piramide del cerro del judio
MXCity

Estos son los tesoros culturales de la alcaldía de Tlalpan
MXCity
Estos espacios culturales son indispensables para conocer más nuestra ciudad y se pueden disfrutar en un barrio tranquilo al sur de la metrópolis, Tlalpan.

Un recorrido por los lugares mejor guardados de Tlalpan.

 

Probablemente en Tlalpan se estableció una de las ciudades más antiguas del valle de México. La historia nos remonta al año 700 a.C., cuando una población de origen otomí fundó sobre las faldas del cerro del Ajusco la majestuosa ciudad de Cuicuilco. El desarrollo de esta cultura fue interrumpido aproximadamente en el año 100 a. C., debido a la erupción del volcán Xitle, que cubrió con lava gran parte de la zona.

El nombre del barrio obedece al hecho de que los pobladores de Cuicuilco, a diferencia de los aztecas y xochimilcas, sembraban sobre la tierra y no en chinampas. Tlalpan se compone de dos vocablos de origen náhuatl, tlalli que significa “tierra” y pan que significa “sobre” o su añadido “firme”: “lugar de tierra firme” o “lugar sobre la tierra”.

Durante la época colonial, Tlalpan formó parte del Marquesado del Valle, que fue otorgado en 1521 a Hernán Cortés como una recompensa por sus conquistas. Durante ese periodo se establecieron varios conventos, sanatorios y la Universidad Pontificia; asimismo, tuvo lugar la construcción de lo que hoy se conoce como la calzada de Tlalpan, un camino que atravesaba el lago del valle de México para unir al barrio con la ciudad.

Durante la era del progreso, el barrio de Tlalpan fue testigo de varios acontecimientos, entre los que destacan la realización de la primera llamada telefónica a la Ciudad de México, que tuvo lugar en la posta telegráfica ubicada en la calle de Madero y la inauguración, en 1900, del tranvía eléctrico, que realizaba su recorrido del Zócalo a Tlalpan en tan sólo una hora.

Luego de haber sido la capital del Estado de México, hoy en día Tlalpan es una de las 16 alcaldías de la CDMX. El barrio, ubicado en la parte central, es heredero de varias edificaciones de la época colonial que le dan un carácter pintoresco, además de que en el lugar se concentran diversos espacios culturales de interés.

 

Plaza de la Constitución

 

 

Esta plaza se extiende a las afuera del Palacio Municipal, hoy sede delegacional, que data del siglo XIX. El pórtico del palacio destaca por sus murales, en los que se narra la historia del barrio de Tlalpan.

 

Mercado La Paz

 

 

Detrás del Palacio Municipal de Tlalpan se halla un mercado tradicional con más de 100 años de existencia, cuya inauguración en 1900 corrió a cargo de Porfirio Díaz. El mercado se construyó con cantera gris proveniente de San Andrés Totoltepec, ladrillo y piedra volcánica extraída de Tlalpan y madera provista por los pueblos del Ajusco.

 

 

Parroquia y Exconvento de San Agustín

 

 

Un recinto construido durante la segunda mitad del siglo XVI por los franciscanos, cuya fachada se caracteriza por sus columnas salomónicas y los adornos de estuco con influencia indígena. En el interior, conformado por tres naves basilicales, se pueden encontrar cuadros anónimos de la época novohispana y esculturas de santos y vírgenes que datan de los siglos XVI y XIV.

 

 

Casa Chata

 

 

Un edificio de estilo colonial construido a mediados del siglo XVII, que a lo largo de su historia ha fungido como aduana, Museo Nacional de la Charrería y alojamiento zapatista. Hoy en día, ahí se alberga al Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

 

 

Antigua Casa de Moneda

 

 

Los bellos arcos invertidos que adornan este edificio guarecieron alguna vez a la Casa de Moneda del Estado de México. Asimismo, fue refugio de la emperatriz Carlota durante su visita a Tlalpan. Actualmente, en el lugar se ubica la Escuela Secundaria No. 29.

 

 

Museo de Sitio de la Zona Arqueológica de Cuicuilco

 

 

Por el cruce de la avenida Insurgentes y Periférico Sur se encuentra este museo, en el que se hallan figurillas y cerámicas de una de las culturas más antiguas del valle de México.

 

 

Museo de Historia de Tlalpan

 

 

En este Museo se recibió la primera llamada telefónica de larga distancia en 1878; el llamado se hizo desde el centro de la ciudad, hasta el lejano poblado de Tlalpan. En el patio del museo se organizan eventos culturales y la entrada siempre es gratuita.  Lo que da identidad a un barrio son sus tradiciones y sobre todo su historia.  No puedes faltar a este lugar.

Dónde: Plaza de la Constitución 10, Tlalpan Centro I.

Cuándo: martes a domingo de 10:00 a 18:00 hrs.

Entrada libre

 

Zona arqueológica Cuicuilco

 

 

Cuicuilco es una zona arqueológica mesoamericana del periodo preclásico localizada en el extremo suroeste de la Cuenca de México y cercana a lo que fue el lago de Chalco-Xochimilco. En el mismo lugar se puede disfrutar de la Pirámide Circular, el Parque Ecológico y el Museo de Sitio; a través de piezas arqueológicas, fotografías y maquetas podrás saber más del tradicional barrio.

Dónde: Espacio Ecológico Cuicuilco.

Cuándo: lunes a domingo de 09:00 a 17:00 hrs.

Entrada libre

 

Arcos del centro de Tlalpan

 

 

Los arcos rojizos de Tlalpan son emblemáticos de este barrio. Ahí encontrarás restaurantes, cafeterías y bares, todos provistos de sombra y sillas al aire libre para poder sentarse a platicar, comer, beber y disfrutar de una reconfortante plática con quien tú gustes, sin duda descansar aquí será el cierre perfecto para un día de caminata por esta región transparente de la capital del país.

Dónde: Calle Moneda, esquina Francisco I. Madero, centro de la delegación Tlalpan

Cuándo: lunes a domingo de 09:00 a 17:00 hrs.

Entrada libre

 

Parque Nacional Fuentes Brotantes

 

 

Al entrar al Parque Nacional Fuentes Brotantes encontrarás un río natural proveniente de las recargas de la zona alta de la demarcación rodeado de altos y frondosos árboles. En la parte baja existe un parque iluminado y armónico, ideal para pasar un rato en familia, y en la parte alta un lago repleto de patos. Si el hambre te sorprende, en este sitio podrás degustar muchos platillos mexicanos en la zona de restaurantes.

Dónde: Camino Fuente Brotantes s/n, Colonia Fuentes Brotantes, Tlalpan

Cuándo: lunes a domingo de 09:00 a 17:00 hrs.

Entrada libre

 

Casa Frissac

 

 

A finales del siglo XIX empezó a construirse esta casa de estilo afrancesado y de gran belleza arquitectónica, por órdenes de Don Jesús Pliego. Años después la casa pertenecería al acaudalado banquero Diego de Frissac cuya sobrina, Matilde Frissac, se enamoraría ni más ni menos que de Jesús Arriaga, “Chucho El Roto”, con quien tendría sus amoríos en este inmueble, el hombre de dinero enviará a Arriaga a San Juan de Ulúa para evitar que la relación con sus sobrina continuara. Ahora la Casa Frissac es una casa de cultura de la alcaldía de Tlalpan.

Dónde: Calle Madero esquina con Moneda, centro de Tlalpan, Ciudad de México

Cuándo: lunes a domingo de 08:00 a 20:00 hrs.

Entrada libre

 

Pulques de Santa Solita

 

 

Santa Solita es un espacio pulquero de corazón, con una oferta de curados frutales elaborados en forma orgánica y artesanal por la familia del Razo que son maestros pulqueros desde finales del siglo XIX y que vienen directo de Tlaxcala. El curado de piña o el de maracuyá es genial. Si tienes hambre, puedes pedir quesadillas de flor de calabaza, unos totopos o los crujientes de tocino.

Dónde: Francisco I. Madero #16B, Col. Centro de Tlalpan, Ciudad de México.

Cuándo: lunes a domingo desde las 12:00

Consumo: Entre $100 y $300

 

Centro Cultural Ollin Yoliztli

 

 

El Centro Cultural Ollin Yoliztli es un espacio dedicado a difundir el arte y fomentar  la educación artística. En el centro cultural se promueven programas de estudio y exhibiciones de orquesta y coros juveniles; fomentando entre los jóvenes la buena convivencia. También hay una galería permanente de arte plástico y una sala de conciertos.

Dónde: Anillo Periférico Sur 5141, Tlalpan, Isidro Fabela, Cd. de México.

Cuándo: según evento y actividades.

Cuánto: según evento y actividades.

 

Quinta Ramón

 

 

Es un lugar típico de barrio, el personal es muy amable y los dueños casi siempre están presentes paseándose por el lugar, algo que le da un toque especial. Ahí puedes disfrutar de varios platillos, principalmente de la gastronomía italiana; sin embargo, su especialidad es la pizza.

Dónde: Av. San Fernando #12, Col. Tlalpan Centro.

Cuándo: lunes a domingo desde as 11:00 am

Consumo: Entre $200 y $3550

 

San Agustín de las Cuevas

 

 

San Agustín de las Cuevas es un Barrio Mágico de Tlalpan donde te sentirás dentro de un pueblito escondido en la ciudad. Su arquitectura tradicional contrasta con los edificios modernos de otras zonas de la capital; sus calles están empedradas y la vida gira en torno de su plazoleta. Uno de los acontecimientos más recordados de este barrio fue, sin duda, la boda de María Félix y Jorge Negrete, llamada en aquel entonces como “la boda del siglo” en México, que se celebró el 18 de octubre de 1952 en la Finca de Catipoato, hoy Antigua Hacienda de Tlalpan.

Dónde: Calle Francisco I. Madero 10, Tlalpan Centro I.

Cuándo: lunes a domingo

Entrada libre

 

Bosque de Tlalpan

 

 

Este bosque es uno de los pocos espacios verdes que aún conserva la Ciudad de México, y forma parte de la Reserva Ecológica del Pedregal. Es un lugar que los vecinos del barrio suelen utilizar para practicar deporte y convivir en un espacio natural. Cuenta con una extensión de 252 hectáreas, y es hogar de muchas especies vegetales como pinos, oyameles, cedros, encinos, en otros. Si tienes hijos, ellos también tendrán un espacio, el bosque cuenta con un área especial con juegos para niños.

Dónde: Dirección: Esquina Zacatepetl,Camino a Santa Teresa, Tlalpan, Parque Nacional Bosque del Pedregal.

Cuándo: lunes a domingo de 09:00 a 17:00 hrs.

Entrada libre

 

Casa de Cultura de Tlalpan

 

 

La Casa de la Cultura de Tlalpan es un espacio cultural ubicado en Bosques del Pedregal en la delegación Tlalpan. Este espacio alberga una amplia galería de arte. Cuenta con mamparas fijas y algunas otras móviles. Ha contado con la participación de reconocidos artistas, entre los que destacan José Luis Cuevas, Martha Chapa, Octavio Campo, Isabel Leñero y Javier Anzures. Cuenta con un foro escénico con capacidad para 120 personas y en la parte superior, cuenta con aulas destinadas a la impartición de cursos de arte.

Trattoria No. 3, todo el sabor de Italia en el corazón de San Ángel
MXCity
Toda la experiencia gastronómica de la Italia tradicional, en un ambiente relajado y único en San Ángel.

La Trattoria No. 3 te dejará encantado con sus sabores y tradición italiana.

  

En Italia se le llama trattoria a los locales donde no se sirve comida bajo un menú, se paga por cubierto y el ambiente es informal y relajado, así como los precios de las comidas. Son los restaurantes más visitados en las pausas de mediodía, o durante el almuerzo, donde se procura tener una clientela fija y estable. El nombre proviene de trattore que en italiano significa ‘preparar’.

Las trattorias se pueden encontrar en casi todas las ciudades del mundo y puede decirse que son una especie de embajadores de la cocina italiana a lo largo del mundo. Aunque en Italia la trattoria no está asociada a la pizza, en muchos establecimientos internacionales se preparan pizzas deliciosas.

 

 

 

 

La Trattoria No. 3 es un restaurante italiano montado en una antigua casa de San Ángel. Sus ingredientes son de la mejor calidad y sus recetas bastante tradicionales con una carta 80% italiana y 20% francesa. El pan es delicioso y recién horneado en los hornos que tienen en el restaurante para preparar todo al estilo artesanal.

Se sirven pastas frescas, las pizzas son delgadas con un estilo napolitano y son suculentas en todos sus detalles. Si llevas niños, un chef reconocido le dará una lección para que prepare su pizza y lance la masa por los aires. Es un instante genial para una historia en tu Instagram y fotos en tus redes. Además es una experiencia sin igual.

 

 

 

 

La Trattoria es un concepto italiano que remite a la familia. Es un lugar cálido donde te sentirás como en casa con la cercanía de las mesas, la comodidad del lugar y la ambientación que cada uno ofrece. Es la tradición y el buen gusto por la comida italiana en un ambiente relajado y único.

Puedes comenzar con escargots con mantequilla y perejil, o el fabuloso rissoto de camarón. Una pizza siciliana con salsa de pomodoro, arúgula y chile de árbol que bien puedes ver cómo entra al horno y sale suculenta y con un aroma genial. Las pastas son deliciosas, rabioles, fusillis, fettuccinis, o pasta a la rueda con trufa negra, prosciutto salteado y un poco de parmesano. Claro que puedes pedir un filete, pescado o pollo todo con el toque supremo de la Trattoria.

 

 

 

 

 

Nosotros pedimos una sopa de langosta, seguido de un filete mignon, vino blanco y como postre, el merengue de café con almendra, la torta de la nona (abuela) que es una delicia. En la trattoria hay descorche de vino gratis, pueden traer tu botella y no hay límite de botellas por cliente. Así que puedes llevar el que tú desees y ahí te lo servirán en una copa. Por cierto, los meseros son unos tipos geniales y súper amables, te harán sentir como en tu propia casa.

Los miércoles hay todos los mejillones que puedas comer por $280. Un secreto de la casa es que puedes comprar para llevar a tu casa las tres salsas que te ponen en la mesa (pesto, ajo rostizado en aceite de oliva y salsa macha). La verdad es que valen mucho la pena, nosotros nos compramos la de ajo que con el pan recién horneado que te dan sabe deliciosa.

 

 

 

 

 

Trattoria No. 3

Dónde: Avenida de la Paz 14, San Ángel, CDMX.

Cuándo: lunes a miércoles de 08:30 a 22:00 y jueves a sábado hasta las 23:30. Consumo promedio $410

Sitio web // Facebook // Instagram

Teléfono: 5616 2907

 

Arquitectura prehispánica: belleza y patrimonio de la humanidad (FOTOS)
MXCity
La arquitectura prehispánica no puede pensarse sin su cosmovisión ni su iconografía, los elementos más ricos de estas estucturas.

La arquitectura prehispánica es una de las más preciosas del mundo.

 

 

La arquitectura mexicana ha tenido una evolución y mezcla impresionante a lo largo de su historia. Sin duda, la más original y  extraordinaria es la del México prehispánico, cuya relevancia a nivel internacional es indiscutible.

A pesar de que las culturas precolombinas sufrieron grandes pérdidas durante la conquista, su desarrollo y legado han sido fuertes como para prevalecer hasta nuestros días. Todavía podemos maravillarnos con las colosales construcciones hechas hace miles de años en nuestras tierras, y nos desconcierta cómo es que esas civilizaciones que no contaban con la tecnología que ahora tenemos pudieron ser capaces de crear construcciones tan exactas y fuertes.

 

 

En México, el tipo de edificio más reconocido y el que define la arquitectura prehispánica, es el basamento para el templo, llamado pirámide. Estas construcciones llaman la atención por su perfecta simetría, y se caracterizan por su forma y accesos de escaleras para llegar a la cima. En algunos basamentos, como en Teotihuacán, las escaleras se encuentran de un solo lado, y en otros, como en Chichen Itzá, se ubican en las cuatro caras.

En ocasiones también están decoradas con esculturas talladas con piedras duras, un proceso primitivo del que se obtuvieron extraordinarios acabados, resaltando la gran organización de estas culturas para la prefabricación de materiales.

 

 

Las técnicas de edificación de cada cultura indígena dependían de la zona geográfica y del acceso a distintas materias primas. Ejemplo de ello son las zonas arqueológicas en México, que son el legado de un ingenio arquitectónico de hace casi 2,000 años. En Teotihuacán, una de las técnicas más interesantes de construcción fueron los cajones de adobe de planta cuadrangular, con troncos de árbol en las esquinas para reforzar los cercados. Los cajones rellenaban los espacios con piedras y tierra, y al terminar ese nivel, se construía sobre él. En la actualidad, los castillos de varilla y concreto tienen el mismo fin.

El acabado final se hacía con piedras careadas (labradas en una cara) para obtener una superficie más lisa y cubrirla con estuco (pasta de grano fino compuesta de cal). Para poder alcanzar la altura necesaria en la construcción, se levantaban taludes de piedra y tierra, mismos que recorrían los cargadores en largas filas, llevando sobre sus hombros los materiales requeridos por los antiguos arquitectos.

 

 

La piedra caliza fue la materia prima de las construcciones mayas. Este material natural, de característico color blanquecino, era utilizado en las pirámides y paredes de habitaciones. Otras comunidades que no tenían acceso a roca caliza juntaban conchas de ostión del mar y, siguiendo el mismo proceso, obtenían cal de la misma calidad.

La arquitectura prehispánica está estrechamente relacionada con su cosmovisión, religión, geografía y mitología. Otro aspecto impactante de la arquitectura mesoamericana es su iconografía. Los edificios monumentales estaban decorados con imágenes de importancia religiosa y cultural y en muchos casos con escritura en algún sistemas de escritura mesoamericanos.

 

 

El Arquitecto Agustín Piña Dreinhofer hace un rápido pero muy completo recorrido por la arquitectura prehispánica mesoamericana, un recorrido que a la vez resulta de forma colateral un vistazo a la historia de México y su evolución como país y los profundos cambios en sus valores estéticos a través de los años. Se supone que los primeros pobladores llegaron al continente americano, provenientes de Asia, por el Estrecho de Bering y pasaron por un puente formado durante las glaciaciones.

Según los expertos, esto pudo haber sucedido hace entre 40,000 y 25,000 años aproximadamente. De acuerdo con los descubrimientos realizados, el hombre bajó de norte a sur del continente, por un corredor libre de hielo, al occidente de las montañas Rocallosas. Cazador y recolector, venía siguiendo a los animales que eran la base de su subsistencia y buscando zonas de clima benigno. Su vida era una continua lucha con los elementos naturales y se alimentaba de la caza mayor, que le proporcionaba carne, pieles y grasas, así como de la recolección de frutos silvestres y también de pequeños animales salvajes.

 

 

 

Son dos las grandes áreas culturales de América: Mesoamérica y el Área Andina. En esta ocasión nos ocuparemos de la primera, que es un área cultural geográficamente bien delimitada. Esta región ocupa una gran parte de lo que actualmente conocemos como República Mexicana y se interna en Guatemala, Honduras, Belice y parte de Nicaragua y Costa Rica.

El desarrollo cultural de Mesoamérica está íntimamente ligado al desarrollo de la agricultura: como lo demostró el gran investigador Mc Neish en el Valle de Tehuacán, Puebla, aproximadamente en el año 4,500 a.C. el hombre mesoamericano del Horizonte Arcaico ya había logrado domesticar el aguacate, el chile y la calabaza. A raíz de este descubrimiento, la existencia del hombre empezó a experimentar algunas modificaciones, ya que no le era fácil abandonar lo que tanto trabajo le había costado: sus plantas mejoradas. Sin embargo, no fue sino hasta aproximadamente el año 3,000 a.C. cuando el hombre mesoamericano logró el descubrimiento que le haría abandonar definitivamente su vida nómada: la domesticación del maíz. La hibridización del maíz fue, después, el catalizador que inició una serie de cambios y que eventualmente transformaría la economía de subsistencia en una de mercado y así aparecerían los primeros centros urbanos y la arquitectura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La fantástica proyección musicalizada de los cortos de George Méliès en la CDMX
MXCity
Una mágica presentación de los cortometrajes de George Méliès, "Mago del cine" con música en vivo llega al Foro del Tejedor.

Los hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo, pero quien realmente lo dotó de contenido y convirtió el cine en espectáculo fue el también francés Georges Méliès. Solo así se entiende que se le conozca y defina como dibujante, pintor, caricaturista, ilusionista, director de teatro, escenógrafo, humorista, escritor, actor, técnico… Aunque en el fondo, Méliès fue un amante de la fantasía, un visionario que plasmó su genialidad en más de 500 películas y el propietario del primer estudio acristalado diseñado específicamente para el cine.

Georges Méliès, al que le atrajo siempre la pintura y el arte aunque su padre lo quiso orientar al negocio familiar de calzado, fue capaz de cumplir su sueño desde el momento que entendió la magnitud, alcance y trascendencia que podía tener el cinematógrafo. Participó en todos y cada uno de los aspectos de producción de sus obras: desde dibujar los conceptos de la escenografía hasta dirigir al reparto.

 

 

En una época en la que el cine empezaba a dar sus primeros pasos y prácticamente solo tenía fines documentales, Méliès abrió las puertas del sueño, de la magia y de la ficción combinando los universos de Robert-Houdin con la cronofotografía y la cinematografía de los hermanos Lumière. Todo el conjunto de obras de Méliès brilla por su fantasía dinámica, su imaginación sin límites y su alegría irresistibles. Los mundos que eran intensos, una mezcla única de fantasmagoría, perversidad, trampantojos, ilusiones, llamas, humo y vapor.

 

 

La proyección de George Méliès en la CDMX musicalizada en vivo promete ser una experiencia fantástica. Y es que las películas mudas están hechas para verlas musicalizadas en vivo. La experiencia de escuchar la interpretación de las partituras originales, diseñadas específicamente para el filme y con la compañía adecuada, supera por mucho a verla en línea. Ahora que al tratarse de la proyección de Méliès en la CDMX, la experiencia se convierte en una casi mágica.

 

 

La compañía Las Agujas será la encargada de aterrizar estos mundos fantasmagóricos y surreales a través de la música. La cita es el próximo 29 de mayo a las 20:30 en el Foro del Tejedor. Los boletos están disponibles en taquilla o vía este enlace

 

 

CINE JAZZ CORTOS DE MÉLIÉS MUSICALIZADO POR “LAS AGUJAS

Dónde: Foro del Tejedor.

Dirección: Álvaro Obregón 86, Col. Roma

Cuándo: miércoles 29 de mayo a las 20:30

Boletos

Cuánto: $200