Arte y Cultura
La majestuosa escultura del gran Mictlantecuhtli del Sotavento
MXCity
En este altar de Mictlantecuhtli se encuentran distintas técnicas de creación, así como de preservación arqueológica.

Foto destacada: © Mauricio Marat, INAH

En el altar de Mictlantecuhtli se han llevado a cabo múltiples estudios por diversos especialistas para mejorar su conservación.

 

. . .

 

El Sotavento veracruzano, el lugar “dónde azotan los vientos”?, es una de las 10 regiones en las que se divide el Estado de Veracruz, además de ser el área donde se desarrolló lo más representativo del estado de Veracruz y se localizan algunas de las poblaciones más antiguas del país.

Se le denomina Sotavento a una región pero también es una expresión geográfica que incluye a todo el Sur del estado así como pequeñas partes del estado de Tabasco y Oaxaca. Se caracteriza por las lluvias y el gran verdor, pero sobre todo porque hay una de las representaciones más impactantes de Mictlantecuhtli.

 

© Mauricio Marat, INAH

 

Se trata de una representación de El señor del mundo de los muertos que tiene los brazos extendidos sobre su trono; es una deidad prehispánica que simula incorporarse para estar en comunión con quienes habitan su reino. Por haberse creado hace más de un milenio (300-900 d.C.), resulta increíble que esta escena conserve toda su fuerza expresiva.

Pero hay muchos aspectos que hacen único el complejo en donde se encuentra la obra. Por ejemplo, la arquitectura de tierra, pintura mural y escultura, lo convierte su preservación en un reto que requiere distintos ángulos de atención. Para recrear el Mictlán se usó arcilla y tierra sin cocción, cal y arena, pigmentos y aglutinantes de origen orgánico.

Es tan especial este sitio que Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) constituyó un proyecto de estudio y conservación en torno al Altar a Mictlantecuhtli.

 

© Mauricio Marat, INAH

 

Este altar se extiende en una superficie de cerca de 7 m de ancho y 9.30 m de largo, con una altura de 1.90 m; es una obra maestra del modelado en tierra, máxima expresión de la cultura Remojadas, que se asentó en el centro del área de la Mixtequilla.

Fue descubierto en la comunidad El Zapotal No.1, municipio Ignacio de la Llave, hace 43 años. A partir de 2011, los esfuerzos se han encaminado a reconocer su estado de conservación mediante un registro puntual y la integración de un equipo multidisciplinario de expertos del INAH y las universidades Veracruzana, Nacional Autónoma de México y Autónoma Metropolitana, entre otras instituciones.

 

 

Proyecto Altar a Mictlantecuhtli. Estudio y Conservación

 

© Mauricio Marat, INAH

 

Este Proyecto está destinado a preservar la pintura mural prehispánica, se han hecho escaneos en láser y radiografías, siendo Ana Bertha Miramontes Mercado, la responsable en campo del proyecto y quien posee una experiencia en zonas arqueológicas como Templo Mayor, en el centro de la Ciudad de México, Ek? Balam, en Yucatán, y Uxul, en Campeche.

Fotógrafos, artistas plásticos, diseñadores gráficos, radiólogos, arquitectos e ingenieros, han estado presentes en el estudio de este gran proyecto. Esta invitación a tantos expertos es para comprender a profundidad toda la dinámica que gira en torno al altar, en particular en el basamento.

 

© Mauricio Marat, INAH

 

 

© Mauricio Marat, INAH

 

 

© Mauricio Marat, INAH

 

Este  altar se ubica dentro de una construcción levantada a finales de la década de 1980 para protegerlo de efectos ambientales. Esta pieza ha sido meticulosamente limpiada con brocha de pelo suave para retirar polvo y materia ajena que representaba un peso añadido y se ha aplicado hidróxido de calcio de manera localizada y por goteo.

A este precioso objeto se le está dando mucho amor, con la finalidad de que pueda ser conservada y restaurada de forma óptima, para que este conjunto pueda ser visitado en el fututo. Aquí te dejamos un video con más detalles.

 

Cielo de Color: hermosas instalaciones aéreas creadas por mujeres indígenas
MXCity
1,400 tapetes de diferentes colores formaron una impresionante obra de arte de 130 metros de largo creado por mujeres indígenas.

Foto destacada: Urbis Veracruz

Cielo de color es el nombre de esta instalación aérea creada por mujeres artesanas del Acultzingo Veracruz.

 

. . .

 

El Municipio del Acultzingo tiene una pequeña población de origen totonaca y olmeca. De hecho, en la zona sur de del municipio existen vestigios arqueológicos que no han sido explorados. Y la comunidad de este misterio lugar, crearon un gran tapete aéreo multicolor.

Dicho tapete lleva el nombre de "Cielo de color", y es una obra de arte creada por mujeres artesanas del municipio de Acultzingo para ser colocado en la Macroplaza del Malecón del puerto de Veracruz.

 

@imagendelgolfo

 

@NBCDiario

 

Acultzingo significa en lengua náhuatl “en la pequeña vuelta del agua” y esta obra de arte se colocó está conformado con mil 400 mini tapetes de diferentes colores, con lo cual mide un total 130 metros de largo por 6 de ancho.

Con esto se desea visibilizar la importancia de la comunidad de artesanos de este municipio veracruzano, además de promover la cultura y tradiciones de los artesanos, que crearon este hermoso tapete y que ahora podrán exponer su trabajo en la zona.

 

@NBCDiario

 

@imagendelgolfo

 

Asimismo, el tapete servirá como atractivo para los participantes de un maratón internacional que se efectuará en el puerto de Veracruz y en el cual participarán atletas de 22 países.

Una segunda pieza, más pequeña que la instalada en el puerto de Veracruz, fue colocada sobre un puente colgante del Paseo del Río, a un costado del teleférico.

 

 

 

Palenque reconstruida en 3D, una de las ciudades más importantes de la cultura maya
MXCity
Estas imágenes de Anxo Miján Maroño son parte de un trabajo comisionado por la editorial RBA para ilustrar una colección de libros sobre arqueología para National Geographic.

Imágenes de Anxo Miján Maroño

El primer relato publicado de la ciudad perdida de Palenque fue en 1567, de un español, el padre Pedro Lorenzo de la Nada.

 

. . .

 

Al explorar el río Usumacinta, ubicado en el moderno estado mexicano de Chiapas, Lorenzo se topó con sus templos y plazas de piedra, originalmente decorados con estuco pintado de azul y rojo, pero que para entonces habían sido abandonados por los mayas que los construyeron. Lorenzo le dio a la gran estructura el nombre de Palenque, una palabra española que significa “fortificación”.

500 años después, Palenque, uno de los sitios arqueológicos más visitados de México, es una fuente moderna de la que los investigadores han extraído parte de la información más detallada sobre la cultura maya.

No era grande, superada en tamaño por ciudades como Calakmul y Tikal, dicen los expertos. En 2003, David Stuart del Museo Peabody de Harvard informó que Palenque apoyó a no más de 6220 personas en su apogeo.

Pero Palenque es apreciado por algo más.

 

“El principal punto de interés sobre Palenque no es su tamaño y [o] su edad, ya que otros sitios son más grandes y probablemente mucho más antiguos”, dice Michael D. Carrasco, profesor asistente de historia del arte en la Universidad Estatal de Florida. “Su importancia radica más bien en su escultura naturalista, inventiva arquitectónica y registro epigráfico detallado”.

Los investigadores dicen que Palenque data del período Clásico Temprano (200-600 d. C.), pero la mayor parte del conocimiento sobre la ciudad proviene del período Clásico (600-900 d. C.).

La riqueza de la epigrafía (inscripciones) y la historia registrada de Palenque ha ayudado a los arqueólogos a construir la primera línea de tiempo de los gobernantes de una ciudad maya, una que, aunque impresionante, todavía es borrosa en algunos lugares.

 

 

El Palacio de Palenque estuvo policromado en la antigüedad, o al menos es lo que los restauradores afirman al descubrir fragmentos ocultos. Este lugar histórico está compuesto por pasajes subterráneos, bóvedas, así como ostentosas decoraciones de estuco y hasta fue un estandarte del poderío económico, científico y cultural. 

Este sitio arqueológico ha sido profundamente investigado por décadas, pero fue hasta el 2018, cuando el gobierno de México junto a la Embajada de Estados Unidos hicieron restauraciones en este lugar, lo que ocasionó que casi por accidente, se encontraran evidencias y se dieran cuenta que en algún momento, el Palacio de Palenque fue rojo. 

 

 

Se cree que en la década de los 60, un arqueólogo de nombre Jorge Acosta, quien exploraba el Palacio de Palenque, descubrió restos de policromía, pero no lo reportó en sus investigaciones, por lo que se cubrió con capas de cementos para protegerlo del calor y la humedad. 

La Coordinadora de la Sección de Conservación del Centro INAH en Chiapas, menciona que si el arqueólogo no lo hubiera cubierto como lo hizo, el color en esa superficie hubiera desaparecido, por lo que aseguró que las capas de cemento, ayudaron no solo a preservarla, sino a marcar lo que indicaba la existencia del original sin exponerlo y sin afectar. 

 

 

En la actualidad, esas capas de cemento fueron retirados de algunas partes del Palacio de Palenque, por lo que optaron por recubrirlo con impermeabilizado hecho con cal y arena para que de esta manera fuera menos invasivo para la estructura. 

 

 

Créditos:

Una nueva exposición de Remedios Varo llega al Museo de Arte Moderno
MXCity
“Disrupciones de lo Real” la exhibición de la pintora surrealista con 39 obras de arte, estará abierta al público hasta marzo de 2023


Foto de portada: Danni Hernández

Remedios Varo es el surrealismo hecho pintura.

. . .

María de los Remedios Alicia Rodriga Varo y Uranga, Remedios Varo, es una artista tardía y poco conocida; de hecho, sus pinturas pueden ser tan engañosas que para algunos primerizos es posible confundirlas con la obra de otra pintura fabulosa, Leonora Carrington.

La mayoría de las pinturas de Varo, fueron hechas en México, entre los años 1940 y 1950, y con la excepción de la mujer fantasmal sentada en la mesa en “Harmony”, Varo nunca admitió que las mujeres en sus pinturas, muy similares a ella misma, en realidad fuera ella misma. A pesar de que muchas de sus pinturas con la cara en forma de corazón y la mirada dura de un sujeto femenino, parecen autorretratos.

A diferencia de los

autorretratos de Frida Kahlo, con atuendos nativos que pretenden ser metáforas torturadas para el dolor físico y psíquico de su propia existencia; Las imágenes de Remedios Varo son frías y se sienten emocionalmente separadas, un poco enervadas. Ella misma evitó las imágenes precolombinas para escapar de la etiqueta “mexicana” y figurar en un arte apátrida. Remedios Varo no es mexicana, sino refugiada española que huyó de Europa después de haber sido

encarcelado brevemente por los nazis mientras vivían en París.

Como sea, el arte de Varo es un arque genial, sublime. En México se han llevado a cabo varias exposiciones de Remedios Varo desde 1964, sobre todo en el Museo de

Arte Moderno (MAM). Sus exposiciones y homenajes han roto récords de asistencia, se han ampliado las colecciones del museo con más de 38 piezas de Varo.

Disrupciones de lo Real es como se titula la nueva exposición de la pintora surrealista, 

Remedios Varo, la cual fue inaugurada este 2 de diciembre en el Museo de Arte Moderno en la Ciudad de México.

Pasaron 3 años ya desde la última exhibición que albergó el MAM de la famosa artista, y esta vez presenta un total de 39 obras, así como material inédito y personal que perteneció a la artista gráfica española, como cartas, bocetos, diarios y más. Objetos que guardan en su interior secretos jamás antes revelados, la esencia de Varo sigue viva.

Se trata de piezas realmente importantes pues 38 de las cuales fueron declaradas "Monumentos Artísticos". Es decir, todos aquellos inmuebles que "por decreto expedido por el Presidente de la República o en su caso por el Secretario de Educación Pública, cuentan con una amplia representación en el contexto urbano, inserción en determinada corriente estilística, grado de innovación, así como materiales y técnicas utilizadas en su construcción".

Sobre Disrupciones de lo Real, se sabe que la exposición está dividida en dos temas, "La rareza de lo habitual" y "El velo entre los mundos".

Disrupciones de lo Real, exposición de Remedios Varo 

¿Dónde? Museo de Arte Moderno, Paseo de la Reforma s/n, Bosque de Chapultepec 1ra Sección.

¿Cuándo? Martes a domingo, de 10:15 a 17:30 horas, 19 de octubre hasta el 12 de febrero de 2018.

¿Cuánto? $62 pesos, gratis estudiantes, docentes y adultos mayores.

Entrada libre los domingos.

Abstracción integrada, el precioso mural de azulejos de talavera en CU
MXCity
Abstracción integrada, es un fascinante mural que demuestra bien el discurso estético del gran artista Carlos Mérida.

Fotos: Fundación UNAM

La historia de este mural de azulejos también forma parte de la idea de una Abstracción integrada.

 

. . .

 

Abstracción integrada es una frase poética en muchos sentidos, además de ser ingeniosa al provocar una especie de shock mental. Ya que la abstracción es algo así como alejarse, sustraer de, o separar elementos a partir del pensamiento o de un proceso mental; la abstracción es un proceso de asilamiento mientras que la integración; por el contrario, es la forma de unir aquello que se encontraba aislado.

Así que la idea sobre la idea de una Abstracción integrada, nos ilustra del sentido de este mural del pintor y escultor guatemalteco, pero naturalizado mexicano, Carlos Mérida.

 

 

Esta obra fue creada en 1967 para la fábrica de bujías Champion que se encontraba en la Industrial Vallejo, al norte de la Ciudad de México, por encargo a Mérida del arquitecto Carlos Mijares Bracho.

Pero como el mural estaría en la calle de la fábrica, en una zona industrial, Mérida decidió hacerlo con azulejos para que resistiría mejor los embates de la contaminación, y de otros avatares de la existencia de una pieza en un barrio industrial y popular.

 

 

Desde los años 80, la empresa Champion tomó la determinación de cerrar su fábrica de bujías en México, y el director de Champion-México, Gonzalo Pereira, se puso en contacto con el arquitecto y diseñador Luis Almeida, para que encontrara una institución que se hiciera cargo del mural de Carlos Mérida.

Almeida, estudió en la Facultad de Arquitectura de la UNAM, así que buscó a los museógrafos Alfonso Soto Soria y Rodolfo Rivera, quienes en ese momento trabajaban en el Museo Universitario de Ciencias y Artes, y les dijo que la empresa Champion estaba dispuesta a donarle el mural Abstracción integrada a la Universidad Nacional y así fue.

 

 

Las autoridades de la UNAM aceptaron el mural. Y al cabo de un tiempo fue desprendido ?en partes, probablemente? y trasladado en 1987 a la avenida Insurgentes Sur, junto a una de las entradas al Centro Cultural Universitario, donde, a diferencia de la disposición en escuadra que tenía en la fábrica de bujías Champion, se colocó en un solo plano.

Aunque Mérida realizó diversos murales en edificaciones de arquitectos mexicanos, quizá Abstracción integrada sea el mural más conocido. Y es que el artista guatemalteco llegó a la Ciudad de México para trabajar como dibujante en Teotihuacan con el antropólogo, arqueólogo e indigenista Manuel Gamio.

 

 

Pero más tarde conoció a Xavier Guerrero y Jean Charlot, en la elaboración de La creación, el primer mural de Diego Rivera, pintado en el interior del Anfiteatro de la Escuela Nacional Preparatoria, la cual se ubicaba entonces en el Antiguo Colegio de San Ildefonso (hoy Museo de San Ildefonso).

Pero a Mérida no le gustaban tanto los postulados del muralismo mexicano, así que se dedicó a participar en talleres en los que se abordaba la integración plástica pero fuera de la corriente del primer muralismo mexicano: nacionalista, "socialista" y optando por la abstracción, los elementos indígenas provenientes y populares.

 

 

Así que Abstracción integrada, es una pieza que en realidad integra su idea de abstracción del muralismo mexicano. Además, es el único mural de Carlos Mérida hecho con azulejos de talavera de Puebla, tiene 34.7 metros de largo y 2.8 metros de alto.

Es un mural con hermosos elementos geométricos con muchas líneas rectas, curvas, oblicuas y espiraliformes aparecen sesgadamente para insinuar las cabezas de los seres geometrizados que la obra sugiere y romper la monotonía lineal.

 

 

Además, es un mural que no represente nada específicamente. Se aprecian figuras humanoides muy geometrizadas, pero no son obreros de la fábrica, no hay un contenido politizado, no es socialista comunista, ni critica la burguesía ni nada. Sin embargo, es una pieza con una estética peculiar.

Kawá Sísiki: las pinturas rupestres de la mixteca hasta ahora descubiertas
MXCity
Las pinturas rupestres de la cueva Kawá Sísiki tienen representaciones olmecas que recién comienzan a ser estudiadas.

Kawá Sísiki es una cueva con pinturas rupestres que se encuentra en la Mixteca de la Montaña Alta de Guerrero.

 

. . .

 

Un gran equipo conformado por arqueólogos, antropólogos otras disciplinas, comenzaron actividades para salvaguardar y difundir las pinturas rupestres localizadas en la cueva Kawá Sísiki de la Montaña Alta de Guerrero, donde se han identificado representaciones con estética olmeca que les otorgan una antigüedad aproximada de tres mil años.

Kawá Sísiki, en lengua tu?un savi o mixteca "la cueva del juego" o "cueva del fuego", fueron reportadas por primera vez en 1988, por el investigador Samuel Villela Flores, quien registró desde ese momento su importancia cultural, informa la directora del Centro INAH Guerrero, Blanca Jiménez Padilla.

 

 

El panel donde se encuentran las figuras tiene cinco metros de altura y 30 metros de largo, dividido en varias secciones, y presenta diferentes momentos en que fueron realizados los trazos. Las pinturas más antiguas son anteriores a las figuras olmecas, es decir, son preolmeca, y consisten en un conjunto de barras verticales encerradas en un óvalo, en color rojo, que podrían vincularse con registros o cuentas de acontecimientos de observación celeste.

Aquí hay dos personajes de estética olmeca, con colores blanco, ocre, amarillo y negro. El primero está de perfil, con la cara blanca y un tocado a manera de casco, está ataviado como jaguar, donde se notan manchas del felino y garras; posee un brazo replegado y otro extendido del que emanan chorros de agua, por lo cual se considera que puede ser la representación de un personaje asociado con la fertilidad y el poder, quien usa sus atributos para propiciar la lluvia.

 

 

 

El segundo personaje también es blanco, y en su cabeza tiene un elemento a manera de tocado; la interpretación es que podría tratarse de un individuo sacrificado en las ceremonias de fertilidad, o bien, podría ser el joven dios del maíz de los olmecas, por la barra vertical que simboliza la germinación de las semillas.

Además, las pinturas de la cueva tienen símbolos astronómicos, como el Sol y el planeta Venus, en color rojo y blanco, importantes para las sociedades agrícolas, pues eran fundamentales para la medición del tiempo y marcaban los momentos de preparación de siembra y cosecha.

 

 

Algunas de estas figuras pertenecen al final de la época prehispánica, pero todavía se continúa investigando. De hecho, el primer acercamiento a la cueva se llevó a cabo la elaboración de cédulas informativas, con datos derivados del trabajo de Samuel Villela, mismas que fueron entregadas a las autoridades comunitarias y al organismo coadyuvante; asimismo, se llevó a cabo una serie de actividades para la conservación de la cueva como espacio sagrado.

La cueva Kawá Sísiqui aún es sede de rituales por parte de la comunidad, dado que en la antigüedad fungió como un lugar consagrado a la fertilidad, la agricultura y la observación a los astros, desde antes de la llegada de la cultura olmeca a Guerrero.

 

 

Así que se trata del inicio de diversas actividades para comenzar, junto a la sociedad civil, a conservar la cueva de Kawá Sísiqui, como espacio sagrado de Ocoapa, municipio de Copanatoyac, en la región ñuu savi o mixteca de la Montaña Alta de Guerrero.

 

x