutlán es la zona con más niebla en México con alrededor de 280 días al año con niebla que a veces llega a 15 metros de distancia, probablemente por ella es que es tan fácil dejar volar la imaginación o, es por la neblina que aquí se ocultan seres y espacios nunca imaginados.

 

 

Justo ahí en la sierra, se ubica el cerro Ozuma, donde cuevas pequeñas y oquedades alojan misterios tales como el acontecido a Silvero en el año 1800 y razón por la cual el cerro fue renombrado como la Cueva del Tiempo.

Silverio era un joven, que como muchos otros en Teziutlán no era falto de inteligencia y habilidades, pero le había tocado nacer en un tiempo desafortunado para el pueblo, cuando la pobreza abundaba y el trabajo era escaso.

 

 

 

Él mismo se hacía llamar "Silver" como queriendo exaltar la importancia que poseía pero que era opacada por su situación social, la cual no permitiría lo sobrecogiera, así que decidió ir a donde nadie quería para cambiar su destino, a las faldas del Ozuma.

Era un medio día cuando Silver guardó en su morral unos ocotes, una cuerda, agua y comida para encaminarse a su nueva vida. Antes de partir sus padres le advirtieron que saliera de la cueva antes del amanecer para no quedar atrapado.

 

 

Ya había caído la noche cuando llegó al cerro, prendió fuego para darse luz y adentrarse a las entrañas de la cueva con la esperanza de encontrar algo que hiciera un cambio considerable de su existencia.

Con la luz tenue de los ocotes se dibujaban en las paredes seres del inframundo que parecían querer atraparlo, pero su deseo de quizá encontrar un tesoro lo mantuvo en su excursión inagotable, hasta que dio con lo que tanto deseaba.

 

 

 

Un cerro de monedas y joyas le impedían el paso, así que se sentó a imaginar cómo se llevaría el tesoro, pero la mente se le fue hasta cómo habría de gastarlo, concluyendo que sería mejor llevarse las copas con más joyas, ató al lazo lo que pudo.

El largo camino recorrido y la agitación lo dejaron rendido. Durmió. Cuando despertó su cuerpo estaba cubierto por una gruesa capa de polvo y telarañas, sin apenas notarlo se sacudió y emprendió el viaje a la salida.

 

 

Al salir el sol brillaba en el cielo y sobre un grupo de chozas que se veían muy cerca, Silver sintió algo extraño porque las edificaciones más cercanas se encontraban hasta Teziutlán, pero quizá había salido por otra oquedad.

Mientras avanzaba más desconocía el lugar, estaba seguro de encontrase lejos de casa, pero algo había de su pueblo menos la gente que lo miraba con gran sorpresa y lo llevaron ante un hombre muy anciano.

 

 

Ambos se sorprendieron al reconocerse, los años habían pasado y Silver no entendía porque su antiguo amigo le preguntaba por la razón de su tan larga ausencia. Platicando, Silverio dio cuenta de que ya nadie quedaba ni sus padres ni amigos.

Así en su soledad y con la mano llena de un corto pero seguro futuro por los tesoros que había sacado, se preguntó si realmente había valido la pena adentrarse en la cueva del tiempo.

 

 

Teziutlán (en náhuatl: Teciitl, yotl, tepetl, tzintlán, ? granizo, propiedad, cerro, abajo?? Lugar junto al cerro lleno de granizo?) es uno de los 217 municipios que conforman al estado mexicano de Puebla, se localiza en el noreste de la entidad, cerca de la zona limítrofe con el estado de Veracruz. Es conocida como: «La Perla de la Sierra».  

 

Teziutlán, Puebla

¿Dónde? A dos horas de la ciudad de Puebla y a 3 horas de la CDMX

¿Cuándo? Todo el año

¿Cuánto? Una visita de un día sale entre $800 y $1200 pesos

 

Fuente: Libro Leyendas y Mitos de Puebla
Autor: Salvador Momox Pérez

Foto destacada: Yo soy Puebla

x