Arte y Cultura
La impresionante ingeniería maya y su histórico sistema de purificación de agua
MXCity
Además de sus grandes ciudades, maravillosos acueductos y estudios astronómicos, los mayas desarrollaron un sistema de purificación.

El sistema de purificación es el gran descubrimiento en Tikal.

 

. . .

 

La civilización maya dominó un gran territorio en el que instaló grandes ciudades que destacan todavía hoy por su hábil ingeniería y arquitectura funcionales con su entorno, la selva y por supuesto, el agua.

El número de personas que llegaban a fundar una población naturalmente ascendía con los años, con lo que debían crearse o mejorarse los sistemas de alimentación y de transporte de agua que en un punto ya era insuficiente.

 

 

Muchas ciudades mayas fueron construidas sobre piedra caliza porosa que hacía difícil el acceso del agua gran parte del año, por eso, grandes poblados como Palenque construyeron redes de acueductos.

Ciudades como Tikal de aproximadamente 45 mil habitantes tomaba agua de puntos cercanos de agua potable que también empezaron a ser insuficiente, se dice que por esa razón buscaron alguna forma de limpiar el agua cercana.

Un equipo de antropólogos, geógrafos y biólogos de la Universidad de Cincinnati encontraron que en Tikal se creo un sistema de purificación del agua al estudiar una de las más grandes presas construidas por los mayas.

En la presa se encuentra cerca de la antigua ciudad de Tikal, al norte de Guatemala, encontraron residuos de cuarzo cristalino y zeolita -minerales que hoy se utilizan para el mismo fin.

 

 

La zeolita, que contiene silicio y aluminio, limpia el agua de muchos microbios y toxinas. El cuarzo ayuda a atrapar metales pesados ??y compuestos nitrogenados.

Los estudios de datación por carbono fechan la presencia de estos minerales en la presa entre hace 2185 y 965 años, es decir, entre los años 400 a.C. y 900 d.C. pero lo que no se sabía es cómo o porqué llegaron ahí esos minerales.

 

 

De manera natural ni el cuarzo cristalino ni la zeolita se encuentran en el lugar, un estudio cartográfico rastreo a ambos minerales a unos treinta kilómetros al noroeste de Tikal, de ahí que se deduzca que su presencia en esas tierras fuera intencional.

En nuestros días los rastros del imperio maya se encuentran en distintos países, pero en sus días se traba de una basta extensión por la que se podían trasladar por diferentes razones, por lo que no sorprende que los mayas de Tikal trasladaran estos minerales.

Hasta hoy la hipótesis que se sostiene es que los mayas probaron las aguas del manto acuífero que se encontraba a 30 kilómetros, el agua que se conservaba en los restos de un volcán tenía un sabor y un aspecto más limpio, por lo que se llevaron arena del lugar a su ciudad.

Con la arena crearon un sistema de filtración construido para limpiar el agua a medida que fluía, pero este sistema no eliminaba las cianobacterias procedentes del cinabrio con que los mayas pintaban sus construcciones.

 

 

El cinabrio también se encontraba en la arena con la que sin querer acabaron contaminando sus acuíferos y que, al parecer, causó el éxodo masivo y el abandono de tan próspera ciudad maya. La única certeza hasta hoy es que este sistema fue descubierto por los mayas hace más de 2 mil años.

Foto destacada Villa del Palmar.

El histórico documental María Sabina, Mujer Espíritu, sobre la célebre chamana oaxaqueña
MXCity
“…ellos llegan a buscarme, me toman fotografías, platican conmigo, me hacen preguntas, las mismas que ya he respondido muchas veces…” María Sabina

Foto destacada: Oro Radio

María Sabina es más reconocida por su trabajo místico con plantas medicinales.

 

. . .

 

María Sabina Magdalena García es la curandera y chamana mexicana más reconocida del mundo. Mazateca del estado de Oaxaca y fue convertida en celebridad internacional ? luego de que sus conocimientos tradicionales sobre el uso ceremonial y curativo de los hongos alucinógenos fueran difundidos por el banquero y micólogo amateur Robert Gordon Wasson.

 María Sabina llamaba “niños santos” a los hongos que crecían en su región; creció en extrema pobreza y desnutrición, sin recibir educación formal y se dedicó a realizar actividades agrícolas. Su primer contacto directo con la ingesta ritual de hongos, lo tuvo entre los cinco y siete años durante una ceremonia para sanar a uno de sus tíos. Pero fue en 1952, cuando un banquero aficionado a la micología llamado Robert Gordon Wasson, encontró un reportaje de Robert Graves, publicado en el periódico Ciba de Nueva York, sobre el uso de hongos en México.

 

 

Hello df

 

? En 1955 realizó un viaje a la sierra Mazateca donde recibió de María Sabina la enseñanza de los hongos. Varios días grabaron pláticas en cintas magnetofónicas, las cuales fueron transcritas a un sistema fonético de escritura y traducidas al español e inglés. También tomaron fotografías de las ceremonias con luces estroboscópicas. Esto dio lugar a que un gran número de personas se aventurara a las regiones montañosas y boscosas de México, con el fin de descubrir por sí mismos las setas con poderes visionarios. ?

María Sabina murió en 1985 en una condición económica de pobreza, ya que no tenía ningún sistema de cobro establecido por sus servicios. Solo recibía de sus pacientes lo que estos querían darle.

 

 

Este documental es una mirada sincera a la vida cotidiana de María Sabina. Durante el rodaje del documental, la curandera tenía más de 80 años. Fue la primera y única vez que se dejó retratar y autorizó a un equipo de camarógrafos acompañarla y grabar sus rituales de curación con hongos alucinógenos.

En la cinta, María Sabina habla de su vida desde niña y del suceso que la llevó a convertirse en curandera. A la par, se presentan imágenes de su vida cotidiana, y también es un acercamiento al paisaje de la Sierra Mazateca, envuelta en neblina casi todo el tiempo. Además de las entrevistas, escuchamos a María Sabina recitando poemas y cantando. El documental es un testimonio visual de todas aquellas personas que recurrieron a María Sabina para curar sus males, y un testimonio de su sabiduría.

El director, Nicolas Echevarría, se caracteriza por su trabajo de exploración del mundo indígena, especialmente aquel en donde las prácticas católicas y las tradiciones prehispánicas se mezclan. Echevarría también dirigió Cabeza de vaca, largometraje que fue reconocido a nivel mundial, y más recientemente, Eco de la montaña.

 

15 artistas contemporáneos que todo mexicano debe conocer
MXCity
15 artistas contemporáneos que se han destacado en muchas partes del mundo pero son poco conocidos en México.

Foto destacada: Margin London y Gabriel Dawe

En esta lista te dejamos 15 artistas mexicanos que se han destacado a nivel internacional.

 

. . .

 

La Ciudad de México es uno de los destinos artísticos más inquietantes del mundo, un paraíso para los creativos latinoamericanos que pueden exponer en las diversas ferias de arte, museos, galerías, espacios de proyectos, coleccionistas y artistas que cada día más comienzan a generar revuelo a nivel internacional.

Aunque a la distancia, mucha gente interesada en arte piensan, sobre todo en Frida Kahlo, Diego Rivera, Tamayo o Luis Barragán, uno de los más constantes y halagadores elogios que ha recibido México en años recientes alude al movimiento de arte contemporáneo que se está forjando en el país. El halo surrealista que tradicionalmente la cobija, combinado con una inquietud creativa de las actuales generaciones y la llegada de personas propositivas que la eligen como destino, resulta en una estimulante mezcla, suficientemente fértil para convertirse en uno de los pulsos más activos de arte contemporáneo alrededor del planeta.

El fenómeno anterior nos sugiere una pregunta interesante: ¿Quiénes son los máximos exponentes mexicanos dentro de la actual escena del arte? Responderla seguramente nos ayudará a enriquecer ese marco referencial que nos permitirá entender, y disfrutar, este momento especial en la historia creativa de nuestro país.

 

 

Gabriel Dawe

 

Su voz habla a través del espectro de la luz, de la luz rota, de los colores que integran el arcoíris, todos ellos encarnados en textiles y finos hilos que crean extrañas cuevas habitadas por una buena dosis de psicodelia. Así, el artista mexicano Gabriel Dawe, hoy radicado en Dallas, crea instalaciones que hacen reflexiones necesarias sobre la conexión entre la moda y la arquitectura, hablándonos también sobre la necesidad que tiene el ser humano de tener un refugio.

 

 

Natalia Ibáñez Lario

 

Esta artista “famosa de Internet” tiene una personalidad amplificada de su trabajo en toda la web, fusionando videos musicales, publicaciones de Snapchat, GIF con una crítica basada en objetos de la misma muestra de narcisismo que proyecta en línea. Usando materiales como crema para blanquear la piel y cosméticos antienvejecimiento, Lario crea piezas de pared pictóricas que simbolizan las presiones que enfrentan las mujeres jóvenes para modificar sus cuerpos a fin de cumplir con los estándares de belleza occidentalizados y poco realistas.

 

 

Dr. Lakra

 

Tatuador, coleccionista de grabados antiguos y objetos efímeros, Dr. Lakra superpone tatuajes y dibujos a pluma sobre imágenes de chicas pin-up, empresarios mexicanos de la década de 1940 y luchadores. Las obras de medios mixtos resultantes tienen un toque serio y tortuoso, que refleja la fascinación del artista por el tabú, el fetiche, el ritual y el mito.

 

 

Chelsea Culprit

 

Las trabajadoras sexuales impregnan la obra de Chelsea Culprit, ya sea representadas literalmente, como en el caso de sus esculturas figurativas de gran tamaño, o más simbólicamente, como en el caso de sus zapatos de tacón alto fundidos en cristal de plomo. Culprit es uno de los grandes talentos poco conocidos en el país.

 

 

Javier Pulido

 

Javier Pulido es un constante recordatorio de que todos somos individuos en mal estado fingiendo nuestro camino al consumir todo lo que podemos y reprimir nuestros deseos alternativamente.  Una de sus obras más gloriosas es la del cerdo como sustituto de la cultura de consumo y del propio consumidor es lo que los une. Son un espejo grotesco que se sostiene a sí mismo y del que uno difícilmente puede apartarse. En esencia, abordan el capitalismo notando el control de este último sobre nuestros frágiles egos.

 

 

Milena Múzquiz

 

Esta artista tijuanense obtuvo su título en Bellas Artes en el California College of Fine Arts, San Francisco, el Art Center College of Design, Pasadena, donde aprendió mucho del legendario artista Mike Kelley y sus pinturas sobre cerámica representan la poesía de los seres vivos, sus esculturas son decorativas y a veces funcionales, y combina otros materiales como colgantes para agregar aún más color a sus esculturas.

 

 

Joaquín Segura

 

Las obras de Segura son escultóricas y basadas en objetos, sobre todo, Gringo Loco es una escultura a gran escala que imita el famoso cartel de bienvenida de Las Vegas y se burla del colonialismo cultural estadounidense.

 

 

Carlos Amorales

 

Sus piezas forman parte de colecciones como la del MOMA en Nueva York, la Jumex o la del Philadelphia Art Museum. Su inquietud creativa termina encontrando cauces disímiles para expresarse, que van de la exploración tipográfica a experimentos cinematográficos, pasando por casi cualquier disciplina que se encuentre en el trayecto.

 

 

 

Iñaki Bonillas

 

Iñaki es un artista nacido en la Ciudad de México que a los 22 años ya formaba parte de " Estación Utopía " la 50° exposición anual de arte en Venecia, y otras muestras colectivas en Berlín, representando sin duda a famosos artistas mexicanos y su evidente talento. Si bien muchos considerarían a Iñaki solo como un fotógrafo, la esencia de su enfoque artístico radica en la producción de sus fotografías. Se apoya en la técnica y la selección de formatos para obtener imágenes que fusionan colores, tamaños, contrastes e incluso calidad.

 

 

Magdalena Pedro Martínez

 

Esta artista oaxaqueña es famosa elige la cerámica en su expresión de arte, aunque originalmente se formó como doctora en medicina. Sus esculturas se destacan por el uso impecable del barro negro al moldearlo en figuras femeninas ataviadas con los trajes típicos de las regiones del estado de Oaxaca. Como era de esperar en un país con tanto orgullo por sus raíces, afirma que su arte implica hacer su parte para preservar su maravillosa cultura y tradiciones.

 

 

Humberto Duque

 

Las obras de Duque son aparentemente alegres y proponen un escenario narrativo que nunca se aclara del todo. Son piezas que marcan la línea entre los sueños y la vida cotidiana. No forman una historia unificada, sino que vinculan elementos como la ciencia ficción, la arquitectura, el lenguaje y el béisbol.

 

 

Rafael Lozano-Hemmer

Artista electrónico, instalacionista y escultor cinético, Lozano-Hemmer es uno de los más intrigantes y reconocidos exponentes del arte contemporáneo en México. La profundidad con la que aborda la triada compuesta por arte, tecnología y espacio público, le han valido una destacada identidad creativa a nivel internacional.

 

 

Minerva Cuevas

Sus instalaciones de site specific se caracterizan por conjugar mensajes con cierto énfasis político o social. Sus piezas se incluyen en colecciones como la del Modern Tate, el Van Abbemuseum, el Pompidou y recientemente el MUAC. Generosa con su crítica, Cuevas es una de las más destacadas exponentes de la generación de artistas contemporáneos en el país.

 

 

Damian Ortega

Es difícil clasificar la obra de este artista conceptual, quien a partir de su presentación en la Bienal de Venecia de 2003 se propulsaría a las grandes ligas de la escena. Sus instalaciones han sido aplaudidas en algunos de los más exigentes foros del planeta, y su honestidad creativa rara vez deja de atrapar la atención de propios y extraños.

 

 

Tania Candiani

Tania Candiani trabaja en diversos proyectos que se relacionan con la artesanía, la tradición, sonido, sinestesia y ritmo. Es un referente en el extranjero ya que recrea las diversas posibilidades del lenguaje además de transformar máquinas y aparatos anticuados en objetos sonoros no tiene que ver con la nostalgia, sino con una arqueología de los medios y con un acto de resistencia ante la promesa de su obsolescencia.

 

 

Estos son los arquitectos mexicanos más influyentes del siglo XX
Mare Loustaunau
Sobre los artífices que permearon la realidad estética de la Ciudad de México hace algunas décadas.


Fotografía de portada: © Mortiz Bernoully

Algunos arquitectos que durante el siglo pasado fraguaron el semblante de la metrópoli.

. . .

La arquitectura es el arte de intervenir espacios, con el objetivo de levantar estructuras que no solamente funjan como hogares u oficinas, sino que también brinden un aire sutil de belleza, complejidad y color a una ciudad.

Resulta casi imposible concebir a la Ciudad de México sin todas aquellas edificaciones que se erigen orgullosas al mismo tiempo que denotan características de

la época en que fueron construidas, el contexto que las moldearon y desde luego, los arquitectos que las diseñaron. Y es que son estos creativos los que se encargan de repensar una ciudad en pos de la arquitectura, pues se trata de una disciplina que desde hace siglos ha definido a la idiosincrasia de esta metrópoli.

Si algo destaca de la CDMX, es que se trata de un lugar donde convergen distintos periodos de forma armoniosa. Hay lugares donde se mantienen incólumes los vestigios prehispánicos, mientras que existen sitios donde se desdoblan fachadas que hablan de la época colonial.

Para rematar están los edificios contemporáneos, que le otorgan una identidad especial al maravilloso rostro de la urbe. Son edificios que fueron soñados por

talentosísimos arquitectos, que durante el siglo XX se dieron a la tarea de romper con los cánones establecidos y experimentar con nuevos estilos, materiales y hasta colores.

Algunos nacieron en tierra mexicana, otros son oriundos de naciones lejanas, pero en cuanto pisaron nuestro país se enamoraron por completo. Cada uno tiene su sello, uno que es vital cuando de describir la capital se trata. Aquí algunos de los arquitectos más influyentes del siglo XX:

Luis Barragán

Guadalajara, 1902

arquitectos

Estudio en la Escuela Libre de Ingenieros de Guadalajara, pero llevó cursos opcionales para obtener simultáneamente el título de arquitecto. Sus viajes por Francia y España impactaron enormemente en su estilo: uno lleno de luz y color que resulta inconfundible cuando uno se topa con alguna de sus obras.

Juan O?Gorman

Ciudad de México, 1905

arquitectos

El también pintor fue pionero en la arquitectura funcionalista en México. En su trabajo se alcanza a apreciar la influencia de Frank Lloyd Wright y su arquitectura orgánica. Trabajó en proyectos grandes, como la edificación de diversas escuelas primarias. También es conocido por haber realizado los murales de la Biblioteca Central de la UNAM.

Félix Candela

España, 1910

arquitectos

Estudió arquitectura en Madrid, pero por causa de la Guerra Civil, decidió exiliarse a México. Aquí obtuvo la ciudadanía, y en Acapulco empezó a diseñar hoteles y residencias. Su estilo radica en el uso del paraboloide hiperbólico, aquellas curvas que se hallan en metros, restaurantes e iglesias alrededor de la ciudad.

Mario Pani

Ciudad de México, 1911

arquitectos

Fue difusor del funcionalismo y la arquitectura internacional a lo largo de su trabajo. Entre viviendas, edificios, hospitales, aeropuertos y oficinas, su obra suma más de un centenar de construcciones. Lo cierto es que varias innovaciones urbanas del México del siglo XX llevan el nombre de Pani, como es el caso de Ciudad Satélite.

 

Mathias Goertiz

Polonia, 1915

arquitectos

Además de ser poeta y pintor, este arquitecto llegó a la Ciudad de México en la década de los 50, donde fue contratado por la UNAM para dirigir un taller de educación visual. Su idea de paisaje urbano tiene que ver con la arquitectura emocional, un estilo donde predomina el sentido escultórico sobre el funcional.

Pedro Ramírez Vázquez

Ciudad de México, 1919

arquitectos

Durante el gobierno de José López Portillo, este arquitecto fue Secretario de Asentamientos Humanos y Obras Públicas. Al concluir con este cargo, fue rector de la UAM. Entre sus trabajos más afamados, destaca el Museo de Antropología e Historia.

Manuel González Rul

Querétaro, 1923

arquitectos

Se recibió como arquitecto de la UNAM y trabajó en el taller de Mario Pani. Se caracterizó por buscar un lenguaje vanguardista, como se ve en el Colegio Heroico Militar. También en su currículum aparece la Villa Olímpica y el edificio de la Sogem.

 

Teodoro González de León

Ciudad de México, 1926

arquitectos

Estudió arquitectura en la UNAM, y la mayor parte de su obra se concentra en la Ciudad de México. Fue fundador de una corriente basada en la honestidad del material, la simpleza de la construcción y la abstracción. El Museo Tamayo, las Torres de Arcos Bosques y el Auditorio Nacional son de sus obras más representativas.

Ricardo Legorreta 

Ciudad de México, 1931

arquitectos

Después de recibirse como arquitecto en la UNAM, fundó su propio despacho de arquitectura tradicional, en donde aplicaba temas contemporáneos a los proyectos. Televisa Santa Fe y el Papalote Museo del Niño son algunos edificios que hablan de su sello tan insignia.

Foto de portada architecturelab.net

Bernard Plossu: un hombre que se volvió fotógrafo en México (FOTOS)
MXCity
Algunos dicen que fue quien rompió con la imagen del México meramente surrealista, brindando una mirada estética a lo cotidiano y habitual del alrededor.
Bernard Plossu en México


México ha sido la fuente de inspiración para un gran número de artistas y fotógrafos alrededor del mundo. El haber estado en un país camaleónico y surrealista, que va desde los contrastes más contundentes hasta las sutilezas más armónicas y realistas, generan una dimensión estridente que sorprende y a la vez conquista a cualquier ojo sensible.

Bernard Plossu ha sido uno de los escritores foráneos que se catapultó en el oficio de la fotografía durante su estancia en México. Llegó a la edad de 20 años con una cámara de 35 milímetros y comenzó a explorar al estar continuamente disparando instantáneas de la realidad circundante que le ofrecía la Ciudad de México, principalmente.

Plossu realizó un recorrido entre la Ciudad de México, San Miguel Allende, Acapulco y Huatulco. Después de esos primeros 15 meses de estancia en el país durante 1965 y 1966, volvió en los años 1970, 1974 y 1981. Algunos fuentes dicen que fue él quien rompió con la imagen del México meramente surrealista, brindando una mirada sobre lo cotidiano y habitual del alrededor.

67890

Cuando Plossu estuvo en México durante 1965 retrató los paisajes citadinos y turísticos. Su atención en 1970 giró en torno a los barrios marginados de la Ciudad de México haciendo fotografías crudamente realistas. Más adelante, en los 80, se enfoca en el detalle, los objetos que pudieran pasar por desapercibido y realza el anonimato de ciertos objetos. Son fotos que combinan estéticamente la medición exacta y la espontaneidad.

Juan Manuel Bonet expresa que Plossu retrató "momentos hechos de nada", ya que el artista no estaba interesado en esa cualidad del fotoperiodismo que registra pasajes importantes para la posteridad, a manera de denuncia o de registro documental. A Plossu le interesaban más esas escenas que pasan discretamente y nos acarician apenas sin que nos demos cuenta. "La fotografía no habla de instantes decisivos; incluso diría que lo que me interesa es fotografiar los instantes no decisivos, fuera del tiempo."

Bernard Plossu, célebre fotógrafo reconocido mundialmente, se divierte como un niño, con el desparpajo irreverente y sabio de la mirada infantil. Es un enamorado de la belleza femenina y del misterio del viaje.

metalocus_BERNARD-PLOSSU-LA-FABRICA_05_1280

EL_VIAJE_033_fotografica

FRESSON008_fotografica.

plossu31201170511

bernard_plossu1987

¡Vamonos-Bernard-Plossu-en-Mexico-891x1024

Journey and Return

bd_plossu_mexique_02_0

También en MXCity: 14 fotógrafos mexicanos reconocidos internacionalmente y que tienes que conocer

Una casualidad hizo visible esta zona prehispánica en Mazatlán
MXCity
Durante obras de pavimentación y construcción cerca del puerto de Mazatlán, hallan nuevo sitio prehispánico de la cultura Aztatlán.

Foto destacada: INAH

Es la primera vez que se halla un entierro de estas características en Mazatlán.

 

. . .

 

Durante obras de pavimentación y construcción de infraestructura cerca del puerto de Mazatán, fue hallado un sitio prehispánico de la cultura Aztatlán al noroeste de México, desarrollada en el año 900 d.C.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) generó un comunicado oficial, con todos los detalles de este sitio con "entierros de características únicas" que accidentalmente fue encontrado por trabajadores cuando se rompió una tubería, misma que dejó a la vista restos humanos.

 

Centro INAH Sinaloa

 

Después del peritaje correspondiente y al tratarse de vestigios antiguos, personal del INAH acudió al lugar para su rescate. Una vez ahí, llevaron a cabo un salvamento arqueológico. "El espacio donde se realizaron los trabajos corresponde a un montículo natural localizado en una zona de estuarios, cuya superficie fue aprovechada en la época prehispánica para establecer una ocupación, sobre un punto alto, para evitar inundaciones, al tiempo de aprovechar el ecosistema", informó el arqueólogo Víctor Joel Santos Ramírez, coordinador del salvamento.

 

Centro INAH Sinaloa

 

En ese sentido, el investigador del Centro INAH Sinaloa explicó que la superficie del montículo fue cubierta con desechos de concha apisonada, esto para edificar encima construcciones perecederas y bajo este piso fueron colocados los entierros humanos descubiertos por los trabajadores.

"En Mazatlán nunca se había encontrado un entierro de estas características, pues lo común en la región son los entierros en el interior de ellas", agregó.

 

Centro INAH Sinaloa

 

Se cree que este no será el único sitio prehispánico en la zona y que es muy probable que en todo este territorio se hallen evidencias de un importante asentamiento antiguo hasta ahora desconocido.

Asimismo, en el sitio se encontró una pipa estilo aztatlán y tres vasijas completas, aunque fragmentadas, entre las que destaca el vaso; además de los restos óseos humanos en mal estado de conservación, debido a las características naturales del suelo de Mazatlán.

 

Centro INAH Sinaloa

 

La cerámica encontrada es de excelente calidad técnica, y de acuerdo con investigaciones del arqueólogo del Centro INAH Sinaloa, Alfonso Grave Tirado, el asentamiento formó parte de una amplia cultura que coincide con la época de mayor desarrollo social, económico y político del sur de Sinaloa y norte de Nayarit, conocida en la literatura arqueológica como Horizonte Aztatlán.

 

Centro INAH Sinaloa

x