Comunidad
Dr. Q el neurocirujano mexicano que inspiró la nueva película de Brad Pitt
MXCity
La increíble vida del Doctor Q, el neurocirujano y migrante mexicano que fue a Harvard y ahora es reconocido mundialmente.

Dr. Q, es el director de Neurocirugía de uno de los mejores hospitales del mundo.

 

. . .

 

Alfredo Quiñones-Hinojosa vivía en Palaco, una localidad en las afueras de Mexicali, en el estado de Baja California, justo al lado del muro que separa a México de Estados Unidos, al final de la línea del tren.

En dicho sitio no tenían agua potable ni electricidad. Su hermana de seis meses murió de deshidratación cuando él era niño y a su familia le tocó enfrentar momentos extremadamente duros.

 

 

Quiñones-Hinojosa es ahora el director de neurocirugía de uno de los mejores hospitales del mundo: la Clínica Mayo. Ahí trabaja extirpando tumores con la misma precisión del que desactiva una bomba. Le dicen Doctor Q, porque en EU les resulta complicado pronunciar Quiñones.

Con la publicación de su autobiografía reveló al mundo una excepcional historia de vida que más tarde lo llevó a convertirse en uno de los protagonistas de una serie de Netflix llamada “The Surgeon’s Cut” o “Ases del Bisturí”.

 

 

Hoy en día es considerado como una “mente brillante” de la neurocirugía, Quiñones-Hinojosa ha tenido una vida tan inspiradora que la compañía audiovisual del actor Brad Pitt, Plan B Entertainment, quiere llevarla al cine. De hecho, “El guión está casi terminado”, cuenta en diálogo con BBC Mundo.

Doctor Q nació en 1968, y debido a la crisis de 1977, donde las familias pobres se hicieron más pobres, vive sin comida, donde lo perdimos todo. Su madre empieza a trabajar, a coser ropa, a limpiar casas, y unos tíos le llevaban comida.

 

 

El Doctor Q era fanático de Kalimán cuando era niño, el superhéroe que utiliza las ciencias, tecnología, ingeniería, matemáticas… Pero cuando era adolescente decidió cruzar de México a Estados Unidos saltando el muro con el fin de buscar una mejor vida, ganar dinero y mandárselo a sus padres.

Quiñones-Hinojosa se fue del campo a trabajar en una empresa de ferrocarril. Hacía un turno de noche y estudiaba inglés durante las mañanas. Trabajó como soldador, supervisor y a los 21 años estudió inglés todas las mañanas. Estudiaba en un “community college”, el San Joaquín Delta College. Luego me aceptaron en la Universidad de California en Berkeley, que sigue siendo la mejor universidad pública de Estados Unidos.

 

 

Después se dio cuenta que tenía posibilidades de ir a la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, pagando con  una combinación de becas y préstamos. Cuando termino medicina y se graduó de su residencia en neurocirugía en la Universidad de California en San Francisco, había acumulado una deuda de más de US$175.000. La educación no es gratuita, hay que pagarla.

 

 

Además de trabajar como neurocirujano, el doctor Q tiene un laboratorio financiado con millones de dólares del gobierno federal. “Cuando veo que el cerebro tiene más de 100 millones de neuronas, más de 160 trillones de sinapsis? más sinapsis que estrellas en la galaxia, me doy cuenta que ese universo que tenemos en nuestro cuerpo es hermoso”, dice el Doctor Q para la BBC.

 

 

El Dr. Q ha publicado ocho libros, 500 artículos y algún día espera encontrar la cura contra el cáncer y ahora inspira un filme de Brad Pitt que retrata su vida y su empeño por hallar una cura para el cáncer cerebral. A los 53 años, Quiñones-Hinojosa celebra que Plan B, la productora de Pitt, siga abordando temáticas sociales y universales como lo hizo con “Twelve Years a Slave”, “Selma” o “Moonlight.

 

 

“Becoming Dr. Q” también es por ahora el título del proyecto de Plan B en asociación con Annapurna, que en los próximos dos años espera llevar a la pantalla gigante la vida de este experto del cerebro, fundador de la entidad sin fines de lucro Mission: Brain.

Información BBC

Foto destacada UDG

México es un referente en reciclaje de PET a nivel mundial
MXCity
México es el segundo mayor consumidor mundial de botellas de PET, y uno de los mayores recicladores del mundo.

Foto destacada: Advance Circular Pet

La industria de PET en México está creciendo a pasos gigantes con competitividad internacional.

 

. . .

 

La industria del reciclaje de plástico en México está demostrando que trabajar con este sector mejora las ganancias, crear empleos, ayuda a reducir la pobreza, conserva los recursos y protege el medio ambiente.

El tereftalato de polietileno (PET) es la resina plástica transparente que se usa comúnmente para fabricar botellas de bebidas y envases de alimentos. Aunque está hecho de hidrocarburos (compuestos naturales que se obtienen de recursos no renovables, principalmente petróleo), si se deja que se descomponga en el exterior, el PET puede tardar cientos de años en degradarse.

 

 

No obstante, el PET es de la familia del poliéster y se puede reciclar fácilmente en botellas nuevas u otros productos de consumo, como ropa y alfombras. México es el segundo mayor consumidor mundial de botellas de PET y desecha dos botellas por día; casi seis kilogramos de botellas de PET per cápita al año, lo que contribuye a un total nacional anual de unas 750 000 toneladas de PET.

Pero desde mediados de 1990, el gobierno mexicano respondió solicitando a las embotelladoras que iniciaran programas de recuperación y reciclaje de PET, presionando el llamado advirtiendo que sin el cumplimiento voluntario se vendrían medidas obligatorias. Empresas como ECOCE afirma que México es líder mundial en el reciclaje de botellas grado alimenticio.

 

 

La Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial, construyó una nueva planta de reciclaje de $33,48 millones de dólares en Toluca, cerca de la Ciudad de México en 2009. La planta puede reciclar 27 000 toneladas métricas de resina transparente de grado alimenticio al año. La planta ha tenido tal impacto que en junio de 2012, Coca-Cola y sus múltiples embotelladores mexicanos acordaron invertir $34 millones para duplicar la capacidad de Petstar.

 

 

La construcción de la planta de Cunduacán en Tabasco, tuvo una inversión de más de US$ 60 millones, la Planta Nueva Ecología de Tabasco (Planeta) estará equipada con tecnología de última generación. Tendrá la capacidad de procesar 50 000 toneladas de botellas de PET posconsumo por año, entregando 35 000 toneladas de copos de PET reciclado.

 

 

Se espera que la construcción y operación de la planta de reciclaje de Planeta genere más de 20 000 puestos de trabajo. La instalación será abastecida por una red de 18 centros de acopio repartidos por el sur y sureste de México. Asimismo, la idea es invertir más de 50 millones de euros cada año hasta 2025 para expandir su capacidad de reciclaje global.

A la fecha, México cuenta con 14 plantas de reciclaje de PET, cuya construcción representa una inversión total de alrededor de US$314 millones. México produce cerca de 722,000 toneladas métricas de PET, de las cuales el 50.4% fueron recuperadas para reciclaje. Esta tasa de reciclaje está muy por delante de Canadá (40 %) Brasil (42 %) EE. UU. (31 %) y la Unión Europea (21 %).

El 60% del PET reciclado de México se destina al mercado nacional, el 40% restante se exporta a China, Estados Unidos y otros lugares.

Katya Echazarreta, la primera mexicana que viajará al espacio con Blue Origin
MXCity
Katya Echazarreta es la mexicana de 26 años que hará historia al convertirse en la primera mujer mexicana en viajar al espacio.

Foto destacada: @SpaceHumanity

Katya Echazarreta puede hacer historia al ser la primera mujer mexicana en viajar al espacio.

 

. . .

 

Katya Echazarreta fue seleccionada de un grupo de 7,000 solicitantes por la organización sin fines de lucro Space Humanity para participar en "Blue Origin", la misión espacial financiada por el multimillonario Jeff Bezos. .

 "¡Me voy al espacio!" escribió Echazarreta en su Instagram. "Estaré volando con Blue Origin en NS-21 y podré experimentar el efecto general. Como Embajador de Space for Humanity ¡planeo regresar listo para seguir cambiando el mundo!".

 

 

Space Humanity respondió: "¡Estamos muy emocionados por ti! Y sabemos que serás una voz y defensora increíble. ¡Felicidades, Katia! ¡Bien merecido!” Echazarreta actualmente está cursando su maestría en ingeniería eléctrica e informática en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland.

Cuando no está estudiando, es coanfitriona de la serie de YouTube Netflix IRL y comparte su conocimiento científico como “Electric Kat” en la serie educativa Mission Unstoppable en CBS.

 

 

Junto a Katya Echazarreta en Blue Origin están Evan Dick, inversionista y astronauta de NS-19; Hamish Harding, piloto de jet privado y presidente de Action Aviation; Jaison Robinson, cofundador de Dream Variation Ventures; Victor Vescovo, comandante retirado de la Marina de los EE. UU. y cofundador de Insight Equity; y Victor Correa Hespanha, ingeniero civil, que será el segundo brasileño en ir al espacio.

Aún no se ha anunciado una fecha de lanzamiento para Blue Origin, pero ya se sabe que Echazarreta será la primera latina nacida en México en ir al espacio. Katya Echazarreta nació en nació en Guadalajara, Jalisco, y se mudó a Estados Unidos cuando tenía tan solo 7 años.

 

 

Viajará a bordo del vuelo NS-21 de Blue Origin, y en una entrevista con CNN, Echazarreta contó una anécdota de cuando era pequeña: “Yo era una niña y estaba esperando con mi mamá y le dije, ‘¿cuál es el trabajo más difícil que alguien puede tener?’ Y ella me miró y me dijo ‘Um, pues para ti yo creo que es como una astronauta’. Y recuerdo que la vi y dije, ‘Okay, entonces eso es, eso es lo que voy a hacer. Lo haré’. Y me dijo, ‘Sí, sí, lo harás'”.

 

 

Echazarreta estudió ingeniería eléctrica en un colegio comunitario y después de tres años se trasladó a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), donde hizo una pasantía en el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL) en la NASA, un lugar en donde terminó trabajando tiempo completo. Actualmente, se encuentra realizando una Maestría en Ingeniería Eléctrica en la Universidad Johns Hopkins.

Esta será la quinta misión tripulada de Blue Origin en la nave New Shepard la cual superara la velocidad del sonido y se elevara a más de 105 kilómetros. En el punto más alto de la trayectoria de vuelo, los pasajeros podrán desprenderse de su asiento para flotar y disfrutar de las vistas panorámicas de la Tierra y el cosmos. El viaje con Blue Origin durará 10 minutos desde el despegue hasta el aterrizaje.

x