Bares y Antros
La guía MXCity para vivir (y sobrevivir) el Guadalupe-Reyes
MXCity
Estamos frente al reto máximo del año: una fiesta de 21 días que parece no tener final. ¿Estás listo para agarrar al toro por los cuernos?

Ha llegado uno de los momentos del año más esperado por unos y temido por otros: el maratón Guadalupe-Reyes. Es imposible escapar de lo inevitable; por más que te escondas y quieras mantener seguro el dinero de tu aguinaldo, las fiestas llegarán como una ola para arrasarte si no estás preparado para surfear sobre ellas como los grandes.

Así que más vale que le encomiendes tu hígado a la Virgen y estés prevenido para el montón de fiestas que intentarán derribarte. Ya sea que cumplas religiosamente con todos los días del maratón o sólo te reserves para las paradas obligatorias, esta guía te servirá para sobrevivir a esta prueba de larga duración sin terminar en el hospital, en bancarrota o con suficiente cruda moral como para todo 2015.

13881278_m

¿Qué es el Guadalupe -Reyes?

Si eres un no iniciado te contamos que el maratón Guadalupe-Reyes es literalmente un maratón místico-etílico, cuyo inicio y final están determinados por dos de las fechas más importantes del año: el 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, y el 6 de enero, día de los Santos Reyes Magos. Esta serie de festejos tiene una larga tradición (al menos el nombre, se remonta como tal a los lejanos años noventa) y las últimas generaciones han asumido al Lupe-Reyes como verdadero reto iniciático del que hay que salir vivo después de tanto festejar, y beber, sobre todo beber.

Estrictamente, las fechas que constituyen el Guadalupe-Reyes incluyen el día de la Virgen (12 de dic), las posadas (16 a 24 de dic), Nochebuena (24 de dic), Navidad (25 de dic), el día de los Inocentes (28 de dic), la Víspera (31 de dic), Año Nuevo (1 de enero) y el día de Reyes (6 de enero). Sin embargo, este recuento de fechas no basta para muchos, que deciden integrar a este calendario colectivo sus celebraciones personales.

Dicho lo anterior, procedemos a nuestra lista de recomendaciones.

 Aguamiel00

Una fiesta de tradición

El Lupe-Reyes es un acontecimiento muy mexicano y, para los ortodoxos, en estas fechas hay que empinar el codo con nuestras bebidas tradicionales. Si lo que buscas es un buen mezcal para el frío o degustar un buen trago de pulque te podemos recomendar un recorrido ya sea por algunas de las mejores mezclarías de la ciudad, cuya lista puedes consultar aquí: Top 7: mezcalerías en el DF, o su equivalente en santuarios de pulque, una bebida más nutritiva y energetizante (aunque ello no te garantice la resistencia necesaria para completar esta épica misión): Top 7: pulquerías en el DF.

Ahora que si te gustan las bebidas artesanales pero no necesariamente quieres que sean nacionales, entonces tal vez hidratar tu cuerpo con las finas toxinas de la cerveza artesanal sea una opción bastante recomendable para ti: Bienvenidos a la nueva era de la cerveza artesanal en México.

11810494_m

Para todos los bolsillos

Si 2014 te ha tratado mal económicamente, eso no significa que te tengas que quedar sin fiesta. Siempre esta la opción de tomar un trago en casa de alguien o hacer unos pranayamas (técnicas yóguicas de respiración) para sentir un mareo pasajero. Pero si lo que quieres es salir a algún lugar y convivir con personas que se encuentran en una situación similar, te podemos recomendar 5 lugares para beber por menos de $100, como El Jacalito o el Tlachiquero, o Las 5 cantinas más baratas del Centro de la ciudad.

Recuerda que si hay buena actitud de por medio la fiesta no discrimina; con unas cuantas monedas y buen espíritu podrás amarrar encuentros memorables con los dioses de la intoxicación.

 

SONY DSC

Alternativas

Por supuesto, no todo es blanco y negro; también tenemos planes para todos los gustos. Y es que entendemos que encontrar destinos dignificantes para resistir 21 días de fiesta no es tarea fácil. Por eso también te sugerimos estas alternativas, perfectos complementos a tu catársis cantinera, mezcalera y pulquera:

Electrónico: Mono, Rhodesia, M.N. Roy

Música en vivo: El Imperial, Clubes de Jazz, El Plaza

Sofisticados: Limantour, Salinger, Jules

Excentricos: Patrick Miller, La Perla, El Real Under

Trashies: El Jacalito, El Wawis, la U.T.A.

Cantinas: El Fuerte de la Colonia, La Faena, La Montejo, Riviera del Sur, La Ópera, La Peninsular

 taxi10

El largo regreso a casa

No; créenos que después de la tercera copa no eres la persona más confiable y aunque creas que puedes tomar el volante, lo mejor será que llames a tu taxista de confianza o bajes en tu smartphone alguna de estas Apps de taxis.

Recuerda que desde el 12 de diciembre y hasta enero el Gobierno del DF implementará el programa “Conduce sin alcohol “(llámese alcoholímetros) todos los días, las 24 horas. Así que, en el caso extremo de que tengas que manejar, al menos échale un ojo a Twitter para ver dónde se encuentran ubicados (la cuenta Ayuda a Alguien puede serte útil).

 

El día siguiente

Nadie quiere la frase “Te lo advertí” rebotando y haciendo eco dentro de su cabeza el día siguiente a la fiesta pero, como dice el príncipe de la canción: “Ya lo pasado, pasado”. Claro, puedes conectar la borrachera para prolongar los efectos, pero tarde o temprano la cruda te alcanzará, por eso aquí está la Guía MXCity de remedios para la cruda.

 

Después de haber leído este kit de supervivencia, quizá estés preparado para sobrevivir a los siguientes 21 días de fiesta. Lo único que te podemos decir es: ¡Que la Virgen y los Reyes te acompañen! y ¡¡¡Felices Fiestas!!!

La Chingonería, una fábrica de cerveza artesanal muy reconocida de la CDMX
MXCity
La Chingonería, te ofrece un tour para conocer más sobre la fabricación de la cerveza artesanal en México.

La Chingonería, como su nombre lo dice, es una chingonería para hacer cerveza.

 

Las cervezas artesanales en México, más que ser productores de bebidas deliciosas, son un gran movimiento independiente que busca rescatar, interpretar y re-interpretar la diversidad de estilos de cerveza que hay alrededor del mundo. Parte de su intención es la de generar una “cultura cervecera” donde la gente se identifique, ofrecer productos de calidad y generar procesos innovadores y bebidas llenas de aromas, sabores e identidad.

El objetivo principal de las cervecerías “artesanales” es el de ampliar el abanico de opciones para los consumidores, y así lograr que exista una cerveza adecuada para diferentes tipos de maridaje, clima y/o momento. Aunque estas cervecerías representan el .1% del mercado total en nuestro país, entre las que se tiene un registro más o menos fidedigno, se sabe que en el país hay poco más de 600 proyectos cerveceros.

 

 

 

La primera fábrica de cerveza en todo el continente americano fue erigida en tierras mesoamericanas, solo 20 años después de la caída de la gran Tenochtitlán. La cultura cervecera en México se fue estableciendo gracias a los dos grandes grupos: Cuauhtémoc Moctezuma y Grupo Modelo, ambos pertenecientes a marcas internacionales. Las cervecerías artesanales mexicanas no son una moda pasajera y el movimiento obedece a una tendencia global.

La Chingonería, ess un término coloquial mexicano que se usa sólo en esos lugares en donde nos sentimos como en casa, donde hay una libertad exacerbada de la lengua, donde las palabras son medios para cultivar la convivencia, donde te puedes quitar los zapatos y dar paso a la risa, pero también es una casa productora de cerveza deliciosas.

 

 

 

En la Chingonería, saben que el sabor, el aroma y color de un tarro frío de cerveza agudiza los sentidos, e incita a la comodidad y familiaridad necesaria para todas las relaciones. El mundo de la cerveza es más complejo que los dos estilos  que nos quieren vender las multinacionales, de hecho es un mundo que desde su nacimiento está en continuo crecimiento.

La Chingonería, es una de las fábricas cerveceras de CDMX más populares en la industria. Sus cervezas más famosas son Acapulco en la Azotea, Tenebrosa y Házmela Rusa, y gracias a sus fermentadores han logrado concentran algunas recetas de Escollo, María Bonita, Paracaidista, Tiburón e Indajani.  Todo el lugar es un museo metalizado con malta, levadura, lúpulo y agua en su interior.

 

 

En La Chingonería te darán un vaso edición especial que te servirá para beber toda la tarde. Luego te darán un par de boletos para que los intercambies por dos cervezas. Eliges entre tres de sus clásicas cervezas de barril o una botella de Fobia (sí, la chela oficial de la banda), que es una mexican  lagger.

Con cerveza en mano, recorre la fábrica de la mano de un maestro cervecero, que  te explicará el proceso de elaboración, en cuánto tiempo se hace una cerveza artesanal y qué tan complicado es. El vaso de cerveza de barril cuesta $35, y las de botella, $40.

 

 

 

Puedes ver más detalles en Tours Cerveceros que además cuenta con la opción de trasladarte en Uber. Aunque no se necesita reservación, hay cupo limitado, así que  te recomendamos hacerlo para que te anoten en la lista y asegures tu lugar. Además, siempre tiene ofertas y regalos especiales a los primeros en registrarse.

 

 

 

 

Visita la Chingonería

Dónde: Centeno #544; col. Granjas México. Iztacalco

Para comprar cerveza de La Chingonería, busca el lugar más cercano aquí

Cuándo: sábado 27 de abril. 15:30 – 16:00 Visita guiada 16:00 – 18:00 ¡Birria y Barra libre! Más detalles aquí.

Cuánto: $550

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Tesoros escondidos: La extravagante cantina-museo La Faena
MXCity
La Faena con sus botanas y comida mexicana es rica, pero además, encontrarás vestigios surrealistas de la cultura taurina.

En el México del siglo pasado eran comunes los distintos grupos y sus reuniones; los novilleros de los sesentas hacían estas en una mítica cantina del centro de la ciudad: La Faena.

Ubicada en una calle y un edificio icónico, el ex Palacio del Marqués de Selva Nevada, La Faena es un sitio privilegiado. Ahora se encuentra en un notable desgaste, aunque muy poético.

Sus mesas de plástico contrastan con los azulejos de sus pisos, sus techos altos y las cubiertas de elegante y vieja madera que cubren la mitad de sus paredes. Pero sus singularidades más importantes radican en sus maniquíes y mostradores que exhiben sofisticados trajes de torero.

 

 

El lugar también guarda unos interesantes óleos de gran magnitud que muestran escenas de la tradición taurina, que aunque detona reservas en muchas personas, es indudable que fue gran parte de la cultura mexicana de siglos pasados.

Es un museo taurino pero no tiene nada que ver con la matanza de toros. “Faena” del latín “facienda” que significa “cosas que hay que hacer” nos deja en claro que una cosa que hay que hacer es visitar esta cantina-museo taurino que junto con El Bar Mancera -a sólo una puerta de distancia- son consideradas dos de las cantinas más antiguas y tradicionales del Centro Histórico de la Ciudad de México. Eso sí, mientras el Bar Mancera conserva el espíritu de hombre elegante de los años veinte con monóculo y whisky en mano, La Faena, sin afán ni pretensión de modernizarse, da paso al descascaramiento de los pósters taurinos, las vitrinas de trajes de luces que decoran el lugar y; permite que convivan tranquilamente teléfonos de madera empolvada de inicios del siglo XX con sillas y mesas de plástico, la caja registradora que triplica la edad de los asistentes más jóvenes, óleos de temas taurinos y un altar a la virgen de Guadalupe que está enmarcada por una serie de foquitos que se pudo haber escapado de algún árbol navideño para alumbrar la vitrina guadalupana.

 

 

 

La carta de comida y bebidas es de lo más variado de la zona y bien se puede ir sólo a degustar la comida que Eudoxia Hernández, con más de treinta años a cargo de la preparación de los alimentos, cocina en el momento y con las recetas originales. La sopa Azteca y el molcajete de carnes son clásicos. En el apartado de bebidas, a pesar de que ofrecen una amplia selección de Brandys españoles, vinos, mezcales y vodkas, la de la casa es la cerveza oscura de barril servida en su tradicional bola de cristal y acompañada de la botana, también de la casa que un día puede ser caldo de camarón, otro sopes o chicharrones y si tienes suerte, unas deliciosas quesadillas de papa.

 

 

 

Podrás visitar La Faena durante todo el día, pues sus puertas abren desde las once de la mañana. Su menú es sencillo y digno de las tradicionales cantinas: como sus molcajetes, sopa azteca, su típica botana a base unas ricas quesadillas de papa, tostadas de pata, cacahuates y los clásicos chicharrones. De bebidas encontrarás el abanico clásico de las marcas nacionales y algunas de barril. También tienen una amplia selección de de Brandys españoles, vinos, mezcales y vodkas.

 

 

La rocola que está en medio del salón tiene desde éxitos de la época de oro como Agustín Lara hasta las cumbias típicas de la Sonora Dinamita o Los Ángeles Azules, pasando por Roberto Jordán y Johnny Laboriel. En una sola noche puedes ver tanto a mujeres entaconadas, hombres con sombrero y accesorios de charrería, como al DJ en turno o el grupo tropical encargado de ambientar con cumbias en vivo.

Es quizá el único en su tipo en una ciudad tan grande como CDMX.: un museo-cantina. Se trata de uno de esos sitios legendarios que debes visitar como un tributo obligado a tu propia cultura general sobre la ciudad. Un surrealismo que se ha quedado prendado del pasado.

 

 

La Faena

Dirección: Calle de Venustiano Carranza 49, Centro Histórico de la Cdad. de México, Centro.

Teléfono: 01 55 5510 4417

Michelas: un bar en la Condesa que te anima a preparar tu michelada al gusto
MXCity
Michelas es un bar en la condesa, donde la elección de la mezcla y la cantidad de los ingredientes para tu cerveza, la eliges tú.

En Michelas tú eliges la mezcla y cantidad de ingredientes para tu cerveza.

 

La versión más popularizada sobre el origen de la michelada, apunta Club Deportivo Potosino, en San Luis Potosí en los años 70; donde un socio llamado Michel Ésper acostumbraba pedir una cerveza con limón, hielo, sal y popote en una copa llamada chabela como si fuera una limonada de cerveza.

Con el paso del tiempo, otros socios pedían una limonada como la de Michel, a la que le fueron agregando salsas al gusto y le han cambiado el nombre a la original poniéndole el de “Chelada” pero en aquellos años no se conocía nada más que en San Luis Potosí su preparación en otros estados y en las playas no sabían de que se componía la bebida.

 

 

 

Existe otra versión del origen del nombre, que le atribuyo el significado a “Mi chela helada”. Una versión menos glamorosa es la siguiente: en inglés, muy frío o “helado” se dice -chilled-, que ya pronunciado en castizo es “chiled” o “chelado”;  contrario de la tradición que existía en Europa y el México tradicional, en Estados Unidos la cerveza se empezó a consumir muy helada, con hielo al principio y luego refrigerada cuando este invento se generalizó a mediados del siglo XX.

Así que la cerveza cambió a “chilled”, mientras que en la mayor parte del mundo la cerveza se consumía en ese entonces a temperatura ambiente. Esto es pues, una cerveza chelada o una -chela- es una cerveza helada (chilled beer), la que además del hielo se le adicionaría sal y limón… lo que le daría el sabor latino.

 

 

 

Como con cualquier versión de la historia pocos quedarán satisfechos. Pero algo sí es seguro y es que la michelada es una bebida 100% mexicana, que consiste en la mezcla de una rica cerveza, limón y una variedad de salsas. Que con el paso del tiempo y en distintas latitudes del país, se han creado micheladas completamente originales.

Hay quienes le añaden frutas, papas, mariscos y hasta carne seca. Algunos gustan de los sabores exóticos en su michelada, otros prefieren ponerle dulces como gomitas, y están esos que se aventuran con las salsas más picosas. Sin importar tu estilo de michelada, existe un bar que sigue esta iniciativa de hacer de una bebida sencilla, un gran mix de sabores que bien podría compararse con la fina coctelería.

 

 

 

En Michelas puedes preparar tu cerveza de litro a tu gusto y ponerle las gomitas a tu gustos. Quizá prefieras otra mezcla de clamato con limón, maggi, o cualquiera de las salsas de casa: hay desde habanero, la cubana,  sandía, uva,  o miguelito con chamoy. La puedes hacer tan dulce o salada según como andes de antojo.

En Michelas te dan la opción te armar una mini espada de dulces, y darle al bartender tu vaso para que le sirva la cerveza de tu elección.

 

 

 

Michelas Bar

Dónde: Alfonso Reyes 177, Hipódromo Condesa

Cuándo: lunes a jueves de 12:00 a 23:00, viernes y sábado de 13:00 a 2:00

Cuánto: $55 a 80 pesos y con clamato en $85 pesos.

Facebook // Twitter

La Cotidiana un bar gótico-industrial donde puedes crear tu propia coctelería
MXCity
La Cotidiana el primer bar gótico-industrial de coctelería del Centro Histórico, donde puedes inventar tu propio coctel.

La Cotidiana tiene todo lo que necesitas para pasar una noche extraordinaria.

 

La vida nocturna del Centro Histórico es genial, pero le hacía falta un lugar con coctelería gótica. La Cotidiana llena ese vacío, pero además es un bar con un look estrafalario, y hasta gótico-industrial, con engranajes gigantes y cadenas de barco que cuelgan del techo. Lo que resulta más genial es un altar de capilla que funciona como escenario de los djs de electrónica que tocan cada jueves.

Mario Shamir es el creador del concepto, que transformó el antiguo basurero de un hotel en un bar boutique con mucha personalidad. La barra del lugar está inspirada en la que aparece en la película El Resplandor, de Stanley Kubrick: es un tablón largo iluminado con luz blanca.

 

 

En este lugar caben cerca de 100 personas, las indicadas para tener una noche increíble. Pasan en su pantalla gigante eventos deportivos, y la música va de lo alternativo a lo pop, pasando por la electrónica. Aunque el gancho de este bar es su diseño, la coctelería del mixólogo Sergio Figueroa, mejor conocido como “El Lobo”, es lo mejor.

 La carta de La Cotidiana tiene dos tipos de tragos: fitococtelería, tragos inspirados en la medicina prehispánica con semillas, raíces y especias; y la coctelería tiki, bebidas hawaianas a base de ron. Lo mejor de los tikis son su cristalería, con vasos en formas de dioses polinesios.

 

 

 

El Panchito es whisky, chartreuse amarillo, damiana, jarabe de tres pimientas y jugo de piña. El Clarita se hace con sotol, ratafia, tamarindo, té blanco, coco flip y bugambilia. Esto lo puedes probar en su hermosa barra, donde tienen todos los licores y destilados, desde los más comunes como tequila y mezcal hasta raros como sotol y Absynth, o sentado en un sillón de estilo gótico.

También hay cervezas artesanales como la Bocanegra, vinos, tragos de sobremesa, café e infusiones. Su menú de alimentos es otro punto que destacar, ya que son antojitos mexicanos para como un trío de gorditas de chicharrón y los tacos de suadero. Quien cocina todos los días con su sazón casero es “Tere”, que prepara deliciosos platillos que van desde una exquisita sopa de lentejas, molletes de cilantro, tortitas de chilaquiles, bola de rajas poblanas, hasta deliciosos postres tradicionales como el arroz con leche de cardamomo, panqué de elote y helado de coco.

 

 

Lo mejor de todo es que en Cotidiana es que tú puedes inventar tu propio trago con la asesoría de “El Lobo”. Tu receta quedará inmortalizada en su libreta para que la pidas cuando regreses. Este exótico lugar está ubicado en el corazón del Centro de la Ciudad de México y abre sus puertas a todos aquellos que quieran vivir una experiencia extraordinaria, con la mejor coctelería del país, un menú de platillos típicos preparados al momento y la música de reconocidos DJ’s.

¡No te lo pierdas! Invéntate un trago en el Centro histórico de la ciudad.

 

 

La Cotidiana

Dónde: República de Uruguay 45, Centro.

Cuándo: Lun. a mié. 14:00 a 23:00; jue. a sáb. 14:00 a 2:00; y dom. de 14:00 a 20:00

Consumo promedio: $400.

Facebook // Instagram