Casa Ennis, un fascinante homenaje a Mesoamérica en la California
MXCity
De influencia mesoamericana, la Ennis House está reconocida oficialmente como un monumento de la ciudad de Los Ángeles, California.

Foto destacada: Arquitectura y diseño

La Casa Ennis es obra del gran Frank Lloyd Wright.

 

. . .

 

Sobre las colinas de Los Ángeles, California, se erige orgullosa y monumental una casa que más bien parece palacio mesoamericano es un ícono de esta ciudad construido por el famoso arquitecto Frank Lloyd Wright, que tomó sobre todo características de la arquitectura maya para desarrollar algunas de sus obras como ésta, la Casa Ennis que es un ejemplo icónico de la maravillosa aportación a la arquitectura y el diseño.

 

 

¿Quién es Frank Lloyd Wright?

 

 

Creador de 1,114 obras arquitectónicas de todo tipo a lo largo de sus 72 años de vida profesional y una relevante carrera en el diseño, Frank Lloyd Wright es hoy un referente o bien, tema de estudio en la arquitectura. El nacido en 1867 en Wisconsin, Estados Unidos, tiene entre sus obras más representativas la Casa de la Cascada, pero se destaca también la Casa Hollyhock de corte maya. Murió en 1959 casi a los 92 años, muy activo en sus creaciones, siendo la última el Museo Guggenheim de Nueva York.

 

 

Casa Ennis

 

 

La dichosa Casa Ennis se ubica en Glendower Ave #2607, en una colina donde la urbanización ha conservado los árboles californianos, ahí junto a casas comunes se encuentra ésta que desde su construcción en 1924 ha sorprendido a todos sus vecinos, afortunados transeúntes y visitantes entre los cuales se encuentran muchísimos famosos.

La casa fue proyecto solicitado por Charles Ennis y su esposa Mabel, quienes compartían con Wright su pasión por las culturas mesoamericanas, durante el desarrollo del proyecto los propietarios y el arquitecto tuvieron desavenencias por las que Lloyd hijo terminó la construcción que su padre diseñó de punta a cabo por fuera y por dentro.

 

 

Después de que fuera terminada la vivienda pasó por muchos propietarios hasta que en 1968 la compró Augustus O. Brown quien la donó a la Fundación para la Preservación del Patrimonio Cultural, razón por que a veces se le llama Casa Ennis-Brown. Años y otros dueños después la casa empezó a representar una gran inversión para su mantenimiento por lo que la Ennis House Foundation acabó por ponerla otra vez a la venta, hoy es propiedad privada.

La Casa Ennis fue la cuarta y más grande de una serie de viviendas levantadas en bloques de hormigón diseñados por el propio Frank Lloyd Wright tomando en cuenta el entorno y el clima de California, el sistema experimental de bloques se inspiró en templos mayas y mexicas, así como la disposición de las habitaciones y sus dimensiones.

 

 

Bloques de la Casa Ennis

 

 

Durante casi 40 años Wright utilizó lo que él llamaba textile blocks, bloques textiles, un diseño creado por el mismo que muestra patrones intrincados como el tejido de las telas, en el bajo mundo de la arquitectura se dice que los utilizados en la casa en cuestión tienen forma de G porque Charles Ennis era masón y esa letra hace referencia al "gran arquitecto del universo".

Una de las razones por la que la Casa Ennis empezó a deteriorarse fue el uso de los bloques de hormigón, que Frank Lloyd Wright se empeñó en usar para exaltar uno de los materiales más feos y baratos de la construcción pero que es cálido y decorativo si se le sabe utilizar, incluso muchos de los bloques están perforados para permitir la entrada de la luz, a diferencia de los tradicionales.

 

 

Los 27,000 bloques utilizados para construir la Casa Ennis se hicieron a mano para cumplir con los requisitos del mismo Wright, además del diseño debían ser de granito descompuesto extraído de la misma propiedad y de 40 x 40, así fue y así se hicieron para cumplir con el diseño de la obra.

 

 

Diseño de la Casa Ennis

 

 

Casa Ennis se edificó sobre 930 metros de colina californiana, cuenta con tres habitaciones, cada una con baño, un medio baño, biblioteca, alberca y casa de huéspedes; este fue además el primer proyecto en el que donde Wright diseñó la totalidad del mobiliario y de los accesorios, desde picaportes hasta mesas y sillones.

El diseño de la casa se asemeja al estilo Puuc de Uxmal, que resultó de toda una tendencia llamada Mayan Revival inspirada, por supuesto, de nuestra cultura maya. La estructura de mampostería modular dio forma a un espacio laberintico, como de templo mesoamericano que conecta y organiza cada una de las habitaciones, patios y terrazas.

 

 

La repetición del diseño de los bloques y la disposición de los espacios son un ejemplo del principio compositivo de Wright según el cual la repetición sistemática del adorno se supedita a la retícula inherente de los muros, hecho que da sentido de la unidad doméstica, por cierto, las habitaciones más grandes de Casa Ennis con el comedor y la sala.

¿Te gustaría conocerla? Ahora mismo puedes observarla por Google maps pero también en muchas películas y es que esos motivos geométricos inspiran a todo mundo, como a la compañía sueca de muebles Offecct que junto con la Fundación Frank Lloyd Wright, diseñó paneles acústicos creados a partir de los famosos bloques textiles.

 

 

Muchos de los espacios de la casa han sido recreados en estudios para utilizarse de escenario en películas y series como Depredador 2, Star Trek: The Next Generation, The Rocketeer o en el interior del apartamento de Deckard personaje de la película Blade Runner. También puedes encontrar el mismo diseño de los bloques en el marco de la puerta del Club Silencio de Mulholland Drive o en la serie Twin Peaks.

Pero la casa también se ha usado como locación de Mansión Siniestra, The House on Haunted Hill, Karate Kid III, entre muchas otras. Casa Ennis está considerada como una de las diez mejores casas de todos los tiempos por Los Angeles Times, un hito oficial de la ciudad, pero sobre todo es un hermoso tributo a la arquitectura mesoamericana.

 

La épica entrada de Emiliano Zapata y Francisco Villa a la CDMX
MXCity
Aquí te dejamos todo el recorrido y la historia de las dos veces que Villa y Zapata se conocieron en la Ciudad de México.

Foto destacada: Sol de Cuautla

Aquí te dejamos con un breve video histórico sobre la entrada de los caudillos a la Ciudad de México.

 

. . .

 

El 06 diciembre de 1914 los dos grandes caudillos de la Revolución Mexicana, Francisco Villa y Emiliano Zapata, llegaron a la Ciudad de México. Su presencia fue de gran impacto ya que fueron increíbles símbolos de esperanza que buscaban darle al pueblo el derecho a tener una mejor calidad de vida.

Estos personajes mundialmente conocidos entraron a la Ciudad de México con bombo y platillo que marcó un día histórico para toda la nación, creando uno de los episodios más épicos de su historia revolucionaria.

 

 

Francisco Villa, al mando de la División del Norte, y Emiliano Zapata, comandante el Ejército del Sur, llegaran a la ciudad de México tras la Convención Nacional Revolucionaria de Aguascalientes; una reunión de dirigentes de la Revolución que tuvo como finalidad reivindicar que ambos luchaban por mejorar las condiciones de vida de los habitantes del país y distaban mucho de aspirar a presidir la República.

Días, antes, el 24 de noviembre Venustiano Carranza había salido del Valle de México al frente el Ejército Constitucionalista tras ser destituido del cargo por la Convención Nacional Revolucionaria. Carranza no aceptó el mandato de la Convenció y prefirió salir de la Ciudad de México antes que enfrentarse al poderío militar de los ejércitos villista y zapatista.

 

 

Ese mismo día, Zapata ingresó a la Ciudad de México por Oztotepec y Villa Milpa Alta, y luego se hospedó en un hotel del rumbo de San Lázaro. La División del Norte, por su parte, se movilizó vía ferrocarril hacia el centro del país para garantizar la llegada al Valle de México del presidente nombrado por la Convención, Eulalio Gutiérrez.

La División del Norte comenzó su arribo a la estación Tacuba en un convoy de 10 trenes. Pancho Villa y su Estado Mayor llegaron provocando que una multitud se arremolinara en torno a su carro y a él mismo. Ahí se dieron los primeros encuentros de dos mundos, el del norte y el del sur, con dos ejércitos totalmente distintos.

 

 

En los siguientes días, los emisarios de Villa hacen contacto con representantes de Emiliano Zapata y acuerdan encontrarse en el sur, en Xochimilco, en territorio zapatista. Eulalio Gutiérrez, el 2 de diciembre, comenzó a hacer sus primeros nombramientos, entre ellos, el del secretario de Educación, José Vasconcelos, y el de Vito Alessio Robles como Inspector General de la Policía del Distrito Federal.

En esos días, la ciudad era caótica ya que convivían dos ejércitos y la policía prácticamente no existía.

 

 

La madrugada del 3 de diciembre, Eulalio Gutiérrez es escoltado por Villa en un convoy de varios autos que avanza por las actuales calzada México Tacuba, avenida Rosales, avenida Juárez y Madero (entonces Plateros) hasta llegar al Palacio Nacional, sin grandes ceremonias o desfiles.

El Palacio Nacional era resguardado por el Ejército del Sur. Al abrirse la puerta del ascensor en el nivel superior del Palacio, Gutiérrez fue recibido por Eufemio Zapata, hermano de Emiliano y segundo hombre en jerarquía del Ejército suriano.

 

1era Reunión en Xochimilco

 

 

La madrugada del 4 de diciembre el general Villa se alistó con su traje militar. Junto con su Estado Mayor sube a un grupo de automóviles rumbo al centro de la Ciudad, doblan por la avenida San Antonio Abad y enfilan hacia las montañas del sur del Valle de México. A su entrada en Xochimilco el convoy fue recibido con flores, cohetones y música.

Los autos se dirigen hasta el Hotel Reforma, en la cuarta calle de Hidalgo (hoy convertido en una zapatería) donde los espera Emiliano Zapata. El saludo es efusivo. Los dos mariscales revolucionarios se reconocen finalmente cara a cara. Ambos se han jugado la vida, y en este mediodía en Xochimilco se juegan el destino del país.

Para el almuerzo: mole con guajolote, tamales y frijoles con epazote.

 

 

Cuentan las crónicas que Zapata cedió la cabecera de la mesa a su visitante norteño. Él se sentó a su izquierda y a su lado su hermano Eufemio y Alfredo Serratos.

Dialogan Carranza, de la canallada que hizo Victoriano Huerta al asesinar a Madero y de hacen recuentos de batallas.

En un momento de la conversación Villa hace una pausa y suelta: "Vamos a ver si quedan arreglados los destinos de aquí de México, para luego ir donde nos necesitan". El zapatista Serratos dijo: "En las manos de ustedes dos está". Tanto Villa como Zapata se consideran "gente de pueblo" que no desean ejercer el poder.

 

2da reunión en Centro Histórico

 

 

La madrugada del 6 de diciembre una masa de soldados a caballo se encuentra de nuevo. La División del Norte partió desde Tacuba y la Hacienda de los Morales (hoy Polanco) rumbo a la Calzada de la Verónica (posteriormente llamada Melchor Ocampo, y hoy convertida en el Circuito Interior a la altura de la Verónica Anzures).

El Ejército del Sur partió desde San Ángel, Tlalpan y San Lázaro. La columna estuvo compuesta por una avanzada de caballería del Ejército del Sur, seguida por los Dorados de Villa, su guardia personal.

 

 

Alrededor de las 10:00 horas, los dos ejércitos iniciaron su entrada triunfal a la Ciudad de México por la antigua avenida Tlacopan (hoy México Tacuba y Puente de Alvarado) hasta llegar a Rosales (hoy Eje 1 Poniente) hasta la Avenida Juárez marcada en ese entonces por la escultura de Carlos IV, mejor conocida como El Caballito, de Manuel Tolsá. Villa cabalgaba ataviado con su traje militar azul marino y gorra con un águila bordada. Zapata lo hacía con un traje de charro con chaqueta amarilla, con el águila bordada en oro en la espalda y sombrero también bordado en oro.

El desfile continuó por la Avenida Juárez y bordearon el ala sur de la Alameda Central. Ingresaron por la calle Plateros (hoy Madero) y llegaron hasta la Plaza de Armas, cruzaron frente al Ayuntamiento y frente al Palacio Nacional, donde el presidente Eulalio Gutiérrez y embajadores los vieron pasar desde los balcones.

 

 

Al ingresar al Zócalo, alrededor del mediodía, fueron recibidos por los repiques de las campanas de Catedral. Desmontaron en la Calle Moneda y se dirigieron hacia los balcones para presenciar desde ahí la última parte del desfile. En Palacio Nacional los recibieron el presidente convencionalista Eulalio Gutiérrez y los embajadores de Guatemala, Brasil, Francia, Suecia, Alemania, China, Japón, España, Chile, Honduras, Cuba, Inglaterra, de los Países Bajos y de Nicaragua.

A las 14:00 horas fue servido el banquete de honor presidido por Eulalio Gutiérrez. A su derecha se sentó Francisco Villa, y junto a éste José Vasconcelos. A la izquierda del presidente se sentó Zapata y a su izquierda, el ingeniero Felícitos Villarreal, ministro de Hacienda. Los dos jefes revolucionarios se dirigieron al Salón Presidencial donde se encontraba la Silla Presidencial y ambos debatieron si debían sentarse en ella o no.

 

 

Finalmente Villa decidió sentarse en esa silla que tiene el águila en la parte superior, misma que en su momento fue ocupada por Porfirio Díaz. Ahí se tomaron las fotografías históricas. En una ven todos al frente a la cámara. En otra parecen conversar los dos jefes revolucionarios.

Villa invitó a Zapata a sentarse en la silla, pero el jefe del sur se limitó a decir que la silla presidencial era mágica "porque cuando alguien bueno se sentaba en ella, al levantarse ya se había vuelto malo". En la foto aparecen entre otros, el general Tomás Urbina, de la División del Norte; el general Otilio Montaño, del Estado Mayor zapatista; el general villista Rodolfo Fierro, y en la última fila el periodista John Reed. El resto de la jornada fue de fiesta. Cada jefe militar regresó a su hotel y esperaron a dar un siguiente paso en la lucha revolucionaria.

 

 

La mañana del 8 de diciembre de 1914, Francisco Villa rebautizó la calle Plateros como Madero. Villa trepó una escalera y clavó una placa de madera en el mármol blanco del edificio conocido como La Mexicana. La placa tenía la leyenda "Calle Francisco I. Madero".

Los jefes revolucionarios saldrían de la ciudad sin la pompa con que aquel 4 de diciembre conferenciaron en Xochimilco o con el despliegue de fuerza con que desfilaron el día seis de diciembre. Años más tarde aquellos contra quienes lucharon acabarían con ellos.

 

 

 

7 agaves mezcaleros utilizados para la producción de la poderosa bebida
MXCity
De las 211 especies de agaves en el mundo, 159 son mexicanos y varios se utilizan para la producción del delicioso mezcal.

Foto destacada: Mezcales Oaxaca

Los agaves mezcaleros tienen que atravesar diversos procesos artesanales para un gran producto.

 

. . .

 

El mezcal es una bebida que puede reproducirse en casi todo el país porque el maguey o agave se desarrolla en casi todos nuestros climas, la excepción son Tabasco, Quintana Roo y Campeche donde el suelo no es propicio para reproducir esta planta de la cual se usa todo, desde sus pencas, hasta las raíces, para producir fibras y bebidas como el pulque y el asunto que nos atañe, el mezcal.

De los términos del náhuatl metl, maguey, y calli, cocido, la bebida aguardientosa recibe diferentes nombres dependiendo del estado mexicano en el que se produzca, pero básicamente el proceso de su preparación es el mismo que consta de cinco etapas se cortan las piñas, se hornean o cuecen, se machacan, se dejan fermentar y se destilan.

 

 

El prodigioso agave

 

 

El cambio sustancial del mezcal lo da la especie del agave que se utiliza para hacerlo, cada especie cambia de acuerdo con la zona del país, hay algunos otros que son los mismos, pero cambian su nombre por la región, o ya bien son variaciones del mismo y es que no lo sabemos, pero el agave es una planta prodigiosa.

Se conocen hasta hoy más de 159 especies de agave mexicano de las cuales se utilizan 39 que se consideran las mezcaleras, se trata de especies con variantes de las cuales, por cierto, sabemos que una especie es ideal para la destilación porque, primordialmente, la planta almacena grandes cantidades de azúcares en sus tallos. El Agave Angustifolia, el famoso espadón, es el que más se utiliza.

 

 

Curiosamente, para prepara vino se utiliza una sola especie de uva que tiene muchas variantes, en el caso del mezcal se utilizan únicamente 14 especies, de las cuales han surgido aquellas 39 que mencionábamos, a saber, el agave tiene ya 10 millones de años creciendo en México, no obstante, no sólo la naturaleza y el tiempo han presentado variantes, también la mano humana ha interferido para nuevas creaciones.

Oaxaca es el estado con mayor diversidad de agaves en todo el mundo, quizá por eso se le relaciona más con el mezcal, pero no olvidemos que se produce en casi todo el país con otros nombres; tequila, bacanora, raicilla, chuqui, tepemete y vino-mezcal son los nombres populares, cada una de estas bebidas se prepara con una o dos especies, nosotros te presentamos los siete más utilizados.

 

 

Madrecuishe

 

 

Al madrecuishe también se le conoce como cuishe, tobaziche, largo o blanco, su nombre científico es Agave karwinskii Zucc nombre que recibió para homenajear al naturalista y geólogo alemán, el Barón Wilhelm Friedrich von Karwinsky quien vivió en Oaxaca entre los años de 1827 al 1832. Es un agave endémico de Oaxaca, que por su domesticación pasó de dos variantes en los años setenta a doce en nuestros días.

 

Coyote

 

 

El Agave Americana fue llevado a Europa por el científico, naturalista y botánico sueco Carlos Linneo para hacer su descripción taxonómica y darle nombre a su género. Se acabó conociendo como agave coyote porque sus pencas son ligeramente rojas y de espinas negras, colores presentes en los coyotes mexicanos. Este mezcal mixteco es de sabor denso y olor muy suave.

 

Jabalí

 

 

El maguey jabalí o de cuche recibió ese nombre porque su fibra se utilizaba para hacer jabalinas, pero su nombre científico Agave Convallis significa "del valle", pertenece al un subgrupo llamado littea por contener muchas saponinas las cuales hacen muy difícil su fermentación, sólo los verdaderos maestros mezcaleros han logrado trabajar este agave silvestre que se está domesticando. El jabalí es dulce y seco.

 

Tepextate

 

 

Este mezcal de tonos florales y picantes como de pimienta o canela proviene del Agave marmorata una especie silvestre que tarda entre 25 y 35 años en madurar, como crece entre rocas no es fácil llevarlo al cultivo así que una botella del exquisito Tepextate no cuesta menos de mil pesos. También se le conoce como maguey curandero por ser utilizado por la medicina tradicional para tratar enfermedades respiratorias.

 

Tobalá

 

 

El agave potatorum se siembra en toda Oaxaca, pero debe su fama a la comunidad Sola de Vega quien empezara la producción de Tobalá o también Papalometl, que viene del vocablo náhuatl, mariposa, este último nombre lo recibe por la forma de sus hojas que parecen alas de mariposas. El sabor de este mezcal es ahumado y ligero.

 

Espadín

 

 

Este es probablemente el mezcal más conocido, el que proviene del espadín, Agave angustifolia, es decir, de hoja angosta; la especie se utiliza mucho en combinación con otras para crear mezcales más suaves, por ejemplo, llega a utilizarse con la bacanora para hacerlo más "amigable".  El tiempo de crecimiento del espadín es mucho más corto que otros agaves, sólo le toma de 6 a 8 años llegar a su maduración y es el de mayor concentración de azúcares, por eso también suele ser el de menor precio. De acuerdo con el Consejo Regulador del Mezcal, el espadín representa el 80% de los agaves utilizados para el mezcal.

 

Arroqueño

 

 

Llamado también maguey de castilla o blanco, el agave arroqueño ofrece un mezcal de tonos herbales intensos que permanecen en el aliento. El oaxacensis también se conoce por su nombre zapoteco dua-bzog, Maguey de avispa, por el color de sus espinas. SU maduración es de 12 a 15 años.

Soyopa es un lugar fascinante sobre el río Yaqui en Sonora
MXCity
La “Tierra Caliente” de Soyopa se fundó por tribus yaqui, ópata y pima, y hoy en día es un gran sitio ecoturístico.

Foto destacada: Jose Luis Bustamante V

En Soyopa podrás disfrutar del río Yaqui, de acampadas y carne asada.

 

. . .

 

Soyopa en lengua yaqui significa “Tierra Caliente”, aunque en casi todo el estado se puede decir que es tierra caliente, este pueblo se fundó por las tribus yaquis, opatas y pimas, dedicándose a la pesca y a la caza.

Los españoles llegaron a la región en 1690 formando la comunidad con el nombre de Real Viejo. En realidad, a esta parte del país llegaron ya casi entrados en el siglo XVIII y fue por las expediciones de minas que realizó Juan Fernández de la Gotera.

 

 

En el año de 1749, la población comenzó a incrementarse hasta 1880, año del auge minero, extrayéndose plata. Un año después se agotó el mineral decreciendo en forma importante el poblado, que no ha crecido mucho en los últimos años, de hecho casi no ha crecido nada.  

A fines del siglo XIX fue municipio al distrito de Ures incorporándose a este municipio en 1930. En 1937 se dota el primer ejido de Soyopa con 13,792 hectáreas por resolución presidencial dada a conocer por el presidente de la República, Lázaro Cárdenas del Río.

 

 

Por este pequeño poblado atraviesa el río Yaqui que nace de la confluencia de los ríos Bavispe y Papigochi, en las estribaciones de la Sierra Madre Occidental, y desemboca en el golfo de California, cerca del poblado de San Ignacio Río Muerto, en el Valle del Yaqui.

Este magnífico río tiene una longitud de 410 km, aunque si se considera con una de sus fuentes, el sistema Yaqui-Papigochi alcanza una longitud de 1050 km y su curso se encuentra interrumpido por varias presas hidroeléctricas, que crean importantes embalses como los de la presa El Novillo, presa la Angostura y la presa Álvaro Obregón o El Oviáchic.

 

 

En este sitio se festeja el día de San Miguel, patrón del pueblo, con la música en el atrio, con las tradicionales mañanitas al santo patrono más aún si es la música de los chanchis. No existen hoteles, pero se pueden apartar unos pequeños cuartos de material que se encuentran a la orilla del río en el pango.

 

Ecoturismo en Soyopa

 

 

Uno de los mayores atractivos turísticos de Soyopa es que se encuentra muy pegado a la sierra, así que la naturaleza y la belleza de sus paisajes te sorprenderán. Hay un mirador una la plaza, pero la naturaleza que no se puede ignorar ya que los colores que verás no se ven en otras partes.

Las actividades a realizar en el lugar van encaminadas a disfrutar de la naturaleza y el clima, aunque también está la iglesia principal que deleita por su arquitectura y la plaza del pueblo, que invita a los visitantes a caminar y aprovechar cada ?spot? fotográfico.

 

 

Las actividades de un tour te llevarán a visitar la iglesia y la plaza del pueblo, y enseguida una ruta de senderismo para llegar al mirador, donde se disfruta un bello paisaje y se pueden tomar muy buenas fotos.

Por supuesto, está el precioso río. Ahí se puede hacer cualquier tipo de actividad recreativa como futbol o voleibol, y los que desean se pueden nadar un gran rato. Además, para los más aventureros, están los paseos en kayak y finalmente, se puede deleitar una riquísima carne asada al mayor estilo sonorense en las palapas y asadores que se encuentran a la orilla del río.

 

 

Sin duda, dar un paseo a Soyopa es una buena opción para todos, ya que resulta una aventura muy familiar en la que chicos y grandes encuentran que hacer. En Soyopa hay palapas con asadores en la zona del río en la comunidad del Novillo, además de área de convivio y de esparcimiento familiar a los habitantes.

 

 

Soyopa Sonora

Dónde: Serranía del estado de Sonora.

Cuando: todo el año

Cuánto: tour $550

Presa Purrón, una obra magna de la ingeniería prehispánica
MXCity
La Presa Purrón perteneció al prolífico Valle de Tehuacán y es uno de los sitios prehispánicos más destacados por su arquitectura.

Foto destacada: Arqueología Mexicana

La Presa Purrón es de las construcciones prehispánicas más antigua del país.

 

. . .

 

Uno de los legados más importantes de las culturas prehispánicas ha sido la arquitectura por tratarse de una manifestación evidente, por demás hermosa que nos sorprende brotando de bajo de las grandes urbes, entre las selvas y las montañas más altas; enormes edificios, pequeñas construcciones o misteriosas ruinas han aportado información de las antiguas culturas que tanto han aportado a nuestra cultura, pero hay también legados caso secretos porque no ha tenido suficiente difusión o interés, como la tecnología hidráulica.

Probablemente se debe a que los vestigios de canales y presas no son tan vistosos como las y de pirámides o los juegos de pelota, pero ahí están y les debemos muchísimo, pues a partir de ellos se desarrollaron los sistemas virreinales y hasta los actuales; otros tantos desaparecieron para resurgir una vez más demostrándonos el genio de los ingenieros prehispánicos, este es el caso de la Presa Purrón, hasta hoy, la más antigua de México.

 

Fuente: El jaguarcillo viajero

 

La Presa Purrón

 

 

La Presa Purrón originalmente perteneció al prolífico Valle de Tehuacán, actualmente se ubica muy cerca de lo que hoy conocemos como San José Tilapa un pueblo que pertenece al municipio poblano de Coxcatlán muy cerca de Oaxaca, es un área elevada que no permite el resguardo natural de los cuerpos de agua, razón por la que los habitantes originarios tuvieron que implementar un sistema de captación de agua.

Si el terreno tuviera que ser menos amable, los habitantes de la zona tenían el paso bloqueado al valle así que veían correr pendiente abajo toda el agua de la lluvia; las posibilidades de sembrar eran nulas pues hacer llegar el agua era una proeza, construir una presa sólo fue el inicio de todo un plan avanzado de ingeniería hidráulica que llenó el sitio de canales, diques y compuertas que facilitaron la vida de sus habitantes originarios.

 

 

Fuente: Diario El Uno de Tehuacán

 

A Coxcatlán se le conoce como la cuna de la agricultura y de la irrigación mesoamericana por haber sido el sitio donde los popolocas construyeron entre los años 800 y 1500 a.C. un sistema de irrigación que aprovechaba el agua de lluvia cuya figura principal fue la monumental Presa Purrón, cuyas medidas se estiman alrededor de los 18 metros de altura y más de 400 metros de largo de lado a lado de la barranca.

La gran Presa Purrón almacenaba más de dos y medio millones de metros cúbicos de agua, cantidad que permitió iniciar una fuerte agricultura en la zona y aumentar la población que la rodeaba, se sabe que en la última fase de su construcción participaron 4300 hombres, cifra que, según los arqueólogos indica el tipo de sociedad de aquellos días.

 

Fuente: El jaguarcillo viajero

 

Las migraciones y movimientos políticos de la zona desplazaron a los popolocas, así que tanto la presa como sus canales quedaron cubiertos de vegetación, rocas y tierra producto de la erosión de la misma Presa Purrón ocultándola hasta el año 1964 cuando fue descubierta por antropólogos que aún la siguen estudiando y descubriendo.

Actualmente se conservar 80% de la estructura de la presa y el 95% del canal de Santa María desde donde los popolcas controlaban la cantidad de agua que se canalizaba a la presa y donde hoy los lugareños dan recorridos para que el público pueda conocer tan importante vestigio que requiere de una gran inversión para conservarlo, las poblaciones cercanas se han dado a la tarea de preservar el suelo y dar a conocer el sitio para atraer turismo.

 

Fuente: Diario El Uno de Tehuacán

 

La mayoría de los visitantes de la Presa Purrón son investigadores y arqueólogos interesados en conocer el sitio reproducido en maqueta en el Museo Regional de Puebla, también algunos estudiantes acuden en prácticas de campo, pero sólo las visitas de turistas atraerán más apoyos financieros a las poblaciones aledañas y a la conservación del vestigio.

Por ahora la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas se encuentra realizando adecuaciones de ciertas partes de la presa donde hay interesantes cuevas y vestigios de sus paredes y canales, el apoyo se debe a que se la Presa Purrón se unca dentro de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán.

 

Fuente: El jaguarcillo viajero

 

Presa Purrón

¿Dónde? Coxcatlán, Puebla.

¿Cuánto? Todo el año

¿Cuánto? Abierto al público

x