Los bacanales mayas. Fiestas subterráneas en el mundo prehispánico
MXCity
Realizar fiestas subterráneas y utilizar alucinógenos, tenía un carácter ritual que ayudaba a los asistentes a dar significado a su vida.

Las celebraciones y raves originales en la cultura Maya.

Autor: Nuevo Adicto.

 

. . .

 

La mayoría de las celebraciones religiosas mayas, que se realizaban en los templos, terminaban en banquetes y bacanales, esta información la sabemos porque en los restos de vasijas, podemos observar escenas de dichas fiestas. El lugar en el que se la "seguían" fue en el interior de cuevas subterráneas, que principalmente estaban dedicadas a honrar al dios Ahkan, considerado el patrono de las bebidas embriagantes.

 

 

 

 

Sabemos que dos eran las bebidas principales que se consumían en el "after", por un lado, está el chi´ o chij, nombre de una bebida alcohólica que resultaba de la fermentación del henequén, y el b´alche´, sustancia preparada con agua, miel silvestre y corteza fermentada del árbol del mismo nombre que actualmente pude ser consumida.

 

 

 

Al parecer las fiestas eran una especie de orgia en el que los asistentes danzaban y llevaban una bolsa que rodeaba el cuello para poder vomitar, además, algunos investigadores señalan que utilizaban jeringas de enema de barro para aumentar los efectos de las bebidas embriagantes.

 

 

 

Junto al baile y las bebidas alcohólicas, los mayas en sus bacanales consumían tabaco que podía ser mezclado con sustancias psicoactivas como las hojas de angélica o semillas de estramonio. El tabaco no solo era fumado, sino también inhalado en polvo o masticado con cal, con la finalidad de mitigar el hambre y el cansancio de la celebración.

Aparte de las bebidas y tabaco, los mayas en sus fiestas subterráneas acostumbraban consumir hongos secos que pulverizaban y ciertas sustancias obtenidas de la concha Spondylus que tenían efectos alucinógenos con la finalidad de poder tener la visión de la serpiente de las apariciones.

 

 

 

Esta serpiente, según se contaba entre los mayas, tenía una forma descarnada o semidesollada que abría su hocico para tragarte y al momento de estar en sus fauces, si eras digno, una luz te indicaría que tendrías una visión, la cual podía tratarse de un mensaje de tus antepasados o tu destino susurrado por los dioses.

 

 

 

Fuente: Escalante Gonzalbo, Pablo, Historia de la vida cotidiana en México I. Mesoamérica y los ámbitos indígenas de la Nueva España, México, FCE, CM, 2004, pp. 542.

El Museo Menonita, un lugar para erradicar nuestros prejuicios
MXCity
El Museo y Centro Cultural Menonita es un lugar precioso donde puedes comer delicioso y tomar muchas fotos.

Foto destacada: viaja bonito

Los menonitas en México son más que quesos y personas blancas.

 

. . .

 

México es un bello abanico cultural que se ha enriquecido con grandes acontecimientos como las migraciones, algunas de ellas desconocidas para la mayoría de la población al no tener contacto cercano con sus influencias culturales, así es el caso de los menonitas, comunidad que llegó a México desde Canadá en el año 1922 pero que sólo se asentó en Chihuahua.

La ciudad de Cuauhtémoc, Chihuahua, fue quien recibió a la comunidad que hoy ya es muy mexicana, si bien por las características de sus tradiciones no han adquirido grandes influencias de nuestra cultura sin duda ellos se sienten mexicanos, tanto, que después de muchos años de ostracismo, en el año 2001 abrieron un museo que nos ha permitido conocer la intimidad de un hogar menonita.

 

 

Museo y Centro Cultural Menonita

 

La finalidad primordial del museo es dar a conocer y difundir la cultura menonita que otrora fuera una comunidad blindada al mundo externo para la preservación de sus muy tradicionales costumbres de las cuales se desprende una serie de percepciones sobre la salud, la economía, la gastronomía y el funcionamiento de su sociedad, a los cuales da eje la fe cristiana.

Por ejemplo, por muchos años las comunidades menonitas se rehusaron al uso de la electricidad y, por ende, de los aparatos electrónicos y otros tantos que hacen más fácil el trabajo, como los tractores, fieles herramientas de la labor del campo tan importante para esta comunidad que todavía hoy gusta de cultivar su propia comida.

 

 

Sí, hay comunidades menonitas ortodoxas que aún siguen rigurosos preceptos, pero no en Chihuahua donde puedes visitar el Museo y Centro Cultural Menonita para saber más de ellos. El espacio cultural se encuentra en lo que llaman el Corredor Comercial Cuauhtémoc-Álvaro Obregón espacio donde habitan y trabajan y puedes adquirir los muchos productos que elaboran.

El Museo menonita es una casa, sí, una casa. Es decir, no se construyó en una casa, es la simulación de un hogar donde conocerás de primera mano los aspectos identitarios de esta comunidad por medio de muebles, ropa, juguetes y artefactos antiguos que han resguardado hasta 140 años y que han traído desde Rusia (país de origen).

 

 

Los hogares menonitas con el corazón de su cultura y por eso para el museo era importante mostrar su estilo de vida cotidiano donde es evidente su bagaje cultural y las representaciones sociales de los menonitas mexicanos que han tenido su propio desarrollo cultural desde los años veinte. Las habitaciones de la casa son las salas donde se narra el día a día de los hombres y mujeres que cumplen roles muy bien establecido desde hace muchas generaciones, pero que ya han tenido sus ajustes.

El museo también nos cuenta la conformación de los menonitas como grupo religioso, sus constantes migraciones hasta llegara aquí donde nació una facción liberal que les ha permitido abrirse a un país ávido de conocer todo sobre su cultura y exquisita gastronomía que consiste en mucho más que aquellos famosos quesos.

 

 

Galletas bañadas de chocolate, caldo de pollo como ninguno que has probado porque utiliza muchísimas especias, bolas de cuajada con eneldo, pan casero, y otros platillos que fueron reunidos en el Recetario menonita de Chihuahua por Esther Renpenning y donde se da a conocer el intercambio cultural que enriqueció su cocina.

La muestra museográfica parte de preservar y reforzar una identidad cultural que se ha preservado pero que también se ha transformado por su ala liberal, que no rechaza a la parte conservadora y eso también lo vas a conocer en el museo, cómo los menonitas han tomado la fe para mantenerse unidos en el respeto a pesar de sus diferencias.

 

 

Justo por esa unidad que los caracteriza es que la llanura a la que llegaron se convirtió muy rápido en San Antonio de Arenales, el pronto arraigamiento y su desarrollo hicieron que ahí se construyera la estación Banderas del Ferrocarril, lugar que con los años se convirtió en ciudad Cuauhtémoc.

Pizza, café, exposiciones temporales y mucha cultura bajo todo cuidado sanitario, nos esperan en ciudad Cuauhtémoc ¡no olvides tomar muchas fotos! En invierno te puede tocar un espectacular escenario blanco.

 

 

Museo y Centro Cultural Menonita

¿Dónde? Km. 10 de la carretera a Álvaro Obregón #1024 esquina con Campo 21, Col. Corredor Comercial, Cuauhtémoc, Chihuahua.

¿Cuándo? De lunes a sábado de 9:00 a 18:00 hrs.

¿Cuánto? Jóvenes de 12 a 18 años $25 pesos, entrada general $35 pesos.

Rancho de las Barrancas y sus exóticos campos de lavanda
MXCity
El Rancho de la Lavanda en Mineral de Pozos, es un sitio increíble para conocer todo sobre esta planta medicinal.

Foto destacada: Facebook/ Rancho de la Lavanda

Relájate, aprende un poco y contempla este paisaje natural increíble en Rancho de las Barrancas.

 

. . .

 

En México existen muchos campos de lavanda, son sitio que deslumbran por su belleza, pero este destino turístico durante la te invita a caminar mientras disfrutas su relajante aroma y tomar fotografías de la hermosa vista.

La lavanda es una planta medicinal caracterizada por sus propiedades calmantes, su representativo aroma y su color. Esta hermosa planta es muy fácil de cuidar y cultivar desde el hogar, y es una gran manera de agregar un sutil toque de color a tus espacios.

 

 

La primavera suele ser la época que hace resplandecer los campos de lavanda se llenan de preciosas flores moradas y se convierten en un destino precioso ideal para fotografías y para aprender sobre esta planta ya que en la mayoría de los campos de lavanda también explican sobre las propiedades relajantes y medicinales de esta.

Las azul-violeta de estos campos se pueden ver a través de la neblina que baja de los montes en las primeras horas del día. Conforme el sol avanza el cuadro cambia, ya al atardecer los colores se vuelven más intensos creando un cuadro precioso.

 

 

Así, más o menos, son los fascinantes campos de lavanda del Rancho las Barrancas en Mineral de Pozos, en el municipio de San Luis de la Paz, en Guanajuato. Don Antonio, es el propietario del rancho donde se ofrece el servicio de alojamiento por día, semanas o incluso meses.

Y es que para muchos resulta difícil alejarse de la relajación que producen amenidades elaboradas con la flor como jabones, inciensos, condimentos, aceites e infusiones. Si lo deseas pueden organizar una excursión hacia las antiguas minas y casonas de Mineral de Pozos en caballos cuarto de milla. Durante el recorrido se encuentran sembradíos de aguacate, pirul, durazno, romero y aceitunas.

 

Rancho de la Lavanda

 

 

El Rancho de Las Barrancas es un predio al aire libre ubicado en la ciudad de Mineral de Pozos, un hermoso pueblo mágico, que está lleno de actividades para tener una visita inolvidable.

La visita a este campo de lavanda te inspirará a quedarte y visitar más secretos y atracciones del pueblo mágico, cómo el recorrido por la Mina de Santa Brígida y las ex haciendas San Rafael y Cinco Señores.

Los campos de lavanda están ubicados a cinco minutos del pueblo, y al entrar notarás su fuerte y representativo aroma que inunda el paisaje que cautiva a los visitantes con sus seis variedades de esta flor útil para obtener su esencia y producir artículos con esta.

La entrada al Rancho de la Lavanda es gratuita y el tour completo tiene un costo aproximado de cien pesos. Aunque el verano es la mejor época para visitar el campo, la primavera también es una buena época.

 

 

Los campos de lavanda se convertirán en tu nuevo paseo favorito ya que no sólo podrás ver hermosos paisajes sino que también podrás aprender sobre la planta y recorrer los pueblos y tradiciones que los rodean.

Conoce la producción y secado de los diferentes tipos de esta flor, déjate atrapar por los aromas y recorre el rancho en bicicleta o caminando. Si los prefieres, el Rancho cuenta con alimentos y hospedaje para que pases un fin de semana en completo y merecido descanso en un lugar rústico y especial.

 

 

Rancho de las Barrancas

Dónde: Ex Hacienda las Barrancas km 1.5, Mineral de Pozos, Guanajuato

Cuando: todo el año

Cuánto: Entrada libre al rancho. Tour $100 pesos Estancia desde $700

Mitos y realidades de la energía nuclear en México
MXCity
México y su turbia relación con energía nucleoeléctrica ha dado pie a diversas teorías de conspiración y contaminación ambiental.

Foto destacada: La Función.mx

La historia de la central nuclear y dos accidentes con este tipo de energía en México.

 

. . .

 

La Central Nucleoeléctrica Laguna Verde cuenta con dos reactores nucleares que generan 1,604 MW para producir el 3.2% de la energía total del país. Pero como la mayoría de las personas desconocemos sobre temas de física nuclear, este lugar nos recuerda a la Central Nuclear de Chernobyl que dejó una huella ecológica que perdurará siglos en Ucrania y Bielorrusia; ¿puede suceder un accidente similar en México?

A diferencia de Chernobyl, e México se utilizan diferentes sistemas tecnológicos para lograr la energía y existen muy pocas similitudes entre las plantas de Laguna Verde y Chernobyl; lo que hace poco probable que se dé un accidente como en aquella ciudad.

 

 

A pesar de esto, grupos como Greenpeace en 2002 han informado que el reactor había sufrido un paro de emergencia, y que existen algunos problemas de seguridad en Laguna Verde, problemas de técnicos que la han obligado a realizar paros, manejo inadecuado de los residuos y que sus trabajadores han sido expuestos a peligrosas dosis de radiación.

En cuestiones técnicas, se dice que Laguna Verde y Chernobyl son opuestas pero que en términos de problemas de seguridad y opacidad son bastante similares. A pesar de todo una explosión similar a la de una bomba atómica es imposible en la central nuclear.

 

 

El Chernóbil mexicano

 

 Wikipedia

 

México no ha estado exento de accidentes con materiales radioactivos. En 1977 un grupo de doctores del hospital privado del Centro Médico de Especialidades de Ciudad Juárez, en Chihuahua compraron una máquina de radioterapia equipada con una bomba de Cobalto-60 -, un isótopo radiactivo sintético que emite rayos gamma utilizado para tratar a pacientes con cáncer.

En 1983, le encomendaron a un trabajador de mantenimiento del hospital llamado Vicente Sotelo y uno de sus amigos llamado Ricardo Hernández, para que se llevaran la máquina vendiéndola como fierro viejo.

 

 Wikipedia

 

Los dos hombres desmontaron el armazón metálico de unos 100 kilos y perforaron el corazón de la bomba de cobalto, un cilindro que contenía el material radiactivo. Una vez desvalijada y la llevaron hasta el Yonke Fénix, un depósito de chatarra donde les pagaron 1,500 pesos.

El cobalto-60 se mezcló con el resto de la chatarra del Yonke Fénix y se vendió a varias empresas fundidoras de la zona, quienes fundieron los desperdicios de metal y material radioactivo para fabricar bases para mesas y varillas de acero corrugado, muy utilizadas en la construcción de edificios.

Unas 6,000 toneladas se distribuyeron a más de la mitad de los estados del país y se exportó también a Estados Unidos. Luego de conocerse el caso, las autoridades demoraron varios meses para identificar los lugares que utilizaron las varillas, y los hogares que tenían las mesas radioactivas. La falta de cuidado del manejo de los desechos, originó la exposición masiva de la que se conocen pocos datos oficiales. Años después fue bautizado como "el Chernobyl mexicano".

 

Leche contaminada

 

 Wikipedia

 

En 1986 se importaron de miles de toneladas de leche en polvo desde Irlanda contaminada por la nube radioactiva generada por el accidente de Chernóbil. La nube radiactiva viajó por todo el norte de Europa hasta llegar a la República de Irlanda, el país al que México compraba leche en polvo desde los años setenta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta para que se suspendieran las compras, México adquirió de Irlanda 40,000 toneladas de leche en polvo y también una cantidad importante de mantequilla, que fueron distribuidas en el país entre 1987 y 1988 por la entonces Conasupo.

 

 Wikipedia

 

Se cree que la leche pudo ser distribuida por 30 empresas diferentes en el país. Además de estos dos casos, que han sido los más importantes reportados en México, existen otros casos de riesgo menores ocasionados por materiales radioactivos, como la fuente radiactiva de Iridio-192 fue robada junto con un vehículo en la ciudad de Cárdenas, en el estado de Tabasco en 2015.

Tepache de piña, el mero bueno y más exquisito de la CDMX
MXCity
De las entrañas de los tianguis de la CDMX, la bebida para los deshidratados ¡el tepache! Brebaje oficial de la “antropología moderna”.

Foto destacada: IMER

En la CDMX siempre se pide tepache de piña, porque es el tradicional.

 

. . .

 

El tepache, la bebida que originalmente era un fermento del maíz ha viajado por el tiempo para convertirse en la bebida para el deshidratado, la compañera de los tacos de tianguis, fermento de muchas frutas (dependiendo de la región) que "asienta la panza" y nos restituye la energía que hemos perdido tras una larga fiesta o un paseo caluroso por selvas verdes y urbanas.

Desde los pápagos de Sonora hasta los chinantecos de Oaxaca se conoce el tepache con nombres distintos, pero con el mismo proceso de fermentación y la misma finalidad: reparar el cuerpo. En la CDMX tenemos una imagen muy clara cuando hablamos de tepache y justo de ese es del que vamos a hablar.

 

 

El tepache de la CDMX

 

Aunque ya ha llegado a los restaurantes en presentaciones refinadas, el tepache siempre ha sido y sigue siendo una bebida de barrio, los mejores se encuentran todavía en los grandes tianguis como el que se pone los domingos en Apatlaco, en uno que otro mercado y en las taquerías como las de Boturini, incluso, en algún momento de la historia existieron las tepacherías.

Desafortunadamente el tepache ya no es tan popular como antes aun cuando aporta muchos beneficios como su gran contenido de vitamina C, la limpieza de los riñones, el mejoramiento de la función intestinal y la digestión ¡por eso lo encontramos en las taquerías! Y siempre de piña porque es el tradicional.

 

 

Más allá de una tradición el tepache proviene de una necesidad de aprovechamiento, de ahí que se utilicen frutas para hacerlo pues precisamente las "viejtas" son ideales para la fermentación, la piña salió ganadora en la CDMX donde con su corona verde sustituyó al maíz, a saber, la palabra tepache proviene de tepatli, bebida de maíz.

En los últimos años ha surgido una nueva tendencia social que ha querido rescatar al tepache, se trata del coleccionismo que proviene de la "arqueología moderna" que podríamos definir la pasión por las "antigüedades no tan antiguas", por ejemplo, juguetes o adornos caseros de los años 80 o 90; pues es precisamente uno de estos coleccionistas que se sumergen en la chachara de los tianguis de la CDMX, Rodrigo de Orduña, "Madhunter", quien más promueve el tepache como un básico de su gremio.

 

 

¿Cómo se hace el tepache?

 

En Tabasco el tepache lleva pimienta y canela, En Toluca hacen una versión más suave que llaman garapiña, en Pátzcuaro además de piña agregan tamarindos, cáscaras de plátano, hojas de maíz tostadas, maíz resquebrajado en metate y hasta cebada, ¡y en Oaxaca! Ahí hacen muchísimos tipos algunos por cierto que utilizan pulque.

El tepache es muy fácil de preparar en casa así que aquí te dejamos una receta para hacer 2 litros (8 tazas), para lo cual vas a necesitar una jarra de vidrio o de barro (por ahí dicen que el plástico le roba sabor). Por cierto, existe la creencia que el tepache emborracha, pero apenas logra 2 o hasta 3 grados de alcohol así que puedes beberlo sin apuro alguno.

 

 

Ingredientes

 

Cáscara de una piña grande y madura

1 taza de piloncillo (en su defecto puedes usar azúcar)

1 rama de canela

3 clavos de olor

2 litros de agua

 

 

Instrucciones

 

En una olla o jarra pon a remojar las cáscaras de piña, el piloncillo, la canela y los clavos; si por ahí que te quedaron trozos de la piña también puedes agregarlos, a quien incluso reserva siempre una taza de piña para potencializar el sabor del tepache; pero recuerda que no es necesario.

El recipiente deberá taparse con un trapo traslucido o una tapa que permita respirar el remojo, el cual deberá reposar aproximadamente 24 horas, el tiempo depende mucho del clima local, si te encuentras en una zona calurosa considera sólo 12 horas.

 

 

Pasado el tiempo verás en la mezcla una espuma blanca que deberás quitar con una cuchara de madera, vuelve a cubrir unas 24 horas quizá hasta un poco más (depende del calor ambiental), pero nunca más de 36 horas porque entonces en lugar de tepache obtendrás vinagre de piña.

Sabrás que tu tepache está listo porque sobre el líquido se forma una capa de lama blanca que habrás de retirar para después colar todo el contenido en otra jarra con hielo, si es necesario agrega más dulce. Si te sobra guárdalo en el refrigerador.

 

 

Si necesitas una referencia visual, aquí te dejamos un video que te guiará al sabor refrescante de un buen tepache.

 

 

Tepache

¿Dónde? Todo México, pero si te gusta el de piña es más común en Guadalajara, Estado de México y CDMX.

¿Cuándo? Sobre todo, en primavera y verano.

¿Cuánto? 1 litro cuesta alrededor de $20 pesos.

x