Arte y Cultura
Laberintos de los suburbios: El hermético Centro Ceremonial Otomí
MXCity
Nuestra ciudad está rodeada de estructuras fantásticas que reeditan la naturaleza en cada uno de sus horizontes; algunas de ellas, derivadas de tradiciones mágicas/indigenas que metafóricamente nos recuerdan a un laberinto

Incluso habitando en el corazón caótico de CDMX se pueden lograr encuentros metafísicos con el origen de nuestra cultura. La ciudad posee barrios inigualables que sincretizan la naturaleza endémica con las avenidas y bulevares modernos; concentra también una amplia diversidad de objetos artesanales y tradiciones chamánicas en su propio Centro Histórico, y fluye grandes cantidades de sitios sagrados, templos y también creencias fantásticas. Por si esto no bastara, sus periferias son sorprendentes: tenemos a unos cuantos pasos monolitos sagrados en Valle de Bravo, poseemos algunos pueblos mágicos cercanos como Huasca de Ocampo o Tepoztlan, e incluso lugares de meditación y contemplación en Cuernavaca y Toluca. Así es como se extiende nuestra realidad mexicana, como una necesidad inevitable que día con día nos remota al origen de nuestros propios laberintos.

Explorando dichas encrucijadas es como llegamos al Centro Ceremonial Otomí, un sitio turístico, sí, pero hermético en sus cualidades sacras. Ubicado en Temoaya, Estado de México -por cierto un lugar donde se concentra una cantidad notable de etnias otomíes-, es el resultado de un esfuerzo colectivo entre los ancianos otomíes de la región que por años lucharon para preservar, promover y recrear las antiguas ceremonias prehispánicas de sus ancestros hacía los dioses de la naturaleza.

Este Centro Ceremonial no es tan antiguo ya que fue construido a finales de los años 80 y por ende, su estructura está bastante bien definida a diferencia de las ruinas que puedes encontrar en otras áreas del país. Se trata de una reinvención hermosa de aproximadamente 50 hectáreas en donde predominan los pinos y encinos como parte de los ornamentos dados por el paisaje. Se encuentra también edificado sobre una montaña (el cerro La Catedral), por lo que la vista desde éste es exclusiva.

f095cf0cef15caf857_1042845966_40d3b9f644_b

El sitio se encuentra distribuido en una primer plaza (Plaza del Coloso) que posee la efigie de Tahaay, el mensajero del fuego y la vida. Le sigue el gran mural de Da-Mishi, que alude al nagual del jaguar y la Glorieta del Centinela que nos da las direcciones de los cuatro puntos cardinales. La plaza central –Plaza del Sagitario-, alberga a 45 esculturas gigantes que representan los guardias del lugar. Además encontramos otras 7 esculturas en el Salón de Actos que en conjunto dan un total de 52 figuras (un dato curioso puesto que alude al número de años que representan los ciclos del calendario Azteca, tal vez porque éstos llegaron a ser la cultura predominante mucho tiempo).

Las generaciones otomíes se ven inmortalizadas en una linea del tiempo conformada por 12 conos en la cúspide del lugar, mismas que figuran a Tata Jiade, el Sol. La entrada de este inmenso recinto recibe a sus visitantes con la imagen de Botzanga, guerrero otomí que peleó contra el emperador azteca Axayácatl.

Lo que puedes observar el segundo domingo de cada mes en este sitio no es ninguna banalidad que pretenda llamar la atención de turistas, es en realidad un acto humilde pero sobre todo sincero en el que, mediante un ritual u ofrenda, se pretende honrar a los 4 elementos naturales (agua, fuego tierra y aire) así como algunos de sus dioses plasmados en cada cimiento de este lugar.

f095cf0cef15caf857_13764236575_e3c769c7e0_o

Dentro de los atractivos turísticos podemos mencionar el museo del lugar, con la exposición permanente de varias figurillas otomíes así como su historia, su mercado de artesanías, el lago cercano y las cabañas y espacios destinados al camping.

El hermético Centro Ceremonial Otomí no es más que un eco de lo que alguna vez fue la primer cultura de Mesoamérica, eco que aún resuena con cierta fuerza en el origen de muchos citadinos, a pesar de que hoy en día se mantenga muy oculto.

centro ceremonial otomí   Google Search

centro ceremonial otomí   Google Search


 

[Fotografías: Atlas Obscura]

El mayate es un magnífico insecto que nos enseña a reciclar
MXCity
El mayate, del náhuatl máyatl, es un escarabajo verde de nombre científico Cotinis mutabilis; un coleóptero polífago de la familia de los escarabeidos que se halla en la mitad sur de América del Norte.

El Mayate, escarabajo de junio.

 

Nadie puede negar la importancia del reciclaje. No sólo es importante separar la basura en dos rubros, orgánica e inorgánica, hay que separar el papel del cartón, y los envases de plástico deben ir en un lugar separados del vidrio.

Pocas personas dudarán de la eficacia del reciclaje para el cuidado del medio ambiente. Y en este asunto, los animales conocen a la perfección la importancia de reciclar, llevan siglos reciclando y parece que son “conscientes” del cuidado que merece el planeta para que todos vivamos mejor.

Sólo por mencionar algunos ejemplos, las arañas reciclan decorando sus telarañas con ramas, las palomas y gaviotas comen de lo que tiramos y aprovechan cuerdas, periódicos y plásticos para mejorar el estado de sus nidos; los cangrejos ermitaños utilizan botellas de cristal y latas en vez de usar las conchas como su casa.

Pero un ejemplo de las 3Rs en la naturaleza: reducir, reutilizar y reciclar, se encuentra en el escarabajo verde de junio, de nombre científico Cotinis mutabilis, mejor conocido entre nosotros como Mayate.

Este hermoso insecto, cuando es adulto llega a medir de 2 a 3,4 cm. Son de un verde pálido por arriba y verde brillante metálico en el vientre y las patas. Están activos durante el día, con frecuencia a la sombra de árboles, mezquites y pirules buscando dónde colocar sus huevos y esperar pareja.

Pero sobre todo, el mayate es un bicho inofensivo y una pieza irreemplazable de nuestro ecosistema, ya que es el encargado de descomponer la materia. No es venenoso, no pica y en realidad es conocido por su peculiar torpeza, pues muchas veces vuelan tan rápido que chocan con la pared y caen de espaldas en el suelo al grado de ser incapaces de levantarse.  

El sonido de los mayates al zumbar es muy parecido al del abejorro, ya que no necesitan abrir los élitros, o alas anteriores como las que tiene la Catarina. Las larvas del mayate crecen hasta 5 cm, son gruesas, blancas con la cabeza oscura, y aunque tienen seis patas pequeñas les son inútiles para caminar. Las larvas a menudo se crían entre el estiércol bovino que su fuente de alimento.

Estos animales son rechazados por su tamaño, por ser considerados portadores de enfermedades, lo cuál no es cierto. Es sólo un prejuicio extendido por años, en el que se creía que había que combatir a cualquier animal extraño que entrara en una casa. Hoy en día, existen campañas que buscan salvar a este pequeño escarabajo, que además es endémico de América del Norte.  

Las larvas del mayate son tan peculiares que tienen un hábito inusual, como sus patas no les funcionan suelen arrastrarse sobre su espalda y extenderse hacia arriba cuando se mueven sobre las superficies. Los lomos ubicadas sobre el área superior del cuerpo de la larva están cubiertos con unos vellos cortos y rígidos que les ayudan a moverse sobre la superficie de la hierba.

Se les llama escarabajos verdes de junio, porque los adultos aparecen en dicho mes de junio. A pesar de que es más común encontrarlos en color verde metálico, su espectro de colores va desde el café, variaciones de amarillo a rojo y de un tono oscuro al gris. Se alimentan de frutos muy maduros o blandos, como higos o duraznos ya que no pueden morder materia dura.

El mayate ayuda al reciclaje de la materia y es necesario para oxigenar la tierra, por lo menos en las regiones en las que aparece cada año. Cuando los adultos emergen de la tierra para aparearse, las hembras vuelan sobre la superficie del césped temprano en la mañana, mientras que los machos vuelan desde mediados a tarde en la mañana.

Las hembras producen una sustancia que atrae a los machos antes de aparearse. Después que las hembras se aparean, estas cavan en el césped para colocar un grupo de 10 a 30 huevos en una bola de tierra comprimida casi del tamaño de una nuez.

Años atrás, los niños atrapan mayates y les ataban un hilo entre las alas, con tal de hacer que volaran alrededor como un diminuto avión de juguete. De ahí proviene el dicho: “Se fue con todo el hilo… como los mayates” aludiendo a los animalillos que además de desaparecer o huir, despojan a alguien de algún bien. Por fortuna, está práctica de juego ha desaparecido y ahora somos capaces de cuidar y dejar vivir a un animalillo en el campo para que cumpla su función natural de reciclaje.

5 museos interactivos para recorrer este verano
MXCity
En MXCity nos apasionan los museos, la historia y las artes en todas sus formas y variedades. También nos gusta sentirnos cómodos y divertirnos en los recorridos interactivos que tienen los museos para sus visitantes más pequeños.

Museos interactivos en la CDMX.

 

La Ciudad de México es increíble. Es una urbe descomunal en la que viven veinte millones de personas, todos con historias que contar, sus propios restos arqueológicos como herencia y habitando en edificios que nos recuerdan un pasado glorioso y un futuro que pinta prometedor para los ciudadanos. En los museos se preservan piezas que nos hacen dar cuenta de nuestra historia y en la ciudad, tenemos museos para presumir.

Sabemos que la ciudad cuenta con un muchos museos y todos ellos son de gran valor cultural y de mucha importancia para reconocer el legado de nuestra ciudad. Hay algunos museos que todo capitalino debería visitar por lo menos una vez en su vida, tales como el Museo Nacional de Antropología, el Museo de Arte Contemporáneo, el Museo del Castillo de Chapultepec, el templo mayor. Pero hay otros museos que deberíamos visitar para alimentar nuestra curiosidad y recorrer todos los demás museos que existen en la cdmx.

Estos cinco museos son de lo más distintivo, son museos novedosos y lo mejor de todo son interactivos, es decir que puedes tocar, hablar, moverte y aprender jugando. De este modo evitaremos el regaño de nuestros de los vigilantes. O si estás buscando algo divertido, económico y cultural, para hacer este verano, visita, MXCity te lleva a un recorrido por estos interesantes recintos:

 

Futura CDMX

San Jerónimo s/n, Centro, 06000, CMDX

En Futura CDMX, Centro Interactivo se exhibe la transformación urbanística de esta gran ciudad. Ubicado en pleno corazón capitalino, cuenta con 2 mil metros cuadrados equipados con la tecnología más avanzada. Este asombroso espacio tiene 150 metros cuadrados y la Gran Maqueta de la Ciudad de México, es una de las representaciones urbanísticas más grandes del mundo. Para elaborarla se requirieron más de 70 personas.

Cuenta con dos gradas con capacidad para 240 visitantes, proyectores de alta definición y un sistema especial de audio que dan vida a una espectacular inmersión audiovisual. Sobre ella se proyecta un mapping audiovisual que muestra la asombrosa transformación de la capital mexicana. Un impresionante espectáculo que reflexiona sobre el pasado, el presente y el futuro de la ciudad.

 

Museo de la Luz

San Ildefonso 43, Centro México, 06020.

Desde la teoría del color, extracción de pigmentos, pasando por la luz de las estrellas en el firmamento, hasta una sala interactiva con espejos que deforman la imagen,

el museo ofrece un aprendizaje vivencial para niños. También hay un espacio dedicado a las ilusiones ópticas que pone a jugar a personas de todas las edades. Además el museo cuenta con un sustancioso cineclub, da conferencias, talleres, cursos de verano y visitas nocturnas el último miércoles de cada mes. Todas las salas cuentan con opción de lectura en braille.

 

Museo de Ripley

Londres 4, Juárez, CDMX.

Este museo interactivo es fuera de serie. Aquí puedes encontrar personajes como el hombre más alto del mundo y el más gordo. Una replica de la Mona Lisa hecha con pan tostado, un pedazo del Muro de Berlín, un estuche antivampiros con crucifijo, un vestido hecho con cabello humano… Y lo más impresionante del museo: su túnel giratorio con un festín de color. La ilusión óptica es muy divertida.

 

Planetario Luis Enrique Erro

Unidad Profesional Adolfo López Mateos, Wilfrido Massieu s/n, Zacatenco, CDMX.

Este recinto cuenta con un museo y un domo de inmersión digital. Sólo se puede visitar con un recorrido guiado, lo que hace más enriquecedora la experiencia, ya que los comentarios de los guías explican y complementan el montaje interactivo de cada una de las salas. Algunas de las cosas que verás son modelos a escala de naves espaciales, conocerás al equipo de astronautas que visitó la luna por primera vez y hasta podrás experimentar lo difícil que es manipular herramientas al usar un traje espacial. También hay maquetas de los planetas y algunas piezas originales de naves espaciales donadas por Rusia y EU.

 

Museo Herdez

Seminario 18, Centro, 06060, CDMX.

Este Museo Galería Nuestra Cocina Duque de Herdez promueve la difusión de la historia de la cocina mexicana. Aquí podemos observar la evolución y preservación de la cultura alimentaria y su influencia en las tradiciones, costumbres e identidad de los mexicanos. La visita al museo es interactiva debido a que cada sala está dotada con juegos que brindan información de cómo se conservaba la comida en las diferentes épocas o la importancia de los ingredientes a lo largo de la historia.

 

Museo Interactivo de Economía (MIDE)

Calle de Tacuba 17, Centro Histórico, Centro, 06000, CDMX.

Este es el primer museo del mundo dedicado a hablar sobre el dinero, con temas sobre cómo manejar tus finanzas en la vida diaria, cómo comprar, vender y cómo no endeudarte. El museo tiene información básica para que desde pequeños tomemos sobre nuestra forma de administrar el dinero. Hay un recorrido por la historia de los bancos, la fábrica de billetes, el área de numismática, exhibiciones permanentes así como cursos y diplomados para comprender que al final todos jugamos el mismo juego.

 

Los Beatles y la CDMX: conciertos, fotografías, censura y teorías de conspiración
Cristopher Garnica
¿Qué podemos decir de los Beatles que no se haya dicho? Reyes del pop / rock, el centro de una revolución de la cultura pop y creadores entrañables. Nada más que un homenaje más a lo que ya está escrito.

Los Beatles en la CDMX.

 

En los últimos años han salido a la luz dos datos interesantes sobre los Beatles; para muchos la banda más importante del planeta, para otros, el antecedente de las Boy band. Personalmente me importa poco si son los mejores creadores del mundo o si les hicieron falta movimientos coordinados. Los Beatles siempre tienen una canción que me reconforta cuando lo necesito y eso me basta para seguirlos escuchando, disfrutar y cantar sus canciones, muy a pesar de las consideraciones que los demás tienen sobre este grupo.

El primer dato: es la revelación de las consecuencias de los 50 años el lanzamiento del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de los Beatles: la Ciudad de México es el lugar donde más se escucha al Sargento Pimienta; y más de la mitad de los escuchas son menores de 40 años, 61% son hombres, 39% mujeres. Eso se puede traducir, de la manera más coloquial posible, en que chavos y chavorucos escuchamos a los Beatles y, que quizá eso será la única herencia de los Millenniales que no desagradará a las generaciones de la vieja escuela –espero.

Otro dato, poco más atrasado, es que en una subasta se vendieron 2 fotografías inéditas de los Beatles, además de 4 hojas donde plasmaron sus autógrafos los miembros del grupo, que provocaron mucha controversia y dejaron ver por qué los Beatles no tocaron en la Ciudad. Pero primero, hay que mencionar a las fotos que trajeron muchas críticas, ya que se alegó que los Beatles nunca estuvieron en México, y que jamás se dio un concierto en la ciudad. De hecho, Javier López Morton, el dueño de la subastadora, no sabe la fecha exacta ni el lugar en donde fueron tomadas las imágenes: “Lo único que sabemos”, dijo, “es que la visita se realizó en la bodega de un hotel. Suponemos que fue después de 1970”.

Para los fanáticos de hueso colorado esto trajo sospechas, ya que de haber existido un evento de esa magnitud en la Ciudad de México, existirían millones de comentarios, detalles, crónicas, fotos, tal vez películas de los que asistieron a este evento privado y secreto, además de sectas y religiones dedicadas a abusar de presumir su asistencia al concierto; entre muchas otras cosas que hicieran evidente la visita de los Beatles a la ciudad. Pero incluso Mario Hernández, el representante de la casa disquera de los Beatles en México, EMI Music, aseguró que el grupo nunca visitó México.

Así que no era posible subastar dos fotografías, una en rueda de prensa en un hotel del Distrito Federal, ya que nunca habían pisado México antes del 70, según la Casa Morton. Así que las fotos, como todo lo desconocido, trajeron consigo una varias teorías incluyendo la clásica conspirativa: las fotos fueron alteradaa por la casa subastadora, a la que tacharon de “criminal” por intentar vender una imagen evidencias suficientes para evadir todo fraude de las fotos y los autógrafos.

Algunos periodistas analizaron la foto y dijeron que había sido “una burla”, sobre todo por la fotografía (de arriba) donde sale una señora con delantal, (porque para ir a un concierto de los Beatles, o al menos para verlos pasar hay que usar un vestido de noche) que los periodistas no eran mexicanos, que los policías estaban trucados y que no había datos duros en los periódicos sobre una visita de los Beatles en México, menos después de 1970. Algunos otros abrieron la posibilidad de que la visita fuera antes del 70, para que las fotografías tuvieran sentido, pero aún así, era muy complicado asegurar los detalles sobre las fotos y más aún, sobre un supuesto concierto de los Beatles en México.

Otra teoría especulaba un concierto exclusivo para la fiesta de un político, o alguna “alteza” similar de aquellas épocas. La opinión más sensata del suceso, fue la que dio Manuel Guerrero, locutor de Radio Universal 88,1 explicando que en agosto de 1965, los Beatles estaban programados para tocar en México, pero un tal Ernesto Uruchurtu declaró que la banda era un mal ejemplo para la juventud, y que el país no estaba preparado para ese tipo de eventos. De hecho, Manuel Guerrero afirma, “lo cual, desafortunadamente, era cierto.”

A Ernesto Uruchurtu se le conoció como “Regente de Hierro”, emprendió una campaña denominada La Cruzada de la Decencia Teatral con el objetivo de “adecentar” los espectáculos. El escritor Luis Spota fue encargado de recorrer los teatros para supervisar la calidad moral de las puestas en escena que salieran del manual de buenas costumbres.

Las tácticas que se utilizaban para la censura eran, mandar cambiar el nombre o numeración de una calle para violar un amparo que protegía un determinado inmueble; ordenaba abrir zanjas para bloquear el acceso a comercios que entablaban demandas para no plegarse a sus disposiciones; enviaba espías a los restaurantes para inducir a sus dueños a violar las normas del gobierno capitalino a fin de poner a prueba su obediencia.

En esas fechas, el gobierno de Ernesto Uruchurtu mandó cerrar cabarets, cantinas, prostíbulos y centros de vedettes, pero también censuró de manera definitiva las actividades de artistas, actores, directores, lo que incluyó la visita de los Beatles al a ciudad en el Estadio Azul. Solo la estación de Radio “La Pantera” y “Radio Éxitos” tocaban canciones de los Beatles, pero el “regente de hierro” tenía advertidos a los dueños de varios centros de espectáculos, que “Ni de chiste contratarán a esos músicos de pelos largos”.

En gobernación fueron creados los documentos donde se expresaba que la ciudad no estaba preparada para un evento de tal magnitud, aunque se preparaban los Juegos Olímpicos de 1968 -aunque no creo que se hayan hecho públicos y menos que existan. Se cuenta que el odio que Uruchurtu tenía contra el Rock, se debe al “Rey del Rock & Roll”, Elvis Presley, ya que una vez le ofreció un cheque el blanco para que cantara en los quince años de la hija de un amigo magnate, pero el cheque no convenció a Presley que lo regresó integro a Uruchurtu.

Como sea, años después de aquel mítico suceso, los Beatles se tomaran una foto con la bandera de México, de donde es posible que hayan salido las fotos de la subasta, que aludieran al país en la portada del Sargento Pimienta. George Harrison vacacionó en Acapulco, Paul McCartney en Puerto Vallarta, Ringo Starr llegó a los Estudios Churubusco para filmar El Cavernícola (1981) Y no, los Beatles no fumaron cosas alucinógenas en Oaxaca con María Sabina.

50 años del después del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, se siguen pasando 10 horas semanales de Beatles en la radio, hay un enorme grupo de fans menores de 40 años, y “El club de los Beatles” y “La hora de los Beatles” son los programas más alto rating radiofónico en México.

Mexicano gana la mejor fotografía del año en Wikimedia
MXCity
La fotografía, más que el arte de plasmar imágenes, es una forma de contar historias. Es uno, dentro de los millones de modos posibles, de inmortalizar el mundo en una mirada.

La mejor fotografía es de un mexicano.

 

La Fundación Wikimedia es una organización sin ánimo de lucro y es la organización matriz de Wikipedia, la enciclopedia más exitosa del mundo y uno de los diez sitios web más visitados del mundo, así como de Wikinoticias, Wikcionario, Wikilibros, Wikiquote, Wikisource, Wikimedia Commons, Wikispecies, Wikiversidad, Wikidata, Wikiviajes, Wikimedia Meta-Wiki, Wikimedia Outreach.

La misión de la Fundación Wikimedia es darle la facultad y animar a las personas de todo el mundo a reunir y desarrollar contenido educativo bajo una licencia de contenido libre y/o dominio público, y a difundirla de manera efectiva y global. La Fundación proporciona la infraestructura y la estructura organizativa para el apoyo y desarrollo de proyectos wiki multilingües y otras empresas que sirven a esta misión. La fundación crea y mantiene contenidos educativos gratuitos.

Desde 2005 La Fundación Wikimedia, a través de Wikimedia Commons hace un concurso de fotografía donde todas las fotografías participantes son obras de fotógrafos que han compartido su trabajo en la plataforma de Wikimedia bajo una licencia de uso libre durante el último año, los encargados de decidir al ganador son los usuarios más asiduos de Wikipedia que hayan reunido más de 75 ediciones de artículos del sitio durante el 2017.

Este concurso se llama Picture of the Year y ordena las fotos en diversas categorías, animales, astronomía, personas, etc. Entre las fotografías finalistas del 2017, se encontraba una del fotógrafo mexicano Tomás Castelazo, quien retrató en León, Guanajuato, a una serie de calaveras con una Coca-Cola, y cuya foto resultó ser nominada como la Foto del Año por Wikimedia Commons.

De acuerdo con la descripción de la imagen, Castelazo busca mostrar las consecuencias de beber un refresco de cola. “Coca Cola es, casi literalmente, una sentencia de muerte en México. Coca Cola es responsable de una gran crisis de salud en México como resultado de su consumo generalizado. En 2012, los mexicanos consumieron 745 porciones per cápita, o 435 litros, más de un litro por día por persona. Este consumo es un 40% más que los estadounidenses. Este hábito ha traído enormes consecuencias para la salud pública, convirtiendo a la diabetes en la principal causa de muerte en México”.

Castelazo es un promotor de la fotografía en México y ha trabajado como profesor en varias universidades, además de que ha tenido exposiciones propias y colectivas en México. Fundó el grupo Nómada, que reúne a fotógrafos de todo el país dispuestos a compartir su trabajo y a retroalimentarse para seguir mejorando. Si deseas conocer más del trabajo de Tomás puedes dar clic aquí.

Te dejo esta galería de los ganadores en las diversas categorías del concurso Picture of the Year de Wikimedia Commons.

 

El transbordador espacial Endeavour montado sobre un portaaviones sobrevuela el desierto de Mojave en California.

 

(Wikimedia/Carla Thomas)

2 pájaros saltarín cola de alambre conviviendo.

 

(Wikimedia/Manojiritty )

Interior del Mausoleo de Emir Ali en Shiraz, Iran, una construcción del siglo XIX.

 

(Wikimedia/Diego Delso)

La nubes que cubren la atmósfera de Júpiter, conocidas como nubes jovianas, en una toma de la nave espacial Juno del 24 de octubre de 2017.

 

(Wikimedia)

Un escuadrón de Reabastecimiento de Aire KC-10 se prepara para ponerle combustible a un B-2 Spirit.

 

(Wikimedia/Draper Laboratory)

Estación del metro en Kungsholmen, Estocolmo.

 

(Wikimedia/Julian Herzog)

Dos machos de la especie de rana brasileña Phyllomedusa rohdei compiten por una rama, una pasando por encima de la otra.