Comunidad
La danza de los mecos en el Carnaval de Huautla, un ritual de las guerras floridas
MXCity
La danza del meco lleva cuerpos pintados con tepetate que dan vida al carnaval y con ello, la entrada al miércoles de ceniza.

Foto destacada: Milenio / Jorge Sánchez

La danza de los mecos es representativa del carnaval de Huatla en Hidalgo.

 

. . .

 

La danza de los mecos se presenta en distintas entidades del país y durante diversos carnavales, pero ninguno como el que se presenta en Tzacuala, Hidalgo, donde la tradición que enmarca al carnaval es vastísima.

 

 

Inicia el Carnaval de Huautla

 

Antes de que empiece la fiesta de los mecos hay toda una extensa preparación en la que se designan encargados, se rellenan huevos con confeti y se organizan grupos de mujeres y hombres que habrán de participar de la celebración.

El lunes es llamado "día de viejas" porque las mujeres van gritando por las calles animando a la gente del pueblo a unirse a los preparativos de la fiesta, acompañadas de música de viento y mucha algarabía reciben los gritos ¡mueran las viejas! A los que ellas contestan ¡que mueran los viejos! Los preparativos para el concurso de mecos dan inicio.

 

 

Concurso de mecos

 

El martes, el "día de viejos" se dan cita las cuadrillas de mecos de las diferentes comunidades. El concurso de mecos da inicio, dura todo el día. Hay un premio al son del meco y al meco pintado en el que desfilan mecos tradicionales y estilizados.

El meco tradicional pinta su cuerpo con tintas vegetales y tepetate, usa penacho de sombrero decorado con plumas de guajolotes, viste calzón de manta. El meco estilizado utiliza pintura industrializada, su penacho se hace con plumas de aves exóticas como el faisán y el pavo real.

 

 

Cerca de las tres de la tarde los hombres amarran a las mujeres con un lazo para comenzar el paseo por las principales calles del pueblo acompañados de los carros alegóricos, música de viento, cohetes, gritos de los mecos y músicos de cuerda, al final entra la reina del carnaval.

Terminado el recorrido se entregan los premios a los mecos ganadores y los presentes hacen grupos de hombres contra mujeres para emprender la batalla de huevos y el juego de la bandera, que consiste en jugar con un trapo rojo que hace de pelota. La finalidad es mostrar quién tiene más poder durante el juego y la vida misma.

 

¿Quién o qué es el meco?

 

 

El meco representa una tradición ancestral que incluye a toda una comunidad. Su elemento principal es el tepetate, una tierra arenosa que los hombres llevan a las mujeres para que la muelan en el metate hasta convertirla en un talco fino.

El resto de las pinturas vegetales para maquillar al meco se obtiene de tizones para adquirir el color negro; trozos de pemuche, planta que mojada de aguardiente da el color amarillo; y achiote, del cual se obtiene un hermoso color rojo.

 

 

Los elegidos como danzantes mecos comienzan a pintarse desde muy temprano. Trazan carrilleras en su pecho para simbolizar que van a la batalla, efecto al que se suma el pantalón arrollado hasta los muslos. El penacho y la pachanga (mazo de madera) dan el ultimo toque a los guerreros chichimecas.

No se sabe con precisión de dónde proviene el nombre de los mecos. Se dice que proviene de la palabra chihimeco y ya bien del grito ¡pil mekojtzij! que vociferaban las mujeres parturientas cuando el bebé caía al suelo y que daba sucio.  

 

 

 

Lo que sí se conoce es el origen de los mecos que surgieron durante la colonia para no olvidar las guerras floridas en las que la indumentaria de los guerreros tenía la finalidad de intimidar al enemigo y que desde entonces recrean la batalla como una danza.

La danza de los mecos se acompaña de sones, es interpretada en parejas y en cuadrillas de 10 a 30 parejas de danzantes, aún con la repoblación de la iglesia católica hoy se sigue celebrando el día antes del Miércoles de Ceniza en el que los participantes piden perdón en lugar de permiso.

 

Vivimos el ocaso de la lengua Kiliwa y sus últimos hablantes
MXCity
En esta comunidad de Baja California están los linajes Kiliwas en donde viven los últimos 3 hablantes de esta lengua.

Foto destacada: @roberto.armocida.photography

Escucha aquí el kiliwa, el idioma mexicano con tan sólo 3 hablantes.

 

. . .

 

Los kiliwa se autonombran ko?lew, que quiere decir hombre cazador, gente como nosotros y los que se van. Su lengua pertenece a la familia yumana, tronco hokano y son un pueblo indígena de Baja California que habita en la zona serrana ubicada en las colinas del norte de la sierra de San Pedro Mártir, en el territorio conocido como Arroyo de León.

Fueron una tribu de nómadas organizados en pequeñas bandas familiares que viajaban en ciclos estacionales, viviendo de la recolección, la caza y la pesca, aprovechando diversos ecosistemas en territorios específicos que compartían con otras bandas del mismo clan.

 

 

El territorio ocupado por los kiliwas abarcaba diversas regiones costeras y fueron los únicos pobladores originarios de Baja California que nunca aceptaron someterse a las actividades de los misioneros. Los indígenas kiliwa, pa ipai, kumiai y cucapá llevaron a cabo varios levantamientos de inconformidad.

Estos problemas entre los misioneros y los naturales, continuaron hasta 1840, cuando un número considerable de indígenas, se unieron para destruir la estratégica Misión de Santa Catarina. Terminando así terminó una etapa conflictiva que duró 50 años.

 

 

La Kiliwa es una lengua que no puede desaparecer 

 

La supervivencia de los kiliwa es un tema serio para la biodiversidad de la región, puesto que su población y su conocimiento tradicional en el uso de los abundantes recursos naturales son el resultado de miles de años de adaptación a los ambientes locales.

Además, esta tribu habla una de las lenguas indígenas más antiguas de México y que está en peligro de extinguirse. La lengua kiliwa se está extinguiendo debido al rápido descenso del número de hablantes en los últimos 35 años.

 

 

Antes del 2019 se contabilizaban cinco personas en el mundo que la hablablan. Pero justo en el 2019 se contabilizaron solo 3. El historiador Arnulfo Estrada Ramírez, en su libro ‘Diccionario práctico de la lengua kiliwa’, fue quien advirtió de la posible desaparición de esta lengua en el mundo.

El cuento que puedes escuchar aquí, narra el origen en kiliwa. Al narrar sus historias, los kiliwas sugieren un sentimiento que muchos hablantes de idiomas mexicanos están experimentando en el presente: la soledad inmensa de ya no tener “con quien platicar”.

 

 

Esta lengua y su forma de estructurar el mundo con mitos, dioses, conceptos y sonidos que en unos años podrían ser pronunciados por última vez. Pero a pesar de la inminente pérdida, en su hablar hay resistencia.

Leonor Farlow es la última mujer que habla en kiliwa, no abandona la esperanza de dejar tras ella su rastro. Junto a Arnulfo Estrada Ramírez (cronista de Ensenada) colaboró en la creación de un diccionario ilustrado que puede ser utilizado para que cualquiera aprenda los principios del kiliwa.

 

 

El problema es que este idioma no es sencillo y aprehender profundamente la manera en que abstrae el mundo no es cualquier reto. Así que estamos en “el ocaso de la antigua lengua kiliwa”.

 

 

Un ciudadano entregó al INAH 211 dientes fósiles de un Megalodon
MXCity
Gustavo Martínez entregó los bienes fósiles de un tiburón prehistórico, se trata de los restos de Otodus megalodon.

Foto destacada: INAH

Un gran ciudadano de Quintana Roo entregó al INAH 211 fósiles que resultan ser los dientes de un megalodon.

 

. . .

 

Otodus megalodon significa “diente grande”, y es una especie extinta de tiburón que vivió hace 3,6 millones de años. En el mundo se han encontrado fósiles de que muestran que el megalodon perteneció a un linaje de tiburones gigantes que evolucionó con el tiempo.

Se lo considera uno de los depredadores más grandes y poderosos que haya existido en el planeta, pero solo se conoce a partir de restos fragmentarios, y su apariencia y tamaño máximo son inciertos.

 

 

La mayoría de las estimaciones del tamaño del megalodón se extrapolan de los dientes, con estimaciones de longitud máxima 20,3 metros de alto. Los dientes de un Otodus megalodon fueron entregados por un particular al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Se trata de 211 dientes fósiles, presumiblemente originales, probablemente de esta especie; un fósil poco frecuente en México. Gustavo Martínez es el habitante de Bacalar, que entregó las piezas al INAH, de este tiburón prehistórico poco frecuente en México.

 

 

La entrega de los bienes la en la sede del Centro INAH Quintana Roo, ubicado en Chetumal, informó el INAH a través de un comunicado: "el conjunto óseo procede de alguna localidad paleontológica de México? y ahora se une en su resguardo a un amplio mosaico de bienes patrimoniales de carácter paleontológico, bajo custodia del INAH".

Los especialistas refieren que la especie Otodus megalodon, quepor mucho tiempo fue nombrada Carcharodon megalodon, es característica de la época geológica conocida como Mioceno, la cual comenzó hace 23 millones de años y finalizó hace cinco millones de años.

 

 

 

Otros fósiles de megalodón en México han sido registrados en la península de Baja California y en Tabasco. En el acto de entrega llevado a cabo en Chetumal ahora están siendo estudiados bajo resguardo, protección legal, conservación e investigación del INAH.

Este buen gesto es de mucha celebración, ya que a lo largo del país todavía subsiste el comercio ilegal de este tipo de fósiles, por lo que esta entrega se vuelve un ejemplo a seguir para la valoración del patrimonio paleontológico y cultural de México.

 

 

 

Cabe destacar que, de acuerdo con los expertos, esta especie es considerada como un fósil no frecuente en México por su número de localidades, de allí que, de cara a posteriores dictámenes por parte de paleontólogos, resulta trascendente la entrega hecha al INAH, en pro del legado histórico de nuestro país.

Dra. Helia Bravo Hollis: la primera bióloga graduada en México
MXCity
Helia Bravo Hollis fue la primera mujer bióloga del país, una gran académica y ha sido honrada con cientos de galardones.

Foto destacada: Wikipedia

La Dra. Helia Bravo Hollis fu compañera de Pellicer, Paz y Frida Kahlo.

 

. . .

 

A la Doctora Helia Bravo Hollis se ha puesto el nombre de la reina de los cactus. Es una mujer de Mixcoac, con un enorme interés por el estudio de los seres vivos que le heredaron las caminatas dominicales con sus padres. Fue tan estudiosa, que el presidente Porfirio Díaz le otorgó un reconocimiento por sus calificaciones al finalizar la escuela primaria.

Bravo Hollis nació en 1901, y durante la agitación de la Revolución Mexicana afectó a su familia. Su padre, partidario de Francisco Madero, fue asesinado en 1914, poco después del asesinato de Madero. A pesar de todo, ella ingresó a la escuela secundaria en 1919.

 

 

En el bachillerato compartió el aula con destacadas personalidades como Octavio Paz, Salvador Novo, Carlos Pellicer e incluso Frida Kahlo, entre muchas otras brillantes personalidades de la cultura mexicana. De adolescente presentó sus trabajos en la Sociedad Antonio de Alzate y los publicó en la Revista Mexicana de Biología.

Esas tareas motivaron su primer viaje al extranjero: un curso de verano en Pomona College, California. Todo esto nos da una idea de cómo se esfuerza en los asuntos académicos.

 

 

Bravo Hollis decidió estudiar Biología en contra de los deseos de su familia. La carrera aún no existía formalmente, y los estudios se combinaron en la Escuela Nacional de Medicina y en la Escuela de Estudios Superiores, ambas de la UNAM.

En 1927, Bravo Hollis se convirtió en la primera bióloga certificada de México y, en 1929 cuando la Universidad alcanzó su autonomía y su mentor el Dr. Isaac Ochoterena fue designado a cargo del futuro Instituto de Biología, fue elegida para crear el Herbario y también fue encargado del estudio de las Cactaceae, una de las familias de plantas más identificables y diversas de México: cactus, cholla, nopales,? y así más de 700 especies que, en su mayor parte, no existen en ningún otro lugar.

 

 

Bravo Hollis viajó por México para recolectar información y muestras y fotografiar diferentes tipos de cactus. Esto culminó en 1931 cuando se graduó como Master en Ciencias Biológicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, con la tesis titulada Contribuciones al Conocimiento de las cacatáceas de Tehuacán. Esto marcaría el comienzo de su tema de estudio para los años venideros.

En 1937 publicó su libro Las cactáceas de México, que la colocó a la vanguardia de este campo de investigación alrededor del mundo. En el otoño de 1951, se fundó la Sociedad Mexicana de Cactología; sus integrantes realizaron un intenso trabajo de campo y con todo el material recolectado contribuyeron a la fundación de lo que se convirtió en el Jardín Botánico de la UNAM.

 

 

Bravo Hollis publicó casi 170 artículos y tres libros, describió 60 clasificaciones científicas y realizó 59 revisiones de nomenclatura. Recibió numerosos premios y reconocimientos, entre ellos el Cactus d’Or de la Organización Internacional de Suculentas, un Doctorado Honoris Causa y un Premio Emérito de Investigación de la UNAM.

Sus trabajos fueron aclamados en todo el mundo por sus colegas biólogos y botánicos, y en la actualidad, seis especies y una subespecie de cactus llevan su nombre. Además, el Jardín Botánico de Tehuacán le rinde homenaje a través de su nombre: el Jardín Botánico Helia Bravo Hollis.

Murió el 26 de septiembre de 2001, sólo cuatro días antes de cumplir 100 años.

Chan K’in Viejo: el líder indígena más respetado de México
MXCity
Chan K'in Viejo fue uno de los líderes indígenas más respetados de México, quien defendió la selva y cultura lacandona.

Foto destacada: Headbng

Chan K’in Viejo fue un líder indígena que sigue infundiendo respeto hoy.

 

. . .

 

Chan Bor Kin, mejor conocido como Chan K’in Viejo, fue el último to’ohil o líder espiritual y cívico de la tribu Lacandona en el oriente de Chiapas. En la memoria colectiva es bien reconocido por su generosidad, sabiduría y fe devota.

Los lacandones es una variedad de etnias que viven en selva chiapaneca, ya que huyeron de los intentos de las autoridades coloniales para congregar a los “pueblos de paz” a comunidades indígenas.

 

Headbng

 

Eran indígenas no solo la selva chiapaneca sino también el Petén, Belice y parte de la península de Yucatán, y que se diferenciaban e identificaban a través de un amplio sistema de linajes que Chan K’in Viejo preservó.

A muchos de ellos se les intentó evangelizar sin resultado alguno desde el siglo XVIII; un segundo intento en 1862 tampoco dio resultado y el clima obligó a los evangelizadores a retirar de la selva.

 

¿Quién era Chan K’in Viejo?

 

 

Desde el siglo XX, la mayoría de las localidades solo se comunican por caminos de terracería, tienen poca educación, salud limitada y son personas que viven al margen de la modernidad y las costumbres de un occidental común y corriente.

Chan K’in Viejo nació en Najá a principios de siglo XX. Tomó el relevo de su padre como la comunidad como un chamán que gobernó durante más de 80 años. Fue una persona sencilla, que unió a la gente a través de sus relatos cosmológicos y animó a su comunidad a mantener sus tradiciones, valores y cultura.

 

Headbng

 

Chan K’in Viejo también fue una figura política y líder entre los Hach Winik o lacandones, quien alentaba a la comunidad a denunciar el robo y tala de árboles, además de defensor de la lengua lacandona.

Es un ícono para los lacandones, quienes desmantelaron su casa y se negaron a elegir un sucesor para la posición en una marca de respeto. Pero fue la fotógrafa suiza Trudi Blom quien en 1940 crea la figura de Chan K’in Viejo: pelo largo, túnica blanca y puro en  mano.

 

Headbng

 

Kayum Ma’ax García es un artista Maya Lacandón y uno de los hijos de Chan K’in Viejo. Trabaja con acrílicos sobre lienzo y transmite eventos reales, formas de vida, historias de creación y rituales de una cultura casi desaparecida, así como sus sueños, un aspecto importante de la vida tradicional. A su manera, Kayum preserva las tradiciones de su pueblo y de su padre.

Chan K’in Viejo murió en diciembre de 1996. Se dice que tuvo 13, 17 y hasta 21 hijos con cuatro esposas. Todavía para 1997, vivían dos de sus esposas, Koh y Maria Koh. Aunque difícil comprobar la veracidad de todos estos datos, que muchos parecen aleatorios y con el fin de preservar el linaje.  

 

Headbng

 

De igual modo, los informes sobre su verdadera edad varían, se afirma que tenía 96 años cuando falleció, aunque otros dicen que fue el padre de su último hijo de 99 o 100 años, y uno de sus hijos sugirió que tenía 104 años en el momento de su muerte.

Varias leyendas siguen rodeando a esta figura, incluso afirman que vivió hasta los 120 años y nunca le brotaron canas?

x