Presa del Llano, un parque ecoturístico de cuento en Villas del Carbón
MXCity
Presa del Llano es una de las maravillas ecológicas más preciadas de Villa de Carbón para pasar un fin de semana inolvidable.

En Presa del Llano pasarás un día de campo familiar en un lugar fascinante y hermoso.

 

. . .

 

A 20 Km del centro de Villa del Carbón, con un paisaje y un ambiente inolvidable para acampar, se encuentra una hermosa presa artificial con actividad ecoturística muy cerca de la CDMX.

Este sitio tiene una gran fama por su diversidad de actividades, la práctica ecoturística, la visita familiar y los deportes extremos. Presa del llano es un lugar que invita a pasar un día de campo familiar de en sueño, con los paisajes, caminatas por los ríos y manantiales, chapoteaderos abastecidos por el río, renta de canoas, asaderos, etc.

 

Fotografía: Bruno noticias

 

 

Tras ser nombrado Pueblo Mágico en 2015, Villa del Carbón invita a la aventura con su pesca deportiva, senderos para bicicleta de montaña y caminata, espacios para rapel, canoas, y renta de caballos. Además, de resguardar lugares increíbles como las presas Del Llano y Taxhimay; donde puedes hacer múltiples actividades ecoturísticas a sus visitantes, además de bellas postales.

Este Pueblo Mágico tiene calles estrechas y empedradas que limitan plazas como la de Hidalgo e iglesias como la de San Francisco de Asís. Se encuentra junto a la Plaza Independencia donde sobresalen sus casas antiguas listas para llenar tu Instagram de tradición y color.

 

 

 

Villa del carbón también ofrece artesanías, chamarras, calzado y cinturones de piel, hasta tapetes, y sarapes de lana, no solo en invierno, sino en cualquier época del año. Se esconde en la Sierra de Monte Alto, una región de parajes boscosos de encino, pino y oyamel, enmarcados en un clima húmedo y frío.

Puedes pasar la noche una de las 26 cabañas ecológicas, habilitadas con calentadores solares. Puedes disfrutar de la tirolesa, paseos a caballo, lancha de remos, zona de campismo y restaurantes que ofrecen comida típica, como quesadillas de masa azul, tacos y más comida tradicional.

 

 

La presa toma un color verde jade que contrasta con un cielo completamente azul, también funciona como abastecedor de agua alrededor de los pueblos vecinos. Puedes hacer un día de campo ya que cuenta con asadores o bien quedarte a dormir en alguna cabaña, con agua potable chapoteaderos, áreas para la pesca, paseos a caballo, senderos para caminar, tiroleza y campismo.

Muy cerca de ahí, se encuentra también la Presa Taxhimay, a escasos 24 kilómetros del centro del pueblo; la cual es visitada para observar los restos del antiguo pueblo de San Luis de las Peras.

 

 

Sólo dos cúpulas se muestran como vestigio de lo que fuera este poblado otomí, correspondientes a la antigua parroquia franciscana de San Luis Rey de Francia y una más pequeña al Cristo del Quejido, el cual tiene una gran historia.

Cuenta la leyenda que en 1700 hubo una gran tormenta en la que empezaron a desgajarse árboles y piedras; un árbol bloqueo el cause del río que bajaba del cerro de la Bufa, lo cual provocaría irremediablemente una inundación.

 

 

Un leñador decidió cortar el árbol, sin saber lo que ahí encontraría, pues al golpearlo con su hacha escuchó unos quejidos, que incrementaban con cada golpe; decidió buscar a los franciscanos, quienes encontraron en aquel tronco, el rostro de Cristo, pidiéndoles la edificación de un templo. Al desaparecer el pueblo, el Cristo fue rescatado y llevado a un nuevo espacio.

 

 

 

Desde 6 de junio de 1935, cuando el pueblo de San Luis de la Peras quedó sumergido bajo las aguas de las presa Taxhimay, fue construida bajo la orden del presidente interino Abelardo L. Rodríguez, para abastecer de agua al estado de Hidalgo. Una presa con más de 365 hectáreas, y se habla de una profundidad de 50 metros, que puedes recorrer en lancha, kayak, acuabici o yate.

Ambos lugares son excelentes para disfrutar en pareja o amigos, en alguna de sus cabañas o espacio para acampar.

 

 

 

Presa del Llano, Villa del Carbón

Dónde: A 20 kilómetros del centro de Villa del Carbón. Cuenta con manantiales y ríos además de una abundante vegetación. Estado de México.

Cuando: lunes a domingo desde las 08:00

Cuanto: Cabañas desde $700

 

Foto destacada: Turismo Estado de México

Los increíbles murales de Diego Rivera y Siqueiros en el Hospital La Raza
MXCity
Conoce un poco de la historia de los murales realizados por Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros en el Hospital La Raza.

Foto destacada @eugenio_zetina

Los increíbles murales de Diego Rivera y Siqueiros en el Hospital La Raza.

 

. . .

 

En 1943 se creó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para brindar todos los servicios integrales de salud, además de actividades deportivas y culturales. En esa medida, Antonio López Lombardo, director del IMSS de aquella época, convocó a grandes muralistas mexicanos para plasmar la visión de salud pública gubernamental en los nuevos espacios.
Así fue que Diego Rivera creó el primer mural de Hospital de la Raza, en 1951 con el título El pueblo en demanda de salud. Como era de esperarse, Rivera se lució reflejando a la sociedad mexicana, la mitología de la medicina prehispánica, los símbolos de vida, muerte y las enfermedades combinadas con diversos elementos modernos.

 

 


La figura central del mural es la diosa Tlazolteotl en el momento de dar a luz; tlazolteotl es la diosa de la renovación, del amor carnal. Otros elementos más visibles son la medicina prehispánica como elemento de alivio y salud, el efecto terapéutico y un poco, a modo de sátira, la medicina contemporánea .
Como todo en los aztecas es una dualidad, Tlazolteotl, también es la diosa de la inmundicia; su sobrenombre es Tlelcuani, devoradora de inmundicias, una diosa de las relaciones sexuales pecaminosas y de los ritos sexuales, el culto fálico y la confesión de los pecados carnales.

 

 

 

En el lado de la medicina moderna se representan las transfusiones, electroencefalogramas, vacunaciones y radiología; todo el compendio de la medicina moderna y por supuesto, la clase trabajadora a la izquierda del mural, y como es también es estilo de Rivera, las clases privilegiadas llenas de lujos, excesos, joyas e insatisfacción y saqueo.
Este mural es otra síntesis de la visión histórico, política y social de la época prehispánica, así como la representación arquetípica de la comunidad mexicana en aquel tiempo, con una sospecha de fondo de la medicina moderna, simétrica, ordenada, monocromática donde tecnología, ciencia, cultura y salud están al servicio del pueblo.

 


David Alfaro Siqueiros en La Raza

 

 

El hospital de La Raza también tiene un mural de David Alfaro Siqueiros. El mural de Siqueiros tiene una carga ideológica más partidista. Destaca incluso el nombre del mismo hospital, “La Raza”. Siqueiros utiliza una sala de la planta semiovoidal y pinta en muros y el techo, cubriendo 300 metros cuadrados. Utiliza, además, materiales combinados para su mural como vinilita, piroxilina y silicones, de los cuales se utiliza de preferencia el primero de ellos.

Siqueiros trabajó en el mural titulado Por una seguridad completa y para todos los mexicanos, de 1952 a 1954. Cobró 100 mil pesos y se puede ver en el vestíbulo del auditorio Antonio Caso del Hospital de La Raza, se convirtió en una de los principales ejemplos de lo que llamó la poliangularidad.
Esa estructura, hecha exprofeso por el arquitecto Enrique Yáñez, quien le puso un alma metálica que crea planos verticales y esquinas curvas para otorgar a la pieza la sensación de movimiento y perspectiva.

 

 

Medio siglo después de su realización, estos murales tuvieron que ser restaurados tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, por especialistas del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) del INBA.
Para la restauración se necesitaron siete especialistas debido al uso de los materiales como laca automotiva o la piroxilina, además tenía grietas y pérdidas de material, se tuvo que limpiar la pieza a profundidad, restitución de capa pictórica y de faltantes de piedra y mosaico en el caso de la fuente.

Los imponentes monolitos mayas del Parque Arqueológico de Quiriguá
MXCity
La zona arqueológica de Quiriguá preserva los monolitos más imponentes, extraños y fascinantes del mundo maya.

Foto destacada: Guiabnb

El Parque Arqueológico de Quiriguá cuenta con los monolitos más grandes del mundo maya.

 

. . .

 


Las estelas Quiriguá es una muestra increíble de la historia de la civilización maya en Guatemala; se sabe muy poco sobre cómo llegaron allá y como acabo su cultura, pero sus tesoros escultóricos tiene una impresionante historia.
Quiriguá fue considerada una ciudad de gran poderío que dependía de Copan (hoy en día Honduras) por lo que no era totalmente independiente. Su gobernante, el más importante de la época, fue K?ak? Tiliw Chan Yopaat quien decidió dejar sus estelas por toda Quiriguá.

 

 

El monolito mas alto de Quiriguá es el mismo K?ak? Tiliw Chan Yopaat, es una estela de 12 metros y es la mas grande de la ciudad. Aunque solo podemos ver 8 metros sobre el nivel de la tierra, ya que los otros 3 metros se encuentran enterrados para sostener las toneladas que pesa.
Los monolitos zoomorfos mayas son los más populares. Son antiguos monarcas plasmados en grandes piedras inmensas, talladas con bestias y criaturas que cuentan la historia de Quiriguá, creencias místicas y rituales.

 

 

Asimismo, los monumentos están cubiertos de jeroglíficos, que fueron descifrados en 1970, aportando más información sobre la historia y la religión de los mayas. Son monolitos tallados en piedra arenisca, los canteros mayas no tenían acceso a herramientas metálicas, y aun así lograron diseñar intrincados diseños de los que están cubiertos estos monumentos.

 

 


Otro grupo de monumentos son las estelas. La Estela E es considerada el monolito de mayor tamaño erigido en América. Estas estelas contienen una gran cantidad de información, no sólo por los jeroglíficos mayas tallados sobre la superficie de estos monolitos, sino también por la iconografía de las figuras representadas en ellos.

 


También hay estelas, una de 4 metros de largo y 2 metros de alto, que fueron esculpidas representando monstruos de dos cabezas, tortugas míticas y vínculos entre los dioses, el hombre y la creación. Quiriguá fue designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981. En esta zona arqueológica también puedes ver la plaza principal usada para ceremonias religiosas, un área de juego de pelota y mucho más arte maya.

 

 

Parque Arqueológico de Quiriguá

Dónde: Izabal, Las Viñas, norte de Guatemala.
Cuándo: lunes a domingo de 08:00 a 16:30
Cuánto: $130 pesos mx

Caja de Agua: los curiosos murales novohispanos de Tlatelolco
MXCity
El Museo Caja de Agua del siglo XVI en Tlatelolco, resguarda los murales más antiguos del periodo novohispano.

Foto destacada: ZA_Tlatelolco

Visita el Museo Caja de Agua con 16 metros de pintura mural de la vida novohispana.

 

. . .

 

Hoy en día es un hermoso museo, pero siglos atrás fue El Imperial Colegio de la Santa Cruz de Santiago Tlatelolco. En 1536, contaba con 100 alumnos y 400 párvulos, con maestros-frailes como Pedro de Gante, Arnaldo Basaccio, Jacobo de Testera y Antonio Valeriano, Andrés de Olmos y Bernardino de Sahagún, entre otros.


En este lugar se enseñó Lógica, Filosofía, Gramática, Música y Escritura, doctrina y pintura, a menudo es considerada como una de las primeras universidades de América. Contaba con biblioteca e imprenta y los códices Badiano y Florentino, y el Plano de Upsala, entre otras magnas obras, fueron producto de esta institución.

 

 

 

Años más tarde, se construyó la Caja de Agua, bajo el nivel del piso de la ciudad colonial, con el fin de nutrir de agua potable a la República de Indios de Santiago Tlatelolco. La Caja o pila, nombre popular que se otorgaba a este tipo de almacenes, nunca llamó la atención de la gente, más que cuando, seguramente, no había agua.


Fue en 2002, cuando se descubrieron los primeros vestigios de la pila virreinal que abastecía de agua al Imperial Colegio de la Santa Cruz de Santiago Tlatelolco, que los materiales fueron recuperados por expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y se probó que en efecto formaban parte de la Caja de Agua del colegio.

 


Museo de Sitio Caja de Agua

 

 

El Museo de Sitio Caja de Agua se distingue por tener 12 metros cuadrados con imágenes pintadas en la caja de agua integran más de 11 personajes humanos, 42 animales, entre águilas y jaguares ?especies emblemas de Tenochtitlan y Tlatelolco, respectivamente?, garzas, serpientes, simios y elementos religiosos, como querubines y la propia cruz con el monograma INRI, que corona a todo el conjunto.
Hoy en día, este lugar histórico, preserva una pila de 1.60 a 2.20 metros de profundidad, estuvo el acueducto subterráneo que la nutría.

 

Puedes entrar al Museo Caja de Agua del siglo XVI, resguarda los murales más antiguos del periodo novohispano, y 16 metros cuadrados de pintura mural que plasma la vida cotidiana y símbolos religiosos de los albores de la Nueva España.
Asimismo, puedes recorrer el lugar con las visitas guiadas que ofrece el personal del Museo.

 

 

Museo de Sitio Caja de Agua

Dónde: Eje Central Lázaro Cárdenas s/n, Unidad Habitacional Nonoalco-Tlatelolco, Tercera Sección.

Cuándo: lunes a domingo de 08:00 a 18:00 hrs. Visitas guiadas de lunes a viernes de 9:30 a 17 hrs.

Entrada libre

Conoce la escultura monumental de la “cabezota olmeca” de Lázaro Cárdenas
MXCity
El increíble monumento dedicado al General Lázaro Cárdenas mide 25 metros y se inspiró en la cultura olmeca. 

Foto destacada José Corona

La escultura monumental del General Lázaro Cárdenas mide 25 metros y pesa 386 toneladas.

 

. . .

 


En México existen muchas ciudades, pueblos, calles, puentes y más que le rinden homenaje al General Lázaro Cárdenas. Pero también en el resto del mundo: en Cuba hay una avenida y un parque con el nombre de Cárdenas, en Chile un auditorio, en Belgrado y Serbia está el ?etali?te Lazaro Kardenasa (Paseo Lázaro Cárdenas).


En Barcelona, La Coruña, Córdoba y Madrid, España, existen calles y monumentos dedicados a la memoria de Cárdenas por acoger refugiados después de la guerra civil española. En Praga, República Checa, existe un parque que lleva el nombre de Lázaro Cárdenas.

 

 

De hecho, existen muchos monumentos, como la escultura de 10 metros que creó el artista Humberto Peraza, o el obelisco en Guadalajara, Monterrey y Mexicali. Pero quizá no haya un monumento tan enorme como el que existe en la región de Tierra Calienta.


Se trata de un homenaje a Cárdenas emulando la estética escultural de los antiguos olmecas. Es una cabeza monumental, más grande que los moáis de la isla de Pascua, ubicada en Tlapehuala, Guerrero, un municipio enclavado entre la sierra y el río Balsas, famoso por su música tradicional, el pan de vaqueta y los sombreros artesanales que ahí se fabrican.

 

 

En este pueblo, quisieron hacer un gran homenaje al “tata Cárdenas”, aquel que decretó la expropiación petrolera y dio un gran impulso al reparto agrario, y se pensó colocarlo en la vía que cruza Tlapehuala, para que todo el mundo pudiera mirarlo.


Se eligió a Federico Canessi un escultor nacionalista surgido con la Revolución, que emulaba los pasos de Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. Canessi fue un artista gubernamental patriotista o patriotero, que hizo monumentos por todo el país en honor a diversos héroes locales.

 


El monumento a Cárdenas fue la última gran creación de Canessi. Las obras comenzaron en noviembre de 1974. La piedra de tipo basáltica fue esculpida con la ayuda de un equipo de trabajadores provenientes de la cabecera municipal de Tlapehuala, El Coacoyul y Colonia Juárez, entre otras personas.
Canessi, además, contó con la ayuda de los escultores Antonio Castellanos, Guillermo Salazar Martínez, Gustavo Cruz Reyes y Arturo García, dirigiendo la experta mano de 25 canteros profesionales.

 


La colosal escultura tiene 25 metros de altura y 15 de diámetro; se esculpió en una roca de cantera calculada en dos mil toneladas de peso. Fue tallada directamente sobre un monolito milenario enterrado a orillas de la carretera. La cabeza tiene veinticinco metros de altura por quince de ancho y nueve de profundidad (de la quijada a la nuca); su peso está calculado en 386 toneladas.
La obra se terminó en febrero de 1977. Se sabe que entre junio y julio el presidente José López Portillo fue a inaugurar el monumento y semanas más tarde, en agosto de 1977, Canessi falleció.

 

 

Desde febrero de 1993, frente a la cabeza se encuentra el Museo Regional Lázaro Cárdenas, el cual exhibe documentos y fotos de la actividad del general michoacano en la región, así como unas cuantas piezas arqueológicas.
Sobre cantera tallada, a modo de firma de autor, puede leerse: "México a Lázaro Cárdenas".

 

 

Monumento del Gral. Lázaro Cárdenas

Dónde: borde de la carretera Iguala-Cd. Altamirano (Km 151).
Cuándo: todo el año
Acceso libre

El ADN de un tambor prehispánico revela los misterios de su historia
MXCity
UNAM e INAH estudiaron muestras de ADN del famoso Tlalpanhuéhuetl de Malinalco para conocer más sobre su historia.

Foto destacada: UNAM

El Tlapanhuéhuetl, es un tambor prehispánico del que se extrajo ADN para rastrear su historia.

 

. . .

 

El tlapanhuéhuetl es tipo de tambor prehispánico de piel, y uno de los más famosos ejemplares de tlalpanhuéhuetl se encuentra en Malinalco y fue utilizado hasta principios del siglo XX por los habitantes del barrio de Santa Mónica.
A este famoso tlapanhuéhuetl se le realizó una prueba de ADN con el fin de revelar datos inaccesibles para los arqueólogos -hasta ahora. La prueba se hizo ya que del tlalpanhuéhuetl de Malinalco se sabía mucho sobre sus usos rituales, pero no del tipo de madera con que estaba hecho.

 

 

Pero gracias a técnicas de análisis desarrolladas en la UNAM, hoy especialistas del INAH no solo conocen el tipo de árbol con el que se construyó este instrumento, sino que también contemplan la posibilidad de estudiar otros objetos con este método.
Este tambor se preservó durante siglos en una iglesia del pueblo de Malinalco y a inicios del siglo XX, el instrumento fue trasladado al Museo de Antropología e Historia del Estado de México. A pesar de que se conocía que la pieza correspondía al periodo posclásico tardío, se ignoraba con qué madera se elaboró.

 

 

 

La doctora Solange Sotuyo, investigadora del Instituto de Biología de la UNAM, indicó que en los últimos años, ha dedicado tiempo al estudio de las dalbergias mexicanas, conocidas coloquialmente como granadillo o palo de rosa. La doctora Solange desarrolló el estudio para analizar el ADN y determinar la especie a la que pertenece, así como la región en la que creció la dalbergia.
Por su parte, la doctora María del Carmen Castro, Coordinadora Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del INAH, explica que "al saber esta particularidad de esta madera del panhuéhuetl, entonces puedo empezar a hacer esta correlación de datos y saber de dónde vienen justamente el material. Esto me permite entender la historia del objeto".

 

 

Para el análisis del tlalpanhuéhuetl se hizo un raspado en la parte interna y las muestras fueron trasladadas al laboratorio para hacer el procedimiento de extracción de material genético.
Las muestras se compararon con la base de datos de hablotipos de las dalbergias de México y Centroamérica, donde se pudo encontrar que se trataba de una madera de Dalbergia cubilquitzensis, que se distribuye en el estado de Puebla, precisamente usada para este tipo de instrumentos.

A propósito de los huéhuetls, la Universidad Nacional indica que existían dos tipos de ellos para los grupos mexicas. Se trata de los tlalpanhuéhuetls y los teponaztlis. Los primeros correspondían a objetos masculinos, mientras que los segundos, pertenecían a las mujeres.

 


La doctora Solange Sotuyo, apunta que "existe la idea de que para distintos grupos indígenas, los árboles simbolizaban a los ancestros. Entonces existe una relación entre muchos de los grupos con la montaña y la extracción de la madera, que sigue siendo un ancestro que ellos transforman en un instrumento musical".

Ahora, es momento de que el personal del INAH se enfoque en estudiar el lugar de origen del tambor y saber si esta pieza arqueológica fue realizada en el lugar de origen de donde se extrajo la madera, o bien, fue un regalo por alguna ruta de comercio o simplemente un tributo.

x