Arte y Cultura
7 pirámides ocultas en la Ciudad de México
Jaen Madrid
Pirámides que se mantienen ocultas entre el caos vial y la selva de concreto capitalina, esos vestigios místicos que todavía resuenan muy en lo profundo de nuestra conciencia colectiva.

Las pirámides siempre serán un recordatorio de lo sagrado que es la naturaleza y el universo para el ser humano. El triángulo –y las figuras que casi semejan uno– han sido desde hace milenios la manera en que los cultos simbolizaron a la luz, pero también a la divinidad, constituida por la fuerza, belleza y sabiduría que los dioses nos ejemplifican a manera de regalo. Estas construcciones teocráticas fungieron en algún punto de su origen y existencia como mapas del universo, como templos ceremoniales dedicados a las divinidades y hasta quizá como puertas interdimensionales, como en el caso de la gran ciudad de Teotihuacán, donde representaron al hombre en su camino a convertirse en Dios.

Las pirámides mexicanas poseen un peculiar halo de misterio que pocas construcciones en el mundo tienen. En muchos de los vestigios que hoy quedan en la Ciudad de México se construyeron numerosos templos católicos, como una manera occidental de mirar el triunfo de una religión sobre otra. Y aunque las pirámides no necesariamente profesaron una religión sino un culto universal a lo esencial de la vida, gracias a la ayuda de nuestros arqueólogos, aún podemos visitar algunas de ellas y descubrir que, tal vez, su fuerza enérgica sigue siendo impresionante.

La siguiente lista pretende mostrar las pirámides que se mantienen ocultas entre el caos vial y la selva de concreto capitalina, vestigios místicos que todavía resuenan muy en lo profundo de nuestra conciencia colectiva:

 

Piramide del Cerro de la Estrella

piramide cerro de la estrella

El cerro de la estrella, antiguamente conocido como Huixachtécatl  o “cerro de los espinos”, contiene una pequeña pirámide que se utilizaba para dar cabida a las ceremonias del Fuego Nuevo o los festejos del año nuevo en la cultura mexica. Según se sabe, a través de este ritual realizado con sacrificios humanos, los dioses permitirían que el hombre pudiera vivir otro nuevo ciclo. Este asentamiento data al preclásico mesoamericano (es una de las construcciones más antiguas que encontramos en la ciudad) y hasta la fecha, ahí se sigue conmemorando el año nuevo así como también el viernes santo. La estación Cerro de la Estrella de la línea 8 del metro, o la estación Culhuacán (línea 12) son las mejores opciones para llegar hasta este lugar.

 

Pirámide del cerro Mazatépetl

piramide del cerro del judio

Construcción teocrática edificada en honor a la tortuga jaguar, divinidad mítica de la fertilidad de la tierra. El cerro Mazatépetl también llamado “del judío”, se encuentra justo después de un arroyo, en el pueblo de San Bernabé Ocotepec en la Magdalena Contreras. La pirámide contiene, a los pies de su escalinata, la imagen de una tortuga con garras de jaguar y tres cruces en su cima, puestas en Semana Santa por algunos católicos como parte de ese extraño sincretismo religioso que profesa nuestra ciudad. Desde este lugar se puede también observar la Cuenca de México, sus fascinantes cordilleras que abrazan la ciudad. 

 

Pirámide de Tequipa

piramide de tequipa

Ubicado al sur de la ciudad, en el pueblo de Santo Tomás Ajusco en Tlalpan, está pirámide se encuentra edificada desde el postclásico tardío, y hoy, a pesar de haber resistido a los cambios del tiempo, permanece abandonada y en deterioro a causa de sus habitantes aledaños. En su cima poseía una figura, un hermoso cofre prehispánico de basalto de nombre “El Cuartillo”, que fue extraída de ese lugar para llevarla al atrio de la iglesia de Santo Tomás Ajusco. 

 

La Casa del viento o Templo Ehécatl

E

Se encuentra surrealmente enclavada en el metro Pino Suárez, conviviendo día a día con los transeúntes capitalinos que pasan por esta línea. Se trata de un pequeño adoratorio en honor al dios Ehécatl (aunque se sabe que en un principio también rindió culto a Tlaloc, dios de la lluvia), mismo que se le atribuían poderes enérgicos en torno al viento. Esta diminuta pirámide mide tan sólo 88m2, su hallazgo se hizo entre 1968 y 1970 cuando comenzó a construirse la línea de tren. El adoratorio de Ehécatl posee una forma peculiar: su fachada es de planta cuadrangular mientras que su parte posterior de planta circular, una especie de templo cilíndrico que, de acuerdo con documentos históricos, se podía llegar a ella a través de una entrada en forma de fauces de serpiente.

  

Pirámide de Cuicuilco

cuicuilco-zona-arqueologica

Cuicuilco fue una de las ciudades más antiguas del valle de México y se cree que tuvo relación con los antiguos olmecas, la cultura más arcaica de Mesoamérica. Sus vestigios están situados en el sur de la ciudad, en el cruce de Insurgentes Sur y Anillo Periférico. El recinto ceremonial fue destruido y abandonado debido a la erupción del volcán Xitle, sin embargo, fue la lava quien ayudó a preservar las ruinas. La pirámide de Cuicuilco es circular y está construida en el interior de una plaza con 110 metros de diámetro.

Debido a que la arqueología no puede entender muy bien ese plazo de tiempo, los investigadores sugieren que la construcción de la pirámide podría haber tenido lugar recientemente, lo que también refiere que Cuicuilco no tiene 8000 años de edad, sino 2100 años de antigüedad. Sin embargo, la evidencia física encontrada en la pirámide, al igual que la gruesa capa de lava y el período en que se produjo la erupción, coloca la pirámide a unos 8000 años. El hecho de que la pirámide de Cuicuilco tenga alrededor de 8.000 años de edad, nos dice también que las pirámides originales podrían tener su origen en el continente americano, y se expandiern más adelante en la historia hacia otras tierras.

 

Ruinas de la pirámide de Mixcóac

mixcoac

En  San Pedro de los Pinos, en la esquina de la avenida San Antonio y Periférico, se encuentran los vestigios de un centro ceremonial dedicado al hombre que se convirtió en dios de la caza: Mixcóatl, cuyo significado –”víbora en la nube”–, suele traducirse como una metáfora en torno a la serpiente celeste, o la Vía Láctea. En un principio se encontraba cerca del Lago de Texcoco pero con la invasión española fue destruido. Aproximadamente en el año 1521, los mexicas lo reconstruyeron en esta zona, dando cabida a una serie de festividades liderados por músicos y danzantes de Tenochtitlán y Tlatelolco. Hoy esta pirámide no es más que ruinas, pero a sus orillas se llevan a cabo diversas actividades culturales en el Centro Cultural La Pirámide.

 

Templo Mayor

templo mayor mx city

Sin duda, no puede faltar el templo y pirámide más emblemáticos de la Tenochtitlán, hoy la Ciudad de México. Esta pirámide era el centro absoluto de la vida religiosa azteca. Está situada en el centro de la ciudad junto a edificios coloniales y modernos, una mezcla brutal y a la vez fascinante. Este antiguo edificio comenzó a construirse en 1428. Aquí se reunían las ofrendas sagradas y los depósitos funerarios de los aztecas: en este lugar se hicieron miles de sacrificios humanos y tenía un gran un valor simbólico para los enemigos del imperio.

/ Fotografía principal: @webcamsdemexico

– Twitter de la autora: @surrealindeath 

 

También en MXCity: Sitios sagrados de la ciudad de México

El nuevo video de Interpol es una carta de amor a la CDMX
MXCity
El video del nuevo sencillo de Interpol, The Rover, del álbum Marauder, rinde homenaje a los fans, a la ciudad y a nuestros ritos y constumbres.

Mira el video completo de la canción The Rover.

 

Interpol vino a México en junio para presentar a nivel mundial su sexto album, Marauder. Despertando un idilio entre la banda neoyorquina con la CDMX, y con la gran expectativa que generó la presentación mundial, en una atípica rueda de prensa, donde la banda dio cuenta de ese agradecimiento que le profesan a la caótica y en sus palabras inspiradora capital mexicana.

En aquella presentación, sorpresiva e insual, un tipo ruibio, de pelo salvaje y lleno de sudor, se acercó al escritorio exactamente donde Paul Banks, Daniel Kessler y Sam Fogarino, estaba respondiendo preguntas frente a los fanáticos y periodistas. En ese momento el güero se acercó, un poco loco, a la cabeza de Banks y se aferró a su frente con los ojos cerrados. Luego se alejó la misma brusquedad, y todos desconcertados continuaron como si no hubiera pasado nada.

 

 

 

Interpol jugó con los tiempos e hizo del misterio un elemento narrativo. Con el lanzamiento del video The rover, ahora sabemos que el güero loco que irrumpió en el evento fue el actor Ebon Moss-Bachrach (The Last Ship, Girls y The Punisher) y que todo se trató de un algo dirigido por el ojo clínico del realizador Gerardo Naranjo, (Narcos y Miss Bala).

El primer sencillo ´The Rover´ se ha posicionado, con este documental-ficción que retrata a Ebon como un músico en crisis o un ídolo de culto que deja por unos días a su banda para adentrarse con un grupo de fans en el crisol de paisajes que es la capital mexicana.

 

 

 

En poco más de 5 minutos aparece recorriendo sitios como el Palacio de Bellas Artes, la Torre Latinoamericana, el Mercado Sonora, el Metro y la Col. Roma donde como sorpresa Naranjo nos regala un cameo de la cámara donde aparece Albert Hammond Jr.guitarrista de The Strokes. Según Banks, el video también es un documental sobre la Ciudad de México, aunque con una narrativa ficticia.

México es la ciudad que quizá tenga mayor número de fans de la banda. Es por esto, un lugar geográfico donde la Interpol tiene la mayor cantidad de oyentes en Spotify. Otros músicos que adquirieron sus inicios a principios de la década de 2000, New York Metropolis también tienen enormes bases entusiastas en América Latina: The Strokes realizó el mayor espectáculo en Argentina, por ejemplo. 

 

 

 

En conjunto dibujaron una historia de fondo para el video e idearon un personaje, el Rover (vagabundo): un ex miembro de la banda que realiza una misión espiritual y se convierte en un líder de culto.

El toque final fue encontrar un grupo de personas que el Rover pudiera convertir en su banda. Naranjo se acercó a un amigo que sugirió a algunos jóvenes artistas con un interesante sentido del estilo que podrían servir como lo que comenzó a llamar “los Locos“. “A partir de ese momento, fue simplemente correr y disparar el poco de caos que encontramos en nuestro camino.

Aquí te dejamos el video de Interpol, The Rover, una pieza fascinante, divertida e interesante estéticamente.

 

Mundialmente entrañable, The School of Life llega a la Ciudad de México
MXCity
The School of Life va mucho más allá que una librería. Los libros acompañan a esta escuela de la vida en un concepto en el que se junta una serie de proyectos realizados en conjunto con La Ciudad de las Ideas, El Día del Conocimiento en asociación con la UNESCO.

The School of Life es un concepto más que una librería; su objetivo es desarrollar la inteligencia emocional con un acercamiento lúdico con el conocimiento.

 

The School of Life llegó a México con la apertura de su primer espacio en la Ciudad de México. Trasciende el concepto tradicional de una librería a través de una amplia gama de productos, videos, una serie de conferencias-clases, textos, juegos y clubes de lectura que desarrollan la inteligencia emocional.

The School of Life es una organización global dedicada a desarrollar la inteligencia emocional que busca las mejores ideas de la psicología, la filosofía y la cultura para aplicarlas a la vida cotidiana.

 

 

Su ampliación a nuestro país es resultado de las gestiones de Salvador Briman y Andrés Roemer, en conjunto con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), One Day University, Grupo Salinas, La Ciudad de las Ideas y el Día del Conocimiento (The Day of Knowledge).

 

 

Andrés Roemer la define como: “una escuela de inteligencia emocional donde nunca se termina de aprender a través de muchísimas herramientas”. La sede de The School of Life en la Ciudad de México se abrió la noche del jueves 20 de septiembre en Avenida de las Palmas No. 340, colonia Lomas de Chapultepec. Ahí podemos encontrar una librería, más una tienda de productos, con una serie de conferencias de clases y de videos; con ejercicios de club de lectura; juegos de ser, todo en una forma lúdica de generar inteligencia emocional en los ciudadanos.

 

 

The School of Life es un concepto que nació en Inglaterra con el filósofo Alain de Botton, quien ha llevado su pensamiento a París, Ámsterdam, Amberes, Estambul, Río de Janeiro y ahora la Ciudad de México. El objetivo es difundir todo un conocimiento a través del humanismo, la filosofía, el arte y la ciencia, para tener una mente crítica, cuestionadora, inquisitiva, abierta y trabajar con uno mismo, su fortaleza emocional.

 

 

 

 

En este espacio, el público encontrará cursos, clubes de lectura, juegos, cuadernos de Sigmund Freud, Friedrich Nietzsche, Martin Heidegger, de Emmanuel Kant, entre otros grades filósofos. Textos de cómo estar satisfecho con uno mismo, junto con diversos materiales para trabajar con la sexualidad, el ser en sí, en sus relaciones de familia y de trabajo.

Es una escuela que realmente no existe en la universidad. Es una escuela para aprender de uno mismo, de relaciones, elegir una carrera, cómo tener una vida placentera y mejor comunicación, con la pareja, familia, y los hijos. Es un lugar de formación personal.

 

 

 

 

 

The School of Life tiene juegos, videos, clases, ejercicios en muchas manifestaciones, programas de televisión para realmente, como seres humanos, nunca dejar de aprender, que se tenga una mente que nos resuelva muchas de nuestras disonancias cognitivas y nos haga más conscientes del sentido de la vida. Es la primera librería con este concepto en el país. Su apertura requirió de años de negociaciones para obtener la franquicia. Es producto de la iniciativa de Salvador Briman y Andrés Roemer.

Las clases se ofrecerán en toda la República a través del Día del Conocimiento, que son cátedras impartidas en grandes foros por los profesores mejor evaluados por sus estudiantes, quienes expondrán temas sobre diversos conceptos que no se aprenden en otros lugares.

 

 

 

Se han realizado cursos sobre como, si se es una persona de serotonina o dopamina, andrógenos o estrógenos, cómo eso afecta en la mente para relacionarte con otros, para conseguir pareja, para hacer negociaciones. Asimismo se aborda la astrofísica; cuáles son las tres piezas musicales que han impactado más a la humanidad; sobre la psicología del dinero. El próximo será sobre cómo ser crítico de cine, entre otros. Estas son parte del grupo de actividades para generar una industria cultural donde el conocimiento sea entretenido y la inteligencia es una herramienta de cada día.

El amplio acervo incluye materiales de videos que explican qué significa la meritocracia, qué pasa con el sistema de mercado, cómo mejora tu comunicación, sobre cómo entender a los grandes filósofos. Igualmente se trata el debate sobre el ateísmo, cómo entender la ansiedad del estatus; textos sobre sexualidad, de cómo ser una buena persona, de cómo amarte a ti y a tu trabajo, de cómo ser optimista en una manera inteligente sobre la vida, en otros tópicos.

 

 

The School of Life es un espacio abierto para todo tipo de público. El único requerimiento es amar aprender, querer crecer, nunca dejar de cuestionarse, es para mentes creadoras y para despertar ese amor por el conocimiento, sobre todo el amor a la introspección, a conocerte a ti mismo.

 

 

 

The School of Life México

Dónde: Avenida de las Palmas No. 340, colonia Lomas de Chapultepec.

Web / Facebook / YouTube / Twitter

La increíble fábula de las bodas de Figaro de Mozart llega a Bellas Artes
MXCity
La Compañía Nacional de Ópera se prepara para presentar Las bodas de Fígaro de Mozart en Bellas Artes, una de las óperas favoritas de los amantes de Mozart está por presentarse en la ciudad.

La inolvidable ópera de las bodas de Figaro que Mozart presentó 5 años antes de su muerte.

 

Representada por primera vez en Viena el 1 de mayo de 1786, esta ópera cómica en cuatro actos que supuso el máximo triunfo de Mozart conserva todavía intacta su vitalidad. Con suma habilidad, Lorenzo Da Ponte (1749-1838) extrajo de la comedia de Pierre Beaumarchais un libreto rico y complicado, despojándolo en parte de su intención satírica y social y acogiendo sin restricciones el aura rica de difusa sensualidad, que en la comedia francesa estaba compensada por la sana franqueza del popular Fígaro.

 

 

Con Las bodas de Fígaro, Mozart superó ampliamente las convenciones del género bufo. En la obra, Fígaro y Susana preparan su boda, pero su señor, el conde de Almaviva, no está dispuesto a renunciar al tradicional derecho de pernada. El conde se ha encaprichado de Susana, camarera de la condesa; la condesa está dolida y decepcionada por las escapadas del incorregible marido.

Los dolidos celos de la condesa y las imprudentes artimañas de Fígaro y Susana para esquivar los anhelos del conde dan lugar a una serie complicadísima de intrigas, durante las cuales Fígaro se descubre hijo del decrépito don Bartolo y de la no menos vieja Marcelina, y la condesa se ve cada vez más envuelta en una peligrosa desviación, delicadamente insinuada, debida a la simulada pasión de Fígaro y al ardor amoroso del precoz paje Cherubino, doncel ansioso de amor, siempre inocente y siempre destinado a dejarse sorprender por los maridos celosos en las situaciones más comprometedoras.

 

 

Todo se arregla, naturalmente, y la ópera termina con abundantes matrimonios y reconciliaciones. Este clima blando y afeminado, dominado por una ingenua y casi pueril voluntad de alegría y placer, encuentra su expresión musical en los gozosos gorjeos, ya lánguidamente tiernos (la condesa, Cherubino), ya realzados por una malicia petulante (Susana, Fígaro), que se revela en la saltarina viveza del ritmo.

 

 

Hay, en Mozart, la inclinación irresistible y natural hacia un placer incluso demasiado fácil y al alcance de la mano, en el que convergen todos los circundantes, entretejido incluso en la más íntima trama de placer y alegría, y en el cual las realidades más diversas (como la dura vida militar) pueden convertirse en increíble fábula, capaz de una paródica y grotesca fantasía, como sucede en la canción de Fígaro que predice al pobre Cherubino, nombrado “oficial”, las marchas en el fango, con el sable al costado, y el concierto de los cañones.

Como los suaves conciertos de voces femeninas son la materia más apta para convertir en sonidos dicho mundo, incluso visualmente, la ópera es rica en escenas galantes que parecen solicitar el pincel de un Watteau: por encima de todas, el disfraz de Cherubino con ropajes femeninos por obra de Susana y de la condesa (en que se aprovecha hábilmente la ambigua sugestión del personaje masculino interpretado por una actriz). En la primera escena, Susana, ante el espejo, se prueba complacida el hermoso sombrerito; y en la melodía acariciadora y ligeramente burlona se encuentra casi un eco de la infantil actitud del mismo Mozart, siempre solícito en preguntar a sus familiares en sus cartas si “están contentos”: estar contento, tal es la ley suprema de dicho mundo. Y cuando Fígaro y Susana, en la penúltima escena, entonan su melodía casi soñadora y sentenciosa, tienen verdaderamente el aire de extraer la moraleja de la historia.

 

 

Entre los veintiocho números que componen la ópera, sólo catorce son arias: la mitad está hecha de dúos, tercetos y escenas de conjunto. En ello reside el secreto de su viveza. La eliminación de lo estático del aria confiere al conjunto un dinamismo sorprendente; además, algunas arias (como la de Fígaro “Non più andrai…” y la de Susana “Venite, inginocchiatevi…”) no están circunscritas al personaje que canta, sino que tratan y completan la personalidad de Cherubino; así se obtiene, en la música, un extenderse, un derramarse y un reciproco reaccionar general en una intriga que es verdadera imagen de la vida.

 

 

Las bodas de Fígaro en Bellas Artes no es el primer acercamiento de la Compañía Nacional de Ópera a esta historia, ya que en años anteriores la compañía interpretó los otros dos títulos que conforman esta trilogía bajo la guía de Mauricio García Lozano.

En esta ocasión, Las bodas de Fígaro en Bellas Artes será dirigida por el director serbio Srba Dinic. Si nunca has asistido a una función de ópera, te recomendamos atreverte a disfrutar de esta, ya que por su divertida y sus grandes melodías es perfecta para introducirte en el mundo de la ópera.

 

 

Las bodas de Fígaro en Bellas Artes

Dónde: Palacio de Bellas Artes, Juárez s/n, Centro Histórico

Cuándo: 15, 18, 20 y 25 de noviembre

Costo: $90 a $650

Boletos

10 museos gratuitos de la Ciudad de México
MXCity
Si uno de tus pretextos para no visitar un museo es el precio, aquí te dejamos una lista de museos que puedes visitar sin afectar tu economía.

Museos fascinantes totalmente gratis.

 

En el mundo hay una controversia relacionada con las ciudades que tienen el mayor número de museos. Algunos afirman que la CDMX tiene más museos que cualquier otra ciudad del mundo, mientras que otros dicen que Londres el que se lleva el primer lugar. “Porque somos mexicanos” la CDMX tiene más, incluso mejores y más lindos museos que Londres.

La Ciudad de México tiene gran variedad de atracciones, pero en una sola vida no es posible visitarlas todas, debido al tiempo y al dinero. Con tantas opciones, es difícil reducir los museos, pero esta selección presenta una combinación divertida: arte clásico (MUNAL, el Museo Nacional de Arte), cultura prehistórica (Museo Nacional de Antropología), historia (Museo Nacional de Historia), artes decorativas (Museo Franz Mayer) y arte contemporáneo (MUAC, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo).

Como en MxCity nos preocupamos por su bolsillo, y para que sea posible visitar la mayor cantidad de museos, o al menos los más destacados, sin la necesidad de pagar un peso. Así, pues, aquí te dejamos 10 museos en donde puedes entrar absolutamente gratis.

 

Museo Soumaya

Boulevard Miguel de Cervantes Saavedra 303, Miguel Hidalgo, CDMX.

 

 

Cuando se trata de museos gratuitos en la ciudad, el Museo Soumaya es la opción. Lleva el nombre de la difunta esposa de su dueño privado Carlos Slim, está ubicado en un espectacular edificio modernista espectacular en el exclusivo barrio de Polanco, y el arte que se conserva tampoco es tan malo. Desde los murales de Tamayo y las obras mexicanas del siglo XX hasta las exposiciones temporales en constante cambio en el piso superior, también cuenta con una gran cantidad de arte europeo de los Maestros Antiguos. Y es completamente gratis, todos los días.

 

Museo Nacional de la Acuarela

Calle Salvador Novo 88, Santa Catarina, Coyoacán, CDMX.

 

 

Ubicado en Coyoacán, este pequeño pero hermoso museo, ofrece la mejor colección de arte en acuarela de la ciudad, con más de 300 piezas que muestran la versatilidad de esta forma de arte subestimada. Lo mejor es que es un lugar sin fines de lucro, lo que significa que la entrada es completamente gratuita durante todo el año.

 

Museo del Estanquillo

Isabel La Católica 26, Cuauhtémoc, Centro, CDMX.

 

 

Con la colección personal del famoso escritor mexicano Carlos Monsiváis, el Museo del Estanquillo es una introducción fantástica, aunque a veces ecléctica, al circuito de museos de la Ciudad de México. La amplia colección de todo, desde juguetes hasta libros, desde pinturas hasta anuncios, explica la elección del nombre: Estanquillo se traduce aproximadamente en “pequeño quiosco” o “tienda de artículos diversos”, lo que refleja la aparente aleatoriedad de los objetos alojados en el interior. Si estas interesado en conocer la vida mexicana y el arte popular, este es el lugar.

 

Museo de la Charrería

Calle Isabel La Católica 108, Cuauhtémoc, Centro, CDMX.

 

 

Este museo está dedicado a todas las cosas de la charrería. Es un excelente destino para aquellos que estén interesados ​​en una de las formas de arte más mexicanas. Centrado alrededor de artefactos e información sobre el deporte a caballo, puedes encontrar sillines, lasos y el evocador e icónico atuendo de charro en el interior, algunos de los cuales alguna vez fueron usados ​​por (o pertenecieron a) famosas figuras mexicanas como el revolucionario Francisco Villa. Incluso si nunca has oído hablar de charreada antes, vale la pena echarle un vistazo. Por supuesto, ¡es totalmente gratis!

 

Palacio de Cultura Banamex

Av. Francisco I. Madero 17, Centro Histórico, CDMX.

 

 

Anteriormente conocido como el Palacio de Iturbide, el Palacio de Cultura Banamex se encuentra justo en el corazón del centro histórico y es un museo fantástico, gratuito para siempre, especialmente para niños. Construido como un extravagante regalo de bodas por el Conde de San Mateo Valparaíso, es de diseño barroco de influencia italiana, pero el uso de tezontle para la fachada destaca su naturaleza muy mexicana. Aquí puedes encontrar varias exposiciones temporales rotativas de arte y talleres infantiles.

 

Museo Archivo de la Fotografía 

República de Guatemala República de Guatemala 34.

Este espacio, también conocido como “La Casa de las Ajaracas”, por las características de su fachada, tiene un acervo de más de dos millones de fotografías. Hallarás exposiciones como la del El lago asfaltado.

 

 

 

El domingo es un excelente día para visitar museos en la Ciudad de México, sobre todo Bellas Artes, ya que es gratis. Claro que el domingo es el peor día para visitar, ya que a menudo es el día más concurrido. No obstante, visitar el Museo del Palacio de Bellas Artes un domingo sigue siendo una de las actividades obligadas, ya que su colección de murales de Rivera, Tamayo y Siqueiros es fabulosa.

 

Palacio de la Escuela de Medicina

Calle Brasil No. 33, Cuauhtémoc, Centro Histórico, CDMX.

 

 

Su objetivo es difundir temas relacionados con la medicina en México. Entre sus salas están las dedicadas a la embriología, la cirugía reconstructiva y la medicina prehispánica. Hallarás el Museo de la medicina mexicana, Departamento de Historia y Filosofía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, su Archivo Histórico y la Biblioteca Dr. Nicolás León.

 

Museo Jumex

Miguel de Cervantes Saavedra 303, Amplificador Granada, CDMX.

 

 

Este museo, con una de las más importantes colecciones de arte contemporáneo en Latinoamérica; incluye obras de artistas como Cy Twombly, Gabriel Orozco, Carl Andre, John Baldessari, Francis Alÿs, Jeff Koons, Alexander Calder, Donald Judd, Peter Fischli & David Weiss, Roni Horn, Andy Warhol y otros artistas más. Abrió sus puertas al público en noviembre de 2013, como institución dedicada al arte contemporáneo con el objetivo de convertirse en un laboratorio para la experimentación e innovación en las artes. Y sí, es gratis.

 

Museo Tamayo

Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec I Secc, CDMX.

 

 

Rufino Tamayo siempre estuvo interesado en que el recinto que albergara su colección de arte se encontrara dentro de la primera sección del Bosque de Chapultepec. Este edificio ganó el Premio Nacional de Ciencias y Artes, en el rubro “Bellas Artes”, en 1982. Es considerado como uno de los pocos ejemplos en México de arquitectura contemporánea destinada desde su proyecto original a la labor museística, el edificio se incorpora armónicamente al entorno gracias a su forma piramidal, lo que remite a la herencia arquitectónica prehispánica. Es gratis.

 

Museo de los Ferrocarrileros

Cuauhtémoc, Aquiles Serdán, Aragón La Villa, CDMX.

 

 

El Museo de los Ferrocarrileros es un espacio de difusión cultural en el que se cuenta la historia del gremio ferrocarrilero, sus huelgas y grandes luchas, además de recordar a sus héroes, presos y muertos. Abrió en 2006 en la que fue la estación de ferrocarriles La Villa. Aún conserva parte de su estructura original, como el techo que se hizo con rieles de ferrocarril. Encontrarás 3 trenes en la parte de a fuera, y hay una zona donde hay fotos, y muestras.